Muni­lla, un obis­po sin vela en el entie­rro- Mikel Ari­za­le­ta

Muni­lla, ele­gi­do por el espí­ri­tu san­to, tra­ta de impar­tir lec­cio­nes a las gen­tes de nues­tro pue­blo. Ele­gi­do en Roma por el esta­do Vati­cano e impues­to como emi­sa­rio a los gipuz­koa­nos, sin arte ni par­te de estos, se eri­ge en índi­ce lar­go de con­duc­ta, demo­cra­cia y dere­chos huma­nos. Impo­ne silen­cio y man­da al des­tie­rro a quien inter­pre­ta de otro modo la escri­tu­ra sacra, por­que él posee la ver­dad.

Eso sí, jun­to con Vocen­to, car­te­ro de Fran­co y el fas­cis­mo, guar­da un cla­mo­ro­so silen­cio fren­te al recor­te de los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res gipuz­koa­nos. Nada extra­ño, el Esta­do Vati­cano al que repre­sen­ta sigue a la cola en la lis­ta de defen­so­res de dere­chos huma­nos. “Exis­ten 103 con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les que reco­no­cen y ampa­ran los Dere­chos Huma­nos, de las cua­les el Esta­do Vati­cano sola­men­te ha sus­cri­to 10, lo que sitúa a la San­ta Sede en los últi­mos luga­res de la lis­ta de esta­dos por detrás de Ruan­da”. ¿Los obis­pos del Vati­cano en el esta­do espa­ñol mode­los de per­dón, de amor, de arre­pen­ti­mien­to, de recon­ci­lia­ción, de soli­da­ri­dad, de gene­ro­si­dad o más bien mode­los de Edad Media y sumi­sión?

Muni­lla, mucho decir “Deus cari­tas est” para lue­go amar a los que pien­san como tú, es decir como a ti mis­mo. Mucho repe­tir la car­ta de Juan cap. 4 para lue­go actuar tan hipó­cri­ta­men­te como él: “sólo se pue­de aco­ger a aquel her­mano, que está de paso y que con­fie­se que Cris­to se hizo hom­bre. Por el con­tra­rio, al “her­mano” here­je, que pien­sa dis­tin­to sobre el hacer­se car­ne mor­tal de Cris­to, en ade­lan­te no se le debe aco­ger, ni siquie­ra salu­dar­le para que, de ese modo, la comu­ni­dad orto­do­xa no se haga cóm­pli­ce cul­po­sa de las malas accio­nes de los disi­den­tes” (2Jn 9 – 11).

Vues­tro dios, vues­tro jefe y voso­tros mis­mos debie­rais apren­der, antes de impar­tir lec­cio­nes a otros, a res­pe­tar los dere­chos huma­nos de las gen­tes. ¡Hipó­cri­ta, si te eri­ges en jefe de tu comu­ni­dad cuan­do menos se ele­gi­do por ellos y no un vul­gar dic­ta­dor!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *