Dere­chas e izquier­das fren­te al capi­ta­lis­mo patriar­cal: El «olvi­do» de la mujer- Nar­ci­so Isa Conde

Esto no bebe sor­pren­der por­que la con­ver­sión de la mujer en ins­tru­men­to sexual, eco­nó­mi­co y social del hom­bre, que data de muchos mile­nios atrás, se ha con­ver­ti­do en algo extra­or­di­na­ria­men­te fun­cio­nal al capi­ta­lis­mo, a su fase de sobre-explo­ta­ción neo­li­be­ral, al pro­ce­so de mer­can­ti­li­za­ción extre­ma de las rela­cio­nes huma­nas y poten­cia­ción de los egoís­mos de quie­nes ejer­cen y dis­fru­tan del poder.

La con­gruen­cia de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta con el tra­ba­jo domés­ti­co feme­nino no remu­ne­ra­do y mal remu­ne­ra­do, con la dis­cri­mi­na­ción sala­rial por sexo, con la pre­ca­ri­za­ción de los con­tra­tos de explo­ta­ción por la con­di­ción mujer, es sen­ci­lla­men­te esen­cial a la mez­quin­dad y afán de lucro de la cla­se burguesa.

La nefas­ta armo­nía entre el inte­rés del hom­bre que asu­me a la mujer como su pro­pie­dad y del capi­tal bajo pro­pie­dad de los hom­bres, es más que evidente.

La cre­cien­te vio­len­cia de la domi­na­ción social, cul­tu­ral y esta­tal de estos tiem­pos es per­ver­sa­men­te armó­ni­ca al incre­men­to de la vio­len­cia con­tra todos los sec­to­res dis­cri­mi­na­dos y subor­di­na­dos, y muy espe­cial­men­te con­tra la mujer humilde.

La com­ple­men­ta­ción entre la explo­sión mer­ca­do­ló­gi­ca del nego­cio del sexo en fun­ción de la satis­fac­ción del pla­cer mas­cu­lino y toda la diná­mi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en pro­ce­so de degra­da­ción y seni­li­dad (extrac­ción de plus­va­lía, maxi­mi­za­ción de las ganan­cias por vías extra­le­ga­les y “extra-eco­nó­mi­cas”, con­cen­tra­ción de poder y rique­za, corrup­ción-delin­cuen­cia-nar­co-corrup­ción, empleo de la vio­len­cia como recur­so de saqueo, extor­sión y some­ti­mien­to…), es sen­ci­lla­men­te fabulosa.

Y nin­gu­na de estas impo­si­cio­nes y rela­cio­nes de poder y explo­ta­ción ceden- ni siquie­ra en aspec­tos limi­ta­dos- sin una con­tra­par­ti­da fuer­te que la obligue.

De esa reali­dad domi­nan­te se deri­van las abe­rra­cio­nes en las rela­cio­nes de pare­ja y fami­lia, que en fases explo­si­vas como la actual, escan­da­li­zan –no sin gran­des hipo­cre­sías- has­ta a los agen­tes de la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca capi­ta­lis­ta-patriar­cal y a la par­ti­do­ra­cia que le sir­ve: femi­ni­ci­dios, gol­pi­zas, tor­tu­ras psi­co­ló­gi­ca y físi­ca, ase­si­na­tos de los hijos, sui­ci­dios, aco­so, abandono…

Esto no es –como pro­fu­sa­men­te se pre­go­na- sim­ple vio­len­cia “intra­fa­mi­liar”, sino vio­len­cia sis­té­mi­ca, vio­len­cia deri­va­da de la ideo­lo­gía y cul­tu­ra domi­nan­te, y espe­cial­men­te de la nefas­ta amal­ga­ma capi­ta­lis­mo-patriar­ca­do que la genera.

Como tam­bién es sis­té­mi­ca la impu­ni­dad que la pro­te­ge y repro­du­ce (poli­cial, mili­tar, polí­ti­ca, judi­cial, ecle­siás­ti­ca…), y la pro­pa­gan­da, cul­tu­ra y publi­ci­dad mediá­ti­ca que la esti­mu­la; siem­pre abra­za­das al pen­sar y al queha­cer polí­ti­co y filo­só­fi­co-reli­gio­so hegemónico.

En todo caso lo intra­fa­mi­liar de este fenó­meno es solo el esce­na­rio en que se pro­du­ce cuan­do la vio­len­cia tie­ne lugar entre pare­jas, en el seno de la fami­lia o del hogar. Pero sus cau­sas fun­da­men­ta­les son inse­pa­ra­bles de las esen­cias de la cla­ses domi­nan­tes-gober­nan­tes y de la mas­cu­li­ni­za­ción des­pó­ti­ca del poder que ejer­cen sus gran­des bene­fi­cia­rios des­de den­tro y des­de fue­ra del Esta­do con­tra la mayo­ría de la sociedad.

Igual resul­ta ‑en sus con­cre­tas dimen­sio­nes y con sus espe­ci­fi­ci­da­des- la mane­ra como el gran capi­tal incor­po­ra a su diná­mi­ca de explo­ta­ción-exclu­sión la demás dis­cri­mi­na­cio­nes (racial, gene­ra­cio­nal, homo­fó­bi­ca, xeno­fó­bi­ca…) y la expo­lia­ción-con­ta­mi­na­ción de la naturaleza.

El «olvi­do» de la mujer por las izquierdas

Si bien todo esto es des­ga­rra­dor, aun­que cohe­ren­te con la “natu­ra­le­za” de las fuer­zas domi­nan­tes, due­le y res­ta mucho a la cau­sa liber­ta­ria en mate­ria de opre­sión de géne­ro, la espe­cí­fi­ca y gra­ve incon­gruen­cia de las izquier­das con­se­cuen­tes con las luchas con­tra el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo en tan­to sis­te­ma explo­ta­dor y saquea­dor e incon­se­cuen­tes en el com­ba­te a la opre­sión patriar­cal que acom­pa­ña la explo­ta­ción capitalista.

Es, en fin de cuen­tas, el pro­duc­to de un pen­sa­mien­to eman­ci­pa­dor par­cial , limi­ta­do al tras­cen­den­te tema de la explo­ta­ción de cla­se, pero ata­do en bue­na medi­da ‑o fuer­te­men­te influi­do- por los intere­ses gene­ra­les y gran­des favo­res par­ti­cu­la­res del patriar­ca­do al ser masculino.

Es pro­duc­to del “olvi­do” de la mujer por una izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta, inclu­so pro-socia­lis­ta y has­ta comu­nis­ta, pero fun­da­men­tal­men­te y hege­mó­ni­ca­men­te mas­cu­li­na y mas­cu­li­ni­za­da; ade­más de sen­si­ble­men­te auto­ri­ta­ria y esta­tis­ta, sobre todo a par­tir de las defor­ma­cio­nes de las pri­me­ras revo­lu­cio­nes obre­ras, cam­pe­si­nas y popu­la­res de orien­ta­ción socialista.

A lo lar­go del siglo XX y en lo que va del XXI esa ha sido una reali­dad pre­pon­de­ran­te, que solo en años recien­tes ha comen­za­do a agrie­tar­se por la embes­ti­da de la teo­ría de géne­ro de cor­te revo­lu­cio­na­rio y en gene­ral por los apor­tes de todas las corrien­tes femi­nis­tas. Esto pese a loa­bles esfuer­zos ante­rio­res de una mino­ría de muje­res mili­tan­tes del socia­lis­mo, lúci­das en el tema vin­cu­la­do a la lucha de cla­se y rebel­des fren­te a su con­di­ción sec­tor dis­cri­mi­na­do, y tam­bién de las con­tri­bu­cio­nes de unos pocos hom­bres con­se­cuen­tes en esa mate­ria rela­cio­na­da con la eman­ci­pa­ción de la humanidad.

Así las cosas, el peso deter­mi­nan­te del machis­mo en las men­tes y los cora­zo­nes de los hom­bres que han domi­na­do las estruc­tu­ras diri­gen­tes y de base de las izquier­das y de los movi­mien­tos popu­la­res, y el pre­do­mi­nio de la con­cep­ción patriar­cal que ha domi­na­do la his­to­ria de la huma­ni­dad has­ta la fecha, le han res­ta­do inte­gra­li­dad eman­ci­pa­do­ra a las luchas que se han libra­do; y, ade­más, han con­tri­bui­do a dis­mi­nuir y a blo­quear las ener­gías reden­to­ras de las muje­res Y de los com­po­nen­tes feme­ni­nos de las diver­sas cla­ses explo­ta­das, exclui­das o afec­ta­das por el gran capital.

Esta valo­ra­ción no obvia el enor­me peso de la cul­tu­ra patriar­cal sobre las pro­pias muje­res, como acon­te­ce con la ideo­lo­gía del capi­tal sobre los/​as trabajadores/​as.

Las izquier­das cul­ti­va­das en el pasa­do siglo, dolo­ro­sa e injus­ti­fi­ca­ble­men­te, han sido machis­ta; y muy resis­ten­te al tema, sobre­to­do des­pués de decir­se tan­tas ver­da­des sobre el patriar­ca­do deri­va­das de valio­sas investigaciones.

Des­de el «olvi­do» en el Mani­fies­to Comu­nis­ta de la cues­tión feme­ni­na has­ta el des­pre­cio de los varo­nes revo­lu­cio­na­rios por el sig­ni­fi­ca­do des­ga­rra­dor de la doble opre­sión de la mujer y del impe­rio del patriar­ca­do, pasan­do por una per­sis­ten­te doble moral fren­te for­ma de opre­sión, esas izquier­das en gran medi­da ‑sal­vo cier­tas excep­cio­nes y no pocas pro­cla­mas for­ma­les y has­ta hipó­cri­tas- le han dado de lado a tan impor­tan­te cuestión.

Y lo que es peor han des­pre­cia­do el con­te­ni­do de jus­ti­cia que ence­rra­ría, que jun­to a la eman­ci­pa­ción de las cla­ses y sec­to­res explo­ta­dos, la libe­ra­ción feme­ni­na sea con­se­cuen­te­men­te asu­mi­da en tan­to abo­li­ción de la opre­sión de géne­ro com­bi­na­da con la erra­di­ca­ción de la explo­ta­ción de cla­se y el fin del capi­ta­lis­mo. En tan­to lucha por el socia­lis­mo y el comu­nis­mo integral.

En con­se­cuen­cia: un enor­me poten­cial libe­ra­dor ha sido des­aten­di­do, menos­pre­cia­do y no pocas veces gol­pea­do y vejado.

La rele­ga­ción de las deman­das de géne­ro, la exclu­sión y dis­cri­mi­na­ción en las ins­tan­cias de deci­sión de esas izquier­das, la aplas­tan­te mayo­ría numé­ri­ca mas­cu­li­na, la exclu­sión del géne­ro feme­nino del len­gua­je, las bur­las, el mal­tra­to o la sub­es­ti­ma­ción de las com­pa­ñe­ras, el mal­tra­to en el hogar, la cons­tan­te repro­duc­ción de las ideas y prác­ti­cas patriar­ca­les… han copa­do tam­bién las filas de las izquier­das y ha pro­vo­ca­do cos­to­sas segre­ga­cio­nes de los movi­mien­tos femi­nis­tas que se han veni­do con­for­ma­do y poten­cian­do con espe­cial dignidad.

Más allá de cier­ta legis­la­ción favo­ra­ble y de cier­tos dis­cur­sos for­ma­les, la dis­cri­mi­na­ción estu­vo y está pre­sen­te has­ta en pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios y en las lla­ma­das «socie­da­des socia­lis­tas» o regi­das por regí­me­nes de izquierda.

A duras penas, den­tro y fue­ra de las izquier­das, con muchos sacri­fi­cios v amar­gu­ras, los movi­mien­tos femi­nis­tas han logra­do per­fo­rar o debi­li­tar limi­ta­da­men­te esa cora­za machis­ta que pro­te­ge una de las domi­na­cio­nes más anti­guas de la socie­dad huma­na, des­de una acti­tud evi­den­te­men­te auto­de­fen­si­ta de los pri­vi­le­gios que ofre­ce esa rela­ción desigual.

¿Cuán­tos «cua­dros» valio­sos le han res­ta­do esa acti­tud y esa con­cep­ción machis­ta a nues­tro movi­mien­to? ¿Cuán­tos des­ta­ca­men­tos feme­ni­nos com­ba­ti­vos han sido blo­quea­dos? ¿Cuán­tas poten­cia­li­da­des eman­ci­pa­do­ras han sido despreciadas?

Las muje­res del mun­do siguen car­gan­do con el mayor peso de la opre­sión, terri­ble­men­te refor­za­da en la era neo­li­be­ral, expre­sán­do­se mayo­res índi­ces de pobre­za, en más pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo feme­nino y en más femi­ni­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, sin que hayan sido libe­ra­das de doble jor­na­da: una mal paga­da (la remu­ne­ra­da extra-fami­liar) y otra sin suel­do (la doméstica).

Ade­más, con nive­les alar­man­tes mani­pu­la­ción de los atri­bu­tos feme­ni­nos y clien­te­li­za­ción de su ser y su ciudadanía.

Cre­ce la pater­ni­dad irres­pon­sa­ble, cre­ce el núme­ro de madres solteras.

Cre­cen, den­tro de un sis­te­ma que con­vier­te todo en mer­can­cía, la comer­cia­li­za­ción de su cuer­po, su sexo y su ima­gen y la des­ga­rra­do­ra humi­lla­ción espiritual.

Cre­ce la vio­len­cia de géne­ro jun­to a la vio­len­cia capi­ta­lis­ta en sen­ti­do gene­ral y global.

Cre­ce la vio­len­cia con­tra la mujer en la rela­ción de pare­ja, en la vida fami­liar, en el nego­cio del sexo, en el trá­fi­co de per­so­nas, en el tra­ba­jo, en el des­em­pleo, en el empo­bre­ci­mien­to, en la socie­dad toda.

Cre­cen los feminicidios

Y cre­ce la vio­len­cia opre­so­ra con­tra la mujer ‑y se tor­na más dra­má­ti­ca- a pesar de las luchas feme­ni­nas y de sus con­quis­tas tan­gi­bles e intan­gi­bles como repre­sa­lia patriar­cal-machis­ta con­tra ellas e inclu­so como ven­gan­za per­so­nal ante sus recla­mos de res­pe­to a dere­chos for­mal­men­te con­sa­gra­dos o ante el ejer­ci­cio autó­no­mo de los mismos.

Es tiem­po ya para un vira­je serio, pro­fun­do, radi­cal de esas izquier­das a favor de una inse­pa­ra­ble rela­ción entre lucha de cla­ses y la eman­ci­pa­ción del géne­ro femenino.

Es tiem­po para que lo mejor, lo más refle­xi­vo y con mayor capa­ci­dad crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca de las izquier­das mas­cu­li­nas y mas­cu­li­ni­za­das, dejen de serlo.

Esa sería una for­mi­da­ble con­tri­bu­ción a esa cau­sa y espe­cial­men­te al desa­rro­llo de una nacien­te nue­va izquier­da juve­nil, mas­cu­li­na y feme­ni­na, tra­ba­ja­do­ra y estu­dian­til, que comien­za a emer­ger con bríos innovadores.

Esto esti­mu­la­rá a que esa fuer­za nacien­te con­flu­ya, jun­to a todo lo auto­trans­for­ma­dor y reno­va­do revo­lu­cio­na­ria­men­te, hacia la con­for­ma­ción de un torren­te diver­so, radi­cal e inte­gral­men­te trans­for­ma­dor; y a su cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción en los com­ba­tes con­tra el tene­bro­so y deca­den­te capi­ta­lis­mo machis­ta, racis­ta, adul­to-cén­tri­co, eco­ci­da, homo-fóbi­co, xenó­fo­bo… estre­me­ci­do en la actua­li­dad por la peor cri­sis de su historia.

Así habrá de cre­cer nues­tra auto­ri­dad como par­te del torren­te trans­for­ma­dor por la demo­cra­cia real, el socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo y el mun­do soli­da­rio que tan­to anhelamos.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.