Cómo hacer el ridícu­lo ante Fidel Cas­tro- JM Álva­rez

“No ten­go infor­ma­ción”… “No lo sé exac­ta­men­te en estos momen­tos”… “No estoy segu­ro”… “Des­pués se lo doy a Abel (Prie­to)”… Cuan­do nos pre­gun­tan algo sobre la comu­ni­dad don­de vivi­mos, al menos debe­ría­mos saber cuán­to paga­mos de cuo­ta.

“Si no hay nin­gu­na mane­ra, aquí y aho­ra, de defen­der la demo­cra­cia y la jus­ti­cia social en Siria, si lo mejor que pode­mos hacer (todos de acuer­do: Qatar, Ara­bia Sau­dí, Tur­quía, EEUU, la UE, Israel, Chi­na, Rusia, Irán, pero tam­bién Vene­zue­la y Cuba) es abor­tar su revo­lu­ción, ¿qué pue­de pro­po­ner la izquier­da a los sirios? ¿La esta­bi­li­dad ante­rior al 15 de mar­zo de 2011?”, San­tia­go Alba Rico en GARA.

“Cuan­do con­si­de­ra­mos la situa­ción de Siria debe­mos tener en cuen­ta que las fuer­zas de opo­si­ción no cons­ti­tu­yen una alter­na­ti­va demo­crá­ti­ca. La fuer­za de cho­que reac­cio­na­ria es la orga­ni­za­ción de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, que ha come­ti­do matan­zas en estre­cha alian­za con el impe­ria­lis­mo y los regí­me­nes ára­bes reac­cio­na­rios, mien­tras los libe­ra­les de todos los pela­jes son usa­dos como cor­ti­na de humo por estas fuer­zas oscu­ran­tis­tas”, Par­ti­do Comu­nis­ta sirio. Extrac­to de su decla­ra­ción ante la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta en Siria.

En el encuen­tro de inte­lec­tua­les con Fidel, acae­ci­do recien­te­men­te en la Haba­na, San­tia­go Alba Rico, tras dar­le una “lec­ción magis­tral” al vie­jo Coman­dan­te para que éste “sepa” lo que es una “revo­lu­ción” de ver­dad (man­da nari­ces) y hablar­le de las exce­len­cias de la Túnez actual, don­de el impe­ria­lis­mo ha cam­bia­do un dic­ta­dor lla­ma­do Ben Alí por un régi­men lla­ma­do dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta, se encon­tró meti­do en un calle­jón sin sali­da ante una pre­gun­ta que Fidel le hizo sobre quién admi­nis­tra y se lle­va los bene­fi­cios de la explo­ta­ción de las minas de fos­fa­to.

Cuan­do Fidel com­pro­bó que Alba Rico no tenía ni idea (o se salía por la tan­gen­te) y, por tan­to, era inca­paz de res­pon­der a su pre­gun­ta, le pasó la mano y entre algu­na son­ri­sa iró­ni­ca y com­pa­si­va, dijo que su inte­rés se debía a que Cuba es con­su­mi­do­ra de ese mine­ral. Por cier­to no sabe­mos qué pin­ta­ba el filó­so­fo en Cuba. Dado que no cues­tio­na el sis­te­ma capi­ta­lis­ta (lo lla­ma demo­cra­cia gené­ri­ca­men­te) resul­ta como míni­mo con­tra­dic­to­rio, acu­dir a un encuen­tro que se cele­bra en una terri­ble “dic­ta­du­ra”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *