Revo­lu­ción fren­te a invo­lu­ción- Erlantz Anda, Txotxe Andue­za

No que­re­mos que la impu­ni­dad poli­cial sea la nor­ma, que los dere­chos estén some­ti­dos a férreos con­tro­les pre­ven­ti­vos. Y tra­ba­ja­re­mos para que las garan­tías de par­ti­ci­pa­ción civil y polí­ti­ca alcan­cen a toda la ciu­da­da­nía.

Poco más pue­de espe­rar­se de unos diri­gen­tes polí­ti­cos que para jus­ti­fi­car su inmo­vi­lis­mo en Eus­kal Herria adu­cen que los miem­bros de una for­ma­ción polí­ti­ca «no se han vuel­to bue­nos». De quie­nes ges­tio­nan la polí­ti­ca ins­ta­la­dos en la dico­to­mía de bue­nos y malos. Pero lo cier­to es que en estas últi­mas sema­nas, mien­tras cien­tos de jóve­nes pro­cla­ma­ban en Gas­teiz la revo­lu­ción de mar­zo, otros rea­li­za­ban día a día su pro­pia invo­lu­ción. Vuel­ta a un pasa­do, que en reali­dad nun­ca se había ido, de repre­sión en la calle, de silen­cio en los des­pa­chos, de prohi­bi­cio­nes y exhi­bi­ción de fuer­za por par­te de los pode­res del Esta­do ins­ta­la­dos en Eus­kal Herria.

Así, y des­de que el pasa­do 3 de mar­zo los res­pon­sa­bles de la Ertzain­tza man­da­ran car­gar a los y las jóve­nes que salie­ron con blo­que e ini­cia­ti­vas pro­pias a recor­dar la masa­cre de 1976, se han suce­di­do como en un tor­tu­ra­dor goteo las noti­cias de los usos y abu­sos de esa fuer­za cuyo ejer­ci­cio es, dicen sus leyes, mono­po­lio del Esta­do.

El sal­do per­so­nal de los suce­sos de este 3 de mar­zo ha sido gra­ve, con cua­tro jóve­nes dete­ni­dos y un impor­tan­te núme­ro de jóve­nes heri­dos. Pero son tam­bién impor­tan­tes las heri­das a los nun­ca total­men­te reco­no­ci­dos dere­chos civi­les y polí­ti­cos: diso­lu­ción con abu­so de fuer­za de una sen­ta­da pací­fi­ca; ame­na­zas y gol­pes; aco­so a los jóve­nes duran­te toda la jor­na­da; prohi­bi­ción de una mani­fes­ta­ción unos días des­pués; iden­ti­fi­ca­cio­nes masi­vas; y la actua­ción inacep­ta­ble de poli­cías arma­dos en un recin­to hos­pi­ta­la­rio.

Pero no todo ha gira­do estas sema­nas alre­de­dor de esos suce­sos. Han ocu­rri­do tam­bién cosas como estas: la Poli­cía Muni­ci­pal detu­vo a dos jóve­nes que emba­dur­na­ban de pin­tu­ra un mono­li­to del par­que de Judi­men­di, y les hizo pasar toda la noche en comi­sa­ría; la Ertzain­tza dete­nía a dos jóve­nes en Amu­rrio y bus­ca­ba a otros dos por echar pie­dras y pin­tu­ra con­tra sucur­sa­les ban­ca­rias, y ade­más de pasar la noche en comi­sa­ría, la noti­cia era refle­ja­da por los medios con un des­plie­gue des­me­di­do; anun­cian que se juz­ga­rá a los jóve­nes que fue­ron dete­ni­dos el pasa­do 6 de diciem­bre tras ocu­par pací­fi­ca­men­te los anti­guos loca­les de la Escue­la de Artes y Ofi­cios, de pro­pie­dad de Dipu­tación y vacíos des­de hace 15 años; los mili­ta­res acam­pan en Jesús Obre­ro, en una infa­me cam­pa­ña para cap­tar a los jóve­nes macha­ca­dos por el paro y la fal­ta de pers­pec­ti­vas…

A todo ello se suma que la pre­sen­cia poli­cial en las calles ha aumen­ta­do de for­ma apa­bu­llan­te, y que el aco­so poli­cial a las per­so­nas inmi­gran­tes rom­pe con todo prin­ci­pio demo­crá­ti­co. No hay más que dar­se un paseo por barrios como Erro­ta para ver que han ins­tau­ra­do el esta­do de excep­ción para las per­so­nas que con pape­les o sin ellos resi­den, por­que es su dere­cho hacer­lo don­de quie­ran, en esta ciu­dad.

Y mucho nos teme­mos que la lis­ta no aca­be aquí, máxi­me tras el anun­cio de las des­me­su­ra­das peti­cio­nes fis­ca­les para las per­so­nas que com­pu­sie­ron un pique­te en la huel­ga gene­ral que tuvo lugar en enero de 2011, que han dado en lan­zar a la infor­ma­ción públi­ca jus­to a las puer­tas de otra huel­ga gene­ral.

Esta socie­dad se ha acos­tum­bra­do a situa­cio­nes y legis­la­cio­nes de excep­ción. Tan­to que hemos lle­ga­do a asu­mir como nor­mal que se apli­que la deten­ción de for­ma sis­te­má­ti­ca y abu­si­va; que se inco­mu­ni­que a las per­so­nas dete­ni­das; que haya que cum­plir mil requi­si­tos y supe­rar otros mil lími­tes para ejer­cer el dere­cho a la libre expre­sión en la calle; que la poli­cía pue­da irrum­pir de for­ma vio­len­ta en cual­quier espa­cio, disol­ver a gol­pes toda expre­sión de pro­tes­ta, exi­gir bajo ame­na­zas la docu­men­ta­ción a cual­quier per­so­na.

Por eso es impor­tan­te con­tar lo que ocu­rre, visi­bi­li­zar­lo, rom­per con la impu­ni­dad del silen­cio. Y res­pon­der. Por­que esos hechos no son nor­ma­les. No debie­ran haber­se dado las legis­la­cio­nes de excep­ción que los ampa­ran, ni la uti­li­za­ción sis­te­má­ti­ca y abu­si­va de las ya de por sí exten­sas com­pe­ten­cias que otor­gan esas leyes, en prin­ci­pio excep­cio­na­les. No que­re­mos que todo ello se ins­ta­le en nues­tra socie­dad para siem­pre. No nos gus­ta esa dia­léc­ti­ca del bien y del mal, esa dico­to­mía de bue­nos y malos que nos pro­po­nen algu­nos res­pon­sa­bles polí­ti­cos de este país. No que­re­mos que la impu­ni­dad poli­cial sea la nor­ma, que los dere­chos estén some­ti­dos a férreos con­tro­les pre­ven­ti­vos. Y tra­ba­ja­re­mos para que las garan­tías de par­ti­ci­pa­ción civil y polí­ti­ca alcan­cen a toda la ciu­da­da­nía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *