El amor más boni­to en la vida- Dax Toscano

“Cus­to­dia­do por su guar­dia comunista

De todo el mun­do a la vista

Se que­dó en el más acá

Vean al viejo

En la son­ri­sa optimista

Que lle­van quie­nes se alistan

Para con­quis­tar la paz

Sem­pi­terno con su ejem­plo de grandeza

Piso­tean­do las bajezas

Que trans­pi­ra el capital

Es el vie­jo la som­bra de una certeza

El amor con sus bellezas

No demo­ra en germinar

Los sue­ños de Maru­lan­da son los de los pobres sufridos 

Los sue­ños de los opri­mi­dos son sue­ños de libertad.”

(Can­ción a Manuel Maru­lan­da, Julián Conrado)

En el “El socia­lis­mo y el hom­bre en Cuba” el Che mani­fes­tó que “(…) el revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro está guia­do por gran­des sen­ti­mien­tos de amor.” El Gue­rri­lle­ro Heroi­co dijo tam­bién que “[e]s impo­si­ble pen­sar en un revo­lu­cio­na­rio autén­ti­co sin esta cualidad”.

El pen­sa­mien­to del Che expre­sa el pro­fun­do huma­nis­mo que carac­te­ri­za la acción revo­lu­cio­na­ria guia­da por las ideas mar­xis­tas. Este huma­nis­mo revo­lu­cio­na­rio, a dife­ren­cia del huma­nis­mo bur­gués que se basa en una fal­sa filan­tro­pía sus­ten­ta­da en la cari­dad, mien­tras el capi­ta­lis­ta des­pre­cia al pobre y explo­ta a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tie­ne como base fun­da­men­tal la acción trans­for­ma­do­ra de los pue­blos, de los colec­ti­vos socia­les para, median­te la lucha, lograr la des­truc­ción del vie­jo orden y la cons­ti­tu­ción de un mun­do mejor, más jus­to y más humano.

Mien­tras hipó­cri­ta­men­te los pro­pa­gan­dis­tas de la bur­gue­sía hablan de la igual­dad entre todos los seres huma­nos y pro­fe­san con enga­ño el amor al pró­ji­mo, el mar­xis­mo reve­la la fal­se­dad de la moral bur­gue­sa y de sus prác­ti­cas basa­das en la explo­ta­ción bru­tal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de la naturaleza.

De igual mane­ra, quie­nes deten­tan el poder en la socie­dad capi­ta­lis­ta pre­di­can por con­ve­nien­cia “la uni­dad de todas las per­so­nas”, la “soli­da­ri­dad huma­na”, para median­te argu­men­tos rim­bom­ban­tes como el de la “defen­sa de la patria o la nación”, evi­tar que las y los opri­mi­dos se levan­ten con­tra quie­nes los explo­tan. “Todas y todos debe­mos asu­mir el cos­to de la cri­sis”, dicen estos faci­ne­ro­sos. Median­te ello no solo pre­ten­den elu­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des como cau­san­tes de los males que aque­jan a la socie­dad huma­na, si no, ade­más, evi­tar las luchas de los pueblos.

Ellos, por su par­te, se creen ungi­dos con la gra­cia divi­na para gol­pear, para masa­crar, para ase­si­nar, para tor­tu­rar. Y a los explo­ta­dos les exi­gen tam­bién que pon­gan la otra mejilla.

Pese a esto, la bur­gue­sía no cesa de hablar del “amor”.

A tra­vés de sus medios de into­xi­ca­ción masi­va, ponien­do como ejem­plo el modo de vida que lle­van, acon­se­jan a quie­nes no son como ellos que se con­sa­gren a la san­ta igle­sia, que prac­ti­quen yoga, que lean libros de supera­ción per­so­nal y que amen al esti­lo de las nove­las de tele­vi­sión si quie­ren con­ver­tir­se en gen­te de éxito.

Nada ino­cen­te se escon­de bajo este discurso.

Dice Iña­ki Gil de San Vicen­te que fue el men­che­vi­que Soro­kin, quien se pon­dría al ser­vi­cio de los EEUU, el que fun­da­ría en 1946 el Cen­tro de Altruis­mo Crea­dor en Har­vard, para pro­pa­gar el “Amor” y demos­trar socio­ló­gi­ca­men­te la influen­cia de este en la evo­lu­ción huma­na. La nega­ción de la impor­tan­cia del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y las rela­cio­nes socia­les, la sobre­di­men­sión del aspec­to cul­tu­ral des­de una pos­tu­ra idea­lis­ta y el impul­so de la teo­ría de la movi­li­dad social median­te la cual se ha hecho creer has­ta hoy día que el pobre pue­de lle­gar a ser rico solo con esfuer­zo y dedi­ca­ción, es lo que carac­te­ri­za el pen­sa­mien­to de este ideó­lo­go de la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo, expli­ca el pen­sa­dor mar­xis­ta vasco.

Sumi­sión, pasi­vi­dad, resig­na­ción, recha­zo a la lucha revo­lu­cio­na­ria es lo que quie­ren los deten­ta­do­res del poder que prac­ti­quen los colec­ti­vos sociales.

Para ellos, como diría Julián Con­ra­do, la vida y el amor no vale nada, lo úni­co que intere­sa es el mugro­so capital.

A lo lar­go de la his­to­ria los pue­blos no se han subor­di­na­do, ni se han resig­na­do a ser explo­ta­dos y aplas­ta­dos. Han resis­ti­do y fun­da­men­tal­men­te se han rebe­la­do como lo ates­ti­gua la vale­ro­sa lucha del pue­blo de Viet­nam con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés, fran­cés y estadounidense.

La lucha social es la mejor escue­la de apren­di­za­je para los pue­blos. Ahí se han desa­rro­lla­do los valo­res más ele­va­dos de los seres huma­nos como la soli­da­ri­dad y la impli­ca­ción pro­fun­da con las cau­sas jus­tas por las que toda la huma­ni­dad com­ba­te. Y cuan­do los colec­ti­vos socia­les han logra­do orga­ni­zar­se ade­cua­da­men­te, guia­dos por un cuer­po de ideas avan­za­das en lo polí­ti­co, eco­nó­mi­co, cien­tí­fi­co, cul­tu­ral, la lucha ha adqui­ri­do una dimen­sión supe­rior, siem­pre tenien­do como obje­ti­vo fun­da­men­tal la des­truc­ción del orden esta­ble­ci­do para la cons­truc­ción de la socie­dad socialista.

El sitial más gran­de al que pue­da aspi­rar un ser humano, es ser revo­lu­cio­na­rio dijo el Che. Hom­bres y muje­res que aman pro­fun­da­men­te al pue­blo. No el amor melin­dro­so, mís­ti­co y media­do por rela­cio­nes mer­can­ti­les que pro­fe­sa la hipó­cri­ta socie­dad bur­gue­sa, si no el amor que encie­rra un pro­fun­do odio hacia toda injus­ti­cia y que com­pren­de la nece­si­dad impe­rio­sa de impli­car­se en la lucha por alcan­zar la liber­tad, la jus­ti­cia y la dignidad.

Eso es lo que carac­te­ri­za al mar­xis­mo como filo­so­fía de la praxis.

Y es jus­ta­men­te ahí don­de las figu­ras ful­gu­ran­tes de las y los revo­lu­cio­na­rios faria­nos como Manuel Maru­lan­da, Raúl Reyes, Iván Ríos, Maria­na Páez, Luce­ro Pal­me­ra, Jor­ge Bri­ce­ño, Alfon­so Cano, son fun­da­men­ta­les como ejem­plos de seres huma­nos nue­vos que, aún a cos­ta de sus pro­pias vidas, jamás clau­di­ca­ron en la lucha por el socia­lis­mo. Figu­ras dig­nas que sobre­sa­lie­ron no solo por sus carac­te­rís­ti­cas indi­vi­dua­les, si no por esa capa­ci­dad de tra­ba­jar den­tro de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca impli­ca­da con la cau­sa de la revo­lu­ción colom­bia­na y lati­no­ame­ri­ca­na, sin bus­car nada per­so­nal para ellas y ellos, si no para las y los millo­nes de colom­bia­nas y colom­bia­nos sumi­dos en la pobreza.

En ellas y ellos, en las FARC-EP, se ve a la polí­ti­ca como la voca­ción de ser­vi­cio y no la bús­que­da de las satis­fac­cio­nes per­so­na­les. Ahí se cum­ple el ideal bolivariano.

Esa entre­ga a un ideal sin recla­mar nada, como ense­ña­ra Bolí­var, igual­men­te se expre­sa en el tra­ba­jo artís­ti­co revo­lu­cio­na­rio, don­de tam­bién se expre­sa el amor con­cre­to a la cau­sa de los pue­blos. Ejem­plo de ello son las mara­vi­llo­sas can­cio­nes de Cris­tian Pérez y Julián Con­ra­do, ins­tru­men­tos de rebel­día, de amor y de combate.

El arte des­mer­can­ti­li­za­do, con­ver­ti­do no en ins­tru­men­to para el enri­que­ci­mien­to per­so­nal, si no en herra­mien­ta nece­sa­ria para la lucha y la cons­truc­ción de los valo­res más dig­nos que carac­te­ri­zan a las y los seres humanos.

Por eso, cuan­do un revo­lu­cio­na­rio o alguien que se pre­cie de ser­lo hable del amor, no pue­de hacer­lo uti­li­zán­do­la como una cate­go­ría abs­trac­ta, vacia­da de con­te­ni­do polí­ti­co, si no tenien­do en cuen­ta su sello de cla­se. El amor debe, ade­más, estar acom­pa­ña­do del odio, que tam­bién debe com­pren­der­se en la dimen­sión cla­sis­ta. Odio que nece­sa­ria­men­te se debe cul­ti­var­lo para enfren­tar a la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo, res­pon­sa­bles de la des­truc­ción del géne­ro humano.

Enton­ces, hablar del amor des­de la pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, impli­ca poner­se del lado de las y los opri­mi­dos, defen­der a quie­nes luchan por la cons­truc­ción del socia­lis­mo y, de nin­gu­na mane­ra, bajo nin­gún pre­tex­to, poner­se al ser­vi­cio de los opresores.

Seña­lar razo­nes de Esta­do o inclu­so uti­li­zar los mis­mos argu­men­tos de las fuer­zas reac­cio­na­rias para jus­ti­fi­car la injus­ti­fi­ca­ble entre­ga de revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios a las manos de gobier­nos repre­si­vos o de dete­ner y man­te­ner encar­ce­la­dos a lucha­do­ras y lucha­do­res socia­les es inconcebible.

Por ello se debe cri­ti­car la entre­ga al régi­men fas­cis­ta colom­biano del com­pa­ñe­ro Joa­quín Pérez Bece­rra y, de igual mane­ra, la deten­ción de Julián Con­ra­do en Vene­zue­la a quien, si en ver­dad exis­te ese amor boli­va­riano y revo­lu­cio­na­rio, el gobierno del pre­si­den­te Chá­vez debe­ría poner en inme­dia­ta liber­tad y con­ce­der­le el asi­lo polí­ti­co. Extra­di­tar­lo sería el col­mo de la des­ver­güen­za y una trai­ción a la cau­sa de la revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na y mundial.

El Coman­dan­te Manuel Maru­lan­da, el Héroe Insur­gen­te de la Colom­bia de Bolí­var, demos­tró en la prác­ti­ca el pro­fun­do amor por el pue­blo y así for­mó a los com­ba­tien­tes faria­nos. Él fue un hom­bre con­se­cuen­te, un revo­lu­cio­na­rio a car­ta cabal.

Manuel par­tió, pero se que­dó impreg­na­do en el cora­zón de los pue­blos. Manuel es de los impres­cin­di­bles, “sem­pi­terno con su ejem­plo de grandeza”.

La can­ción de Julián dedi­ca­da a su Estre­lli­ta gue­rri­lle­ra, expre­sa no solo el amor a su com­pa­ñe­ra, si no a todas y todos los com­pa­ñe­ros impli­ca­dos en el com­ba­te por el socia­lis­mo: “Este amor es gran­de, pro­fun­do y sin­ce­ro, así es el amor de los gue­rri­lle­ros, no hay hipo­cre­sía, tam­po­co men­ti­ras, este es el amor más boni­to en la vida.”

Gra­cias Manuel, gra­cias Vie­jo Querido.

Patria Gran­de, 23 de mar­zo de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *