El sig­ni­fi­ca­do del Abe­rri Egu­na para los comu­nis­tas aber­tza­les- EHK

Decía el Che que: “… a ries­go de pare­cer ridícu­lo, el revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro está guia­do por gran­des sen­ti­mien­tos de amor…”, “todos los días hay que luchar por­que ese amor a la huma­ni­dad vivien­te se trans­for­me en hechos con­cre­tos, en actos que sir­van de ejem­plo, de movi­li­za­ción”.

Si hace­mos nues­tras estas pala­bras de Ernes­to Geba­ra, debe­mos reco­no­cer que el desa­fío actual para las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas vas­cas es enor­me y que sólo un poten­te sen­ti­mien­to de amor por esta tie­rra y por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co podrá lle­var ade­lan­te y sin tre­gua el com­ba­te hacia la eman­ci­pa­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria.

Pero tan tre­men­do reto no se da en el mar­co de este sis­te­ma, en el inten­to de tras­cen­der des­de el neo­li­be­ra­lis­mo hacia un capi­ta­lis­mo con ros­tro humano, entrar en la lógi­ca del elec­to­ra­lis­mo exclu­si­vis­ta, de la reduc­ción de la pobre­za, etc. por­que todos esos son modos de ges­tio­nar la des­igual­dad social y polí­ti­ca que son crea­das por esta lógi­ca actual para dis­traer­nos de lo fun­da­men­tal… como es, cons­truir un País nue­vo, una tie­rra del y para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co.

Y no nos vamos a dis­traer, aun­que a veces halla que tra­ba­jar en peque­ñas refor­mas, ya que lo que esta­mos vivien­do no es una coyun­tu­ra como otras, sino más bien un momen­to his­tó­ri­co que se pre­sen­ta for­mi­da­ble para los tra­ba­ja­do­res vas­cos. Están dadas las con­di­cio­nes obje­ti­vas para cons­truir amplios blo­ques socia­les alter­na­ti­vos anti­ca­pi­ta­lis­tas, hay un con­tex­to para la auda­cia, y para plan­tear un cam­bio radi­cal.

El Abe­rri Egu­na es una cele­bra­ción per­fec­ta en la que esce­ni­fi­car un acto más de jus­ti­cia, de que todos los pue­blos del mun­do y sus cla­ses opri­mi­das deben unir­se para con­se­guir lo más sagra­do, que es la liber­tad, que es el bien­es­tar eco­nó­mi­co, que es el sen­ti­mien­to de no tener abso­lu­ta­men­te nin­gún pro­ble­ma insal­va­ble por delan­te. Pero el ser humano debe trans­for­mar­se al mis­mo tiem­po que la pro­duc­ción y que la tec­no­lo­gía pro­gre­sa. No podría nacer una Eus­kal Herria nue­va si fué­ra­mos tan sólo pro­duc­to­res de artícu­los y no fué­ra­mos al mis­mo tiem­po pro­duc­to­res de muje­res y hom­bres nue­vos. Así, para­fra­sean­do de nue­vo al Che nos reafir­ma­mos en que: “el socia­lis­mo…no se ha hecho sim­ple­men­te para tener her­mo­sas fábri­cas, sino se ha hecho para el hom­bre inte­gral”.

Las gran­des movi­li­za­cio­nes des­ple­ga­das en Eus­kal Herria por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y el Movi­mien­to popu­lar son un indi­ca­ti­vo de que en este País, tam­bién se dan las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas para avan­zar en la línea correc­ta hacia la doble eman­ci­pa­ción, la nacio­nal y la social. Y es en este terreno, don­de defi­ni­ti­va­men­te se va a dar la lucha más dura, don­de van a aflo­rar las con­tra­dic­cio­nes más laten­tes, tan­to en el ámbi­to externo como en el interno del pue­blo tra­ba­ja­dor y del Movi­mien­to popu­lar vas­co.

Se hace más que evi­den­te que en esta nue­va eta­pa polí­ti­ca no es sufi­cien­te con movi­li­zar­se para com­ba­tir la ofen­si­va neo­li­be­ral. La huí­da hacia delan­te del capi­ta­lis­mo nos lle­va nece­sa­ria­men­te a un esce­na­rio en que la úni­ca mane­ra de hacer avan­zar el pro­ce­so de libe­ra­ción actual, sin caer en resis­ten­cias, es con­ver­tir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca en cla­se hege­mó­ni­ca y que asu­ma la nece­si­dad de la toma del poder.

Seme­jan­te tarea sólo se pue­de afron­tar bajo la pers­pec­ti­va de la con­fron­ta­ción con­tra la opre­sión y des­de la cons­truc­ción de un nue­vo MLNV, de un Cam­po Aber­tza­le y Socia­lis­ta (ATSA) que abor­de todas estas com­ple­jas cues­tio­nes sin tapu­jos, pero a sabien­das de que la repre­sión está y va a estar pre­sen­te, pre­pa­ra­da para des­ba­ra­tar y media­ti­zar, en todo lo que sea posi­ble, el camino que se ini­ció hace 50 años.

Nos gus­ta­ría aca­bar como empe­za­mos, con la figu­ra del Che, hacer­la pre­sen­te en este nue­vo Abe­rri Egu­na ya que sus pala­bras nos recuer­dan el momen­to pre­sen­te: «…Hay que tener una gran dosis de huma­ni­dad, una gran dosis de sen­ti­do de la jus­ti­cia y de la ver­dad, para no caer en extre­mos dog­má­ti­cos, en esco­las­ti­cis­mos fríos, en ais­la­mien­to de las masas…», «La revo­lu­ción se lle­va en el cora­zón no en la boca para vivir de ella».

Mar­tes, 3 de Abril del 2012

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *