Belén Gope­gui: «La izquier­da debe tener un medio mili­tan­te»

Car­tel anun­cian­do la char­la Medios y Des­in­for­ma­ción de Belén Gope­gui

La escri­to­ra Belen Gope­gui se acer­có has­ta la CSOA La Madre­ña de Ovie­do para char­lar sobre los medios de comu­ni­ca­ción y la des­in­for­ma­ción. Para cen­trar la char­la comen­zó leyen­do algu­nos frag­men­tos de varios artícu­los y comen­tan­do algu­nas fra­ses impor­tan­tes. Citó a Lenin: «La con­cien­cia vie­ne de fue­ra», tan­to la revo­lu­cio­na­ria como la otra, y seña­ló que la pre­gun­ta impor­tan­te es por qué valen las cosas en lugar de cuán­to valen, como ya nos indi­ca­ba Marx. Seña­ló que los medios fun­cio­nan para cer­ti­fi­car lo fal­so y lo expli­có a tra­vés de un tex­to de Agam­ben cita­do por Dome­ni­co Losur­do al hablar sobre el geno­ci­dio Timi­soa­ra como deto­nan­te del fin de la dic­ta­du­ra de Ceau­ses­cu en Ruma­nía. En aque­lla oca­sión se mos­tra­ron las mor­gues lle­nas con cadá­ve­res des­en­te­rra­dos y tor­tu­ra­dos con el fin de simu­lar ante las cáma­ras el geno­ci­dio que debía legi­ti­mar el nue­vo régi­men. «Lo que todo el mun­do veía en direc­to en sus tele­vi­so­res como una ver­dad abso­lu­ta era la más abso­lu­ta no ver­dad. Y, aun­que la fal­si­fi­ca­ción resul­ta­ra evi­den­te, el sis­te­ma mun­dial de los medios de comu­ni­ca­ción la auten­ti­fi­ca­ba, para que que­da­se cla­ro que lo ver­da­de­ro no era más que un ins­tan­te del movi­mien­to nece­sa­rio de lo fal­so». Gope­gui nos pro­po­ne que desa­rro­lle­mos la lucha con­tra los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y reali­ce­mos una vigi­lan­cia crí­ti­ca con­tra esa indus­tria de la cer­ti­fi­ca­ción por­que los medios comer­cia­les nos dan una ver­dad y nos dicen que no exis­te otra. A los medios alter­na­ti­vos corres­pon­de la tarea de man­te­ner una lucha total­men­te des­equi­li­bra­da para con­tar­nos la reali­dad. Pero, ¿qué poten­cia real de difu­sión tie­nen para poder ser un medio efi­caz en con­tra­po­si­ción con los otros?

Hay muchos mani­fies­tos sobre Inter­net, en defen­sa de una red libre, pero hay muy pocos que se preo­cu­pen de que sean públi­cos los cami­nos de Inter­net, garan­ti­zar que las infra­es­truc­tu­ras que sopor­tan Inter­net no están en manos pri­va­das es el pri­mer paso para poder tener una red libre. El len­gua­je es de todos, de la mis­ma for­ma, Gope­gui defien­de que las infra­es­truc­tu­ras de comu­ni­ca­ción sean públi­cas, aña­de que defen­der una red libre es tam­bién abo­gar por una demo­cra­ti­za­ción de la eco­no­mía, por­que la dis­tri­bu­ción de la rique­za se debe hacer con la mis­ma lógi­ca.

La escri­to­ra empleó ejem­plos de la pren­sa alter­na­ti­va argen­ti­na, como «El pin­tor» que enca­be­za­ba en 1912 una lucha épi­ca con­tra el len­gua­je mani­pu­la­do, con expre­sio­nes de izquier­da que hoy podrían sonar aje­nas, «ban­de­ra de com­ba­te, foco de luz que irra­dia cere­bros, ala ampa­ra­do­ra de todo dolor», pero que eran pre­ci­sas y moti­va­do­ras; o como la Agen­cia de Pren­sa Rodol­fo Wash en la que se defi­nen como perio­dis­tas sub­je­ti­vos, pues se con­si­de­ran par­te del pue­blo que lucha con­tra la opre­sión que sufren, moti­vo por el que abor­da­ban sus artícu­los siem­pre como seres huma­nos mili­tan­tes. Gope­gui indi­có que debe­mos plan­tear­nos nues­tra par­ti­ci­pa­ción en las redes socia­les des­de estas dos pre­mi­sas. Debe­mos saber por qué con­ta­mos las cosas y que la ver­dad y el cono­ci­mien­to están liga­dos a la acción.

Belén Gope­gui duran­te la char­la (Foto: Toni Gutié­rrez)

De esta for­ma pre­sen­tó la char­la. A par­tir de este momen­to se abrió un diá­lo­go con los asis­ten­tes en el que Belén Gope­gui fue escu­chan­do y res­pon­dien­do a las pre­gun­tas que se le plan­tea­ron. En pri­mer lugar, ante los temas rela­cio­na­dos con las redes socia­les, qui­so traer la ima­gen del gran ausen­te en estos deba­tes: las ope­ra­do­ras. Nos encon­tra­mos con­que las mul­ti­na­cio­na­les del entre­te­ni­mien­to son malas y que los artis­tas abu­san, pero con­tra las ope­ra­do­ras no hay crí­ti­cas. Si no hubie­ra con­te­ni­dos, qué difun­di­rían las ope­ra­do­ras, dón­de esta­ría su nego­cio. Hay que impli­car­las en el deba­te pues for­man par­te igual que los otros par­ti­ci­pan­tes. Gope­gui insis­tió en la nece­si­dad de nacio­na­li­zar los cami­nos por don­de dis­cu­rre el cono­ci­mien­to. Usa­mos herra­mien­tas pri­va­das por­que no tene­mos los medios para desa­rro­llar­las, pero al hacer­lo acep­ta­mos sus reglas. En Vene­zue­la han lan­za­do un saté­li­te pro­pio. Las infra­es­truc­tu­ras de la comu­ni­ca­ción debe­rían tener carác­ter públi­co. De esta for­ma, con las infra­es­truc­tu­ras nacio­na­li­za­das como un ser­vi­cio públi­co que per­mi­te la difu­sión de con­te­ni­dos, el deba­te sobre el sus­ten­to de los crea­do­res de con­te­ni­dos ten­dría otro cariz. La escri­to­ra plan­teó la posi­bli­dad de que hubie­ra un sala­rio míni­mo pero para lle­gar a ese pun­to se ten­drían que haber dado pasos que garan­ti­za­ran ese sala­rio en muchos otros sec­to­res.

Otra de las accio­nes que expo­ne la escri­to­ra, es la de uti­li­zar herra­mien­tas más res­pe­tuo­sas con la pri­va­ci­dad del usua­rio. De esta mane­ra pro­po­ne que en lugar de Goo­gle se use el bus­ca­dor Duck Duck Go por­que se ha com­pro­me­ti­do a no guar­dar los datos de sus usua­rios. Pero es un bus­ca­dor que usa poca gen­te, así que no tie­ne la mis­ma poten­cia que los gran­des. De la mis­ma for­ma, en lugar de twit­ter pode­mos usar Iden​ti​.ca si logra­mos que gran par­te del deba­te se tras­la­de a esa red. Si pedi­mos que no se uti­li­ce una herra­mien­ta ‑con res­pec­to a la pre­gun­ta sobre Tuen­ti- es pre­ci­so ofre­cer una alter­na­ti­va para el mis­mo uso, pero no siem­pre es posi­ble hacer esto. Algu­nas no exis­ten y eso es por­que no hemos podi­do cons­truir esa herra­mien­ta de mane­ra públi­ca y libre. Pero más que en las apli­ca­cio­nes, la bata­lla está en la difu­sión, y pode­mos con­se­guir­la si lucha­mos por­que las infra­es­truc­tu­ras sean nues­tras. De la mis­ma for­ma que exis­te una ense­ñan­za públi­ca pode­mos soli­ci­tar que haya un Tuen­ti públi­co, pero hay par­ce­las que pen­sa­mos que son solo para las empre­sas, de carác­ter pri­va­do, y no entra­mos ni siquie­ra a valo­rar­lo. Belén Gope­gui se pre­gun­tó si pode­mos sub­ver­tir las redes socia­les. Su res­pues­ta sin­ce­ra es que no lo sabía. Como inven­to res­pon­de que tie­nen ven­ta­jas y peli­gros, que no están en nues­tras manos y por tan­to debe­mos tener cui­da­do. No pide que no las use­mos, pero que lo haga­mos con con­cien­cia.

Otra de las pre­gun­tas que se le plan­tea­ron iba por ese arran­que de la char­la en el que habló de la con­cien­cia. Lo deta­lló dicien­do que todo lo que somos está cons­trui­do des­de fue­ra y que pre­ci­sa­men­te por ese moti­vo debe­mos ser beli­ge­ran­tes. Es cier­to que Inter­net nos ha traí­do cier­ta liber­tad. Alguien me cuen­ta que algo es fal­so y me que­do muy con­ten­to, pero ¿qué hago des­pués? La pro­pues­ta que pro­po­ne Gope­gui es la de cons­truir orga­ni­za­cio­nes que se enfren­ten a quie­nes tie­nen la capa­ci­dad no sólo de con­tar la reali­dad, sino sobre todo de inter­ve­nir en ella.

Se habló mucho del perió­di­co «Públi­co» y de su cie­rre. Gope­gui expli­có que el fin de «Públi­co» for­ma par­te de su exis­ten­cia. Era un medio pri­va­do, que por tan­to res­pon­día a intere­ses de un empre­sa­rio. No se pue­de jugar mucho tiem­po en el mun­do del capi­ta­lis­mo a dos bara­jas, el dia­rio pen­só que estan­do liga­do con el PSOE podría man­te­ner­se, pero lo cier­to es que en un con­tex­to capi­ta­lis­ta no pue­de sobre­vi­vir un medio de izquier­das, por­que los anun­cian­tes no van a ali­men­tar un perió­di­co que va con­tra ellos, como decía Brecht, no van a sabo­tear­se a sí mis­mos, no son ton­tos, ni se van a sui­ci­dar. «Públi­co» que­mó ese car­tu­cho, pero en reali­dad ya lo sabía­mos. El cie­rre de «Públi­co» no debe ser­vir para vol­ver a com­prar El País, sino para apos­tar por un medio alter­na­ti­vo de izquier­das. Los medios de izquier­da solo sobre­vi­ven a tra­vés de la mili­tan­cia. La izquier­da debe cons­truir un medio, pero deben finan­ciar­se con la mili­tan­cia por­que si espe­ra hacer­lo con publi­ci­dad no lo va a con­se­guir. Así que se deben apar­car las dife­ren­cias y apos­tar por un medio que sea el nues­tro. Hay dis­tin­tos mode­los que han fun­cio­na­do, como es el caso de La Jor­na­da en Méxi­co. Es com­pli­ca­do, pero debe­mos inten­tar­lo, ser capa­ces de unir los medios alter­na­ti­vos. Con­cen­tre­mos nues­tros esfuer­zos en tener uno, aun­que sigan los otros. Cada uno pode­mos ser un corres­pon­sal, traer nues­tros temas a deba­te. Belén Gope­gui cita que en los medios las empre­sas se mues­tran ausen­tes, que no se habla casi nun­ca de ellas, como si no pasa­ra nada en su inte­rior.

Hablan­do de tele­vi­sión, citó a Jerry Man­der y reco­men­dó dos de sus libros, 4 bue­nas razo­nes para eli­mi­nar la tele­vi­sión y En ausen­cia de lo sagra­do, en los cua­les se expli­ca que hace tiem­po que la tec­no­lo­gía dejó de ser neu­tral y en qué for­ma la Tele­vi­sión impo­ne sus pro­pias reglas y envía sus pro­pios men­sa­jes. Por los mis­mos moti­vos, acon­se­jó leer el artícu­lo de Fer­nan­do Cem­bra­nos Tele­vi­sión, inter­ac­cio­nes socia­les y poder. En las tele­vi­sio­nes, a menu­do, el medio con­tra­di­ce lo que quie­re con­tar. Cuan­do nos hablan de una tra­ge­dia de 100.000 muer­tos, nos resul­ta impo­si­ble ima­gi­nar lo que real­men­te sig­ni­fi­ca ésto y de esa for­ma pier­de su sig­ni­fi­ca­do. Es una espe­cie de pan­ta­lla pues­ta sobre la reali­dad que en cier­ta mane­ra la alte­ra. Debe­mos cons­truir­nos estra­te­gias que nos sir­van para ver la reali­dad. Gun­ter Anders pro­po­nía en cam­bio lle­var un solo muer­to en nues­tra ima­gi­na­ción, un muer­to de Hiroshi­ma, por ejem­plo, uno sólo, lle­var­lo siem­pre en la cabe­za y cada vez que nos hablen de una tra­ge­dia con muchos falle­ci­dos recu­pe­re­mos el nues­tro para sen­tir ese dolor. Como ejem­plo de las difi­cul­ta­des para alte­rar la tele­vi­sión, Gope­gui habló la tele­vi­sión cuba­na, don­de en oca­sio­nes se podía seguir un deba­te de tres horas sin que la tec­no­lo­gía nos inte­rrum­pa con cam­bios de pla­nos, deta­lles de las manos de los par­ti­ci­pan­tes… De la mis­ma for­ma habla de las tele­vi­sio­nes comu­ni­ta­rias, que tam­bién sir­ven de alter­na­ti­va pues rom­pen el esque­ma amo-escla­vo que exis­te en las otras. La tele­vi­sión se ha con­ver­ti­do en publi­ci­dad con pro­gra­mas, igual que la pren­sa comer­cial. Los con­te­ni­dos son ela­bo­ra­dos por uno para ser con­su­mi­dos por todos. Pero en una comu­ni­dad, todos emi­ten y todos reci­ben. Ese es el esque­ma de la tele­vi­sión local con el que la escri­to­ra está de acuer­do. Seña­la que las expe­rien­cias que se han rea­li­za­do de este tipo en Vene­zue­la han resul­ta­do muy bien.

Inter­net no debe­ría con­ver­tir­se en otra tele­vi­sión, aun­que es hacia ahí dón­de pare­ce que nos lle­van. No debe­ría­mos que­rer lle­gar a eso. En la Tele­vi­sión tener un canal es algo caro y quie­ren que en la red ocu­rra algo pare­ci­do. Lo bueno de Inter­net es que nos per­mi­te difun­dir sin tener un canal mien­tras siga exis­tien­do la neu­tra­li­dad de la red, si fue­ra de otra mane­ra no lo podría­mos com­prar.

Belén Gope­gui pidió que le expli­ca­ran el pro­yec­to de La Madre­ña. Varios asis­ten­tes toma­ron la pala­bra para res­pon­der. Este espa­cio lo ocu­pa­ba anti­gua­men­te la Con­se­je­ría de Sani­dad que se mudó a nue­va ubi­ca­ción y el terreno lo adqui­rió Sedes para un pro­yec­to de cons­truc­ción que no lle­gó a eje­cu­tar. Hace cua­tro meses, des­de el 15‑M se pro­pu­so ocu­par este espa­cio como Cen­tro Social y como lugar para las asam­bleas. Lue­go se abrió a los colec­ti­vos socia­les y se está usan­do para char­las, con­cier­tos… como vál­vu­la de esca­pe de ocio. En Astu­rias hay una lar­ga tra­di­ción de Casas del Pue­blo y Ate­neos Liber­ta­rios, que se han toma­do como ejem­plo para este caso, por­que cons­truir ocio de una for­ma alter­na­ti­va tam­bién es hacer polí­ti­ca. Lo que aquí se hace debe ser un ger­men para salir des­pués a la calle. Su fun­cio­na­mien­to es asam­blea­rio y está fun­cio­nan­do muy bien, pues están logran­do lle­var a cabo las ideas pro­pues­tas con bas­tan­te par­ti­ci­pa­ción. Este espa­cio fue siem­pre una deman­da veci­nal para uti­li­zar­se con carác­ter social, aun­que no han con­se­gui­do que la gen­te del barrio se impli­que en las acti­vi­da­des. De momen­to, y tal vez por ese com­po­nen­te lúdi­co fren­te al polí­ti­co, no se han con­ver­ti­do en un moles­tia para el sis­te­ma, pero supo­nen que, tras las elec­cio­nes astu­ria­nas y cuan­do se haya for­ma­do un gobierno esta­ble, serán inter­ve­ni­dos y des­alo­ja­dos como el res­to de cen­tros del 15‑M del Esta­do espa­ñol.

Gope­gui habló de su expe­rien­cia en movi­mien­tos de con­cien­cia y lucha, para lo que citó la que vivió con la Escue­la de la Pros­pe, un pro­yec­to con mucho empu­je que tuvo que trans­for­mar­se por los cam­bios de nor­ma­ti­va sobre cen­tros con capa­ci­dad para emi­tir el gra­dua­do esco­lar, por el cam­bio de local y por otros moti­vos que fue­ron hacien­do que algu­nas cosas se que­da­ran por el camino. La escri­to­ra opi­nó que para con­se­guir inte­grar­se con el barrio es nece­sa­rio cubrir las nece­si­da­des que tie­nen sus veci­nos. Es nece­sa­rio encon­trar ese pun­to.

Tam­bién habló sobre el mun­do edi­to­rial, seña­lan­do que antes resul­ta­ba más difí­cil entrar, pero lue­go era más fácil que­dar­se. Aho­ra, sin embar­go, es fácil lle­gar y publi­car y lo que resul­ta com­pli­ca­do es la dis­tri­bu­ción. Ella está en Mon­da­do­ri, y dice que de momen­to no sien­te que hayan ejer­ci­do pre­sión sobre ella, que inclu­so ha con­se­gui­do edi­tar con licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons. Hay lími­tes que no pasan las empre­sas edi­to­ria­les, como algu­nos nom­bres pro­pios. Por otro lado, hay que tener cui­da­do para evi­tar que el capi­tal polí­ti­co de difu­sión que se obtie­ne estan­do en esas edi­to­ria­les ter­mi­ne sir­vien­do a aque­llo con­tra lo que se lucha, dice y cita la expre­sión de David Ace­ra sobre que es difí­cil que algo de mugre no se pegue. Recuer­da la estra­te­gia de Uli­ses, que pidió a su tri­pu­la­ción que le ata­se para poder escu­char el can­to de las sire­nas, sabien­do que si otros habían sucum­bi­do, él tam­bién lo haría. Así que no sabe si cam­bia­rá, por eso le pide a sus lec­to­res que se lo digan si lo hace. Es a par­tir de ese diá­lo­go con la gen­te, lo que le per­mi­te seguir.

Res­pec­to a nues­tro tiem­po, Gope­gui comen­ta que hemos per­di­do mode­los tra­di­cio­na­les de soli­da­ri­dad obre­ra, como por ejem­plo las cajas de resis­ten­cia que per­mi­tían afron­tar las huel­gas. Para ter­mi­nar se refie­re al libro edi­ta­do por Eco­lo­gis­tas en acción, Cam­biar las gafas para mirar el mun­do. Si no cam­bia­mos la for­ma, el con­te­ni­do se va modi­fi­can­do con esa for­ma.

La isla inexis­ten­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *