Argu­men­tos basu­ra- Joxean Agirre

Ocho meses des­pués del espec­ta­cu­lar vuel­co en las ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les de bue­na par­te del sur de Eus­kal Herria, la ges­tión de las mis­mas y de los bie­nes públi­cos ocu­pa bue­na par­te del deba­te social, al tiem­po que la polí­ti­ca gene­ral sigue a expen­sas de la ini­cia­ti­va de la izquier­da aber­tza­le. Un repa­so de los pri­me­ros meses del nue­vo año lo demues­tra de mane­ra diá­fa­na: más de cien mil per­so­nas en Bil­bao a favor de una nue­va polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, arti­cu­la­ción del movi­mien­to Herri­ra, pre­sen­ta­ción de la decla­ra­ción en el Kur­saal del docu­men­to Kon­pon­bi­de hai­zea dabil!, impul­so de un acuer­do estra­té­gi­co entre fuer­zas sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas de toda Eus­kal Herria, y, entre tan­to, una dece­na de par­la­men­ta­rios y sena­do­res, 120 alcal­des, 44 jun­te­ros y más de un millar de con­ce­ja­les tra­ba­jan­do sin des­can­so en cua­tro mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les diferentes.

Pese a ello, o, tal vez, en razón de ello pre­ci­sa­men­te, la cla­se polí­ti­ca acos­tum­bra­da al bas­tón de man­do y el car­go públi­co vita­li­cio anda bas­tan­te soli­vian­ta­da. Muy espe­cial­men­te en Gipuz­koa, don­de duran­te años Odón Elor­za ponía con­cor­dia cívi­ca y tazas de cho­co­la­te fran­cés en sus recep­cio­nes donos­tia­rras, y Mar­kel Olano alfom­bra roja a todos los self-made man de la empre­sa guipuzcoana.

Aho­ra, un puña­do de jóve­nes sin blog per­so­nal ni acce­so direc­to a los cenácu­los de Ade­gi, Kutxa­bank o la Cáma­ra de Comer­cio, está mani­pu­lan­do los cen­tros neu­rál­gi­cos del poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co de la pro­vin­cia. Ni con lo de Fukushi­ma pasa­ron tan­to mie­do, pero es lo que tie­ne la «mal­di­ta demo­cra­cia»: vale lo mis­mo el voto de los empre­sa­rios agru­pa­dos en la extin­ta Gipuz­koa Aurre­ra, que el del para­do cró­ni­co, la mujer ame­na­za­da de desahu­cio o el joven inde­pen­den­tis­ta con rastas.

Des­pués de gozar duran­te ocho lar­gos años de ins­ti­tu­cio­nes a su medi­da, con la pri­me­ra fuer­za polí­ti­ca de Gipuz­koa expur­ga­da a gol­pe de ile­ga­li­za­ción, la apues­ta sobe­ra­nis­ta y de izquier­da encar­na­da por Bil­du se ha vis­to recom­pen­sa­da por una de cada tres per­so­nas de entre las que vota­ron en mayo. Dema­sia­do peso, pen­sa­ron, como para ensa­yar fór­mu­las de cogo­bierno que les mar­gi­nen. De ahí que, entre otras muchas, la alcal­día de Donos­tia y el Gobierno Foral que­da­ran en manos de Bil­du. Des­de el día siguien­te a que Iza­gi­rre y Gari­tano reco­gie­sen sus maki­las, PNV y PSE comen­za­ron a tejer su tela­ra­ña: la cri­sis, la fal­ta de expe­rien­cia y la pre­sión mediá­ti­ca acom­pa­ña­rían al gri­te­río cons­tan­te de sus car­gos públicos.

A su favor, el haber deja­do las cuen­tas públi­cas tem­blan­do, algu­nas de las prin­ci­pa­les empre­sas fora­les, como Bide­gi, con una deu­da des­co­mu­nal acu­mu­la­da, y el patri­mo­nio de Donos­tia, sue­lo públi­co, par­ce­las muni­ci­pa­les, dere­chos de cons­truc­ción, inmue­bles y accio­nes, mal­ven­di­do duran­te años para equi­li­brar a cual­quier cos­to las cuen­tas públi­cas. Con este pano­ra­ma, mas­cu­lla­ban, solo en su pri­mer año de ges­tión Bil­du se vería abo­ca­do a arro­jar la toa­lla. Las cabe­ce­ras gui­puz­coa­nas de los gru­pos Vocen­to y Noti­cias harían el res­to: seis pági­nas dia­rias para hablar de des­go­bierno y crear alar­ma social.

En su debe, no haber con­ta­do con la deter­mi­na­ción de los nue­vos car­gos elec­tos para cam­biar el mode­lo de ges­tión, el esti­lo de gobierno y el orden de prio­ri­da­des que cual­quier ciu­da­dano nor­mal esta­ble­ce­ría para dis­tri­buir los acti­vos y repar­tir las cargas.

Des­de que Bil­du ha deci­di­do poner coto al des­pil­fa­rro de las gran­des infra­es­truc­tu­ras, orde­nan­do el terri­to­rio sobre las nece­si­da­des reales de la pobla­ción y no, como has­ta aho­ra, en base a las pre­vi­sio­nes de bene­fi­cio de las gran­des cons­truc­to­ras, PSE y PNV sudan por los poros de Moyua o Ame­ná­bar. En cuan­to la Dipu­tada de Hacien­da ha pues­to sobre la mesa las bases de una nue­va polí­ti­ca fis­cal, las ren­tas altas de la pro­vin­cia, las inmo­bi­lia­rias y los espe­cu­la­do­res a las que cobi­jan, las empre­sas del eterno I+D+I (tra­du­ci­do como «inhi­bi­do­ras de impues­tos»), han invo­ca­do al por­ta­voz de Ade­gi para que vati­ci­ne las sie­te pla­gas de Bildu.

Pero ese esfuer­zo con­jun­to no es sufi­cien­te. La gen­te de a pie ve con bue­nos ojos ale­jar del poder a los que per­mi­ten que el cos­to final de las obras dupli­que lo pre­su­pues­ta­do, o a los que con­do­nan deu­da y mul­tas mul­ti­mi­llo­na­rias a su anto­jo y dis­cre­cio­na­li­dad. Se escan­da­li­zan por el abis­mo tri­bu­ta­rio que sepa­ra a las ren­tas de los asa­la­ria­dos de las decla­ra­cio­nes de empre­sas y empre­sa­rios. Pre­fie­ren a un anó­ni­mo médi­co de Igel­do fren­te a un egó­la­tra con mal per­der o sus here­de­ros, los Tran­cas y Barran­cas del PSE donostiarra.

Leja­nos los tiem­pos en los que el PSE, con Odón Elor­za a la cabe­za, denos­ta­ba al PNV por apos­tar por la inci­ne­ra­ción en Txin­gu­di, aho­ra es la ges­tión de resi­duos, el «puer­ta a puer­ta», el tren­ding topic del con­tra­ata­que con­cer­ta­do: basu­ra, con B de Bil­du. Somos anti­hi­gié­ni­cos, txe­rri­ja­ne­ros, des­pil­fa­rra­do­res, ilu­sos, men­ti­ro­sos, retró­gra­dos,… Que­re­mos hacer retro­ce­der nues­tro bien­es­tar has­ta el Medie­vo, ni más ni menos. El PNV aho­ra pro­mue­ve con­sul­tas popu­la­res, defien­de que gas­tar­se 500 millo­nes de euros en una inci­ne­ra­do­ra es tan moderno y efi­caz como la depi­la­ción eléc­tri­ca, y ame­na­za des­de Biz­kaia con cerrar a cal y can­to sus ver­te­de­ros a la mier­da guipuzcoana.

Es tra­gi­có­mi­co. Polí­ti­cos tan bien­ha­bla­dos e impo­lu­tos, con la por­que­ría y los resi­duos en la boca todo el día. El mode­lo de ges­tión que ame­na­za su eter­na can­ti­ne­la apues­ta por una socie­dad cons­cien­te de lo que gene­ra y res­pon­sa­ble con su reci­cla­je; y allí en don­de se ha pro­ba­do el cam­bio, para col­mo, la gen­te repi­te. Ade­más, se cree capaz, a dife­ren­cia de Denis Itxa­so, de estar a la van­guar­dia de las tasas de reci­cla­je de Euro­pa. A esos polí­ti­cos que se ubi­can por detrás de Aus­tria, les trai­cio­na el sub­cons­cien­te espa­ñol: por defi­ni­ción se ubi­can a la cola de todo. Por últi­mo, es tan evi­den­te y erran­te el bla-blá de su argu­men­ta­rio, que has­ta en sus foros les enmien­dan la pla­na. Esta mis­ma sema­na, en res­pues­ta a la «encues­ta del mes» que el pro­pio Denis Itxa­so plan­tea­ba des­de su blog, un 56% de los par­ti­ci­pan­tes res­pon­día así: Pre­gun­ta: «¿Qué opi­nas sobre el acuer­do pre­su­pues­ta­rio entre Bil­du y el PNV en la Dipu­tación de Gipuz­koa?». Res­pues­ta: «Me pare­ce estu­pen­do. Hay que apo­yar a quien gobier­na en estos tiem­pos de difi­cul­ta­des económicas».

Pues eso, el #basu­ra con­ver­ti­do en lati­gui­llo de los arro­ja­dos del paraí­so ins­ti­tu­cio­nal es un reto para demos­trar que otra Gipuz­koa es posi­ble, que otra Eus­kal Herria es fac­ti­ble, y que, ade­más, se pue­de hacer sal­va­guar­dan­do los dere­chos socia­les e invir­tien­do la pirá­mi­de del desa­rro­llo: las per­so­nas en la base, como sos­tén demo­crá­ti­co de su mode­lo de vida, bien­es­tar e inter­re­la­ción. El pasa­do mar­tes alcal­des de Bil­du recla­ma­ron de PSE y PNV sen­ti­do común por enci­ma de los intere­ses par­ti­dis­tas, recla­man­do que no se cri­mi­na­li­ce a toda cos­ta al adver­sa­rio polí­ti­co. Segui­rán incor­dian­do, pero sería bueno, sobre todo para los intere­ses que defien­den, que no pier­dan el sen­ti­do del ridícu­lo ni el del prag­ma­tis­mo. De lo con­tra­rio, ellos mis­mos lle­va­rán el atez ate has­ta Aju­ria Enea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.