Saha­ra sigue espe­ran­do una solu­ción tras 36 años de olvi­do y repre­sión- Aina­ra Lertxun­di

La Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca (RASD) aca­ba de cum­plir 36 años. Marrue­cos y el Fren­te Poli­sa­rio han ini­cia­do con retra­so la quin­ta ron­da de con­ver­sa­cio­nes infor­ma­les en Nue­va York. Moha­med Salem Boua­moud, encar­ce­la­do duran­te tres años en la Cár­cel Negra de El Aaiún, se mues­tra opti­mis­ta. Rachid Segha­yer, acti­vis­ta en los terri­to­rios ocu­pa­dos, en cam­bio, frun­ce el ceño. No espe­ra gran­des cam­bios por­que no ve en Rabat «volun­tad de lle­gar a un pro­ce­so de nego­cia­ción».

A36 años de la pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Ára­be Saha­raui Demo­crá­ti­ca (RASD), el con­flic­to con­ti­núa sumer­gi­do en un impas­se, en el que no se vis­lum­bran sali­das, por lo menos, a cor­to pla­zo. Cer­ca de 200.000 saha­rauis, la mayo­ría muje­res y niños, siguen exi­lia­dos en los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos de Tin­duf, en pleno desier­to arge­lino, mien­tras que de los terri­to­rios ocu­pa­dos no paran de lle­gar tes­ti­mo­nios de repre­sión, aun­que, como sub­ra­ya el acti­vis­ta Rachid Segha­yer, «los medios de comu­ni­ca­ción solo refle­jan el 20% de lo que ocu­rre en el Saha­ra ocu­pa­do por­que Rabat no per­mi­te difun­dir abso­lu­ta­men­te nada del día a día».

«La situa­ción es extre­ma en los terri­to­rios ocu­pa­dos. No estás segu­ro ni en la calle, ni en casa ni en nin­gún otro lugar», aña­de el expre­so Moha­med Salem Boua­moud. Duran­te tres años estu­vo en uno de los cen­tros peni­ten­cia­rios más sinies­tros del régi­men marro­quí, la Cár­cel Negra de El Aaiún.

«Un cemen­te­rio de gen­te viva»

En 2005, un gru­po de pri­sio­ne­ros logró lla­mar la aten­ción de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal tras intro­du­cir en la pri­sión una peque­ña cáma­ra con la que cap­ta­ron una de las cel­das don­de los pre­sos, entre ellos Boua­moud, apa­re­cían amon­to­na­dos unos sobre otros. Pese al impac­to que tuvo la foto­gra­fía y los gri­tos de tor­tu­ra que encie­rran sus pare­des, la Cár­cel Negra sigue sien­do des­tino común para muchos saha­rauis.

«Es un cemen­te­rio de gen­te viva. Es terri­ble, horri­ble», afir­ma Boua­moud con voz pau­sa­da. «¿Cuán­ta gen­te cree que pue­de caber en esta sala?», pre­gun­ta seña­lan­do la habi­ta­ción ‑de tama­ño medio‑, don­de se desa­rro­lla la entre­vis­ta. «Pues una 120», con­tes­ta tras una bre­ve pau­sa. «Está­ba­mos como sar­di­nas», agre­ga mien­tras se levan­ta del asien­to para tum­bar­se en el sue­lo hecho un ovi­llo e indi­ca con su bra­zo dón­de tenía la cabe­za de un com­pa­ñe­ro, el bra­zo de otro, la pier­na de otro y así has­ta com­ple­tar una espe­cie de puzz­le con fichas de car­ne y hue­so.

«Al día nos daban cin­co litros de agua para beber, lim­piar­nos, hacer nues­tras nece­si­da­des, lavar la ropa… Entre todos los pre­sos guar­dá­ba­mos diez litros de agua para sanear un poco los ser­vi­cios por­que, de lo con­tra­rio, era impo­si­ble dor­mir por el olor. A la sema­na de estar ahí, me pica­ba el cuer­po ente­ro por los pio­jos. Nin­gún orga­nis­mo inter­na­cio­nal ni ONG tie­ne auto­ri­za­ción para entrar en la Cár­cel Negra. Gra­cias a esa foto, el mun­do supo lo que es», remar­ca.

En 2007, un comi­té espe­cial de la ONU visi­tó el Saha­ra ocu­pa­do con la inten­ción de inves­ti­gar in situ las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos. «El Gobierno marro­quí alo­jó a sus inte­gran­tes en el Hotel Para­dor, uno de los mejo­res de El Aaiún. Pero les dijo que si salían de ahí, no podía garan­ti­zar su segu­ri­dad. A día de hoy, muy pocos datos han tras­cen­di­do de este infor­me», des­ta­ca Segha­yer. «Por­que, a Fran­cia, alia­do de Marrue­cos, no le intere­sa», apos­ti­lla Boua­moud que, en octu­bre de 2010 se unió al cam­pa­men­to pro­tes­ta de Gdeim Izik, para muchos el pre­lu­dio de la Pri­ma­ve­ra Ára­be.

De Gdeim Izik a Nue­va York

«Nació del des­con­ten­to y de la creen­cia de que era nece­sa­rio un movi­mien­to social. Con Gdeim Izik se qui­so dar una ima­gen de lo que es el pue­blo saha­raui, que tie­ne muchas mane­ras de luchar. Una de ellas fue, pre­ci­sa­men­te, este movi­mien­to social pací­fi­co, que empe­zó con 40 hai­mas y aca­bó con 8.000, y que recla­ma­ba igual­dad de opor­tu­ni­da­des y poder sen­tir la paz de los colo­ni­za­do­res; por­que la vida en los terri­to­rios ocu­pa­dos care­ce de nor­ma­li­dad. Marrue­cos con­ti­núa roban­do, explo­tan­do la rique­za del pue­blo saha­raui sin repar­tir nada a nadie. Las más de 20.000 per­so­nas que allí se reu­nie­ron, entre las que había muje­res, niños, ancia­nos y dis­ca­pa­ci­ta­dos, pedían cosas jus­tas y que el mun­do se acuer­de del pue­blo saha­raui y no lo aban­do­ne a su suer­te en manos marro­quíes», inci­de.

En el plano diplo­má­ti­co, el foco ha vuel­to a estar en Nue­va York, en lo que pue­da salir de la quin­ta ron­da de con­ver­sa­cio­nes infor­ma­les que han man­te­ni­do Marrue­cos y el Fren­te Poli­sa­rio bajo el aus­pi­cio de la ONU.

El obje­ti­vo, en pala­bras del envia­do espe­cial para el Saha­ra, Cris­topher Ross, es «evi­tar que se enfríen los con­tac­tos», sus­pen­di­dos en varias oca­sio­nes.

Segha­yer y Boua­moud dis­cre­pan sobre el alcan­ce de esta cita. «No espe­ro nada. Es la quin­ta ron­da y nada ha cam­bia­do has­ta el momen­to. Y si lo ha hecho, ha sido para peor. La polí­ti­ca de Marrue­cos es dila­tar el con­flic­to en el tiem­po. No tie­ne volun­tad polí­ti­ca de lle­gar a un pro­ce­so de nego­cia­ción. ¿Por qué tie­ne mie­do a un refe­rén­dum? Asis­ti­mos a un cla­ro jue­go inter­na­cio­nal entre Marrue­cos, Espa­ña y Fran­cia», des­ta­ca Segha­yer. Aun­que Boua­moud coin­ci­de con él en que la reso­lu­ción del con­flic­to depen­de de «intere­ses polí­ti­cos», man­tie­ne aún cier­ta con­fian­za en la diplo­ma­cia. «Ten­go toda­vía espe­ran­za en la comu­ni­dad inter­na­cio­nal por­que somos un pue­blo que solo pide su liber­tad. Si Fran­cia nos deja, estoy segu­ro de que lle­ga­re­mos a un acuer­do», con­clu­ye.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *