Uno de cada diez emplea­dos de Wall Street es un psi­có­pa­ta- Ale­xan­der Eichler


Qui­zá Patrick Bate­man no fue un caso atípico.

Uno de cada 10 emplea­dos en Wall Street es pro­ba­ble­men­te un psi­có­pa­ta clí­ni­co, escri­be She­rree DeCovny en un núme­ro a pun­to de apa­re­cer en la publi­ca­ción comer­cial CFA Maga­zi­ne. Entre el con­jun­to de la pobla­ción, la pro­por­ción está cer­ca­na al uno por ciento.

“Un psi­có­pa­ta finan­cie­ro pue­de pre­sen­tar un per­fil per­fec­ta­men­te equi­li­bra­do para el pues­to de tra­ba­jo de direc­tor eje­cu­ti­vo, direc­tor, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y miem­bro del equi­po por­que sus carac­te­rís­ti­cas des­truc­ti­vas son prác­ti­ca­men­te invi­si­bles”, escri­be DeCovny, que reúne la inves­ti­ga­ción de varios psi­có­lo­gos para su tra­ba­jo, el cual sugie­re de for­ma opti­mis­ta que las fir­mas finan­cie­ras no con­tra­tan a psi­có­pa­tas extremos.

Des­de lue­go, el com­por­ta­mien­to psi­có­pa­ta típi­co es de amplio espec­tro. En un extre­mo está Bate­man, retra­ta­do por Chris­tian Bale, en la pelí­cu­la del 2000 “Ame­ri­can Psy­cho” como un ban­que­ro de inver­sio­nes que en reali­dad ase­si­na a la gen­te sin el menor remor­di­mien­to. Cuan­do los pro­fe­sio­na­les de la sani­dad hablan acer­ca de los “psi­có­pa­tas” tie­nen en con­si­de­ra­ción un amplio ran­go de comportamiento.

Un psi­có­pa­ta clí­ni­co es bri­llan­te, gre­ga­rio y encan­ta­dor, escri­be DeCovny. Mien­te fácil­men­te y a menu­do, y pue­de tener el pro­ble­ma de sen­tir empa­tía por otra gen­te. Pro­ba­ble­men­te es tam­bién alguien más dis­pues­to a acep­tar ries­gos peli­gro­sos, sea por­que no cono­ce las con­se­cuen­cias, sea por­que no se preocupa.

Una pre­dis­po­si­ción al ries­go pue­de pare­cer un ras­go comer­cial posi­ti­vo en Wall Street, en don­de las gran­des juga­das a veces con­lle­van gran­des recom­pen­sas. Pero para la gen­te de la que DeCovny está hablan­do, los resul­ta­dos impor­tan menos que las juga­das en sí mis­mas, y el subi­dón quí­mi­co de sero­to­ni­na y endor­fi­nas que las acompañan.

Es ape­nas la pri­me­ra vez que la enfer­me­dad men­tal ha sido equi­pa­ra­da con cier­ta capa­ci­dad para el éxi­to pro­fe­sio­nal, espe­cial­men­te en el sec­tor finan­cie­ro, en don­de algu­nos espe­cu­la­do­res (stock tra­ders) en reali­dad han pun­tua­do más alto que psi­có­pa­tas diag­nos­ti­ca­dos en prue­bas que miden el espí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo y la atrac­ción por el riesgo

Algu­nos psi­có­lo­gos lle­van tiem­po afir­man­do que las cua­li­da­des que sir­ven para un polí­ti­co o corre­dor de bol­sa de éxi­to son tam­bién los mis­mos ras­gos que los psi­có­pa­tas lucen abun­dan­te­men­te.

Otros inves­ti­ga­do­res lo gene­ra­li­zan a los patro­nes como espe­cie, afir­man­do que alre­de­dor del 4 por cien­to de todos los eje­cu­ti­vos son psi­có­pa­tas, y que su rela­ti­va fal­ta de escrú­pu­los es lo que los ayu­da a des­ta­car espe­cial­men­te en los negocios.

Al mis­mo tiem­po, el entorno rápi­da­men­te cam­bian­te y de gran pre­sión de Wall Street, pro­ba­ble­men­te pon­ga en peli­gro la salud men­tal de algu­nos de sus emplea­dos. Un estu­dio recien­te encon­tró que muchos ban­que­ros jóve­nes sufren alcoho­lis­mo, insom­nio, tras­tor­nos ali­men­ti­cios y otras dolen­cias rela­cio­na­das con el estrés al cabo de pocos años en el puesto.

Los corre­do­res de bol­sa tam­bién han mos­tra­do una ten­den­cia a expe­ri­men­tar depre­sión clí­ni­ca en una pro­por­ción más de tres veces mayor que la pobla­ción en general.

DeCovny escri­be que para alguien con un pro­ble­ma “laten­te” de jue­go com­pul­si­vo, un pues­to de corre­dor de bol­sa pue­de des­en­ca­de­nar res­pues­tas pato­ló­gi­cas que con­duz­can a la per­so­na a un patrón cre­cien­te de men­ti­ras, deu­das e inclu­so mal­ver­sa­ción y fraude.

Una per­so­na con este pro­ble­ma se sen­ti­ría satis­fe­cha con una enor­me pér­di­da por­que obra en su cere­bro una par­ti­cu­lar for­ma de recom­pen­sa, lo cual, según DeCovny pue­de expli­car las acti­vi­da­des de algu­nos corre­do­res de bol­sa noto­rios gra­nu­jas como Kwe­ku Ado­bo­li, Jero­me Ker­viel y Nick Lee­son, tres hom­bres que juga­ron y per­die­ron un equi­va­len­te con­jun­to de 10.300 millo­nes para sus ins­ti­tu­cio­nes a los lar­go de los últi­mos 17 años.

Ale­xan­der Eichler es un perio­dis­ta eco­nó­mi­co que escri­be en The Huf­fing­ton Post


Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Daniel Raventós

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.