El invierno ára­be- Manuel Nava­rre­te

La izquier­da toda, en líneas gene­ra­les, está mos­tran­do poca madu­rez fren­te a los acon­te­ci­mien­tos en Libia y Siria. Quie­nes apo­yan a los rebel­des no dudan en sim­pli­fi­car el asun­to acu­san­do a sus crí­ti­cos de ser fans de Gada­fi y Bashar. Tam­bién una por­ción de quie­nes se opo­nen a dichos rebel­des denun­cia, por su par­te, a sus crí­ti­cos por “estar al ser­vi­cio de la CIA” o simi­la­res espe­cies. El pro­ble­ma no es que des­de ambos luga­res se digan cosas absur­das y ridí­cu­las, sino que al final nadie habla de lo que se tie­ne que hablar, que es del carác­ter de cla­se de los rebel­des.

Será ese carác­ter el que, en bue­na medi­da, deter­mi­na­rá qué pos­tu­ra toman, de un lado, los pode­res impe­ria­les que domi­nan el mun­do y, del otro, los con­tra­po­de­res que resis­ten al impe­ria­lis­mo. Has­ta que me pre­sen­ten una tesis mejor, sigo pen­san­do que el mun­do no es un caos y los acon­te­ci­mien­tos que se desa­rro­llan en él res­pon­den a cau­sas y efec­tos que, aun­que no sean uní­vo­cos, pue­den ana­li­zar­se y des­en­tra­ñar­se.

Si la direc­ción polí­ti­ca de los rebel­des libios y sirios hubie­ra per­se­gui­do fines revo­lu­cio­na­rios o, al menos, eman­ci­pa­do­res, habría­mos sido los pri­me­ros en apo­yar ambos pro­ce­sos polí­ti­cos; pero no es el caso. En Libia, en un pri­mer momen­to, se pro­du­je­ron mani­fes­ta­cio­nes pro-occi­den­ta­les, sin la menor rei­vin­di­ca­ción de izquier­das, aun­que en par­te se exi­gie­ran algu­nos dere­chos civi­les de lo más legí­ti­mo, lo cual es rei­vin­di­ca­ble. Pero lue­go se pro­du­jo un gol­pe de Esta­do, con arma­men­to pesa­do y mer­ce­na­rios de la OTAN, lide­ra­do por la bur­gue­sía del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción. Des­de la izquier­da, este segun­do hecho no tie­ne ya abso­lu­ta­men­te nada de defen­di­ble. Y aho­ra en Siria, sal­van­do las dis­tan­cias pero sin des­pre­ciar el fér­til para­le­lis­mo, suce­de algo simi­lar. Los acto­res que diri­gen el pro­ce­so polí­ti­co sirio son el Con­se­jo Nacio­nal Sirio y el Ejér­ci­to Libre Sirio, es decir, dos fuer­zas orga­ni­za­das por el impe­ria­lis­mo.

Una par­te de la izquier­da acom­ple­ja­da dio exce­si­vo cré­di­to a deter­mi­na­da pro­pa­gan­da de gue­rra, según la cual el gobierno libio se dedi­ca­ba a bom­bar­dear civi­les des­ar­ma­dos, por puro sadis­mo. El ver­da­de­ro pro­ble­ma, no obs­tan­te, es el pen­sa­mien­to deside­ra­ti­vo, que nos lle­va a ver revo­lu­cio­nes don­de no las hay, por el mero hecho de que desea­ría­mos que las hubie­ra. Ni el Con­se­jo Nacio­nal Sirio ni el Ejér­ci­to Libre Sirio son fuer­zas revo­lu­cio­na­rias. Tam­po­co las fuer­zas isla­mis­tas reac­cio­na­rias que han reins­tau­ra­do la Sha­ria el Libia y que pre­ten­den hacer lo pro­pio en Siria.

Se nos habla de bases revo­lu­cio­na­rias trai­cio­na­das por sus direc­cio­nes polí­ti­cas. ¿Dón­de están? ¿Alguien pue­de docu­men­tar algu­na crí­ti­ca de dichas bases fren­te a la inva­sión de la OTAN que devas­tó su país? Tam­bién se nos habla de gru­pos mar­xis­tas sirios que apo­yan a los rebel­des. ¿Cuá­les? El úni­co que cono­ce­mos, el Par­ti­do Comu­nis­ta, ha hecho públi­co su recha­zo a las fuer­zas rebel­des, reac­cio­na­rias a su enten­der. ¿Exis­ten real­men­te estos “gru­pos mar­xis­tas”, o han sido inven­ta­dos por men­tes calen­tu­rien­tas, euro­cén­tri­cas y occi­den­ta­les?

En nues­tra opi­nión, el pro­ce­so libio vivió dos fases suce­si­vas; pero, en ambas, la izquier­da debió bus­car una solu­ción nego­cia­da, como pro­po­nían Cuba y Vene­zue­la. En las pri­me­ras sema­nas, está­ba­mos ante el caso de una gue­rra civil, en la que, al menos con la infor­ma­ción de la que dis­po­nía­mos enton­ces, no debía apo­yar­se a nin­guno de los dos ban­dos. Pos­te­rior­men­te, la situa­ción cam­bió por­que se pro­du­jo una inva­sión impe­rial extran­je­ra, de la que uno de esos ban­dos pasó a ser cola­bo­ra­cio­nis­ta. De esto, aquí, en la metró­po­li, tuvi­mos con­cien­cia enton­ces, aun­que no es des­car­ta­ble que las “rebe­lio­nes” tuvie­ran este carác­ter des­de el prin­ci­pio.

Aho­ra que dis­po­ne­mos de más datos, y de una visión de con­jun­to, es el momen­to de que cada cual, con humil­dad y res­pe­tan­do la ver­dad his­tó­ri­ca, rec­ti­fi­que lo que deba ser rec­ti­fi­ca­do. No debe olvi­dar­se que, en esta segun­da eta­pa (la de inva­sión otá­ni­ca en apo­yo de los rebel­des), resur­gió un clá­si­co de la izquier­da acom­ple­ja­da: el “ni-nis­mo”. El pro­ble­ma no era tan­to lo que la fór­mu­la “ni-ni” decía en sí mis­ma, sino lo que esa fór­mu­la decía a tra­vés de sus silen­cios. Por­que fal­ta­ba un ter­cer “ni”: el refe­ri­do a los rebel­des y, por tan­to, la expre­sión se aso­cia­ba polí­ti­ca­men­te a la jus­ti­fi­ca­ción polí­ti­ca de dichos rebel­des. Es decir, a la jus­ti­fi­ca­ción polí­ti­ca de un ban­do de la gue­rra civil que esta­ba apo­ya­do por el impe­ria­lis­mo, el cual aca­bó inter­vi­nien­do de mane­ra direc­ta. La fór­mu­la “ni-ni”, pues, se mos­tra­ba cla­ra­men­te insu­fi­cien­te, no por su sen­ti­do lite­ral, sino por su inca­pa­ci­dad como eslo­gan, ya que no jerar­qui­za­ba debi­da­men­te las con­tra­dic­cio­nes del com­ple­jo pro­ce­so polí­ti­co que está­ba­mos vivien­do.

Si se enfren­tan una poten­cia impe­ria­lis­ta (apo­ya­da por mer­ce­na­rios loca­les) a una colo­nia, des­de una pers­pec­ti­va anti­im­pe­ria­lis­ta hay que defen­der la vic­to­ria de la colo­nia; y esto no sig­ni­fi­ca dar cul­to a la per­so­na de sus tira­nos. No hacía fal­ta ido­la­trar a Atahual­pa para desear la derro­ta de los espa­ño­les, ni apo­yar a la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na para desear la derro­ta de los ingle­ses en las Mal­vi­nas. Tam­po­co era pre­ci­so ser fan de Sad­dam Hus­sein para desear la derro­ta del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y euro­peo en Iraq. Sin embar­go (a pesar de la exis­ten­cia, en los tres casos, de cola­bo­ra­cio­nis­tas al ser­vi­cio del impe­rio), todas esas derro­tas debían desear­se, hecho del cual el falli­do eslo­gan “ni-ni” no daba bue­na cuen­ta en lo lite­ra­rio (aun­que, en lo lite­ral, fue­ra asu­mi­ble, al no ser, efec­ti­va­men­te, noso­tros par­ti­da­rios polí­ti­cos ni de la OTAN, ni de Gada­fi).

No hay que ser dema­sia­do pers­pi­caz para intuir el olor a petró­leo de la ame­na­za impe­ria­lis­ta sobre Libia, Siria e Irán. Sabe­mos que Gada­fi, ante­rior­men­te some­ti­do al impe­ria­lis­mo, plan­tea­ba des­de 2009 medi­das como la re-nacio­na­li­za­ción del cru­do (y para quie­nes sean más des­me­mo­ria­dos o, en el fon­do, más cré­du­los con los medios de pro­pa­gan­da capi­ta­lis­ta que con los medios alter­na­ti­vos, inclu­yo el siguien­te enla­ce: http://​you​tu​.be/​Z​G​8​Q​v​E​o​F​Kwg ). En cual­quier caso, si se pro­du­ce una inter­ven­ción extran­je­ra de carác­ter impe­rial, el anti­im­pe­ria­lis­mo no se basa en la cali­dad demo­crá­ti­ca del inva­di­do (y ni siquie­ra en su cali­dad “socia­lis­ta”), sino en la cali­dad saquea­do­ra del inva­sor. En este sen­ti­do, los “ni-ni” no han sali­do a la calle como hicie­ron cuan­do la gue­rra de Iraq. Es decir, con ellos la pro­pa­gan­da de gue­rra de los medios capi­ta­lis­tas ha fun­cio­na­do, y esto ha supues­to el fin del anti-colo­nia­lis­mo his­tó­ri­co.

Lo más que hemos obte­ni­do de ellos es una afec­ta­da con­de­na de los medios bru­ta­les emplea­dos por los rebel­des, segui­da de una “con­de­na de toda vio­len­cia”, así, en gene­ral. Ni siquie­ra en eso podre­mos poner­nos de acuer­do. Una revo­lu­ción es vio­len­ta por defi­ni­ción. El pro­ble­ma no es que los rebel­des sirios y libios empleen la vio­len­cia, sino para qué la emplean. La OTAN no apo­ya a las FARC, ni a los Naxa­li­tas. La OTAN no apo­ya a autén­ti­cos revo­lu­cio­na­rios, ni la pren­sa capi­ta­lis­ta tam­po­co. La OTAN no defien­de a pue­blos masa­cra­dos (que se lo digan a Pales­ti­na). El impe­ria­lis­mo no ayu­da a los pue­blos con­tra sus tira­nos (que nos lo digan a noso­tros, nie­tos de los que per­die­ron la Gue­rra con­tra el Fas­cis­mo).

¿Quién sabe si el siguien­te pel­da­ño de la esca­la­da impe­rial, de la pug­na por el con­trol geo­po­lí­ti­co y ener­gé­ti­co del pla­ne­ta, no será Irán? Y, por des­gra­cia, en el caso de que un con­flic­to de esas dimen­sio­nes esta­lle, con nues­tras tareas anti­im­pe­ria­lis­tas toda­vía sin cum­plir (aquí, en la arro­gan­te metró­po­li), sin una sola mani­fes­ta­ción con­tra la gue­rra con­vo­ca­da y saca­da ade­lan­te, una vez más cabrá pre­gun­tar­se cuán­to tar­da­rán algu­nos en inven­tar­se una “revo­lu­ción popu­lar” en Irán.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *