Libe­ra­cio­nes para­le­las a recru­de­ci­mien­to del con­flic­to en Colom­bia- Pren­sa Latina

Imagen activaBogo­tá, 27 mar (PL) Des­de que las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC) anun­cia­ron a fines del pasa­do año que libe­ra­rían uni­la­te­ral­men­te a 10 pri­sio­ne­ros de gue­rra, para­le­la­men­te el con­flic­to arma­do interno se ha recrudecido.

La cuo­ta de san­gre derra­ma­da en los cam­pos y ciu­da­des del país es ele­va­da; más de 150 colom­bia­nos ‑entre gue­rri­lle­ros, mili­ta­res y poli­cías- han muer­to en lo que va de año, en una gue­rra que tie­ne pro­fun­das raí­ces eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y sociales.

Muchos pusie­ron sus espe­ran­zas en que con el anun­cio de las FARC, acom­pa­ña­da de la deci­sión de pros­cri­bir las reten­sio­nes con fines extor­si­vos, se abri­ría por fin un sen­de­ro para encon­trar una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to y la año­ra­da paz.

Polí­ti­cos, fun­cio­na­rios, acti­vis­tas, defen­so­res de los dere­chos huma­nos y ciu­da­da­nos de a pie plan­tea­ron la nece­si­dad de un acer­ca­mien­to, al menos para huma­ni­zar la gue­rra en base al res­pe­to del dere­cho inter­na­cio­nal humanitario.

Sin embar­go, a la par de esos cla­mo­res la diná­mi­ca del con­flic­to se ha inten­si­fi­ca­do, pues en los tres meses trans­cu­rri­dos del año la fuer­za públi­ca ha aba­ti­do a 141 gue­rri­lle­ros y cap­tu­ra­do a otros 264, según la ver­sión oficial.

Mien­tras, las bajas del otro lado son impre­ci­sas, pero alcan­zan una vein­te­na de per­so­nas en dis­tin­tas accio­nes atri­bui­das a la insur­gen­cia a lo lar­go y ancho del país.

En medio de este pano­ra­ma, sec­to­res paci­fis­tas y dere­chos huma­nos se esfuer­zan por lle­var a feliz tér­mino las libe­ra­cio­nes, al tiem­po que el Gobierno cerró la puer­ta a una posi­ble par­ti­ci­pa­ción de per­so­na­li­da­des, enti­da­des y gobier­nos inter­na­cio­na­les en ese proceso.

Al res­pec­to, el Minis­te­rio de Defen­sa emi­tió un comu­ni­ca­do ano­che median­te el cual reco­no­ce que agra­de­ce a los gobier­nos, enti­da­des o per­so­nas de otros paí­ses que ten­gan algún inte­rés o hayan reci­bi­do algu­na soli­ci­tud de par­ti­ci­par en dicha operación.

No obs­tan­te, reve­la el tex­to, solo se per­mi­ti­rá la par­ti­ci­pa­ción del gobierno de Bra­sil, el Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja y el gru­po de la socie­dad civil Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz.

Esta decla­ra­ción emer­gió lue­go de dar­se a cono­cer que la pre­mio Nobel de la Paz Rigo­ber­ta Men­chú acom­pa­ña­ría el pro­ce­so de liberación.

Así lo con­fir­mó a tra­vés de su cuen­ta en la red social de Twit­ter la paci­fis­ta y exse­na­do­ra Pie­dad Cór­do­ba, líder del gru­po de la socie­dad civil Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz.

Jun­to con Men­chú tam­bién fue invi­ta­da a par­ti­ci­par como garan­te la bra­si­le­ña Soco­rro Gómez, titu­lar del Con­se­jo Mun­dial de la Paz, entre otras muje­res de rele­van­cia internacional.

Por otra par­te, la can­ci­lle­ría ecua­to­ria­na infor­mó que el Gobierno de ese país ana­li­za una invi­ta­ción efec­tua­da este fin de sema­na, por par­te del Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz para par­ti­ci­par como media­dor en las liberaciones.

En tan­to, cre­cen las expec­ta­ti­vas y la ten­sión en torno a un pro­ce­so huma­ni­ta­rio que esta pre­vis­to rea­li­zar­se entre el 2 y 4 de abril pró­xi­mo, y que se ha vis­to empa­ña­do por tan­tas muertes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *