Argen­ti­na: una mul­ti­tud rei­vin­di­có la memo­ria a 36 años de la dic­ta­du­ra- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

na04fo01.jpg

A 36 años del gol­pe de Esta­do del 24 de mar­zo de 1976, la con­sig­na prin­ci­pal fue por las com­pli­ci­da­des de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos con el terro­ris­mo de Esta­do. Hubo pedi­dos para que se ace­le­ren los jui­cios y se abran archi­vos.

Por Vic­to­ria Ginz­berg

“Los gru­pos eco­nó­mi­cos tam­bién fue­ron la dic­ta­du­ra”, decía la ban­de­ra que enca­be­zó la mar­cha con­vo­ca­da por Madres y Abue­las de Pla­za de Mayo, Fami­lia­res de Des­apa­re­ci­dos y Dete­ni­dos por Razo­nes Polí­ti­cas, Her­ma­nos de Des­apa­re­ci­dos por la Ver­dad y la Jus­ti­cia e Hijos (Hijos por la Iden­ti­dad y la Jus­ti­cia con­tra el Olvi­do y el Silen­cio) para con­me­mo­rar los 36 años del gol­pe mili­tar del 24 de mar­zo de 1976. Esa fue la con­sig­na prin­ci­pal de la movi­li­za­ción que reco­rrió ayer por la tar­de la Ave­ni­da de Mayo has­ta entrar en una Pla­za reple­ta. “Con los geno­ci­das en el poder se imple­men­tó un plan eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social y cul­tu­ral con­tra el pue­blo. Apo­yan­do e ins­ti­gan­do este gol­pe de Esta­do estu­vie­ron los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos. Exi­gi­mos jui­cio y cas­ti­go por­que fue­ron par­te de los que finan­cia­ron y se bene­fi­cia­ron. Se enri­que­cie­ron con la dic­ta­du­ra y fue­ron par­tí­ci­pes: sin ellos el geno­ci­dio no hubie­ra sido posi­ble”, leye­ron lue­go inte­gran­tes de los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos des­de el esce­na­rio.

La cita era para la seis de la tar­de, pero las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, socia­les y estu­dian­ti­les comen­za­ron a con­cen­trar­se des­de mucho antes. La colum­na de La Cám­po­ra en Alsi­na y Ave­ni­da de Mayo iba cre­cien­do detrás de una ban­de­ra con la leyen­da “demo­cra­cia y sobe­ra­nía” y dos muñe­cos gran­des de Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner. Los miem­bros de Koli­na, la agru­pa­ción que res­pon­de a Ali­cia Kirch­ner, se jun­ta­ron con sus pan­car­tas ver­des alre­de­dor del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social. Tam­bién se fue­ron aco­mo­dan­do, entre muchos otros, el Movi­mien­to Evi­ta, la Mar­tín Fie­rro, la Corrien­te Nacio­nal de la Mili­tan­cia, la JP des­ca­mi­sa­dos, Miles, La Sca­la­bri­ni, el Par­ti­do Comu­nis­ta y Nue­vo Encuen­tro, con Mar­tín Sab­ba­te­lla y Car­los Heller a la cabe­za, la CTA y la Juven­tud Sin­di­cal de la CGT y la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Secun­da­rios.

Los HIJOS, con sus car­te­les con la gorra y la leyen­da por jui­cio y cas­ti­go, esta­ban al lado de las Madres y Abue­las que levan­ta­ban la lar­ga ban­de­ra azul con las fotos de los des­apa­re­ci­dos. Alre­de­dor de ellos se ubi­ca­ron el Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les (CELS), la Asam­blea Per­ma­nen­te por los Dere­chos Huma­nos (APDH), el Archi­vo por la Memo­ria y la Diver­si­dad Sexual, los fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos japo­ne­ses y de los dete­ni­dos des­apa­re­ci­dos de la Igle­sia de la San­ta Cruz. La Aso­cia­ción Argen­ti­na de Acto­res lle­va­ba silue­tas con nom­bres de los acto­res des­apa­re­ci­dos. Ade­lan­te, la escue­la de per­cu­sión La Chi­lin­ga mar­có el rit­mo con sus “tam­bo­res en lucha”, como decían las reme­ras de sus inte­gran­tes. De hecho, muchas de las reme­ras de los que mar­cha­ron ayer lla­ma­ban la aten­ción. Eran como una segun­da ban­de­ra o, para algu­nos, la pri­me­ra. La de Miles (de Luis D“Elía) eran ama­ri­llas, había varios moti­vos de La Cám­po­ra (según la regio­nal), muchas con la leyen­da “Yo me pon­go la cami­se­ta por el jui­cio y cas­ti­go”, de HIJOS y de Tea­tro por la Iden­ti­dad. Un gran­do­te tenía un mode­lo negro que en la espal­da decía “yo lo vi” y en la pan­za la foto de Nés­tor Kirch­ner miran­do como el ex jefe del Ejér­ci­to Rober­to Ben­di­ni baja­ba, subi­do a un ban­qui­to, el cua­dro del dic­ta­dor Jor­ge Rafael Vide­la. “Bajan­do un cua­dro, for­mas­te miles”, decía en la mis­ma línea un volan­te de La Cám­po­ra.

Poco des­pués de las cin­co, el lugar se pobló de per­so­nas sin per­te­nen­cia a orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, estu­dian­ti­les o gre­mia­les, que lle­ga­ban a acom­pa­ñar los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos. Había quie­nes traían sus bici­cle­tas o los mates. Y un joven has­ta lle­vó a su perro. Levan­ta­ban cáma­ras digi­ta­les o celu­la­res. Un señor ves­ti­do con tra­je gris de verano, som­breo y un habano fil­ma­ba con su Ipad. Estu­vie­ron el jefe de gabi­ne­te, Juan Manuel Abal Medi­na, que se sacó fotos con quie­nes se lo pedían y la minis­tra de Segu­ri­dad, Nil­da Garré.

La mar­cha arran­có lue­go de que ter­mi­na­ra la pri­me­ra movi­li­za­ción de la jor­na­da, enca­be­za­da por agru­pa­cio­nes de izquier­da. “Las dife­ren­cias no son por kirch­ne­ris­mo o anti­kirch­ne­ris­mo, por­que las dos mar­chas exis­tían antes del kirch­ne­ris­mo. Sur­gie­ron por la inca­pa­ci­dad de sin­te­ti­zar pos­tu­ras polí­ti­cas ante coyun­tu­ras y las dife­ren­cias hicie­ron a que un año las Madres no pudie­ran leer su dis­cur­so. Pen­sa­mos igual sobre el terro­ris­mo de Esta­do y a lo mejor pode­mos pen­sar igual en otras cosas. No-sotros cri­ti­ca­mos la Ley Anti­te­rro­ris­ta, pero no pode­mos decir que hay un polí­ti­ca repre­si­va por par­te del gobierno nacio­nal. De todas for­mas, el 24 de mar­zo es un día para que mar­che todo el mun­do, más allá de cuán­tas mar­chas haya, es la movi­li­za­ción más impor­tan­te del año”, refle­xio­na­ba Pau­la Maro­ni, mien­tras sos­te­nía la ban­de­ra de HIJOS.

Los mani­fes­tan­tes avan­za­ron por una ave­ni­da cer­ca­da (“el galli­ne­ro”, dije­ron des­pués des­de el esce­na­rio”) por las vallas de la carre­ra del TC que se corre­rá el pró­xi­mo domin­go. Pero las rejas fue­ron uti­li­za­das por gen­te que se subía para aplau­dir, para col­gar pan­car­tas y dibu­jos. Fren­te a la sede del gobierno por­te­ño, la movi­li­za­ción le dedi­có unos can­tos poco agra­da­bles a Mau­ri­cio Macri. Pero la estro­fa más corea­da duran­te la jor­na­da fue “Como a los nazis, les va a pasar, a don­de vayan los ire­mos a bus­car”.

La ban­de­ra con las fotos de los des­apa­re­ci­dos entró a la Pla­za acom­pa­ña­da por el clá­si­co “Madres de la Pla­za, el pue­blo las abra­za”. La mul­ti­tud lle­na­ba el lugar y se exten­día por las calles cer­ca­nas cuan­do des­de el esce­na­rio se comen­zó a leer el docu­men­to con­sen­sua­do por las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos con­vo­can­tes. Mar­ta Váz­quez, Taty Almei­da y Hay­deé Gar­cía de Gas­te­lú, de Madres Línea Fun­da­do­ra; Este­la Car­lot­to, de Abue­las; Lita Boi­tano, de Familiares,y Car­los Piso­ni y Agus­tín Cetrán­go­lo, de HIJOS, fue­ron algu­nos de los que se tur­na­ron en la tarea. En la línea de la con­vo­ca­to­ria prin­ci­pal, se men­cio­nó, entre otras, a las empre­sas Ford, Mer­ce­des-Benz, Acin­dar, Cla­rín, La Nación, Loma Negra, La Veloz del Nor­te, Astar­sa, Papel Pren­sa y el Ban­co de Ita­lia como cóm­pli­ces y bene­fi­cia­rias del terro­ris­mo de Esta­do. Hubo tam­bién un agra­de­ci­mien­to espe­cial al Equi­po Argen­tino de Antro­po­lo­gía Foren­se, cuya tarea per­mi­tió que se iden­ti­fi­quen 515 des­apa­re­ci­dos y un pedi­do para que la Jus­ti­cia ace­le­re el pro­ce­so de juz­ga­mien­to de los repre­so­res –“ya son 273 los geno­ci­das con­de­na­dos, pero no hay un empre­sa­rio entre ellos. Nece­si­ta­mos que la Jus­ti­cia avan­ce más, por­que muchas de las con­de­nas no están fir­mes”– y para que se des­cla­si­fi­quen todos los archi­vos de la dic­ta­du­ra per­te­ne­cien­tes a las fuer­zas arma­das y de segu­ri­dad nacio­na­les y pro­vin­cia­les y los de la SIDE.

Duran­te el dis­cur­so, se hicie­ron crí­ti­cas a Macri: “Un pro­yec­to de exclu­sión, con pato­tas para eje­cu­tar des­alo­jos vio­len­tos, con una infra­es­truc­tu­ra para escu­chas ile­ga­les, con una poli­cía dise­ña­da por el repre­sor Jor­ge ‘Fino’ Pala­cios y un mode­lo de edu­ca­ción y salud para pocos”. Los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos ase­gu­ra­ron que “des­de 2003 a esta par­te, el país ha avan­za­do mucho en mate­ria de pro­mo­ción y defen­sa de los dere­chos huma­nos”, men­cio­na­ron como una medi­da impor­tan­te “orde­nar la no repre­sión de la pro­tes­ta social” y elo­gia­ron la alian­za del “gobierno nacio­nal y popu­lar de Cris­ti­na” con Boli­via, Uru­guay, Para­guay, Bra­sil, Ecua­dor y Vene­zue­la, pero tam­bién cri­ti­ca­ron la Ley Anti­te­rro­ris­ta. “Que­re­mos seguir dan­do ejem­plo ante el mun­do en mate­ria de dere­chos huma­nos, medi­das así nos ale­jan de este camino”, seña­la­ron.

Tam­bién hubo lugar para men­cio­nar la gue­rra de Mal­vi­nas y reco­no­cer a los sol­da­dos que fue­ron tor­tu­ra­dos por sus supe­rio­res y para recla­mar el escla­re­ci­mien­to de la des­apa­ri­ción de Julio López, Luciano Arru­ga y Mari­ta Verón –víc­ti­ma de la tra­ta– y del ase­si­na­to de Mariano Ferrey­ra.

Sobre el final se escu­chó: “Lle­ga­mos acá otro 24 de mar­zo más. Eso es por­que este pue­blo se com­pro­me­te cada vez más con la demo­cra­cia. Somos la his­to­ria impa­ra­ble de este pue­blo que no dará ni un solo paso atrás, que no per­mi­ti­rá nin­gún atro­pe­llo, que segui­rá su camino con las ban­de­ras bien en alto para lle­var­las a la vic­to­ria. Acá esta­mos para seguir cons­tru­yen­do todos jun­tos una lati­noa­mé­ri­ca con más memo­ria, ver­dad y jus­ti­cia”.

Ellas y el fes­te­jo

Por Mario Wain­feld

Ima­gen: Télam.
El día es res­plan­de­cien­te, fácil es che­quear­lo y con­sig­nar­lo. Poner­le núme­ro a la mul­ti­tud resul­ta más difí­cil de lo habi­tual. Hay una segui­di­lla de actos (en algún momen­to, dos pal­cos dife­ren­tes mon­ta­dos en la Pla­za de Mayo), gru­pos de mani­fes­tan­tes dis­per­sos por varias ave­ni­das. Algu­nos van pegan­do la vuel­ta pero len­ti­fi­can el regre­so para obtu­rar o demo­rar la lle­ga­da de otros. Hay com­pe­ten­cia, chi­ca­nas, com­pe­ten­cias cora­les a ver quién alza más la voz, muy oca­sio­nal­men­te un par de piñas. Es un acto plu­ra­lis­ta, con una con­cu­rren­cia enor­me, para nada uni­for­me, mul­ti­par­ti­da­rio. No hay uni­dad, ni pare­ce un acto sue­co (o lo que uno supo­ne que es un acto sue­co) pero se rebo­sa vida.

El ver­bo para expli­car qué hacen los que pro­ta­go­ni­zan el 24 de mar­zo siem­pre gene­ra difi­cul­ta­des. “Recuer­dan” sue­na ambi­guo. “Con­me­mo­ran” evo­ca a locu­to­res ofi­cia­les o direc­to­ras de escue­la. El cli­ma en ave­ni­das y calles apor­ta otro voca­blo, que pare­ce exó­ti­co pero arri­ma mejor a lo que pasa: la mul­ti­tud (se) fes­te­ja. No olvi­da, cla­ro. No renie­ga de los recla­mos de Ver­dad y Jus­ti­cia, no baja las ban­de­ras o estan­dar­tes con imá­ge­nes de com­pa­ñe­ros des­apa­re­ci­dos. No fal­tan lágri­mas pero hay más risas, bati­fon­do, abra­zos, espe­cu­la­cio­nes entu­sias­tas acer­ca del núme­ro de par­ti­ci­pan­tes. Se cele­bra, aun­que parez­ca exó­ti­co. Veri­fi­car el dato es más sen­ci­llo que expli­car­lo, siem­pre lo es. En la oca­sión, el cro­nis­ta supo­ne que se fes­te­jan los avan­ces, los jui­cios, las con­de­nas, la reno­va­ción siem­pre cre­cien­te de la asis­ten­cia. Los anti­guos actos de resis­ten­cia, de aguan­te, de no bajar las ban­de­ras per­sis­ten en el fol­klo­re y en muchas con­sig­nas. Pero quie­nes avan­zan hacia la Pla­za fes­te­jan que avan­zan, a secas.

La Chi­lin­ga, la escue­la de per­cu­sión en la que baten el par­che y mucho más una bocha de chi­cos y chi­cas, alar­dea: lle­va “16 años de lucha”. Es sin­to­má­ti­ca la fecha de naci­mien­to: segu­ra­men­te la eco­lo­gía de las movi­li­za­cio­nes del 24 de mar­zo pegó un vira­je en el vigé­si­mo ani­ver­sa­rio, allá por 1996. Tomó color, amplió el tra­di­cio­nal círcu­lo de ini­cia­dos, agre­gó bulla.

Cua­tro gene­ra­cio­nes se entre­ve­ran, si se hace bien la cuen­ta: la de Madres y Abue­las, la de los seten­tis­tas, la de sus hijos, la de los nie­tos. Estos, cla­ro, van en bra­zos o en coche­ci­to. Las calles están col­ma­das pero nada impi­de que las fami­lias cami­nen, que los bares estén abier­tos y hagan su agos­to, que los super­mer­ca­di­tos ago­ten bebi­das y jugos. Has­ta turis­tas hay. Si igno­ra­ran el moti­vo de la con­vo­ca­to­ria y se les con­ta­ra qué se con­me­mo­ra, les cos­ta­ría creer­lo. Entre tan­to, pue­den dar­le a la garra­pi­ña­da y al cho­ri, que son más ricos en días así.

- – -

Hay que ver y aplau­dir has­ta enro­je­cer las pal­mas y los ojos la colum­na de los orga­nis­mos. Siem­pre hay que ver­la. El batir de La Chi­lin­ga ayu­da a ubi­car­la. Hora­cio Pie­tra­ga­lla, el nie­to recu­pe­ra­do que es dipu­tado nacio­nal por el Fren­te para la Vic­to­ria bonae­ren­se, tra­ta de con­du­cir al con­jun­to, alta­voz en mano. Goza de una ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va, que el cro­nis­ta envi­dia en silen­cio: es muy lun­go, quie­nes cono­cie­ron a su padre cuen­tan que era idén­ti­co. Los turis­tas no reco­no­ce­rían en ese pibe, enfras­ca­do en su labor mili­tan­te, a un señor legis­la­dor. Pie­tra­ga­lla les pide a los com­pa­ñe­ros que no se apu­ren, no hay espa­cio ade­lan­te. Alguien le pega el gri­to: “Empu­ja­los vos, que tenés fue­ros”. Todos ríen, inclui­do el suso­di­cho. La colum­na espe­ra, se toma su tiem­po: es con­sa­bi­do que las Vie­jas siem­pre entran, siem­pre se les hace lugar. La Pla­za es suya, des­de la noche de la dic­ta­du­ra has­ta esta eta­pa ines­pe­ra­da. Eso sí: jamás estu­vie­ron tan acom­pa­ña­das.

Hay Madres y Abue­las que avan­zan en auto, otras patean como en los bue­nos tiem­pos. Nora Cor­ti­ñas y Tati Almey­da de Línea Fun­da­do­ra, sin ir más lejos. ¿Cuán­tos kiló­me­tros habrán reco­rri­do Nora y Tati sin des­fa­lle­cer, sin resig­nar­se, sin per­der la ale­gría de la lucha? El cro­nis­ta se acer­ca a Nora, cada vez más chi­qui­ta y vivaz, la besa, se excu­sa: omi­tió feli­ci­tar­la en su cum­plea­ños, el 22 de mar­zo. Nori­ta absuel­ve: “Tenés todo el año para feli­ci­tar­me”. Cum­plió 82. Cor­ti­ñas y Almei­da siem­pre son­ríen, ayer reían mien­tras miles y miles las vito­rea­ban.

- – -

La mira­da pano­rá­mi­ca y varias horas de cami­na­ta no alcan­zan para dar debi­da cuen­ta de todas las agru­pa­cio­nes o fuer­zas polí­ti­cas que com­par­ten, con mejo­res o peo­res modos, el espa­cio. La rese­ña es imper­fec­ta y muy incom­ple­ta. Des­de la CGT has­ta La Cám­po­ra. Imá­ge­nes del Che Gue­va­ra, de Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner, de John William Cooke. Insig­nias de la Juven­tud Radi­cal y has­ta un gru­pe­te del ARI. Todos suman y colo­rean. Ban­de­ras celes­tes y blan­cas, rojas, has­ta con hoz y mar­ti­llo. Ban­de­ras de paí­ses her­ma­nos, uru­gua­yas por doquier. No cami­nan jun­tos, sólo uni­fi­can con­sig­nas cuan­do pri­ma el común deno­mi­na­dor anti­dic­ta­to­rial.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

ARGENTINA

GIGANTESCA MOVILIZACION DEL ESPACIO

POR LA MEMORIA, LA VERDAD Y LA JUSTICIA

La izquier­da no ofi­cia­lis­ta movió dece­nas de miles

La movi­li­za­ción fue de Con­gre­so a Pla­za de Mayo. Los par­ti­dos de izquier­da apor­ta­ron las colum­nas más gran­des. Par­ti­ci­pa­ron nume­ro­sos gru­pos de arte, dan­za y tea­tro. Los radi­ca­les fue­ron y les can­ta­ron de todo. Con­clu­yó con un docu­men­to crí­ti­co al Gobierno.

En la mar­cha del Espa­cio por la Memo­ria, la Ver­dad y la Jus­ti­cia hubo mayo­ría de jóve­nes.

Los par­ti­dos de izquier­da mar­cha­ron cerran­do la movi­li­za­ción de ayer del Espa­cio por la Memo­ria, la Ver­dad y la Jus­ti­cia. Lle­va­ron las colum­nas más gran­des, pero lo impac­tan­te fue otra cosa: la enor­me can­ti­dad de gru­pos –colec­ti­vos de arte, cen­tros cul­tu­ra­les, de tea­tro, de dan­za, de per­cu­sión– que habían lle­ga­do para enca­be­zar las pri­me­ras cua­dras de la mar­cha a la Pla­za. A las cua­tro de la tar­de, la Ave­ni­da de Mayo se con­vir­tió en un esce­na­rio móvil. De gol­pe, detrás de unas ban­de­ras con los nom­bres de los des­apa­re­ci­dos pasa­ban cien per­so­nas con reme­ras blan­cas, bai­lan­do una coreo­gra­fía sin nin­gún car­tel. O de entre las cabe­zas de la mul­ti­tud un gru­po de mala­ba­ris­tas tira­ban al aire sus cla­vas rojas, para vol­ver­las a aga­rrar en el momen­to en que una chi­ca de toga y pelu­ca ental­ca­da cru­za­ba corrien­do la ave­ni­da, como pri­mer acto de una obra de tea­tro impro­vi­sa­da en la calle. Así abrió la pri­me­ra de las dos mar­chas que lle­ga­ron has­ta la Pirá­mi­de de Mayo por el 24 de mar­zo.

Los par­ti­dos de izquier­da y agru­pa­cio­nes uni­ver­si­ta­rias, que tuvie­ron una movi­li­za­ción como pocas veces (cuan­do comen­zó el acto había más de media pla­za lle­na y varias cua­dras copa­das) arran­ca­ron la jor­na­da fren­te al Con­gre­so. Con­vo­ca­dos por el Encuen­tro Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia, que reúne a más de 300 gru­pos, empe­za­ron a cami­nar len­ta­men­te a las 16. El Pre­mio Nobel de la Paz, Adol­fo Pérez Esqui­vel, mar­cha­ba al fren­te jun­to con los diri­gen­tes más repre­sen­ta­ti­vos de la izquier­da, como Jor­ge Alta­mi­ra, últi­mo can­di­da­to pre­si­den­cial del Fren­te de Izquier­da. Mez­cla­do entre ellos se vio a Lean­dro Des­pouy, titu­lar de la Audi­to­ría Gene­ral de la Nación, a la dipu­tada Vic­to­ria Don­da, al actor Manuel Callau y al can­tan­te de Calle 13, René Pérez Joglar. El que no la pasó bien fue Ricar­do Gil Lave­dra: los mili­tan­tes trots­kis­tas, lue­go de recor­dar­le el rol de la UCR en las leyes de Pun­to Final y Obe­dien­cia Debi­da, le pidie­ron que se reti­ra­ra.
El Espa­cio reúne a las orga­ni­za­cio­nes crí­ti­cas del kirch­ne­ris­mo. En el docu­men­to con­sen­sua­do que leye­ron des­de un pal­co mon­ta­do de espal­das a la Casa Rosa­da no aho­rra­ron cues­tio­na­mien­tos a la ges­tión pre­si­den­cial, repu­dia­ron la san­ción de la ley anti­te­rro­ris­ta y advir­tie­ron sobre la judi­cia­li­za­ción de las luchas socia­les. “Denun­cia­mos que el gobierno nacio­nal des­plie­ga des­de hace lar­go tiem­po una polí­ti­ca repre­si­va y de cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta”, seña­la­ron en este sen­ti­do, para adver­tir que en el país “ya hay más de cua­tro mil per­so­nas con cau­sas abier­tas” por haber par­ti­ci­pa­do en recla­mos.

René, el can­tan­te del gru­po puer­to­rri­que­ño Calle 13 mar­chó con la gen­te del Par­ti­do Obre­ro

Fue una mar­cha con mayo­ría de jóve­nes. Los cen­tros de estu­dian­tes de los cole­gios secun­da­rios lle­va­ron una pan­car­ta uni­fi­ca­do­ra, “en defen­sa de la edu­ca­ción públi­ca”, mien­tras que los uni­ver­si­ta­rios, más atrás, cami­na­ron jun­to a muchos docen­tes de la Cona­du His­tó­ri­ca. Tam­bién hubo una colum­na de ter­cia­rios. El tema es que los estu­dian­tes fue­ron tan­tos que, a la hora de entrar en la pla­za, demo­ra­ron el arran­que de los gru­pos que esta­ban atrás, y esto gene­ró que el orden de ingre­so a la pla­za se per­die­ra y que con la ansie­dad hubie­ra colum­nas que en lugar de espe­rar opta­ran por man­dar­se por las dia­go­na­les. La pér­di­da del orden de entra­da, que no es nove­dad en estas mar­chas mul­ti­tu­di­na­rias, le hizo pasar un mal rato a los radi­ca­les, que este año jun­ta­ron fuer­zas para lle­var mili­tan­tes a la movi­li­za­ción, con tan­ta mala suer­te que que­da­ron pega­dos a las colum­nas de la izquier­da. Como era de espe­rar, les can­ta­ron de todo, y si bien logra­ron lle­gar al Cabil­do, se tuvie­ron que aguan­tar una hora de con­sig­nas recor­dán­do­les al ex pre­si­den­te Raúl Alfon­sín, a la obe­dien­cia debi­da y el pun­to final.

“Vos que te la das de pro­gre­sis­ta /​votás la ley anti­te­rro­ris­ta”, can­ta­ron tam­bién en las colum­nas de los par­ti­dos de izquier­da, esta vez con des­tino al gobierno actual. El grue­so de las colum­nas toda­vía no había podi­do lle­gar has­ta el esce­na­rio cuan­do, por una cues­tión de tiem­po por­que ya era la hora en que la segun­da mar­cha tenía que comen­zar, los locu­to­res empe­za­ron a leer el docu­men­to del Encuen­tro. A modo de anti­ci­po de lo que sería su tono, las orga­ni­za­cio­nes que lo inte­gran habían dado a cono­cer en la sema­na un “infor­me sobre la situa­ción de los dere­chos huma­nos”, rea­li­za­do espe­cial­men­te para este 24. Con el eje pues­to en los casos de cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta, denun­cia­ron que del regis­tro que habla de 4000 per­so­nas con cau­sas judi­cia­les se des­pren­den varios datos. Por ejem­plo, que los recla­mos por cues­tio­nes labo­ra­les –es decir de tra­ba­ja­do­res– y por tie­rras –de los pue­blos ori­gi­na­rios– han sido los más cri­mi­na­li­za­dos. Y que en los últi­mos años, la ten­den­cia fue a agra­var las impu­tacio­nes, apli­can­do tipos pena­les más pesa­dos.

Al mar­gen del docu­men­to con­sen­sua­do, en la movi­li­za­ción se expre­sa­ron otros recla­mos enmar­ca­dos en un sen­ti­do amplio de los dere­chos huma­nos. El Fren­te Nacio­nal por la ley de Iden­ti­dad de Géne­ro, por ejem­plo, mar­chó con ese nor­te. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron los del Fren­te de Artis­tas del Bor­da; “Exclui­dos y olvi­da­dos somos des­apa­re­ci­dos”, plan­tea­ron en uno de sus car­te­les. En otro adver­tían que “si hay sen­ti­do común, hay otros sen­ti­dos posi­bles”.

Hubo mucha gen­te que mar­chó des­mar­ca­da de cual­quier gru­po. Padres con chi­cos en bici­cle­ta, fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos que fue­ron a la pla­za con la foto de su ser que­ri­do o con su nom­bre escri­to en un papel, pren­di­do al pecho. Gen­te que, como todos los años, avan­zó por las vere­das, a los cos­ta­dos de las colum­nas, con el acen­to pues­to en el ani­ver­sa­rio del gol­pe, pero sin mucha idea de las dife­ren­cias que se expre­sa­rían en una mar­cha con res­pec­to a la otra. Para muchos, tam­bién es par­te de la tra­di­ción de los 24 de mar­zo ir a las dos mar­chas. Como sea, la dimen­sión que tuvo pudo vol­ver a medir­se en lo difi­cul­to­so que fue lle­gar des­de el Con­gre­so a la Pla­za. Cuan­do en el pal­co ter­mi­na­ron de leer el docu­men­to, toda­vía había colum­nas que espe­ra­ban para entrar a cin­co cua­dras de dis­tan­cia de la pla­za.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​


ARGENTINA

HUBO ACTOS, MARCHAS Y HOMENAJES EN DISTINTAS CIUDADES

El recuer­do atra­ve­só el país

En Cór­do­ba y Jujuy las movi­li­za­cio­nes fue­ron mul­ti­tu­di­na­rias. En Bahía Blan­ca se reali­zó una cere­mo­nia en el pre­dio don­de fun­cio­nó el cen­tro clan­des­tino de deten­ción La Escue­li­ta. En Rosa­rio se plan­ta­ron nue­vos árbo­les en el Bos­que de la Memo­ria.

La mar­cha con­vo­ca­da con la Tupac Ama­ru en Jujuy reu­nió a más de cin­cuen­ta mil per­so­nas.

El ani­ver­sa­rio del gol­pe de Esta­do se recor­dó ayer con actos en todo el país. Quin­ce mil per­so­nas par­ti­ci­pa­ron en Cór­do­ba del Día de la Memo­ria en el espa­cio don­de fun­cio­nó La Per­la, el mayor cen­tro clan­des­tino de la pro­vin­cia. En Bahía Blan­ca, que vive su pri­mer jui­cio a repre­so­res, el acto fue en el pre­dio don­de fun­cio­nó La Escue­li­ta. En Jujuy, cin­cuen­ta mil per­so­nas mar­cha­ron para recla­mar la ace­le­ra­ción de los pro­ce­sos. “Vamos a con­ti­nuar acom­pa­ñan­do a las orga­ni­za­cio­nes has­ta tan­to se haga jus­ti­cia y los res­pon­sa­bles de los deli­tos de lesa huma­ni­dad vayan a la cár­cel”, expre­só Mila­gro Sala, refe­ren­te de la Tupac Ama­ru. El fis­cal y coor­di­na­dor de la Uni­dad Fis­cal de cau­sas de lesa huma­ni­dad, Jor­ge Auat, recor­dó que Jujuy y Cata­mar­ca son las úni­cas pro­vin­cias en las que toda­vía no se ini­cia­ron jui­cios por deli­tos come­ti­dos duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra.

El acto en Cór­do­ba tuvo una úni­ca ora­do­ra: Lucía Bona­fe, repre­sen­tan­te de HIJOS en la Comi­sión de la Memo­ria pro­vin­cial. “Nos encon­tra­mos en este espa­cio para hacer cuer­po y prác­ti­ca la lucha por la Memo­ria, la Ver­dad y la Jus­ti­cia”, des­ta­có Bona­fe. Resal­tó el valor de los espa­cios recu­pe­ra­dos y des­ta­có la deci­sión del ex pre­si­den­te Kirch­ner en 2007 de “hacer reali­dad una exi­gen­cia de la socie­dad cor­do­be­sa al recu­pe­rar el ex cen­tro de tor­tu­ra de La Per­la”. El acto se cerró con un reci­tal de León Gie­co.

El acto en Bahía Blan­ca fue orga­ni­za­do por la APDH jun­to con H.I.J.O.S. Eduar­do Hidal­go, secre­ta­rio de APDH y sobre­vi­vien­te de La Escue­li­ta, cele­bró los avan­ces en mate­ria judi­cial, aun­que reco­no­ció que “per­ma­ne­cen las ana­cró­ni­cas y nega­ti­vas prác­ti­cas que con­ti­núan unien­do a nivel local al poder his­tó­ri­co con­ser­va­dor, auto­ri­ta­rio o gol­pis­ta de la ciu­dad”.

En La Pla­ta, miem­bros de la aso­cia­ción Cla­ra Anahí hicie­ron una vigi­lia en la Casa-Museo Terug­gi-Maria­ni. “Per­ma­ne­ce­mos en silen­cio en home­na­je a los des­apa­re­ci­dos”, expli­có Elsa Pavón, vice­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción que enca­be­za Isa­bel Cho­ro­bik de Maria­ni, que estu­vo pre­sen­te en el acto. “La refle­xión es que pasa­ron 36 años y no olvi­da­mos, segui­mos pre­gun­tan­do qué pasó con nues­tra gen­te”, dijo. La comu­na pla­ten­se orga­ni­zó una “corre­ca­mi­na­ta” de tres kiló­me­tros en Pla­za Moreno. La Mul­ti­sec­to­rial La Pla­ta, Beris­so y Ense­na­da se con­cen­tró en Pla­za San Mar­tín. El PRO reali­zó una jor­na­da en Pla­za Mal­vi­nas, don­de se pro­yec­tó La Noche de los Lápi­ces.

Rosa­rio repi­tió su cere­mo­nia de plan­ta­ción de árbo­les para reno­var su com­pro­mi­so con los valo­res de liber­tad, jus­ti­cia y demo­cra­cia. El Bos­que de la Memo­ria fue crea­do en 1999 por el Museo de la Memo­ria pro­vin­cial. “Se tra­ta de una cere­mo­nia sim­bó­li­ca en la que este año se plan­ta­ron seis árbo­les, como tes­ti­mo­nio vivo de las jóve­nes gene­ra­cio­nes para que nun­ca más sean vul­ne­ra­dos los prin­ci­pios ele­men­ta­les de la dig­ni­dad huma­na”, des­ta­có Rubén Cha­ba­bo, direc­tor del museo.

El acto cen­tral en San Luis fue en pla­za Prin­gles, fren­te al mono­li­to con los nom­bres de los de- sapa­re­ci­dos pun­ta­nos. En la expla­na­da de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal se recor­dó al pri­mer rec­tor de esa casa, Mau­ri­cio Amíl­car López, des­apa­re­ci­do en dic­ta­du­ra, y a los pro­fe­so­res y alum­nos víc­ti­mas de la repre­sión ile­gal. En Mar del Pla­ta las acti­vi­da­des arrran­ca­ron a las tres de la madru­ga­da con la ento­na­ción del Himno en pla­za San Mar­tín y se eri­gió un Paseo de la Memo­ria con mues­tras de foto­gra­fía y pane­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *