A Iran­tzu y a Lei­re, dos lucha­do­ras de gran cora­zón- Juan­jo Bas­te­rra

Había pen­sa­do dedi­car este espa­cio a ani­mar a la socie­dad vas­ca a la huel­ga gene­ral del 29 de mar­zo; por supues­to que la ani­mo. A decir que estos empre­sa­rios tie­nen cada vez menos escrú­pu­los para explo­tar a los tra­ba­ja­do­res. O que algu­nos de ellos, como el equi­po eje­cu­ti­vo de BBVA, se han lle­va­do en esta cri­sis eco­nó­mi­ca 123 millo­nes en suel­dos, lo que ganan en un año 5.000 tra­ba­ja­do­res vas­cos con un suel­do medio que, por cier­to, cada vez son menos los que lle­gan a esa can­ti­dad (25.000 euros). Ese gru­po de pri­vi­le­gia­dos que estos días han movi­do el culo por nues­tras calles y mejo­res hote­les, acu­mu­lan ade­más fon­dos de pen­sio­nes de 156 millo­nes. Casi nada.

Mien­tras los demás tene­mos que pen­sar en el sala­rio, la hipo­te­ca y en el tra­ba­jo para coti­zar para la pen­sión míni­ma futu­ra, estos quin­ce eje­cu­ti­vos de BBVA tie­nen su futu­ro garan­ti­za­do, pero se per­mi­ten el lujo de pedir para los demás que se aprie­ten el cin­tu­rón, con­tra­tos pre­ca­rios y, por supues­to, que no pien­sen en un futu­ro segu­ro.

No voy a seguir por ese camino, sino que esta colum­na la voy a dedi­car a apo­yar a dos lucha­do­ras que, mien­tras unos se preo­cu­pan de acu­mu­lar y acu­mu­lar rique­za pisan­do el callo al tra­ba­ja­dor, ellas hacen una huel­ga de ham­bre para rei­vin­di­car que once de sus com­pa­ñe­ras sean read­mi­ti­das en la empre­sa y a otras seis no las tras­la­den de mane­ra for­zo­sa a Bar­ce­lo­na, lo que es lo mis­mo que man­dar­las al paro. Hoy, si no ha pasa­do nada raro, cum­plen 11 días de huel­ga de ham­bre.

Tra­ba­jan en Gue­ñes, pero son de Bal­ma­se­da, Lei­re Sainz-Ezke­rra, y de Zalla, Iran­tzu Lla­mo­sas. Se enfren­tan a la sub­con­tra­ta de Iber­dro­la, Konec­ta BTO. Un ejem­plo de explo­ta­ción. Lo peor de la situa­ción es el silen­cio de Iber­dro­la y del alcal­de de Gue­ñes (PNV), que es capaz de dejar a la mul­ti­na­cio­nal eléc­tri­ca un edi­fi­cio por 75 años y un alqui­ler de risa: 600 euros al año, pero es inca­paz de inter­ce­der por la mejo­ra de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de sala­rios de las tra­ba­ja­do­ras de esa sub­con­tra­ta.

Sin embar­go, Lei­re e Iran­tzu han toma­do un camino para evi­tar que Enkar­te­rri se con­vier­ta en un desier­to indus­trial.

Eske­rrik asko Iran­tzu y Lei­re por esta lec­ción de espe­ran­za. Aurre­ra!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *