El silen­cio cri­mi­nal de los medios y las gue­rras colo­nia­les- Ste­lla Callo­ni

Esto no es un artícu­lo, no es una nota, es un gri­to, un lla­ma­do, una deses­pe­ra­da voz de aler­ta, si se quie­re. Un inten­to de que algo soli­da­rio des­pier­te y pon­ga a andar muchas voces de denun­cia, ante los silen­cios cóm­pli­ces y cobar­des. Silen­cios que paga­re­mos todos muy caro.

Decir bas­ta a la des­in­for­ma­ción y la gue­rra hoy es deci­dir qué maña­na, qué futu­ro que­re­mos. ¿Dejar a los hijos nue­vas colo­nias o paí­ses libres?. Los pue­blos del mun­do que están murien­do hoy nos nece­si­tan hoy.

Por eso es tiem­po de decir bas­ta al terro­ris­mo mediá­ti­co que sig­ni­fi­ca la des­in­for­ma­ción coti­dia­na, con­ver­tir a las víc­ti­mas, como el pue­blo sirio y su gobierno en vic­ti­ma­rios.

No PODEMOS dejar caer a Siria ni a Irán. Dete­ner la mano cri­mi­nal con­tra el pue­blo pales­tino es sal­var a la huma­ni­dad, Dete­ner los pla­nes que se tra­zan con­tra Nues­tra Amé­ri­ca es deci­dir por la vida con­tra la gue­rra y la muer­te. El futu­ro de la huma­ni­dad está en gra­ve peli­gro en un momen­to his­tó­ri­co en que se está deci­dien­do la con­ti­nui­dad de la espe­cie, la con­ti­nui­dad de la vida.

Recor­de­mos:

Pri­me­ro fue­ron por Afga­nis­tán. No hici­mos nada por­que no sabía­mos. Los medios decían que los inva­so­res tenían razón. Has­ta hoy nadie sabe la ver­dad sobre las Torres Geme­las, pero des­de el 2001 todos los paí­ses están ame­na­za­dos por el poder impe­rial más mili­ta­ri­za­do y mafio­so de la his­to­ria.

Des­pués fue­ron por Irak. Algu­nas voces se alza­ron, pero dema­sia­do ais­la­das y bajas. Los medios de comu­ni­ca­ción las borra­ron y abrie­ron las puer­tas a la inva­sión. De las atro­ci­da­des come­ti­das por los inva­so­res, sólo mos­tra­ron algu­nas imá­ge­nes, no se sabe si como ame­na­za o entre­te­ni­mien­to.

Lue­go dis­fra­za­ron de pri­ma­ve­ra Ára­be lo que era un plan para abor­tar las ver­da­de­ras pri­ma­ve­ras que podían venir y esta­ban comen­zan­do a ges­tar­se. Cam­biar algo para que nada cam­bie.

Y des­pués vino Libia. Habían des­cu­bier­to de un día para el otro que su diri­gen­te era un dic­ta­dor sinies­tro. Como no cono­cía­mos, no sabía­mos y leí­mos y escu­cha­mos sólo un dis­cur­so, una voz, imá­ge­nes pre­via­men­te fil­tra­das por el inva­sor, nun­ca los miles de muer­tos por bom­bar­deos ni las masa­cres de los inva­so­res: ¿nos con­fun­di­mos y deja­mos hacer?.

Aho­ra van por Siria, que­da tan lejos como los otros paí­ses. En un lugar estra­té­gi­co para los que inten­tan domi­nar el mun­do ente­ro. Siria no hizo nada a nadie y millo­nes de sirios apo­yan a su gobierno en las mayo­res mani­fes­ta­cio­nes en la his­to­ria de ese país. Pero los medios nos cuen­tan la his­to­ria al revés. Cen­te­na­res de aten­ta­dos terro­ris­tas y matan­zas de los mer­ce­na­rios y las tro­pas espe­cia­les de las poten­cias no exsi­ten para esos medios.

Y cuan­do el ejér­ci­to defien­de a su país, los medios nos dicen que todos los muer­tos son con­se­cuen­cia de la repre­sión del gobierno con­tra el pue­blo. Asi le lla­man para que la inva­sión extran­je­ra se vea como sal­va­ción huma­ni­ta­ria.

Más per­ver­si­dad fas­cis­ta que ésta impo­si­ble ¿Has­ta don­de es tole­ra­ble la men­ti­ra cri­mi­nal sin cas­ti­go alguno?. Y detrás o antes o aho­ra mis­mo vie­ne Irán. La cam­pa­ña con­tra Irán es tan des­me­di­da y bru­tal que tie­ne esca­sos paran­go­nes.

Con seme­jan­te des­in­for­ma­ción, con men­ti­ras repe­ti­das cada día por millo­nes de apa­ra­tos de TV en el mun­do, por radios, dia­rios, que sepul­tan toda voz diso­nan­te, que sepul­tan la ver­dad, no pode­mos pen­sar con nues­tra pro­pia cabe­za ni sen­tir con nues­tro cora­zón.

Des­de aque­lla pri­me­ra vez fui­mos cóm­pli­ces de más de un millón de muer­tos, en con­di­cio­nes atro­ces, de miles de des­apa­re­ci­dos, de la des­truc­ción de cul­tu­ras e his­to­rias de la huma­ni­dad, de la crea­ción de cár­ce­les secre­tas, de tor­tu­ras ine­na­rra­bles, del regre­so del nazis­mo con mayor tec­no­lo­gía y todo ésto en nom­bre del huma­ni­ta­ris­mo y la demo­cra­cia.

Pero pre­fe­ri­mos no saber, no recor­dar, no pre­gun­tar.

Paro­dian­do leja­na­men­te al eterno Ber­told Brecht Cuán­do ven­gan por noso­tros será tar­de. Lo que deja­mos hacer a nues­tros her­ma­nos nos lo harán a noso­tros. Todos los gobier­nos que no obe­de­cen al pie de la letra al impe­rio y sus poten­cias deben ser borra­dos de la faz de la tie­rra. Todos los paí­ses don­de los pue­blos ten­gan con­cien­cia son peli­gro­sos y pasi­bles de ser inva­di­dos y reco­lo­ni­za­dos. Si no hace­mos nada hoy ¿A quien cla­ma­re­mos cuan­do ven­gan por noso­tros?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *