Las velei­da­des de Islan­dia- Dean Baker

A quie­nes pen­sa­ron que ya habían pre­sen­cia­do sufi­cien­te locu­ra finan­cie­ra por par­te de este peque­ño país-isla les espe­ra una gran sor­pre­sa: la chi­fla­du­ra no ha hecho más que empe­zar. Islan­dia pare­ce estar con­si­de­ran­do adop­tar el dólar cana­dien­se como mone­da ofi­cial. Resul­ta difí­cil saber por dón­de empe­zar a ridi­cu­li­zar tal con­si­de­ra­ción. Si tuvie­ran algo de sen­ti­do común, los islan­de­ses esta­rían dan­do gra­cias cada día al dios de las peque­ñas divi­sas por el hecho de que su país ten­ga pro­pia mone­da y de que no for­ma­ra par­te de la euro­zo­na en el momen­to de implo­sión del sis­te­ma financiero.

Gra­cias a tener su pro­pia divi­sa, Islan­dia pudo lle­var a cabo los ajus­tes nece­sa­rios fren­te a la cri­sis per­mi­tien­do que el valor de su mone­da dis­mi­nu­ye­ra en rela­ción con las de sus socios comer­cia­les. Esto enca­re­ció las impor­ta­cio­nes redu­cien­do con­si­de­ra­ble­men­te su volu­men. La coro­na islan­de­sa, con un valor decre­cien­te, aba­ra­tó las expor­ta­cio­nes y las con­du­jo a un aumen­to de volu­men repen­tino. El efec­to de este cam­bio en los pre­cios rela­ti­vos fue que el défi­cit de mer­ca­do masi­vo de Islan­dia, el cual se dis­pa­ró a más del 28 por cien­to del PIB en 2008, pro­yec­ta­ra vol­ver­se un supe­rá­vit de más del 3,0 por cien­to del PIB este año. Este increí­ble giro ha res­ta­ble­ci­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en 2011 y comen­za­do a dis­mi­nuir la tasa de des­em­pleo del país.

La tasa de des­em­pleo del 6,7 por cien­to regis­tra­da en el cuar­to tri­mes­tre del 2011 supo­ne un nivel alto en rela­ción con los están­da­res de Islan­dia, pero pin­ta muy bien en com­pa­ra­ción con las de los paí­ses en cri­sis vin­cu­la­dos al euro. La tasa de des­em­pleo más recien­te­men­te regis­tra­da en Por­tu­gal fue del 13,6 por cien­to, en Irlan­da del 14,5 por cien­to, en Gre­cia del 19,2 por cien­to y en Espa­ña del 22,9 por ciento.

Estos paí­ses sufrie­ron la des­gra­cia de estar en el euro por tres moti­vos. En pri­mer lugar, esta­ban suje­tos a la per­ma­nen­te obse­sión del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) con la infla­ción. Mien­tras que gran par­te de la car­ga de la deu­da del ciu­da­dano islan­dés medio fue palia­da con dos años de una infla­ción del 12 por cien­to (2008 y 2009), los deu­do­res de los paí­ses en cri­sis de la euro­zo­na han teni­do que sufrir la cele­bra­ción del BCE por per­pe­tuar una infla­ción baja.

En segun­do lugar, al no poder deva­luar su mone­da, los paí­ses de la euro­zo­na no pudie­ron con­fiar en un aumen­to en las expor­ta­cio­nes netas con el fin de pro­por­cio­nar el mis­mo estí­mu­lo al cre­ci­mien­to que Islan­dia. Final­men­te, ser par­te de la zona euro sig­ni­fi­ca­ba que el BCE, jun­to con sus alia­dos el FMI y la Comi­sión Euro­pea, podían exi­gir recor­tes pre­su­pues­ta­rios e incre­men­tos en los impues­tos inclu­so a mitad de una rece­sión agu­da, dece­le­ran­do aún más las eco­no­mías de los paí­ses en crisis.

Los des­equi­li­brios crea­dos por los exce­sos finan­cie­ros de Islan­dia en la últi­ma déca­da empe­que­ñe­cen cual­quier cosa vis­ta en paí­ses afec­ta­dos de la euro­zo­na. El défi­cit de su cuen­ta corrien­te explo­tó a un increí­ble 26 por cien­to del PIB en 2006. Esto bas­tó para lla­mar la aten­ción del FMI, una orga­ni­za­ción a la que nor­mal­men­te no moles­tan las exu­be­ran­cias irra­cio­na­les de los mer­ca­dos pri­va­dos. Si Islan­dia no goza­ra de la liber­tad de uti­li­zar la deva­lua­ción de su mone­da como par­te fun­da­men­tal de su pro­ce­so de ajus­te, podría estar aho­ra con­tem­plan­do una déca­da o más de estan­ca­mien­to y de alto desempleo.

Sin embar­go, en vez de cele­brar su bue­na suer­te, los líde­res islan­de­ses pare­cen estar resuel­tos a for­zar al país a entrar en el mis­mo tipo de cor­sé que sus menos afor­tu­na­dos veci­nos. Si Islan­dia se unie­ra a cual­quier gran blo­que mone­ta­rio, per­de­ría inme­dia­ta­men­te la fle­xi­bi­li­dad que le ha pro­te­gi­do en su recu­pe­ra­ción de la cri­sis. Por este moti­vo, debe­ría ir con extre­mo cui­da­do con los tér­mi­nos bajo los que renun­cia al con­trol de su moneda.

Aun así, la elec­ción de Islan­dia es espe­cial­men­te biza­rra. Sien­do uno de los gran­des expor­ta­do­res de petró­leo, la mone­da de Cana­dá tie­ne ten­den­cia a seguir los cam­bios del pre­cio del cru­do. Esto sig­ni­fi­ca que cuan­do el pre­cio del petró­leo sea alto, la mone­da cana­dien­se y la islan­de­sa aumen­ta­rán de valor. Habrá enton­ces un efec­to direc­to en el aumen­to de los bie­nes y ser­vi­cios islan­de­ses rela­ti­vos a los pre­cios de otros países.

Ello hará a Islan­dia menos com­pe­ti­ti­va en la eco­no­mía mun­dial. Aca­ba­rá enton­ces adqui­rien­do impor­ta­cio­nes bara­tas del extran­je­ro en vez de pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios domés­ti­cos y sus expor­ta­cio­nes, por ejem­plo el turis­mo, dis­mi­nui­rán al deci­dir el res­to que Islan­dia es dema­sia­do cara.

Cana­dá tam­bién tie­ne este pro­ble­ma. En los últi­mos meses ha habi­do varios ejem­plos en los que gran­des fabri­can­tes anun­cia­ron su deci­sión de tras­la­dar­se a los Esta­dos Uni­dos para bene­fi­ciar­se de los cos­tes rela­ti­va­men­te bajos. La dife­ren­cia entre Cana­dá e Islan­dia en esta his­to­ria es que Cana­dá dis­fru­ta­rá de ingre­sos gra­cias al petró­leo que le ayu­da­rán a mejo­rar el des­pla­za­mien­to resul­tan­te de un aumen­to en el valor de su mone­da. Islan­dia tie­ne pocas pro­ba­bi­li­da­des de poder par­ti­ci­par de la rique­za del petró­leo cana­dien­se de la mis­ma forma.

La últi­ma vez que los líde­res de Islan­dia se infec­ta­ron de ideas absur­das sobre la eco­no­mía con­tra­ta­ron a Fre­de­rick Mish­kin, un pro­mi­nen­te eco­no­mis­ta esta­dou­ni­den­se que decía que todo iba bien aun a sabien­das de que el sis­te­ma finan­cie­ro esta­ba apun­to de implo­sio­nar. Espe­re­mos que los agen­tes públi­cos tomen un rum­bo más serio esta vez.

Dean Baker es codi­rec­tor del Cen­ter for Eco­no­mic and Policy Research (CEPR). Es tam­bién autor de Plun­der and Blun­der: The Rise and Fall of the Bub­ble Eco­nomy y Fal­se Pro­fits: Reco­ver­ying From the Bub­ble Economy.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Vicen­te Abe­lla Aranda

http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​=​4​789

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *