Piden 72 años de cár­cel y 108.000 euros de mul­ta por un pique­te infor­ma­ti­vo duran­te la últi­ma huelga

Gara

AzkenEzkger.jpg
Rue­da de pren­sa de repre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos con algu­nos de los impu­tados. (Jon HERNAEZ /​ARGAZKI PRESS)

BILBO-. Repre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos ELA, LAB, STEE-EILAS, ESK, EHNE e Hiru han com­pa­re­ci­do esta maña­na para dar a cono­cer la peti­ción fis­cal rea­li­za­da con­tra un pique­te infor­ma­ti­vo iden­ti­fi­ca­do por la Ertzain­tza duran­te la huel­ga con­tra las pen­sio­nes cele­bra­da el 27 de enero de 2011.

En una rue­da de pren­sa con­jun­ta en la sede de LAB en Bil­bo, los por­ta­vo­ces sin­di­ca­les Ainhoa Itur­be (EHNE), Patxi Agui­rre­za­ba­la (ELA) y Jabi Gar­ni­ka (LAB) han con­si­de­ra­do que «no es casua­li­dad» que la peti­ción de la Fis­ca­lía se pro­duz­ca a una sema­na lar­ga de la huel­ga gene­ral pre­vis­ta para el 29 de mar­zo, y han seña­la­do que la mis­ma «pre­ten­de crear un cli­ma de mie­do» ante esta movilización.

Según ha expli­ca­do Itur­be, una de las impu­tadas, la Poli­cía auto­nó­mi­ca retu­vo a las 18 per­so­nas que par­ti­ci­pa­ban en el acto «duran­te dos horas, impi­dien­do así la labor infor­ma­ti­va del acto reivindicativo».

Los impu­tados pres­ta­ron pos­te­rior­men­te decla­ra­ción ante el juez y «un año des­pués, en vís­pe­ras de una huel­ga gene­ral, nos lle­ga la peti­ción del fis­cal», que ha soli­ci­ta­do una pena de cár­cel de tres años y nue­ve meses para cada uno de los impu­tados, ade­más de una mul­ta de 5.400 euros por per­so­na y una «inha­bi­li­ta­ción espe­cial» duran­te el mis­mo tiem­po para todos los acu­sa­dos. Lo que suma en toral 72 años de cár­cel y 108.000 euros de multa.

Itur­be ha indi­ca­do que el hecho de que está deci­sión les haya sido remi­ti­da nue­ve días antes de la huel­ga gene­ral «nos lle­va a pen­sar que se pre­ten­de influir sobre la gen­te con un men­sa­je de mie­do», más aún cuan­do las peti­cio­nes fis­ca­les son rea­li­za­das «de for­ma no indi­vi­dua­li­za­da, como por ley debe­ría, sino de mane­ra colectiva».

«Es curio­so que nos acu­sen a 18 per­so­nas de empu­jar a un tra­ba­ja­dor que no secun­da­ba la huel­ga y tam­bién que todos noso­tros agu­je­reá­ra­mos las rue­das de un vehícu­lo, mien­tras que el deli­to que pesa sobre noso­tros no es el de coac­ción, sino el de aten­tar con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res», ha apun­ta­do, para aña­dir que el obje­ti­vo de la peti­ción de la Fis­ca­lía es «cri­mi­na­li­zar todos los sec­to­res que pro­pon­gan alter­na­ti­vas al actual sis­te­ma eco­nó­mi­co y social».

Por ello, los sin­di­ca­tos con­vo­can­tes han recor­da­do que la huel­ga es un dere­cho de todos los tra­ba­ja­do­res, «al igual que el dere­cho a un tra­ba­jo digno o una vivien­da en con­di­cio­nes», y han soli­ci­ta­do que el pro­ce­so judi­cial abier­to que­de sin efec­to, tan­to en las cues­tio­nes de orden penal como eco­nó­mi­cas plan­tea­das por la Fiscalía.

Ade­más, han rea­li­za­do un lla­ma­mien­to a la ciu­da­da­nía para que par­ti­ci­pe en la con­cen­tra­ción que este vier­nes, 23 de mar­zo, ten­drá lugar en Ger­ni­ka a las 19.00 de la tar­de en soli­da­ri­dad con los 18 imputados.

«Ata­que» al sindicalismo

Por su par­te, el repre­sen­tan­te de LAB Jabi Gar­ni­ka ha denun­cia­do el «ata­que» que está sufrien­do el mun­do sin­di­cal des­de el pasa­do año 2008, tras el ini­cio de la cri­sis. A su jui­cio, se está incre­men­tan­do la pre­sión «des­de el capi­tal y las ins­ti­tu­cio­nes, sin con­for­mar­se con anu­lar nues­tros dere­chos labo­ra­les y sociales».

En este sen­ti­do, ha denun­cia­do la «impo­si­ción colec­ti­va» en refe­ren­cia a los recor­tes, mien­tras que «cuan­do deci­di­mos pro­tes­tar y plan­tear alter­na­ti­vas, se bus­ca el cas­ti­go indi­vi­dual para todos los par­ti­ci­pan­tes en estos procedimientos».

Ha dicho que estas deci­sio­nes «bus­can ais­lar social­men­te a los colec­ti­vos que no com­par­ti­mos el mode­lo social y eco­nó­mi­co que nos quie­ren impo­ner», y ha pues­to como ejem­plo de esta situa­ción los actua­les con­flic­tos en Metro Bil­bao, Eus­ko­tren y Bilbobus.

«Se está ter­gi­ver­san­do total­men­te la movi­li­za­ción para escon­der los moti­vos reales de las rei­vin­di­ca­cio­nes, para enfa­ti­zar al mis­mo tiem­po las con­se­cuen­cias de las movi­li­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res», ha agregado.

En esta mis­ma línea, el repre­sen­tan­te de ELA Patxi Agui­rre­za­ba­la ha seña­la­do que esta­mos asis­tien­do a «un pro­ce­so de cri­mi­na­li­za­ción per­ma­nen­te de la vida sin­di­cal, para dejar a los pies de los caba­llos los dere­chos de los trabajadores».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.