Uno de cada diez emplea­dos de Wall Street es un psi­có­pa­ta- Ale­xan­der Eichler


Qui­zá Patrick Bate­man no fue un caso atí­pi­co.

Uno de cada 10 emplea­dos en Wall Street es pro­ba­ble­men­te un psi­có­pa­ta clí­ni­co, escri­be She­rree DeCovny en un núme­ro a pun­to de apa­re­cer en la publi­ca­ción comer­cial CFA Maga­zi­ne. Entre el con­jun­to de la pobla­ción, la pro­por­ción está cer­ca­na al uno por cien­to.

“Un psi­có­pa­ta finan­cie­ro pue­de pre­sen­tar un per­fil per­fec­ta­men­te equi­li­bra­do para el pues­to de tra­ba­jo de direc­tor eje­cu­ti­vo, direc­tor, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo y miem­bro del equi­po por­que sus carac­te­rís­ti­cas des­truc­ti­vas son prác­ti­ca­men­te invi­si­bles”, escri­be DeCovny, que reúne la inves­ti­ga­ción de varios psi­có­lo­gos para su tra­ba­jo, el cual sugie­re de for­ma opti­mis­ta que las fir­mas finan­cie­ras no con­tra­tan a psi­có­pa­tas extre­mos.

Des­de lue­go, el com­por­ta­mien­to psi­có­pa­ta típi­co es de amplio espec­tro. En un extre­mo está Bate­man, retra­ta­do por Chris­tian Bale, en la pelí­cu­la del 2000 “Ame­ri­can Psy­cho” como un ban­que­ro de inver­sio­nes que en reali­dad ase­si­na a la gen­te sin el menor remor­di­mien­to. Cuan­do los pro­fe­sio­na­les de la sani­dad hablan acer­ca de los “psi­có­pa­tas” tie­nen en con­si­de­ra­ción un amplio ran­go de com­por­ta­mien­to.

Un psi­có­pa­ta clí­ni­co es bri­llan­te, gre­ga­rio y encan­ta­dor, escri­be DeCovny. Mien­te fácil­men­te y a menu­do, y pue­de tener el pro­ble­ma de sen­tir empa­tía por otra gen­te. Pro­ba­ble­men­te es tam­bién alguien más dis­pues­to a acep­tar ries­gos peli­gro­sos, sea por­que no cono­ce las con­se­cuen­cias, sea por­que no se preo­cu­pa.

Una pre­dis­po­si­ción al ries­go pue­de pare­cer un ras­go comer­cial posi­ti­vo en Wall Street, en don­de las gran­des juga­das a veces con­lle­van gran­des recom­pen­sas. Pero para la gen­te de la que DeCovny está hablan­do, los resul­ta­dos impor­tan menos que las juga­das en sí mis­mas, y el subi­dón quí­mi­co de sero­to­ni­na y endor­fi­nas que las acom­pa­ñan.

Es ape­nas la pri­me­ra vez que la enfer­me­dad men­tal ha sido equi­pa­ra­da con cier­ta capa­ci­dad para el éxi­to pro­fe­sio­nal, espe­cial­men­te en el sec­tor finan­cie­ro, en don­de algu­nos espe­cu­la­do­res (stock tra­ders) en reali­dad han pun­tua­do más alto que psi­có­pa­tas diag­nos­ti­ca­dos en prue­bas que miden el espí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo y la atrac­ción por el ries­go

Algu­nos psi­có­lo­gos lle­van tiem­po afir­man­do que las cua­li­da­des que sir­ven para un polí­ti­co o corre­dor de bol­sa de éxi­to son tam­bién los mis­mos ras­gos que los psi­có­pa­tas lucen abun­dan­te­men­te.

Otros inves­ti­ga­do­res lo gene­ra­li­zan a los patro­nes como espe­cie, afir­man­do que alre­de­dor del 4 por cien­to de todos los eje­cu­ti­vos son psi­có­pa­tas, y que su rela­ti­va fal­ta de escrú­pu­los es lo que los ayu­da a des­ta­car espe­cial­men­te en los nego­cios.

Al mis­mo tiem­po, el entorno rápi­da­men­te cam­bian­te y de gran pre­sión de Wall Street, pro­ba­ble­men­te pon­ga en peli­gro la salud men­tal de algu­nos de sus emplea­dos. Un estu­dio recien­te encon­tró que muchos ban­que­ros jóve­nes sufren alcoho­lis­mo, insom­nio, tras­tor­nos ali­men­ti­cios y otras dolen­cias rela­cio­na­das con el estrés al cabo de pocos años en el pues­to.

Los corre­do­res de bol­sa tam­bién han mos­tra­do una ten­den­cia a expe­ri­men­tar depre­sión clí­ni­ca en una pro­por­ción más de tres veces mayor que la pobla­ción en gene­ral.

DeCovny escri­be que para alguien con un pro­ble­ma “laten­te” de jue­go com­pul­si­vo, un pues­to de corre­dor de bol­sa pue­de des­en­ca­de­nar res­pues­tas pato­ló­gi­cas que con­duz­can a la per­so­na a un patrón cre­cien­te de men­ti­ras, deu­das e inclu­so mal­ver­sa­ción y frau­de.

Una per­so­na con este pro­ble­ma se sen­ti­ría satis­fe­cha con una enor­me pér­di­da por­que obra en su cere­bro una par­ti­cu­lar for­ma de recom­pen­sa, lo cual, según DeCovny pue­de expli­car las acti­vi­da­des de algu­nos corre­do­res de bol­sa noto­rios gra­nu­jas como Kwe­ku Ado­bo­li, Jero­me Ker­viel y Nick Lee­son, tres hom­bres que juga­ron y per­die­ron un equi­va­len­te con­jun­to de 10.300 millo­nes para sus ins­ti­tu­cio­nes a los lar­go de los últi­mos 17 años.

Ale­xan­der Eichler es un perio­dis­ta eco­nó­mi­co que escri­be en The Huf­fing­ton Post


Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Daniel Raven­tós

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *