Sos­tie­ne Del Bur­go- Luis Mª Mtz Gara­te, Angel Rekalde

Sos­tie­ne Del Bur­go que “El rei­no de Nava­rra nació a la his­to­ria como un rei­no espa­ñol”. Y los toros, se me ocu­rre, que vinie­ron al mun­do a ves­tir la fies­ta espa­ño­la, a lucir en las ban­de­ras ultras y morir en las pla­zas. Pocas veces tene­mos la suer­te de encon­trar tan al des­nu­do la doc­tri­na del des­atino nacio­nal, el deli­rio espa­ñol tan a las claras.

El ideó­lo­go del par­ti­do popu­lar de Nava­rra ha publi­ca­do un argu­men­ta­rio que ata­ca el mani­fies­to de la Pla­ta­for­ma 1512 – 2012 sobre la con­quis­ta del duque de Alba, una ver­sión reno­va­da de aque­lla joco­sa lec­tu­ra de res­pues­tas que reco­pi­ló la “Anto­lo­gía del disparate”.

Sos­tie­ne Del Bur­go que “El rei­no de Pam­plo­na nace a la his­to­ria a fina­les el siglo VIII y comien­zos del IX con una voca­ción neta­men­te espa­ño­la”. Espa­ña nace a la his­to­ria como un impe­rio del siglo XVI, de la neu­ro­na des­ca­rria­da de Fer­nan­do de Ara­gón y su nie­to el empe­ra­dor Car­los; pero ya ocho siglos antes los vas­co­nes ilu­mi­na­dos de Eneko Aritza apun­ta­ban mane­ras. Fren­te a la memo­ria de Nafa­rroa Bizi­rik, Del Bur­do nos rela­ta la his­to­ria impe­rial de ‘Mar­tí­nez el facha’.

Sos­tie­ne, asi­mis­mo, que “En 1512, en el mar­co de un con­flic­to inter­na­cio­nal, se pro­du­ce el reen­cuen­tro defi­ni­ti­vo del rei­no nava­rro con el res­to de los rei­nos espa­ño­les”. Nava­rra esta­ba pre­des­ti­na­da des­de, por lo menos, el Paleo­lí­ti­co Supe­rior a for­mar par­te de esa indi­so­lu­ble y casi eter­na “uni­dad de des­tino en lo uni­ver­sal” que es España.

Los “epi­so­dios” acon­te­ci­dos entre 1512 y 1530 cons­ti­tu­ye­ron, según Del Bur­go, una “paz (que) pro­du­ce efec­tos muy bene­fi­cio­sos”. Y tam­bién: “El rei­no de Nava­rra se man­tu­vo intac­to has­ta 1839, en que se pro­du­jo su incor­po­ra­ción en el Esta­do espa­ñol median­te un nue­vo pac­to de esta­tus, que se plas­mó en la Ley Pac­cio­na­da de 1841”.

Recor­de­mos que Nava­rra fue con­quis­ta­da tras 18 años de gue­rra en la mis­ma épo­ca y por el mis­mo impe­rio que diri­gió la con­quis­ta de Amé­ri­ca. Hablar de paz, de rei­nos intac­tos, de pac­tos y otros eufe­mis­mos, es una bur­la maca­bra en la his­to­ria de la Huma­ni­dad, en la que los espa­ño­les han deja­do una hue­lla sinies­tra en for­ma de bar­ba­rie, escla­vi­tud, vio­la­cio­nes, geno­ci­dios, expo­lios y demás ingre­dien­tes de lo que se dio en lla­mar la leyen­da negra.

Y para poner la guin­da: “En 1982, un nue­vo pac­to –fru­to de los dere­chos his­tó­ri­cos de Nava­rra, ampa­ra­dos y res­pe­ta­dos por la Cons­ti­tu­ción de 1978- per­mi­tió la rein­te­gra­ción y ame­jo­ra­mien­to del régi­men foral (…) Hoy Nava­rra es una de las comu­ni­da­des con mayor gra­do de auto­no­mía en el con­jun­to euro­peo”.

De estas y otras citas de Del Bur­go se des­pren­de que las épo­cas que vivió el rei­no al mar­gen de Espa­ña, como Esta­do euro­peo inde­pen­dien­te, fue­ron suma­men­te des­gra­cia­das y que cuan­do se pro­du­jo el “reen­cuen­tro defi­ni­ti­vo” en 1512 comen­zó una eta­pa de paz, abun­dan­cia y feli­ci­dad ple­nas. Que, tam­bién, con el paso de los siglos todas ellas fue­ron “ame­jo­ran­do”, has­ta lle­gar al col­mo de per­fec­ción de su esta­tus actual. Es un caso extra­ño y poco cono­ci­do en la his­to­ria, en el que una nación sobe­ra­na mejo­ra tras su inva­sión por una poten­cia extran­je­ra y sigue pros­pe­ran­do mien­tras la nación con­quis­ta­do­ra se debi­li­ta, el impe­rio se desin­te­gra, y a la vez avan­za en su esfuer­zo de asi­mi­la­ción y some­ti­mien­to. ¿No chi­rría esa his­to­ria? ¿No sue­na a los man­tras habi­tua­les que los ocu­pan­tes y explo­ta­do­res de todos los tiem­pos hacen repe­tir a sus some­ti­dos? ¿No recuer­da a la “men­ti­ra repe­ti­da” de Goebbels?

La reali­dad pare­ce que apun­ta en sen­ti­do con­tra­rio. Del Bur­go man­tie­ne: “No tie­ne sen­ti­do hablar de sobe­ra­nía del pue­blo nava­rro cuan­do Nava­rra esta­ba regi­da por unos reyes fran­ce­ses que subor­di­na­ron sus intere­ses pro­pios al inte­rés del rei­no”. Por el con­tra­rio, la con­quis­ta y ocu­pa­ción sub­si­guien­te de 1512 pare­ce, según el mis­mo Del Bur­go, que sí res­pon­día a la sobe­ra­nía del pue­blo nava­rro, aun­que para ello hicie­ran fal­ta unos efec­ti­vos mili­ta­res de más de 17.000 hom­bres para domi­nar la capi­tal del rei­no, pobla­da por menos de 10.000 per­so­nas. Tras la inva­sión “no vio­len­ta”, con casi dos sol­da­dos por habi­tan­te, el plu­mi­lla ofi­cial del ejér­ci­to ocu­pan­te, Luís Correa, escri­be que los pam­plo­ne­ses (…) se mos­tra­ban “ale­gres por las calles, man­dan­do que todos los veci­nos estu­vie­sen arma­dos toda la noche, pres­tos a lo que el Duque (de Alba) man­da­se”, des­ta­can­do su “fide­li­dad” al rey Fer­nan­do. Igua­li­to que con Fran­co en los años “glo­rio­sos” tras la victoria.

Como mode­lo de esa paz, expli­ca Del Bur­go, “la des­truc­ción de los cas­ti­llos tan­to de agra­mon­te­ses como de bea­mon­te­ses fue una medi­da que adop­tó, una vez muer­to el rey Cató­li­co, el car­de­nal Cis­ne­ros, regen­te de Cas­ti­lla, y su prin­ci­pal fina­li­dad era evi­tar que la noble­za pudie­ra uti­li­zar­los en sus luchas fra­tri­ci­das” y que “el pue­blo llano veía con satis­fac­ción esta medi­da, pues des­de los cas­ti­llos se ejer­cía el poder en oca­sio­nes des­pó­ti­co de los nobles”. ¡Qué bue­nas son las madres ursu­li­nas; qué bue­nas son, que nos lle­van de excursión!

Sos­tie­ne Del Bur­go que “En su his­to­ria, publi­ca­da en 1513, Correa tan sólo refie­re un acto de vio­len­cia extre­ma que pro­ta­go­ni­za el coro­nel Villal­ba en el valle de Garro, sito en la tie­rra de vas­cos o Merin­dad de Ultra­puer­tos (hoy Baja Nava­rra), cuan­do tra­ta de redu­cir al señor de Garro por no ren­dir vasa­lla­je a Fer­nan­do el Cató­li­co”. El tex­to apo­lo­gé­ti­co de Correa –no podía ser menos sien­do sol­da­do, y escri­bien­te, del ejér­ci­to inva­sor- ter­mi­na en 1513. La “Gue­rra de Nava­rra” siguió, según Peio Mon­teano, has­ta 1529. Del Bur­go mis­mo habla de los “tres inten­tos pos­te­rio­res (oto­ño de 1512, 1516 y 1521)” de recu­pe­ra­ción del rei­no o del apre­sa­mien­to y muer­te en cir­cuns­tan­cias extra­ñas, en el cas­ti­llo de Siman­cas, de Pedro de Nava­rra, maris­cal del rei­no, tras el inten­to de 1516.

Para tener una pers­pec­ti­va pró­xi­ma a lo acon­te­ci­do en Nava­rra en aquel momen­to bas­ta con­sul­tar los tra­ba­jos his­tó­ri­cos que más recien­te­men­te han inves­ti­ga­do sobre los hechos acae­ci­dos en esta épo­ca: María Puy Hui­ci (1993), Pedro Esar­te (2001, 2007, 2009, 2011), Peio Mon­teano (2010), son ejem­plo de obras en las que apa­re­ce la vio­len­cia de la con­quis­ta en for­ma de reali­da­des concretas.

La idea de Espa­ña que expre­sa Del Bur­go corres­pon­de a su par­ti­cu­lar visión pro­vi­den­cial y fina­lis­ta de la his­to­ria. Espa­ña es here­de­ra de la monar­quía visi­go­da y de los rei­nos de León y Cas­ti­lla. Como reali­dad polí­ti­ca sur­ge a fina­les del siglo XV con sus ges­tas impe­ria­les: Gra­na­da, Cana­rias, Ita­lia, Nava­rra, Amé­ri­ca… Cual­quier alu­sión ante­rior en el tiem­po a His­pa­nia (inclu­so bajo el nom­bre de “Espa­ña”) hace refe­ren­cia a una idea geo­grá­fi­ca expues­ta por los roma­nos y seme­jan­te a Ibe­ria. Hacer equi­va­len­tes la “His­pa­nia” roma­na a la “Espa­ña” impe­rial de aus­trias y bor­bo­nes cons­ti­tu­ye una for­ma ideo­ló­gi­ca y “fina­lis­ta” de expli­car el pasado.

El nacio­na­lis­mo espa­ñol de Del Bur­go mani­pu­la la his­to­ria al ser­vi­cio de un idea­rio e intere­ses polí­ti­cos muy actua­les. Lo han hecho siem­pre que han per­ci­bi­do que su con­trol sobre la socie­dad nava­rra corría algún ries­go. Así lo hizo Víc­tor Pra­de­ra en el pri­mer ter­cio del siglo XX y, tam­bién, en los últi­mos tiem­pos, su here­de­ro espi­ri­tual Jai­me Igna­cio Del Burgo.

Paz, impe­rio, feli­ci­dad, espa­ño­li­dad… nos ven­de Del Bur­go. Pero la vio­len­cia aso­cia­da a la con­quis­ta de 1512 siem­pre ha per­ma­ne­ci­do en la memo­ria de los nava­rros. Siguien­do a Enzo Tra­ver­so (2005), ha sido una memo­ria “débil”, fren­te a otras, “fuer­tes”, así con­si­de­ra­das por estar apo­ya­das por ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, fun­da­men­tal­men­te esta­dos. Según Tra­ver­so “la memo­ria y la his­to­ria no están sepa­ra­das por barre­ras infran­quea­bles (…) Cuan­to más fuer­te es la memo­ria (…), tan­to más el pasa­do, del que ella es vec­tor, se con­vier­te en sus­cep­ti­ble de ser explo­ra­do y pues­to en his­to­ria”. Es lo que hoy está suce­dien­do en Nava­rra. Y es algo impa­ra­ble, mal que le pese a Del Bur­go y a cual­quier otro “Mar­tí­nez el facha”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *