El ex coro­nel Ama­deo Mar­tí­nez Inglés, impu­tado por la Audien­cia Nacio­nal

JM Alva­rez

Resul­ta extra­ño que esta noti­cia, sur­gi­da hace ya 15 horas, aún no haya sido reco­gi­da pro­fu­sa­men­te. Qui­zás estén apren­dien­do las for­mas del enemi­go. En fin. Como dice la can­ción: «Aquí no se sal­va ni dios». Nues­tra fuen­te es lare​pu​bli​ca​.es.

Según infor­ma el Coro­nel reti­ra­do del Ejer­ci­to, Ama­deo Mar­ti­nez Inglés, el pasa­do día 23 de mar­zo por la tar­de reci­bió a tra­vés de tele­gra­ma y de una patru­lla de la poli­cía muni­ci­pal de Alca­lá de Hena­res una cédu­la de cita­ción pro­ve­nien­te del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción núme­ro dos de la Audien­cia Nacio­nal por la que se le con­vo­ca a decla­rar como impu­tado en el cita­do Juz­ga­do el pró­xi­mo 16 de Abril a las 10,30 horas en un pre­sun­to deli­to CONTRA LA CORONA en rela­ción al artícu­lo publi­ca­do el 12.12.11 en el perió­di­co digi­tal Cana­rias Sema­nal


ARTICULO POR EL CUAL ES LLAMADO POR LA AUDIENCIA NACIONAL

¿Por­qué te callas aho­ra?

Sí, sí, regio sue­gro del atlé­ti­co Urdan­ga; divino monar­ca envia­do por el Espí­ri­tu San­to a este ben­di­to país para velar por la demo­cra­cia, la feli­ci­dad, la salud y el bien­es­tar de sus sufri­dos ciu­da­da­nos; rey sin par que crees pro­ve­nir del tes­tícu­lo dere­cho del empe­ra­dor Car­lo­magno cuan­do en reali­dad lo haces de la pér­fi­da boca­man­ga del geno­ci­da Fran­co.

Sí, tú, últi­mo repre­sen­tan­te en Espa­ña de la ban­da de borra­chos, pute­ros, idio­tas, des­ce­re­bra­dos, cabro­nes, nin­fó­ma­nas, vagos y malean­tes que a lo lar­go de los siglos han con­for­ma­do la forá­nea estir­pe real bor­bó­ni­ca cul­pa­ble del atra­so, la igno­ran­cia, la degra­da­ción, la pobre­za, el odio y la mise­ria gene­ra­li­za­da de cen­te­na­res de gene­ra­cio­nes de espa­ño­les; pre­sun­to (esta­mos en un Esta­do de dere­cho aun­que no lo parez­ca) mal­ver­sa­dor de fon­dos públi­cos para pagar fran­ca­che­las sexua­les; corrup­to máxi­mo en un país don­de, des­gra­cia­da­men­te, la corrup­ción se mama des­de la cuna; impu­ne muñi­dor de una des­co­mu­nal for­tu­na per­so­nal que nadie en este país sabe de don­de ha sali­do; vil auto­gol­pis­ta cas­tren­se en aquél recor­da­do 23‑F que orga­ni­zas­te in extre­mis para sal­va­guar­dar tu detes­ta­ble coro­na fran­quis­ta; fra­tri­ci­da con­fe­so (o pre­sun­to ase­sino) en tu juven­tud; reo de un deli­to de alta trai­ción a la nación espa­ño­la al pac­tar en 1975 con el Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano, osten­tan­do inte­ri­na­men­te la Jefa­tu­ra del Esta­do espa­ñol por enfer­me­dad del dic­ta­dor Fran­co, la entre­ga ver­gon­zan­te a Marrue­cos de la tota­li­dad de la anti­gua pro­vin­cia espa­ño­la del Saha­ra Occi­den­tal (terri­to­rio bajo admi­nis­tra­ción espa­ño­la, según la ONU) en evi­ta­ción egoís­ta de una gue­rra con ese país que hubie­ra pues­to en peli­gro tu tam­ba­lean­te coro­na; corres­pon­sa­ble, en con­se­cuen­cia, del espan­to­so geno­ci­dio pos­te­rior (más de tres mil víc­ti­mas) come­ti­do por el rey alauí, Has­san II, para domi­nar el inmen­so terri­to­rio aban­do­na­do por Espa­ña… tú que man­das callar a voz en gri­to a jefes de Esta­do extran­je­ros.

¿Por qué callas aho­ra? ¿Por qué no hablas, y cuan­to antes, a los espa­ño­les? Pri­me­ro ¡fal­ta­ría más! de las andan­zas pre­sun­ta­men­te delic­ti­vas (los jue­ces habla­rán pró­xi­ma­men­te) de tu depor­ti­vo yerno, ese cara­du­ra inte­gral que se ha vali­do de su matri­mo­nio (con el, segu­ra­men­te, tam­bién delic­ti­vo con­sen­so de su gen­til espo­sa) y de la impu­ni­dad casi abso­lu­ta de que ha goza­do has­ta aho­ra la lla­ma­da fami­lia real espa­ño­la, para apro­piar­se de millo­nes de euros del era­rio públi­co. Con la gen­til cola­bo­ra­ción de polí­ti­cos y altos car­gos de las derro­cha­do­ras y detes­ta­bles admi­nis­tra­cio­nes públi­cas de este país (cen­tral y auto­nó­mi­cas).

Y en segun­do lugar, supre­mo líder de la ya amor­ti­za­da monar­quía fran­quis­ta del 18 de julio, y ya va sien­do hora, hábla­nos de todas las irre­gu­la­ri­da­des y pre­sun­tos deli­tos come­ti­dos por tu regia per­so­na, algu­nos de los cua­les aca­bo de seña­lar y que este humil­de mor­tal (o ple­be­yo, como quie­ras) ha denun­cia­do repe­ti­das veces en los últi­mos años ante las Cor­tes Espa­ño­las, úni­ca ins­ti­tu­ción que pue­de enten­der de los mis­mos en base a la abso­lu­ta impu­ni­dad cons­ti­tu­cio­nal de la que gozas gra­cias a tu ama­do gene­ra­lí­si­mo, el ter­cer dic­ta­dor más san­gui­na­rio de la his­to­ria euro­pea des­pués de Hitler y Sta­lin. Pre­sun­tos deli­tos de los que más tar­de o más tem­prano ten­drás que res­pon­der ante el pue­blo espa­ñol y que, no te que­pa la menor duda, ocu­pa­rán algún día pági­nas y pági­nas en la tris­te his­to­ria de este país de la modé­li­ca tran­si­ción y gai­tas pare­ci­das.

Por­que, ami­go monar­ca, ya cono­ces los popu­la­res dichos: «A todo cer­do le lle­ga su San Mar­tín» y «El tiem­po colo­ca a cada uno en su lugar». Y a ti, y a toda tu fami­lia y paren­te­la más o menos cer­ca­na de enchu­fa­dos, vagos y malean­tes de toda laya, pare­ce ser que está a pun­to de lle­ga­ros esa sucu­len­ta y tra­di­cio­nal ono­más­ti­ca de ances­tral raíz gas­tro­nó­mi­ca a la vez que el jus­ti­cie­ro «deve­nir tem­po­ral de la his­to­ria» os arrin­co­na sádi­ca­men­te con­tra vues­tro pro­pio latro­ci­nio y con­tra vues­tra y escan­da­lo­sa corrup­ción; deci­di­do a baja­ros a todos a las negras pro­fun­di­da­des del infierno polí­ti­co y social.

El lar­go tiem­po del vino (Vega Sici­lia, natu­ral­men­te) y las rosas de pala­cios y lujo­sas resi­den­cias vera­nie­gas (más de sie­te lus­tros), gas­tán­doos a espuer­tas el esca­so dine­ro de los ama­dos y ton­to­rro­nes súb­di­tos, toca a su fin. Y todos, abso­lu­ta­men­te todos los com­po­nen­tes de esa tu des­pre­cia­ble fami­lia real, ten­dréis que com­pa­re­cer algún día ante la jus­ti­cia; unos, como el atlé­ti­co y des­ce­re­bra­do depor­tis­ta de eli­te que cre­yó que le había toca­do la bono­lo­to cuan­do la infan­ti­ta de marras le eli­gió como dul­ce espo­so de su par­ti­cu­lar cuen­to de hadas, muy pron­to, por­que las prue­bas son irre­fu­ta­bles y por­que, aun­que tor­pe y len­ta, la bella dio­sa cie­ga cel­ti­bé­ri­ca de la balan­za de oro, no podrá esta vez mirar para otro lado y ten­drá que cas­ti­gar como se mere­ce tan­to derro­che, tan­to latro­ci­nio y tan­ta vagan­cia fami­liar e ins­ti­tu­cio­nal; otros, como las infan­ti­tas bor­bó­ni­cas casa­das o sepa­ra­das tem­po­ral­men­te de sus pare­jas, que se dejan que­rer cobran­do espec­ta­cu­la­res suel­dos millo­na­rios de gran­des empre­sas espa­ño­las y mul­ti­na­cio­na­les y que, con tri­bu­na­les o sin ellos, pron­to ten­drán que renun­ciar a tan­ta bico­ca; y tú, toda­vía rey fran­quis­ta de todos los espa­ño­les, aún pro­te­gi­do como estás por la lar­ga mano del dic­ta­dor y por la nefas­ta heren­cia cons­ti­tu­cio­nal de unos cuan­tos pelo­tas de intra­mu­ros del régi­men (padres de la patria, qué risa) que parie­ron una Car­ta Mag­na a tu medi­da hacién­do­te divino e invio­la­ble… no te con­fíes dema­sia­do que el horno no está para bollos y muy pron­to pin­ta­rán bas­tos en las calles y ave­ni­das de muchas ciu­da­des espa­ño­las.

¡Deja ya de hacer­te el muer­to! ¡Deja ya de emplear medios del Esta­do (avio­nes mili­ta­res y demás) para acu­dir a gran­des pre­mios de Fór­mu­la I o tor­neos inter­na­cio­na­les de tenis a la par que elu­des con total des­ver­güen­za las esca­sas y ridí­cu­las obli­ga­cio­nes de tu medie­val cargo…y habla! Cuén­ta­nos a los espa­ño­les si cono­cías o no las pre­sun­ta­men­te delic­ti­vas andan­zas de tu toda­vía yerno, el Urdan­ga ése, y por qué te hicis­te el sue­co si, como es de cajón, las cono­cías. Y, tam­bién, nos pones al corrien­te de a cuan­to ascien­de a día de hoy tu ama­ña­da for­tu­ni­ta, de como se desa­rro­lla­ron (sin entrar en deta­lles mor­bo­sos, des­de lue­go) tus píca­ras ale­grías ama­to­rias con car­go a los fon­dos reser­va­dos del Esta­do espa­ñol, de como trans­cu­rrió el tor­tuo­so día (23‑F del 81) en el que sal­vas­te a todos los espa­ño­les… y de todas las demás gua­rre­rías per­so­na­les y fami­lia­res come­ti­das en tu ya lar­go rei­na­do. Así los espa­ño­les nos ire­mos ente­ran­do de todo ello sin tener que acu­dir a Inter­net y los jue­ces y los dipu­tados elec­tos del Par­ti­do Popu­lar del hoy «muy asus­ta­do y mudo Rajoy» podrán ir toman­do nota. Para cuan­do haga fal­ta, natu­ral­men­te…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *