¿Dejar atrás a CC OO y UGT?- Car­los Tai­bo

La prin­ci­pal razón que da cuen­ta de la posi­bi­li­dad de que los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios se vean supe­ra­dos, en su acción, en los meses veni­de­ros no es otra que las limi­ta­cio­nes que aco­san a CC OO y UGT. Y es que en las direc­cio­nes de estos dos sin­di­ca­tos no se apre­cia nin­gu­na capa­ci­dad de res­pues­ta que no pase por cum­plir buro­crá­ti­ca­men­te con el expe­dien­te de las pro­tes­tas.

El esce­na­rio men­cio­na­do se ve mar­ca­do, en una cla­ve tem­po­ral de lar­go alien­to, por un per­ma­nen­te retro­ce­so de los dos sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios. En las últi­mas sema­nas las cúpu­las de éstos se han con­ten­ta­do con deman­dar del PP algún ges­to que les per­mi­tie­se elu­dir la con­vo­ca­to­ria de una huel­ga gene­ral que, con toda evi­den­cia, pre­fe­rían esqui­var.

Cons­cien­tes de su mal­tre­cha capa­ci­dad de movi­li­za­ción, son hoy víc­ti­mas de su con­duc­ta de los dos últi­mos dece­nios. Lo malo es que nin­gún ges­to menor con­tri­bui­rá a can­ce­lar el vigor de lo prin­ci­pal: al tiem­po que la nego­cia­ción colec­ti­va, vital para dar sen­ti­do al tra­ba­jo de CC OO y UGT, pare­ce heri­da de muer­te y mien­tras se per­ci­ben agre­sio­nes con­tra el pro­pio dere­cho de huel­ga, en otro terreno los para­dos, cada vez más nume­ro­sos, a duras penas se sien­ten reco­no­ci­dos –no pue­de ser de otra mane­ra– en los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios.

La deses­pe­ra­ción que lo ante­rior pro­vo­ca se tra­du­ce a menu­do en un deseo des­car­na­do de pre­ser­var una pri­ma­cía que se con­si­de­ra en peli­gro. Al ampa­ro de ese deseo se han mul­ti­pli­ca­do los coda­zos y las acu­sa­cio­nes de sec­ta­ris­mo y divi­sio­nis­mo lan­za­das con­tra otras fuer­zas sin­di­ca­les com­pe­ti­do­ras. A títu­lo pro­vi­sio­nal sólo hay un dato mode­ra­da­men­te hala­güe­ño para CC OO y UGT: fal­tan las noti­cias que den cuen­ta de movi­mien­tos serios de con­tes­ta­ción en la base de esos sin­di­ca­tos. Aun­que sus direc­cio­nes pue­den sen­tir­se mode­ra­da­men­te cómo­das, es fácil adi­vi­nar lo que lo ante­rior sig­ni­fi­ca de cara al futu­ro.

Supon­go que en últi­mo tér­mino a Fer­nán­dez Toxo y a Mén­dez la situa­ción pre­sen­te les pro­du­ce, por enci­ma de todo, per­ple­ji­dad. No aca­ban de enten­der que un Gobierno de la dere­cha rom­pa un acuer­do entre caba­lle­ros que, mal que bien, pedía de CC OO y UGT mode­ra­ción en sus deman­das, y aca­ta­mien­to cabal del orden exis­ten­te, a cam­bio de pre­ser­var razo­na­ble­men­te incó­lu­me la finan­cia­ción públi­ca de esos dos sin­di­ca­tos. Y algu­na razón, por una vez, no les fal­ta: pare­ce como si el PP no hubie­se per­ci­bi­do que la con­flic­ti­vi­dad labo­ral es sen­si­ble­men­te menor don­de esos sin­di­ca­tos se mue­ven a sus anchas.

El esce­na­rio que aca­bo de mal des­cri­bir pare­ce sin­gu­lar­men­te pro­pi­cio para que ganen terreno opcio­nes sin­di­ca­les, o para­sin­di­ca­les, más radi­ca­les y com­pro­me­ti­das. En una con­si­de­ra­ción gene­ral esas opcio­nes son tres. La pri­me­ra la ofre­ce el sin­di­ca­lis­mo de cor­te nacio­na­lis­ta que, con peso inne­ga­ble en el País Vas­co y Gali­cia, se halla pre­sen­te tam­bién en Cata­lu­ña y Anda­lu­cía. Aun­que más con­tes­ta­ta­rio y lucha­dor que lo que hoy supo­nen CC OO y UGT, lo suyo es rece­lar en lo que res­pec­ta a la volun­tad que muchas de estas fuer­zas, a la defen­si­va, mues­tran en lo que se refie­re a la supera­ción de pro­pues­tas de cariz estric­ta­men­te social­de­mó­cra­ta.

La segun­da opción lle­ga de la mano del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo, en la mayo­ría de los luga­res anar­co­sin­di­ca­lis­ta. Los últi­mos meses lo han sido en este mun­do de com­pás de espe­ra, entre la incer­ti­dum­bre rela­ti­va a lo que esta­ban lla­ma­dos a hacer los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios y una par­si­mo­nia que en algún caso escon­de dudas sobre la pro­pia mili­tan­cia. La ter­ce­ra y últi­ma opción, en fin, lle­ga de la mano de ins­tan­cias como el 15M, de muy pre­ca­ria pre­sen­cia en el mun­do del tra­ba­jo (aun­que no fal­ten los asa­la­ria­dos que son quin­ce­ma­yis­tas de fin de sema­na). Sal­ta a la vis­ta que este tipo de movi­mien­tos apor­ta, en su hete­ro­ge­nei­dad, acti­vos intere­san­tes para la con­tes­ta­ción. Ahí están la pre­sen­cia masi­va de jóve­nes para­dos y pre­ca­rios, el desig­nio de exten­der las pro­tes­tas al terreno del con­su­mo y una capa­ci­dad de movi­li­za­ción que, digan lo que digan, no ha men­gua­do.

No es difí­cil resu­mir la tarea mayor que que­da por delan­te en un momen­to, el pre­sen­te, en el que muchos de los inte­gran­tes de las cla­ses medias en pro­ce­so de des­cla­sa­mien­to han abra­za­do un dis­cur­so radi­cal mien­tras la mayo­ría de quie­nes dis­po­nen de un tra­ba­jo pare­cen ate­na­za­dos, sin más, por el mie­do: la obli­ga­ción estri­ba en sumar los acti­vos que pro­ce­den de esa cla­se media des­cla­sa­da y de los sec­to­res resis­ten­tes del movi­mien­to obre­ro de siem­pre. Con­se­guir­lo no es sen­ci­llo. Recu­pe­rar, para ello, el sig­ni­fi­ca­do de dos pala­bras, explo­ta­ción y alie­na­ción, pre­ma­tu­ra­men­te arrin­co­na­das, pare­ce inelu­di­ble.

Dia­go­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *