Huel­ga y auto­cri­mi­na­li­za­ción- EHK

Hay que afron­tar esta huel­ga des­de el opti­mis­mo. Somos cons­cien­tes de lo que nos esta­mos jugan­do en esta eta­pa polí­ti­ca en Eus­kal Herria, carac­te­ri­za­da por pro­fun­dos cam­bios eco­nó­mi­co-socia­les y una tras­for­ma­ción de lo que fue el MLNV en un nue­vo Ente (para noso­tros en Cam­po Aber­tza­le y Socia­lis­ta) que debe­rá afron­tar con garan­tías los tiem­pos que se ave­ci­nan.

Por tan­to, esta huel­ga res­pon­de más a nues­tros pro­pios retos de futu­ro que al men­sa­je que se quie­re lan­zar a nues­tros enemi­gos nacio­na­les y de cla­se. Nece­si­ta­mos for­ta­le­cer­nos como nación, como pue­blo tra­ba­ja­dor y ser capa­ces de intro­du­cir en estas coor­de­na­das a otros sec­to­res que toda­vía no han enten­di­do la posi­bi­li­dad de cami­nar jun­tos. La hete­ro­ge­nei­dad no debie­ra ser un impe­di­men­to en el cor­to pla­zo.

En la hora pre­sen­te, la tarea bási­ca del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y el Movi­mien­to popu­lar es ser hege­mo­nía y apli­car las medi­das eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que fre­nen al neo­li­be­ra­lis­mo con el fin de ais­lar a las fuer­zas anti­de­mo­crá­ti­cas y con­tra-revo­lu­cio­na­rias de las bases socia­les que las han sus­ten­ta­do, des­ba­ra­tar sus fuer­zas y avan­zar en el pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio.

Enfren­te tene­mos, por un lado, a unos esta­dos impe­ria­les que, recor­de­mos, man­tie­nen por enci­ma de todo las leyes vigen­tes de excep­ción pasa­das y que van a endu­re­cer la legis­la­ción en lo que se refie­re a la insu­mi­sión, la des­obe­dien­cia civil y el dere­cho a la huel­ga. Es decir, van a apli­car su vio­len­cia de mane­ra que con­si­de­ren con­ve­nien­te, sin dudar­lo un ins­tan­te. Por otro, una bur­gue­sía local repre­sen­ta­da en PNV-UPN que se encuen­tra en estos momen­tos a la defen­si­va y que a medi­da que avan­ce la cri­sis se vol­ve­rá más agre­si­va y peli­gro­sa.

Esta huel­ga tie­ne como uno de sus pun­tos fun­da­men­ta­les el recu­pe­rar, en par­te, la bata­lla ideo­ló­gi­ca per­di­da que alla­nó el cam­po de la acción repre­si­va y que éste a su vez faci­li­tó la inca­pa­ci­dad de acu­mu­lar. Pero para recu­pe­rar­nos de estas tres sacu­di­das debe­mos renun­ciar, no a la con­fron­ta­ción como pre­ten­den algu­nos, sino al sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad que los esta­dos y sus bur­gue­sías loca­les inten­tan intro­du­cir en lo más hon­do de nues­tros pen­sa­mien­tos y accio­nes, por­que de lo con­tra­rio, esta­re­mos asu­mien­do que, ante la vio­len­cia eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca de los pode­res his­pano-fran­ce­ses, y sus bur­gue­sías, sólo nos que­da la resig­na­ción y la pará­li­sis. Des­de lue­go ese es un lega­do que no pode­mos dejar a nues­tros hijos e hijas.

Renun­ciar a la con­fron­ta­ción es un mal sín­to­ma del esta­do de salud del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta cara a abor­dar el futu­ro y más con esta cri­sis que pade­ce­mos y vamos a sufrir duran­te un lar­go perío­do. Pero des­de nues­tra pers­pec­ti­va es peor obser­var la auto-cri­mi­na­li­za­ción que ha con­se­gui­do el últi­mo comu­ni­ca­do de los repre­sen­tan­tes de nues­tra Izquier­da Aber­tza­le, es como poner­se una tiri­ta don­de toda­vía no hay heri­da.

La cues­tión pudie­ra ser “enten­di­ble” des­de una pers­pec­ti­va de la polí­ti­ca de alian­zas a cor­to pla­zo pero por otro lado nos hace correr un serio ries­go de inver­tir la lógi­ca de los hechos: absol­ver al opre­sor y cas­ti­gar al opri­mi­do. El Pue­blo Tra­ba­ja­dor no pue­de ser el pagano, una vez más, de las con­se­cuen­cias de la cri­sis y ade­más negar­le el dere­cho a actuar.

Deje­mos pues de seguir el guión que inten­tan mar­car­nos los esta­dos y sus cla­ses diri­gen­tes, lle­ván­do­nos a terre­nos move­di­zos para pos­te­rior­men­te, atra­par­nos con sus legis­la­cio­nes de excep­ción, que recor­de­mos, toda­vía no han sido dero­ga­das y que ame­na­zan con apli­car­se cada vez que un hecho, ya sea vio­len­to o no, ame­na­za la “esta­bi­li­dad del sis­te­ma”.

Mien­tras en Euro­pa se radi­ca­li­za la lucha de cla­ses, en Eus­kal Herria no se pue­de ejer­cer de bom­be­ro cada vez que la mise­ria social y polí­ti­ca gol­pea la cara de los tra­ba­ja­do­res vas­cos y los sec­to­res popu­la­res. Hay que man­te­ner la pre­cau­ción, al menos, ante tan­ta insis­ten­cia sobre unos hechos que sólo son “moti­vo de preo­cu­pa­ción” para los medios de comu­ni­ca­ción sis­té­mi­cos, que en el fon­do, inten­tan des­viar la aten­ción de los ver­da­de­ros dra­mas socio-polí­ti­cos que se están desa­rro­llan­do bajo este capi­ta­lis­mo que nos lle­va irre­me­dia­ble­men­te al abis­mo.

El 29 de Mar­zo, los tra­ba­ja­do­res vas­cos y el Movi­mien­to popu­lar tene­mos una cita inelu­di­ble con noso­tros mis­mos. Res­pon­dá­mo­nos como nos mere­ce­mos.

JO TA KE IRABAZI ARTE!!!

EHK (Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *