Sos­tie­ne Del Bur­go- Luis Mª Mtz Gara­te, Angel Rekalde

Sos­tie­ne Del Bur­go que “El rei­no de Nava­rra nació a la his­to­ria como un rei­no espa­ñol”. Y los toros, se me ocu­rre, que vinie­ron al mun­do a ves­tir la fies­ta espa­ño­la, a lucir en las ban­de­ras ultras y morir en las pla­zas. Pocas veces tene­mos la suer­te de encon­trar tan al des­nu­do la doc­tri­na del des­atino nacio­nal, el deli­rio espa­ñol tan a las claras.

El ideó­lo­go del par­ti­do popu­lar de Nava­rra ha publi­ca­do un argu­men­ta­rio que ata­ca el mani­fies­to de la Pla­ta­for­ma 1512 – 2012 sobre la con­quis­ta del duque de Alba, una ver­sión reno­va­da de aque­lla joco­sa lec­tu­ra de res­pues­tas que reco­pi­ló la “Anto­lo­gía del disparate”.

Sos­tie­ne Del Bur­go que “El rei­no de Pam­plo­na nace a la his­to­ria a fina­les el siglo VIII y comien­zos del IX con una voca­ción neta­men­te espa­ño­la”. Espa­ña nace a la his­to­ria como un impe­rio del siglo XVI, de la neu­ro­na des­ca­rria­da de Fer­nan­do de Ara­gón y su nie­to el empe­ra­dor Car­los; pero ya ocho siglos antes los vas­co­nes ilu­mi­na­dos de Eneko Aritza apun­ta­ban mane­ras. Fren­te a la memo­ria de Nafa­rroa Bizi­rik, Del Bur­do nos rela­ta la his­to­ria impe­rial de ‘Mar­tí­nez el facha’.

Sos­tie­ne, asi­mis­mo, que “En 1512, en el mar­co de un con­flic­to inter­na­cio­nal, se pro­du­ce el reen­cuen­tro defi­ni­ti­vo del rei­no nava­rro con el res­to de los rei­nos espa­ño­les”. Nava­rra esta­ba pre­des­ti­na­da des­de, por lo menos, el Paleo­lí­ti­co Supe­rior a for­mar par­te de esa indi­so­lu­ble y casi eter­na “uni­dad de des­tino en lo uni­ver­sal” que es España.

Los “epi­so­dios” acon­te­ci­dos entre 1512 y 1530 cons­ti­tu­ye­ron, según Del Bur­go, una “paz (que) pro­du­ce efec­tos muy bene­fi­cio­sos”. Y tam­bién: “El rei­no de Nava­rra se man­tu­vo intac­to has­ta 1839, en que se pro­du­jo su incor­po­ra­ción en el Esta­do espa­ñol median­te un nue­vo pac­to de esta­tus, que se plas­mó en la Ley Pac­cio­na­da de 1841”.

Recor­de­mos que Nava­rra fue con­quis­ta­da tras 18 años de gue­rra en la mis­ma épo­ca y por el mis­mo impe­rio que diri­gió la con­quis­ta de Amé­ri­ca. Hablar de paz, de rei­nos intac­tos, de pac­tos y otros eufe­mis­mos, es una bur­la maca­bra en la his­to­ria de la Huma­ni­dad, en la que los espa­ño­les han deja­do una hue­lla sinies­tra en for­ma de bar­ba­rie, escla­vi­tud, vio­la­cio­nes, geno­ci­dios, expo­lios y demás ingre­dien­tes de lo que se dio en lla­mar la leyen­da negra.

Y para poner la guin­da: “En 1982, un nue­vo pac­to –fru­to de los dere­chos his­tó­ri­cos de Nava­rra, ampa­ra­dos y res­pe­ta­dos por la Cons­ti­tu­ción de 1978- per­mi­tió la rein­te­gra­ción y ame­jo­ra­mien­to del régi­men foral (…) Hoy Nava­rra es una de las comu­ni­da­des con mayor gra­do de auto­no­mía en el con­jun­to euro­peo”.

De estas y otras citas de Del Bur­go se des­pren­de que las épo­cas que vivió el rei­no al mar­gen de Espa­ña, como Esta­do euro­peo inde­pen­dien­te, fue­ron suma­men­te des­gra­cia­das y que cuan­do se pro­du­jo el “reen­cuen­tro defi­ni­ti­vo” en 1512 comen­zó una eta­pa de paz, abun­dan­cia y feli­ci­dad ple­nas. Que, tam­bién, con el paso de los siglos todas ellas fue­ron “ame­jo­ran­do”, has­ta lle­gar al col­mo de per­fec­ción de su esta­tus actual. Es un caso extra­ño y poco cono­ci­do en la his­to­ria, en el que una nación sobe­ra­na mejo­ra tras su inva­sión por una poten­cia extran­je­ra y sigue pros­pe­ran­do mien­tras la nación con­quis­ta­do­ra se debi­li­ta, el impe­rio se desin­te­gra, y a la vez avan­za en su esfuer­zo de asi­mi­la­ción y some­ti­mien­to. ¿No chi­rría esa his­to­ria? ¿No sue­na a los man­tras habi­tua­les que los ocu­pan­tes y explo­ta­do­res de todos los tiem­pos hacen repe­tir a sus some­ti­dos? ¿No recuer­da a la “men­ti­ra repe­ti­da” de Goebbels?

La reali­dad pare­ce que apun­ta en sen­ti­do con­tra­rio. Del Bur­go man­tie­ne: “No tie­ne sen­ti­do hablar de sobe­ra­nía del pue­blo nava­rro cuan­do Nava­rra esta­ba regi­da por unos reyes fran­ce­ses que subor­di­na­ron sus intere­ses pro­pios al inte­rés del rei­no”. Por el con­tra­rio, la con­quis­ta y ocu­pa­ción sub­si­guien­te de 1512 pare­ce, según el mis­mo Del Bur­go, que sí res­pon­día a la sobe­ra­nía del pue­blo nava­rro, aun­que para ello hicie­ran fal­ta unos efec­ti­vos mili­ta­res de más de 17.000 hom­bres para domi­nar la capi­tal del rei­no, pobla­da por menos de 10.000 per­so­nas. Tras la inva­sión “no vio­len­ta”, con casi dos sol­da­dos por habi­tan­te, el plu­mi­lla ofi­cial del ejér­ci­to ocu­pan­te, Luís Correa, escri­be que los pam­plo­ne­ses (…) se mos­tra­ban “ale­gres por las calles, man­dan­do que todos los veci­nos estu­vie­sen arma­dos toda la noche, pres­tos a lo que el Duque (de Alba) man­da­se”, des­ta­can­do su “fide­li­dad” al rey Fer­nan­do. Igua­li­to que con Fran­co en los años “glo­rio­sos” tras la victoria.

Como mode­lo de esa paz, expli­ca Del Bur­go, “la des­truc­ción de los cas­ti­llos tan­to de agra­mon­te­ses como de bea­mon­te­ses fue una medi­da que adop­tó, una vez muer­to el rey Cató­li­co, el car­de­nal Cis­ne­ros, regen­te de Cas­ti­lla, y su prin­ci­pal fina­li­dad era evi­tar que la noble­za pudie­ra uti­li­zar­los en sus luchas fra­tri­ci­das” y que “el pue­blo llano veía con satis­fac­ción esta medi­da, pues des­de los cas­ti­llos se ejer­cía el poder en oca­sio­nes des­pó­ti­co de los nobles”. ¡Qué bue­nas son las madres ursu­li­nas; qué bue­nas son, que nos lle­van de excursión!

Sos­tie­ne Del Bur­go que “En su his­to­ria, publi­ca­da en 1513, Correa tan sólo refie­re un acto de vio­len­cia extre­ma que pro­ta­go­ni­za el coro­nel Villal­ba en el valle de Garro, sito en la tie­rra de vas­cos o Merin­dad de Ultra­puer­tos (hoy Baja Nava­rra), cuan­do tra­ta de redu­cir al señor de Garro por no ren­dir vasa­lla­je a Fer­nan­do el Cató­li­co”. El tex­to apo­lo­gé­ti­co de Correa –no podía ser menos sien­do sol­da­do, y escri­bien­te, del ejér­ci­to inva­sor- ter­mi­na en 1513. La “Gue­rra de Nava­rra” siguió, según Peio Mon­teano, has­ta 1529. Del Bur­go mis­mo habla de los “tres inten­tos pos­te­rio­res (oto­ño de 1512, 1516 y 1521)” de recu­pe­ra­ción del rei­no o del apre­sa­mien­to y muer­te en cir­cuns­tan­cias extra­ñas, en el cas­ti­llo de Siman­cas, de Pedro de Nava­rra, maris­cal del rei­no, tras el inten­to de 1516.

Para tener una pers­pec­ti­va pró­xi­ma a lo acon­te­ci­do en Nava­rra en aquel momen­to bas­ta con­sul­tar los tra­ba­jos his­tó­ri­cos que más recien­te­men­te han inves­ti­ga­do sobre los hechos acae­ci­dos en esta épo­ca: María Puy Hui­ci (1993), Pedro Esar­te (2001, 2007, 2009, 2011), Peio Mon­teano (2010), son ejem­plo de obras en las que apa­re­ce la vio­len­cia de la con­quis­ta en for­ma de reali­da­des concretas.

La idea de Espa­ña que expre­sa Del Bur­go corres­pon­de a su par­ti­cu­lar visión pro­vi­den­cial y fina­lis­ta de la his­to­ria. Espa­ña es here­de­ra de la monar­quía visi­go­da y de los rei­nos de León y Cas­ti­lla. Como reali­dad polí­ti­ca sur­ge a fina­les del siglo XV con sus ges­tas impe­ria­les: Gra­na­da, Cana­rias, Ita­lia, Nava­rra, Amé­ri­ca… Cual­quier alu­sión ante­rior en el tiem­po a His­pa­nia (inclu­so bajo el nom­bre de “Espa­ña”) hace refe­ren­cia a una idea geo­grá­fi­ca expues­ta por los roma­nos y seme­jan­te a Ibe­ria. Hacer equi­va­len­tes la “His­pa­nia” roma­na a la “Espa­ña” impe­rial de aus­trias y bor­bo­nes cons­ti­tu­ye una for­ma ideo­ló­gi­ca y “fina­lis­ta” de expli­car el pasado.

El nacio­na­lis­mo espa­ñol de Del Bur­go mani­pu­la la his­to­ria al ser­vi­cio de un idea­rio e intere­ses polí­ti­cos muy actua­les. Lo han hecho siem­pre que han per­ci­bi­do que su con­trol sobre la socie­dad nava­rra corría algún ries­go. Así lo hizo Víc­tor Pra­de­ra en el pri­mer ter­cio del siglo XX y, tam­bién, en los últi­mos tiem­pos, su here­de­ro espi­ri­tual Jai­me Igna­cio Del Burgo.

Paz, impe­rio, feli­ci­dad, espa­ño­li­dad… nos ven­de Del Bur­go. Pero la vio­len­cia aso­cia­da a la con­quis­ta de 1512 siem­pre ha per­ma­ne­ci­do en la memo­ria de los nava­rros. Siguien­do a Enzo Tra­ver­so (2005), ha sido una memo­ria “débil”, fren­te a otras, “fuer­tes”, así con­si­de­ra­das por estar apo­ya­das por ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, fun­da­men­tal­men­te esta­dos. Según Tra­ver­so “la memo­ria y la his­to­ria no están sepa­ra­das por barre­ras infran­quea­bles (…) Cuan­to más fuer­te es la memo­ria (…), tan­to más el pasa­do, del que ella es vec­tor, se con­vier­te en sus­cep­ti­ble de ser explo­ra­do y pues­to en his­to­ria”. Es lo que hoy está suce­dien­do en Nava­rra. Y es algo impa­ra­ble, mal que le pese a Del Bur­go y a cual­quier otro “Mar­tí­nez el facha”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.