Car­ta del anciano que se sui­ci­dó en Ate­nas: Algún día los jóve­nes coge­rán las armas y col­ga­rán a los trai­do­res

La carta de Dimitris ChristoulasLa car­ta de Dimi­tris Chris­tou­las

Esta es par­te de la car­ta encon­tra­da en los bol­si­llos del ancian­do que puso fin a su vida en ple­na vía públi­ca fren­te al par­la­men­to grie­go:

“El Gobierno de Tso­la­ko­glou ha ani­qui­la­do toda posi­bi­li­dad de super­vi­ven­cia para mí, que se basa­ba en una pen­sión muy dig­na que yo había paga­do por mi cuen­ta sin nin­gu­na ayu­da del Esta­do duran­te 35 años. Y dado que mi avan­za­da edad no me per­mi­te reac­cio­nar de otra for­ma (aun­que si un com­pa­trio­ta grie­go cogie­ra un kalash­ni­kov, yo le apo­ya­ría) no veo otra solu­ción que poner fin a mi vida de esta for­ma dig­na para no tener que ter­mi­nar hur­gan­do en los con­te­ne­do­res de basu­ra para poder sub­sis­tir. Creo que los jóve­nes sin futu­ro coge­rán algún día las armas y col­ga­rán boca aba­jo a los trai­do­res de este país en la pla­za Syn­tag­ma, como los ita­lia­nos hicie­ron con Mus­so­lli­ni en 1945″.

Son las últi­mas pala­bras de Dimi­tris Chris­tou­las, el jubi­la­do de 77 años que ayer ponía fin a su vida pegán­do­se un tiro ante el Par­la­men­to grie­go, ago­bia­do por las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas por las que atra­ve­sa­ba.

En su car­ta de sui­ci­dio habla del Gobierno de Tso­la­ko­glou, pri­mer minis­tro cola­bo­ra­cio­nis­ta que gober­nó el país duran­te la ocu­pa­ción por los nazis, en cla­ra refe­ren­cia al actual Gobierno de Lucas Papa­de­mos.

Chris­tou­las era un jubi­la­do enfer­mo de cán­cer, casa­do y con una hija que había ven­di­do la far­ma­cia que regen­ta­ba en 1994 y que, por lo que expli­ca en su car­ta, vivía de una pen­sión que él mis­mo había paga­do sin nin­gu­na ayu­da del Esta­do.

“La car­ta manus­cri­ta deja­da por mi padre lo dice todo. Él dejó dos car­tas, una en casa y otra que lle­va­ba con­si­go cuan­do se sui­ci­dó, con el mis­mo con­te­ni­do”, reve­ló su hija Emily Chris­tou­las al dia­rio grie­go ‘Pro­tothe­ma’.

La muer­te de Dimi­tris es la gota para rebo­sar el vaso de un país agó­ni­co. Las pen­sio­nes de jubi­la­ción se han recor­ta­do des­de el ini­cio de las medi­das de aus­te­ri­dad del Gobierno en 2010 alre­de­dor de un 15 %, ade­más de otros com­ple­men­tos, mien­tras que las de más de 1.200 euros han expe­ri­men­ta­do un tije­re­ta­zo adi­cio­nal del 20%.

Ade­más, los pre­cios han subi­do una media del 10% en los últi­mos dos años y se han incre­men­ta­do nota­ble­men­te los impues­tos ‑tan­to direc­tos como indi­rec­tos- y las tasas muni­ci­pa­les.

Sólo hay que echar un vis­ta­zo a las cifras de sui­ci­dios en los últi­mos años. El núme­ro ha aumen­ta­do de for­ma nota­ble en los últi­mos tres años en Gre­cia, y los espe­cia­lis­tas creen que es una con­se­cuen­cia de la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país.

Serios dis­tur­bios en Gre­cia tras sui­ci­dio de anciano por recor­tes eco­nó­mi­cos

El sui­ci­do de un anciano grie­go jubi­la­do en pro­tes­ta por las dudas medi­das de aus­te­ri­dad apro­ba­das por el gobierno des­ató fuer­tes dis­tur­bios en la noche del miér­co­les en la pla­za Syn­tag­ma, en el cen­tro de Ate­nas, infor­ma­ron hoy la radio y pren­sa loca­les.

La poli­cía anti­dis­tur­bios dis­pa­ró gases lacri­mó­ge­nos en su enfren­ta­mien­to con unos 1.500 mani­fes­tan­tes que lan­za­ron cóc­te­les molo­tov y pie­dras ante el edi­fi­cio del Par­la­men­to a pri­me­ra hora del jue­ves. Diez per­so­nas fue­ron dete­ni­das y dos heri­dos fue­ron lle­va­dos al hos­pi­tal, según fuen­tes ofi­cia­les.

Las pro­tes­tas se pro­du­je­ron horas des­pués de que un far­ma­céu­ti­co jubi­la­do de 77 años se sui­ci­da­ra con un dis­pa­ro en la cabe­za cer­ca de una sali­da de metro aba­rro­ta­da de gen­te que se diri­gía a tra­ba­jar en la mis­ma pla­za en la maña­na del miér­co­les.

La tele­vi­sión pri­va­da Skai seña­ló que el hom­bre dejó una nota en su bol­si­llo la que atri­buía su deci­sión de qui­tar­se a la vida a la cri­sis de deu­da, ale­gan­do que no que­ría ser una las­tra fis­cal para sus hijos des­pués de que el gobierno recor­ta­ra su pen­sión. Ase­gu­ra­ba que el gobierno le había hecho impo­si­ble la super­vi­ven­cia con una pen­sión a la que con­tri­bu­yó duran­te 35 años.

“No encuen­tro otra solu­ción que un fin digno antes de tener que revol­ver en la basu­ra en bus­ca de comi­da”, aña­día el tex­to.

El caso con­mo­cio­nó a la opi­nión públi­ca. Cien­tos de per­so­nas deja­ron flo­res y notas escri­tas cla­va­das en el árbol bajo el cual se sui­ci­dó.

El pri­mer minis­tro grie­go, Lucas Papa­de­mos, y los líde­res de los prin­ci­pa­les par­ti­dos que res­pal­dan el gobierno de coa­li­ción lamen­ta­ron el inci­den­te, pero des­ta­ca­ron que no de debía con­ver­tir­se en un deba­te nacio­nal.

“Las cir­cuns­tan­cias exac­tas que lle­va­ron a este hom­bre a poner fin a su vida no se cono­cen y creo que debe­mos per­ma­ne­cer cal­ma­dos y mos­trar res­pe­to por los suce­sos ver­da­de­ros”, dijo el por­ta­voz del gobierno, Pan­te­lis Kap­sis.

En Gre­cia, los sui­ci­dios han aumen­ta­do en casi un 20 por cien­to en los últi­mos dos años como resul­ta­do de los duros recor­tes que incre­men­ta­ron el des­em­pleo y la rece­sión eco­nó­mi­ca. Hoy se espe­ran nue­vas pro­tes­tas.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Lati­na y Apo­rrea)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *