Los cami­nos que con­du­cen al desas­tre- Fidel Castro

Esta Refle­xión podrá escri­bir­se hoy, maña­na o cual­quier otro día sin ries­go de equivocarse.

Nues­tra espe­cie se enfren­ta a pro­ble­mas nue­vos. Cuan­do expre­sé hace 20 años en la Con­fe­ren­cia de Nacio­nes Uni­das sobre Medio Ambien­te y Desa­rro­llo en Río de Janei­ro que una espe­cie esta­ba en peli­gro de extin­ción, tenía menos razo­nes que hoy para adver­tir sobre un peli­gro que veía tal vez a la dis­tan­cia de 100 años. Enton­ces unos pocos líde­res de los paí­ses más pode­ro­sos mane­ja­ban el mun­do. Aplau­die­ron por mera cor­te­sía mis pala­bras y con­ti­nua­ron plá­ci­da­men­te cavan­do la sepul­tu­ra de nues­tra especie.

Pare­cía que en nues­tro pla­ne­ta rei­na­ba el sen­ti­do común y el orden. Hacía rato que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co apo­ya­do por la tec­no­lo­gía y la cien­cia seme­ja­ba ser el Alfa y Ome­ga de la socie­dad humana.

Aho­ra todo está mucho más cla­ro. Ver­da­des pro­fun­das se han ido abrien­do paso. Casi 200 Esta­dos, supues­ta­men­te inde­pen­dien­tes, cons­ti­tu­yen la orga­ni­za­ción polí­ti­ca a la que en teo­ría corres­pon­de regir los des­ti­nos del mundo.

Alre­de­dor de 25 mil armas nuclea­res en manos de fuer­zas alia­das o anta­gó­ni­cas dis­pues­tas a defen­der el orden cam­bian­te, por inte­rés o por nece­si­dad, redu­cen vir­tual­men­te a cero los dere­chos de miles de millo­nes de personas.

No come­te­ré la inge­nui­dad de asig­nar a Rusia o a Chi­na, la res­pon­sa­bi­li­dad por el desa­rro­llo de ese tipo de armas, des­pués de la mons­truo­sa matan­za de Hiroshi­maNaga­sa­ki, orde­na­da por Tru­man, tras la muer­te de Roosevelt.

Tam­po­co cae­ría en el error de negar el holo­caus­to que sig­ni­fi­có la muer­te de millo­nes de niños y adul­tos, hom­bres o muje­res, prin­ci­pal­men­te judíos, gita­nos, rusos o de otras nacio­na­li­da­des, que fue­ron víc­ti­mas del nazis­mo. Por ello repug­na la polí­ti­ca infa­me de los que nie­gan al pue­blo pales­tino su dere­cho a existir.

¿Alguien pien­sa aca­so que Esta­dos Uni­dos será capaz de actuar con la inde­pen­den­cia que lo pre­ser­ve del desas­tre inevi­ta­ble que le espera?

En pocas sema­nas los 40 millo­nes de dóla­res que el pre­si­den­te Oba­ma pro­me­tió recau­dar para su cam­pa­ña elec­to­ral solo ser­vi­rán para demos­trar que la mone­da de su país está muy deva­lua­da, y que Esta­dos Uni­dos, con su insó­li­ta y cre­cien­te deu­da públi­ca que se acer­ca a los 20 mil millo­nes de millo­nes de dóla­res, vive del dine­ro que impri­me y no de lo que pro­du­ce. El res­to del mun­do paga lo que ellos dilapidan.

Nadie cree tam­po­co que el can­di­da­to demó­cra­ta sea mejor o peor que sus adver­sa­rios repu­bli­ca­nos: llá­me­se Mitt Rom­ney o Rick San­to­rum. Años luz sepa­ran a los tres de per­so­na­jes tan rele­van­tes como Abraham Lin­coln o Mar­tin Luther King. Es real­men­te inusi­ta­do obser­var una nación tan pode­ro­sa tec­no­ló­gi­ca­men­te y un gobierno tan huér­fano a la vez de ideas y valo­res morales.

Irán no posee armas nuclea­res. Se le acu­sa de pro­du­cir ura­nio enri­que­ci­do que sir­ve como com­bus­ti­ble ener­gé­ti­co o com­po­nen­tes de uso médi­co. Quié­ra­se o no, su pose­sión o pro­duc­ción no es equi­va­len­te a la pro­duc­ción de armas nuclea­res. Dece­nas de paí­ses uti­li­zan el ura­nio enri­que­ci­do como fuen­te de ener­gía, pero este no pue­de emplear­se en la con­fec­ción de un arma nuclear sin un pro­ce­so pre­vio y com­ple­jo de purificación.

Sin embar­go Israel, que con la ayu­da y la coope­ra­ción de Esta­dos Uni­dos fabri­có el arma­men­to nuclear sin infor­mar ni ren­dir cuen­tas a nadie, hoy sin reco­no­cer la pose­sión de estas armas, dis­po­ne de cien­tos de ellas. Para impe­dir el desa­rro­llo de las inves­ti­ga­cio­nes en paí­ses ára­bes veci­nos ata­có y des­tru­yó los reac­to­res de Irak y de Siria. Ha decla­ra­do a su vez el pro­pó­si­to de ata­car y des­truir los cen­tros de pro­duc­ción de com­bus­ti­ble nuclear de Irán.

En torno a ese cru­cial tema ha esta­do giran­do la polí­ti­ca inter­na­cio­nal en esa com­ple­ja y peli­gro­sa región del mun­do, don­de se pro­du­ce y sumi­nis­tra la mayor par­te del com­bus­ti­ble que mue­ve la eco­no­mía mundial.

La eli­mi­na­ción selec­ti­va de los cien­tí­fi­cos más emi­nen­tes de Irán, por par­te de Israel y sus alia­dos de la OTAN, se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca que esti­mu­la los odios y los sen­ti­mien­tos de venganza.

El gobierno de Israel ha decla­ra­do abier­ta­men­te su pro­pó­si­to de ata­car la plan­ta pro­duc­to­ra de ura­nio enri­que­ci­do en Irán, y el gobierno de Esta­dos Uni­dos ha inver­ti­do cien­tos de millo­nes de dóla­res en la fabri­ca­ción de una bom­ba con ese propósito.

El 16 de mar­zo de 2012 Michel Chos­su­dovsky y Finian Cun­ningham publi­ca­ron un artícu­lo reve­lan­do que “Un impor­tan­te gene­ral de la Fuer­za Aérea de EE.UU. ha des­cri­to la mayor bom­ba con­ven­cio­nal ‑la revien­ta-bún­ke­res de 13,6 tone­la­das- como ‘gran­dio­sa’ para un ata­que mili­tar con­tra Irán.

“Un comen­ta­rio tan locuaz sobre un masi­vo arte­fac­to ase­sino tuvo lugar en la mis­ma sema­na en la cual el pre­si­den­te Barack Oba­ma se pre­sen­tó para adver­tir con­tra el ‘habla a la lige­ra’ sobre una gue­rra en el Gol­fo Pérsico.”

“…Her­bert Car­lis­le, vice jefe de Esta­do Mayor para ope­ra­cio­nes de la Fuer­za Aérea de EE.UU. […] agre­gó que pro­ba­ble­men­te la bom­ba sería uti­li­za­da en cual­quier ata­que con­tra Irán orde­na­do por Washington.

“El MOP, al que tam­bién se refie­ren como ‘La madre de todas las bom­bas’, está dise­ña­do para per­fo­rar a tra­vés de 60 metros de hor­mi­gón antes de deto­nar su masi­va bom­ba. Se cree que es la mayor arma con­ven­cio­nal, no nuclear, en el arse­nal estadounidense.”

“El Pen­tá­gono pla­ni­fi­ca un pro­ce­so de amplia des­truc­ción de la infra­es­truc­tu­ra de Irán y masi­vas víc­ti­mas civi­les median­te el uso com­bi­na­do de bom­bas nuclea­res tác­ti­cas y mons­truo­sas bom­bas con­ven­cio­na­les con nubes en for­ma de hon­go, inclui­das la MOAB y la mayor GBU-57A/B oMas­si­ve Ord­nan­ce Pene­tra­tor (MOP), que exce­de a la MOAB en capa­ci­dad destructiva.

“La MOP es des­cri­ta como ‘una pode­ro­sa nue­va bom­ba que apun­ta direc­ta­men­te a las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res sub­te­rrá­neas de Irán y Corea del Nor­te. La inmen­sa bom­ba ‑más lar­ga que 11 per­so­nas colo­ca­das hom­bro a hom­bro, o más de 6 metros des­de la base a la punta’.”

Rue­go al lec­tor me excu­se por este enre­da­do len­gua­je de la jer­ga militar.

Como pue­de apre­ciar­se, tales cálcu­los par­ten del supues­to de que los com­ba­tien­tes ira­níes, que suman millo­nes de hom­bres y muje­res cono­ci­dos por su fer­vor reli­gio­so y sus tra­di­cio­nes de lucha, se ren­di­rán sin dis­pa­rar un tiro.

En días recien­tes los ira­nios han vis­to como los sol­da­dos de Esta­dos Uni­dos que ocu­pan Afga­nis­tán, en ape­nas tres sema­nas, ori­na­ron sobre los cadá­ve­res de afga­nos ase­si­na­dos, que­ma­ron los libros del Corán y ase­si­na­ron a más de 15 ciu­da­da­nos indefensos.

Ima­gi­ne­mos a las fuer­zas de Esta­dos Uni­dos lan­zan­do mons­truo­sas bom­bas sobre ins­ti­tu­cio­nes indus­tria­les capa­ces de pene­trar 60 metros de hor­mi­gón. Jamás seme­jan­te aven­tu­ra había sido concebida.

No hace fal­ta una pala­bra más para com­pren­der la gra­ve­dad de seme­jan­te polí­ti­ca. Por esa vía nues­tra espe­cie será con­du­ci­da inexo­ra­ble­men­te hacia el desas­tre. Si no apren­de­mos a com­pren­der, no apren­de­re­mos jamás a sobrevivir.

Por mi par­te, no alber­go la menor duda de que Esta­dos Uni­dos está a pun­to de come­ter y con­du­cir el mun­do al mayor error de su historia.

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 21 de 2012

7 y 35 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *