Argu­men­tos basu­ra- Joxean Agi­rre

Ocho meses des­pués del espec­ta­cu­lar vuel­co en las ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les de bue­na par­te del sur de Eus­kal Herria, la ges­tión de las mis­mas y de los bie­nes públi­cos ocu­pa bue­na par­te del deba­te social, al tiem­po que la polí­ti­ca gene­ral sigue a expen­sas de la ini­cia­ti­va de la izquier­da aber­tza­le. Un repa­so de los pri­me­ros meses del nue­vo año lo demues­tra de mane­ra diá­fa­na: más de cien mil per­so­nas en Bil­bao a favor de una nue­va polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, arti­cu­la­ción del movi­mien­to Herri­ra, pre­sen­ta­ción de la decla­ra­ción en el Kur­saal del docu­men­to Kon­pon­bi­de hai­zea dabil!, impul­so de un acuer­do estra­té­gi­co entre fuer­zas sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas de toda Eus­kal Herria, y, entre tan­to, una dece­na de par­la­men­ta­rios y sena­do­res, 120 alcal­des, 44 jun­te­ros y más de un millar de con­ce­ja­les tra­ba­jan­do sin des­can­so en cua­tro mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les dife­ren­tes.

Pese a ello, o, tal vez, en razón de ello pre­ci­sa­men­te, la cla­se polí­ti­ca acos­tum­bra­da al bas­tón de man­do y el car­go públi­co vita­li­cio anda bas­tan­te soli­vian­ta­da. Muy espe­cial­men­te en Gipuz­koa, don­de duran­te años Odón Elor­za ponía con­cor­dia cívi­ca y tazas de cho­co­la­te fran­cés en sus recep­cio­nes donos­tia­rras, y Mar­kel Olano alfom­bra roja a todos los self-made man de la empre­sa gui­puz­coa­na.

Aho­ra, un puña­do de jóve­nes sin blog per­so­nal ni acce­so direc­to a los cenácu­los de Ade­gi, Kutxa­bank o la Cáma­ra de Comer­cio, está mani­pu­lan­do los cen­tros neu­rál­gi­cos del poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co de la pro­vin­cia. Ni con lo de Fukushi­ma pasa­ron tan­to mie­do, pero es lo que tie­ne la «mal­di­ta demo­cra­cia»: vale lo mis­mo el voto de los empre­sa­rios agru­pa­dos en la extin­ta Gipuz­koa Aurre­ra, que el del para­do cró­ni­co, la mujer ame­na­za­da de desahu­cio o el joven inde­pen­den­tis­ta con ras­tas.

Des­pués de gozar duran­te ocho lar­gos años de ins­ti­tu­cio­nes a su medi­da, con la pri­me­ra fuer­za polí­ti­ca de Gipuz­koa expur­ga­da a gol­pe de ile­ga­li­za­ción, la apues­ta sobe­ra­nis­ta y de izquier­da encar­na­da por Bil­du se ha vis­to recom­pen­sa­da por una de cada tres per­so­nas de entre las que vota­ron en mayo. Dema­sia­do peso, pen­sa­ron, como para ensa­yar fór­mu­las de cogo­bierno que les mar­gi­nen. De ahí que, entre otras muchas, la alcal­día de Donos­tia y el Gobierno Foral que­da­ran en manos de Bil­du. Des­de el día siguien­te a que Iza­gi­rre y Gari­tano reco­gie­sen sus maki­las, PNV y PSE comen­za­ron a tejer su tela­ra­ña: la cri­sis, la fal­ta de expe­rien­cia y la pre­sión mediá­ti­ca acom­pa­ña­rían al gri­te­río cons­tan­te de sus car­gos públi­cos.

A su favor, el haber deja­do las cuen­tas públi­cas tem­blan­do, algu­nas de las prin­ci­pa­les empre­sas fora­les, como Bide­gi, con una deu­da des­co­mu­nal acu­mu­la­da, y el patri­mo­nio de Donos­tia, sue­lo públi­co, par­ce­las muni­ci­pa­les, dere­chos de cons­truc­ción, inmue­bles y accio­nes, mal­ven­di­do duran­te años para equi­li­brar a cual­quier cos­to las cuen­tas públi­cas. Con este pano­ra­ma, mas­cu­lla­ban, solo en su pri­mer año de ges­tión Bil­du se vería abo­ca­do a arro­jar la toa­lla. Las cabe­ce­ras gui­puz­coa­nas de los gru­pos Vocen­to y Noti­cias harían el res­to: seis pági­nas dia­rias para hablar de des­go­bierno y crear alar­ma social.

En su debe, no haber con­ta­do con la deter­mi­na­ción de los nue­vos car­gos elec­tos para cam­biar el mode­lo de ges­tión, el esti­lo de gobierno y el orden de prio­ri­da­des que cual­quier ciu­da­dano nor­mal esta­ble­ce­ría para dis­tri­buir los acti­vos y repar­tir las car­gas.

Des­de que Bil­du ha deci­di­do poner coto al des­pil­fa­rro de las gran­des infra­es­truc­tu­ras, orde­nan­do el terri­to­rio sobre las nece­si­da­des reales de la pobla­ción y no, como has­ta aho­ra, en base a las pre­vi­sio­nes de bene­fi­cio de las gran­des cons­truc­to­ras, PSE y PNV sudan por los poros de Moyua o Ame­ná­bar. En cuan­to la Dipu­tada de Hacien­da ha pues­to sobre la mesa las bases de una nue­va polí­ti­ca fis­cal, las ren­tas altas de la pro­vin­cia, las inmo­bi­lia­rias y los espe­cu­la­do­res a las que cobi­jan, las empre­sas del eterno I+D+I (tra­du­ci­do como «inhi­bi­do­ras de impues­tos»), han invo­ca­do al por­ta­voz de Ade­gi para que vati­ci­ne las sie­te pla­gas de Bil­du.

Pero ese esfuer­zo con­jun­to no es sufi­cien­te. La gen­te de a pie ve con bue­nos ojos ale­jar del poder a los que per­mi­ten que el cos­to final de las obras dupli­que lo pre­su­pues­ta­do, o a los que con­do­nan deu­da y mul­tas mul­ti­mi­llo­na­rias a su anto­jo y dis­cre­cio­na­li­dad. Se escan­da­li­zan por el abis­mo tri­bu­ta­rio que sepa­ra a las ren­tas de los asa­la­ria­dos de las decla­ra­cio­nes de empre­sas y empre­sa­rios. Pre­fie­ren a un anó­ni­mo médi­co de Igel­do fren­te a un egó­la­tra con mal per­der o sus here­de­ros, los Tran­cas y Barran­cas del PSE donos­tia­rra.

Leja­nos los tiem­pos en los que el PSE, con Odón Elor­za a la cabe­za, denos­ta­ba al PNV por apos­tar por la inci­ne­ra­ción en Txin­gu­di, aho­ra es la ges­tión de resi­duos, el «puer­ta a puer­ta», el tren­ding topic del con­tra­ata­que con­cer­ta­do: basu­ra, con B de Bil­du. Somos anti­hi­gié­ni­cos, txe­rri­ja­ne­ros, des­pil­fa­rra­do­res, ilu­sos, men­ti­ro­sos, retró­gra­dos,… Que­re­mos hacer retro­ce­der nues­tro bien­es­tar has­ta el Medie­vo, ni más ni menos. El PNV aho­ra pro­mue­ve con­sul­tas popu­la­res, defien­de que gas­tar­se 500 millo­nes de euros en una inci­ne­ra­do­ra es tan moderno y efi­caz como la depi­la­ción eléc­tri­ca, y ame­na­za des­de Biz­kaia con cerrar a cal y can­to sus ver­te­de­ros a la mier­da gui­puz­coa­na.

Es tra­gi­có­mi­co. Polí­ti­cos tan bien­ha­bla­dos e impo­lu­tos, con la por­que­ría y los resi­duos en la boca todo el día. El mode­lo de ges­tión que ame­na­za su eter­na can­ti­ne­la apues­ta por una socie­dad cons­cien­te de lo que gene­ra y res­pon­sa­ble con su reci­cla­je; y allí en don­de se ha pro­ba­do el cam­bio, para col­mo, la gen­te repi­te. Ade­más, se cree capaz, a dife­ren­cia de Denis Itxa­so, de estar a la van­guar­dia de las tasas de reci­cla­je de Euro­pa. A esos polí­ti­cos que se ubi­can por detrás de Aus­tria, les trai­cio­na el sub­cons­cien­te espa­ñol: por defi­ni­ción se ubi­can a la cola de todo. Por últi­mo, es tan evi­den­te y erran­te el bla-blá de su argu­men­ta­rio, que has­ta en sus foros les enmien­dan la pla­na. Esta mis­ma sema­na, en res­pues­ta a la «encues­ta del mes» que el pro­pio Denis Itxa­so plan­tea­ba des­de su blog, un 56% de los par­ti­ci­pan­tes res­pon­día así: Pre­gun­ta: «¿Qué opi­nas sobre el acuer­do pre­su­pues­ta­rio entre Bil­du y el PNV en la Dipu­tación de Gipuz­koa?». Res­pues­ta: «Me pare­ce estu­pen­do. Hay que apo­yar a quien gobier­na en estos tiem­pos de difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas».

Pues eso, el #basu­ra con­ver­ti­do en lati­gui­llo de los arro­ja­dos del paraí­so ins­ti­tu­cio­nal es un reto para demos­trar que otra Gipuz­koa es posi­ble, que otra Eus­kal Herria es fac­ti­ble, y que, ade­más, se pue­de hacer sal­va­guar­dan­do los dere­chos socia­les e invir­tien­do la pirá­mi­de del desa­rro­llo: las per­so­nas en la base, como sos­tén demo­crá­ti­co de su mode­lo de vida, bien­es­tar e inter­re­la­ción. El pasa­do mar­tes alcal­des de Bil­du recla­ma­ron de PSE y PNV sen­ti­do común por enci­ma de los intere­ses par­ti­dis­tas, recla­man­do que no se cri­mi­na­li­ce a toda cos­ta al adver­sa­rio polí­ti­co. Segui­rán incor­dian­do, pero sería bueno, sobre todo para los intere­ses que defien­den, que no pier­dan el sen­ti­do del ridícu­lo ni el del prag­ma­tis­mo. De lo con­tra­rio, ellos mis­mos lle­va­rán el atez ate has­ta Aju­ria Enea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *