Los emi­gra­dos- Jose Mari Espar­za

Hace diez años Sava­ter y Jua­ris­ti comen­za­ron una cam­pa­ña absur­da­que pron­to tuvo un inusi­ta­do eco mediá­ti­co: sos­te­nían, sin base docu­men­tal algu­na, que del País Vas­co se habían exi­lia­dou­nas 200.000 per­so­nas a cau­sa de la pre­sión nacio­na­lis­ta. Envié un artícu­lo a la pren­sa des­mon­tan­do seme­jan­te estu­pi­dez, que más pare­cía otra incon­ti­nen­cia de esa pare­ja de his­trio­nes que nada serio.

Pedía, sim­ple­men­te, usar la cal­cu­la­do­ra, pero al pare­cer nadie hizo caso. Para mi sor­pre­sa, la estu­pi­dez se man­tu­vo en el tiem­po, y fue cre­cien­do en núme­roy en portavoces.En el 2005, se for­ma­ron las Comi­sio­nes por la Diás­po­ra Demo­crá­ti­ca Vas­cay el vice­pre­si­den­te del Foro Ermua, Mikel Bue­sa, dijo que des­de el ini­cio dela demo­cra­cia, 383.700 per­so­nas habían aban­do­na­do su resi­den­cia enel País Vas­co “asfi­xia­dos por la fal­ta de liber­tad”. De ellos, mati­za­ba, 119.000 des­de que Iba­rretxe fue ele­gi­do lehen­da­ka­ri.

En el 2007, el eco­no­mis­ta y esta­dis­ta Julio Alcai­de, al pare­cer sobrio, pre­sen­tó el estu­dio “Evo­lu­ción de la pobla­ción espa­ño­la en el siglo XX”, publi­ca­do por la Fun­da­ción BBVA, y fue taxa­ti­vo al res­pec­to: los exi­lia­dos polí­ti­cos tras la Gue­rra Civil fue­ron “unos 120.000, fren­te a las casi 200.000 per­so­nas” que, según él, habían aban­do­na­do el País Vas­co duran­te el tiem­po en que ha exis­ti­do orga­ni­za­ción ETA.La bola, nun­ca mejor expre­sa­do, ha segui­do rodan­do has­ta nues­tros días y aho­ra nos anun­cian que el Gobierno de Rajoy está pre­pa­ran­do la vuel­ta de los exi­lia­dos y una modi­fi­ca­ción de la Ley Elec­to­ral que les per­mi­ta regre­sar o votar. El pre­si­den­te del PP vas­co, Basa­goi­ti, es el aban­de­ra­do de dicha recla­ma­ción, decla­ran­do en la cáma­ra que “hay más gen­te que fal­ta del cen­so que votos tie­ne la izquier­da aber­za­le”. Tenien­do en cuen­ta que Bil­du con­si­guió 313.000 votos, cal­cu­len por dón­de van sus cuen­tas.

Según mani­fes­tó, su cifra osci­la entre los 219.664 que según el INE han deja­do Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa des­de 1998, has­ta los 313.451 que debie­ran estar cen­sa­dos “si el País Vas­co se hubie­ra com­por­ta­do en líneas gene­ra­les como el res­to de Espa­ña”. A estas cifras, cla­ro está, hay que aña­dir las de Navarra.En resu­mi­das cuen­tas, des­de la pri­me­ra taran­tu­la­da de Jua­ris­ti y Sava­ter has­ta la últi­ma de Basa­goi­ti, nos quie­ren hacer creer (y lle­van 10 años en ello), que de las cua­tro pro­vin­cias (2.796.839 habi­tan­tes) se ha exi­lia­do entre el 10% y el 14% de la pobla­ción.

Toman­do la media, nos dicen que de Bara­kal­do se han mar­cha­do 12.000 per­so­nas; 23.800 de Iru­ña; 22.200 de Donos­tia; 36.000 de Bil­bo; 2.160 de Tolo­sa; 2.760 de Zarautz; 350 de Leitza; 7.200 de Irun o 50 de Amo­ro­to. De mi comar­ca, que la conoz­co bien, salie­ron corrien­do de la ETA 1.320 per­so­nas de Tafa­lla; 440 de Oli­te; 25 del bucó­li­co Uxue, don­de sólo se mue­ve el vien­to, y uno de los 10 veci­nos de Bene­go­rri.

Y sin embar­go, vaya usted a cual­quier Ayun­ta­mien­to y pre­gun­te por ellos, por sus pisos vacíos, por sus tra­ba­jos aban­do­na­dos, por sus bajas en el reci­bo de la luz: nadie los cono­ce, nadie los recla­ma… ¿No deja­ron ni ami­gos, ni veci­nos, ni parien­tes? Eran cien­tos de miles, ¿por qué no inter­vino el Comi­té de Refu­gia­dos de la ONU? ¿Por qué no hubo cam­pa­men­tos de aco­gi­da, ofi­ci­nas de con­trol, asis­ten­cia de Cári­tas o Cruz Roja? Sen­ci­lla­men­te por­que todo es una gran maca­na. Un mon­ta­je obs­ceno. Un insul­to a la inte­li­gen­cia y a las mate­má­ti­cas. De todas las gran­des men­ti­ras del ons­ti­tu­cio­na­lis­mo espa­ñol en la Gue­rra del Nor­te (nega­ción de la tor­tu­ra, gue­rra sucia, mon­ta­jes jurí­di­co-poli­cia­les, men­sa­jes mediá­ti­cos…) esta es la más insul­tan­te, por lo bur­da, de todas.

Exi­lio, lo que se dice exi­lio, sólo ha habi­do en el otro lado, y ahí están los lis­ta­dos que pre­pa­ra Eus­kal Memo­ria. ¿Que tam­bién se han mar­cha­do gen­te ame­na­za­da o extor­sio­na­da? Sin duda. Pero apues­to lo que se quie­ra a que caben en muy pocos folios.

Muy al con­tra­rio, mucho más rele­van­te ha sido la inmi­gra­ción polí­ti­ca: poli­cías, mili­ta­res, jue­ces, guar­da­es­pal­das, fun­cio­na­rios esta­ta­les, perio­dis­tas, polí­ti­cos, o para­cai­dis­tas, (como los que aho­ra han ocu­pa­do el Ayun­ta­mien­to de Gari­noain) todos ellos veni­dos a muñir la gene­ro­sa ubre del con­flic­to vas­co.

¿Qué pre­ten­de el Esta­do man­te­nien­do una men­ti­ra tan grue­sa y sos­te­ni­da duran­te tan­to tiem­po? En mi opi­nión dos cosas: una, que cuan­do el tiem­po vaya empa­ñan­do la memo­ria de estas déca­das, que­da­rá el “exi­lio de los 300.000″ como axio­ma into­ca­ble, que expon­drán en los libros de tex­to como prue­ba de la mal­dad his­tó­ri­ca del inde­pen­den­tis­mo vas­co. Otra, de inte­rés más inme­dia­to, es que pien­sen hacer real­men­te un cen­so de los miles de ser­vi­do­res del Esta­do que estu­vie­ron aquí un tiem­po y lue­go, cum­pli­da su misión colo­nial, se mar­cha­ron. Otro­sí de los aco­mo­da­dos vera­nean­tes de segun­da vivien­da e inclu­so emi­gran­tes que se vol­vie­ron a su terru­ño natal con su mere­ci­da jubi­la­ción, que los hay y muchos. La suma de todos ellos, si con­si­guen aunar­los, no lle­ga ni por aso­mo a las cifras que mane­jan, pero no deja de ser un cala­de­ro de votos que bien le ven­dría al espa­ño­lis­mo para ayu­dar a man­te­ner­se en las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas.

En 1977, el día final de la Mar­cha de la Liber­tad y para aven­tar aque­lla muche­dum­bre veni­da de todos los pue­blos de Eus­kal Herria, des­de un heli­cóp­te­ro, la poli­cía no hacía más que repe­tir un absur­do “Los de Tafa­lla a Tafa­lla”, por­que así esta­ba escri­to en el papel para ton­tos que les habían dado sus supe­rio­res y que ¡oh para­do­ja! toda­vía se con­ser­va en los archi­vos del Gobierno Civil. Aho­ra, sobre­vo­lan­do des­de los medios de comu­ni­ca­ción, nos están repi­tien­do algo simi­lar: “Los 1.320 a Tafa­lla; los 50 a Amo­ro­to y el de Bene­go­rri a Bene­go­rri…” Cuan­do comien­cen a lle­gar los
auto­bu­ses a mi pue­blo, no me lo quie­ro per­der.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *