Huel­ga decir huel­ga- Puri Perez

Es jus­ta y nece­sa­ria, es nues­tro deber y salvación…..¿les recuer­da algo? Segu­ro que recuer­dan esas pala­bras en boca de Mariano Rajoy para defen­der la recién apro­ba­da Refor­ma Labo­ral. Pero de igual mane­ra, y para aque­llas per­so­nas que no hayan teni­do una cul­tu­ra reli­gio­sa cató­li­ca, les diré que esas pala­bras res­pon­den tex­tual­men­te a una de las ora­cio­nes de la misa domi­ni­cal. Ten­go dudas si será ahí don­de se le ocu­rrie­ron.

A mí se me que­da­ron gra­ba­das por su rotun­di­dad y con­tun­den­cia, al tiem­po que por su des­fa­cha­tez y atre­vi­mien­to al jun­tar con­cep­tos como jus­ti­cia con pér­di­da de dere­chos labo­ra­les. Su deber debie­ra ser hacer de David con­tra Goliat, y defen­der a la cla­se tra­ba­ja­do­ra de la ava­ri­cia sin desen­freno de los mer­ca­dos y no por el con­tra­rio escla­vi­zar­nos y ofre­cer­nos en ban­de­ja como cabe­za de san Juan en Euro­pa.

Curio­sa­men­te y al pen­sar sobre cómo ani­mar a la huel­ga, me venían esas pala­bras de nue­vo, pala­bras reli­gio­sas en boca de un pre­si­den­te de un esta­do lai­co. Pero creo que nun­ca se había dado el que la mis­ma fra­se sir­va para lo mis­mo y su con­tra­rio. El que la mis­ma fra­se pue­da ser uti­li­za­da por Rajoy para defen­der la refor­ma y por quie­nes rei­vin­di­ca­mos nues­tros dere­chos, para defen­der la huel­ga en con­tra de la refor­ma.

La huel­ga es jus­ta, la huel­ga es nece­sa­ria, es nues­tro deber y…

La huel­ga es jus­ta por­que nos han qui­ta­do dere­chos con­se­gui­dos con mucho esfuer­zo en los últi­mos cua­ren­ta años, gra­cias en reali­dad a muchas huel­gas sufri­das, y no es jus­to que paguen jus­tos por peca­do­res.

La huel­ga es nece­sa­ria por­que hay que demos­trar al gobierno que así no, que así no vamos a resol­ver la cri­sis y que esta refor­ma crea­rá mucho más paro.

Es nues­tro deber hacer la huel­ga por quie­nes lucha­ron para con­se­guir los dere­chos que tene­mos aho­ra, por noso­tras que vamos a sufrir esta refor­ma, y por las per­so­nas que ven­drán para que no digan que nos roba­ron la vida y no diji­mos nada.

Y qui­zá no será nues­tra sal­va­ción la huel­ga, pero si la hay, pasa por ella, pasa por tomar las calles, pasa por pro­tes­tar y mani­fes­tar nues­tro des­con­ten­to, en una suma de accio­nes y de movi­li­za­cio­nes cada vez mayo­res, con­ti­nua­das, orga­ni­za­das y de gran alcan­ce. En defi­ni­ti­va pasa por no doble­gar­nos a los mer­ca­dos. Los mer­ca­dos no pue­den ser nues­tro faro ni nues­tra guía sobre el mode­lo de mun­do en el que que­re­mos vivir.

Lle­va­mos años res­ca­tan­do y ayu­dan­do a los ban­cos con millo­nes de euros y pare­ce que con eso no es sufi­cien­te, pero si el cré­di­to hubie­se sido direc­to o a tra­vés de una ban­ca públi­ca la evo­lu­ción habría sido bien dis­tin­ta. ¿Para cuán­do una refor­ma de los mer­ca­dos financieros?¿Para cuán­do una refor­ma de los paraí­sos fis­ca­les, la imple­men­ta­ción de la tasa Tobin, el cobro de patri­mo­nio a la igle­sia o la lucha con­tra el frau­de fis­cal?

Dicen algu­nos perió­di­cos que la huel­ga es jus­ta pero no es bue­na para la eco­no­mía. Y ¿Cuán­do se ha hecho una huel­ga pen­san­do en la eco­no­mía? ¿Cuán­do una huel­ga ha favo­re­ci­do a la eco­no­mía? ¿qué eco­no­mía? ¿la eco­no­mía de quién? ¿Aca­so tene­mos cada una de las per­so­nas que vamos a ir la huel­ga la eco­no­mía tan sol­ven­ta­da como para que no nos impor­te el des­cuen­to de un día de tra­ba­jo? Nos supo­ne un esfuer­zo sí, pero es impres­cin­di­ble para parar esta carre­ra de echar la cul­pa a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que no ha sido quien ha cau­sa­do esta cri­sis.

Qui­zá sea el momen­to de poner a las per­so­nas en el cen­tro, pen­sar en ellas y actuar en con­tra de esta refor­ma injus­ta, inne­ce­sa­ria e irres­pon­sa­ble.

Por todo ello lla­ma­mos a la huel­ga del día 29 de Mar­zo de 2012.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *