Matar cuan­do la gue­rra ya no tie­ne sen­ti­do- Jon Lee Ander­son

Todo indi­ca que los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y sus alia­dos de la OTAN no sólo han sobre­pa­sa­do su esta­día en Afga­nis­tán, sino tam­bién el pun­to en el que su pre­sen­cia es otra cosa que tóxi­ca. Mien­tras que los deta­lles exac­tos del inci­den­te son toda­vía poco cla­ros, es sabi­do que, tem­prano en la maña­na del domin­go (11 de mar­zo de 2012), un sol­da­do nor­te­ame­ri­cano apa­ren­te­men­te ase­si­nó a san­gre fría a 16 civi­les afga­nos en el dis­tri­to Panj­wai de la pro­vin­cia de Kan­dahar. Nue­ve de las víc­ti­mas, se infor­mó, eran niños. Este es mera­men­te el últi­mo esla­bón en una cade­na de epi­so­dios en los que los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos –pese a las inten­cio­nes posi­ti­vas de la abru­ma­do­ra mayo­ría de ellos — han mos­tra­do des­pre­cio, fal­ta de res­pe­to y, cada vez más y en for­ma trá­gi­ca, odio por la gen­te del país que los alber­ga.

Dos sema­nas atrás fue la que­ma acci­den­tal de ejem­pla­res del Corán y otros tex­tos sagra­dos en una base mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na –la noti­cia lle­vó a furio­sos moti­nes en todo Afga­nis­tán y a la muer­te de al menos trein­ta per­so­nas, inclu­yen­do a seis sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos. En enero, fue un video, fil­ma­do por los pro­pios sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos, que mos­tra­ba a cua­tro mari­nes ori­nan­do sobre los cadá­ve­res de varios afga­nos, sos­pe­cha­dos de ser par­te de los tali­bán, a los que habían mata­do. En 2010, en Mai­wand, una pro­vin­cia del sur –no lejos del dis­tri­to Panj­wai — , un gru­po de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos empren­dió el “ase­si­na­to depor­ti­vo” de civi­les afga­nos: se toma­ron fotos posan­do con sus víc­ti­mas y reco­lec­ta­ron par­tes de sus cuer­pos como tro­feos.

Tales inci­den­tes no son des­co­no­ci­dos para los nor­te­ame­ri­ca­nos –o no debe­rían ser­lo. Tam­bién ocu­rrie­ron en Irak. Hubo las igno­mi­nias de Abu Ghraib y la masa­cre de Haditha, y miles de inci­den­tes meno­res, a veces no repor­ta­dos, en los que los sol­da­dos humi­lla­ron, mata­ron o abu­sa­ron de civi­les ira­quíes por razo­nes que tenían menos que ver con sus posi­bles inten­cio­nes hos­ti­les y más con sus pro­pios mie­dos y odios. En el verano de 2003, en Fallujhan, cono­cí a un sol­da­do nor­te­mae­ri­cano que se vana­glo­rió ante mí de haber “que­ma­do” a vehícu­los civi­les que se acer­ca­ban por el camino entre Baso­ra y Bag­dad por­que no esta­ba segu­ro de quién esta­ba en ellos. En ese momen­to, dijo, había pare­ci­do más pru­den­te matar­los que dejar­los vivir, sólo por la posi­bi­li­dad de que pudie­ran ser hos­ti­les. El modo en que me con­tó sus expe­rien­cias, sin embar­go, deja­ba vis­lum­brar una reali­dad que a pocos sol­da­dos les gus­ta dis­cu­tir: que a veces matan por­que la opor­tu­ni­dad está allí y por­que, en ese momen­to, a algu­nos de ellos les resul­ta diver­ti­do. Sie­te años des­pués, ese mis­mo sol­da­do me con­tac­tó por car­ta para decir, arre­pen­ti­do, que era muy dife­ren­te de aquel joven que había cono­ci­do. Tuve la sen­sa­ción de que bus­ca­ba algu­na cla­se de expia­ción por las cosas que había hecho, pero tam­bién que­ría mi com­pren­sión. Expre­sa­ba un cla­ro sen­ti­do de auto­con­cien­cia y me pre­gun­tó adón­de lo lle­va­ría. Dos gene­ra­co­nes atrás, antes de Twit­ter y You­Tu­be y de celu­la­res con cáma­ra, los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en Viet­nam demos­tra­ban ruti­na­ria­men­te su odio hacia el pue­blo del país que los hos­pe­da­ba de modos a menu­do peo­res y mucho más fre­cuen­te­men­te que en Afga­nis­tán. En esos días, lle­vó mucho más tiem­po al públi­co nor­te­ame­ri­cano des­cu­brir cada uno de los epi­so­dios –más de un año en el caso de la masa­cre de My Lai, en 1968. “Nadie que­ría ser el pri­me­ro en publi­car­la”, escri­bió recien­te­men­te Sey­mour Hersh, quien sacó la his­to­ria a la luz.

En My Lai, entre 375 y 520 civi­les viet­na­mi­tas, en su mayo­ría muje­res y niños, fue­ron masa­cra­dos a san­gre fría por sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos que, en su mayo­ría, se calla­ron. Fue des­pués de que apa­re­cie­ra el pri­mer artícu­lo de Hersh que se publi­ca­ron foto­gra­fías de la masa­cre –toma­das, mien­tras ocu­rría, por un fotó­gra­fo del Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano que esta­ba en el lugar— en los dia­rios y en la revis­ta Life. Dada la tec­no­lo­gía actual y la febril cul­tu­ra mediá­ti­ca de últi­mo minu­to, pare­ce impro­ba­ble que algo de esa esca­la pudie­ra ocu­rrir hoy y ser encu­bier­to.

Pero el hecho de que menos civi­les –y tam­bién sol­da­dos — mue­ran en las gue­rras de hoy no miti­ga los espan­to­sos horro­res de sus accio­nes o redu­ce el daño polí­ti­co en Afga­nis­tán. Los alia­dos de la OTAN están bus­can­do salir­se con algo de gra­cia y dig­ni­dad de una situa­ción que se ha vuel­to fea y en la cual su enemi­go desig­na­do, los Tali­bán, no sólo ha gana­do terreno, sino que luce como pro­ba­ble recon­quis­ta­dor del poder una vez que esa sali­da final se pro­duz­ca.

En el oto­ño (boreal) de 2010, visi­té al Mullah Zaeef, un ex envia­do de impor­tan­cia de los Tali­bán y pri­sio­ne­ro de Guan­tá­na­mo des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2011, quien, des­de su libe­ra­ción y retorno a Afga­nis­tán, ha vivi­do en una villa de Kabul con guar­dias pro­vis­tos por el pre­si­den­te Hamid Kar­zai. Aun­que for­mal­men­te evi­ta todo con­tac­to con sus cama­ra­das tali­bán de anta­ño que toda­vía están en la pelea, Zaeef con­ser­va, cla­ra­men­te, el rol de inter­me­dia­rio; Kar­zai y muchos ofi­cia­les mili­ta­res y de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos y de la OTAN lo ven, cier­ta­men­te, como un posi­ble enla­ce con los tali­bán mode­ra­dos.

Zaeef dijo que le diver­tía haber­se vuel­to obje­to de aten­ción de tan­tos fun­cio­na­rios occi­den­ta­les. Pero, en pri­mer lugar, no esta­ba segu­ro de quié­nes podían ser esos tali­bán “mode­ra­dos”. En cuan­to al valor de nego­cia­cio­nes futu­ras, son­rió cor­tan­te y dijo lo úni­co que los tali­bán podrían estar dis­pues­tos a con­ver­sar con los nor­te­ame­ri­ca­nos y sus alia­dos son las con­di­cio­nes de su reti­ra­da total del país. Un acuer­do tal podría deter­mi­nar si deja­rán Afga­nis­tán con algu­na apa­rien­cia de dig­ni­dad o no, afir­mó.

La sen­sa­ción de inevi­ta­bi­li­dad sólo se ha inten­si­fi­ca­do des­de enton­ces. Últi­ma­men­te, los tali­bán han esta­do refre­gán­do­lo en la cara de las fuer­zas occi­den­ta­les. En dece­nas de inci­den­tes, los sol­da­dos del gobierno afgano, y a veces sus ofi­cia­les, han vuel­to sus armas, cada vez más, sobre sus sor­pren­di­dos alia­dos mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos. Usual­men­te, des­pués del hecho, los tali­bán afir­man que los asal­tan­tes eran miem­bros de su gru­po, inser­ta­dos secre­ta­men­te entre sus enemi­gos, espe­ran­do el momen­to para gol­pear, y es posi­ble que algu­nos de ellos lo fue­ran –pero no todos. Así como hay nor­te­ame­ri­ca­nos que –qui­zás abru­ma­dos por la futi­li­dad de su misión y su inca­pa­ci­dad para com­pren­der­la, y tam­bién por sus odios— “pier­den la cabe­za” y matan a fami­lias afga­nas en la oscu­ri­dad de la noche, hay afga­nos que matan nor­te­ame­ri­ca­nos en lo que con­ci­ben como un acto de auto-res­pe­to. La gue­rra tie­ne su modo de hacer posi­ble toda cla­se de matan­za.

Fuen­te: http://​www​.new​yor​ker​.com/​o​n​l​i​n​e​/​b​l​o​g​s​/​n​e​w​s​d​e​s​k​/​2​0​1​2​/​0​3​/​m​a​s​s​a​c​r​e​-​i​n​-​k​a​n​d​a​h​a​r​.​h​tml

Tra­du­ci­do por El Puer­coes­pín

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *