Orga­ni­cé­mo­nos para el 29 de Mar­zo

El capi­ta­lis­mo está en cri­sis, más bien está en diver­sas cri­sis que se com­bi­nan. No se tra­ta sólo de una cri­sis finan­cie­ra debi­da a la caí­da de la tasa de ganan­cia y la super­pro­duc­ción sino que tam­bién es una cri­sis ener­gé­ti­ca, eco­ló­gi­ca, cul­tu­ral… esto le da a esta cri­sis un carác­ter sis­té­mi­co nue­vo que plan­tea a las muje­res, a los pue­blos y a los tra­ba­ja­do­res la nece­si­dad de la construcción/​consecución de un nue­vo sis­te­ma que supere las con­tra­dic­cio­nes que den­tro del capi­ta­lis­mo son irre­so­lu­bles y que son las cau­san­tes de esta cri­sis. Si estu­dia­mos ante­rio­res perio­dos simi­la­res, vemos que siem­pre las sali­das de las cri­sis han sido gue­rras inter­im­pe­ria­lis­tas, diri­gi­das por la bur­gue­sía, ponien­do el pro­le­ta­ria­do los millo­nes de muer­tos. Pos­te­rior­men­te los ven­ce­do­res se repar­tían el mun­do para apro­piar­se sus rique­zas en bene­fi­cio pro­pio.

Esta cri­sis ade­más de gene­rar toda una serie de sal­va­jes gue­rras, peri­fé­ri­cas en rela­ción al cen­tro occi­den­tal, está aca­ban­do con la inde­pen­den­cia de algu­nos Esta­dos que a pesar de ser apa­ren­te­men­te inde­pen­dien­tes están some­ti­dos al dik­tat de otros Esta­dos. Un ejem­plo cla­ro lo tene­mos en la Unión Euro­pea, en don­de paí­ses que tie­nen su Esta­do pro­pio, como son Gre­cia, Ita­lia, Por­tu­gal, Irlan­da, el Esta­do espa­ñol, en el fon­do han per­di­do su inde­pen­den­cia y tie­nen que apli­car las medi­das eco­nó­mi­cas que Ale­ma­nia les dic­ta. Un Esta­do pue­de ser for­mal­men­te inde­pen­dien­te, pero si no tie­ne una ver­da­de­ra inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca es un Esta­do some­ti­do.

¿Y estas medi­das eco­nó­mi­cas para qué sir­ven? ¿Son real­men­te medi­das que pue­den sacar de la cri­sis a estos Esta­dos? Rotun­da­men­te no, su obje­ti­vo no es otro que ace­le­rar los flu­jos eco­nó­mi­cos a la esfe­ra finan­cie­ra en una autén­ti­ca hui­da hacia ade­lan­te sabién­do­se inca­pa­ces de encon­trar nue­vos mer­ca­dos y con un ago­ta­mien­to ener­gé­ti­co y natu­ral en ver­da­de­ro pro­ce­so de agra­va­mien­to. El capi­ta­lis­mo, como siem­pre, ha deci­di­do que es el pue­blo tra­ba­ja­dor quien va a pagar por todos los desa­gui­sa­dos rea­li­za­dos por él. Su úni­co obje­ti­vo es pri­mar los bene­fi­cios de una mino­ría «a cam­bio de empo­bre­cer a la mayo­ría de la pobla­ción, recor­tan­do los sala­rios, pre­ca­ri­zan­do el empleo, aumen­tan­do el paro, recor­tan­do las pres­ta­cio­nes socia­les, las pen­sio­nes y el gas­to públi­co en sani­dad, edu­ca­ción y en ser­vi­cios socia­les» como denun­cian los colec­ti­vos socia­les y las cen­tra­les sin­di­ca­les de Eus­kal Herria en su lla­ma­mien­to a la huel­ga gene­ral para el pró­xi­mo 29 de mar­zo.

Pero no olvi­de­mos obje­ti­vos «secun­da­rios» como es debi­li­tar las inter­re­la­cio­nes inter­per­so­na­les, de tal mane­ra que las per­so­nas pase­mos a ser núme­ros, sin poder de deci­sión. Obje­ti­vo prin­ci­pal: maxi­mi­zar la plus­va­lía que extraen de cada tra­ba­ja­dor, de tal mane­ra que vol­va­mos a las con­di­cio­nes labo­ra­les de la Ingla­te­rra de fina­les del siglo XIX, en las que las per­so­nas que no pro­du­cían no eran úti­les para el sis­te­ma.

Y es que se demues­tra que el mal lla­ma­do Esta­do del bien­es­tar no fue un rega­lo que hicie­ron las bur­gue­sías euro­peas sino que fue un logro míni­mo que se arran­có a los Esta­dos con la lucha de millo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Los años en los que se fun­dó el Esta­do del bien­es­tar eran años de efer­ves­cen­cia del movi­mien­to popu­lar, de la con­se­cu­ción del socia­lis­mo real en algu­nos paí­ses y la bur­gue­sía de Occi­den­te se veía ame­na­za­da por que se demos­tra­ba que otro sis­te­ma era posi­ble. Debe­mos ana­li­zar entre todos noso­tros cómo hemos lle­ga­do a esta situa­ción y ser cons­cien­tes de que úni­ca­men­te con la poten­cia­ción del movi­mien­to popu­lar, es decir, con el tra­ba­jo de todas las per­so­nas que for­ma­mos el pue­blo tra­ba­ja­dor, podre­mos cam­biar la situa­ción: debe­mos con­tro­lar los medios de pro­duc­ción y finan­cia­ción, por­que de otra mane­ra esta­re­mos siem­pre en las manos de ban­que­ros corrup­tos que mane­jan la eco­no­mía según intere­ses bas­tar­dos.

Es evi­den­te que ante una situa­ción tan gra­ve el pue­blo vas­co debe plan­tear­se la nece­si­dad de poder deci­dir su futu­ro y de tomar las medi­das que crea nece­sa­rias para salir de las garras de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. La recla­ma­ción de un mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les es un pri­mer paso para hacer fren­te a las medi­das anti­obre­ras en el camino hacia un Esta­do pro­pio inde­pen­dien­te y popu­lar que se plan­tee poner­se al ser­vi­cio de la mayo­ría y hacer una polí­ti­ca en favor del pue­blo y no de una mino­ría.

Para avan­zar hacia esa inde­pen­den­cia es nece­sa­rio orga­ni­zar­nos y luchar con­tra esos Esta­dos que nos opri­men. Los dife­ren­tes gobier­nos tan­to espa­ño­les como vas­con­ga­dos, estén pre­si­di­dos por el PP, el PSOE o el PNV no han cesa­do en sus ata­ques a los más ele­men­ta­les dere­chos labo­ra­les del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Las con­di­cio­nes de tra­ba­jo que tan­to esfuer­zo y tan­ta lucha nos cos­tó lograr, que cos­tó inclu­so vidas de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, ahí esta el recuer­do a los cin­co tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos en Gas­teiz, están sien­do una y otra vez tor­pe­dea­das. Cada vez el capi­tal, de mano de su orga­ni­za­cio­nes empre­sa­ria­les, logra acer­car­se más a una espe­cie de escla­vis­mo labo­ral en el cual, nues­tros dere­chos sean míni­mos y sus már­ge­nes de bene­fi­cios máxi­mos.

Con un des­pi­do libre y casi gra­tui­to, los con­tra­tos basu­ra cam­pan a sus anchas y las jor­na­das inaca­ba­bles de tra­ba­jo se con­vier­ten en lo habi­tual.

Las muje­res, al redu­cir­se las ayu­das públi­cas, ven aumen­tar la car­ga de tra­ba­jo domés­ti­co. La bur­gue­sía echa sobre la mujer el grue­so de los cos­tes de su sali­da de la cri­sis. Su explo­ta­ción se acre­cien­ta, suel­dos más bajos y peo­res con­tra­tos, cuan­do no nos encon­tra­mos con la uti­li­za­ción ver­gon­zo­sa de su con­di­ción de mujer o el aco­so puro y duro.

La juven­tud se ve abo­ca­do a no poder inde­pen­di­zar­se, debi­do a los bají­si­mos sala­rios, pre­ci­sa­men­te por su con­di­ción de jóve­nes.

En defi­ni­ti­va, pre­ten­den dar una vuel­ta de tuer­ca a nues­tras con­di­cio­nes de vida que no pode­mos ni debe­mos acep­tar.

Lucha y orga­ni­za­ción son las herra­mien­tas de las que se debe dotar la cla­se obre­ra vas­ca y el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co para dar­le la vuel­ta a todo esto. Recu­pe­rar la calle, con­ven­cer a los tra­ba­ja­do­res, que miran con rece­lo las medi­das que Madrid impo­ne, que la liber­tad de Eus­kal Herria es la mejor posi­bi­li­dad de lle­gar a un Esta­do popu­lar que esca­pe de intere­ses aje­nos a los de los habi­tan­tes de este pais. Res­pon­der día a día a estos y a futu­ros ata­ques que el capi­ta­lis­mo ya tie­ne pre­vis­tos. El pró­xi­mo día 29 tene­mos una extra­or­di­na­ria oca­sión de estar pre­sen­tes en la calle, dina­mi­zan­do y par­ti­ci­pan­do en la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por la mayo­ría sin­di­cal vas­ca en Eus­kal Herria, por diver­sas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les en las nacio­nes opri­mi­das por el Esta­do espa­ñol y pos­te­rior­men­te por las pro­pias orga­ni­za­cio­nes esta­ta­les.

Por ello, Boltxe, lla­ma a que el pró­xi­mo día 29 los tajos se vean sin tra­ba­ja­do­ras ni tra­ba­ja­do­res y que todos nos vea­mos en las calles y en los pique­tes. Dan­do una res­pues­ta con­tun­den­te a la refor­ma labo­ral y a los recor­tes y en pos de una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te, femi­nis­ta y socia­lis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *