Piden 72 años de cár­cel y 108.000 euros de mul­ta por un pique­te infor­ma­ti­vo duran­te la últi­ma huelga

Gara

AzkenEzkger.jpg
Rue­da de pren­sa de repre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos con algu­nos de los impu­tados. (Jon HERNAEZ /​ARGAZKI PRESS)

BILBO-. Repre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos ELA, LAB, STEE-EILAS, ESK, EHNE e Hiru han com­pa­re­ci­do esta maña­na para dar a cono­cer la peti­ción fis­cal rea­li­za­da con­tra un pique­te infor­ma­ti­vo iden­ti­fi­ca­do por la Ertzain­tza duran­te la huel­ga con­tra las pen­sio­nes cele­bra­da el 27 de enero de 2011.

En una rue­da de pren­sa con­jun­ta en la sede de LAB en Bil­bo, los por­ta­vo­ces sin­di­ca­les Ainhoa Itur­be (EHNE), Patxi Agui­rre­za­ba­la (ELA) y Jabi Gar­ni­ka (LAB) han con­si­de­ra­do que «no es casua­li­dad» que la peti­ción de la Fis­ca­lía se pro­duz­ca a una sema­na lar­ga de la huel­ga gene­ral pre­vis­ta para el 29 de mar­zo, y han seña­la­do que la mis­ma «pre­ten­de crear un cli­ma de mie­do» ante esta movilización.

Según ha expli­ca­do Itur­be, una de las impu­tadas, la Poli­cía auto­nó­mi­ca retu­vo a las 18 per­so­nas que par­ti­ci­pa­ban en el acto «duran­te dos horas, impi­dien­do así la labor infor­ma­ti­va del acto reivindicativo».

Los impu­tados pres­ta­ron pos­te­rior­men­te decla­ra­ción ante el juez y «un año des­pués, en vís­pe­ras de una huel­ga gene­ral, nos lle­ga la peti­ción del fis­cal», que ha soli­ci­ta­do una pena de cár­cel de tres años y nue­ve meses para cada uno de los impu­tados, ade­más de una mul­ta de 5.400 euros por per­so­na y una «inha­bi­li­ta­ción espe­cial» duran­te el mis­mo tiem­po para todos los acu­sa­dos. Lo que suma en toral 72 años de cár­cel y 108.000 euros de multa.

Itur­be ha indi­ca­do que el hecho de que está deci­sión les haya sido remi­ti­da nue­ve días antes de la huel­ga gene­ral «nos lle­va a pen­sar que se pre­ten­de influir sobre la gen­te con un men­sa­je de mie­do», más aún cuan­do las peti­cio­nes fis­ca­les son rea­li­za­das «de for­ma no indi­vi­dua­li­za­da, como por ley debe­ría, sino de mane­ra colectiva».

«Es curio­so que nos acu­sen a 18 per­so­nas de empu­jar a un tra­ba­ja­dor que no secun­da­ba la huel­ga y tam­bién que todos noso­tros agu­je­reá­ra­mos las rue­das de un vehícu­lo, mien­tras que el deli­to que pesa sobre noso­tros no es el de coac­ción, sino el de aten­tar con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res», ha apun­ta­do, para aña­dir que el obje­ti­vo de la peti­ción de la Fis­ca­lía es «cri­mi­na­li­zar todos los sec­to­res que pro­pon­gan alter­na­ti­vas al actual sis­te­ma eco­nó­mi­co y social».

Por ello, los sin­di­ca­tos con­vo­can­tes han recor­da­do que la huel­ga es un dere­cho de todos los tra­ba­ja­do­res, «al igual que el dere­cho a un tra­ba­jo digno o una vivien­da en con­di­cio­nes», y han soli­ci­ta­do que el pro­ce­so judi­cial abier­to que­de sin efec­to, tan­to en las cues­tio­nes de orden penal como eco­nó­mi­cas plan­tea­das por la Fiscalía.

Ade­más, han rea­li­za­do un lla­ma­mien­to a la ciu­da­da­nía para que par­ti­ci­pe en la con­cen­tra­ción que este vier­nes, 23 de mar­zo, ten­drá lugar en Ger­ni­ka a las 19.00 de la tar­de en soli­da­ri­dad con los 18 imputados.

«Ata­que» al sindicalismo

Por su par­te, el repre­sen­tan­te de LAB Jabi Gar­ni­ka ha denun­cia­do el «ata­que» que está sufrien­do el mun­do sin­di­cal des­de el pasa­do año 2008, tras el ini­cio de la cri­sis. A su jui­cio, se está incre­men­tan­do la pre­sión «des­de el capi­tal y las ins­ti­tu­cio­nes, sin con­for­mar­se con anu­lar nues­tros dere­chos labo­ra­les y sociales».

En este sen­ti­do, ha denun­cia­do la «impo­si­ción colec­ti­va» en refe­ren­cia a los recor­tes, mien­tras que «cuan­do deci­di­mos pro­tes­tar y plan­tear alter­na­ti­vas, se bus­ca el cas­ti­go indi­vi­dual para todos los par­ti­ci­pan­tes en estos procedimientos».

Ha dicho que estas deci­sio­nes «bus­can ais­lar social­men­te a los colec­ti­vos que no com­par­ti­mos el mode­lo social y eco­nó­mi­co que nos quie­ren impo­ner», y ha pues­to como ejem­plo de esta situa­ción los actua­les con­flic­tos en Metro Bil­bao, Eus­ko­tren y Bilbobus.

«Se está ter­gi­ver­san­do total­men­te la movi­li­za­ción para escon­der los moti­vos reales de las rei­vin­di­ca­cio­nes, para enfa­ti­zar al mis­mo tiem­po las con­se­cuen­cias de las movi­li­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res», ha agregado.

En esta mis­ma línea, el repre­sen­tan­te de ELA Patxi Agui­rre­za­ba­la ha seña­la­do que esta­mos asis­tien­do a «un pro­ce­so de cri­mi­na­li­za­ción per­ma­nen­te de la vida sin­di­cal, para dejar a los pies de los caba­llos los dere­chos de los trabajadores».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *