Los tiem­pos difí­ci­les de la huma­ni­dad- Fidel Cas­tro

El mun­do está cada vez más des­in­for­ma­do en el caos de acon­te­ci­mien­tos que se suce­den a rit­mos jamás sos­pe­cha­dos.

Los que hemos vivi­do un poco más de años y expe­ri­men­ta­mos cier­ta avi­dez por la infor­ma­ción, pode­mos tes­ti­fi­car el volu­men de igno­ran­cia con que nos enfren­tá­ba­mos a los acon­te­ci­mien­tos.

Mien­tras en el pla­ne­ta un núme­ro cre­cien­te de per­so­nas care­cen de vivien­da, pan, agua, salud, edu­ca­ción y empleo, las rique­zas de la Tie­rra se mal­gas­tan y derro­chan en armas e inter­mi­na­bles gue­rras fra­ti­ci­das, lo cual se ha con­ver­ti­do ‑y se desa­rro­lla cada vez más- en una cre­cien­te y abo­mi­na­ble prác­ti­ca mun­dial.

Nues­tro glo­rio­so y heroi­co pue­blo, a pesar de un inhu­mano blo­queo que dura ya más de medio siglo, no ha ple­ga­do jamás sus ban­de­ras; ha lucha­do y lucha­rá con­tra el sinies­tro impe­rio. Ese es nues­tro peque­ño méri­to y nues­tro modes­to apor­te.

En el polo opues­to de nues­tro pla­ne­ta, don­de se ubi­ca Seúl, capi­tal de Corea del Sur, el pre­si­den­te Barack Oba­ma se reúne en una Cum­bre de segu­ri­dad nuclear, para impo­ner polí­ti­cas rela­cio­na­das con la dis­po­si­ción y uso de armas nuclea­res.

Se tra­ta sin dudas de hechos insó­li­tos.

Per­so­nal­men­te no me per­ca­té de estas reali­da­des por sim­ple casua­li­dad. Fue­ron las expe­rien­cias vivi­das duran­te más de 15 años des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción cuba­na ‑tras la bata­lla de Girón, el cri­mi­nal blo­queo yan­ki para ren­dir­nos por ham­bre, los ata­ques pira­tas, la gue­rra sucia y la cri­sis de los cohe­tes nuclea­res en octu­bre de 1962 que puso al mun­do al bor­de de una sinies­tra hecatombe‑, cuan­do lle­gué a la con­vic­ción de que mar­xis­tas y cris­tia­nos sin­ce­ros, de los cua­les había cono­ci­do muchos; con inde­pen­den­cia de sus creen­cias polí­ti­cas y reli­gio­sas, debían y podían luchar por la jus­ti­cia y la paz entre los seres huma­nos.

Así lo pro­cla­mé y así lo sos­ten­go sin vaci­la­ción algu­na. Las razo­nes que hoy pue­do esgri­mir son abso­lu­ta­men­te váli­das y aún más impor­tan­tes toda­vía, por­que todos los hechos trans­cu­rri­dos des­de hace casi 40 años lo con­fir­man; hoy con más razón que nun­ca, por­que mar­xis­tas y cris­tia­nos, cató­li­cos o no; musul­ma­nes, chií­tas o suni­tas; libre pen­sa­do­res, mate­ria­lis­tas dia­léc­ti­cos y per­so­nas pen­san­tes, nadie sería par­ti­da­rio de ver des­apa­re­cer pre­ma­tu­ra­men­te a nues­tra irre­pe­ti­ble espe­cie pen­san­te, en espe­ra de que las com­ple­jas leyes de la evo­lu­ción den ori­gen a otra que se parez­ca y sea capaz de pen­sar.

Gus­to­sa­men­te salu­da­ré maña­na miér­co­les a Su Exce­len­cia el Papa Bene­dic­to XVI, como lo hice con Juan Pablo II, un hom­bre a quien el con­tac­to con los niños y los ciu­da­da­nos humil­des del pue­blo sus­ci­ta­ba, inva­ria­ble­men­te, sen­ti­mien­tos de afec­to.

Deci­dí por ello soli­ci­tar­le unos minu­tos de su muy ocu­pa­do tiem­po cuan­do cono­cí por boca de nues­tro can­ci­ller Bruno Rodrí­guez que a él le agra­da­ría ese modes­to y sen­ci­llo con­tac­to.

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 27 de 2012

8 y 35 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *