AHT Gel­di­tu se suma a la jor­na­da de huel­ga con­vo­ca­da para el día 29 de mar­zo.

Foto: Obras del TAV en Cadrei­ta, Nava­rra.

Nota de pren­sa de Adhe­sión de AHT Gel­di­tu! Elkar­la­na a la con­vo­ca­to­ria de Huel­ga Gene­ral del día 29 de mar­zo

TAV = Explo­ta­ción labo­ral
En medio de un pano­ra­ma deso­la­dor con 200.000 per­so­nas en paro en Hego Eus­kal Herria y más de 900.000 per­so­nas vivien­do en el umbral de la pobre­za, los dife­ren­tes gobier­nos siguen argu­men­tan­do que el TAV es una de las sali­das de la cri­sis. Sin embar­go la reali­dad es tozu­da: el TAV es sinó­ni­mo de explo­ta­ción labo­ral. Los con­tra­tos rea­li­za­dos están fue­ra de los con­ve­nios labo­ra­les de Eus­kal Herria, habla­mos de jor­na­das de más de 12 horas y bajo unas con­di­cio­nes de inse­gu­ri­dad labo­ral que has­ta el momen­to han pro­vo­ca­do la muer­te de 5 tra­ba­ja­do­res y heri­das gra­ves a 8. Ante la actual rece­sión con­vie­ne recor­dar que los perío­dos de cri­sis sue­len ser la mejor oca­sión para la intro­duc­ción de polí­ti­cas agre­si­vas que pri­man la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de empleo y el des­pi­do libre. La cri­sis de hoy es una agre­sión en toda regla de los gran­des empre­sa­rios y diri­gen­tes polí­ti­cos, y es su excu­sa para que aumen­ten su poder de for­ma des­me­di­da, por ello no dudan en apro­bar refor­mas labo­ra­les aje­nas a los tra­ba­ja­do­res.

TAV = Des­pil­fa­rro
El cos­te total de la Y vas­ca y del corre­dor nava­rro de alta velo­ci­dad ron­dan los 9.000 millo­nes de euros. Un autén­ti­co des­pil­fa­rro que tan­to el gobierno de Gas­teiz como el de Iru­ñea están impul­san­do en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca con el fin de empan­ta­nar las obras del TAV en una polí­ti­ca irre­ver­si­ble de hechos con­su­ma­dos, a pesar de que toda­vía que­dan por adju­di­car los tra­mos más com­ple­jos y caros de las obras de pla­ta­for­ma, ade­más de las vías, la elec­tri­fi­ca­ción, ser­vi­cios auxi­lia­res, y los acce­sos a capi­ta­les.

TAV = Recor­tes socia­les
El Gobierno Nava­rro se va a gas­tar este año 134 millo­nes de euros en el TAV, 6,5 veces más que lo que va a des­ti­nar al eus­ke­ra, al Ins­ti­tu­to de la Salud Labo­ral y al Ins­ti­tu­to de la Mujer. Se van a gas­tar en el TAV 2,5 veces más que lo que des­ti­nan a la UPNA, y 8 veces más que lo que dedi­can a ren­ta bási­ca. Y todo esto cuan­do en Nava­rra hay más de 52.000 per­so­nas para­das y más de 7500 fami­lias sin nin­gún ingre­so. En la CAV el Gobierno Vas­co va a des­ti­nar al TAV 380 millo­nes de euros. Se van a gas­tar 22 veces más que lo des­ti­na­do a Ayu­das de Emer­gen­cia Social y 1,4 veces más que lo des­ti­na­do a ren­ta bási­ca. Se gas­ta­rán 50 veces más que lo inver­ti­do en mejo­rar el ferro­ca­rril con­ven­cio­nal, 13 veces más que las inver­sio­nes en edu­ca­ción infan­til y pri­ma­ria y casi 10 veces más que las inver­sio­nes en edu­ca­ción secun­da­ria y en FP.

TAV = Rui­na = Pelo­ta­zos
Todo esto y la rui­na que han demos­tra­do ser otras líneas de TAV y otras gran­des infra­es­truc­tu­ras inú­ti­les como aero­puer­tos vacíos, es sufi­cien­te para des­mon­tar los argu­men­tos de que el TAV es la pana­cea con­tra el des­em­pleo y la cri­sis eco­nó­mi­ca. No es casua­li­dad que el Esta­do espa­ñol sea líder euro­peo en kiló­me­tros de auto­pis­tas, auto­vías y alta velo­ci­dad, y a la vez enca­be­ce el ran­king en des­em­pleo y pro­fun­di­dad de la cri­sis. ¿No será que el TAV es una moder­na for­ma de expo­lio? Ya es hora de des­per­tar del enga­ño de que las gran­des infra­es­truc­tu­ras traen rique­za, empleo y bien­es­tar. Tal vez lo trai­gan, si, pero a sus pro­mo­to­res.

TAV = Socie­dad eli­tis­ta
El TAV no es otro pelo­ta­zo más fru­to de la com­pli­ci­dad entre el sec­tor de la cons­truc­ción y la admi­nis­tra­ción públi­ca, sino que la alta velo­ci­dad es el buque insig­nia de un mode­lo social que resul­ta impen­sa­ble sin la movi­li­dad gene­ra­li­za­da de mer­can­cías y per­so­nas. Un mode­lo social basa­do en refor­zar las gran­des metró­po­lis, des­tru­yen­do el terri­to­rio y los modos de vida que en él se dan. El TAV per­ju­di­ca a los habi­tan­tes de los pue­blos, ya que don­de ha lle­ga­do ha hecho des­apa­re­cer las líneas de tren con­ve­cio­na­les cuyos bille­tes eran aún ase­qui­bles. El TAV no es otra cosa que un tren para eje­cu­ti­vos y eli­tes eco­nó­mi­cas que se pue­den per­mi­tir pagar el alto pre­cio del bille­te. A pesar de que en el esta­do espa­ñol nin­gu­na línea de alta velo­ci­dad es eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­ble, y que a día de hoy el TAV tie­ne serias difi­cul­ta­des en trans­por­tar mer­can­cías, año tras año vemos como la apues­ta por esta macro­in­fra­es­truc­tu­ra sigue vigen­te.

TAV = Des­truc­ción de la tie­rra que nos sus­ten­ta
Sin duda, sigue sien­do un buen momen­to para para­li­zar esta mega­ló­ma­na infra­es­truc­tu­ra. Dar con­ti­nui­dad a la cons­truc­ción del TAV supo­ne hipo­te­car el futu­ro del país, degra­dan­do la cali­dad de los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les y des­tru­yen­do la tie­rra sobre la que se sus­ten­tan los eco­sis­te­mas, la bio­di­ver­si­dad y nues­tro sus­ten­to.

AHT GELDITU ELKARLANA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *