El sig­ni­fi­ca­do del Abe­rri Egu­na para los comu­nis­tas aber­tza­les- EHK

Decía el Che que: “… a ries­go de pare­cer ridícu­lo, el revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro está guia­do por gran­des sen­ti­mien­tos de amor…”, “todos los días hay que luchar por­que ese amor a la huma­ni­dad vivien­te se trans­for­me en hechos con­cre­tos, en actos que sir­van de ejem­plo, de movilización”.

Si hace­mos nues­tras estas pala­bras de Ernes­to Geba­ra, debe­mos reco­no­cer que el desa­fío actual para las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas vas­cas es enor­me y que sólo un poten­te sen­ti­mien­to de amor por esta tie­rra y por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co podrá lle­var ade­lan­te y sin tre­gua el com­ba­te hacia la eman­ci­pa­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria.

Pero tan tre­men­do reto no se da en el mar­co de este sis­te­ma, en el inten­to de tras­cen­der des­de el neo­li­be­ra­lis­mo hacia un capi­ta­lis­mo con ros­tro humano, entrar en la lógi­ca del elec­to­ra­lis­mo exclu­si­vis­ta, de la reduc­ción de la pobre­za, etc. por­que todos esos son modos de ges­tio­nar la des­igual­dad social y polí­ti­ca que son crea­das por esta lógi­ca actual para dis­traer­nos de lo fun­da­men­tal… como es, cons­truir un País nue­vo, una tie­rra del y para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vasco.

Y no nos vamos a dis­traer, aun­que a veces halla que tra­ba­jar en peque­ñas refor­mas, ya que lo que esta­mos vivien­do no es una coyun­tu­ra como otras, sino más bien un momen­to his­tó­ri­co que se pre­sen­ta for­mi­da­ble para los tra­ba­ja­do­res vas­cos. Están dadas las con­di­cio­nes obje­ti­vas para cons­truir amplios blo­ques socia­les alter­na­ti­vos anti­ca­pi­ta­lis­tas, hay un con­tex­to para la auda­cia, y para plan­tear un cam­bio radical.

El Abe­rri Egu­na es una cele­bra­ción per­fec­ta en la que esce­ni­fi­car un acto más de jus­ti­cia, de que todos los pue­blos del mun­do y sus cla­ses opri­mi­das deben unir­se para con­se­guir lo más sagra­do, que es la liber­tad, que es el bien­es­tar eco­nó­mi­co, que es el sen­ti­mien­to de no tener abso­lu­ta­men­te nin­gún pro­ble­ma insal­va­ble por delan­te. Pero el ser humano debe trans­for­mar­se al mis­mo tiem­po que la pro­duc­ción y que la tec­no­lo­gía pro­gre­sa. No podría nacer una Eus­kal Herria nue­va si fué­ra­mos tan sólo pro­duc­to­res de artícu­los y no fué­ra­mos al mis­mo tiem­po pro­duc­to­res de muje­res y hom­bres nue­vos. Así, para­fra­sean­do de nue­vo al Che nos reafir­ma­mos en que: “el socia­lis­mo…no se ha hecho sim­ple­men­te para tener her­mo­sas fábri­cas, sino se ha hecho para el hom­bre inte­gral”.

Las gran­des movi­li­za­cio­nes des­ple­ga­das en Eus­kal Herria por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y el Movi­mien­to popu­lar son un indi­ca­ti­vo de que en este País, tam­bién se dan las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas para avan­zar en la línea correc­ta hacia la doble eman­ci­pa­ción, la nacio­nal y la social. Y es en este terreno, don­de defi­ni­ti­va­men­te se va a dar la lucha más dura, don­de van a aflo­rar las con­tra­dic­cio­nes más laten­tes, tan­to en el ámbi­to externo como en el interno del pue­blo tra­ba­ja­dor y del Movi­mien­to popu­lar vasco.

Se hace más que evi­den­te que en esta nue­va eta­pa polí­ti­ca no es sufi­cien­te con movi­li­zar­se para com­ba­tir la ofen­si­va neo­li­be­ral. La huí­da hacia delan­te del capi­ta­lis­mo nos lle­va nece­sa­ria­men­te a un esce­na­rio en que la úni­ca mane­ra de hacer avan­zar el pro­ce­so de libe­ra­ción actual, sin caer en resis­ten­cias, es con­ver­tir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca en cla­se hege­mó­ni­ca y que asu­ma la nece­si­dad de la toma del poder.

Seme­jan­te tarea sólo se pue­de afron­tar bajo la pers­pec­ti­va de la con­fron­ta­ción con­tra la opre­sión y des­de la cons­truc­ción de un nue­vo MLNV, de un Cam­po Aber­tza­le y Socia­lis­ta (ATSA) que abor­de todas estas com­ple­jas cues­tio­nes sin tapu­jos, pero a sabien­das de que la repre­sión está y va a estar pre­sen­te, pre­pa­ra­da para des­ba­ra­tar y media­ti­zar, en todo lo que sea posi­ble, el camino que se ini­ció hace 50 años.

Nos gus­ta­ría aca­bar como empe­za­mos, con la figu­ra del Che, hacer­la pre­sen­te en este nue­vo Abe­rri Egu­na ya que sus pala­bras nos recuer­dan el momen­to pre­sen­te: «…Hay que tener una gran dosis de huma­ni­dad, una gran dosis de sen­ti­do de la jus­ti­cia y de la ver­dad, para no caer en extre­mos dog­má­ti­cos, en esco­las­ti­cis­mos fríos, en ais­la­mien­to de las masas…», «La revo­lu­ción se lle­va en el cora­zón no en la boca para vivir de ella».

Mar­tes, 3 de Abril del 2012

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.