El mun­do mara­vi­llo­so del capi­ta­lis­mo- Fidel Cas­tro

La bús­que­da de la ver­dad polí­ti­ca siem­pre será una tarea dura, aun en nues­tros tiem­pos cuan­do la cien­cia ha pues­to en nues­tras manos un gran núme­ro de cono­ci­mien­tos. Uno de los más impor­tan­tes fue cono­cer y estu­diar el fabu­lo­so poder de la ener­gía con­te­ni­da en la mate­ria.

El des­cu­bri­dor de esa ener­gía y su posi­ble empleo era un hom­bre pací­fi­co y bona­chón que, a pesar de su repu­dio a la vio­len­cia y a la gue­rra, soli­ci­tó su desa­rro­llo a Esta­dos Uni­dos, pre­si­di­do enton­ces por Fran­klin D. Roo­se­velt, de cono­ci­da posi­ción anti­fas­cis­ta, líder de un país capi­ta­lis­ta en pro­fun­da cri­sis, que había con­tri­bui­do a sal­var con fuer­tes medi­das que le gana­ron el odio de la extre­ma dere­cha de su pro­pia cla­se. Hoy ese Esta­do impo­ne al mun­do la más bru­tal y peli­gro­sa tira­nía que ha cono­ci­do nues­tra frá­gil espe­cie.

Los des­pa­chos pro­ce­den­tes de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN se refie­ren a las fecho­rías come­ti­das por ellos y sus cóm­pli­ces. Las ciu­da­des más impor­tan­tes de Esta­dos Uni­dos y de Euro­pa refle­jan cons­tan­tes bata­llas cam­pa­les entre los mani­fes­tan­tes y la poli­cía bien entre­na­da y ali­men­ta­da, con carros blin­da­dos y esca­fan­dras, repar­tien­do gol­pes, pata­das y gases con­tra muje­res y hom­bres, tor­cien­do manos y cue­llos de jóve­nes y vie­jos, mos­tran­do al mun­do las cobar­des accio­nes que se come­ten con­tra los dere­chos y la vida de los ciu­da­da­nos de sus pro­pios paí­ses.

¿Has­ta cuán­do pue­den durar seme­jan­tes bar­ba­ries?

Para no ser exten­so, ya que estas tra­ge­dias se irán pre­sen­tan­do cada vez más por la tele­vi­sión y la pren­sa en gene­ral, y serán como el pan que cada día se nie­ga a los que menos tie­nen, cita­ré el des­pa­cho cable­grá­fi­co, reci­bi­do hoy, de una impor­tan­te agen­cia de noti­cias occi­den­tal:

“Bue­na par­te de las cos­tas japo­ne­sas del Pací­fi­co podrían que­dar inun­da­das por una ola gigan­tes­ca supe­rior a los 34 metros (112 pies) si se pro­du­je­ra un sis­mo pode­ro­so, según los cálcu­los revi­sa­dos de un panel del gobierno.

“Cual­quier tsu­na­mi des­en­ca­de­na­do por un terre­mo­to de mag­ni­tud 9 en la depre­sión de Nan­kai, que va des­de la prin­ci­pal isla nipo­na de Honshu has­ta la isla sure­ña de Kyushu, podría alcan­zar los 34 metros de altu­ra, seña­ló el comi­té.

“Un cálcu­lo ante­rior en el 2003 esti­ma­ba que la altu­ra máxi­ma de dicha ola sería infe­rior a los 20 metros (66 pies).”

“La plan­ta de Fukushi­ma había sido dise­ña­da para resis­tir un tsu­na­mi de 6 metros (20 pies), menos de la mitad de altu­ra de la ola que la impac­tó el 11 de mar­zo del 2011.”

Pero no hay razo­nes para preo­cu­par­se. Otro des­pa­cho fecha­do hace dos días, el 30 de mar­zo, nos pue­de tran­qui­li­zar. Pro­ce­de de un medio real­men­te bien infor­ma­do. En bre­ves pala­bras sin­te­ti­za­ré: “Si usted fue­ra fut­bo­lis­ta, jeque ára­be o direc­ti­vo de una gran mul­ti­na­cio­nal ¿Qué tipo de tec­no­lo­gía le haría sus­pi­rar?

“Recien­te­men­te, unos cono­ci­dos alma­ce­nes de lujo en Lon­dres inau­gu­ra­ron una sec­ción ente­ra dedi­ca­da a aman­tes de la tec­no­lo­gía con abul­ta­das bille­te­ras.

“Tele­vi­so­res de un millón de dóla­res, cáma­ras de video Ferra­ri y sub­ma­ri­nos indi­vi­dua­les son algu­nos de los feti­ches para hacer las deli­cias del millo­na­rio.”

“El tele­vi­sor del millón de dóla­res es la joya de la coro­na.”

“En el caso de Apple, la empre­sa se com­pro­me­te a entre­gar sus nue­vos pro­duc­tos el mis­mo día de lan­za­mien­to en el mer­ca­do.”

“Pon­ga­mos que hemos sali­do de nues­tra man­sión y ya esta­mos can­sa­dos de ron­dar por ahí con nues­tro yate, limou­si­ne, heli­cóp­te­ro o jet. Toda­vía nos que­da la opción de com­prar un sub­ma­rino indi­vi­dual o para dos per­so­nas.”

La ofer­ta pro­si­gue con celu­la­res con car­ca­sa de ace­ro inoxi­da­ble, pro­ce­sa­dor de 1,2 GHz y 8 G de memo­ria, y tec­no­lo­gía NFC para rea­li­zar pagos a tra­vés del celu­lar. Video­cá­ma­ra con sello Ferra­ri.

¡Ver­dad com­pa­trio­tas que el capi­ta­lis­mo es cosa mara­vi­llo­sa! Qui­zás noso­tros sea­mos cul­pa­bles de que cada ciu­da­dano no ten­ga un sub­ma­rino par­ti­cu­lar en la pla­ya.

Son ellos y no yo quien mez­cló en este mis­mo saco a los jeques ára­bes y los direc­ti­vos de las gran­des trans­na­cio­na­les con los fut­bo­lis­tas. Al menos estos últi­mos entre­tie­nen a millo­nes de per­so­nas y no son enemi­gos de Cuba. Debo acla­rar­lo.

Fidel Cas­tro Ruz

Abril 1 de 2012

8 y 35 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *