Un nue­vo ciclo polí­ti­co – Iker Casanova

En los últi­mos meses la situa­ción polí­ti­ca vas­ca está vivien­do cam­bios de enor­me cala­do: el final de la lucha arma­da anun­cia­do por ETA, la cons­ti­tu­ción de alian­zas elec­to­ra­les sobe­ra­nis­tas, la cri­sis de cre­di­bi­li­dad del Esta­do espa­ñol y de los par­ti­dos que lo repre­sen­tan… que se unen a la quie­bra del res­pal­do al mar­co y a la fal­ta de legi­ti­mi­dad ori­gi­nal del entra­ma­do cons­ti­tu­cio­nal en nues­tro país. Ana­li­zan­do esta con­jun­ción de acon­te­ci­mien­tos des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca pode­mos hablar de un cam­bio de tiem­po polí­ti­co que daría ini­cio a un ter­cer ciclo en la moder­na lucha de Eus­kal Herria por su eman­ci­pa­ción nacional.

El pri­mer ciclo comien­za a fina­les de los años 50 del siglo pasa­do. En ese momen­to Eus­kal Herria esta­ba pade­cien­do los efec­tos de la polí­ti­ca fran­quis­ta que tenía como obje­ti­vo la eli­mi­na­ción de la iden­ti­dad vas­ca a tra­vés de un geno­ci­dio cul­tu­ral. Ante la inca­pa­ci­dad de otras fuer­zas polí­ti­cas para hacer fren­te a esta situa­ción y la sepa­ra­ción del nacio­na­lis­mo tra­di­cio­nal de las ideas pro­gre­sis­tas, sur­ge ETA y con ella la izquier­da aber­tza­le moder­na, como un nue­vo espa­cio ideo­ló­gi­co y organizativo.

En un pro­ce­so no exen­to de difi­cul­ta­des, ETA defi­ni­rá sus obje­ti­vos estra­té­gi­cos (inde­pen­den­cia y socia­lis­mo) y desa­rro­lla­rá su lucha a tra­vés de todos los fren­tes, inclu­yen­do la acti­vi­dad arma­da. Y, aun­que esa lucha va diri­gi­da a la con­se­cu­ción de esos obje­ti­vos estra­té­gi­cos, el ver­da­de­ro logro de esta eta­pa es neu­tra­li­zar y rever­tir la polí­ti­ca de des­truc­ción desa­rro­lla­da por el Esta­do espa­ñol, logran­do la super­vi­ven­cia y revi­ta­li­za­ción de la cul­tu­ra y de la iden­ti­dad nacio­nal vas­ca que años antes pare­cían con­de­na­das a su des­apa­ri­ción. En este pro­ce­so ETA jue­ga un papel deter­mi­nan­te, no solo por su inter­ven­ción direc­ta, sino tam­bién por su fun­ción de cata­li­za­dor polí­ti­co y revul­si­vo social. Al final de este perío­do sur­gen nue­vas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les den­tro del espec­tro ideo­ló­gi­co de la izquier­da aber­tza­le, con­so­li­dan­do la for­ta­le­za de este espa­cio político.

La refor­ma polí­ti­ca efec­tua­da en el Esta­do espa­ñol tras la muer­te de Fran­co, si bien no trae un esce­na­rio ple­na­men­te demo­crá­ti­co, sí cam­bia lo sufi­cien­te el con­tex­to como para hablar de un segun­do ciclo de lucha en Eus­kal Herria. En esta segun­da eta­pa la legi­ti­ma­ción ideo­ló­gi­ca del pro­yec­to espa­ño­lis­ta es mayor, ya que se basa en la ins­tau­ra­ción de un sis­te­ma for­mal­men­te demo­crá­ti­co y en la con­ce­sión de una amplia auto­no­mía admi­nis­tra­ti­va a los terri­to­rios vas­cos (con­ce­sión otor­ga­da con la inten­ción de fre­nar la pujan­za del inde­pen­den­tis­mo). La ame­na­za es aho­ra más sutil ya que la estra­te­gia del Esta­do no pasa por una repre­sión direc­ta de la cul­tu­ra vas­ca sino por la mar­gi­na­ción de sus ele­men­tos más pode­ro­sa­men­te iden­ti­ta­rios, bus­can­do su muer­te por ina­ni­ción, y el aco­mo­do del res­to den­tro de la estruc­tu­ra nacio­nal espa­ño­la para inten­tar la regio­na­li­za­ción de Eus­kal Herria.

La izquier­da aber­tza­le renun­cia­rá a acep­tar la legi­ti­mi­dad del nue­vo entra­ma­do cons­ti­tu­cio­nal y pon­drá todo su empe­ño en con­se­guir for­zar al Esta­do a un cam­bio del mar­co jurí­di­co-polí­ti­co que con­tem­ple la exis­ten­cia de la nación vas­ca y reco­noz­ca su dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. La con­cre­ción de este cam­bio que­da defi­ni­da en dife­ren­tes alter­na­ti­vas tác­ti­cas (Alter­na­ti­va KAS, Alter­na­ti­va Demo­crá­ti­ca) a cuya con­se­cu­ción supe­di­ta ETA el final de su acti­vi­dad armada.

Sin embar­go, y tras tres inten­tos frus­tra­dos de lle­gar a un acuer­do nego­cia­do entre ETA y el Esta­do espa­ñol (los lla­ma­dos pro­ce­sos de Argel, Liza­rra-Gara­zi y Loio­la) el final de este segun­do ciclo de con­fron­ta­ción, que se ha pro­lon­ga­do duran­te tres déca­das, no ha veni­do deter­mi­na­do por la con­se­cu­ción de estos obje­ti­vos tác­ti­cos sino por un replan­tea­mien­to inte­gral de la estra­te­gia polí­ti­ca deci­di­do por la izquier­da aber­tza­le de for­ma unilateral.

¿Supo­ne esto que esta eta­pa se cie­rra con una derro­ta polí­ti­ca? No lo creo. Aun­que el hecho de que ETA haya pues­to fin a su cam­pa­ña arma­da sin lograr unas con­tra­pres­ta­cio­nes expre­sa­men­te reco­no­ci­das por el Esta­do pue­de supo­ner un esce­na­rio for­mal­men­te dis­tin­to a lo rei­vin­di­ca­do duran­te este perío­do, la resis­ten­cia de la izquier­da aber­tza­le ha con­se­gui­do dos obje­ti­vos de impor­tan­cia cru­cial: el fra­ca­so de la estra­te­gia de regio­na­li­za­ción de Eus­kal Herria a tra­vés de la vía esta­tu­ta­ria y la ubi­ca­ción del inde­pen­den­tis­mo en la situa­ción de máxi­ma for­ta­le­za de su historia.

El pri­me­ro de los logros se visua­li­zó con cla­ri­dad a fina­les de los años 90 cuan­do las prin­ci­pa­les fuer­zas vas­cas que habían apo­ya­do los esta­tu­tos de auto­no­mía (EA, ELA y un sec­tor del PNV) y, de for­ma volun­ta­ria o invo­lun­ta­ria, habían cola­bo­ra­do en esa estra­te­gia de asi­mi­la­ción, mani­fes­ta­ron su des­mar­que de la línea esta­tu­ta­ria. A par­tir de ese momen­to se mate­ria­li­za­ba la posi­bi­li­dad de una nue­va polí­ti­ca de alian­zas entre las fuer­zas vas­cas que toma­ra el rele­vo a la lucha que en soli­ta­rio había man­te­ni­do la izquier­da aber­tza­le, refor­zan­do la via­bi­li­dad de la apues­ta sobe­ra­nis­ta. El pro­ce­so de Liza­rra-Gara­zi fue un pri­mer inten­to de explo­rar esa vía y aun­que su fra­ca­so demos­tró que la situa­ción no esta­ba aún madu­ra, mos­tró a todos, inclui­do al Esta­do, las posi­bi­li­da­des de un tra­ba­jo común de las fuer­zas polí­ti­cas vascas.

Fren­te a este esce­na­rio pleno de poten­cia­li­da­des, el ámbi­to de la con­fron­ta­ción arma­da se encon­tra­ba en una fase de estan­ca­mien­to. Ante la impo­si­bi­li­dad de las par­tes de alcan­zar una vic­to­ria mili­tar el con­flic­to esta­ba en una situa­ción de empa­te infi­ni­to. Pero ese empa­te en reali­dad ocul­ta­ba un reali­dad asi­mé­tri­ca, ya que dada la des­igual­dad de fuer­zas entre los con­ten­dien­tes el cos­te pro­por­cio­nal del man­te­ni­mien­to del con­flic­to era mucho mayor para la par­te vas­ca. Ade­más, mien­tras el con­flic­to con mayús­cu­las está estan­ca­do en este impas­se, absor­bien­do la mayor par­te de las ener­gías de la izquier­da aber­tza­le, las fuer­zas del sis­te­ma con­ti­nua­ban impo­nien­do su agen­da, pro­fun­di­zan­do en la ins­tau­ra­ción del mode­lo neo­li­be­ral, impul­san­do el desa­rro­llis­mo sal­va­je, con­vir­tien­do las ins­ti­tu­cio­nes en focos de corrup­ción y clien­te­lis­mo… diná­mi­ca que se vio faci­li­ta­da en la últi­ma déca­da tras la ins­tau­ra­ción de la polí­ti­ca de ile­ga­li­za­cio­nes con­tra las orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas. Este era un esce­na­rio cómo­do para el Esta­do que empie­za a sen­tir que una lucha arma­da de inten­si­dad con­tro­la­da es un cos­te asu­mi­ble para man­te­ner hipo­te­ca­do al movi­mien­to independentista.

En ese momen­to impor­tan­tes sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le empe­za­ron a pen­sar que el empa­te infi­ni­to supo­nía un apla­za­mien­to infi­ni­to en la con­se­cu­ción de sus obje­ti­vos y que una estra­te­gia de con­fron­ta­ción nue­va y más diná­mi­ca podía con­se­guir mejo­res resul­ta­dos. El fra­ca­so del pro­ce­so que lla­ma­mos de Loio­la supo­ne de algu­na for­ma el deto­nan­te para que el deba­te sobre la estra­te­gia se pon­ga en mar­cha. En la eta­pa en la que el ries­go era ser abdu­ci­dos por el sis­te­ma pos­fran­quis­ta, la cons­truc­ción de una mura­lla defen­si­va en torno al inde­pen­den­tis­mo era una bue­na opción. La estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar era esa mura­lla, pero lo que pro­te­ge tam­bién encie­rra y deli­mi­ta el espa­cio impo­si­bi­li­tan­do la expan­sión. Renun­ciar a la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar supo­ne salir de la pro­tec­ción de las trin­che­ras y tener que crear nue­vos ins­tru­men­tos ideo­ló­gi­cos y orga­ni­za­ti­vos, todo un desa­fío polí­ti­co e inte­lec­tual, pero una reade­cua­ción impres­cin­di­ble para apro­ve­char posi­bi­li­da­des que en el ante­rior esce­na­rio esta­ban vedadas.

Haber dado este paso nos sitúa en un ter­cer ciclo en la lucha de libe­ra­ción nacio­nal. Aho­ra, tras haber fre­na­do en un pri­mer ciclo el inten­to de des­truc­ción por par­te del fran­quis­mo y en un segun­do ciclo el de asi­mi­la­ción por par­te de la pseu­do­de­mo­cra­cia espa­ño­la, el obje­ti­vo de este ter­cer tiem­po debe ser la cons­truc­ción de la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria. Si alguien duda aún de quién ha sali­do ganan­do con esta deci­sión, que atien­da a la for­ma (espe­cial­men­te al dela­tor len­gua­je no ver­bal), con que los agen­tes polí­ti­cos vas­cos y espa­ño­les han afron­ta­do el ini­cio de este nue­vo tiem­po y verá dón­de encuen­tra ilu­sión, segu­ri­dad, satis­fac­ción y sere­ni­dad, y dón­de mie­do, ner­vio­sis­mo, agre­si­vi­dad y dudas.

Los pri­me­ros fru­tos de este cam­bio, en for­ma de éxi­tos elec­to­ra­les y exten­sión de algu­nos pos­tu­la­dos de la izquier­da aber­tza­le a nue­vos sec­to­res socia­les ya han lle­ga­do, pero eso es solo el prin­ci­pio de un lar­go camino. Aún hay muchos deba­tes y mucho tra­ba­jo por delan­te. Sufi­cien­te como para que todos y todas ten­ga­mos un papel que jugar. Eus­kal Herria afron­ta un nue­vo tiem­po polí­ti­co lleno de retos e inte­rro­gan­tes, de peli­gros, pero tam­bién de posi­bi­li­da­des has­ta aho­ra iné­di­tas. No es para el inde­pen­den­tis­mo de izquier­das un tiem­po de renun­cia, de aco­mo­da­mien­to o de rela­ja­ción: es un tiem­po de lucha. Una pelea que tras la des­ac­ti­va­ción de la lucha arma­da va a tener un gra­do menor de sufri­mien­to humano y qui­zás un menor com­po­nen­te emo­cio­nal, lo que para algu­nos pue­de supo­ner una razón para un menor gra­do de moti­va­ción. Pero no debe­mos olvi­dar que nues­tro obje­ti­vo es Eus­kal Herria, que todas las for­mas de lucha y todas las orga­ni­za­cio­nes no son más que ins­tru­men­tos que deben cum­plir el requi­si­to de la efi­ca­cia para ser emplea­dos, sin ape­gos vis­ce­ra­les, ni fide­li­da­des erra­das que con­fun­dan el ins­tru­men­to con el obje­ti­vo, ya que lo real­men­te impor­tan­te es que nues­tro pue­blo sea libre y tam­bién lo sean sus gen­tes. Esa es la ver­da­de­ra lucha y es la mis­ma hoy que ayer. Y hoy con mayo­res pers­pec­ti­vas de éxito.

PD: A Arte­mio Zar­co, lucha­dor incansable.

II

En mi ante­rior artícu­lo (GARA, 26−2−12) afir­ma­ba que la con­jun­ción de acon­te­ci­mien­tos de gran tras­cen­den­cia acae­ci­da en los últi­mos meses nos situa­ba ante un nue­vo ciclo polí­ti­co que podría cali­fi­car­se como el ter­cer gran perio­do en la moder­na lucha de libe­ra­ción nacio­nal de Eus­kal Herria. Tras haber supe­ra­do el inten­to de exter­mi­nio fran­quis­ta y el inten­to de asi­mi­la­ción de la pseu­do­de­mo­cra­cia espa­ño­la, nos encon­tra­mos aho­ra en la nece­si­dad de pasar a la ofen­si­va y de carac­te­ri­zar la nue­va eta­pa como la de la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Para ello hemos de dotar­nos de una nue­va estra­te­gia en los ámbi­tos de la cons­truc­ción nacio­nal y social y lue­go reade­cuar las estruc­tu­ras orga­ni­za­ti­vas a esa estrategia.

La pri­me­ra pre­gun­ta a la hora de defi­nir una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta via­ble es ¿cómo se con­si­gue la inde­pen­den­cia de una nación per­te­ne­cien­te a un esta­do euro­peo inter­na­cio­nal­men­te legi­ti­ma­do en pleno siglo XXI? Al mar­gen de lo que digan las leyes espa­ño­las, la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria lle­ga­rá cuan­do exis­ta una mayo­ría social amplia y blin­da­da en la socie­dad vas­ca que la desee fir­me­men­te y esté dis­pues­ta a luchar por ella y exis­ta una repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de esa mayo­ría com­pro­me­ti­da con la mate­ria­li­za­ción de esa volun­tad. De for­ma com­ple­men­ta­ria, pero tam­bién impres­cin­di­ble, se requie­re la exis­ten­cia de sóli­das bases para la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del nue­vo esta­do y la acep­ta­ción por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal del cam­bio de esta­tus. El plan­tea­mien­to de estos requi­si­tos no supo­ne un aban­dono del obje­ti­vo inde­pen­den­tis­ta ni una excu­sa para la inac­ti­vi­dad, sino que cons­ti­tu­ye una lis­ta de debe­res para el movi­mien­to soberanista.

El prin­ci­pal desa­fío de este pro­yec­to es la cons­truc­ción de una mayo­ría inde­pen­den­tis­ta. No debe­mos dejar­nos des­lum­brar por los éxi­tos elec­to­ra­les de la nue­va apues­ta polí­ti­ca, ya que más que un ensan­cha­mien­to real de la base inde­pen­den­tis­ta refle­jan un reagru­pa­mien­to del voto aber­tza­le de izquier­das has­ta aho­ra frag­men­ta­do. El cam­bio que nece­si­ta­mos es un cam­bio socio­ló­gi­co estruc­tu­ral que requie­re su tiem­po. El reto con­sis­te en for­ta­le­cer las bases cul­tu­ra­les, socia­les y sim­bó­li­cas de la iden­ti­dad vas­ca para atraer al inde­pen­den­tis­mo a sec­to­res que has­ta aho­ra están inde­ci­sos y socia­li­zar en cla­ve vas­ca a las nue­vas gene­ra­cio­nes. El nue­vo ciclo ofre­ce opor­tu­ni­da­des iné­di­tas para las polí­ti­cas de alian­zas, el tra­ba­jo ins­ti­tu­cio­nal y la lucha ideo­ló­gi­ca, de tal for­ma que esta tarea que has­ta aho­ra hemos veni­do lla­man­do cons­truc­ción nacio­nal podría empren­der­se a una esca­la mucho mayor que has­ta la fecha.

En el ámbi­to social nos encon­tra­mos en un momen­to his­tó­ri­co com­pli­ca­do, con la con­fluen­cia de dos reali­da­des con­tra­dic­to­rias: por un lado apa­re­ce una pro­fun­da cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que en lo que nos toca más cer­ca se ve ya inca­paz de sos­te­ner los nive­les de con­su­mo y asis­ten­cia­li­dad que has­ta aho­ra ha uti­li­za­do como ele­men­to de con­trol ideo­ló­gi­co de las cla­ses popu­la­res, y por otro, nos encon­tra­mos con la fal­ta de una alter­na­ti­va sis­té­mi­ca sóli­da des­de la izquier­da, las­tra­da aún por la caí­da del socia­lis­mo real y mina­da por déca­das de influen­cia social del pen­sa­mien­to único.

Esta reali­dad dual nos obli­ga a gene­rar pro­pues­tas a un doble nivel, tan­to en la defen­sa de las con­quis­tas y dere­chos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como en la for­mu­la­ción de un para­dig­ma socio­eco­nó­mi­co alter­na­ti­vo. En este últi­mo terreno, la izquier­da aber­tza­le ha de recla­mar un mode­lo que deno­mi­na­mos socia­lis­mo, lo sufi­cien­te­men­te defi­ni­do como para evi­den­ciar que habla­mos de un sis­te­ma polí­ti­co-eco­nó­mi­co dife­ren­te al capi­ta­lis­mo (jus­ti­cia social, demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, res­pe­to al pla­ne­ta, des­apa­ri­ción del patriar­ca­do, peso deter­mi­nan­te de lo públi­co en la eco­no­mía…), pero igual­men­te abier­to a mati­za­cio­nes e inclu­so inde­ter­mi­na­cio­nes para evi­tar que dife­ren­cias ideo­ló­gi­cas estra­té­gi­cas inter­fie­ran en la impres­cin­di­ble con­fluen­cia tác­ti­ca de todos los sec­to­res de la izquier­da. Igual­men­te es nece­sa­rio tra­ba­jar en la crea­ción de espa­cios que anti­ci­pen ese mode­lo socia­lis­ta, como expe­rien­cias de demo­cra­cia direc­ta, crea­ción de redes de pro­duc­ción-dis­tri­bu­ción alter­na­ti­vas, pues­ta en mar­cha de pro­yec­tos de eco­ur­ba­nis­mo, etc.

La izquier­da aber­tza­le debe rei­vin­di­car con orgu­llo su his­to­ria y sus señas de iden­ti­dad, man­te­ner sus valo­res éti­cos, su cul­tu­ra mili­tan­te y sus prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos, pero debe reno­var su estra­te­gia y su mode­lo orga­ni­za­ti­vo para ade­cuar­lo a las nece­si­da­des de esta nue­va fase. Esta reno­va­da izquier­da aber­tza­le ha de con­ver­tir­se en el núcleo de una gran alian­za inde­pen­den­tis­ta-pro­gre­sis­ta con voca­ción de con­ver­tir­se en la fuer­za polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria de Eus­kal Herria y alcan­zar la ges­tión del mayor espa­cio ins­ti­tu­cio­nal posi­ble, siem­pre des­de la cone­xión y la com­ple­men­ta­rie­dad con los movi­mien­tos sociales.

En esa línea, las alian­zas elec­to­ra­les que has­ta aho­ra se han estruc­tu­ra­do con gran éxi­to debe­rían ten­der hacia la crea­ción de una pla­ta­for­ma esta­ble de tra­ba­jo para todos los inde­pen­den­tis­tas de izquier­da. Una coa­li­ción con un nom­bre y un pro­yec­to tác­ti­co defi­ni­do con la cual ini­ciar un lar­go ciclo de acu­mu­la­ción de fuer­zas elec­to­ral y social. Esta alian­za polí­ti­ca debe­ría tra­tar de con­ver­tir­se en la fuer­za de gobierno más pro­gre­sis­ta de Euro­pa y en ella ten­drían cabi­da des­de que el aspi­re a una refor­ma en pro­fun­di­dad del actual sis­te­ma polí­ti­co-eco­nó­mi­co has­ta los defen­so­res de la más radi­cal de las revo­lu­cio­nes, siem­pre que entien­dan que a cor­to pla­zo el mejor esce­na­rio para el avan­ce de sus ideas es una socie­dad más progresista.

Es obvio que uno de los aspec­tos deter­mi­nan­tes del nue­vo ciclo es el mayor peso que va a tener la lucha ins­ti­tu­cio­nal. Esta acción en las ins­ti­tu­cio­nes no pue­de con­ver­tir­se en un fin en sí mis­ma, en un meca­nis­mo para ali­men­tar una maqui­na­ria de par­ti­do y un entra­ma­do eco­nó­mi­co para­le­lo, sino que debe tener por obje­ti­vo la trans­for­ma­ción social pro­gre­si­va y el for­ta­le­ci­mien­to de la iden­ti­dad vas­ca, y ha de con­ce­bir la par­ti­ci­pa­ción en el actual apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal como un paso tác­ti­co hacia un sis­te­ma ver­da­de­ra­men­te democrático.

Para mucha gen­te resul­ta­rá frus­tran­te com­pro­bar cómo el con­trol de un amplio espa­cio ins­ti­tu­cio­nal no se tra­du­ce en la con­se­cu­ción de nues­tros prin­ci­pa­les obje­ti­vos y que, ade­más, las nece­si­da­des de la ges­tión coti­dia­na pue­den hacer que dé la impre­sión de que a veces rea­li­za­mos movi­mien­tos que pare­cen indi­car una reba­ja en nues­tros pos­tu­la­dos. Sin caer en una defen­sa a ultran­za del prag­ma­tis­mo, debe­re­mos acep­tar con natu­ra­li­dad y rea­lis­mo que este tra­ba­jo se rea­li­za­rá en una per­ma­nen­te dia­léc­ti­ca entre lo desea­do y lo posi­ble. Solo hemos de ser abso­lu­ta­men­te intran­si­gen­tes en la máxi­ma exi­gen­cia éti­ca hacia los car­gos públi­cos, y debe­ría­mos imple­men­tar des­de ya y de for­ma uni­la­te­ral nue­vos con­tro­les y meca­nis­mos de trans­pa­ren­cia que ale­jen cual­quier som­bra de duda sobre la ges­tión públi­ca. Igual­men­te, hemos de ser muy cui­da­do­sos para evi­tar que se gene­re una bre­cha entre la repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal y la base social y el movi­mien­to popu­lar, para lo cual debe­re­mos esta­ble­cer deta­lla­dos cana­les de con­trol, infor­ma­ción y participación.

El nue­vo esce­na­rio pro­du­ce el vér­ti­go de lo nove­do­so. La situa­ción no está exen­ta de ries­gos, el más evi­den­te que la izquier­da aber­tza­le entre en un pro­ce­so de asi­mi­la­ción para aca­bar trans­for­mán­do­se en una fuer­za polí­ti­ca al uso. La fuer­za corrup­to­ra del sis­te­ma es gran­de, y tra­ba­jar con un pie den­tro del actual entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal tie­ne sus ries­gos. Habrá que ser muy estric­tos con noso­tros mis­mos, en algu­nos casos qui­zás más que has­ta aho­ra. Pero las opor­tu­ni­da­des que se abren hacen que el esce­na­rio en su con­jun­to sea ilu­sio­nan­te: con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas que has­ta aho­ra se han man­te­ni­do al mar­gen de la acción polí­ti­ca, apro­ve­char las siner­gias de la con­fluen­cia de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, dis­po­ner de la cola­bo­ra­ción de una par­te de las ins­ti­tu­cio­nes, reci­bir la apor­ta­ción cua­li­fi­ca­da de amplios sec­to­res cien­tí­fi­cos e inte­lec­tua­les, reubi­car en el pro­ce­so de cons­truc­ción nacio­nal y social una can­ti­dad ingen­te de ener­gía mili­tan­te libe­ra­da de las diná­mi­cas uni­das a la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar, acce­der de for­ma lim­pia y trans­pa­ren­te a mayo­res recur­sos eco­nó­mi­cos y mate­ria­les para desa­rro­llar la acti­vi­dad polí­ti­ca, eli­mi­nar barre­ras psi­co­ló­gi­cas y emo­cio­na­les de amplios sec­to­res de nues­tro pue­blo y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal hacia nues­tros plan­tea­mien­tos… ele­men­tos aún en fase poten­cial pero que se aso­man en el hori­zon­te como impor­tan­tes ins­tru­men­tos con los que desa­rro­llar nues­tra lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social de la for­ma más efi­caz posible.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *