El pre­sen­te con­fir­ma la his­to­ria- Iña­ki Ega­ña

El tema qui­zás le abu­rra a más de uno. Es recu­rren­te y de vez en cuan­do sale a la pales­tra. Sin indul­gen­cias. Un buen puña­do de vas­cos cayó bajo las balas y las bom­bas de mer­ce­na­rios a suel­do de esta­dos. Has­ta hace bien poco. Un docu­men­tal de Canal+ Fran­cia lo ha saca­do a la pales­tra unos días atrás. Creo, sin­ce­ra­men­te, que en la medi­da que hus­mee­mos en los códi­gos de los esta­dos veci­nos, la actua­li­dad nos reve­la­rá que no fue­ron excep­cio­nes sino cos­tum­bres atá­vi­cas.

Lo digo por­que ten­go la impre­sión de que los aná­li­sis que se han hecho sobre el fenó­meno para­po­li­cial, inclu­so los más impli­ca­dos con la defen­sa de las tesis de sus víc­ti­mas, han erra­do en un tema de cala­do. La acti­vi­dad para­mi­li­tar no ha sido ano­ma­lía, ni siquie­ra una ver­sión extre­ma de aque­lla fra­se de Von Clau­se­witz, «la gue­rra es la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios». La mal lla­ma­da «gue­rra sucia» ha for­ma­do par­te y for­ma par­te de esa gran mate­ria en dis­cu­sión des­de hace siglos: cómo abor­dar las ten­den­cias sepa­ra­tis­tas de los vas­cos.

Y por eso la tor­tu­ra, la con­ta­mi­na­ción mediá­ti­ca (las ulti­mas de Vocen­to sobre Bego­ña Urroz y Per­tur son de manual con­tra­in­sur­gen­te), las medi­das excep­cio­na­les polí­ti­cas, las ven­gan­zas sobre los pre­sos, las deten­cio­nes por razo­nes ideo­ló­gi­cas, el arrin­co­na­mien­to lin­güís­ti­co, las mul­tas… son ramas de un mis­mo árbol. Qui­zás me repi­ta, pero el recor­da­to­rio tele­vi­si­vo me vie­ne como ani­llo al dedo.

Una y otra vez reco­ge­mos las pala­bras de Feli­pe Gon­zá­lez como si entre líneas estu­vié­ra­mos a pun­to de cap­tar algún men­sa­je incri­mi­na­to­rio. Las fra­ses céle­bres del ya difun­to Fra­ga como aval de la com­pli­ci­dad. Las mira­das hui­di­zas de Ardan­za, no pre­ci­sa­men­te hacia los culot­tes de sus ciclis­tas, sino como cole­ti­lla a aquel «ya lo decía yo…». Las razo­nes de la acti­vi­dad esta­tal en la innom­bra­ble vía para­po­li­cial son eso, razo­nes de esta­do. Y en con­se­cuen­cia tie­ne dos acto­res por acción, PP Y PSOE, y otros dos por omi­sión, PNV e IU (PCE en su épo­ca). Los ava­les del Esta­do.

Qui­zás alguno me til­de de exa­ge­ra­do. O de radi­cal por eso de meter en la mis­ma ces­ta a ape­lli­dos diver­sos. No me ten­go pre­ci­sa­men­te por ami­go de los exce­sos. Lo que digan Gon­zá­lez o Ardan­za es lo de menos. Las acti­vi­da­des para­le­las del Esta­do son como la bio­gra­fía del rey espa­ñol. La mayo­ría esta­mos al tan­to de sus pea­jes his­tó­ri­cos, pare­jas extra­ma­ri­ta­les y tapa­de­ras empre­sa­ria­les. Nadie cree que fue­ra el sal­va­dor de Espa­ña ante la opción gol­pis­ta de los cuar­te­les aquel 23F. Más bien un actor secun­da­rio sal­va­do por un repar­to medio­cre. Y, sin embar­go, las voces de su amo ala­ban has­ta la sacie­dad sus reales moda­les. Si fue­ra mi rey sen­ti­ría ver­güen­za aje­na. No la sien­to por razo­nes obvias.

Algo simi­lar ocu­rre con la acti­vi­dad para­le­la de Espa­ña y de Fran­cia. Euro­pa, y en con­se­cuen­cia sus máxi­mos líde­res polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, cono­cen a la per­fec­ción la his­tó­ri­ca ten­den­cia his­pano-fran­ce­sa a resol­ver sus pro­ble­mas con la eli­mi­na­ción físi­ca de su disi­den­cia. En todas y cada una de las oca­sio­nes que en los últi­mos años se han reu­ni­do los diri­gen­tes jurí­di­cos y poli­cia­les euro­peos, Madrid y en otra medi­da París, han pues­to sobre la mesa su esti­lo. Para pre­sio­nar a su favor en la con­cep­ción de los nue­vos espa­cios repre­si­vos.

Lo hicie­ron en Tre­vi, en Schen­gen, en Áms­ter­dam, en Tem­pe­re… en la ges­ta­ción de la Euro­pol. Las euro­or­de­nes son inven­tos espa­ño­les y fran­ce­ses. Ani­mo a cual­quie­ra que ten­ga un rato libre a col­gar­se de Inter­net duran­te unas horas para com­pro­bar algo sor­pren­den­te, que los per­so­na­jes cita­dos por diver­sos medios como ins­ti­ga­do­res de la acti­vi­dad para­mi­li­tar con­tra mili­tan­tes o exi­lia­dos vas­cos, son los mis­mos que com­par­tían mesa con otras poli­cías euro­peas en los esce­na­rios cita­dos. Agen­tes pega­dos a un tra­duc­tor simul­tá­neo que trans­mi­tía a Euro­pa su deter­mi­na­ción y, por exten­sión, su odio hacia su disi­den­cia inter­na. Y Euro­pa tra­gó.

Ahí tene­mos, como para­dig­ma, la reso­lu­ción 1.530 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das atri­bu­yen­do a ETA los aten­ta­do del 11 de mar­zo de 2004 que tuvie­ron lugar en Madrid. El pro­yec­to de reso­lu­ción, para los más des­me­mo­ria­dos, fue pre­sen­ta­do con­jun­ta­men­te por Fran­cia y Espa­ña. ¿Ridícu­lo? ¿Han escu­cha­do pala­bras al res­pec­to de Sar­kozy, Chi­rac, Ville­pin, Rajoy, Zapa­te­ro o Aznar? Yo tam­po­co.

Si la prue­ba para que el órgano supre­mo mun­dial con­de­na­ra a ETA por los aten­ta­dos de Madrid fue aque­lla famo­sa cin­ta de la Orques­ta Mon­dra­gón, patria chi­ca como alguien dijo de Txo­min Itur­be, Juan­jo Etxa­be y Pei­xo­to… ¿qué otros infor­mes habrá lle­va­do Espa­ña a Schen­gen, Áms­ter­dam o Tem­pe­re? Me ima­gino cosas increí­bles con solo leer los infor­mes poli­cia­les que ates­tan las ins­truc­cio­nes judi­cia­les de estos años, cami­se­tas del Ché Gue­va­ra, pega­ti­nas con­tra el TAV, dis­cos de vini­lo de La Polla… infor­mes incom­ple­tos de muer­tos de la lucha «anti­te­rro­ris­ta» como lla­ma­ba un des­pa­cho del Minis­te­rio del Inte­rior a las víc­ti­mas del terro­ris­mo esta­tal.

El esta­do tie­ne razo­nes que la razón no cono­ce. Fra­se mani­da. Las razo­nes de esta­do son con­cep­tos jurí­di­cos y polí­ti­cos. Y en lo refe­ren­te al tema que nos ocu­pa, la mesa, de cua­tro patas como cual­quier mesa que se pre­cie, ha esta­do for­ma­da, pre­ci­sa­men­te, con esas cua­tro extre­mi­da­des: accio­nes diplo­má­ti­cas, accio­nes poli­cia­les, accio­nes para­mi­li­ta­res y accio­nes comer­cia­les. ¿Por qué no han pues­to siglas como GAL, BVE, AAA y simi­la­res a la com­pra de avio­nes de tipo Mira­ge o a la ven­ta de tec­no­lo­gía para el tren de alta velo­ci­dad? En jus­ti­cia hubie­ran debi­do hacer­lo. Por­que todo ello obe­de­cía a una mis­ma línea de tra­ba­jo.

Mien­tras el minis­tro de Exte­rio­res via­ja­ba a París para entre­gar una lis­ta deta­lla­da con la ficha com­ple­ta de 137 exi­lia­dos vas­cos a los que había que per­se­guir, la dele­ga­ción comer­cial espa­ño­la civil nego­cia­ba los cupos ali­men­ta­rios y la mili­tar rega­tea­ba la com­pra de tan­ques y su fabri­ca­ción par­cial en sue­lo ibé­ri­co. Simul­tá­nea­men­te la Poli­cía espa­ño­la de pai­sano incor­dia­ba a esos exi­lia­dos, la gen­dar­me­ría los dete­nía y los mer­ce­na­rios con­tra­ta­dos por los ser­vi­cios espa­ño­les de inte­li­gen­cia mata­ban a Arga­la. Todo ello en la mis­ma sema­na. Efec­ti­vi­dad y ofen­si­va en toda regla.

Las cua­tro patas de la mis­ma mesa.

En nues­tra casa y en los últi­mos años, varios cen­te­na­res de miem­bros de orga­nis­mos anti­rre­pre­si­vos, de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, juve­ni­les, sin­di­ca­les, socia­les, de comu­ni­ca­ción, han sido dete­ni­dos, muchos tor­tu­ra­dos y otros tan­tos encar­ce­la­dos. En oca­sio­nes se les ha con­de­na­do por «cóm­pli­ces del terro­ris­mo». En otras, direc­ta­men­te, por «per­te­nen­cia a ban­da arma­da». El mon­ta­je ha sido espec­ta­cu­lar, gra­cias a esa sem­pi­ter­na «razón de esta­do».

Hecho el daño, fal­ta la reci­pro­ci­dad. La mayo­ría de los aten­ta­dos para­mi­li­ta­res eje­cu­ta­dos en tres gran­des fases de nues­tra his­to­ria recien­te, ape­nas han sido inves­ti­ga­dos por quie­nes debe­rían, agen­tes poli­cia­les y judi­cia­les. Un puña­do de poli­cías y mer­ce­na­rios fue­ron seña­la­dos. Sus nom­bres son de domi­nio públi­co. Pero, ¿cuán­do cono­ce­re­mos los nom­bres del res­to, del apa­ra­to civil que par­ti­ci­pó en esas ofen­si­vas de cua­tro entra­das (diplo­má­ti­ca, poli­cial, para­mi­li­tar y comer­cial)? Por­que, de Gar­zón a Mar­las­ca, de Rubal­ca­ba a Fer­nán­dez, dece­nas de jue­ces y poli­cías nos han recor­da­do que para ser un terro­ris­ta no hace fal­ta, nece­sa­ria­men­te, tener una pis­to­la deba­jo del soba­co.

Diver­sos orga­nis­mos lle­van lan­zan­do la idea de una Comi­sión de la Ver­dad que exa­mi­ne la inter­ven­ción de cada par­te en con­flic­to. La expe­rien­cia en este cam­po es amplia, des­de Lati­noa­mé­ri­ca has­ta Áfri­ca. Obje­ti­vo públi­co: la ver­dad. Atro­ci­da­des, que las hubo, acti­vi­da­des sin reco­no­cer, des­apa­ri­cio­nes, no solo las de Per­tur, Popo Larre o Napa­rra, sino otras que siguen sin escla­re­cer­se. Aquel refu­gia­do de Azkoi­tia, Peru Larra­ña­ga, ase­si­na­do en Hen­daia por un vete­rano de la gue­rra de Indo­chi­na. Aquel vecino suyo, Tomás Her­nán­dez, que algo debió de ver para que des­apa­re­cie­ra sin dejar ras­tro has­ta hoy.

Una ver­dad que se nos ha hur­ta­do escan­da­lo­sa­men­te. Víc­ti­mas que aún están sin reco­no­cer, la mayo­ría. Infor­mes, segu­ro que des­ter­ni­llan­tes, del esti­lo del de la Orques­ta Mon­dra­gón, envia­dos a las emba­ja­das de Holan­da, Cana­dá o Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na para que Madrid y París logra­ran sus obje­ti­vos. Com­pras ver­gon­zo­sas, fies­tas y saraos millo­na­rios para ali­men­tar el ego de fis­ca­les y jue­ces espe­cia­les. Rega­los en car­ne, Exupe­ran­cias entran­do y salien­do de zonas pri­va­das…

¡Qué lejos esta­mos toda­vía de la ver­dad!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *