Cla­se, esta­do y revo­lu­ción- Iña­ki Gil de San Vicen­te

NOTA PREVIA. Esta ponen­cia ha sido redac­ta­da para el deba­te con las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros del Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res de San­lú­car, cama­ra­das que admi­ro como per­so­nas y como mili­tan­tes del pue­blo anda­luz, que tan­to tie­ne que ense­ñar al inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta vas­co.

«Cri­ti­car es juz­gar con valen­tía, es iden­ti­fi­car méri­tos y debi­li­da­des; deve­lar lo ocul­to, actuar de for­ma abier­ta y no dog­má­ti­ca; lla­mar a las cosas por su nom­bre. Es una acti­vi­dad que impli­ca ries­gos por­que el ser humano (autor tam­bién de las obras cri­ti­ca­das) es un ser con­tra­dic­to­rio y orgu­llo­so que cons­tru­ye, inven­ta y pro­gre­sa, pero teme los jui­cios que pue­dan des­cu­brir sus erro­res y debi­li­da­des. La crí­ti­ca es, por natu­ra­le­za, polé­mi­ca; gene­ra dis­cor­dias y enemi­gos, pero tam­bién ami­gos. Pue­de pro­du­cir ideas y cono­ci­mien­tos, así como cam­bios, siem­pre nece­sa­rios, en las obras y en los seres huma­nos. De allí que lo nor­mal es que el poder esta­ble­ci­do o domi­nan­te tra­te siem­pre de supri­mir o de ocul­tar la crí­ti­ca […] Ser crí­ti­co no es fácil. Por eso no exis­ten cur­sos ni rece­tas para for­mar crí­ti­cos como sí los hay para eva­lua­do­res. Tam­po­co hay o se pue­den cons­truir ins­tru­men­tos para hacer crí­ti­ca como sí hay cues­tio­na­rios, esca­las y téc­ni­cas para hacer inves­ti­ga­cio­nes. Y es poco pro­ba­ble que una ins­ti­tu­ción o per­so­na se arries­gue a pro­por­cio­nar recur­sos para desa­rro­llar una crí­ti­ca de sí mis­ma, pero muy pro­ba­ble que sí lo haga para cri­ti­car al enemi­go.»

V. Mora­les Sán­chez Cien­cia vs. Téc­ni­ca y sus modos de pro­duc­ción, Edit. El perro y la rana, Cara­cas, 2007, pp.108 – 109

  1. PRESENTACIÓN
  2. PATRIARCADO Y CLASE TRABAJADORA
  3. TERRITORIALIDAD, TRIPLE OPRESIÓN Y ESTADO
  4. EL ESTADO COMO CENTRALIZADOR ESTRATÉGICO
  5. DIALÉCTICA Y LUCHA DE CLASES
  6. LA ESENCIA Y EL FENÓMENO
  7. EL PROBLEMA DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA
  8. LAS LLAMADAS CLASES MEDIAS
  9. HISTORIA DEL PUEBLO TRABAJADOR

10. PRESENTE DEL PUEBLO TRABAJADOR

11. RESUMEN

1. PRESENTACIÓN

Apa­ren­te­men­te, no exis­te rela­ción algu­na entre el con­te­ni­do de la cita con la que ini­cia­mos este tex­to y su obje­ti­vo, el de avan­zar en el deba­te sobre la estruc­tu­ra de cla­ses en el capi­ta­lis­mo actual y, más espe­cial­men­te, sobre la valía del con­cep­to de “pue­blo tra­ba­ja­dor” des­de una pers­pec­ti­va de una nación opri­mi­da que debe enfren­tar­se a un Esta­do, lo que a la fuer­za plan­tea otra cues­tión que vere­mos, el papel del Esta­do en la teo­ría de las cla­ses socia­les. Pero si des­cen­de­mos de la apa­rien­cia a la esen­cia, vemos que la rela­ción es direc­ta, más aún, que sin la capa­ci­dad de cri­ti­car el poder aca­dé­mi­co y polí­ti­co es impo­si­ble com­pren­der la teo­ría mar­xis­ta de las cla­ses, como el mar­xis­mo en su con­jun­to. Vamos a inten­tar cen­trar­nos sobre todo en la esen­cia por lo que no dare­mos ape­nas cifras sobre la com­po­si­ción cuan­ti­ta­ti­va de las cla­ses y de sus frac­cio­nes, ni mucho menos toda­vía per­de­re­mos el tiem­po en cri­ti­car la defi­ni­ción bur­gue­sa de cla­se social y sus múl­ti­ples varian­tes.

En una de las pri­me­ras y deci­si­vas obras mar­xis­tas sobre las cla­ses socia­les, siem­pre igno­ra­da por la cas­ta socio­ló­gi­ca por­que en ella apa­re­ce ya el embrión del méto­do revo­lu­cio­na­rio sobre todo en la uti­li­za­ción de la dia­léc­ti­ca de lo gene­ral y de lo par­ti­cu­lar, Engels, hablan­do sobre las con­di­cio­nes de vida del pro­le­ta­ria­do, dice que «la bur­gue­sía no debe decir la ver­dad, pues de otro modo pro­nun­cia­ría su pro­pia con­de­na»[1]. Con el desa­rro­llo del mar­xis­mo, con la teo­ría de la ideo­lo­gía como inver­sión de lo real, de la alie­na­ción y del feti­chis­mo de la mer­can­cía, con estos avan­ces, se vol­ve­ría más radi­cal y ple­na la crí­ti­ca de los lími­tes obje­ti­vos de cla­se de la bur­gue­sía para cono­cer la reali­dad social.

Pero tales mejo­ras nun­ca nega­ron el hecho mil veces con­fir­ma­do pos­te­rior­men­te de que la cas­ta inte­lec­tual bur­gue­sa sabe per­fec­ta­men­te que no debe decir la ver­dad, que debe men­tir sobre la reali­dad. La denun­cia de la men­ti­ra, la crí­ti­ca impla­ca­ble de la «ver­dad» bur­gue­sa, es por tan­to una nece­si­dad no sólo polí­ti­ca y éti­ca, sino tam­bién epis­te­mo­ló­gi­ca y has­ta onto­ló­gi­ca, por­que nin­gún cono­ci­mien­to pue­de durar en medio de la men­ti­ra y nin­gu­na reali­dad es cog­nos­ci­ble y defi­ni­ble des­de la men­ti­ra que, ade­más, ter­mi­na de cerrar el cepo de fal­sa inter­pre­ta­ción de lo real basa­do en el feti­chis­mo de la mer­can­cía.

Pues bien, es en los temas can­den­tes para la bur­gue­sía, y el de la lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo es el más can­den­te de todos, en don­de esta men­ti­ra ele­va­da a la cate­go­ría de impe­ra­ti­vo éti­co-bur­gués[2] ‑no debe decir la ver­dad- se dis­fra­za de toda serie de sub­ter­fu­gios y se pro­te­ge con toda serie de leyes y buro­cra­cias. Podría decir­se que el dere­cho de crí­ti­ca en el mun­do aca­dé­mi­co está res­trin­gi­do por el buro­cra­tis­mo impe­ran­te: «el pen­sa­mien­to crí­ti­co está alta­men­te buro­cra­ti­za­do […] el res­pe­to al sis­te­ma de pro­to­co­los y auto­ri­za­cio­nes aca­dé­mi­cas, “capi­tal sim­bó­li­co” que ase­gu­ra la com­pe­ten­cia for­mal del tex­to y su tex­tua­li­dad, para decir que la crí­ti­ca en tan­to que tal se ha buro­cra­ti­za­do»[3].

Pen­sa­mos, a pesar de lo leí­do aho­ra mis­mo, que en el momen­to deci­si­vo, la crí­ti­ca y la buro­cra­cia son irre­con­ci­lia­bles, al menos si por ambas enten­de­mos lo que enten­día Marx: «La buro­cra­cia es un círcu­lo del que nadie pue­de esca­par. Su jerar­quía es una jerar­quía de saber […] El espí­ri­tu gene­ral de la buro­cra­cia es el secre­to, el mis­te­rio guar­da­do hacia den­tro por la jerar­quía, hacia fue­ra por la soli­da­ri­dad del Cuer­po»[4].

La direc­ta refe­ren­cia a la «jerar­quía de saber» como carac­te­rís­ti­ca de toda buro­cra­cia, que hace el lla­ma­do «joven» Marx, es una de tan­tas tesis mar­xis­tas sobre la rela­ción poder-saber que, sin embar­go, se olvi­dan o se des­co­no­cen por las modas post, des­de el post­mo­der­nis­mo has­ta el post­mar­xis­mo, e inclu­so para muchas de las ver­sio­nes blan­das y refor­mis­tas de la moda de la bio­po­lí­ti­ca y del bio­po­der[5]. Sin embar­go, para la teo­ría de la lucha de cla­ses es fun­da­men­tal pre­ci­sar siem­pre la cone­xión obje­ti­va entre pro­pie­dad pri­va­da, poder y saber, cone­xión que muy fre­cuen­te­men­te se pier­de de vis­ta, o se nie­ga con la excu­sa de hablar «solo» del poder y del saber abs­trac­ta­men­te en muchos tex­tos sobre la bio­po­lí­ti­ca. En lo rela­cio­na­do con el nazis­mo[6], por ejem­plo, des­apa­re­ce toda refe­ren­cia a la indus­tria y a la bur­gue­sía ale­ma­nas, a sus obje­ti­vos de saqueo impe­ria­lis­ta, al exter­mi­nio de hom­bres y hom­bres comu­nis­tas, socia­lis­tas, anar­quis­tas, sim­ples demó­cra­tas y disi­den­tes, homo­se­xua­les, gita­nos, etc., y tam­bién al hecho de que hay muchos geno­ci­dios ante­rio­res al nazis­mo, pero todos ellos rela­cio­na­dos con la pro­pie­dad pri­va­da. De este modo, des­apa­re­ce la his­to­ria real, la de la lucha de cla­ses.

La pre­sión del secre­tis­mo buro­crá­ti­co refuer­za el res­to de diná­mi­cas, mie­dos, egoís­mos y limi­ta­cio­nes que impi­den con mil suti­le­zas la refle­xión crí­ti­ca, o que la repri­men abier­ta­men­te, de modo que se ter­mi­na impo­nien­do lo que alguien defi­ne muy correc­ta­men­te como «la volun­tad de no saber»: «“capi­ta­lis­mo”, “impe­ria­lis­mo”, “explo­ta­ción”, “domi­na­ción”, “des­po­se­sión”, “opre­sión”, “alie­na­ción”… Estas pala­bras, anta­ño ele­va­das al ran­go de con­cep­tos y vin­cu­la­das a la exis­ten­cia de una “gue­rra civil lar­va­da”, no tie­ne cabi­da en una “demo­cra­cia paci­fi­ca­da”. Con­si­de­ra­das casi como pala­bro­tas, han sido supri­mi­das del voca­bu­la­rio que se emplea tan­to en los tri­bu­na­les como en las redac­cio­nes, en los anfi­tea­tros uni­ver­si­ta­rios o los pla­tós de tele­vi­sión»[7]. Si a esto le uni­mos la influen­cia reac­cio­na­ria de la moda post­mo­der­na y de todos los post que que­ra­mos enu­me­rar, nos encon­tra­mos con que:

«Los detrac­to­res del socia­lis­mo no pue­den oír hablar de la exis­ten­cia de explo­ta­ción, impe­ria­lis­mo o explo­ta­do­res. Se mues­tran ira­cun­dos cuan­do algún comen­sal o inter­lo­cu­tor les hace ver que las cla­ses socia­les son una reali­dad. Los por­ta­do­res del nue­vo cate­cis­mo pos­mo­derno dicen tener argu­men­tos de peso para des­mon­tar la tesis que aún pos­tu­la su vali­dez y su vigen­cia como cate­go­rías de aná­li­sis de las estruc­tu­ras socia­les y de poder. Lamen­ta­ble­men­te, sólo es posi­ble iden­ti­fi­car, con cier­to gra­do de sus­tan­cia, dos tesis. El res­to entra en el estiér­col de las cien­cias socia­les. Son adje­ti­vos cali­fi­ca­ti­vos, insul­tos per­so­na­les y crí­ti­cas sin altu­ra de miras. Yen­do al grano, la pri­me­ra tesis sub­ra­ya que la con­tra­dic­ción explo­ta­dos-explo­ta­do­res es una qui­me­ra, por tan­to, todos sus deri­va­dos, entre ellos las cla­ses socia­les, son con­cep­tos anti­cua­dos de cor­to reco­rri­do. Ya no hay cla­ses socia­les, y si las hubie­se, son res­tos de una gue­rra pasa­da. Des­de la caí­da del muro de Ber­lín has­ta nues­tros días las cla­ses socia­les están des­ti­na­das a des­apa­re­cer, si no lo han hecho ya. El segun­do argu­men­to, coro­la­rio del pri­me­ro, nos ubi­ca en la cadu­ci­dad de las ideo­lo­gías y prin­ci­pios que les dan sus­ten­to, es decir el mar­xis­mo y el socia­lis­mo. Su con­clu­sión es obvia: los diri­gen­tes sin­di­ca­les, líde­res polí­ti­cos e inte­lec­tua­les que hacen aco­pio y se sir­ven de la cate­go­ría cla­ses socia­les para des­cri­bir luchas y alter­na­ti­vas en la actual era de la infor­ma­ción, vivi­rían de espal­das a la reali­dad. Nos­tál­gi­cos enfren­ta­dos a moli­nos de vien­to que han per­di­do el tren de la his­to­ria»[8].

Pero no se detie­nen aquí los obs­tácu­los que impo­si­bi­li­tan la crí­ti­ca radi­cal de la ideo­lo­gía bur­gue­sa sobre las cla­ses socia­les, sino que estos se mul­ti­pli­can expo­nen­cial­men­te cuan­do debe­mos avan­zar en la cru­cial cues­tión de inte­grar lo sub­je­ti­vo, la iden­ti­dad y el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral, etc., en la defi­ni­ción de las cla­ses socia­les, en la inter­ac­ción entre la con­cien­cia-en-si y la con­cien­cia-para-sí. ¿Qué fun­ción jue­ga la con­cien­cia nacio­nal del pue­blo tra­ba­ja­dor en la con­cien­cia-para-sí de la cla­se obre­ra y del pro­pio pue­blo ver­te­bra­do por ésta? ¿La con­cien­cia de cla­se es siem­pre y exclu­si­va­men­te inter­na­cio­na­lis­ta, cos­mo­po­li­ta, y siem­pre ha de optar por la uni­dad esta­ta­lis­ta aun­que sea la de un Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor de su pue­blo? Ya hemos res­pon­di­do a estas pre­gun­tas en otros muchos tex­tos. Lo que aho­ra nos intere­sa es dejar cons­tan­cia de las fuer­tes resis­ten­cias buro­crá­ti­cas a que se reali­cen inves­ti­ga­cio­nes y deba­tes demo­crá­ti­cos para res­pon­der a estas cues­tio­nes.

T. Sha­nin ha inves­ti­ga­do la pre­sen­cia acti­va de las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ver­ná­cu­las en el socia­lis­mo, y es cate­gó­ri­co al denun­ciar la res­pon­sa­bi­li­dad de las buro­cra­cias en el boi­cot de la inves­ti­ga­ción de la com­ple­ja dia­léc­ti­ca entre la libe­ra­ción nacio­nal y la de cla­ses, para impo­ner esque­ma uni­li­nea­les y meca­ni­cis­tas, en los que la con­cien­cia de cla­se no esté «con­ta­mi­na­da» por sen­ti­mien­tos nacio­na­les: «Los buró­cra­tas y los doc­tri­na­rios de todo el mun­do aman la sen­ci­llez de estos mode­los e his­to­rio­gra­fías y hacen todo lo posi­ble para impo­ner­los por medio de todos los pode­res que tie­nen a su alcan­ce»[9].

2. PATRIARCADO Y CLASE TRABAJADORA

Exis­ten, ade­más, otra serie de obs­tácu­los que difi­cul­tan el estu­dio de las cla­ses socia­les, como, fun­da­men­tal­men­te, el de la opre­sión de la mujer por el hom­bre gra­cias al sis­te­ma patriar­co-bur­gués. Del mis­mo modo en que en lo rela­cio­na­do con la opre­sión nacio­nal exis­te una buro­cra­cia inte­lec­tual, una cas­ta aca­dé­mi­ca defen­so­ra a ultran­za del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta, de la lógi­ca de su Esta­do, que impi­de toda refle­xión crí­ti­ca que demues­tre la dia­léc­ti­ca entre lucha de cla­ses y lucha de libe­ra­ción nacio­nal, exac­ta­men­te suce­de en lo rela­cio­na­do con la opre­sión de la mujer y su rela­ción con la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y la estruc­tu­ra de cla­ses. A lo lar­go de los siglos en los que el sis­te­ma patriar­cal se ha ido adap­tan­do a los suce­si­vos modos de pro­duc­ción, sien­do sub­su­mi­do por estos, duran­te este lar­go tiem­po se ha ido crean­do una ideo­lo­gía, una for­ma de ver e inter­pre­tar la reali­dad, ade­cua­da a las cla­ses domi­nan­tes, mas­cu­li­nas.

La for­ma de pen­sa­mien­to patriar­co-bur­gués se ampa­ra y se refuer­za en las múl­ti­ples for­mas en las que se pre­sen­ta el posi­ti­vis­mo, la supues­ta neu­tra­li­dad valo­ra­ti­va del méto­do ofi­cial de cono­ci­mien­to, méto­do que C. Mar­tí­nez Puli­do, en un tex­to de obli­ga­do estu­dio, resu­me así: «La afir­ma­ción acer­ca de la no neu­tra­li­dad valo­ra­ti­va de la cien­cia afec­ta a la dis­tin­ción entre valo­res cog­ni­ti­vos y no cog­ni­ti­vos, pues hace hin­ca­pié en el carác­ter social de los valo­res epis­té­mi­cos a la vez que pre­sen­ta la posi­bi­li­dad de iden­ti­fi­car cier­tos aspec­tos cog­ni­ti­vos en algu­nos no epis­té­mi­cos. Por ejem­plo, los valo­res con­tex­tua­les pue­den deter­mi­nar qué pre­gun­tar y qué igno­rar acer­ca de un fenó­meno dado […] Del mis­mo modo, los valo­res con­tex­tua­les tam­bién pue­den afec­tar a la des­crip­ción de los datos, esto es, se pue­den uti­li­zar tér­mi­nos car­ga­dos de valo­res a la hora de des­cri­bir obser­va­cio­nes y expe­ri­men­tos y los valo­res pue­den influir en la selec­ción de los datos o en los tipos de fenó­me­nos que hay que inves­ti­gar»[10].

Los valo­res con­tex­tua­les patriar­co-bur­gue­ses deli­mi­tan lo que se pue­de inves­ti­gar o no en el poder uni­ver­si­ta­rio, cen­su­ran­do y mar­gi­nan­do lo que no con­vie­ne, y poten­cian­do lo que sí nece­si­ta la domi­na­ción mas­cu­li­na. L. Mén­dez ha estu­dia­do el tris­te pro­ce­so de asi­mi­la­ción del femi­nis­mo radi­cal por las ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma, que han des­ac­ti­va­do la car­ga crí­ti­ca y movi­li­za­do­ra del femi­nis­mo has­ta redu­cir­la a una sim­ple «cues­tión de géne­ro», una «pers­pec­ti­va de géne­ro» apor­ta­da por estu­dios de pro­fe­sio­na­les encar­ga­dos por las ins­ti­tu­cio­nes. Pre­ci­sa­men­te cuan­do aumen­ta la explo­ta­ción y la pobre­za, pre­ci­sa­men­te aho­ra el femi­nis­mo es inte­gra­do por el sis­te­ma[11].

Si pasa­mos de la crí­ti­ca del cam­po de la antro­po­lo­gía al cam­po de la socio­lo­gía en gene­ral, nos encon­tra­mos con el lace­ran­te hecho de la selec­ción mas­cu­li­na de las esta­dís­ti­cas, o en pala­bras de Dixie Edith, la ausen­cia o el muy esca­so desa­rro­llo de las «esta­dís­ti­cas en feme­nino»[12], lo que demues­tra la orien­ta­ción patriar­cal de las deno­mi­na­das «cien­cias socia­les»; muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, los avan­ces de Cuba en esta deci­si­va área son reco­no­ci­dos en este nece­sa­rio tex­to cita­do.

Los estu­dios crí­ti­cos mues­tran que, por ejem­plo en Lati­noa­mé­ri­ca, el aumen­to el can­ti­dad de muje­res en las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y cien­tí­fi­cas no se corres­pon­de con un aumen­to de su poder cua­li­ta­ti­vo, de deci­sión en los pla­nes y en los pro­yec­tos, sino que al con­tra­rio, se asis­te una «mas­cu­li­ni­za­ción del poder» en estas ins­ti­tu­cio­nes[13], y otras inves­ti­ga­cio­nes en Euro­pa con­fir­man que la mujer domi­na en las aulas uni­ver­si­ta­rias, «pero no en los des­pa­chos»[14], y des­de una pers­pec­ti­va aún más mun­dia­li­za­da, son demo­le­do­res los datos sobre la supe­rio­ri­dad mas­cu­li­na en todo lo rela­cio­na­do con cien­cia y tec­no­lo­gía, un ejem­plo: «de los 513 pre­mios Nobel de físi­ca, quí­mi­ca y fisio­lo­gía o medi­ci­na con­ce­di­dos des­de 1901, sola­men­te 12 fue­ron a manos de muje­res y dos recom­pen­sa­ron a una mis­ma per­so­na, Marie Curie»[15]. La fuer­za reac­cio­na­ria del sis­te­ma patriar­co-bur­gués se con­fir­ma por el demo­le­dor hecho de que «más for­ma­ción = más des­igual­dad», es decir, a pesar del aumen­to de la for­ma­ción edu­ca­ti­va de la mujer está aumen­tan­do la des­igual­dad con los hom­bres[16].

Pero la exclu­sión inte­lec­tual de la mujer es sólo par­te de un pro­ble­ma mayor, el de su explo­ta­ción glo­bal. Sin duda, lo que sepa­ra al mar­xis­mo del pen­sa­mien­to patriar­co-bur­gués sobre esta cuesti��n es la con­tun­den­te afir­ma­ción rea­li­za­da en el Mani­fies­to Comu­nis­ta según la cual «se tra­ta pre­ci­sa­men­te de abo­lir la posi­ción de las muje­res como meros ins­tru­men­tos de pro­duc­ción»[17]. A par­tir de aquí el res­to de este deci­si­vo pro­ble­ma vie­ne dado por el des­en­vol­vi­mien­to de la explo­ta­ción patriar­co-bur­gue­sa de la mujer en cuan­to mero ins­tru­men­to de pro­duc­ción, que es usa­do según las nece­si­da­des que tie­ne el capi­tal en cada momen­to de su acu­mu­la­ción. Depen­dien­do de las cri­sis, del paro, del empo­bre­ci­mien­to, de las polí­ti­cas esta­ta­les de reduc­ción de gas­tos públi­cos y de ayu­das socia­les, etc., la mujer se ve obli­ga­da a acep­tar mayo­res explo­ta­cio­nes, peo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo, ade­más de aumen­tar el tra­ba­jo domés­ti­co.

Así, según la Fun­da­ción Adec­co[18], en los tres últi­mos años 465.000 muje­res han teni­do que entrar en el «mer­ca­do labo­ral» para com­pen­sar con su sala­rio extra­fa­mi­liar el dra­má­ti­co empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes fami­lia­res de vida, el empo­bre­ci­mien­to cre­cien­te que se plas­ma en el hecho de que el 64% de la pobla­ción[19] del Esta­do espa­ñol tie­ne difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas para lle­gar a fin de mes. Y son datos ofi­cia­les, por­que otras muchas dece­nas de miles de muje­res no tie­nen más reme­dio que acep­tar ser explo­ta­das en la eco­no­mía sumer­gi­da o, lo que es infi­ni­ta­men­te peor, en la pros­ti­tu­ción[20]. Pero encon­trar un tra­ba­jo legal no sig­ni­fi­ca que sea en con­di­cio­nes «nor­ma­les» por­que, ade­más del menor suel­do que cobran las muje­res por el solo hecho de ser­lo ‑de entre un 22 y un 30% menos que los hom­bres según los empleos, o más‑, el 86,6% de los con­tra­tos fijos a jor­na­da com­ple­ta son para los hom­bres, al menos en Gipuz­koa[21], aun­que no varia­rán mucho en otros sitios.

La dis­pa­ri­dad sala­rial y de for­mas res­tric­ti­vas de con­tra­to que impi­den el acce­so a pues­tos de direc­ción, es una de las carac­te­rís­ti­cas de la estruc­tu­ra de cla­ses, y en el sis­te­ma patriar­co-bur­gués esta estruc­tu­ra dis­par tam­bién se mate­ria­li­za den­tro de los altos car­gos direc­ti­vos en las empre­sas. No podía ser de otro modo en el nivel espe­cí­fi­ca­men­te empre­sa­rial, pero este es refor­za­do por la domi­na­ción sexo-eco­nó­mi­ca adap­ta­da a las altas ins­tan­cias del man­do empre­sa­rial. Estu­dios recien­tes indi­can que: «más del 60% de los titu­la­dos uni­ver­si­ta­rios en 2010 fue­ron muje­res. El 45% del mer­ca­do labo­ral ‑tan­to el gene­ral como el deno­mi­na­do de alta cua­li­fi­ca­ción- es feme­nino. Sin embar­go, la pre­sen­cia de las fémi­nas en los car­gos de alta direc­ción no alcan­za el 10%. […] La pre­sen­cia de las muje­res es esca­sa en los car­gos de alta direc­ción y en los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de las empre­sas: casi un 70% de las com­pa­ñías nacio­na­les no incor­po­ra con­se­je­ras. En las coti­za­das, la repre­sen­ta­ción feme­ni­na en los con­se­jos es de un 11%. Esta cifra se ha man­te­ni­do esta­ble en los últi­mos dos años»[22].

Pero dejan­do las altas jerar­quías de la explo­ta­ción, a las que ape­nas pue­den acce­der las muje­res inclu­so tras haber acep­ta­do los valo­res patriar­co-bur­gue­ses como pro­pios, vol­va­mos a la cru­da reali­dad que aplas­ta a la mayo­ría inmen­sa de las muje­res. Thé­rè­se Clerc nos ofre­ce unos datos demo­le­do­res sobre lo que sig­ni­fi­ca para el capi­ta­lis­mo fran­cés la explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca de la mujer: «Las muje­res rea­li­zan 41 mil millo­nes de horas de tra­ba­jo domés­ti­co que no son con­ta­bi­li­za­das en nin­gu­na par­te, que no entran en los cálcu­los del PIB. 41 mil millo­nes de horas que nos ago­tan y que hacen que nues­tra pen­sión esté recor­ta­da. Solo la mitad de las muje­res tie­nen una pen­sión com­ple­ta, dos ter­cios están bajo el umbral de pobre­za»[23]. Habla­mos de explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca, sin olvi­dar que den­tro de esta uni­dad está pre­sen­te la explo­ta­ción afec­ti­vo-emo­cio­nal, por­que el sis­te­ma patriar­co-bur­gués ope­ra como una tota­li­dad más abar­ca­do­ra que la explo­ta­ción del obre­ro por el bur­gués. Es indu­da­ble que den­tro de la explo­ta­ción patriar­co-bur­gue­sa debe­mos incluir las vio­la­cio­nes, ‑una de cada cin­co muje­res esta­dou­ni­den­ses, el 20%, ha sido vio­la­da[24]-, y todo el con­jun­to de malos tra­tos, veja­cio­nes, insi­nua­cio­nes y abu­sos sexua­les y psi­co­ló­gi­cos, espe­cial­men­te con­tra las muje­res migran­tes[25], las más inde­fen­sas.

Si todas las for­mas de vio­len­cia son acti­va­das con­tra la frac­ción mas­cu­li­na del pue­blo tra­ba­ja­dor cuan­do avan­za en su lucha revo­lu­cio­na­ria, lle­gán­do­se a la vio­la­ción de los hom­bres por las fuer­zas de ocu­pa­ción nacio­nal[26], la frac­ción feme­ni­na sufre una vio­len­cia total que C. Ale­many defi­ne así:

«Son mul­ti­for­mes las vio­len­cias ejer­ci­das sobre las muje­res por razón de su sexo. Englo­ban todos los actos que, por medio de la ame­na­za, coac­ción o la fuer­za, les infli­gen en la vida pri­va­da o públi­ca, sufri­mien­tos físi­cos, sexua­les o psi­co­ló­gi­cos, con el fin de inti­mi­dar­las, cas­ti­gar­las, humi­llar­las o que se vean afec­ta­das en su inte­gri­dad físi­ca y sub­je­ti­va. El sexis­mo corrien­te, la por­no­gra­fía, el aco­so sexual en el tra­ba­jo, for­man par­te de ello. Aquí tra­ta­re­mos de las vio­len­cias cor­po­ra­les que, en tan­to que expre­sión de rela­cio­nes de poder mas­cu­lino y sexua­li­dad, for­man par­te de la viri­li­dad y a menu­do están legi­ti­ma­das social­men­te. Al herir direc­ta­men­te a muchas muje­res, pri­ván­do­las de su liber­tad de ir y venir, de su sen­sa­ción de segu­ri­dad, su con­fian­za en sí mis­mas, sus apti­tu­des para tra­bar rela­cio­nes, su gus­to por vivir, esas vio­len­cias con­cier­nen y afec­tan a todas las muje­res que son poten­cial­men­te víc­ti­mas de ello. Cons­ti­tu­yen una de las for­mas extre­mas de rela­cio­nes entre sexos» [27].

La vio­len­cia mul­ti­for­me patriar­co-bur­gue­sa tie­ne uno de los actua­les ancla­jes jus­ti­fi­ca­do­res pro­fun­dos -«el 19% de los euro­peos jus­ti­fi­ca en oca­sio­nes la vio­len­cia géne­ro»[28], según estu­dios ofi­cia­les, lo que sugie­re que el por­cen­ta­je es indu­da­ble­men­te mayor- en los efec­tos y en las excu­sas sexis­tas que los hom­bres encuen­tran en el con­jun­to for­ma­do por el «nue­vo sexis­mo, jun­to a la res­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do»[29], como sos­tie­ne Regi­na Mar­tí­nez. El aumen­to de la car­ga de tra­ba­jo domés­ti­co al redu­cir­se las ayu­das públi­cas y las pres­ta­cio­nes socia­les, al redu­cir­se los sala­rios, etc., aca­rrea a la mujer un aumen­to corres­pon­dien­te de sus horas de tra­ba­jo, lo que se suma al con­jun­to de pro­ble­mas en aumen­to como efec­to de que la bur­gue­sía echa sobre la mujer[30] el grue­so de los cos­tos de su sali­da a la cri­sis capi­ta­lis­ta. La res­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do, la doble o tri­ple jor­na­da labo­ral y las exi­gen­cias insu­pe­ra­bles pues­tas por el «nue­vo sexis­mo» a las muje­res, ade­más de otras razo­nes, expli­can el dete­rio­ro de la salud men­tal de las muje­res[31], emi­gran­tes y hom­bres tra­ba­ja­do­res.

La explo­ta­ción afec­ti­vo-emo­cio­nal de la mujer por el sis­te­ma patriar­co-bur­gués empeo­ra estas con­di­cio­nes ya de por sí duras. La explo­ta­ción afec­ti­vo-emo­cio­nal se pade­ce en los paí­ses impe­ria­lis­tas por­que en el lla­ma­do Ter­cer Mun­do las muje­res pade­cen el «impe­ria­lis­mo emo­cio­nal» que saquea los «recur­sos emo­cio­na­les» feme­ni­nos, por uti­li­zar las pala­bras de Arlie Rus­sell Hochs­child:

«El impe­ria­lis­mo en su for­ma clá­si­ca impli­có el saqueo de los recur­sos mate­ria­les del Sur por par­te del Nor­te […] La bru­ta­li­dad que carac­te­ri­zó al impe­ria­lis­mo de aque­lla era no debe mini­mi­zar­se, y mucho menos si com­pa­ra­mos la extrac­ción de recur­sos mate­ria­les del Ter­cer Mun­do que se pro­du­jo por enton­ces con la extrac­ción actual de recur­sos emo­cio­na­les. El Nor­te de hoy no extrae amor del Sur por la fuer­za: no hay fun­cio­na­rios colo­nia­les de cas­cos bron­cí­neos, ni ejér­ci­tos inva­so­res ni bar­cos arma­dos que nave­gan hacia las colo­nias. En su lugar, vemos una esce­na benig­na con muje­res del Ter­cer Mun­do que, arma­das de pacien­cia, cami­nan del bra­zo con los ancia­nos a quie­nes cui­dan y se sien­tan jun­to a ellos en las calles y en los par­ques del Pri­mer Mun­do. Hoy en día, la coer­ción actúa de otra mane­ra. Si bien el comer­cio sexual y algu­nos ser­vi­cios domés­ti­cos se impo­nen con bru­ta­li­dad, en líneas gene­ra­les el nue­vo impe­ria­lis­mo emo­cio­nal no se ejer­ce a pun­ta de fusil»[32].

Dejan­do de lado algu­nas mati­za­cio­nes que podría­mos hacer a estas pala­bras, sí debe­mos decir que la explo­ta­ción afec­ti­vo-emo­cio­nal, el saqueo de los recur­sos emo­cio­na­les de las muje­res por los hom­bres, una espe­cie de «plus­va­lía psi­co­ló­gi­ca», sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, esta explo­ta­ción tam­bién se rea­li­za en el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta. Como en todo pro­ce­so de explo­ta­ción, en este la per­so­na y el colec­ti­vo explo­ta­do, la mujer, se sien­te atra­pa­da en un mun­do de rela­cio­nes que lle­gan a pro­du­cir­le angus­tia y mie­do si inten­ta rom­per­las, reco­brar su liber­tad. Recien­tes estu­dios indi­can que ade­más de aumen­tar el machis­mo agre­si­vo en la juven­tud espa­ño­la reve­lan que:

«Cer­ca del 12% se han sen­ti­do ate­mo­ri­za­das por su pare­ja. Ade­más el 57% de las que se per­ci­ben como mal­tra­ta­das pro­lon­gan sus rela­cio­nes con el agre­sor más de un año […] Los nive­les de tole­ran­cia al mal­tra­to en jóve­nes de entre 13 y 25 años es sor­pren­den­te. La tole­ran­cia a situa­cio­nes de vio­len­cia (en mues­tras pre y uni­ver­si­ta­rias) es ele­va­da tan­to en per­so­nas que se per­ci­ben como mal­tra­ta­das como no mal­tra­ta­das, espe­cial­men­te en el caso de las muje­res […] el 26,8% de las jóve­nes espa­ño­las se sien­ten atra­pa­das en su rela­ción, mien­tras que un 11,9% ase­gu­ra haber teni­do mie­do […] Tras más de diez años de estu­dio, los resul­ta­dos del CUVINO, orien­ta­do a la eva­lua­ción de la vio­len­cia de géne­ro entre pare­jas de novios uni­ver­si­ta­rios, con una mues­tra de más de 2.000 per­so­nas de Sevi­lla, Ovie­do, La Coru­ña, Pon­te­ve­dra y Huel­va, arro­ja como resul­ta­do una estruc­tu­ra en ocho fac­to­res: vio­len­cia por coer­ción, emo­cio­nal, sexual, de géne­ro (por la sim­ple con­di­ción de ser mujer), ins­tru­men­tal, social, físi­ca y por des­ape­go. Asi­mis­mo, el estu­dio seña­la que la edad de ini­cio de la rela­ción pro­ble­má­ti­ca es tem­pra­na, espe­cial­men­te en las muje­res, que ya indi­can rela­cio­nes con­flic­ti­vas a los 13 años, mien­tras que en el caso de los varo­nes solo es detec­ta­da a par­tir de los 16»[33].

Nadie debe extra­ñar­se de que insis­ta­mos en el efec­to des­truc­tor del mie­do, al que vol­ve­re­mos al ana­li­zar las rela­cio­nes entre el Esta­do bur­gués y la cla­se tra­ba­ja­do­ra, en la explo­ta­ción de la mujer por el sis­te­ma patriar­co-bur­gués. La pre­sen­cia del mie­do es una cons­tan­te en la pre­ca­rie­dad inhe­ren­te a la explo­ta­ción asa­la­ria­da, y su efec­ti­vi­dad para­li­zan­te es tan­to más demo­le­do­ra cuan­to que el con­trol dis­ci­pli­na­rio y repre­si­vo afec­ta de lleno al «plano afec­ti­vo en el tra­ba­jo, en el que el mie­do está siem­pre pre­sen­te»[34]. El mie­do a per­der el tra­ba­jo y a caer en la pobre­za domi­na­ba en la mayo­ría de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra de la Unión Euro­pea[35] a comien­zos de 2010, y todo indi­ca que va en aumen­to.

Sí pode­mos y debe­mos hablar del plano afec­ti­vo exis­ten­te en la explo­ta­ción asa­la­ria­da mas­cu­li­na, mucho más debe­mos hacer­lo en la explo­ta­ción de la mujer, sea o no asa­la­ria­da, por­que la explo­ta­ción exis­te en últi­ma ins­tan­cia cuan­do se expro­pia a alguien del pro­duc­to rea­li­za­do con su fuer­za de tra­ba­jo. Y aquí debe­mos intro­du­cir la des­truc­ción afec­ti­vo-emo­cio­nal de la mujer cau­sa­da por la bru­ta­li­dad de la escla­vi­tud de la infan­cia, de esos 400 millo­nes[36] de niñas y niños sobre­ex­plo­ta­dos en con­di­cio­nes de escla­vi­tud capi­ta­lis­ta en el mun­do. La mujer tra­ba­ja­do­ra, empo­bre­ci­da, que ha de acep­tar la inhu­ma­na explo­ta­ción de sus hijas e hijos, vive segun­do a segun­do el mie­do per­ma­nen­te por su salud, por su suer­te, por las veja­cio­nes que sufre y sufri­rá, sobre todo si es niña.

La teo­ría mar­xis­ta de las cla­ses socia­les debe inte­grar la explo­ta­ción afec­ti­vo-emo­cio­nal y sus corres­pon­dien­tes vio­len­cias, en el momen­to de ana­li­zar las fuer­zas obje­ti­vas y sub­je­ti­vas que influ­yen en la toma de con­cien­cia-para-sí de la mujer en el sis­te­ma patriar­co-bur­gués. La obvie­dad de esta fusión se basa en el papel cen­tral del tra­ba­jo humano en la antro­po­ge­nia. Clau­dia Maz­zei Noguei­ra demues­tra el papel cen­tral del tra­ba­jo como cua­li­dad de la espe­cie huma­na en la dia­léc­ti­ca entre la repro­duc­ción y la divi­sión sexual del tra­ba­jo[37], y aun­que no pro­fun­di­za en el papel cla­ve que siem­pre ha juga­do el Esta­do patriar­cal en esa inter­ac­ción, des­de que exis­te el patriar­ca­do, no es menos cier­to que se intu­ye el accio­nar del poder patriar­cal a la hora de orien­tar o impo­ner una deter­mi­na­da divi­sión sexual del tra­ba­jo, siem­pre en fun­ción de la cla­se domi­nan­te en el modo de pro­duc­ción domi­nan­te.

La fun­ción del Esta­do en el empeo­ra­mien­to de la vida de las muje­res apa­re­ce de for­ma níti­da en los perío­dos de cri­sis, como el actual. Un ejem­plo, el «tajo bru­tal»[38] del 40% de la inver­sión públi­ca que va a impo­ner el Esta­do espa­ñol va a supo­ner un bru­tal retro­ce­so en las con­di­cio­nes de vida de la mayo­ría inmen­sa de las muje­res, a la par que un drás­ti­co decli­ve de las con­di­cio­nes de vida de las cla­ses y pue­blos opri­mi­dos en el Esta­do. Care­ce­mos de espa­cio para ana­li­zar la rela­ción entre cla­se tra­ba­ja­do­ra, explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca y emo­cio­nal de la mujer y Esta­do patriar­co-bur­gués en el con­tex­to de una cri­sis sis­té­mi­ca como la pre­sen­te. Las tesis de Catha­ri­ne A. Mac­Kin­non de que «el Esta­do es mas­cu­lino en el sen­ti­do femi­nis­ta: la ley ve y tra­ta a las muje­res como los hom­bres ven y tra­tan a las muje­res»[39] nos expli­ca por qué inclu­so las muje­res más reac­cio­na­rias encuen­tran tan­tas difi­cul­ta­des para ser acep­ta­das por el sis­te­ma patriar­co-bur­gués.

La expe­rien­cia acu­mu­la­da des­de la ante­rior gran cri­sis del capi­ta­lis­mo, la ini­cia­da a fina­les de la déca­da 1960, está mos­tran­do que el femi­nis­mo bur­gués, en cual­quie­ra de sus for­mas, fra­ca­sa cuan­do el capi­tal aprie­ta las tuer­cas, como vie­ne suce­dien­do des­de la ofen­si­va neo­li­be­ral. En estas con­di­cio­nes cada vez más duras, el vie­jo deba­te sobre si el sexo-géne­ro feme­nino es una cas­ta, un sexo o una cla­se[40] se zan­ja a favor del femi­nis­mo mar­xis­ta.

La nece­si­dad de la crí­ti­ca radi­cal en lo rela­cio­na­do con las cla­ses socia­les sur­ge de las tres cues­tio­nes bási­cas expues­tas: la cas­ta aca­dé­mi­ca e inte­lec­tual, la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción de sexo-géne­ro. Cada una de estas se sub­di­vi­de en muchos nive­les, pero las tres nos recon­du­cen a las rela­cio­nes entre la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y su Esta­do.

3. REPRODUCCIÓN, TERRITORIALIDAD Y ESTADO

Una vez actuan­do la ley del valor, la repro­duc­ción de la socie­dad capi­ta­lis­ta se rige de for­ma dife­ren­te a la de los modos de pro­duc­ción ante­rio­res, y por tan­to la com­po­si­ción de las cla­ses varía y con ella la lucha de cla­ses. Sin embar­go, pese a estos cam­bios cua­li­ta­ti­vos, se man­tie­ne una cone­xión más pro­fun­da con la repro­duc­ción bio­ló­gi­ca de la socie­dad, que no es otra que la explo­ta­ción patriar­cal arri­ba vis­ta pero aho­ra sub­su­mi­da en el capi­ta­lis­mo y expre­sán­do­se en for­ma de sis­te­ma patriar­co-bur­gués. La sub­sun­ción del patriar­ca­do pre­bur­gués sólo pudo rea­li­zar­se median­te una con­tra­rre­vo­lu­ción polí­ti­co-sexual espe­cial­men­te lan­za­da con­tra las muje­res que nece­si­tó de una para­le­la cons­truc­ción del Esta­do patriar­co-bur­gués, como ha demos­tra­do con­tun­den­te­men­te S. Fede­ri­ci[41] al rela­cio­nar polí­ti­ca sexual, sur­gi­mien­to del Esta­do y con­tra­rre­vo­lu­ción des­de fina­les del siglo XV.

La con­tra­rre­vo­lu­ción polí­ti­co-sexual fue tan sal­va­je, masi­va y pro­lon­ga­da por­que la bur­gue­sía en ascen­so nece­si­ta­ba aca­bar con una mile­na­ria tra­di­ción bási­ca here­da­da des­de las pri­me­ras agru­pa­cio­nes huma­nas terri­to­rial­men­te asen­ta­das, como vere­mos, y des­pués ten­sio­na­das des­de los pri­me­ros pro­to-Esta­dos deci­si­vos para la vic­to­ria del patriar­ca­do. Aún así, los Esta­dos fue­ron deci­si­vos en el pasa­do remo­to con la etno­gé­ne­sis[42] pre­ca­pi­ta­lis­ta, como en el capi­ta­lis­mo como ins­tru­men­to vital en la auto­gé­ne­sis nacio­nal[43]. Debe­mos dete­ner­nos un ins­tan­te en esta evo­lu­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta por­que nos des­cu­bre el pro­ce­so de for­ma­ción his­tó­ri­ca de la uni­dad de las tres explo­ta­cio­nes, la patriar­cal, la nacio­nal y la asa­la­ria­da, por seguir la secuen­cia tem­po­ral. Acla­rar que estas tres opre­sio­nes depen­den de una úni­ca lógi­ca, la de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y la de la ocu­pa­ción direc­ta o indi­rec­ta del terri­to­rio, es paso pre­vio para com­pren­der la teo­ría mar­xis­ta de las cla­ses socia­les, de la lucha de cla­ses y del papel del pue­blo tra­ba­ja­dor.

Sien­do muy bre­ves, D. Rodrí­guez ha estu­dia­do la impor­tan­cia del terri­to­rio en las iden­ti­da­des de los pue­blos pata­go­nes[44]. P. Mama­ni Rodrí­guez ha segui­do estas y otras inves­ti­ga­cio­nes en el caso con­cre­to de las nacio­nes andi­nas boli­via­nas[45]. L. Mar­tí­nez ha escri­to que: «Una con­cep­tua­li­za­ción del terri­to­rio que inclu­ya la noción de cam­po social, per­mi­te […] una lec­tu­ra más obje­ti­va de los pro­ce­sos que se han con­so­li­da­do en el terri­to­rio, de aque­llos que se frus­tra­ron y de aque­llos que tie­nen una poten­cia­li­dad futu­ra. Muchos terri­to­rios se han cons­trui­do con un deno­mi­na­dor común basa­do en el con­flic­to, mien­tras que otros lo han hecho en base a pro­ce­sos de coope­ra­ción entre acto­res. […] se visua­li­zan los con­flic­tos socia­les que pue­den gene­rar­se en diver­sos sub­cam­pos (cul­tu­ral, étni­co, eco­nó­mi­co, etc.) lo que per­mi­te tam­bién expli­car la natu­ra­le­za del con­flic­to y su posi­ble sali­da»[46].

Según T. Jor­dan, los aspec­tos posi­ti­vos de la terri­to­ria­li­dad con­sis­ten en que garan­ti­za la segu­ri­dad per­so­nal; garan­ti­za el con­trol de la eco­no­mía pro­pia; garan­ti­za la repro­duc­ción de la cul­tu­ra pro­pia; garan­ti­za la esta­bi­li­za­ción de la iden­ti­dad cohe­ren­te tan­to en lo indi­vi­dual como en lo colec­ti­vo, a lo lar­go de un pro­ce­so que per­mi­te supe­rar la fra­gi­li­dad de todo lo iden­ti­ta­rio, y en pala­bras del autor: «La terri­to­ria­li­dad apo­ya los sis­te­mas de iden­ti­dad: a) con­tri­bu­yen­do a la defi­ni­ción de una iden­ti­dad espe­cí­fi­ca (colec­ti­va); b) ofre­cien­do fron­te­ras cla­ras que faci­li­tan la pro­yec­ción de ele­men­tos psí­qui­cos que no pue­den ser inte­gra­dos y c) con­tri­bu­yen­do al sen­ti­mien­to de dis­po­ner de un espa­cio segu­ro»[47].

¿Cuál es el ori­gen del «espa­cio segu­ro»? Pri­me­ro y ante todo del carác­ter coope­ra­ti­vo y de ayu­da mutua de los gru­pos no sólo huma­nos sino tam­bién de los chim­pan­cés, gori­las y oran­gu­ta­nes[48]. Pero sobre esta base, S. Mar­tí y A. Pes­ta­ña han deli­mi­ta­do las dife­ren­cias que sepa­ra­ban los gran­des monos de los pri­me­ros huma­nos: una, el humano es un pri­ma­te bípe­do que trans­por­ta lo bási­co para su super­vi­ven­cia, lo que no hace nin­gún otro pri­ma­te; dos, la espe­cie huma­na recu­rre a la coope­ra­ción sis­te­má­ti­ca para obte­ner ener­gía mien­tras que esto ape­nas se pro­du­ce en los pri­ma­tes supe­rio­res, excep­to cuan­do se ali­men­tan de car­ne, situa­ción en la que se tole­ra una espe­cie de «men­di­ci­dad», pero nun­ca con vege­ta­les; tres, en todos los gru­pos huma­nos siem­pre exis­te un terri­to­rio de refe­ren­cia, «hogar» per­ma­nen­te o móvil, al que siem­pre se vuel­ve tras el mero­deo para obte­ner ali­men­tos; cua­tro, los gru­pos huma­nos dedi­can más tiem­po que otros pri­ma­tes a la bús­que­da de ali­men­tos hiper­pro­teí­ni­cos y, cin­co, las agru­pa­cio­nes huma­nas con­su­men la mayor par­te de los ali­men­tos tras su vuel­ta al «hogar», retra­san­do su inges­ta para hacer­la de for­ma colec­ti­va, mien­tras que este con­su­mo dife­ri­do es muy poco fre­cuen­te en los gran­des monos[49].

Otras inves­ti­ga­cio­nes han demos­tra­do que la terri­to­ria­li­za­ción se ini­cia alre­de­dor del «hogar» en el que se hace la vida social, coti­dia­na, repro­duc­ti­va, comu­nal, aun­que este «hogar» cam­bie de espa­cio por­que el gru­po se tras­la­da en bus­ca de comi­da, agua y otras mate­rias bási­cas, o en bus­ca de rela­cio­nes con otras colec­ti­vi­da­des. B. Ehren­reich pro­po­ne una hipó­te­sis muy suges­ti­va, que debe­mos con­si­de­rar, sobre el terror humano y la gue­rra. Se tra­ta de un terror más con­cre­to que el «mie­do cós­mi­co» pero muy ante­rior al «mie­do ofi­cial», sobre los que vol­ve­re­mos en su momen­tos: se tra­ta del «estig­ma de la bes­tia», es decir, del terror pri­mi­ge­nio, ances­tral y per­ma­nen­te hacia los depre­da­do­res, las fie­ras y bes­tias que devo­ra­ban a los huma­nos, terror páni­co que pade­ció la espe­cie huma­na y que le con­du­jo a desa­rro­llar, jun­to a la coope­ra­ción para encon­trar ali­men­tos, tam­bién la coope­ra­ción para defen­der­se de los depre­da­do­res.

De este modo, huma­ni­za­ción y auto­de­fen­sa ante el terror exte­rior fue­ron la mis­ma cosa. Pero lo más intere­san­te de esta hipó­te­sis es que la huma­ni­dad com­pren­dió que «ven­cer a la bes­tia» era su úni­ca alter­na­ti­va de desa­rro­llo. Por esto, la auto­ra sos­tie­ne que: «la trans­for­ma­ción de la pre­sa en pre­da­dor, lle­va­da a cabo mer­ced a la rebe­lión del débil con­tra el fuer­te, es el “argu­men­to” prin­ci­pal de las pri­me­ras narra­cio­nes huma­nas»[50]. Podría­mos basar en esta hipó­te­sis el hecho de que el grue­so de las pri­me­ras tra­di­cio­nes huma­nas nos remi­te a un acto libe­ra­dor, a una supera­ción de una for­ma de vida con­di­cio­na­da por un poder externo ame­na­zan­te, terro­ris­ta.

Pues bien, la iden­ti­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, afec­ti­vo-emo­cio­nal y lin­güís­ti­co-cul­tu­ral con el terri­to­rio cir­cun­dan­te al «hogar» es la que jus­ti­fi­ca mate­rial y éti­co-moral­men­te el recur­so a la vio­len­cia defen­si­va[51] cuan­do ese terri­to­rio es ame­na­za­do por algún peli­gro. Con el tiem­po, las tra­di­cio­nes[52] selec­cio­nan y refle­jan el com­ple­jo mun­do refe­ren­cial cen­tra­do en el «hogar ances­tral» según los ava­ta­res de las con­tra­dic­cio­nes socia­les inter­nas y de las agre­sio­nes exte­rio­res que ha vivi­do esa colec­ti­vi­dad huma­na. La mujer jue­ga un papel cla­ve en la antro­po­ge­nia y más aún en todo lo rela­cio­na­do con el «hogar», pun­to neu­rál­gi­co de la homi­ni­za­ción, de aquí que sea el prin­ci­pal «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» y «recur­so emo­cio­nal» ape­te­ci­do por los colec­ti­vos agre­so­res, que escla­vi­za a las muje­res jóve­nes exter­mi­nan­do al res­to de la comu­ni­dad ven­ci­da.

Así, sobre la raíz de la escla­vi­tud patriar­cal, se ini­cia la opre­sión tri­bal, étni­ca, etno-nacio­nal y nacio­nal dado que a la escla­vi­za­ción de la mujer joven y niña le sigue la de la adul­ta y la del niño joven, para ter­mi­nar escla­vi­zan­do a todo el pue­blo ven­ci­do, ocu­pan­do sus tie­rras, o arra­sán­do­las. Según P. Rodrí­guez:

«En Meso­po­ta­mia, las pri­me­ras noti­cias de la exis­ten­cia de tra­ba­ja­do­res for­za­dos pro­ce­den del dinás­ti­co anti­guo (c. ‑2850 a ‑2340) y, en reali­dad, se refie­ren a escla­vas des­ti­na­das a tra­ba­jar en la pujan­te indus­tria tex­til de la épo­ca. El signo sume­rio para indi­car “escla­va” repre­sen­ta a una “mujer de la mon­ta­ña”, lo que indi­ca que des­de fina­les del ‑III se hacían incur­sio­nes mili­ta­res en las zonas mon­ta­ño­sas para cap­tu­rar muje­res para los talle­res de hila­do y con­fec­ción tex­til con­tro­la­dos por los tem­plos –jun­to a esta acti­vi­dad mili­tar bru­tal se gene­ra­li­zó tam­bién la cos­tum­bre de vio­lar a las cau­ti­vas, pun­to de par­ti­da del que pos­te­rior­men­te sur­gi­rían la pros­ti­tu­ción comer­cial y los hare­nes (en tan­to que mani­fes­ta­ción de esta­tus de los pode­ro­sos). En Egip­to la situa­ción no es dife­ren­te y, tal como ya cita­mos, el sus­tan­ti­vo mr(y)t, que deno­mi­na­ba “pri­sio­ne­ro de gue­rra” y “sir­vien­tes del tem­plo”, tam­bién sig­ni­fi­ca­ba “la rue­ca de la teje­do­ra”, el ins­tru­men­to que emplea­ban las escla­vas al ser­vi­cio de los tem­plos. En la Gre­cia Anti­gua, tal como ates­ti­guó Héc­tor de Tro­ya en la Ilía­da, el des­tino de las pri­sio­ne­ras era aca­bar como teje­do­ras en un tem­plo»[53].

F. Gra­cia Alon­so ha estu­dia­do con sofis­ti­ca­do deta­lle las cons­tan­tes del pri­mer «impe­ria­lis­mo» en la pro­to­his­to­ria, sin olvi­dar­se de la impor­tan­cia del terri­to­rio del pue­blo inva­di­do y escla­vi­za­do:

«El terri­to­rio don­de habi­ta es la esen­cia de un gru­po no sólo por los aspec­tos tan­gi­bles sino muy espe­cial­men­te por los intan­gi­bles, las ideas que for­man par­te de la memo­ria colec­ti­va de las comu­ni­da­des, por ello la razón de ser de un gru­po se encuen­tra direc­ta­men­te rela­cio­na­da con el terri­to­rio que ocu­pa, aquél que con­tie­ne los espa­cios sagra­dos y las tum­bas de los ante­pa­sa­dos. No es de extra­ñar por tan­to que una de las prin­ci­pa­les accio­nes de cas­ti­go que apli­can los ejér­ci­tos esta­ta­les sean los tras­la­dos de la pobla­ción ven­ci­da a otros pun­tos como sis­te­ma para impe­dir futu­ras revuel­tas al qui­tar a una pobla­ción el anhe­lo de vol­ver a con­tro­lar su des­tino en su pro­pia tie­rra. El des­arrai­go se uni­rá en muchas oca­sio­nes a la des­truc­ción de la ciu­dad, la ven­ta de los habi­tan­tes como escla­vos, y la implan­ta­ción de colo­nos que sus­ti­tui­rán en el con­trol y la explo­ta­ción de la tie­rra a los des­pla­za­dos»[54].

Todos los suce­si­vos modos de pro­duc­ción basa­dos en algu­na for­ma de pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas inclui­do ese cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­te y úni­co «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» que es la mujer, todos, han prac­ti­ca­do lo esen­cial de este «impe­ria­lis­mo terri­to­rial» que por ello mis­mo es eco­nó­mi­co, de sexo-eco­nó­mi­co y de explo­ta­ción nacio­nal: «No exis­tían limi­ta­cio­nes para escla­vi­zar a los indios, man­te­ner rela­cio­nes sexua­les con ellos, some­ter­los a tra­ba­jos for­za­dos, tor­tu­rar­los o usar­los en depor­tes san­grien­tos, ni tam­po­co para ase­si­nar­los o dejar­los morir de ham­bre; de las Casas escri­bió que, duran­te su estan­cia de cua­tro meses en Cuba, asis­tió a la muer­te por ina­ni­ción de sie­te mil nati­vos»[55].

A la vez, en la medi­da en que la gue­rra impe­ria­lis­ta exi­gía recur­sos cre­cien­tes ten­día a expan­dir­se el Esta­do impe­ria­lis­ta, cen­tra­li­zan­do poder e impues­tos. Otro tan­to suce­día, pero a la inver­sa, en los pue­blos que debían pre­pa­rar­se a resis­tir ata­ques exter­nos. Natu­ral­men­te en ambos casos estas cen­tra­li­za­cio­nes esta­ta­les res­pon­dían a con­tra­dic­cio­nes cla­sis­tas inter­nas en las que no pode­mos exten­der­nos aho­ra. Las ten­sio­nes antes vis­tas entre des­te­rri­to­ria­li­za­ción y terri­to­ria­li­za­ción dan un sal­to cua­li­ta­ti­vo entre los siglos XV-XVII con el asen­ta­mien­to defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo. El libre des­plie­gue de la ley del valor-tra­ba­jo fue el motor de este sal­to, y de la corres­pon­dien­te apa­ri­ción de nue­vas[56] cla­ses con su nue­va lucha de cla­ses. Des­de esta épo­ca, el Esta­do en ace­le­ra­da for­ma­ción va pre­sio­nan­do con­tra las cla­ses explo­ta­das con una fero­ci­dad que no pode­mos expo­ner aho­ra.

4. EL ESTADO COMO CENTRALIZADOR ESTRATÉGICO

Engels ofre­ce un ejem­plo de la efec­ti­vi­dad del Esta­do como apa­ra­to que cui­da la soli­dez de la cla­se domi­nan­te, inclu­so cuan­do algu­nas de sus frac­cio­nes han que­da­do obso­le­tas, supe­ra­das por el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Tras estu­diar a los Jun­kers pru­sia­nos, Engels cons­ta­ta que: «des­de hace dos­cien­tos años, esas gen­tes no viven más que de las ayu­das del Esta­do, que les han per­mi­ti­do sobre­vi­vir a todas las cri­sis»[57]. El Esta­do pru­siano man­tu­vo duran­te dos siglos a los terra­te­nien­tes, sal­ván­do­les de las cri­sis, y lo hizo con los recur­sos que extraía de la explo­ta­ción de las masas tra­ba­ja­do­ras, en pri­mer lugar, y trans­fi­rien­do par­te de ellos hacia la cla­se terra­te­nien­te. Simul­tá­nea­men­te, el Esta­do man­tu­vo la explo­ta­ción de las masas cam­pe­si­nas por par­te de los Jun­kers, con­di­cio­nan­do así, de algún modo, la for­ma­ción de la bur­gue­sía indus­trial y finan­cie­ra ale­ma­na como la de la cla­se obre­ra y el res­to del pue­blo tra­ba­ja­dor.

Cuan­do Engels escri­bió esto el Esta­do actua­ba ya como la «for­ma polí­ti­ca del capi­tal»[58], a la vez que como la «matriz espa­cio-tem­po­ral» en la que se des­en­vuel­ve la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal, de modo que el Esta­do impi­de y con­tro­la, en la medi­da de lo posi­ble, que las ten­den­cias cen­trí­fu­gas de los capi­ta­les, des­bor­den y superen a las fuer­zas cen­trí­pe­tas, que sur­gen de la nece­si­dad cie­ga de dis­po­ner de un espa­cio segu­ro en el que acu­mu­lar los bene­fi­cios, man­te­ner una base de explo­ta­ción social, y dis­po­ner de un poder mili­tar que le pro­te­ja inter­na y exter­na­men­te: «a par­tir de la inter­ven­ción esta­tal se abre la posi­bi­li­dad para el libre jue­go de la ley del valor»[59].

Con otra ter­mi­no­lo­gía pero dicien­do prác­ti­ca­men­te lo mis­mo, R. Haes­baert demues­tra la impo­si­bi­li­dad de la «des­apa­ri­ción del Esta­do», de la «des­te­rri­to­ria­li­za­ción» de la socie­dad como efec­to de la infor­má­ti­ca, de la vir­tua­li­za­ción, y otros mitos de la ideo­lo­gía post­mo­der­na. Reco­no­ce la «geo­me­tría del poder» y en espe­cial la del capi­tal finan­cie­ro, que se mue­ve a la velo­ci­dad de la luz por entre las bol­sas mun­dia­les yen­do de una a otra en un ins­tan­te, pero con toda razón sos­tie­ne que las mer­can­cías y otras for­mas de capi­tal deben dis­po­ner de espa­cio mate­rial, de terri­to­rio, para alma­ce­nar­se, ven­der­se y rea­li­zar así el círcu­lo com­ple­to del bene­fi­cio. El autor sos­tie­ne que exis­te una dia­léc­ti­ca en la que cho­can, se entre­la­zan y reac­ti­van las ten­den­cias a la des­te­rri­to­ria­li­za­ción y a la terri­to­ria­li­za­ción, pero con­clu­ye: «en el trans­fon­do de los dis­cur­sos sobre la des­te­rri­to­ria­li­za­ción está el movi­mien­to neo­li­be­ral que abo­ga por el “fin de las fron­te­ras” y el “fin del Esta­do” para la libre actua­ción de las fuer­zas del mer­ca­do. La des­te­rri­to­ria­li­za­ción ‑que en ese caso se refie­re a la éli­te pla­ne­ta­ria- es un mito. No es más que una recom­po­si­ción terri­to­rial bajo con­di­cio­nes de gran com­pre­sión del espa­cio-tiem­po, don­de las trans­for­ma­cio­nes de las rela­cio­nes vin­cu­la­das a la dis­tan­cia y a la pre­sen­cia-ausen­cia (lo “dis­tan­te pre­sen­te”) vuel­ven aún más inten­sas las diná­mi­cas de des­igual­dad y dife­ren­cia­ción del espa­cio pla­ne­ta­rio»[60]

La dia­léc­ti­ca entre des­te­rri­to­ria­li­za­ción y terri­to­ria­li­za­ción, uni­da siem­pre a los vai­ve­nes del libre desa­rro­llo de la ley del valor, deter­mi­na los des­pla­za­mien­tos de la fuer­za de tra­ba­jo social, su migra­ción de un terri­to­rio a otro, movi­mien­tos pare­jos a los des­pla­za­mien­tos de ramas pro­duc­ti­vas, de for­mas de capi­tal indus­trial, inmo­bi­lia­rio, de ser­vi­cios, etc., de un espa­cio a otro para aumen­tar sus tasa de bene­fi­cios. La des­es­truc­tu­ra­ción de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras tam­bién aumen­ta debi­do a estos movi­mien­tos, lo que con el tiem­po tien­de a la recu­pe­ra­ción de las resis­ten­cias, por­que el ape­go emo­cio­nal y afec­ti­vo al terri­to­rio pro­pio en un com­po­nen­te bási­co de la psi­co­lo­gía huma­na, de la antro­po­ge­nia y de la etno­gé­ne­sis. Como hemos dicho arri­ba, la inter­ac­ción entre explo­ta­ción de sexo-géne­ro, nacio­nal y de cla­se es inse­pa­ra­ble de la diná­mi­ca de terri­to­ria­li­za­ción.

Por esto, nues­tro aná­li­sis sería super­fi­cial si no pro­fun­di­zá­ra­mos en el papel del Esta­do como apa­ra­to deci­si­vo para el sos­te­ni­mien­to de los pro­ce­sos de pro­duc­ción y repro­duc­ción y su sín­te­sis como tota­li­dad resul­tan­te. No pode­mos exten­der­nos aquí sobre la inten­sa pero falli­da cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca rea­li­za­da por la cas­ta inte­lec­tual para mini­mi­zar o redu­cir a la nada el papel del Esta­do con la con­sig­na dema­gó­gi­ca de «más mer­ca­do y menos Esta­do»[61]. Deci­mos falli­da cam­pa­ña por dos razo­nes: una, por­que en el plano teó­ri­co-polí­ti­co, hace ya mucho tiem­po que la izquier­da des­man­te­ló esa fala­cia demos­tran­do que la estra­te­gia de sobre­ex­plo­ta­ción del tra­ba­jo, de pri­va­ti­za­ción de lo públi­co, de trans­fe­ren­cias masi­vas de capi­tal esta­tal al capi­tal pri­va­do, etc., que es la esen­cia del neo­li­be­ra­lis­mo, reque­ría «cons­truir un Esta­do que de ser fun­da­men­tal­men­te un ofe­ren­te de ser­vi­cios públi­cos pase a ser un ofe­ren­te de ser­vi­cios pri­va­dos […] El neo­li­be­ra­lis­mo, más que menos Esta­do, pro­pug­na otro Esta­do al que com­pe­te con­ju­gar cual­quier fenó­meno que pudie­ra fal­sear la com­pe­ten­cia a par­tir del prin­ci­pio de que el Esta­do sólo debe hacer lo que la ini­cia­ti­va pri­va­da no pue­de lle­var a cabo, esto es, polí­ti­ca eco­nó­mi­ca con­for­me al mer­ca­do»[62].

Y la segun­da razón es la del acier­to prác­ti­co de lo escri­to en esta cita. A los pocos años, nada menos que Sti­glitz, pre­mio Nobel de eco­no­mía de 2001, reco­no­cía que las medi­das toma­das por el gobierno yan­qui para reac­ti­var el muy debi­li­ta­do capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano se podían cali­fi­car de «socia­lis­mo esta­dou­ni­den­se para ricos»[63]. Fijé­mo­nos bien: pri­me­ro, «socia­lis­mo para ricos» por­que es su Esta­do el que inter­vie­ne pla­ni­fi­ca­da­men­te en la eco­no­mía defen­dien­do los intere­ses del capi­tal, en con­tra de los del pue­blo tra­ba­ja­dor; y segun­do, «socia­lis­mo esta­dou­ni­den­se» por­que es el impe­ria­lis­mo yan­qui el que se bene­fi­cia de los fru­tos del saqueo mun­dial, de su con­trol finan­cie­ro y mili­tar. El Esta­do yan­qui, mili­ta­ri­za­do en extre­mo, es un ins­tru­men­to impres­cin­di­ble para este «socia­lis­mo de ricos impe­ria­lis­tas». Y mien­tras tan­to su pro­pa­gan­da, su cas­ta inte­lec­tual quie­re hacer­nos creer que el Esta­do ya no es nece­sa­rio. Des­de una visión más amplia y recien­te, otros auto­res extien­den la nece­si­dad del Esta­do a todo el con­jun­to de la fase capi­ta­lis­ta actual[64], des­tro­zan­do así aún más la men­ti­ra post­mo­der­na.

Este ejem­plo nos ilus­tra sobre las múl­ti­ples tareas que rea­li­za el Esta­do en el capi­ta­lis­mo, sobre todo en lo rela­cio­na­do con las trans­for­ma­cio­nes de las cla­ses socia­les. Man­te­ner con vida duran­te dos­cien­tos años a una cla­se cada día más para­si­ta­ria e impro­duc­ti­va, fue una ver­da­de­ra proeza del Esta­do ale­mán que fue trans­for­mán­do­se abier­ta y vio­len­ta­men­te en bur­gués duran­te estos dos siglos sin por ellos aban­do­nar a su suer­te a la arcai­ca noble­za terra­te­nien­te y mili­tar pru­sia­na. La tan mano­sea­da dis­cu­sión sobre si el mar­xis­mo acep­ta o no la auto­no­mía del Esta­do[65] como apa­ra­to que pue­de deci­dir por su cuen­ta en deter­mi­na­das cues­tio­nes, que­da supe­ra­do al leer­le a Engels[66], por­que nin­gu­na cla­se logra sos­te­ner­se tan­to tiem­po si a la vez de la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca dis­po­ne del poder polí­ti­co, de la domi­na­ción ideo­ló­gi­ca y de otros recur­sos meno­res.

Aún y todo así, la cues­tión del Esta­do ha sido y es deci­si­va en la lucha teó­ri­ca entre el mar­xis­mo y la bur­gue­sía, es un deba­te per­ma­nen­te e inaca­ba­ble por­que la cues­tión del Esta­do ata­ñe esen­cial­men­te a la cues­tión de la pro­pie­dad pri­va­da, de la estruc­tu­ra de cla­ses y de la lucha de cla­ses des­de que exis­te esa for­ma de pro­pie­dad. Por el con­tra­rio, una de las for­mas de ata­que al mar­xis­mo es la de negar, por una par­te, que el Esta­do haya exis­ti­do des­de el ori­gen de la pro­pie­dad pri­va­da, sino sólo des­de el medie­vo has­ta aho­ra; por otra, que las cla­ses socia­les y la lucha de cla­ses sea con­sus­tan­cial al Esta­do, y por últi­mo, que el Esta­do tie­ne estas carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les: «terri­to­ria­li­dad, cen­tra­li­za­ción, sobe­ra­nía, dife­ren­cia­ción e ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción»[67]. Como vemos, la pro­pie­dad pri­va­da, la lucha de cla­ses, la vio­len­cia y la opre­sión no son carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les del Esta­do, ni siquie­ra secun­da­rias por­que ni se citan.

Por el con­tra­rio: «Para un aná­li­sis de la tra­yec­to­ria de los Esta­dos, es inelu­di­ble con­si­de­rar las téc­ni­cas, las prác­ti­cas y las ideo­lo­gías en acción a los efec­tos de pro­du­cir obe­dien­cia. Los Esta­dos son apa­ra­tos para pro­du­cir obe­dien­cia o para per­sua­dir a la obe­dien­cia […] Mie­do, inte­rés, honor, son los resor­tes que en cada coyun­tu­ra his­tó­ri­ca resul­tan acti­va­dos para con­se­guir un com­por­ta­mien­to ade­cua­do: a tra­vés del mono­po­lio de la coer­ción, el Esta­do ate­mo­ri­za recu­rrien­do a los dis­cur­sos a su dis­po­si­ción, dis­pen­san­do ven­ta­jas mate­ria­les y hono­ra­bi­li­dad social (ya para Bodin, como se ha vis­to, un impres­cin­di­ble requi­si­to de la sobe­ra­nía). Pero el temor, el inte­rés mate­rial, la con­si­de­ra­ción social no bas­tan para garan­ti­zar la esta­bi­li­dad del poder. Exis­te un fac­tor ulte­rior: la creen­cia en su legi­ti­mi­dad, enten­di­da como cua­li­dad pecu­liar, de carác­ter per­so­nal, del posee­dor del poder, o bien como vali­dez de un orde­na­mien­to imper­so­nal […] Una vez más, el mode­lo de esta evo­lu­ción está cons­ti­tui­do por la Igle­sia, que duran­te siglos había dado prue­bas de su capa­ci­dad dis­ci­pli­na­do­ra y de su vir­tuo­sis­mo para con­ju­gar el ele­men­to acti­vo del man­do con el pasi­vo de la obe­dien­cia, edu­can­do para el auto­con­trol a los pas­to­res y para la obe­dien­cia a la grey»[68].

Pro­pa­gar el mie­do y la obe­dien­cia es una de las tareas del Esta­do, ade­más de otras que vere­mos. Refor­zan­do la tesis Por­ti­na­ro, recien­te­men­te se ha cono­ci­do que la extre­ma dere­cha y el neo­fas­cis­mo son sub­ven­cio­na­dos por la Unión Euro­pea[69], es decir, por ese «super­es­ta­do» que se va impo­nien­do en Euro­pa. La obe­dien­cia y el mie­do son com­po­nen­tes esen­cia­les de la polí­ti­ca neo­fas­cis­ta que, a su vez, es el penúl­ti­mo recur­so del capi­tal para aplas­tar al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Son los vai­ve­nes de la lucha de cla­ses los que hacen que los Esta­dos res­pon­dan endu­re­cien­do o ablan­dan­do tran­si­to­ria­men­te su pro­duc­ción de obe­dien­cia y mie­do.

Des­de fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial la OTAN, como sín­te­sis polí­ti­co-mili­tar de los Esta­dos euro­peos capi­ta­lis­tas man­tu­vo gru­pos terro­ris­tas para desa­rro­llar «la espi­ral des­truc­ti­va de mani­pu­la­ción, mie­do y vio­len­cia»[70] con­tra las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias euro­peas, con­tra los sec­to­res más cons­cien­tes de las cla­ses explo­ta­das y, en gene­ral, con­tra la socie­dad euro­pea en su con­jun­to. Con­vie­ne recor­dar que apro­xi­ma­da­men­te el 80% de los 30.000 «des­apa­re­ci­dos» argen­ti­nos duran­te la dic­ta­du­ra fas­cis­ta de los años 70 eran mili­tan­tes obre­ros y popu­la­res. Aho­ra: «Es ofi­cial des­de esta sema­na: la CIA tie­ne licen­cia para matar en cual­quier momen­to, en cual­quier lugar y por cual­quier medio a per­so­nas rela­cio­na­das con el terro­ris­mo, aun­que ten­gan nacio­na­li­dad esta­dou­ni­den­se»[71].

Estas últi­mas refe­ren­cias al Esta­do mues­tran una de las for­mas de inci­den­cia del Esta­do en la lucha de cla­ses, y por tan­to en la estruc­tu­ra cla­sis­ta, aun­que no hablan direc­ta­men­te de su papel socio­eco­nó­mi­co y a su influen­cia en los cam­bios en las cla­ses socia­les, pero sir­ve para mos­trar una de las tareas clá­si­cas del Esta­do de la cla­se domi­nan­te: pro­du­cir obe­dien­cia, con lo que lle­ga­mos a la polí­ti­ca edu­ca­ti­va, pro­pa­gan­dís­ti­ca y cul­tu­ral del Esta­do, que tan­ta influen­cia tie­nen sobre las muje­res y sobre la repro­duc­ción. La bur­gue­sía emplea su Esta­do para inter­ve­nir direc­ta o indi­rec­ta­men­te en todas las cues­tio­nes rela­cio­na­das de algún modo con la estruc­tu­ra de cla­ses y con la lucha de cla­ses, median­te el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y median­te la regu­la­ción del tra­ba­jo[72]. Pero la edu­ca­ción ofi­cial y el res­to de pode­res esta­ta­les en su con­jun­to, tie­nen tam­bién el obje­ti­vo de incul­car en la socie­dad lo que Ana Riva­deo[73] deno­mi­na «epis­te­mo­lo­gía del terror», es decir,

«Pero la máqui­na de muer­te que admi­nis­tra el Esta­do no tie­ne sólo un alcan­ce par­cial. No se limi­ta al exter­mi­nio o muti­la­ción de uno o algu­nos gru­pos. La vio­len­cia de esa acción mor­tí­fe­ra, cual­quie­ra sean sus for­mas, sus obje­tos espe­cí­fi­cos, los dis­po­si­ti­vos y los apa­ra­tos de su ejer­ci­cio y su modu­la­ción, entra­ña inva­ria­ble­men­te el borra­mien­to del ase­si­na­to. Es decir, la vio­len­cia de la dene­ga­ción, que cons­ti­tu­ye siem­pre un momen­to interno del ejer­ci­cio del poder domi­nan­te en que se arti­cu­lan la ley, el terror y la legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia. Ésta es la catás­tro­fe epis­té­mi­ca, del orden del saber, que apa­re­ja con el terror como polí­ti­ca de Esta­do, y con­fie­re a éste su alcan­ce masi­vo: no sobre uno, o algu­nos gru­pos, sino sobre todos. Lo que está en jue­go aquí no es sólo el exter­mi­nio de deter­mi­na­dos sec­to­res sino, en lo esen­cial, la invi­si­bi­li­za­ción del cri­men: su expul­sión del cam­po de la memo­ria de los sobre­vi­vien­tes. Para éstos, y por medio de ellos para el con­jun­to que for­man con las gene­ra­cio­nes que los pre­ce­den y le siguen, esa vio­len­cia pone en sus­pen­so lo sim­bó­li­co. Agu­je­rea como sin-sen­ti­do, y cor­po­ri­za en el sin-lugar. Alcan­za, para des­truir­las, a la memo­ria y al terri­to­rio de lo social.

El terror que pro­du­cen las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les en nues­tros días apun­ta a que­brar la medi­da común de lo humano que había­mos logra­do cons­truir a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes, dere­chos, valo­res, ins­ti­tu­cio­nes, prác­ti­cas, todo lo que podría­mos con­den­sar en los con­cep­tos, las obras y los sue­ños colec­ti­vos de la demo­cra­cia como sobe­ra­nía popu­lar efec­ti­va. Ese terror com­por­ta una recon­for­ma­ción gene­ra­li­za­da del cam­po del poder, de lo polí­ti­co, lo social, los espa­cios y las his­to­rias colec­ti­vas, en la que se mani­fies­ta la som­bra, la hue­lla, y el anun­cio de un cri­men. Por eso, sin la ela­bo­ra­ción, sin la san­ción sim­bó­li­ca y prác­ti­ca de ese des­pe­ña­de­ro, la gue­rra pare­ce deve­nir irre­ver­si­ble: la gue­rra con­tra los pobres, pero tam­bién la gue­rra de los pobres con­tra otros más pobres. La gue­rra de los asus­ta­dos con­tra los que sobran. Las xeno­fo­bias y la mul­ti­pli­ca­ción de los enjau­la­mien­tos de todos los que sien­ten que tie­nen algo que per­der, aun­que sea nada. La extran­je­ri­za­ción, el fue­ra-de-lugar masi­vo de todos los «otros», que por supues­to «somos todos».

El exter­mi­nio de los 30.000 seres huma­nos más con­cien­cia­dos y libres de Argen­ti­na duran­te la dic­ta­du­ra fas­cis­ta de los 70, por citar un solo caso, y más con­cre­ta­men­te el exter­mi­nio como méto­do impe­ria­lis­ta[74] tie­ne efec­tos des­truc­to­res muy pre­ci­sos sobre la diná­mi­ca de avan­ce de la con­cien­cia-en-sí de la huma­ni­dad explo­ta­da a su con­cien­cia-para-sí, aun­que no siem­pre logra dete­ner este ascen­so como se com­prue­ba en Hon­du­ras, don­de a raíz del gol­pe mili­tar se pro­du­ce una muer­te vio­len­ta cada 74 minu­tos[75].

Tan­to la epis­te­mo­lo­gía del terror como la «peda­go­gía del mie­do» se incul­can des­de la infan­cia mis­ma median­te la pri­me­ra edu­ca­ción fami­liar, lue­go median­te la ofi­cial sea pri­va­da o públi­ca, y es pos­te­rior­men­te refor­za­da y actua­li­za­da por el sin núme­ro de nor­mas, dis­ci­pli­nas[76] y otros meca­nis­mos a dis­po­si­ción del Esta­do y del poder bur­gués en gene­ral. Las cla­ses explo­ta­das están ata­das así, en su estruc­tu­ra psí­qui­ca, a la «figu­ra del Amo», según la feliz expre­sión de D. Sibony en su estu­dio sobre la indi­fe­ren­cia polí­ti­ca de las gen­tes explo­ta­das[77], y que no es sino la repre­sen­ta­ción incons­cien­te de la mate­ria­li­dad del capi­tal y de su Esta­do.

La «figu­ra del Amo» nos remi­te a la ado­ra­ción irra­cio­nal de la auto­ri­dad y ésta a la alie­na­ción y sobre todo al feti­chis­mo de la mer­can­cía. Excep­tuan­do la defi­ni­ción del feti­chis­mo que ofre­ce el pro­pio Marx[78], una mane­ra más peda­gó­gi­ca de com­pren­der esta deci­si­va inno­va­ción cua­li­ta­ti­va apor­ta­da por el mar­xis­mo al pen­sa­mien­to humano, es la de I. Rubin:

«¿En qué con­sis­te la teo­ría mar­xis­ta del feti­chis­mo, según las ideas gene­ral­men­te acep­ta­das? Con­sis­te en que Marx vio las rela­cio­nes huma­nas que sub­ya­cen en las rela­cio­nes entre las cosas, que reve­ló la ilu­sión de la con­cien­cia huma­na que se ori­gi­na en una eco­no­mía mer­can­til y que asig­na a las cosas carac­te­rís­ti­cas que tie­nen su ori­gen en las rela­cio­nes socia­les que esta­ble­cen los hom­bres en el pro­ce­so de pro­duc­ción (…) La teo­ría del feti­chis­mo disi­pa de la men­te de los hom­bres la ilu­sión, el gran­dio­so enga­ño, que ori­gi­na la apa­rien­cia de los fenó­me­nos en la eco­no­mía mer­can­til, y la acep­ta­ción de esta apa­rien­cia (el movi­mien­to de las cosas, de las mer­can­cías y de su pre­cio comer­cial) como la esen­cia de los fenó­me­nos eco­nó­mi­cos. Sin embar­go, esta inter­pre­ta­ción, aun­que gene­ral­men­te acep­ta­da por la lite­ra­tu­ra mar­xis­ta, no ago­ta, ni mucho menos, el rico con­te­ni­do de la teo­ría del feti­chis­mo ela­bo­ra­da por Marx. Éste no sólo mues­tra que las rela­cio­nes huma­nas que­dan vela­das por las rela­cio­nes entre las cosas, sino tam­bién que, en la eco­no­mía mer­can­til, las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción inevi­ta­ble­men­te adop­tan las for­mas de cosas y no pue­den ser expre­sa­das sino median­te cosas. La estruc­tu­ra de la eco­no­mía mer­can­til hace que las cosas desem­pe­ñen un papel social par­ti­cu­lar y muy impor­tan­te, y de este modo adquie­ren pro­pie­da­des socia­les par­ti­cu­la­res. Marx des­cu­brió las bases eco­nó­mi­cas obje­ti­vas que rigen el feti­chis­mo de la mer­can­cía. La ilu­sión y el error en la men­te de los hom­bres trans­for­ma las cate­go­rías eco­nó­mi­cas cosi­fi­ca­das en “for­mas obje­ti­vas” (de pen­sa­mien­to) de las rela­cio­nes de pro­duc­ción de un modo de pro­duc­ción his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­do: la pro­duc­ción de mer­can­cías»[79].

En lo direc­ta­men­te rela­cio­na­do con la defi­ni­ción de las cla­ses socia­les y del pue­blo tra­ba­ja­dor, y sobre todo de sus luchas con­tra el capi­tal, la teo­ría del feti­chis­mo de la mer­can­cía expli­ca por qué las cla­ses explo­ta­das tie­nen tan­tas difi­cul­ta­des para pasar de la con­cien­cia-de-sí, a la con­cien­cia-para-sí, o sea, para pen­sar no como cosas, obje­tos pasi­vos, que exis­ten en una reali­dad incog­nos­ci­ble, la de la explo­ta­ción asa­la­ria­da, sino como seres huma­nos, como suje­tos acti­vos que sufren la explo­ta­ción asa­la­ria­da, y que están con­de­na­dos a sufrir­la toda su vida si no aca­ban con ella. Pues bien, impe­dir este sal­to libe­ra­dor es una de las prio­ri­da­des del Estad que tam­bién inter­vie­ne de múl­ti­ples for­mas, fun­da­men­tal­men­te en la inter­ac­ción entre los pro­ce­sos de pro­duc­ción y los de repro­duc­ción, y tam­bién la bio­ló­gi­ca, en la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo social. Como nos recuer­da D. Har­vey:

«El Esta­do desem­pe­ña un papel vital en casi todos los aspec­tos de la repro­duc­ción del capi­tal. Ade­más, cuan­do el gobierno inter­vie­ne para esta­bi­li­zar la acu­mu­la­ción en vis­ta de sus múl­ti­ples con­tra­dic­cio­nes, sólo lo logra al pre­cio de absor­ber en su inte­rior estas con­tra­dic­cio­nes. Adquie­re la dudo­sa tarea de admi­nis­trar la dosis nece­sa­ria de deva­lua­ción, pero tie­ne algu­na opción sobre cómo y cuán­do hacer­lo. Pue­de situar los cos­tos den­tro de su terri­to­rio por medio de una dura legis­la­ción labo­ral y de res­tric­cio­nes fis­ca­les y mone­ta­rias, o pue­de bus­car ali­vio externo por medio de gue­rras comer­cia­les, polí­ti­cas fis­ca­les y mone­ta­rias com­ba­ti­vas en el esce­na­rio mun­dial, res­pal­da­das al final por la fuer­za mili­tar. La for­ma final de deva­lua­ción es la con­fron­ta­ción mili­tar y la gue­rra glo­bal»[80].

G. Ther­bom: «Marx man­te­nía que el estu­dio de una deter­mi­na­da socie­dad no debe cen­trar­se sólo en sus suje­tos o en sus estruc­tu­ras, sino tam­bién y al mis­mo tiem­po, inves­ti­gar sus pro­ce­sos de repro­duc­ción»[81], que está for­ma­da por el con­jun­to de prác­ti­cas, dis­ci­pli­nas, ins­ti­tu­cio­nes, apa­ra­tos, etc., que garan­ti­zan que la cla­se tra­ba­ja­do­ra siga repro­du­cién­do­se dócil y alie­na­da­men­te, o con mie­do e inca­paz de suble­var­se, mien­tras la cla­se bur­gue­sa repro­du­ce sus fuer­zas arma­das, ideo­ló­gi­cas, edu­ca­ti­vas, etc. Con­cre­ta­men­te:

«El aná­li­sis de la repro­duc­ción nos per­mi­te expli­car cómo pue­den estar inter­re­la­cio­na­dos los dife­ren­tes momen­tos del ejer­ci­cio del poder den­tro de la socie­dad, aun cuan­do no exis­ta una cone­xión inter­per­so­nal cons­cien­te. Están uni­dos entre sí, en reali­dad por sus efec­tos repro­duc­ti­vos. Por ello, unas deter­mi­na­das rela­cio­nes de pro­duc­ción pue­den ser repro­du­ci­das ‑o favo­re­ci­das o per­mi­ti­das por la inter­ven­ción del Esta­do- aun en el caso de que la cla­se explo­ta­do­ra (domi­nan­te), tal como la defi­nen esas rela­cio­nes, no “con­tro­len” el gobierno en nin­guno de los sen­ti­dos con­ven­cio­na­les de la expre­sión. El hecho de que se repro­duz­ca una for­ma espe­cí­fi­ca de explo­ta­ción y domi­na­ción cons­ti­tu­ye a esta for­ma en un ejem­plo de domi­na­ción»[82].

En otro tex­to, G. Ther­bom, cri­ti­can­do las insu­fi­cien­cias de la tesis de Althus­ser sobre los «apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos de Esta­do», sos­tie­ne que «los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos son par­te de la orga­ni­za­ción del poder en la socie­dad, y las rela­cio­nes socia­les de poder se con­den­san y cris­ta­li­zan en el mar­co del Esta­do. La fami­lia, por ejem­plo, está regu­la­da por la legis­la­ción y la juris­dic­ción esta­ta­les, y se ve afec­ta­da por las for­mas de mas­cu­li­ni­dad y femi­nei­dad, unión sexual, paren­tes­co e infan­cia, que son pros­cri­tas, favo­re­ci­das o per­mi­ti­das por el Esta­do»[83].

R. Mili­band ha estu­dia­do con deta­lle la efec­ti­vi­dad de cin­co ins­tru­men­tos o «apa­ra­tos» de legi­ti­ma­ción y repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo, demos­tran­do sus cone­xio­nes explí­ci­tas y públi­cas o sub­te­rrá­neas e implí­ci­tas el Esta­do median­te el enma­ra­ña­mien­to legal y admi­nis­tra­ti­vo. Los medios pri­va­dos de pren­sa, las edi­to­ria­les, las cade­nas audio­vi­sua­les, etc. Los medios públi­cos y ofi­cia­les de pren­sa, la tele­vi­sión en espe­cial. La edu­ca­ción pri­ma­ria y secun­da­ria. La edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria y espe­cia­li­za­da, y, por últi­mo, la capa­ci­dad alie­na­do­ra inhe­ren­te al capi­ta­lis­mo pero que se des­en­vuel­ve apro­ve­chan­do los ins­tru­men­tos y apa­ra­tos vis­tos[84]. Para no repe­tir­nos aquí, debe­mos recor­dar lo arri­ba vis­to sobre la repre­sión del Esta­do en las luchas de cla­ses.

O más con­cre­ta­men­te: «la fun­ción repre­si­va es la más inme­dia­ta­men­te visi­ble, en un sen­ti­do lite­ral, ya que está encar­na­da en la poli­cía, el sol­da­do, el juez, el car­ce­le­ro y el ver­du­go. Pero, inme­dia­ta­men­te visi­ble o no, el Esta­do es uno de los prin­ci­pa­les par­ti­ci­pan­tes en la lucha de cla­ses de la socie­dad capi­ta­lis­ta. De una for­ma u otra, el Esta­do siem­pre está pre­sen­te en el enfren­ta­mien­to entre los gru­pos y cla­ses riva­les que, por decir­lo así, nun­ca se enfren­tan por sí mis­mos. El Esta­do siem­pre está impli­ca­do, aun­que no siem­pre haya sido lla­ma­do, aun­que sólo sea por­que defi­ne los tér­mi­nos en los que tie­ne lugar el enfren­ta­mien­to por medio de las nor­mas y san­cio­nes lega­les»[85].

La dia­léc­ti­ca entre pro­duc­ción y repro­duc­ción garan­ti­za faci­li­tar la valo­ra­ción y acu­mu­la­ción del capi­tal; faci­li­tar la for­ma­ción, dis­ci­pli­na­ri­za­ción la alie­na­ción de las masas y nacio­nes opri­mi­das[86] y, faci­li­tar la defen­sa inter­na[87] y exter­na del capi­ta­lis­mo. S. Brunhoff lo ha expre­sa­do así: «La uni­dad de la bur­gue­sía y el frac­cio­na­mien­to del pro­le­ta­ria­do son los prin­ci­pios de cons­ti­tu­ción del espa­cio polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do. El Esta­do debe des­pla­zar y ajus­tar con­ti­nua­men­te las fron­te­ras eco­nó­mi­cas unas res­pec­to a otras»[88]. Sin­cro­ni­zar estos obje­ti­vos es la prio­ri­dad del Esta­do. Por tan­to, el Esta­do nun­ca per­ma­ne­ce quie­to, sino que debe evo­lu­cio­nar a la velo­ci­dad de las con­tra­dic­cio­nes socia­les, si le es posi­ble. La muy correc­ta afir­ma­ción de S. Brunhoff está rea­li­za­da des­de la pers­pec­ti­va teó­ri­ca gene­ral, des­de el méto­do gené­ti­co-estruc­tu­ral al que lue­go nos refe­ri­re­mos y que apa­re­ce­rá una y otra vez a lo lar­go de estas pági­nas. Pero debe­mos plas­mar esa teo­ría correc­ta en las expe­rien­cias his­tó­ri­cas par­ti­cu­la­res, de lo con­tra­rio no ser­vi­ría de nada.

Otra de las tareas del Esta­do para inter­ve­nir en la lucha de cla­ses es la de «crear des­cla­sa­dos que han sido y son uno de los obje­ti­vos del capi­ta­lis­mo, por­que es el camino más cor­to para con­se­guir la frag­men­ta­ción de una cla­se social a la que hay que man­te­ner a raya. Faci­li­tar la deser­ción de cla­se alla­na el obje­to final del sis­te­ma que es el de desin­te­grar todo lo que supon­ga un obs­tácu­lo orga­ni­za­do y com­pro­me­ti­do con la defen­sa de cla­se. Emplea­dos del sec­tor pri­va­do con­tra los del sec­tor públi­co, con­tra­ta­dos tem­po­ra­les con­tra fijos, nati­vos con­tra inmi­gran­tes o jóve­nes con­tra mayo­res. Los igua­les, cada vez más, se con­vier­ten en enemi­gos y el des­cla­sa­do es la cuña per­fec­ta para la frag­men­ta­ción. Los des­cla­sa­dos se carac­te­ri­zan, no por aspi­rar a la legí­ti­ma mejo­ra de su sta­tus, sino por olvi­dar su pro­ce­den­cia y cons­truir un rela­to que les apar­ta del com­pro­mi­so que un día tuvie­ron sus padres con ellos, con sus veci­nos o con sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. En defi­ni­ti­va, con todo lo colec­ti­vo, con todo lo que a tra­vés de las emo­cio­nes del orgu­llo de cla­se se ha cons­trui­do para su dis­tri­bu­ción»[89].

Como efec­to de todo lo arri­ba vis­to has­ta aho­ra, pode­mos com­pren­der sin difi­cul­tad algu­na los resul­ta­dos del IV Estu­dio Arag, el 70% de los tra­ba­ja­do­res des­con­fían de sus empre­sas, el 60% des­con­fían de sus jefes y el 40% des­con­fían de sus pro­pios com­pa­ñe­ros. Por otra par­te, el 33% de los tra­ba­ja­do­res es cré­du­lo, el 43% es cau­to y sólo el 18% es «incon­for­mis­ta», y en otra esca­la, el 25% son pasi­vos, es decir, no se movi­li­zan, no actúan y no res­pon­den fren­te a los pro­ble­mas de la empre­sa[90]. Al mar­gen de las dudas que poda­mos tener sobre el estu­dio, no es menos cier­to que refle­ja de algu­na for­ma el esta­do de con­cien­cia de las masas explo­ta­das. La redu­ci­da pro­por­ción de «incon­for­mis­tas» ‑el cali­fi­ca­ti­vo nos ilus­tra sobre la ideo­lo­gía de la encues­ta- con res­pec­to a la alta pro­por­ción de des­con­fia­dos con res­pec­to a sus empre­sas y jefes, indi­ca la gran dis­tan­cia que exis­te según el estu­dio entre la con­cien­cia-en-sí, en la que ani­da la des­con­fian­za a la patro­nal, y la con­cien­cia-para-sí que es la de los «incon­for­mis­tas».

En el mar­co del deba­te que aho­ra man­te­ne­mos, el de la defi­ni­ción de las cla­ses y en con­cre­to del pue­blo tra­ba­ja­dor, las reali­da­des que hemos vis­to, des­de la buro­cra­ti­za­ción del pen­sa­mien­to, el feti­chis­mo y la fal­sa con­cien­cia, has­ta el papel del Esta­do, tie­nen con­se­cuen­cias demo­le­do­ras en la for­ma­ción del méto­do bur­gués de pen­sa­mien­to por­que si las cla­ses socia­les se carac­te­ri­zan por algo es por su his­to­ri­ci­dad, por su apa­ri­ción y des­apa­ri­ción, por sus fron­te­ras móvi­les, laxas e inter­re­la­cio­na­das de for­ma anta­gó­ni­ca for­man­do una uni­dad en lucha per­ma­nen­te. El méto­do bur­gués de pen­sa­mien­to, posi­ti­vis­ta y meca­ni­cis­ta, meta­fí­si­co, no pue­de cap­tar esta reali­dad pro­fun­da y bullen­te sólo pene­tra­ble por la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta. Por su inne­ga­ble impor­tan­cia debe­mos exten­der­nos un poco en esta cues­tión. Y cuan­do habla­mos de méto­do habla­mos tam­bién de filo­so­fía.

5. DIALÉCTICA Y LUCHA DE CLASES

Dado que el buro­cra­tis­mo es esen­cial­men­te anti­dia­léc­ti­co y anti­crí­ti­co, dog­má­ti­co, lo pri­me­ro que debe­mos hacer es mos­trar la natu­ra­le­za dia­léc­ti­ca de la defi­ni­ción mar­xis­ta de las cla­ses socia­les por­que sólo así lle­ga­re­mos a saber qué es el pue­blo tra­ba­ja­dor en su abs­trac­ción teó­ri­ca y qué es el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co en su con­cre­ción teó­ri­ca.

Antes que nada hay que comen­zar dicien­do que Marx desa­rro­lló su méto­do dia­léc­ti­co rea­li­zan­do una sín­te­sis inte­gra­do­ra y supe­ra­do­ra de la cien­cia ofi­cial y domi­nan­te, la posi­ti­vis­ta; de la cien­cia defi­ni­da por Hegel y de la cien­cia crí­ti­ca desa­rro­lla­da por los hege­lia­nos de izquier­da[91]. La sín­te­sis creó un méto­do onto­ló­gi­ca­men­te nue­vo que sor­pren­dió tan­to por su efec­ti­vi­dad que un crí­ti­co reco­no­ció que el autor de El Capi­tal se movía con «la más rara liber­tad» en el terreno empí­ri­co, méri­to que Marx atri­bu­yó al «méto­do dia­léc­ti­co»[92], que avan­za por el inte­rior de lo real, ade­cuán­do­se a las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma que estu­dia, y no a la inver­sa, por lo que pode­mos defi­nir­lo como la per­ma­nen­te inter­ac­ción entre el aná­li­sis y la sín­te­sis, la deduc­ción y la induc­ción, etc., pero de mane­ra que una nue­va sín­te­sis es sólo el ini­cio de otro pro­ce­so cog­ni­ti­vo, en una espi­ral inaca­ba­ble «por­que la sín­te­sis de Marx nun­ca es algo con­su­ma­do, sino algo más bien en pro­ce­so de rea­li­za­ción cons­tan­te»[93].

Dicho en pala­bras de J. Oso­rio: «el méto­do de cono­ci­mien­to en Marx impli­ca par­tir de las repre­sen­ta­cio­nes ini­cia­les, o con­cre­to repre­sen­ta­do, para pasar a la sepa­ra­ción o aná­li­sis de ele­men­tos sim­ples, pro­ce­so de abs­trac­ción, que per­mi­ta des­ci­frar las arti­cu­la­cio­nes espe­cí­fi­cas, y a par­tir de ellas recons­truir «una rica tota­li­dad» con «sus múl­ti­ples deter­mi­na­cio­nes y rela­cio­nes», esto es, un nue­vo con­cre­to, pero dife­ren­te al ini­cial, en tan­to «sín­te­sis» y «uni­dad de lo diver­so», que orga­ni­za y jerar­qui­za las rela­cio­nes y los pro­ce­sos, lo que nos reve­la y expli­ca la reali­dad socie­tal»[94].

Se tra­ta de un movi­mien­to doble en su uni­dad que abar­ca lo esen­cial, lo gené­ti­co del pro­ble­ma, es decir, lo que le iden­ti­fi­ca como estruc­tu­ra y sis­te­ma esta­ble[95] ‑lo gené­ti­co-estruc­tu­ra­l‑, y lo his­tó­ri­co, el movi­mien­to y el cam­bio per­ma­nen­tes ‑lo his­tó­ri­co-gené­ti­co‑, de mane­ra que en todo momen­to, en cada par­te del pro­ble­ma, apa­re­cen expues­tas su esen­cia y sus for­mas exter­nas, en cuan­to uni­dad real[96]. P. Vilar desa­rro­lla la inter­ac­ción entre lo gené­ti­co-estruc­tu­ral y lo his­tó­ri­co-gené­ti­co, en su expli­ca­ción de que, en Marx, se fusio­nan y se sepa­ran a la vez dos nive­les, el bási­co y común al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, nivel en el que sólo exis­te la lucha entre el capi­tal y el tra­ba­jo, la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do, y el nivel de las cla­ses, frac­cio­nes de cla­ses, cate­go­rías socia­les, etc., con­cre­tas, que exis­ten en los paí­ses y momen­tos pre­ci­sos[97]. La pra­xis mar­xis­ta de las cla­ses siem­pre debe uti­li­zar esa dia­léc­ti­ca, como lo vere­mos espe­cial­men­te en Rosa Luxem­burg y Mao en lo que ata­ñe al con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor y a la deno­mi­na­da «tri­ple explo­ta­ción», de sexo-géne­ro, de nación y de cla­se tra­ba­ja­do­ra.

A la vez, care­ce de sen­ti­do cri­ti­car a Marx y a Engels de que no deja­ran «aca­ba­da» una teo­ría «defi­ni­ti­va» de las cla­ses, por la sen­ci­lla razón de que éstas son un con­jun­to de rela­cio­nes en desa­rro­llo his­tó­ri­co con deter­mi­na­das ten­den­cias obje­ti­vas que Marx expo­ne así: «…Por lo que a mí se refie­re, no me cabe el méri­to de haber des­cu­bier­to la exis­ten­cia de las cla­ses en la socie­dad moder­na ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algu­nos his­to­ria­do­res bur­gue­ses habían expues­to ya el desa­rro­llo his­tó­ri­co de esta lucha de cla­ses y algu­nos eco­no­mis­tas bur­gue­ses la ana­to­mía eco­nó­mi­ca de éstas. Lo que yo he apor­ta­do de nue­vo ha sido demos­trar: 1) que la exis­ten­cia de las cla­ses sólo va uni­da a deter­mi­na­das fases his­tó­ri­cas de desa­rro­llo de la pro­duc­ción; 2) que la lucha de cla­ses con­du­ce, nece­sa­ria­men­te, a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do; 3) que esta mis­ma dic­ta­du­ra no es de por sí más que el trán­si­to hacia la abo­li­ción de todas las cla­ses y hacia una socie­dad sin cla­ses…»[98].

La razón del fra­ca­so de la socio­lo­gía para enten­der la dia­léc­ti­ca de las cla­ses radi­ca en que «los eco­no­mis­tas no con­ci­ben el capi­tal como una rela­ción», y no pue­den hacer­lo por­que el capi­tal es una for­ma rela­ti­va y tran­si­to­ria de la pro­duc­ción[99]. Ya que el capi­tal es una rela­ción tam­bién lo son las cla­ses, sien­do impo­si­ble ela­bo­rar una teo­ría «aca­ba­da» y «defi­ni­ti­va», «com­ple­ta»[100], es decir, está­ti­ca, de una rela­ción siem­pre en movi­mien­to. Como dijo E. P. Thom­son: «una cla­se es una rela­ción, un sis­te­ma de rela­cio­nes en suma, y no una cosa»[101]. Defi­nir a las cla­ses como un sis­te­ma de rela­cio­nes, en vez de cómo una cosa está­ti­ca y cerra­da, es ver­las den­tro de la tota­li­dad social en movi­mien­to, como una par­te acti­va de esa tota­li­dad móvil. Por rela­ción, por sis­te­ma de rela­cio­nes, debe­mos enten­der el movi­mien­to inter­nos de la lucha de con­tra­rios en una tota­li­dad con­cre­ta, en este caso en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y más espe­cí­fi­ca­men­te en la uni­dad y lucha irre­con­ci­lia­bles entre las cla­ses explo­ta­do­ras y explo­ta­das.

Nos hace­mos una idea más ple­na de la impor­tan­cia del con­cep­to de «sis­te­ma de rela­cio­nes» al ver que las cla­ses no son enti­da­des ais­la­das, lo que per­mi­ti­ría hablar sólo de la bur­gue­sía sin citar en abso­lu­to al pro­le­ta­ria­do, sino como uni­dad de con­tra­rios irre­con­ci­lia­bles en lucha per­ma­nen­te, de modo que el cam­bio en una de ellas supo­ne otro cam­bio opues­to en la con­tra­ria, sien­do impo­si­ble hablar de la bur­gue­sía sin a la vez y nece­sa­ria­men­te hablar del pro­le­ta­ria­do; por ello mis­mo son un con­jun­to de rela­cio­nes en cho­que, rela­cio­nes en las que una par­te, la cla­se bur­gue­sa, dis­po­ne de un ins­tru­men­to cla­ve como es el Esta­do, lo que le per­mi­te refor­zar su cen­tra­li­dad y rom­per a la vez la cen­tra­li­dad de la cla­se expro­pia­da: «una cla­se, inter­na­men­te cam­bian­te a su vez, es una de las fuer­zas en liza den­tro de la lucha de cla­ses, toman­do en con­si­de­ra­ción todos los pla­nos ‑eco­nó­mi­co, social, cul­tu­ral, ideo­ló­gi­co- en que esta lucha se pro­du­ce y la estruc­tu­ra de cla­ses debe ser vis­ta como un mode­lo diná­mi­co e his­tó­ri­ca­men­te con­di­cio­na­do»[102].

Un mode­lo en movi­mien­to y en con­tra­dic­ción, en cuyo inte­rior actúa a veces de for­ma muy cons­cien­te el capi­tal, ya que «la bur­gue­sía es una cla­se viva que ha reto­ña­do sobre deter­mi­na­das bases eco­nó­mi­co­pro­duc­ti­vas. Esta cla­se no es un pro­duc­to pasi­vo del des­en­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co, sino una fuer­za his­tó­ri­ca, acti­va y enér­gi­ca»[103].

Más aún, «el con­cep­to de “cla­se” no es un con­cep­to afir­ma­ti­vo sino crí­ti­co»[104], es decir, no quie­re defi­nir posi­ti­va y neu­tral­men­te una reali­dad está­ti­ca y ais­la­da, según la meta­fí­si­ca posi­ti­vis­ta, sino que quie­re poner al des­cu­bier­to el movi­mien­to y cho­que per­ma­nen­te de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, la inter­ac­ción de todas las face­tas del pro­ble­ma cla­sis­ta y su ten­den­cia obje­ti­va a la agu­di­za­ción de la lucha has­ta esta­llar en olea­das revo­lu­cio­na­rias, si se supe­ran todas las con­tra­ten­den­cias que tien­den a anu­lar la ten­den­cia obje­ti­va. La lucha entre las con­tra­ten­den­cias y las ten­den­cias obje­ti­vas es la lucha de cla­ses. Al ser un con­cep­to crí­ti­co y al asu­mir la obje­ti­vi­dad del cho­que entre ten­den­cias y con­tra­ten­den­cias, al mar­gen de los gra­dos de con­cien­cia sub­je­ti­va de las fuer­zas enfren­ta­das, por esto mis­mo, la teo­ría mar­xis­ta de las cla­ses socia­les es inse­pa­ra­ble de la teo­ría del valor y del valor-tra­ba­jo, de modo que for­man una uni­dad inter­na con for­mas exter­nas dife­ren­cia­das.

Lle­ga­dos a este nivel, es impres­cin­di­ble acla­rar qué enten­de­mos por dia­léc­ti­ca en el inte­rior mis­mo del des­en­vol­vi­mien­to del valor, del valor-tra­ba­jo y de la lucha de cla­ses: «La dia­léc­ti­ca con­sis­te exac­ta­men­te, en la habi­li­dad de com­pren­der la con­tra­dic­ción inter­na de una cosa, el estí­mu­lo de su auto­de­sa­rro­llo, don­de, el meta­fí­si­co ve sólo una con­tra­dic­ción exter­na resul­tan­do de una coli­sión más o menos acci­den­tal de dos cosas inter­na­men­te no con­tra­dic­to­rias»[105].

Sin duda, son estas carac­te­rís­ti­cas del pen­sa­mien­to dia­léc­ti­co las que tenían en cuen­ta Marx y Engels cuan­do se nega­ban sis­te­má­ti­ca­men­te a uti­li­zar con­cep­tos cerra­dos, está­ti­cos, defi­ni­cio­nes abso­lu­tas y eter­nas. Ade­más, uni­do a esta carac­te­rís­ti­ca cons­ti­tu­ti­va del méto­do, ocu­rre que la dia­léc­ti­ca «[…] pro­vo­ca la cóle­ra y es el azo­te de la bur­gue­sía y de sus por­ta­vo­ces doc­tri­na­rios, por­que en la inte­li­gen­cia y expli­ca­ción posi­ti­va de lo que exis­te abri­ga a la par la inte­li­gen­cia de su nega­ción, de su muer­te for­zo­sa; por­que, crí­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria por esen­cia, enfo­ca todas las for­mas actua­les en pleno movi­mien­to, sin omi­tir, por tan­to, lo que tie­ne de pere­ce­de­ro y sin dejar­se inti­mi­dar por nada»[106].

Por tan­to, la dia­léc­ti­ca uti­li­za cate­go­rías, leyes y prin­ci­pios que deben ser capa­ces de mover­se a la mis­ma velo­ci­dad del movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes de lo real que inves­ti­ga y que quie­re trans­for­mar. Por cuan­to movi­mien­to, inter­ac­ción y lucha, por eso mis­mo, los con­cep­tos de la dia­léc­ti­ca deben ser abier­tos, fle­xi­bles, ági­les, inter­co­nec­ta­dos y radi­ca­les. R. Gallis­sot lo expre­sa así: «En Marx y Engels, se diga o no, exis­ten fluc­tua­cio­nes ter­mi­no­ló­gi­cas: es que, bajo las mis­mas pala­bras, los obje­tos hacia los que se apun­ta no son los mis­mos: la fór­mu­la se rela­cio­na, sea con la socie­dad capi­ta­lis­ta en sus fun­da­men­tos gene­ra­les, sea con socie­da­des par­ti­cu­la­res en el seno del capi­ta­lis­mo, sea sola­men­te con la com­bi­na­ción de las rela­cio­nes de cla­se y de fuer­zas polí­ti­cas en una socie­dad dada»[107].

Y más ade­lan­te: «No hay escán­da­lo alguno en reco­no­cer que, con­ti­nua­men­te en Marx y Engels, hay enca­bal­ga­mien­to de voca­bu­la­rio y de sen­ti­do, inter­fe­ren­cia entre el uso vul­gar (el modo de pro­duc­ción es la for­ma de pro­du­cir –la pala­bra “for­mas” se repi­te), y el empleo típi­co […] sub­sis­te la impre­sión de que hay usos pre­fe­ren­cia­les que irían de lo par­ti­cu­lar a lo gene­ral: for­mas, for­ma­cio­nes, for­ma­ción eco­nó­mi­ca»[108].

Este méto­do no es con­tra­dic­to­rio con la lógi­ca ya que, como sos­tie­ne A. Guét­ma­no­va: «a veces no se pue­den esta­ble­cer divi­sio­nes pre­ci­sas, por cuan­to todo se desa­rro­lla, modi­fi­ca, etc. Toda cla­si­fi­ca­ción es rela­ti­va, apro­xi­ma­ti­va, y reve­la de for­ma sucin­ta las con­ca­te­na­cio­nes entre los obje­tos cla­si­fi­ca­dos. Exis­ten for­mas tran­si­to­rias inter­me­dias que es difí­cil cata­lo­gar en un gru­po deter­mi­na­do. Seme­jan­te gru­po tran­si­to­rio a veces cons­ti­tu­ye un gru­po (espe­cie) autó­no­mo»[109]. Ade­más, la dia­léc­ti­ca entre el uso vul­gar de un con­cep­to en com­pa­ra­ción a su empleo típi­co ha dado paso a la lógi­ca borro­sa que, según M. Her­nan­do Cal­vi­ño: «ope­ra con con­cep­tos apa­ren­te­men­te vagos o sub­je­ti­vos, pero que en reali­dad con­tie­nen mucha infor­ma­ción»[110]. Más ade­lan­te cómo Marx y Engels tra­ba­ja­ban con estos con­cep­tos «apa­ren­te­men­te vagos o sub­je­ti­vos» reple­tos de infor­ma­ción.

La meto­do­lo­gía dia­léc­ti­ca exi­ge, como dice Rosen­tal, un rela­ti­vis­mo con­cep­tual fle­xi­ble y a la vez con­cre­to por­que «cada fenó­meno posee muchos víncu­los e inter­ac­cio­nes con otros fenó­me­nos y don­de la inter­ac­ción con­di­cio­na que apa­rez­can ora unos ras­gos, pro­pie­da­des y aspec­tos de las cosas, ora otros. Por esto tam­po­co pue­de la cien­cia ope­rar a base de un sim­ple esque­ma: o ver­dad o error. Las cam­bian­tes pro­pie­da­des de las cosas exi­gen del con­cep­to de ver­dad una fle­xi­bi­li­dad y un carác­ter con­cre­tos máxi­mos, pues tam­bién el con­cep­to de ver­dad es rela­ti­vo: lo ver­da­de­ro en deter­mi­na­do tiem­po y en cier­ta cone­xión, se con­vier­te en error en otro tiem­po y en una cone­xión dis­tin­ta»[111].

Apli­ca­do este méto­do dia­léc­ti­co al estu­dio de la cla­se bur­gue­sa vemos que, ade­más de tener que defi­nir simul­tá­nea­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tene­mos que recu­rrir a lo que C. Katz deno­mi­na «defi­ni­cio­nes amplia­das», ya que «la cla­se domi­nan­te regis­tra pro­ce­sos cons­tan­tes de muta­ción»[112]. Por defi­ni­cio­nes amplia­das debe­mos enten­der las no «cerra­das» ni está­ti­cas, sino las que per­mi­ten abrir los espa­cios con­cep­tua­les a las nue­vas reali­da­des, a las muta­cio­nes que se pro­du­cen en todo momen­to en la reali­dad. La con­ve­nien­cia de esta cita es inne­ga­ble por­que ella nos intro­du­ce en otro de los com­po­nen­tes bási­cos para defi­nir a las cla­ses socia­les, el papel del Esta­do.

Estas nocio­nes tan bási­cas y ele­men­ta­les de la dia­léc­ti­ca, que con tan­ta rapi­dez esta­mos expo­nien­do, nos lle­van a la cues­tión de la emer­gen­cia de lo nue­vo, de la imper­cep­ti­ble apa­ri­ción de peque­ños bro­tes que anun­cian reali­da­des nove­do­sas si con­si­guen asen­tar­se y expan­dir­se. Las pro­pie­da­des cam­bian­tes de las cosas pue­den ter­mi­nar dan­do paso a algo nue­vo. Se tra­ta de un pro­ble­ma deci­si­vo en la cien­cia y en la vida inclu­so coti­dia­na, que Lenin expre­só así: «Debe­mos estu­diar minu­cio­sa­men­te los bro­tes de lo nue­vo, pres­tar­les la mayor aten­ción, favo­re­cer y “cui­dar” por todos los medios el cre­ci­mien­to de estos débi­les bro­tes […] Es pre­ci­so apo­yar todos los bro­tes de lo nue­vo, entre los cua­les la vida se encar­ga­rá de selec­cio­nar los más viva­ces»[113].

La teo­ría de las cla­ses debe tener siem­pre en cuen­ta la ten­den­cia al sur­gi­mien­to de nue­vas frac­cio­nes de cla­se den­tro de un modo de pro­duc­ción, de nue­vas «cla­ses medias» ‑cues­tión en la que Marx fue pio­ne­ro y a la que volveremos‑, de la nue­va peque­ña bur­gue­sía, etc., y sobre todo, y como vere­mos, a las fluc­tua­cio­nes inter­nas en esos impres­cin­di­bles con­cep­tos fle­xi­bles y abier­tos tan abun­dan­tes en el mar­xis­mo como «masas popu­la­res», «movi­mien­tos popu­la­res» y sobre todo «pue­blo tra­ba­ja­dor», inclui­do el de «mul­ti­tud»[114].

En esta inves­ti­ga­ción nece­sa­ria nos será de gran uti­li­dad la sabia adver­ten­cia de R. Candy según la cual: «Para Marx “cla­se” es una idea de gran suti­le­za, más com­ple­ja de lo que muchos supo­nen. La cla­se no es homo­gé­nea. Tie­ne frac­cio­nes que ope­ran autó­no­ma­men­te en el con­tex­to de sus intere­ses bási­cos de cla­se […] Los esta­dos de áni­mo de las masas se trans­for­man, se des­pla­zan, flu­yen; las cla­ses se frac­cio­nan y con­cen­tran; los par­ti­dos se divi­den en frac­cio­nes; los diri­gen­tes olvi­dan sus prin­ci­pios e inven­tan otros nue­vos. El aná­li­sis de cla­ses no es una tarea fácil y Marx no ofre­ce nin­gu­na fór­mu­la sen­ci­lla para el estu­dio de la socie­dad»[115].

Tam­bién nos será muy opor­tuno lo que sos­tie­ne D. Ben­saïd: «No se encuen­tra enton­ces en Marx nin­gu­na defi­ni­ción cla­si­fi­ca­to­ria, nor­ma­ti­va y reduc­to­ra de las cla­ses, sino una con­cep­ción diná­mi­ca de su anta­go­nis­mo estruc­tu­ral, a nivel de la pro­duc­ción, de la cir­cu­la­ción como de la repro­duc­ción del capi­tal: en efec­to, las cla­ses jamás son defi­ni­das sola­men­te a nivel del pro­ce­so de pro­duc­ción (del cara a cara entre el tra­ba­ja­dor y la patro­nal en la empre­sa), sino deter­mi­na­das por la repro­duc­ción del con­jun­to don­de entran en jue­go la lucha por el sala­rio, la divi­sión del tra­ba­jo, las rela­cio­nes con los apa­ra­tos del Esta­do y con el mer­ca­do mun­dial»[116].

Par­tien­do de aquí, ofre­ce­mos dos impor­tan­tes defi­ni­cio­nes sobre las cla­ses socia­les que nos faci­li­ta­rán el deba­te pos­te­rior sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Comen­za­mos con la clá­si­ca defi­ni­ción de Lenin, con­si­de­ra­da por P. Vilar como «la más váli­da teó­ri­ca­men­te»[117], y que dice así: «Las cla­ses son gran­des gru­pos de hom­bres que se dife­ren­cian entre sí por el lugar que ocu­pan en un sis­te­ma de pro­duc­ción social his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­do, por las rela­cio­nes en que se encuen­tran con res­pec­to a los medios de pro­duc­ción (rela­cio­nes que en su mayor par­te las leyes refren­dan y for­ma­li­zan), por el papel que desem­pe­ñan en la orga­ni­za­ción social del tra­ba­jo, y, con­si­guien­te­men­te, por el modo de per­ci­bir y la pro­por­ción en que per­ci­ben la par­te de rique­za social de que dis­po­nen. Las cla­ses son gru­pos huma­nos, uno de los cua­les pue­de apro­piar­se el tra­ba­jo de otro por ocu­par pues­tos dife­ren­tes en un régi­men deter­mi­na­do de eco­no­mía social»[118].

El valor de esta cita es tri­ple, uno, por lo que dice en sí mis­ma; otro, por­que per­te­ne­ce al Lenin más crea­ti­vo teó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te, y, últi­mo, por­que en el mis­mo tex­to y algo más ade­lan­te desa­rro­llan­do el mis­mo esque­ma teó­ri­co y polí­ti­co plan­tea cues­tio­nes igual­men­te impor­tan­tes para la polí­ti­ca de alian­zas entre el pro­le­ta­ria­do y el res­to de las cla­ses y sec­to­res pro­gre­sis­tas. Se habla mucho sobre la dife­ren­cia entre los con­cep­tos de hege­mo­nía de Lenin y de Grams­ci, que son mera­men­te for­ma­les si nos fija­mos en el fon­do gené­ti­co-estruc­tu­ral del pro­ble­ma de la polí­ti­ca de alian­zas, pero con dife­ren­cias for­ma­les en lo his­tó­ri­co-gené­ti­co.

No nos vamos a exten­der en esta ponen­cia por obvias razo­nes de espa­cio sobre el con­cep­to de cla­se tra­ba­ja­do­ra y de pue­blo explo­ta­do en Grams­ci[119], por lo que úni­ca­men­te dire­mos que coin­ci­de en lo bási­co con las ideas de Lenin cuan­do sos­tie­ne que el pro­le­ta­ria­do tie­ne la tarea doble de, uno, «atraer a toda la masa de tra­ba­ja­do­res y explo­ta­dos, orga­ni­zar­la» para ven­cer a la bur­gue­sía; y, dos, «con­du­cir a toda la masa de tra­ba­ja­do­res y explo­ta­dos, así como a todos los sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía» hacia el socia­lis­mo[120]. Es decir, la com­ple­ji­dad social que­da con­fir­ma­da por Lenin al insis­tir en que exis­ten, ade­más del pro­le­ta­ria­do, una «masa de tra­ba­ja­do­res y explo­ta­dos» que deben aliar­se con «todos los sec­to­res de la peque­ña bur­gue­sía». Vol­ve­re­mos sobre esto al estu­diar el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor.

Otra defi­ni­ción amplia e inclu­yen­te del con­cep­to de cla­se social, desa­rro­lla­da tenien­do como base la defi­ni­ción de Lenin, la encon­tra­mos en R. Bar­tra:

«Las cla­ses son gran­des gru­pos de per­so­nas que inte­gran un sis­te­ma asi­mé­tri­co no exhaus­ti­vo den­tro de una estruc­tu­ra social dada, entre los cua­les se esta­ble­cen rela­cio­nes de explo­ta­ción, depen­den­cia y/​o subor­di­na­ción, que cons­ti­tu­yen uni­da­des rela­ti­va­men­te poco permea­bles (esca­sa movi­li­dad social ver­ti­cal), que tien­den a dis­tri­buir­se a lo lar­go de un con­ti­nuum estra­ti­fi­ca­do cuyos dos polos opues­tos están cons­ti­tui­dos por opri­mi­dos y opre­so­res, que desa­rro­llan en algún momen­to de su exis­ten­cia his­tó­ri­ca for­mas pro­pias de ideo­lo­gía (sea de mane­ra no sis­te­ma­ti­za­da y rudi­men­ta­ria o con ple­na con­cien­cia de sí) que expre­san direc­ta o indi­rec­ta­men­te sus intere­ses comu­nes, y que se dis­tin­guen entre sí bási­ca­men­te de acuer­do a: I) El lugar que ocu­pan en el sis­te­ma de pro­duc­ción his­tó­ri­ca­men­te deter­mi­na­do […]; y II) Las rela­cio­nes que man­tie­nen con el sis­te­ma de ins­ti­tu­cio­nes y órga­nos de coer­ción, poder y con­trol socio­eco­nó­mi­co […] Se tra­ta de un sis­te­ma de cla­ses y no de una sim­ple suma o agre­ga­do de gru­pos socia­les; es asi­mé­tri­co pues con­tie­ne una dis­tri­bu­ción des­igual de los pri­vi­le­gios y dis­cri­mi­na­cio­nes de cada gol­pe; no es exhaus­ti­vo pues­to que no todos los miem­bros de una socie­dad per­te­ne­cen a una cla­se, sino que pue­den exis­tir capas de ele­men­tos des­cla­sa­dos. Las fron­te­ras entre las cla­ses no son rígi­das: exis­ten gru­pos inter­me­dios que par­ti­ci­pan de carac­te­rís­ti­cas de dos cla­ses dife­ren­tes, y aun­que por lo gene­ral su exis­ten­cia es tran­si­to­ria y cam­bian­te, su pre­sen­cia de da al sis­te­ma el carác­ter de un con­ti­nuum»[121].

6. LA ESENCIA Y EL FENÓMENO

Uti­li­zan­do la caja de herra­mien­tas de la dia­léc­ti­ca, pode­mos com­pren­der que los cam­bios que aho­ra des­con­cier­tan a muchos ya fue­ron estu­dia­dos hace tiem­po: en la déca­da de 1960 se publi­ca­ron varios tex­tos de diver­sas corrien­tes mar­xis­tas sobre las cla­ses socia­les que, vis­tos en pers­pec­ti­va, bri­llan aho­ra como pre­mo­ni­to­res a pesar de las crí­ti­cas que poda­mos y deba­mos hacer­les, pero reafir­man­do que acer­ta­ron en las dos cues­tio­nes deci­si­vas en aque­llos años: ¿qué cam­bios se esta­ban vivien­do den­tro de las cla­ses socia­les en el capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do?, y ¿qué pers­pec­ti­vas de futu­ro exis­tían en esos años?

En la pri­me­ra cues­tión mar­ca­ron las gran­des líneas de trans­for­ma­ción de las cla­ses acer­tan­do de for­ma bri­llan­te en lo esen­cial y en muchas de sus for­mas exter­nas. En la segun­da, acer­ta­ron en que se esta­ba pro­du­cien­do un aumen­to de la con­cien­cia socio­po­lí­ti­ca de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en todo el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, cosa que se demos­tra­ría cier­ta des­de fina­les de esa déca­da de los años 60. La socio­lo­gía bur­gue­sa fra­ca­só estre­pi­to­sa­men­te en las dos cues­tio­nes. Gra­cias a su rigor, estos y otros tex­tos des­bor­da­ron con cre­ces la ver­bo­rrea super­fi­cial sobre las cla­ses ela­bo­ra­da por la socio­lo­gía del momen­to, y en espe­cial su corrien­te fun­cio­na­lis­ta, mayo­ri­ta­ria de for­ma abru­ma­do­ra.

Vamos a dejar de lado, por cuan­to son los más cono­ci­dos y recor­da­dos en la actua­li­dad, los rea­li­za­dos por el mar­xis­mo ita­liano situa­do cla­ra­men­te a la izquier­da del refor­mis­mo inter­cla­sis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta Ita­liano (PCI). Su insis­ten­cia en «abrir» el con­cep­to de cla­se obre­ra a sec­to­res explo­ta­dos más amplios, no estric­ta­men­te fabri­les, sino de la deno­mi­na­da «fábri­ca difu­sa», «socie­dad fábri­ca» u «obre­ro social», inte­gran­do a las muje­res, estu­dian­tes, emi­gran­tes, peque­ña bur­gue­sía empo­bre­ci­da, etc., según el poten­cial teó­ri­co inser­to en el con­cep­to mar­xis­ta de «tra­ba­ja­dor colec­ti­vo». Aun­que tales desa­rro­llos con­cep­tua­les peca­ron de un defec­to reco­no­ci­do sólo más tar­de. En efec­to, Tron­ti asu­me que el obre­ris­mo ita­liano de los años 60 no supo com­pren­der a tiem­po los meca­nis­mos de des­ac­ti­va­ción de los con­flic­tos socia­les y de inte­gra­ción de la cla­se obre­ra en el capi­ta­lis­mo, ya que tuvie­ron una visión lineal y mecá­ni­ca, cre­yen­do que la con­cien­cia de cla­se y la lucha revo­lu­cio­na­ria aumen­ta­ría por sí mis­ma como sim­ple res­pues­ta al aumen­to de la explo­ta­ción[122].

Y si tuvié­ra­mos espa­cio tam­bién nos exten­de­ría­mos a la izquier­da mar­xis­ta nor­te­ame­ri­ca­na escin­di­da del trots­kis­mo que inclu­so con ante­la­ción a los años 60 plan­teó cues­tio­nes muy impor­tan­tes sobre cómo rela­cio­nar las ascen­den­tes luchas etno-nacio­na­les, femi­nis­tas, estu­dian­ti­les, de movi­mien­tos veci­na­les y de dere­chos socia­les, etc., con el movi­mien­to obre­ro. La valía de las ideas esen­cia­les de estas tesis ha que­da­do demos­tra­da pese al ata­que capi­ta­lis­ta con­tra la cen­tra­li­dad obre­ra, ata­que que se ini­ció a comien­zos de los años 70 en Chi­le, con el gol­pe mili­tar de Pino­chet, que lue­go que exten­de­ría a otros Esta­dos has­ta gene­ra­li­zar­se a esca­la mun­dial en los años 80. Ade­más de otros obje­ti­vos, la con­tra­ofen­si­va del capi­tal deno­mi­na­da «neo­li­be­ra­lis­mo» bus­ca­ba tam­bién el de rom­per la uni­dad y cen­tra­li­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que con su lucha había ace­le­ra­do el esta­lli­do de la cri­sis mun­dial. La recom­po­si­ción actual del movi­mien­to obre­ro se está con­fir­man­do algu­nos de los pun­tos cen­tra­les ade­lan­ta­dos en ambos libros.

Hemos pre­fe­ri­do limi­tar­nos exclu­si­va­men­te a dos tex­tos del deno­mi­na­do «mar­xis­mo ofi­cial» por­que mues­tran cómo tam­bién den­tro de esta corrien­te mar­xis­ta se hicie­ron apor­ta­cio­nes valio­sas. En tex­to colec­ti­vo titu­la­do La estruc­tu­ra de la cla­se obre­ra en los paí­ses capi­ta­lis­tas, de 1963, rea­li­za­do tras un lar­go deba­te de dos años entre orga­ni­za­cio­nes de diver­sos tipos per­te­ne­cien­tes a tre­ce Esta­dos pode­mos ver cómo, tras pre­ci­sar des­de el ini­cio del tex­to que «las gran­des masas popu­la­res» se agru­pan en torno a la cla­se obre­ra[123], actua­li­za el con­cep­to de «obre­ro colec­ti­vo» de Marx al capi­ta­lis­mo de la épo­ca:

«Por cuan­to el pro­ce­so de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta tie­ne un carác­ter dia­léc­ti­co com­ple­jo, el pro­le­ta­ria­do no es total­men­te homo­gé­neo. Cons­ta de dife­ren­tes gru­pos, idén­ti­cos por su com­po­si­ción de cla­se, pero que desem­pe­ñan dis­tin­to papel en el pro­ce­so de pro­duc­ción […] el «obre­ro colec­ti­vo» abar­ca a los que están dedi­ca­dos al tra­ba­jo manual (peo­nes y obre­ros de las máqui­nas) y a quie­nes apli­can en la crea­ción del pro­duc­to su tra­ba­jo men­tal o eje­cu­tan dife­ren­tes fun­cio­nes auxi­lia­res sin las cua­les no es posi­ble el pro­ce­so de pro­duc­ción. Como la divi­sión del tra­ba­jo se desa­rro­lla sin cesar, no sólo en el mar­co de una empre­sa ais­la­da, sino tam­bién en la órbi­ta de toda la socie­dad, sur­gen cons­tan­te­men­te nue­vas pro­fe­sio­nes y nue­vas ramas de la eco­no­mía. En la mis­ma medi­da se amplía la com­po­si­ción del “obre­ro colec­ti­vo”»[124].

Por su par­te, M. Bou­vier y G. Mury sos­tie­nen que:

«En todos los fren­tes don­de se libra el com­ba­te entre ricos y pobres, entre los peque­ños y los gran­des, la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria se pro­po­ne demos­trar teó­ri­ca­men­te y rea­li­zar prác­ti­ca­men­te el fren­te úni­co de todos aque­llos que, al fin de cuen­tas, son explo­ta­dos por los mis­mos explo­ta­do­res. La vas­ta cate­go­ría de los explo­ta­dos inclu­ye segu­ra­men­te ele­men­tos muy diver­sos que no son todos pro­duc­to­res de plus­va­lía, que no ocu­pan todos den­tro de la pro­duc­ción social el lugar del pro­le­ta­ria­do obli­ga­do a ele­gir entre sus cade­nas y la revo­lu­ción. No deja de ser menos cier­to que esta inmen­sa masa huma­na de los explo­ta­dos se pue­de defi­nir cien­tí­fi­ca­men­te como el con­jun­to de aque­llos cuya fuer­za de tra­ba­jo, es decir, la apti­tu­des físi­cas, la habi­li­dad manual o el cono­ci­mien­to inte­lec­tual, es pues­ta final­men­te al ser­vi­cio de la mino­ría capi­ta­lis­ta. El arte­sano que en for­ma pro­gre­si­va es des­po­ja­do de su liber­tad de acción, el cam­pe­sino ame­na­za­do en la pro­pie­dad de su explo­ta­ción agrí­co­la fami­liar, el asa­la­ria­do que no pro­du­ce valor, sino que está redu­ci­do a pre­sen­tar­se en el mer­ca­do de la mano de obra, sólo pue­den des­cu­brir sus ver­da­de­ros intere­ses si toman par­ti­do con­tra un sis­te­ma den­tro del cual les está prohi­bi­do todo futu­ro crea­dor. El meca­nis­mo inexo­ra­ble de la socie­dad bur­gue­sa, que se apro­pia de la plus­va­lía del obre­ro, cons­ti­tu­ye truts que aplas­tan a la empre­sa arte­sa­nal así como al peque­ño cam­pe­sino y al cam­pe­sino medio. El mis­mo asa­la­ria­do no pro­duc­ti­vo se encuen­tra en una situa­ción par­ti­cu­lar­men­te cer­ca­na a la del pro­duc­tor, pues­to que, al fin de cuen­tas, con­tri­bu­ye, si no a crear plus­va­lía, a ase­gu­rar a su patrón una par­te de la plus­va­lía ya pro­du­ci­da»[125].

Pos­te­rior­men­te se expli­có que: «La cla­se obre­ra se ha trans­for­ma­do en su estruc­tu­ra. Ante­ayer los mine­ros del Nor­te for­ma­ban el grue­so de las tro­pas gues­dis­tas, ayer la meta­lur­gia cons­ti­tuía el bas­tión del sta­li­nis­mo triun­fan­te, hoy los bas­tio­nes tien­den a des­pla­zar­se hacia la elec­tro­me­cá­ni­ca pesa­da y lige­ra, la meta­lur­gia alta­men­te auto­ma­ti­za­da, siguien­do con esto el mis­mo movi­mien­to del gran capi­tal. Así, sería fal­so con­ser­var una ima­gen fija de la cla­se obre­ra, com­pues­ta úni­ca­men­te de obre­ros manua­les, y ver­ter en las capas medias y los sec­to­res mar­gi­na­les este nue­vo pro­le­ta­ria­do en vías de cons­ti­tu­ción»[126]. Por otra par­te: «El pro­le­ta­ria­do no es un gru­po homo­gé­neo, inmu­ta­ble […] es el resul­ta­do de un pro­ce­so per­ma­nen­te de pro­le­ta­ri­za­ción que cons­ti­tu­ye la otra cara de la acu­mu­la­ción del capi­tal […] Es pues la for­ma­ción del “tra­ba­ja­dor colec­ti­vo” de la gran indus­tria capi­ta­lis­ta […] Final­men­te, es la cons­ti­tu­ción del ejér­ci­to indus­trial de reser­va»[127].

A media­dos de los años 90 sur­gió, entre otras, la teo­ría de las infra­cla­ses: «sec­to­res socia­les que se encuen­tran en una posi­ción social mar­gi­nal que les sitúa fue­ra, y por deba­jo, de las posi­bi­li­da­des y opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas, socia­les, cul­tu­ra­les, de nivel de vida, etc., del sis­te­ma social esta­ble­ci­do»[128]. Las infra­cla­ses que empe­za­ron a apa­re­cer a fina­les de los años 80 cre­cie­ron duran­te toda la déca­da de los 90, de modo que a comien­zos del siglo XXI se había cons­ti­tui­do «un “núcleo duro” de sala­rios bajos»[129] en el seno de las masas tra­ba­ja­do­ras, con demo­le­do­res efec­tos entre la juven­tud emi­gran­te de los gran­des gue­tos de las ciu­da­des indus­tria­les, sien­do ésta la cau­sa de las suble­va­cio­nes urba­nas masi­vas tan­to con­tra la sobre­ex­plo­ta­ción y mar­gi­na­ción, como con­tra el racis­mo pro­fun­da­men­te ancla­do tam­bién en la buro­cra­cia polí­ti­co-sin­di­cal[130].

La ten­den­cia cre­cien­te a la asa­la­ri­za­ción ha sido con­fir­ma­da por todos los estu­dios algo serios, como tam­bién la ten­den­cia a la asa­la­ri­za­ción de las nue­vas fran­jas de las cla­ses medias, ya que: «nume­ro­sas pro­fe­sio­nes libe­ra­les se con­vier­ten cada vez más en pro­fe­sio­nes asa­la­ria­das; médi­cos, abo­ga­dos, artis­tas, fir­man ver­da­de­ros con­tra­tos de tra­ba­jo con las ins­ti­tu­cio­nes que les emplean»[131]. Más recien­te­men­te, Antu­nes ya avi­só hace más de una déca­da que en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo se está vivien­do un pro­ce­so de «des­pro­le­ta­ri­za­ción del tra­ba­jo manual, indus­trial y fabril; hete­ro­ge­nei­za­ción, sub­pro­le­ta­ri­za­ción y pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo. Dis­mi­nu­ción del obre­ro indus­trial tra­di­cio­nal y aumen­to de la cla­se-que-vive-del-tra­ba­jo»[132].

Aho­ra bien, en con­tra de lo que pudie­ra creer­se según la lógi­ca for­mal, las ten­den­cias fuer­tes aquí des­cri­tas no hacen sino aumen­tar lo que P. Cam­mack ha defi­ni­do como «pro­le­ta­ria­do glo­bal explo­ta­ble»[133], que pue­de per­ma­ne­cer a la espe­ra de ser pues­ta a tra­ba­jar mal­vi­vien­do en la mise­ria. Una par­te del pro­le­ta­ria­do glo­bal explo­ta­ble es con­de­na­do a ser la «pobla­ción sobran­te»[134] que como vere­mos al final for­ma par­te de la cla­se obre­ra mun­dial, aun­que la inte­lec­tua­li­dad refor­mis­ta lo nie­gue; otra par­te cons­ti­tu­ye el amplio sec­tor de los «exclui­dos»[135], aban­do­na­dos a su suer­te por el capi­tal. Lue­go vol­ve­re­mos al pro­ble­ma de la «exclu­sión» y su impor­tan­cia para el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor. Y tam­bién tene­mos al «pobre­ta­ria­do»[136] que es esa frac­ción cre­cien­te de la fuer­za de tra­ba­jo social empo­bre­ci­da por la reduc­ción de los sala­rios direc­tos e indi­rec­tos, por la reduc­ción de las ayu­das socia­les si las ha habi­do, por el aumen­to de la cares­tía de la vida.

Hemos ini­cia­do este capí­tu­lo recu­rrien­do a la cate­go­ría filo­só­fi­ca de la esen­cia y del fenó­meno por­que nos expli­ca cómo los cam­bios en las for­mas exter­nas, que siem­pre refle­jan cam­bios secun­da­rios en la esen­cia inter­na, sólo pue­den ser com­pren­di­do en su pleno sen­ti­do si los ana­li­za­mos com­pa­rán­do­los con su esen­cia. Al fin y al cabo en esto radi­ca el méto­do de pen­sa­mien­to racio­nal y cien­tí­fi­co-crí­ti­co. Pues bien, A. Pique­ras nos mues­tra cómo cam­bian las for­mas y lue­go cómo, pese a todo, se man­tie­ne la esen­cia de la explo­ta­ción asa­la­ria­da:

«Tam­bién en su aspec­to orga­ni­za­cio­nal las for­mas de lucha adquie­ren expre­sio­nes con­gruen­tes con el capi­ta­lis­mo tar­dío (“infor­ma­cio­nal”) en el que nacen, cobran­do vida a tra­vés de for­mas orga­ni­za­ti­vas vir­tua­les, reti­cu­la­res (tras la des­com­po­si­ción de las for­mas físi­cas de reu­nión y orga­ni­za­ción tra­di­cio­na­les). De ahí la pre­va­len­cia actual de los “arcoi­ris”, “rizo­mas”, “redes”, “webs”… for­mas de orga­ni­za­ción muy blan­da, muy fle­xi­ble, con rela­ti­va­men­te leve ope­ra­ti­vi­dad y poca cons­tan­cia has­ta aho­ra, y que seña­lan, como ha dicho algún autor, la con­fluen­cia, al menos en par­te, del “pre­ca­ria­do” con el “ciber­ta­ria­do”.

Igual que en el pri­mer capi­ta­lis­mo indus­trial, cuan­do toda­vía no se habían crea­do los meca­nis­mos de fide­li­za­ción ni con­se­gui­do dere­chos, cuan­do el sala­ria­do fue con­flu­yen­do y for­ta­le­cién­do­se a tra­vés de inci­pien­tes orga­ni­za­cio­nes reti­cu­la­res, hori­zon­ta­les, la his­to­ria se repi­te en el capi­ta­lis­mo tar­dío dege­ne­ra­ti­vo, o senil, que al arra­sar con lo ins­ti­tui­do en dos siglos fomen­ta en con­se­cuen­cia la repro­duc­ción par­cial de aque­llas pri­mi­ge­nias for­mas de resis­ten­cia y lucha»[137].

7. EL PROBLEMA DE LA PEQUEÑA BURGUESÍA

Cri­ti­can­do a Proudhon, Marx escri­be: «En una socie­dad avan­za­da el peque­ño bur­gués se hace nece­sa­ria­men­te, en vir­tud de su posi­ción, socia­lis­ta de una par­te y eco­no­mis­ta de la otra, es decir, se sien­te des­lum­bra­do por la mag­ni­fi­cen­cia de la gran bur­gue­sía y sien­te com­pa­sión por los dolo­res del pue­blo. Es al mis­mo tiem­po bur­gués y pue­blo. En su fue­ro interno se jac­ta de ser impar­cial, de haber encon­tra­do el jus­to equi­li­brio, que pro­cla­ma dife­ren­te del tér­mino medio. Ese peque­ño bur­gués divi­ni­za la con­tra­dic­ción, por­que la con­tra­dic­ción es el fon­do de su ser. No es más que la con­tra­dic­ción social en acción. Debe jus­ti­fi­car teó­ri­ca­men­te lo que él mis­mo es en la prác­ti­ca […] la peque­ña bur­gue­sía será par­te inte­gran­te de todas las revo­lu­cio­nes socia­les que han se suce­der»[138].

Uno de los pro­ble­mas cen­tra­les de todas las luchas revo­lu­cio­na­rias habi­das des­de la mitad del siglo XIX has­ta aho­ra, así como un pro­ble­ma deci­si­vo a la hora de estu­diar la estruc­tu­ra de cla­ses del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, a saber qué es y cómo se com­por­ta la peque­ña bur­gue­sía apa­re­ce aquí resuel­to en lo esen­cial. Más aún, se hace una afir­ma­ción ante la que se esca­bu­llen muchos ultra­iz­quier­dis­tas que se nie­gan a ver y pen­sar la reali­dad. En efec­to, Marx afir­ma de la nece­si­dad de tener en cuen­ta a la peque­ña bur­gue­sía en todas las revo­lu­cio­nes.

Quie­re esto decir que no se debe come­ter el error de creer de menos­pre­ciar el com­por­ta­mien­to de una cla­se con­tra­dic­to­ria en sí mis­ma, situa­da entre las dos cla­ses deci­si­vas, y que pue­de incli­nar la balan­za de la lucha del pue­blo con­tra la bur­gue­sía hacia la vic­to­ria del pri­me­ro o hacia su derro­ta estre­pi­to­sa. Entre fina­les de 1847 y comien­zos de1848 ambos ami­gos ya ade­lan­tan en el Mani­fies­to Comu­nis­ta una idea cla­ve sobre qué rela­cio­nes man­te­ner con la peque­ña bur­gue­sía y sus orga­ni­za­cio­nes demo­crá­ti­cas: par­ti­ci­par en todas las luchas por la demo­cra­cia y con­tra la opre­sión pero insis­tien­do siem­pre en que el pro­ble­ma deci­si­vo es el de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y en que el anta­go­nis­mo deci­si­vo es el que sepa­ra de mane­ra irre­con­ci­lia­ble a la bur­gue­sía del pro­le­ta­ria­do[139].

Recor­de­mos que estas pala­bras están escri­tas antes de la olea­da revo­lu­cio­na­ria inter­na­cio­nal de 1848 – 1849. Pues bien, vea­mos uno de los muchos momen­tos en los que Marx y Engels recu­rren sin com­ple­jos a diver­sas defi­ni­cio­nes amplias e inter­cam­bia­bles. El que vamos a expli­car es un ejem­plo espe­cial­men­te valio­so por dos razo­nes, una, por­que es un estu­dio exqui­si­to y sofis­ti­ca­do de la revo­lu­ción de 1848 en París, y, otra, por­que nos apor­tan un méto­do dia­léc­ti­co enor­me­men­te crea­ti­vo para encua­drar el deba­te sobre las rela­cio­nes entre pro­le­ta­ria­do, cla­se obre­ra y pue­blo, o sea, sobre el pue­blo tra­ba­ja­dor pari­sino enfren­ta­do a muer­te con la bur­gue­sía. Des­de las pri­me­ras «noti­cias de París» del 25 de junio de 1848, el con­cep­to de «pue­blo» es opues­to radi­cal e irre­con­ci­lia­ble­men­te al de «bur­gue­sía». Al poco, afir­man que esta lucha revo­lu­cio­na­ria conec­ta con las suble­va­cio­nes de los escla­vos en Roma, y con la lucha de Lyon de 1834. Dicen que «los habi­tan­tes de los subur­bios» acu­die­ron en ayu­da de los insur­gen­tes, y cuen­tan cómo «el pue­blo se lan­zó furio­sa­men­te con­tra los trai­do­res» que habían inten­ta­do infil­trar­se, pero más ade­lan­te cons­ta­tan que: «una vez más el pue­blo había sido dema­sia­do gene­ro­so. Si hubie­se repli­ca­do a los cohe­tes incen­dia­rios y a los obu­ses con incen­dios, hubie­se sido el ven­ce­dor al atar­de­cer. Pero ni pen­sa­ba en emplear las mis­mas armas de sus adver­sa­rios»[140].

Tam­bién expli­can que «la bur­gue­sía decla­ró a los obre­ros no enemi­gos comu­nes, a los cua­les se ven­ce, sino enemi­gos de la socie­dad, a los que se ani­qui­la […] los insur­gen­tes tuvie­ron en su poder gran par­te de la ciu­dad duran­te tres días, com­por­tán­do­se con suma correc­ción. Si hubie­sen emplea­do los mis­mos medios vio­len­tos que los bur­gue­ses y sus sier­vos, man­da­dos por Cavaig­nac, París sería un mon­tón de escom­bros pero ellos hubie­sen triun­fa­do»[141]. Y más ade­lan­te: «La guar­dia móvil, reclu­ta­da en su mayor par­te entre el pro­le­ta­ria­do en hara­pos pari­sino, se trans­for­mó en gran medi­da, en el bre­ve lap­so de su exis­ten­cia y median­te una bue­na retri­bu­ción, en una guar­dia pre­to­ria­na de los gober­nan­tes de turno. El pro­le­ta­ria­do en hara­pos orga­ni­za­do libró su bata­lla con­tra el pro­le­ta­ria­do tra­ba­ja­dor no orga­ni­za­do. Como era dable espe­rar, se puso a dis­po­si­ción de la bur­gue­sía, lo mis­mo que los laz­za­ro­ni de Nápo­les se habían pues­to a dis­po­si­ción de Fer­nan­do. Sólo deser­ta­ron aque­llas sec­cio­nes de la guar­dia móvil com­pues­tas por tra­ba­ja­do­res ver­da­de­ros»[142].

A lo lar­go de los suce­si­vos artícu­los en los que ana­li­zan la lucha en París en junio de 1848, Marx y Engels uti­li­zan indis­tin­ta­men­te los con­cep­tos de «pue­blo», «pro­le­ta­ria­do», «obre­ros», «cla­se obre­ra», «tra­ba­ja­do­res», «subur­bios», etc., para apun­ta­lar cua­tro cri­te­rios que serán deci­si­vos en la teo­ría de las cla­ses, del Esta­do, de la orga­ni­za­ción y de la revo­lu­ción. Sobre las cla­ses que­da cla­ro que ade­más de la fle­xi­bi­li­dad de los con­cep­tos, siem­pre tie­nen en cuen­ta el pro­ble­ma de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas como el que defi­ne y sepa­ra al capi­tal, a la bur­gue­sía y a su socie­dad, del pue­blo, de la cla­se obre­ra y del pro­le­ta­ria­do, de modo que es la pro­pie­dad pri­va­da la que tam­bién defi­ne qué es la socie­dad y a qué cla­se per­te­ne­ce, a la capi­ta­lis­ta. Sobre el Esta­do que­da cla­ro que las fuer­zas repre­si­vas y su vio­len­cia bru­tal son vita­les para la bur­gue­sía, y más aún, ade­lan­tan una de las gran­des lec­cio­nes que se repe­ti­rá una y otra vez has­ta aho­ra: la crea­ción por la bur­gue­sía de fuer­zas repre­si­vas espe­cia­les pro­ve­nien­tes del lum­pen, de los «pro­le­ta­rios en hara­pos», como suce­de­rá en el mili­ta­ris­mo, en el nazi­fas­cis­mo, etc.

Sobre la orga­ni­za­ción que­da cla­ro que ésta es la úni­ca garan­tía de vic­to­ria, estre­cha­men­te uni­da a la con­cien­cia de cla­se, revo­lu­cio­na­ria, que desa­rro­llan los «tra­ba­ja­do­res ver­da­de­ros». Y sobre la revo­lu­ción, está cla­ro que una vez que «cesa el motín y se ini­cia la revo­lu­ción»[143] el pue­blo no debe dudar, dete­ner su avan­ce aun a cos­ta de las impres­cin­di­bles prác­ti­cas de vio­len­cia defen­si­va, revo­lu­cio­na­ria, que ha de apli­car para aplas­tar a cual­quier pre­cio a la vio­len­cia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria e injus­ta. Pen­sa­mos que de un modo u otro, estos cua­tro com­po­nen­tes cohe­sio­nan la teo­ría de la lucha de cla­ses, que es la teo­ría de las cla­ses socia­les del mar­xis­mo. Todas las teo­rías bur­gue­sas diso­cian, sepa­ran e inco­mu­ni­can, las cla­ses socia­les de la lucha de cla­ses, y ambas de la teo­ría del Esta­do y de la teo­ría polí­ti­ca.

Tras estu­diar las razo­nes del fra­ca­so de esta olea­da y con­vir­tien­do su expe­rien­cia en razo­nes teó­ri­cas que ava­len una prác­ti­ca pos­te­rior, a comien­zos de 1850 Marx y Engels pro­po­nen a la Liga de los Comu­nis­tas lo siguien­te: «La acti­tud del par­ti­do obre­ro revo­lu­cio­na­rio ante la demo­cra­cia peque­ño bur­gue­sa es la siguien­te: mar­cha con ella en la lucha por el derro­ca­mien­to de aque­lla frac­ción a cuya derro­ta aspi­ra el par­ti­do obre­ro; mar­cha con­tra ella en todos los casos en que la demo­cra­cia peque­ño bur­gue­sa quie­re con­so­li­dar su posi­ción en pro­ve­cho pro­pio»[144]. O sea, se tra­ta de crear un blo­que social que inclu­ya a las fuer­zas demo­crá­ti­cas de la peque­ña bur­gue­sía para luchar con­jun­ta­men­te con­tra la opre­sión común que sufren todos los com­po­nen­tes de dicho blo­que social.

Aho­ra bien, Marx y Engels insis­ten reite­ra­da­men­te en las pági­nas pos­te­rio­res que «para luchar con­tra ese enemi­go común no se pre­ci­sa nin­gu­na unión espe­cial […] es evi­den­te que en los últi­mos con­flic­tos san­grien­tos, al igual que en todos los ante­rio­res, serán sobre todo los obre­ros los que ten­drán que con­quis­tar la vic­to­ria con su valor, reso­lu­ción y espí­ri­tu de sacri­fi­cio. En esta lucha, al igual que en las ante­rio­res, la masa peque­ño bur­gue­sa man­ten­drá una acti­tud de espe­ra, de irre­so­lu­ción e inac­ti­vi­dad tan­to tiem­po como le sea posi­ble, con el pro­pó­si­to de que, en cuan­to que­de ase­gu­ra­da la vic­to­ria, uti­li­zar­la en bene­fi­cio pro­pio, invi­tar a los obre­ros a que per­ma­nez­can tran­qui­los y retor­nen al tra­ba­jo, evi­tar los lla­ma­dos exce­sos y des­po­jar al pro­le­ta­ria­do de los fru­tos de la vic­to­ria»[145].

Marx y Engels advier­ten a la Liga de los Comu­nis­tas, en base a las lec­cio­nes teó­ri­cas extraí­das de la derro­ta inter­na­cio­nal de 1848 – 1849 que para evi­tar la trai­ción peque­ño bur­gue­sa, que se pro­du­ci­rá inme­dia­ta­men­te des­pués de la toma del poder, los pro­le­ta­rios deben man­te­ner su inde­pen­den­cia de cla­se, polí­ti­ca y orga­ni­za­ti­va, no deján­do­se absor­ber por la peque­ña bur­gue­sía, plan­tean­do rei­vin­di­ca­cio­nes espe­cí­fi­ca­men­te pro­le­ta­rias que des­bor­den por la izquier­da a las de la peque­ña bur­gue­sía, y exi­gién­do­le a su alia­da que las cum­pla. Más aún, la orga­ni­za­ción pro­le­ta­ria alia­da con la peque­ña bur­gue­sía con­tra el enemi­go común ha de ser «a la vez legal y secre­ta»[146], e «inde­pen­dien­te y arma­da de la cla­se obre­ra»[147], para garan­ti­zar siem­pre tan­to la inde­pen­den­cia prác­ti­ca como teó­ri­co-polí­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Los con­se­jos a la Liga de los Comu­nis­tas fue­ron redac­ta­dos por Marx y Engels mien­tras el pri­me­ro de ellos estu­dia­ba más en deta­lle el fra­ca­so revo­lu­cio­na­rio en el Esta­do fran­cés, publi­can­do el tex­to a fina­les de 1850, en el que afir­ma que: «Los obre­ros fran­ce­ses no podían dar un paso ade­lan­te, no podían tocar ni un pelo del orden bur­gués, mien­tras la mar­cha de la revo­lu­ción no se suble­va­se con­tra este orden, con­tra la domi­na­ción del capi­tal, a la masa de la nación ‑cam­pe­si­nos y peque­ño bur­gue­ses- que se inter­po­nían entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía; mien­tras no la obli­ga­se a unir­se a los pro­le­ta­rios como a su van­guar­dia»[148]. Marx estu­dia­ba la con­cre­ta derro­ta fran­ce­sa en la mitad del siglo XIX, sien­do cons­cien­te de la toda­vía limi­ta­da evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo fran­cés com­pa­ra­do con el bri­tá­ni­co, lle­gan­do a una con­clu­sión estra­té­gi­ca que man­ten­drán en lo esen­cial tan­to él como Engels a lo lar­go de toda su vida, adap­tán­do­la en sus for­mas exter­nas y tác­ti­cas a cada lucha revo­lu­cio­na­ria par­ti­cu­lar: el pro­le­ta­ria­do como van­guar­dia nacio­nal que inte­gra al cam­pe­si­na­do y a la peque­ña bur­gue­sía.

Una con­clu­sión teó­ri­ca que ya venía anun­cia­da en el Mani­fies­to Comu­nis­ta cuan­do insis­tie­ron en que el pro­le­ta­ria­do, que no tie­ne patria, debe empe­ro ele­var­se a cla­se nacio­nal, cons­ti­tuir­se en nación, «aun­que de nin­gu­na mane­ra en el sen­ti­do bur­gués»[149]. Los obje­ti­vos a con­quis­tar que se enu­me­ran al final del Mani­fies­to nos dan una idea exac­ta sobre la dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va de la nación pro­le­ta­ria con res­pec­to a la nación bur­gue­sa, pero no es este nues­tro tema aho­ra. Sí nos intere­sa resal­tar cómo Marx enla­za pro­le­ta­ria­do, cam­pe­si­na­do y peque­ña bur­gue­sía den­tro del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en cuan­to «masa de la nación» enfren­ta­da a la bur­gue­sía, «masa de la nación» diri­gi­da por la van­guar­dia pro­le­ta­ria.

Excep­tuan­do adap­ta­cio­nes for­ma­les tác­ti­cas, este cri­te­rio estra­té­gi­co no sólo se man­ten­drá duran­te toda su vida sino que lle­ga­rá a nive­les de majes­tuo­sa exqui­si­tez teó­ri­ca en su estu­dio sobre la Comu­na de París de 1871 que no pode­mos exten­der­nos aho­ra, pero en el que se expo­ne cla­ra­men­te el anta­go­nis­mo entre la «ver­da­de­ra nación», la for­ma­da por las comu­nas libres que inte­gran a las cla­ses explo­ta­das, y la nación bur­gue­sa, la del capi­tal fran­cés cola­bo­ra­cio­nis­ta con el ocu­pan­te ale­mán para, con su ayu­da, exter­mi­nar median­te el terro­ris­mo más san­gui­na­rio el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

En lo que aho­ra nos incum­be, las rela­cio­nes entre la cla­se obre­ra, el pro­le­ta­ria­do, y el pue­blo tra­ba­ja­dor, en su aná­li­sis de la Comu­na Marx afir­ma que «era ésta la pri­me­ra revo­lu­ción en que la cla­se obre­ra fue abier­ta­men­te reco­no­ci­da como la úni­ca cla­se capaz de ini­cia­ti­va social inclu­so para la gran masa de la cla­se media pari­si­na ‑ten­de­ros, arte­sa­nos, comerciantes‑, con la sola excep­ción de los capi­ta­lis­tas ricos». Deta­lla las razo­nes por las que la «cla­se media», que había trai­cio­na­do y aplas­ta­do la insu­rrec­ción obre­ra en 1848 se había pasa­do aho­ra, tras 23 años, al ban­do del pue­blo insu­rrec­to.

Marx hace una des­crip­ción anto­ló­gi­ca de las cau­sas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, éti­co-mora­les y has­ta edu­ca­ti­vas que expli­can seme­jan­te cam­bio, y no se olvi­da de aña­dir otra cau­sa: «había suble­va­do su sen­ti­mien­to nacio­nal de fran­ce­ses al lan­zar­los pre­ci­pi­ta­da­men­te a una gue­rra que sólo ofre­ció una com­pen­sa­ción para todos los desas­tres que había cau­sa­do: la caí­da del Impe­rio»[150]. De este modo, vemos cómo la capa­ci­dad de aglu­ti­na­ción de la «masa nacio­nal» y de la cla­se media se ejer­ce en todos los aspec­tos de la vida coti­dia­na, inclui­do el sen­ti­mien­to nacio­nal «aun­que en nin­gu­na mane­ra en el sen­ti­do bur­gués».

Más toda­vía, la Comu­na, en cuan­to «autén­ti­co gobierno nacio­nal» for­ma­do por «los ele­men­tos sanos de la socie­dad fran­ce­sa», fue a la vez un «gobierno inter­na­cio­nal» por su con­te­ni­do obre­ro, lo que le gran­jeó de inme­dia­to la soli­da­ri­dad de «los obre­ros del mun­do ente­ro»[151]. La capa­ci­dad de aglu­ti­na­ción de otras cla­ses socia­les explo­ta­das en diver­so gra­do alre­de­dor del pro­le­ta­ria­do, for­man­do así un blo­que revo­lu­cio­na­rio nacio­nal no bur­gués, obre­ro e inter­na­cio­na­lis­ta, opues­to a la nación bur­gue­sa clau­di­ca­cio­nis­ta, esta capa­ci­dad prác­ti­ca fue trans­for­ma­da en lec­ción teó­ri­ca por Marx.

Un ejem­plo de la inter­ac­ción de los dos nive­les del méto­do mar­xis­ta del estu­dio de las cla­ses socia­les nos los ofre­ce Engels en su tex­to sobre Ale­ma­nia escri­to en 1852. Pri­me­ro hace una des­crip­ción amplia, gené­ti­co-estruc­tu­ral, ana­li­zan­do la divi­sión cla­sis­ta en los dos gran­des blo­ques socia­les enfren­ta­dos: el pro­pie­ta­rio de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y el que no pro­pie­ta­rio, al que defi­ne como «las gran­des masas de la nación». Engels dice: «Las gran­des masas de la nación, que no per­te­ne­cían ni a la noble­za ni a la bur­gue­sía, cons­ta­ban, en las ciu­da­des, de la cla­se de los peque­ños arte­sa­nos y comer­cian­tes, y de los obre­ros, y en el cam­po, de los cam­pe­si­nos»[152], y des­pués se extien­de varias pági­nas en el estu­dio con­cre­to de las prin­ci­pa­les cla­ses no pro­pie­ta­rias, explo­ta­das en diver­sos gra­dos, que cons­ti­tu­yen «las gran­des masas de la nación» ale­ma­na a fina­les de la pri­me­ra mitad del siglo XIX.

Muchos años más tar­de, en 1870, Engels vuel­ve a insis­tir sobre el mis­mo pro­ble­ma de fon­do pero en el con­tex­to de un capi­ta­lis­mo ale­mán más desa­rro­lla­do, en el que la gran masa cam­pe­si­na actúa de for­ma obje­ti­va pero incons­cien­te­men­te como el ins­tru­men­to repre­si­vo bási­co en manos del Esta­do bur­gués, y Engels insis­te en que el pro­le­ta­ria­do ha des­per­tar a esta cla­se e incor­po­rar­la al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio[153].

Inde­pen­dien­te­men­te de las dife­ren­cias evo­lu­ti­vas entre la lucha de cla­ses en el Esta­do fran­cés y en Ale­ma­nia, y al mar­gen de las cla­ses no pro­le­ta­rias a las que dedi­can sus aná­li­sis Marx y Engels, las cla­ses medias fran­ce­sas y el cam­pe­si­na­do ale­mán, no se pue­de negar que por deba­jo de las preo­cu­pa­cio­nes con­cre­tas actúa el mis­mo méto­do teó­ri­co y el mis­mo obje­ti­vo estra­té­gi­co, a saber, la crea­ción de un blo­que social amplio que expre­se las nece­si­da­des y rei­vin­di­ca­cio­nes de las cla­ses explo­ta­das, de las «más amplias masas», como muy fre­cuen­te­men­te se escri­be en la pren­sa mar­xis­ta de todos los tiem­pos. Y es aquí en don­de irrum­pe con fuer­za la pro­ble­má­ti­ca de las lla­ma­das «cla­ses medias»

8. LAS LLAMADAS CLASES MEDIAS

Duran­te nada menos que duran­te vein­tiún meses Engels reali­zó un estu­dio muy rigu­ro­so y exten­so sobre la cla­se obre­ra ingle­sa, publi­ca­do mar­zo de 1845. En la Intro­duc­ción el autor hace una direc­ta refe­ren­cia al egoís­mo de «la cla­se media ingle­sa»[154], que pre­ten­de hacer pasar sus intere­ses par­ti­cu­la­res como los ver­da­de­ros intere­ses nacio­na­les, aun­que no lo con­si­ga. A lo lar­go de la impre­sio­nan­te obra, la cla­se media y la bur­gue­sía no salen bien para­das, sino al con­tra­rio.

Aquí debe­mos recor­dar al lec­tor lo arri­ba dicho sobre la teo­ría mar­xis­ta del cono­ci­mien­to, sobre la dia­léc­ti­ca de los con­cep­tos móvi­les que se sola­pan e inter­pe­ne­tran según las dife­ren­tes rela­cio­nes de los pro­ce­sos que se estu­dian. Par­tien­do de ella, Marx fue el pri­me­ro en estu­diar a las «cla­ses medias» con rigor que lo per­mi­tían las con­di­cio­nes de la épo­ca. Cri­ti­có a D. Ricar­do en este sen­ti­do dicien­do que: «lo que él se olvi­da de des­ta­car es el incre­men­to cons­tan­te de las cla­ses inter­me­dias, situa­das entre los obre­ros, de una par­te, y, de otra, los capi­ta­lis­tas y terra­te­nien­tes, que viven gran par­te de las ren­tas, que gra­vi­tan como una car­ga sobre la cla­se obre­ra situa­da por deba­jo de ellas y refuer­zan la segu­ri­dad y el poder socia­les del puña­do de los de arri­ba»[155].

Pero Marx no se limi­ta a cons­ta­tar una reali­dad nue­va, sino que en su crí­ti­ca a T. Hodgs­kin estu­dia su géne­sis des­de el inte­rior del capi­ta­lis­mo bajo las pre­sio­nes del aumen­to de la pro­duc­ción en masa con su corres­pon­dien­te aumen­to de la divi­sión del tra­ba­jo que: «tie­ne, pues, como base la divi­sión y espe­cia­li­za­ción de los ofi­cios y pro­fe­sio­nes den­tro de la socie­dad. La exten­sión del mer­ca­do impli­ca dos cosas: una es la masa y el núme­ro de los con­su­mi­do­res, otra el núme­ro de los ofi­cios y pro­fe­sio­nes inde­pen­dien­tes. Pue­de dar­se, ade­más, el caso de que el núme­ro de estos ofi­cios y pro­fe­sio­nes aumen­te sin que aumen­te aquél»[156], es decir el núme­ro de con­su­mi­do­res.

Marx sigue expli­can­do lue­go las fuer­zas inter­nas que deter­mi­nan el aumen­to de las cla­ses medias, debi­do a la cre­cien­te rapi­dez de la cir­cu­la­ción de las mer­can­cías des­de su pro­duc­ción has­ta su ven­ta de modo que: «la coor­di­na­ción de dis­tin­tas ramas indus­tria­les, la crea­ción de cen­tros des­ti­na­dos a deter­mi­na­das indus­trias espe­cia­les, los pro­gre­sos de los medios de comu­ni­ca­ción, etc., aho­rran tiem­po en el paso de las mer­can­cías de una fase a otra y redu­cen con­si­de­ra­ble­men­te el tiem­po muer­to»[157]. Pero ade­más de estas razo­nes, Marx aña­de otra fun­da­men­tal con­sis­ten­te en la sabi­du­ría de la cla­se domi­nan­te para refor­zar su poder inte­gran­do a sec­to­res de las cla­ses explo­ta­das para vol­ver­las con­tra su pro­pia cla­se: «una cla­se domi­nan­te es tan­to más fuer­te y más peli­gro­sa en su domi­na­ción cuan­to más capaz es de asi­mi­lar a los hom­bres más impor­tan­tes de las cla­ses domi­na­das»[158].

La pre­sión de la ideo­lo­gía bur­gue­sa y del refor­mis­mo logra muchas veces anu­lar la vital impor­tan­cia de estas dos citas, impres­cin­di­bles para enten­der la teo­ría mar­xis­ta de las cla­ses. Una cla­se viva que asi­mi­la a los sec­to­res mejor for­ma­dos de las cla­ses que explo­ta tie­ne ase­gu­ra­da su per­pe­tui­dad, espe­cial­men­te cuan­do desa­rro­lla meca­nis­mos de divi­sión y segre­ga­ción den­tro de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras: un ejem­plo lo tene­mos en las medi­das socia­les de Bis­marck tras la Comu­na de París de 1871, des­ti­na­das, entre otras cosas, a rom­per la uni­dad entre los «tra­ba­ja­do­res manua­les indus­tria­les», los «tra­ba­ja­do­res de cue­llo blan­co» y los «tra­ba­ja­do­res agrí­co­las y domés­ti­cos» impo­nien­do dife­ren­tes sis­te­mas de segu­ri­dad social en bene­fi­cio de los segun­dos[159], de lo que ya eran las «capas inter­me­dias».

Y tam­bién cuan­do estas capas inter­me­dias son vita­les para las téc­ni­cas de con­trol social inser­tos en el mis­mo pro­ce­so pro­duc­ti­vo des­ti­na­dos a ven­cer las resis­ten­cias de los tra­ba­ja­do­res y aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad de su tra­ba­jo. Aho­ra bien, el cre­ci­mien­to inne­ga­ble de estas frac­cio­nes no anu­la la obje­ti­vi­dad de una de las carac­te­rís­ti­cas gené­ti­cas del capi­ta­lis­mo: «la mayo­ría de la pobla­ción se con­vier­te en una masa de asa­la­ria­dos que com­pren­de a los que antes con­su­mían en espe­cie una deter­mi­na­da can­ti­dad de pro­duc­tos»[160]. Como en todo lo esen­cial del capi­ta­lis­mo, Marx des­cu­brió el por qué del cre­ci­mien­to de las cla­ses medias y, a la vez y con­tra­dic­to­ria­men­te, el cre­ci­mien­to de la asa­la­ri­za­ción social, diná­mi­cas enfren­ta­das que se expli­can por el desa­rro­llo perió­di­co de nue­vas frac­cio­nes de las cla­ses medias que suplan­tan a las vie­jas pro­le­ta­ri­za­das y que, a la inver­sa de estas, con cada vez más asa­la­ria­das.

Poco des­pués de estos des­cu­bri­mien­tos, Marx redac­tó a fina­les de 1880 La encues­ta obre­ra[161] con 101 pre­gun­tas sobre la com­po­si­ción de cla­ses en el capi­ta­lis­mo de la épo­ca y que posee una sor­pren­den­te actua­li­dad para cono­cer el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, des­re­gu­la­do y pre­ca­ri­za­do actual. La ten­den­cia cre­cien­te a la asa­la­ri­za­ción ha sido con­fir­ma­da por todos los estu­dios algo serios, como tam­bién la ten­den­cia a la asa­la­ri­za­ción de las nue­vas fran­jas de las cla­ses medias, ya que: «nume­ro­sas pro­fe­sio­nes libe­ra­les se con­vier­ten cada vez más en pro­fe­sio­nes asa­la­ria­das; médi­cos, abo­ga­dos, artis­tas, fir­man ver­da­de­ros con­tra­tos de tra­ba­jo con las ins­ti­tu­cio­nes que les emplean»[162]. La asa­la­ri­za­ción pri­va­da de muchas pro­fe­sio­nes libe­ra­les se incre­men­ta con la des­re­gu­la­ción del fun­cio­na­ria­do esta­tal y públi­co, espe­cial­men­te en sani­dad, un mito cui­da­do­sa­men­te pro­te­gi­do por la bur­gue­sía, que des­cien­den del fun­cio­na­ria­do a sim­ples tra­ba­ja­do­res espe­cia­li­za­dos de las empre­sas de la salud[163].

M. Nico­laus expli­ca que es a par­tir de las con­se­cuen­cias de la ley la ten­den­cia decre­cien­te de la plus­va­lía que es par­te de la ley de ten­den­cia decre­cien­te de la tasa de ganan­cia, cuan­do Marx ela­bo­ra la demos­tra­ción de la nece­si­dad de la exis­ten­cia de la «cla­se media» ya que:

«Por una par­te, el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad requie­re un aumen­to en maqui­na­ria, de modo que la tasa de ganan­cia aumen­ta­rá, y deben aumen­tar tan­to la tasa como el volu­men de plus­va­lía. ¿Qué ocu­rre con este exce­den­te que cre­ce? Per­mi­te a la cla­se capi­ta­lis­ta crear una cla­se de per­so­nas que no son tra­ba­ja­do­res pro­duc­ti­vos, pero que rin­den ser­vi­cios a los capi­ta­lis­tas indi­vi­dua­les o, lo que es más impor­tan­te, a toda la cla­se capi­ta­lis­ta; y, al mis­mo tiem­po, el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad requie­re una cla­se de ese géne­ro de tra­ba­ja­do­res no pro­duc­ti­vos que desem­pe­ñen las fun­cio­nes de dis­tri­buir, comer­cia­li­zar, inves­ti­gar, finan­ciar, admi­nis­trar, seguir la pis­ta y glo­ri­fi­car el pro­duc­to exce­den­te en aumen­to. Esta cla­se de tra­ba­ja­do­res no pro­duc­ti­vos, de tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios o de sir­vien­tes en una pala­bra, es la cla­se media»[164].

B. Coriat pre­sen­ta tres razo­nes que expli­can, des­de los esque­mas de Marx, la apa­ri­ción de «capas par­cia­les de tra­ba­ja­do­res bajo el domi­nio de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción»: la divi­sión entre tra­ba­jo manual y tra­ba­jo inte­lec­tual; las nece­si­da­des de vigi­lar el pro­ce­so de pro­duc­ción, y de aumen­tar las tareas de ges­tión y comer­cia­li­za­ción; y, últi­mo, la nece­si­dad de desa­rro­llar la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­co-téc­ni­ca[165]. Para no exten­der­nos, y para vol­ver a la línea argu­men­tal, dire­mos sólo que a media­dos de los años 80 del siglo XX el grue­so de la nue­va cla­se media, com­pues­ta por tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos inte­lec­tual­men­te se había masi­fi­ca­do, asa­la­ri­za­do, degra­da­do en su tra­ba­jo, con­cen­tra­do en su tra­ba­jo, redu­ci­das sus posi­bi­li­da­des de «ascen­so» cor­po­ra­ti­vo, inser­ta­do en el mer­ca­do de tra­ba­jo como cual­quier otro asa­la­ria­do y rota su ante­rior homo­ge­nei­dad social[166]. No hace fal­ta decir que estas ten­den­cias se han agu­di­za­do de enton­ces a aho­ra.

Hemos comen­za­do este capí­tu­lo vien­do lo que pen­sa­ban Marx y Engels sobre las con­tra­dic­cio­nes y los lími­tes de la peque­ña bur­gue­sía, su mie­do y sus dudas. El tiem­po trans­cu­rri­do des­de enton­ces ha con­fir­ma­do esta crí­ti­ca mar­xis­ta, y ha mos­tra­do, ade­más, que tam­bién las «cla­ses medias» se carac­te­ri­zan por las mis­mas inde­ci­sio­nes, por eso que un autor ha defi­ni­do como la «estruc­tu­ra men­tal egoís­ta» de estas «cla­ses medias» en paí­ses como Vene­zue­la: «En este momen­to en la Vene­zue­la revo­lu­cio­na­ria la cla­se media es bene­fi­cia­da de mil for­mas, repi­to, pero vemos per­ple­jos como, amplios sec­to­res de los mis­mos se adhie­ren sin ver­güen­za a sus ver­du­gos y deni­gran del coman­dan­te Chá­vez y de la revo­lu­ción que los sal­vó de esta­fas finan­cie­ras e inmo­bi­lia­rias y los inclu­ye en todos los sec­to­res socio­pro­duc­ti­vos que el Gobierno inven­ta y rein­ven­ta para todo el Pue­blo»[167].

9. HISTORIA DEL PUEBLO TRABAJADOR

Engels nos ofre­ce, en su tex­to sobre Ale­ma­nia escri­to en 1852, su opi­nión muy valio­sa ‑las de Marx ya son cono­ci­das- que nos pre­pa­ra el camino mos­tran­do la inter­ac­ción de los dos nive­les del méto­do mar­xis­ta del estu­dio de las cla­ses socia­les. Pri­me­ro hace una des­crip­ción amplia, gené­ti­co-estruc­tu­ral por­que ana­li­za la divi­sión cla­sis­ta en los dos gran­des blo­ques socia­les enfren­ta­dos: el pro­pie­ta­rio de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y el que no pro­pie­ta­rio, al que defi­ne como «las gran­des masas de la nación». Engels dice: «Las gran­des masas de la nación, que no per­te­ne­cían ni a la noble­za ni a la bur­gue­sía, cons­ta­ban, en las ciu­da­des, de la cla­se de los peque­ños arte­sa­nos y comer­cian­tes, y de los obre­ros, y en el cam­po, de los cam­pe­si­nos»[168], y des­pués se extien­de varias pági­nas en el estu­dio con­cre­to de las prin­ci­pa­les cla­ses no pro­pie­ta­rias, explo­ta­das en diver­sos gra­dos, que cons­ti­tu­yen «las gran­des masas de la nación» ale­ma­na a fina­les de la pri­me­ra mitad del siglo XIX.

Muchos años más tar­de, en 1870, Engels vuel­ve a insis­tir sobre el mis­mo pro­ble­ma de fon­do pero en el con­tex­to de un capi­ta­lis­mo ale­mán más desa­rro­lla­do, en el que la gran masa cam­pe­si­na actúa de for­ma obje­ti­va pero incons­cien­te­men­te como el ins­tru­men­to repre­si­vo bási­co en manos del Esta­do bur­gués, y Engels insis­te en que el pro­le­ta­ria­do ha des­per­tar a esta cla­se e incor­po­rar­la al pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio[169].

Engels fue inclu­so más exi­gen­te en el rigor con­cep­tual des­de el prin­ci­pio de su obra, pre­ci­san­do la natu­ra­le­za de cla­se de la «mul­ti­tud» cuan­do ante el pro­ble­ma del paro como ejér­ci­to indus­trial de reser­va, lo defi­ne como «ingen­te mul­ti­tud de obre­ros»[170]. Hemos vis­to un poco arri­ba cómo Engels habla­ba de «masas popu­la­res» en su estu­dio sobre la vio­len­cia en la his­to­ria. En una de sus últi­mas refle­xio­nes teó­ri­cas habla de: «la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra ‑cam­pe­si­nos, arte­sa­nos, obre­ros agrí­co­las e indus­tria­les»; sigue dicien­do que «el pro­le­ta­ria­do típi­co es numé­ri­ca­men­te peque­ño: está com­pues­to en su mayor par­te por arte­sa­nos, peque­ños patro­nes y peque­ños comer­cian­tes, que cons­ti­tu­yen una masa fluc­tuan­te entre la peque­ña bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do»; con­ti­núa ana­li­zan­do el futu­ro pre­vi­si­ble de la des­com­po­si­ción de la peque­ña bur­gue­sía de los tiem­pos medie­va­les.

Dice Engels inme­dia­ta­men­te des­pués que la revo­lu­ción bur­gue­sa que se ave­ci­na pue­de ser pací­fi­ca o vio­len­ta y que el movi­mien­to socia­lis­ta debe, empe­ro, luchar por su «gran obje­ti­vo pri­mor­dial: la con­quis­ta del poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do, como medio para orga­ni­zar una nue­va socie­dad»[171]. Para lle­gar a esta situa­ción, sos­tie­ne que: «es nues­tro deber apo­yar todo movi­mien­to popu­lar ver­da­de­ro» en con­tra de las alian­zas refor­mis­tas e inter­cla­sis­tas, reafir­mán­do­se en que la vic­to­ria bur­gue­sa será para los socia­lis­tas «una nue­va eta­pa cum­pli­da, una nue­va base de ope­ra­cio­nes para nue­vas con­quis­tas; que a par­tir de ese mis­mo día for­ma­re­mos una nue­va opo­si­ción al nue­vo gobierno […] una opo­si­ción de la más extre­ma izquier­da, que bre­ga­rá por nue­vas con­quis­tas, más allá de las obte­ni­das»[172].

Has­ta aquí, Engels insis­te en la dia­léc­ti­ca entre lo par­ti­cu­lar y lo espe­cí­fi­co del pro­le­ta­ria­do ita­liano, de sus cla­ses y frac­cio­nes de cla­se, de sus alian­zas, etc., y lo gene­ral, lo común y lo esen­cial a toda lucha socia­lis­ta: la con­quis­ta del poder polí­ti­co por el pro­le­ta­ria­do y la natu­ra­le­za de la lucha revo­lu­cio­na­ria como pro­ce­so per­ma­nen­te, es decir, las lec­cio­nes gene­ra­les de la his­to­ria de la lucha de cla­ses. Y poco más ade­lan­te con­clu­ye acon­se­jan­do que pese a que la «tác­ti­ca gene­ral», o sea, la teo­ría apren­di­da de las luchas con­cre­tas, no ha falla­do has­ta ese momen­to, insis­te: «pero res­pec­to a su apli­ca­ción a Ita­lia en las con­di­cio­nes actua­les, la deci­sión debe ser toma­da en el lugar, y por aque­llos que están en medio de los acon­te­ci­mien­tos»[173].

Ya nos hemos refe­ri­do arri­ba a Lenin y a Grams­ci, y aho­ra vamos a decir algu­na cosa sobre Trotsky, en su estu­dio sobre el papel del pro­le­ta­ria­do indus­trial en la revo­lu­ción de 1905, sus frac­cio­nes inter­nas a todas las esca­las de la moder­na pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, des­de los tex­ti­les, los meta­lúr­gi­cos, los tipo­grá­fi­cos, los de ferro­via­rios, los de comu­ni­ca­cio­nes, etc., sin olvi­dar­se de los cam­pe­si­nos y sus frac­cio­nes, de la peque­ña bur­gue­sía vie­ja y has­ta la «“nue­va cla­se media”, com­pues­ta por los pro­fe­sio­na­les de la inte­lli­gen­tsia: abo­ga­dos, perio­dis­tas, médi­cos, inge­nie­ros, pro­fe­so­res, maes­tros de escue­la»[174]. Tras varias pági­nas de un aná­li­sis sofis­ti­ca­do del que no se sal­va la gran bur­gue­sía: Trotsky dice sobre la for­ma­ción del soviet:

«Era pre­ci­so tener una orga­ni­za­ción que goza­se de una auto­ri­dad indis­cu­ti­ble, libre de toda tra­di­ción, que agru­pa­ra des­de el pri­mer momen­to a las mul­ti­tu­des dise­mi­na­das y des­pro­vis­tas de enla­ce; esta orga­ni­za­ción debía ser la con­fluen­cia para todas las corrien­tes revo­lu­cio­na­rias en el inte­rior del pro­le­ta­ria­do […] el par­ti­do no hubie­ra sido capaz de uni­fi­car por un nexo vivo, en una sola orga­ni­za­ción, a los miles y miles de hom­bres de que se com­po­nía la mul­ti­tud […] Para tener auto­ri­dad sobre las masas, al día siguien­te de su for­ma­ción, tenía que ins­ti­tuir­se sobre la base de una repre­sen­ta­ción muy amplia. ¿Qué prin­ci­pio había de adop­tar­se? La res­pues­ta es obvia. Al ser el pro­ce­so de pro­duc­ción el úni­co nexo que exis­tía entre las masas pro­le­ta­rias, des­pro­vis­tas de orga­ni­za­ción, no había otra alter­na­ti­va sino atri­buir el dere­cho de repre­sen­ta­ción a las fábri­cas y talle­res»[175].

Las cua­tro medi­das toma­das por el soviet, y las exi­gen­cias plan­tea­das a la Duma muni­ci­pal iban des­ti­na­das a la tarea dia­léc­ti­ca de for­ta­le­cer su cen­tra­li­dad pro­le­ta­ria y rom­per la cen­tra­li­dad bur­gue­sa ase­gu­ra­da por sus fuer­zas repre­si­vas: «1) adop­tar medi­das inme­dia­tas para regla­men­tar el apro­vi­sio­na­mien­to de la masa obre­ra; 2) abrir loca­les para las reunio­nes; 3) sus­pen­der toda dis­tri­bu­ción de pro­vi­sio­nes, loca­les, fon­dos a la poli­cía, a la gen­dar­me­ría, etc.: 4) asig­nar las sumas nece­sa­rias para el arma­men­to del pro­le­ta­ria­do en Peters­bur­go que lucha por la liber­tad»[176]. Comi­da, cen­tros de reu­nión y armas para el pro­le­ta­ria­do, y desar­me para la bur­gue­sía. Con­for­me aumen­ta­ba la fuer­za y el pres­ti­gio del soviet, los polí­ti­cos adve­ne­di­zos empe­za­ron a acer­car­se a sus reunio­nes, pero «el pro­le­ta­ria­do indus­trial había siro el pri­me­ro en cerrar filas en torno a él»[177]. En el durí­si­mo invierno de 1917 – 1918, estas y otras medi­das ace­le­ra­ron la efec­ti­vi­dad de la hege­mo­nía de la cla­se obre­ra den­tro del pue­blo tra­ba­ja­dor sovié­ti­co.

Trotsky sigue usan­do pala­bras como «pue­blo», «masa», «mul­ti­tud», «muche­dum­bre», etc., pero siem­pre como sinó­ni­mos que refle­jan el bajo nivel de orga­ni­za­ción, con­cien­cia y cen­tra­li­dad de amplios sec­to­res de la cla­se pro­le­ta­ria en su con­jun­to, e insis­tien­do siem­pre en la prio­ri­dad prác­ti­ca y teó­ri­ca del pro­ce­so de pro­duc­ción, y has­ta del «ofi­cio» cuan­do éste tie­ne espe­cial tras­cen­den­cia para cen­tra­li­zar y con­cien­ciar a los sec­to­res socia­les que depen­den de ese «ofi­cio» [178], en la que no pode­mos exten­der­nos aho­ra.

En su impre­sio­nan­te libro sobre la huel­ga de masas, escri­to a raíz de las luchas de 1905, Rosa Luxem­burg nos da una lec­ción sobre el correc­to uso de los con­cep­tos cien­tí­fi­cos del mar­xis­mo. Tras un exten­so y pro­fun­do aná­li­sis de las diver­sas cate­go­rías y frac­cio­nes inter­nas de la cla­se obre­ra, de la masa tra­ba­ja­do­ra, que empe­zó a luchar en 1896 con la huel­ga de los hilan­de­ros, pasan­do por el res­to de tex­ti­les, por los obre­ros indus­tria­les, ferro­via­rios y de ser­vi­cios, «por moti­vos diver­sos y cada uno bajo for­mas dis­tin­tas», ascen­dien­do con los años e inclu­yen­do a los pana­de­ros y tra­ba­ja­do­res de asti­lle­ros, tras todo esto, hace esta sín­te­sis:

«Fer­men­ta en el gigan­tes­co impe­rio una lucha eco­nó­mi­ca infa­ti­ga­ble de todo el pro­le­ta­ria­do con­tra el capi­tal, lucha que gana para sí a las pro­fe­sio­nes libe­ra­les, la peque­ña bur­gue­sía, emplea­dos de comer­cio y de ban­ca, inge­nie­ros, artis­tas…, y pene­tra por aba­jo has­ta lle­gar a los emplea­dos del ser­vi­cio domés­ti­co, a los agen­tes subal­ter­nos de la poli­cía y has­ta inclu­so a las capas del “lum­pen pro­le­ta­ria­do” des­bor­dán­do­se de las ciu­da­des al cam­po y tocan­do inclu­si­ve a las puer­tas de los cuar­te­les. Inmen­so abi­ga­rra­do cua­dro de una ren­di­ción gene­ral de cuen­tas del tra­ba­jo al capi­tal, refle­ja toda la com­ple­ji­dad del orga­nis­mo social, de la con­cien­cia polí­ti­ca de cada cate­go­ría y de cada región, reco­rrien­do toda la lar­ga esca­la que va des­de la lucha sin­di­cal regu­lar, a la explo­sión de la pro­tes­ta amor­fa de un puña­do de pro­le­ta­rios agrí­co­las y la pri­me­ra con­fu­sa rebe­lión de una guar­ni­ción mili­tar exci­ta­da, des­de la revuel­ta ele­gan­te y per­fec­ta­men­te rea­li­za­da con tira­lí­neas y cue­llos duros en las ofi­ci­nas de un ban­co, a los mur­mu­llos ple­nos de auda­cia y de exci­ta­ción de una reu­nión secre­ta de poli­cías des­con­ten­tos en una comi­sa­ría ahu­ma­da, oscu­ra y sucia»[179].

Si leyé­ra­mos estas pala­bras aho­ra mis­mo, sin saber que fue­ron escri­tas hace un siglo por una mar­xis­ta ase­si­na­da en la revo­lu­ción ale­ma­na por las tro­pas fas­cis­tas diri­gi­das por un gobierno social­de­mó­cra­ta, cree­ría­mos que expre­san las más recien­tes luchas en ascen­so den­tro no sólo de los paí­ses capi­ta­lis­tas empo­bre­ci­dos y sobre­ex­plo­ta­dos, sino tam­bién en el capi­ta­lis­mo más feroz, desa­rro­lla­do e impe­ria­lis­ta. Rosa Luxem­burg sigue: «la con­cep­ción este­reo­ti­pa­da, buro­crá­ti­ca y mecá­ni­ca quie­re que la lucha sea sola­men­te un pro­duc­to de la orga­ni­za­ción, y man­te­ni­da a un cier­to nivel de la fuer­za de ésta. La evo­lu­ción dia­léc­ti­ca viva, por el con­tra­rio, con­si­de­ra que la orga­ni­za­ción nace como un pro­duc­to de la lucha». Des­pués, reafir­man­do la com­ple­ji­dad de las «diver­sas cate­go­rías de obre­ros», advier­te que si las huel­gas de masas quie­ren ser efec­ti­vas «es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio que se trans­for­me en un ver­da­de­ro movi­mien­to popu­lar […] que arras­tre a las más amplias capas del pro­le­ta­ria­do […] del pue­blo tra­ba­ja­dor […] de las más amplias masas»[180].

Es decir, Rosa uti­li­za con flui­dez diver­sos con­cep­tos apa­ren­te­men­te con­tra­rios ‑cla­se obre­ra ver­sus movi­mien­to popu­lar, que ella resal­ta, etc. por­que, en reali­dad, refle­jan la uni­dad gené­ti­co-estruc­tu­ral de la fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da explo­ta­da por la cla­se capi­ta­lis­ta y su sofis­ti­ca­ción en el aná­li­sis de las diver­sas cate­go­rías de la fuer­za de tra­ba­jo la con­si­gue gra­cias al momen­to his­tó­ri­co-gené­ti­co de la dia­léc­ti­ca. Inclu­so, apli­can­do este méto­do se per­mi­te el lujo de afir­mar que: «lo mis­mo ocu­rri­rá cuan­do las cir­cuns­tan­cias se pre­sen­ten en Ale­ma­nia»[181], como así suce­dió.

Es des­de esta pers­pec­ti­va his­tó­ri­co-gene­ral, corro­bo­ra­da por los hechos pos­te­rio­res inclui­dos los pre­sen­tes, como debe­mos com­pren­der la deci­si­va cita siguien­te de esta mis­ma revo­lu­cio­na­ria, rea­li­za­da en un deba­te inter­na­cio­nal sobre qué lec­cio­nes teó­ri­co-polí­ti­cas debían extraer­se de la olea­da de luchas de 1905:

«El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los «posi­ti­vos éxi­tos» de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, sólo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia»[182]

Rosa simul­ta­nea en 1906 los dos momen­tos o nive­les del méto­do dia­léc­ti­co, ya que, arri­ba, al ana­li­zar la enor­me com­ple­ji­dad y diver­si­dad con­cre­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, del pue­blo tra­ba­ja­dor, del movi­mien­to popu­lar, de las más amplias masas explo­ta­das, etcé­te­ra, cuan­do estu­dia la lucha de cla­ses loca­li­za­da en un mar­co espa­cio-tem­po­ral pre­ci­so y loca­li­za­do, apli­ca aquí el momen­to his­tó­ri­co-gené­ti­co, ana­lí­ti­co y dia­cró­ni­co de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, recu­rrien­do a con­cep­tos amplios, abar­ca­do­res e inclu­yen­tes, inclu­so laxos, que des­tro­zan la rigi­dez bur­da y meca­ni­cis­ta de la lógi­ca for­mal. Pero cuan­do Rosa debe sin­te­ti­zar en una sola expre­sión teó­ri­ca toda la abi­ga­rra­da diver­si­dad de fuer­zas con­cre­tas que han lucha­do en la recién con­clui­da olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1905, sal­ta de la sofis­ti­ca­da pre­ci­sión ana­lí­ti­ca, minu­cio­sa y has­ta qui­rúr­gi­ca, a la deno­mi­na­ción gene­ral pero a la vez esen­cial de cla­se tra­ba­ja­do­ra, de cla­se bur­gue­sa, de pro­le­ta­ria­do y de bur­gue­sía, de vio­len­cia obre­ra y de par­la­men­ta­ris­mo bur­gués, etc.

Rosa pasa de lo his­tó­ri­co-gené­ti­co a lo gené­ti­co-estruc­tu­ral, dos nive­les del estu­dio conec­ta­dos en la tota­li­dad del méto­do: uno, el ana­lí­ti­co exi­ge rigor y pro­fun­di­dad en el momen­to de des­cu­brir la rique­za extre­ma de fuer­zas con­cre­tas que luchan en una socie­dad, en un pue­blo, en un momen­to deter­mi­na­do, lo que Lenin defi­ne como «aná­li­sis con­cre­to de una reali­dad con­cre­ta», des­cu­brien­do cada matiz dife­ren­te de lo con­cre­to, y en este nivel o momen­to del estu­dio es nece­sa­rio recu­rrir a con­cep­tos como movi­mien­to popu­lar, pue­blo tra­ba­ja­dor, amplias masas explo­ta­das, y otros, por­que mues­tran teó­ri­ca­men­te la com­ple­ji­dad de la con­cre­ta lucha de cla­ses. Este es el aná­li­sis his­tó­ri­co-gené­ti­co por­que conec­ta el tiem­po pre­sen­te, la his­to­ria con­cre­ta, con lo gené­ti­co del capi­ta­lis­mo, lo que defi­ne la esen­cia de la lucha de cla­ses, pero insis­tien­do y dan­do prio­ri­dad a los aná­li­sis con­cre­tos.

La sín­te­sis gené­ti­co-estruc­tu­ral es la que mues­tra la esen­cia del pro­ble­ma, de las con­tra­dic­cio­nes y leyes ten­den­cia­les estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo que mar­can los lími­tes infran­quea­bles y obje­ti­vos entre los que se desa­rro­llan las luchas de cla­ses. En esta área del méto­do ya no sir­ven sino sólo secun­da­ria­men­te los con­cep­tos ante­rio­res, ya que aho­ra nece­si­ta­mos los más gene­ra­les y ricos en rela­cio­nes inter­nas, como, bási­ca­men­te, el de la uni­dad de con­tra­rios en lucha anta­gó­ni­cos for­ma­da por el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía, la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la cla­se bur­gue­sa, etc.

Con­cep­tos váli­dos para todo el mun­do siem­pre que se man­ten­gan den­tro de lo gené­ti­co-estruc­tu­ral, den­tro de la esen­cia estruc­tu­ran­te del modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción por­que cuan­do pasa­mos a estu­dia el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía de Sue­cia o de Sri Lan­ka debe­mos vol­ver al méto­do his­tó­ri­co-gené­ti­co. Por ejem­plo, la lucha par­la­men­ta­ria en gene­ral requie­re de la pre­sen­cia disua­so­ria, pre­ven­ti­va y laten­te de la vio­len­cia obre­ra, pero esta ver­dad teó­ri­ca asen­ta­da y con­fir­ma­da por la expe­rien­cia mun­dial que emer­ge de las con­tra­dic­cio­nes gené­ti­co-estruc­tu­ra­les, per­ma­nen­tes y esen­cia­les del capi­ta­lis­mo, debe ser siem­pre con­fir­ma­da y mejo­ra­da, some­ti­da a examen crí­ti­co por las luchas par­la­men­ta­rias con­cre­tas y par­ti­cu­la­res de cada pue­blo tra­ba­ja­dor que lucha en un con­tex­to his­tó­ri­co-gené­ti­co pre­ci­so.

Kautsky, por su par­te, estu­dió minu­cio­sa­men­te los cam­bios en la cla­se tra­ba­ja­do­ra ale­ma­na a comien­zos del siglo XX, uti­li­zan­do esta­dís­ti­cas fecha­das entre 1882 y 1907, lle­gan­do a una con­clu­sión que se ha vis­to con­fir­ma­da has­ta la actua­li­dad: en la medi­da en que el capi­ta­lis­mo cre­ce las gran­des empre­sas tien­den a estar con­tro­la­das por el capi­tal finan­cie­ro, por pocas cama­ri­llas de capi­ta­lis­tas estre­cha­men­te empa­ren­ta­das y entron­ca­das que entre sí lle­gan a fáci­les enten­di­mien­tos. Aho­ra bien: «Por el con­tra­rio, en el pro­le­ta­ria­do indus­trial, a medi­da que éste se dila­ta, se incre­men­ta la diver­si­dad de sus ele­men­tos y el núme­ro de aque­llos sec­to­res difí­ci­les de orga­ni­zar, los indi­vi­duos pro­ve­nien­tes de las regio­nes rura­les, del extran­je­ro, las muje­res»[183]. Des­pués, esta cos­tum­bre de pre­ci­sar las frac­cio­nes inter­nas del pro­le­ta­ria­do, del cam­pe­si­na­do, de la peque­ña bur­gue­sía vie­ja y nue­va, de la capaz inte­lec­tua­les y libe­ra­les que apa­re­cen y des­apa­re­cen al calor de las fases expan­si­vas o cons­tric­ti­vas del capi­ta­lis­mo, este méto­do en suma, es con­sus­tan­cial al mar­xis­mo y se refuer­za con el otro com­po­nen­te del méto­do: jun­to a la minu­cio­sa disec­ción de las par­tes, la unión esen­cial de su natu­ra­le­za bási­ca, a saber, la explo­ta­ción asa­la­ria­da.

La Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, espe­cial­men­te sus cua­tro pri­me­ros y fun­da­men­ta­les con­gre­sos, se esfor­zó en lo mis­mo. Dejan­do por fal­ta de espa­cio a los dos pri­me­ros con­gre­sos, en el ter­ce­ro pode­mos leer un deta­lla­do estu­dio sobre los «sec­to­res medios del pro­le­ta­ria­do»: «emplea­dos del comer­cio y de la indus­tria, de los fun­cio­na­rios infe­rio­res y medios y de inte­lec­tua­les»[184]. Un valor espe­cial tie­ne lo que dice el Cuar­to Con­gre­so sobre el fas­cis­mo rela­cio­na­do con lo que esta­mos vien­do la opo­si­ción al fas­cis­mo en ascen­so de debe basar en la movi­li­za­ción de «las gran­des masas del pue­blo tra­ba­ja­dor»[185], es decir, como es bási­co en el mar­xis­mo, por un lado se ana­li­za la extre­ma com­ple­ji­dad de las cla­ses socia­les y espe­cial­men­te del pro­le­ta­ria­do pero, por otro lado, se reafir­ma la exis­ten­cia de una cla­se social asa­la­ria­da que pue­de ser defi­ni­da for­mal­men­te de varios modos pero siem­pre rela­cio­na­dos con sus con­di­cio­nes de explo­ta­ción y de pro­duc­ción de plus­va­lía.

Tene­mos que pres­tar espe­cial aten­ción a las apor­ta­cio­nes de Mao al tema que tra­ta­mos, a las rela­cio­nes entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y el res­to de cla­ses explo­ta­das, y a su inter­ac­ción den­tro del pue­blo tra­ba­ja­dor. Des­de 1926, Mao man­tu­vo en su pri­mer tex­to de impor­tan­cia polí­ti­ca y teó­ri­ca un per­ma­nen­te esfuer­zo teó­ri­co vol­ca­do en el estu­dio de la estruc­tu­ra de cla­ses de la nación chi­na. En su pri­mer tex­to Mao desa­rro­lla uno de los argu­men­tos cen­tra­les de la teo­ría mar­xis­ta del pro­le­ta­ria­do como la cla­se que se mate­ria­li­za en su con­cien­cia polí­ti­ca y su prác­ti­ca de lucha, sus huel­gas e insu­rrec­cio­nes[186], es decir, la impor­tan­cia de lo que en teo­ría mar­xis­ta se defi­ne como «cla­se para sí» que par­te y se sus­ten­ta sobre la reali­dad obje­ti­va de la explo­ta­ción, reali­dad que se expre­sa en la «cla­se en sí», la que exis­te como obje­to pasi­vo explo­ta­do sin tomar con­cien­cia de que pue­de lle­gar a ser un suje­to acti­vo.

Antes de remi­tir­nos a la que es una de las mejo­res defi­ni­cio­nes del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor ela­bo­ra­do y adap­ta­do a la lucha revo­lu­cio­na­ria de libe­ra­ción nacio­nal de un pue­blo opri­mi­do, debe­mos dejar cons­tan­cia de la soli­dez de su esque­ma cen­tral en una socie­dad aplas­tan­te­men­te cam­pe­si­na inva­di­da por un impe­ria­lis­mo extre­ma­da­men­te sal­va­je. En 1945 refi­rién­do­se a la alta bur­gue­sía Mao dice: «Mien­tras decla­ra que se pro­po­ne desa­rro­llar la eco­no­mía chi­na, en los hechos se dedi­ca a mul­ti­pli­car el capi­tal buro­crá­ti­co, o sea, el capi­tal de los gran­des terra­te­nien­tes, los gran­des ban­que­ros, y los mag­na­tes de la bur­gue­sía com­pra­do­ra, mono­po­li­za las palan­cas de la eco­no­mía chi­na y opri­me sin pie­dad a los cam­pe­si­nos, los obre­ros, la peque­ña bur­gue­sía y la bur­gue­sía no mono­po­lis­ta»[187]. Lue­go, con­cre­ta más su aná­li­sis sobre la resis­ten­cia demo­crá­ti­ca de «nume­ro­sas capas popu­la­res» con­tra la dic­ta­du­ra del Kuo­min­tang: «obre­ros, cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra, estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res de la ense­ñan­za muje­res, indus­tria­les y comer­cian­tes, emplea­dos públi­cos y has­ta en un sec­tor de los mili­ta­res»[188]

Hay que tener en cuen­ta esta reali­dad estruc­tu­ran­te, la opre­sión nacio­nal, para com­pren­der en su pleno sen­ti­do las siguien­tes pala­bras de Mao escri­tas en 1948, antes de la vic­to­ria revo­lu­cio­na­ria:

«La revo­lu­ción chi­na en su eta­pa actual es, por su carác­ter, una revo­lu­ción de las amplias masas popu­la­res, diri­gi­da por el pro­le­ta­ria­do, con­tra el impe­ria­lis­mo, el feu­da­lis­mo y el capi­ta­lis­mo buro­crá­ti­co. Por amplias masas popu­la­res se entien­de a todos los que son opri­mi­dos, per­ju­di­ca­dos o sojuz­ga­dos […] a saber: los obre­ros, cam­pe­si­nos, sol­da­dos, inte­lec­tua­les, hom­bres de nego­cios y demás patrio­tas, como se indi­ca cla­ra­men­te en el Mani­fies­to del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción de Chi­na […] “inte­lec­tua­les” se refie­re a todos los inte­lec­tua­les per­se­gui­dos y sojuz­ga­dos; “hom­bres de nego­cio”, a toda la bur­gue­sía nacio­nal per­se­gui­da y res­trin­gi­da, esto es, la bur­gue­sía media y peque­ña; y “demás patrio­tas”, prin­ci­pal­men­te a los shenshi sen­sa­tos. La revo­lu­ción chi­na en la eta­pa actual es una revo­lu­ción en la cual todos los arri­ba men­cio­na­dos se unen para for­mar un fren­te úni­co con­tra el impe­ria­lis­mo, el feu­da­lis­mo y el capi­ta­lis­mo buro­crá­ti­co, y en la cual el pue­blo tra­ba­ja­dor cons­ti­tu­ye el cuer­po prin­ci­pal. Por pue­blo tra­ba­ja­dor se quie­re decir todos los tra­ba­ja­do­res manua­les (los obre­ros, cam­pe­si­nos, arte­sa­nos, etc.) y los tra­ba­ja­do­res inte­lec­tua­les que, por su con­di­ción, están pró­xi­mos a los pri­me­ros y que no son explo­ta­do­res, sino víc­ti­mas de la explo­ta­ción»[189].

Debe­mos con­si­de­rar tres cues­tio­nes que apa­re­cen en estas pala­bras: pri­me­ra, la insis­ten­cia de Mao en dejar cla­ro, como es muy fre­cuen­te en él, que pre­ci­sa que habla de «la eta­pa actual» de la lucha por la inde­pen­den­cia, lo que indi­ca que en otra eta­pa revo­lu­cio­na­ria dife­ren­te hay que apli­car otros cri­te­rios dife­ren­tes. Es decir, que en otra eta­pa de la revo­lu­ción habrá que tomar otras tác­ti­cas. Segun­da, que sepa­ra níti­da­men­te las amplias masas popu­la­res, con un carác­ter inter­cla­sis­ta en las que inclu­ye a «hom­bres de nego­cios», del pue­blo tra­ba­ja­dor, sepa­ra­ción deter­mi­na­da por la fron­te­ra insal­va­ble de la explo­ta­ción social. Y, ter­ce­ra, que es el pue­blo tra­ba­ja­dor «el cuer­po prin­ci­pal» de las gran­des masas popu­la­res, ya que «por pue­blo tra­ba­ja­dor se quie­re decir todos los tra­ba­ja­do­res manua­les (los obre­ros, cam­pe­si­nos, arte­sa­nos, etc.) y los tra­ba­ja­do­res inte­lec­tua­les que, por su con­di­ción, están pró­xi­mos a los pri­me­ros y que no son explo­ta­do­res, sino víc­ti­mas de la explo­ta­ción».

10. PRESENTE DEL PUEBLO TRABAJADOR

¿Qué rela­ción pue­de exis­tir entre la Chi­na de 1949 y la Euro­pa actual, por no hablar de las dife­ren­cias que nos sepa­ran de las socie­da­des en las que se desa­rro­lla­ron los con­flic­tos a los que se refie­ren la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, Kautsky, Trotsky, Rosa Luxem­burg, etc.? Recor­de­mos que Mao cifra­ba en un 90% el peso de la agri­cul­tu­ra y la arte­sa­nía dis­per­sas en el total de la eco­no­mía chi­na a comien­zos de 1949: «el 90 por cien­to, más o menos, de nues­tra vida eco­nó­mi­ca per­ma­ne­ce aún en el nivel de los tiem­pos anti­guos»[190]. Podría­mos seguir ana­li­zan­do las dife­ren­cias entre nues­tro pre­sen­te y el que vivie­ron estos y otros mar­xis­tas pero pen­sa­mos que la com­pa­ra­ción con aque­lla Chi­na es espe­cial­men­te valio­sa por­que la defi­ni­ción de pue­blo tra­ba­ja­dor dada por Mao es la más sin­té­ti­ca de todas.

Para com­pren­der la vigen­cia del con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor en el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta euro­peo debe­mos recu­rrir al méto­do mar­xis­ta aquí expues­to. Por un lado, la inter­ac­ción entre el estu­dio de lo gene­ral y esen­cial, de lo gené­ti­co-estruc­tu­ral y lo par­ti­cu­lar y lo feno­mé­ni­co, de lo his­tó­ri­co-gené­ti­co; y por otro lado, y a la vez, el empleo de los con­cep­tos fle­xi­bles, abier­tos e inclu­yen­tes, adap­ta­bles a los cam­bios de lo real. Ejem­pli­fi­ca­mos mejor este méto­do recu­rrien­do a la tesis de R. Zibe­chi:

«La vigen­cia de las cla­ses socia­les es tam­bién móvil y no es úni­ca. Hay suje­tos que tie­nen un carác­ter de cla­se sin duda, pero el carác­ter de cla­se no es sufi­cien­te para cons­ti­tuir un suje­to, es decir, no es la úni­ca dimen­sión en torno a la cual se cons­ti­tu­yen los suje­tos de cam­bio. Los suje­tos se cons­ti­tu­yen en torno a una mul­ti­pli­ci­dad de cues­tio­nes. Si tú ves a la mul­ti­tud como un suje­to tran­si­to­rio, pero suje­to al fin, ésta tie­ne un com­po­nen­te tan hete­ro­gé­neo y tan varia­do, pero no de agre­ga­cio­nes indi­vi­dua­les, sino de agre­ga­cio­nes comu­ni­ta­rias colec­ti­vas, que impi­den defi­nir un suje­to en tér­mi­nos de cla­se. Por ejem­plo, las muje­res de los barrios pobres o de los mine­ros tie­nen un refe­ren­te de cla­se, pero tam­bién tie­nen un refe­ren­te de géne­ro. O las muje­res indias, tie­nen un refe­ren­te étni­co de pue­blo indí­ge­na, pero tam­bién tie­nen un refe­ren­te sin duda de géne­ro y tam­bién si son jóve­nes tie­nen un refe­ren­te gene­ra­cio­nal, enton­ces yo creo que las defi­ni­cio­nes muy fijas, muy duras, no ayu­dan a com­pren­der lo que están suce­dien­do en torno al suje­to o a los actua­les movi­mien­tos socia­les»[191].

R. Zibe­chi está en lo cier­to cuan­do sos­tie­ne que las defi­ni­cio­nes muy fijas y muy duras no ayu­dan a com­pren­der la com­ple­ji­dad de la explo­ta­ción social, como tam­po­co ayu­da­ron en fases ante­rio­res, y en espe­cial en la Chi­na agra­ria. Tie­ne el méri­to de plan­tear el deba­te en el plano cen­tral de la «tri­ple opre­sión» de la mujer, la de géne­ro, la de nación y la de tra­ba­ja­do­ra, e inclu­so en la gene­ra­cio­nal al ser mujer joven, con lo que intro­du­ce la cues­tión del «poder adul­to»[192]. Pero su argu­men­to se debi­li­ta cuan­do dice que «los suje­tos se cons­ti­tu­yen en torno a una mul­ti­pli­ci­dad de cues­tio­nes […] que impi­den defi­nir un suje­to en tér­mino de cla­se». Hemos vis­to arri­ba que la for­ma­ción his­tó­ri­ca de la explo­ta­ción patriar­co-bur­gue­sa se basa en al sub­sun­ción por el capi­ta­lis­mo de la explo­ta­ción patriar­cal, y que ésta ha sido la base sobre la que se ha desa­rro­lla­do lue­go la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca.

Lo que uni­fi­ca inter­na­men­te esta diná­mi­ca es la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo social por una mino­ría pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, al mar­gen aho­ra de qué régi­men his­tó­ri­co-social de pro­pie­dad pri­va­da, de qué modo de pro­duc­ción con­cre­to, en suma. Todos y cada uno de los casos que nos cita Zibe­chi nos remi­ten en últi­ma ins­tan­cia a esa explo­ta­ción sub­ya­cen­te, gené­ti­co-estruc­tu­ral, esen­cial en la his­to­ria de los con­flic­tos socia­les des­de que sur­gió la pri­me­ra pro­pie­dad pri­va­da, la de la mujer expro­pia­da por el hom­bre. Lo mis­mo debe­mos decir sobre la opre­sión étni­ca y/​o nacio­nal, etc.

Se pue­de y se debe defi­nir a los suje­tos tan dife­ren­tes en sus for­mas exter­nas si sin­te­ti­za­mos esas dife­ren­cias y las resu­mi­mos con­cep­tual­men­te has­ta lle­gar a la esen­cia de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo huma­na por una mino­ría. Este es el nivel gené­ti­co-estruc­tu­ral en el que se mue­ve la teo­ría mar­xis­ta cuan­do habla de la gue­rra civil per­ma­nen­te entre el capi­tal y el tra­ba­jo. Pero cuan­do pasa­mos de este nivel teó­ri­co ele­men­tal a las expre­sio­nes con­cre­tas, socio­his­tó­ri­cas y loca­li­za­das espa­cial­men­te, en las que se plas­ma esa fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­da, enton­ces debe­mos espe­ci­fi­car con extre­ma pre­ci­sión las dife­ren­cias. En este sen­ti­do, debe­mos apren­der de la muy correc­ta crí­ti­ca mar­xis­ta a las tesis de la «tri­ple dife­ren­cia»[193], de cla­se, de sexo y de raza, que nie­ga la exis­ten­cia de una cohe­sión esen­cial e inter­na de todas las for­mas de opre­sión, domi­na­ción y explo­ta­ción, de mane­ra que cada una de ellas actúa por su lado, con nin­gu­na inter­ac­ción entre las tres o con una muy débil e incier­ta. Por el con­tra­rio, pen­sa­mos que las tres, y sus múl­ti­ples for­mas dife­ren­tes median­te las que ope­ran en con­cre­to, for­man una uni­dad deter­mi­na­da por la lógi­ca de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo huma­na, es decir, por la lógi­ca capi­ta­lis­ta. Tene­mos el caso más espe­cí­fi­co, por ejem­plo, de lo que se defi­ne como «pobla­ción sobran­te» y que en cier­ta for­ma entra den­tro del con­cep­to de «exclu­sión», pre­ca­ria­do, etc.

Pues bien, la «pobla­ción sobran­te» es par­te de la fuer­za de tra­ba­jo social, del «pro­le­ta­ria­do glo­bal explo­ta­ble» del que hemos habla­do arri­ba, y tien­de a cre­cer en la medi­da en que la des­com­po­nién­do­se la cla­se cam­pe­si­na mun­dial:

«El fin del cam­pe­si­na­do y la apa­ri­ción de una masa de pro­le­ta­rios dis­tri­bui­dos en dife­ren­tes capas: “semi­pro­le­ta­rios” (¿qué son si no los “semi­asa­la­ria­dos”?), obre­ros per­te­ne­cien­tes a la des­ocu­pa­ción esta­cio­nal (los “pobres flo­tan­tes”), a la infan­te­ría lige­ra (“tra­ba­ja­do­res de tem­po­ra­da”), etc. […] Como seña­la­mos más arri­ba, el caso del obre­ro rural es sólo un ejem­plo clá­si­co de la nega­ción del pro­le­ta­ria­do y su capa­ci­dad de acción. Podría­mos dar varios más: los “inmi­gran­tes” en Esta­dos Uni­dos; los “pique­te­ros” argen­ti­nos; los “jóve­nes” en Euro­pa. A todos se los englo­ba bajo “nue­vos” con­cep­tos, que exclu­yen, natu­ral­men­te, el de cla­se obre­ra, tarea en la que los “inte­lec­tua­les” de euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos (muchos de los cua­les se auto­ti­tu­lan “mar­xis­tas”) tie­nen un lugar fun­da­men­tal, auxi­lia­dos dies­tra­men­te por los medios bur­gue­ses, que esca­pan al pro­le­ta­ria­do como a la pes­te por razo­nes que no es nece­sa­rio expli­car. Pién­se­se, por ejem­plo, en la fama de per­so­na­jes como Nao­mi Klein o Toni Negri y se ten­drá una idea de la colu­sión entre la bur­gue­sía y los “nue­vos” pen­sa­do­res “glo­ba­les”».

»En reali­dad, detrás de los “inmi­gran­tes” se escon­de, lisa y lla­na­men­te, la cla­se obre­ra. Las últi­mas y extra­or­di­na­ria­men­te mul­ti­tu­di­na­rias mani­fes­ta­cio­nes por la lega­li­za­ción de su per­ma­nen­cia en los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa mues­tran, más que la impor­tan­cia de la cate­go­ría “étni­ca”, el rena­ci­mien­to de la frac­ción más explo­ta­da de la cla­se obre­ra del “Pri­mer Mun­do”. Las rebe­lio­nes de los «mileu­ris­tas» euro­peos no es otra cosa que la expre­sión de las con­di­cio­nes de exis­ten­cia de gene­ra­cio­nes ente­ras de des­ocu­pa­dos, es decir, de obre­ros. Los «pique­te­ros» argen­ti­nos, a los que se ha lle­ga­do a carac­te­ri­zar como “lúm­pe­nes”, cum­plen con las mis­mas carac­te­rís­ti­cas»[194].

En la olea­da de lucha de cla­ses que empie­za de nue­vo a tomar fuer­za en Esta­dos Uni­dos reapa­re­ce el «eterno pro­ble­ma» de la divi­sión étni­ca y nacio­nal, tam­bién cul­tu­ral, den­tro de la amplia cla­se tra­ba­ja­do­ra yan­qui. Inde­pen­dien­te­men­te de qué ori­gen étni­co o nacio­nal mayo­ri­ta­rio fue­ran los par­ti­ci­pan­tes en las pri­me­ras movi­li­za­cio­nes, lo que sí es ver­dad es que a estas altu­ras se ha gene­ra­li­za­do la refle­xión de que se tra­ta de la mis­ma lucha en la que inter­vie­nen: «los valien­tes vete­ra­nos, las muje­res de Code Pink, los endeu­da­dos estu­dian­tes, los jóve­nes afro­ame­ri­ca­nos»[195]. Estas y otras dife­ren­cias no anu­lan el hecho con­tun­den­te de que es la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta la que cohe­sio­na y uni­fi­ca inte­rior­men­te a estos y otros suje­tos que de nue­vo empie­zan a rebe­lar­se con­tra su cla­se explo­ta­do­ra.

Pero si obvia­mos esta defi­cien­cia de Zibe­chi, tan bien cri­ti­ca­da en lo gene­ral por los tres tex­tos cita­dos, hay que decir que el autor roza el con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor, o se refie­re a él sin nom­brar­lo de esa mane­ra, sobre todo cuan­do dia­lec­ti­za el patriar­ca­do, la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción de cla­se, que es una de las carac­te­rís­ti­cas más lla­ma­ti­vas del pue­blo tra­ba­ja­dor. Otra vir­tud de esta cita es que se mue­ve en un con­tex­to de super­po­si­ción e inter­pe­ne­tra­ción de las frac­cio­nes de cla­se, de las fron­te­ras de cla­se, lo que exi­ge, como veni­mos dicien­do, del empleo de con­cep­tos abier­tos y fle­xi­bles, capa­ces de refle­jar una situa­ción en un con­tex­to con­cre­to y otro dife­ren­te pero rela­cio­na­da en otro con­tex­to con­cre­to.

La «teo­ría com­ple­ta», las defi­ni­cio­nes cerra­das e ina­mo­vi­bles, rese­ca­men­te estruc­tu­ra­lis­tas y/​o uní­vo­ca­men­te ana­lí­ti­cas, no sir­ven de nada en este uni­ver­so mina­do por con­tra­dic­cio­nes en per­ma­nen­te inter­re­la­ción. Las pri­me­ras, las estruc­tu­ra­lis­tas rese­cas por­que des­pre­cian la evo­lu­ción his­tó­ri­ca, el papel de los «fac­to­res sub­je­ti­vos», etc. Las segun­das, las ana­lí­ti­cas uní­vo­cas por­que des­pre­cian el impres­cin­di­ble momen­to de la sín­te­sis, de lo sin­cré­ti­co que faci­li­te el sal­to cua­li­ta­ti­vo a una nue­va fase supe­rior del cono­ci­mien­to. Ambas inter­pre­ta­cio­nes son meca­ni­cis­tas y anti­dia­léc­ti­cas.

Por no exten­der­nos, lo expues­to por R. Zibe­chi nos exi­ge ana­li­zar otra carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo cada vez más exten­di­da e impa­ra­ble, la del empo­bre­ci­mien­to, la pre­ca­ri­za­ción, las incer­ti­dum­bres coti­dia­nas del pue­blo tra­ba­ja­dor. O dicho en los tér­mi­nos emplea­dos por Més­zá­ros, la obli­ga­ción de tener que más para vivir menos, se carac­te­ri­za por la impo­si­ción for­za­da de la «ines­ta­bi­li­dad fle­xi­ble»[196], es decir, de que el capi­ta­lis­mo ha ins­tau­ra­do un régi­men de explo­ta­ción glo­bal que gene­ra una per­ma­nen­te ines­ta­bi­li­dad social que, ade­más, pue­de ser fle­xi­ble­men­te uti­li­za­da por la cla­se domi­nan­te en su pro­ve­cho, lo que aumen­ta su poder des­truc­ti­vo y mani­pu­la­dor. No hace fal­ta mucha ima­gi­na­ción para dar­se cuen­ta de que la mar­cha actual del capi­ta­lis­mo vas­co tam­bién se orien­ta cie­ga­men­te hacia el aumen­to[197] de las cre­cien­tes fran­jas socia­les que entran den­tro de lo que se defi­ne como exclu­sión social, empo­bre­ci­das toda­vía más tras el devas­ta­dor ata­que a las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo rea­li­za­do por la bur­gue­sía esta­tal.

El pro­ble­ma de la deno­mi­na­da «exclu­sión social» en reali­dad conec­ta pro­fun­da­men­te con el tema que tra­ta­mos, sobre todo con el de las «fron­te­ras móvi­les» que faci­li­tan los flu­jos bidi­rec­cio­na­les entre la cla­se obre­ra, el pue­blo tra­ba­ja­dor y sec­to­res espe­cial­men­te débi­les de la peque­ña bur­gue­sía. La toma de con­cien­cia del pue­blo tra­ba­ja­dor de su poten­cial atrac­tor de múl­ti­ples fran­jas socia­les exclui­das o en peli­gro de caer en seme­jan­te tota­li­dad des­truc­to­ra, pue­de y debe rea­li­zar­se sobre la teo­ría que demues­tra que la exclu­sión no es una mera «des­gra­cia tran­si­to­ria» que pue­de afec­tar a una par­te de la socie­dad en los perío­dos de cri­sis, sino que es una tota­li­dad con­cre­ta obje­ti­va inser­ta en la lógi­ca del capi­tal, es decir, una tota­li­dad con­cre­ta pero supe­di­ta­da a la tota­li­dad supe­rior y deter­mi­nan­te[198] for­ma­da por las leyes de acu­mu­la­ción del capi­tal.

La segun­da bue­na expli­ca­ción refuer­za aún más la correc­ción de la tesis que sos­tie­ne que los cada vez más millo­nes de per­so­nas empo­bre­ci­das, expul­sa­das del mer­ca­do de tra­ba­jo y some­ti­das a bru­ta­les con­di­cio­nes de vida y de explo­ta­ción, se inser­tan obje­ti­va­men­te en el pue­blo tra­ba­ja­dor en su con­jun­to:

«Esos hom­bres y muje­res no for­man par­te de la cla­se obre­ra en el sen­ti­do clá­si­co del tér­mino, pero tam­po­co se sitúan com­ple­ta­men­te fue­ra del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Tien­den más bien a entrar y salir oca­sio­nal­men­te de él, a la deri­va de las cir­cuns­tan­cias, rea­li­zan­do por lo gene­ral ser­vi­cios infor­ma­les mal paga­dos, poco cua­li­fi­ca­dos y muy esca­sa­men­te pro­te­gi­dos, sin con­tra­tos, dere­chos, regu­la­cio­nes ni poder nego­cia­dor. Están ocu­pa­dos en acti­vi­da­des como la ven­ta ambu­lan­te, los peque­ños timos y esta­fas, los talle­res tex­ti­les, la ven­ta de comi­das y bebi­das, la pros­ti­tu­ción, el tra­ba­jo infan­til, la con­duc­ción de rickshaws o bici­ta­xis, el ser­vi­cio domés­ti­co y la acti­vi­dad empren­de­do­ra autó­no­ma de poca mon­ta. El pro­pio Marx dis­tin­gue entre dife­ren­tes capas de emplea­dos, y lo que dice acer­ca del para­do “flo­tan­te” o tra­ba­ja­dor oca­sio­nal de su pro­pia épo­ca ‑que para él con­ta­ba como un miem­bro más de la cla­se obre­ra- se pare­ce mucho a la situa­ción que viven hoy muchos de los habi­tan­tes de los barrios mar­gi­na­les»[199].

Ante­rior­men­te, al con­cluir el apar­ta­do dedi­ca­do a la cate­go­ría dia­léc­ti­ca de la esen­cia y del fenó­meno en la defi­ni­ción de las cla­ses socia­les, veía­mos que las más moder­nas for­mas de lucha tra­ba­ja­do­ra con­tra la actual explo­ta­ción asa­la­ria­da nos remi­tían a las for­ma de lucha más hori­zon­ta­les prac­ti­ca­das por el pro­le­ta­ria­do del pri­mer capi­ta­lis­mo indus­trial. Lo mis­mo, en esen­cia, debe­mos decir con res­pec­to al pro­ble­ma del empo­bre­ci­mien­to y de la exclu­sión. Bas­ta leer a Engels en su esca­lo­frian­te des­crip­ción de la pobre­za obre­ra y popu­lar de la pri­me­ra mitad del siglo XIX para cer­cio­rar­se de ello: «Sabe, el pobre, que si bien pue­de vivir el día de hoy, es suma­men­te incier­to que tam­bién pue­da hacer­lo el día de maña­na»[200].

Lo que aho­ra se defi­ne como «pre­ca­ri­za­ción», «exclu­sión», «ham­bre»[201], etc., está ya ana­li­za­do en lo bási­co en este libro. Aho­ra bien, debe­mos enri­que­cer el estu­dio de lo ele­men­tal en el capi­ta­lis­mo, que sube y baja como la marea, con el estu­dio de las for­mas con­cre­tas en las que la esen­cia se mate­ria­li­za en cada cir­cuns­tan­cia y con­tex­to, tal como lo ha rea­li­za­do bri­llan­te­men­te la doc­to­ra Con­cep­ción Cruz en su inves­ti­ga­ción gené­ti­co-estruc­tu­ral[202] sobre este mis­mo pro­ble­ma. Esta inves­ti­ga­do­ra mues­tra cómo el momen­to gené­ti­co-estruc­tu­ral de la inves­ti­ga­ción debe ir siem­pre acom­pa­ña­do del momen­to his­tó­ri­co-gené­ti­co.

En lo rela­cio­na­do con la exclu­sión, J. Oso­rio rea­li­za el mis­mo doble movi­mien­to aun­que sin uti­li­zar esos tér­mi­nos. Pro­fun­di­zan­do en la crí­ti­ca de la lógi­ca del capi­tal, y de su doble pero uni­ta­rio pro­ce­so de «exclu­sión por inclu­sión» el autor pre­sen­ta cin­co gran­des cate­go­rías en la for­ma de exclu­sión desa­rro­lla­da por el capi­ta­lis­mo actual: a) La pobla­ción obre­ra exce­den­te, que el autor defi­ne así: «la pobla­ción obre­ra exce­den­te gene­ra­da […] pre­sen­ta diver­sas for­mas de exis­ten­cia, con agru­pa­mien­tos que alcan­zan mayo­res o meno­res nive­les de incor­po­ra­ción a la pro­duc­ción, dis­tin­guién­do­se la pobla­ción flo­tan­te, la laten­te y la inter­mi­ten­te. A ellas se agre­gan las fran­jas socia­les que se ubi­can en el pau­pe­ris­mo, que agru­pa a tra­ba­ja­do­res en con­di­cio­nes de labo­rar pero que ya no encuen­tran lugar en la pro­duc­ción: los impe­di­dos de labo­rar por haber sufri­do acci­den­tes en el tra­ba­jo y los que sufren enfer­me­da­des cró­ni­cas resul­ta­do de las con­di­cio­nes en que se rea­li­za la pro­duc­ción, y aque­llos obre­ros «que sobre­vi­ven a la edad nor­mal de su cla­se». Tam­bién los huér­fa­nos e hijos de pobres»[203].

Ade­más, de esta pobla­ción obre­ra exce­den­te, exis­ten otras cua­tro gran­des cate­go­rías: b) masa mar­gi­nal y fun­cio­na­li­dad; c) el sub­con­su­mo de la pobla­ción obre­ra acti­va e inac­ti­va; d) la comu­ni­dad ilu­so­ria o la exclu­sión de la comu­ni­dad; y e) el inmi­gran­te y su doble exclu­sión. La con­clu­sión a la que lle­ga el autor no pue­de ser más valio­sa para nues­tro tema: «La exclu­sión en cual­quie­ra de las mani­fes­ta­cio­nes que aquí hemos con­si­de­ra­do no es sino la cara de una exis­ten­cia inclui­da en la lógi­ca del capi­tal»[204]. La dia­léc­ti­ca entre exclu­sión e inclu­sión den­tro del capi­tal como sis­te­ma explo­ta­dor nos lle­va en direc­to al pro­ble­ma de la ciu­da­da­nía, que aquí no hemos toca­do en abso­lu­to ya que la moda ciu­da­da­nis­ta es una alter­na­ti­va del refor­mis­mo[205] a la con­tra­ofen­si­va bur­gue­sa que pre­fie­re «ciu­da­da­nos indig­na­dos antes que tra­ba­ja­do­res furio­sos y orga­ni­za­dos»[206].

Como hemos vis­to has­ta aquí y a lo lar­go de todo el tex­to, el aumen­to de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta se une con la ofen­si­va por mul­ti­di­vi­dir a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, por rom­per la uni­dad de cla­se y su con­cien­cia-para-sí, lo que ya aumen­ta la extre­ma divi­sión que esta­mos vien­do. Fren­te a la reali­dad úni­ca de la gue­rra civil entre el capi­tal y el tra­ba­jo, la mul­ti­di­vi­sión de la fuer­za de tra­ba­jo social, la pala­bre­ría sobre las cla­ses medias, etc., refuer­za la sen­sa­ción fal­sa de la supues­ta «des­apa­ri­ción» de las cla­ses socia­les, cuan­do en reali­dad la gran bur­gue­sía es más visi­ble que nun­ca. Un dato sobre el altí­si­mo nivel de par­cia­li­za­ción y pre­ca­ri­za­ción lo tene­mos en que el 34,5% de la cla­se asa­la­ria­da en el Esta­do espa­ñol es explo­ta­da en la eco­no­mía sumer­gi­da[207]. Ade­más: «no se tra­ta sola­men­te de la fle­xi­bi­li­dad labo­ral, sino de un mode­lo eco­nó­mi­co que se expre­sa en el mer­ca­do del tra­ba­jo, fle­xi­bi­li­zan­do, sub­con­tra­tan­do, des­re­gu­lan­do y pre­ca­ri­zan­do»[208].

La reali­dad es, por tan­to, mucho más com­ple­ja y enre­ve­sa­da que lo que apa­re­ce en los manua­les de socio­lo­gía. Sola­men­te el méto­do dia­léc­ti­co pue­de guiar­nos por entre seme­jan­te labe­rin­to.

11. RESUMEN

Según el méto­do dia­léc­ti­co de los con­cep­tos «fle­xi­bles», «fluc­tuan­tes», «abier­tos», «móvi­les», «borro­sos», etc., arri­ba expues­tos, pode­mos esta­ble­cer un míni­mo de tres nive­les con­cep­tua­les des­de más gene­ra­li­za­ción abar­ca­do­ra a más con­cre­ción teó­ri­ca y social:

- Las «más amplias masas explo­ta­das» están com­pues­tas por el pue­blo más fran­jas socia­les auto­ex­plo­ta­das, cas­tas inte­lec­tua­les y de pro­fe­sio­nes libe­ra­les, peque­ña bur­gue­sía y has­ta media­na bur­gue­sía some­ti­da a la opre­sión nacio­nal, por lo que sufre una domi­na­ción cul­tu­ral y polí­ti­ca, pero no eco­nó­mi­ca. Esta media­na bur­gue­sía aplau­de las medi­das anti­po­pu­la­res de la con­tra­rre­for­ma labo­ral del PP, por lo que pos­po­ne sus débi­les sen­ti­mien­tos nacio­na­les-bur­gue­ses a sus ver­da­de­ros intere­ses de cla­se pro­pie­ta­ria de algu­nas fuer­zas pro­duc­ti­vas.

- El «pue­blo tra­ba­ja­dor» for­ma­do por las masas explo­ta­das eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te. Dece­nas de miles de per­so­nas, des­de las muje­res y madres tra­ba­ja­do­ras, has­ta la ter­ce­ra edad aban­do­na­da a su suer­te, pasan­do por todas las fran­jas socia­les de exclui­dos, pre­ca­ri­za­dos, para­dos de lar­ga dura­ción, juven­tud sin futu­ro, etc., se carac­te­ri­za por tener una cier­ta con­cien­cia-para-sí con iden­ti­dad sobe­ra­nis­ta o inde­pen­den­tis­ta, ade­más de socia­lis­ta. Este com­po­nen­te iden­ti­ta­rio y refe­ren­cial es emi­nen­te­men­te polí­ti­co y de cla­se, aun­que con poca o muy poca con­cien­cia anti­pa­triar­cal.

- Y la cla­se obre­ra en cuan­to tal y que cons­ti­tu­ye la colum­na ver­te­bral de los dos ante­rio­res, por­que la explo­ta­ción asa­la­ria­da estruc­tu­ra la socie­dad ente­ra de for­ma obje­ti­va y nece­sa­ria, al mar­gen de las inter­pre­ta­cio­nes sub­je­ti­vis­tas e idea­lis­tas. De igual modo que el en «pue­blo tra­ba­ja­dor», la con­cien­cia-para-sí es vital para poder­se defi­nir como cla­se obre­ra en el sen­ti­do de la pala­bra. En una nación opri­mi­da, la con­cien­cia-para-sí a la fuer­za ha de ser inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, tras supe­rar el sobe­ra­nis­mo. El papel cen­tral del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta para poder hablar de cla­se obre­ra en cuan­to tal vie­ne del hecho de que el Esta­do ocu­pan­te es deci­si­vo para el man­te­ni­mien­to de la explo­ta­ción nacio­nal de cla­se y patriar­cal, por lo que sólo la inde­pen­den­cia garan­ti­za por un Esta­do vas­co pue­de ase­gu­rar las con­di­cio­nes para un avan­ce al socia­lis­mo.

Los tres han de ser­vir­nos como guías de la polí­ti­ca de alian­zas que debe­mos rea­li­zar en nues­tra lucha comu­nis­ta con­tra el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, en el que mal­vi­vi­mos. Muy bási­ca­men­te expues­to, excep­tuan­do a la peque­ña y media­na bur­gue­sía nacio­nal­men­te opri­mi­da en lo cul­tu­ral y en lo polí­ti­co, pero no en lo eco­nó­mi­co por­que ella mis­ma es explo­ta­do­ra, los tres blo­ques cons­ti­tu­yen lo que Marx defi­nió como «nación tra­ba­ja­do­ra»[209] la que al poner­se en movi­mien­to ate­mo­ri­za a la bur­gue­sía[210].

Las «más amplias masas explo­ta­das» van en aumen­to en todo el mun­do y tam­bién en los Esta­dos impe­ria­lis­tas más enri­que­ci­dos, en los que ade­más del empo­bre­ci­mien­to popu­lar cre­cien­te como efec­to, entre otras cau­sas, del dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida de las cla­ses medias y de la peque­ña bur­gue­sía, sobre todo de la dis­mi­nu­ción de los sala­rios direc­tos e indi­rec­tos, de las ayu­das y pres­ta­cio­nes socia­les, de las inver­sio­nes públi­cas y, en sín­te­sis, de los ata­ques esta­ta­les. La cri­sis finan­cie­ra está gol­pean­do con espe­cial ensa­ña­mien­to a los sec­to­res socia­les que en los años de fal­sa abun­dan­cia se endeu­da­ron más allá de su poder de com­pra. Mien­tras que la gran bur­gue­sía acre­cien­ta su capi­tal y su poder, estas «amplias masas explo­ta­das» en las nacio­nes opri­mi­das ver cómo todos sus dere­chos sufren más y más agre­sio­nes. En este con­tex­to la media­na bur­gue­sía autóc­to­na tien­de a refu­giar­se bajo el para­guas de su her­ma­na la bur­gue­sía auto­no­mis­ta que está pro­te­gi­da por el Esta­do ocu­pan­te.

El «pue­blo tra­ba­ja­dor» va cons­ti­tu­yén­do­se como puen­te de cone­xión entre la cla­se obre­ra y esas masas explo­ta­das, dado que su for­ma de vida coti­dia­na, las rela­cio­nes viven­cia­les en los barrios no bur­gue­ses de las ciu­da­des y pue­blos le pone en con­tac­to con esas masas. Ade­más, como en casi todas las fami­lias popu­la­res hay gen­te obre­ra, sien­do por eso tam­bién fami­lias obre­ras con miem­bros en paro, pre­ca­ri­za­dos al extre­mo, etc., por esto mis­mo el «pue­blo tra­ba­ja­dor» tie­ne unas rela­cio­nes direc­tas con la cla­se obre­ra, sien­do muy fre­cuen­te­men­te una con­ti­nui­dad de ella. A la vez, es mucha la gen­te popu­lar que mili­ta o hace tarea volun­ta­ria en los movi­mien­tos popu­la­res, en la vida socio­po­lí­ti­ca y cul­tu­ral en barrios y pue­blos, rela­cio­na­dos o no con ayun­ta­mien­tos y otras ins­ti­tu­cio­nes bási­cas del poder.

La cla­se obre­ra con con­cien­cia-para-sí es el eje que cohe­sio­na a estos dos gran­des blo­ques, pero más al popu­lar que a las masas por­que éstas están más dis­tan­tes sobre todo en el nivel de con­cien­cia. La cen­tra­li­dad obre­ra vie­ne de dos fuer­zas: su lugar cla­ve en la pro­duc­ción y, por ello mis­mo, su capa­ci­dad de para­li­zar­la ponien­do en cre­cien­te peli­gro a la bur­gue­sía y a su Esta­do. Pero ambas fuer­zas deben estar acom­pa­ña­das por una legi­ti­mi­dad polí­ti­ca, teó­ri­ca y éti­ca sin la cual ese poder poten­cial, cons­ti­tu­yen­te cuan­do se acti­va, ape­nas ten­dría capa­ci­dad de engan­che y arran­que entre el «pue­blo tra­ba­ja­dor» y entre las «más amplias masas explo­ta­das».

Aho­ra bien, para rea­li­zar su hege­mo­nía estre­chan­do los lazos con el «pue­blo tra­ba­ja­dor» y con las «más amplias masas explo­ta­das», la cla­se obre­ra ha de dotar­se de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que sea a su vez el eje sobre el que pivo­te la lucha polí­ti­ca por y para la toma del poder, de la inde­pen­den­cia y del socia­lis­mo, para la vic­to­ria revo­lu­cio­na­ria en suma. Toda la expe­rien­cia acu­mu­la­da des­de comien­zos del siglo XIX, y des­de antes a otra esca­la, demues­tra la nece­si­dad de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria que no ten­ga que asu­mir las obli­ga­cio­nes de acuer­dos tác­ti­cos con la media­na bur­gue­sía y de acuer­dos estra­té­gi­cos con el res­to de las masas explo­ta­das. Estos acuer­dos tác­ti­cos así como la acción ins­ti­tu­cio­nal, elec­to­ral y par­la­men­ta­ria los ha de rea­li­zar un par­ti­do de masas, no una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, de van­guar­dia.

Del mis­mo modo, para agi­li­zar los lazos entre las luchas obre­ra, popu­lar y de masas, y garan­ti­zar la no buro­cra­ti­za­ción ni asi­mi­la­ción por el capi­tal del par­ti­do de masas, para eso los movi­mien­tos popu­la­res y el sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co han de man­te­ner una inde­pen­den­cia ope­ra­ti­va con res­pec­to al par­ti­do de masas, elec­to­ra­lis­ta e ins­ti­tu­cio­na­lis­ta y por ello muy expues­to a la inte­gra­ción y a la buro­cra­ti­za­ción inter­na. La expe­rien­cia his­tó­ri­ca es aplas­tan­te en estas deci­si­vas cues­tio­nes, y si bien es ver­dad que la con­cien­cia nacio­nal de cla­se es una cier­ta garan­tía con­tra esas ten­den­cias obje­ti­vas, tam­po­co es menos cier­to que la bur­gue­sía autóc­to­na tie­ne recur­sos bas­tan­te efec­ti­vos de inte­gra­ción de «su movi­mien­to obre­ro y popu­lar», inde­pen­den­tis­ta, en las redes del sis­te­ma auto­nó­mi­co con­ce­di­do por el Esta­do ocu­pan­te, o sea en el capi­ta­lis­mo.

La orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria tie­ne como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio y deci­si­vo la con­quis­ta del poder polí­ti­co, del Esta­do, rea­li­za­da por ese blo­que his­tó­ri­co for­ma­do y nuclea­do por la cla­se obre­ra como eje del pue­blo tra­ba­ja­dor y de las más amplias masas explo­ta­das. ¿Para qué un poder esta­tal obre­ro y popu­lar? Vea­mos cua­tro res­pues­tas extraí­das de la prác­ti­ca de la huma­ni­dad explo­ta­da.

Una pri­me­ra nos la ofre­ce G. Bof­fa cuan­do cita una car­ta de un sol­da­do ruso a su fami­lia cam­pe­si­na escri­ta a final de verano de 1917: «Que­ri­do com­pa­dre, segu­ra­men­te tam­bién allí han oído hablar de bol­che­vi­ques, de men­che­vi­ques, de social-revo­lu­cio­na­rios. Bueno, com­pa­dre, le expli­ca­ré que son los bol­che­vi­ques. Los bol­che­vi­ques, com­pa­dre, somos noso­tros, el pro­le­ta­ria­do más explo­ta­do, sim­ple­men­te noso­tros, los obre­ros y los cam­pe­si­nos más pobres. Éste es su pro­gra­ma: todo el poder hay que dár­se­lo a los dipu­tados obre­ros, cam­pe­si­nos y sol­da­dos; man­dar a todos los bur­gue­ses al ser­vi­cio mili­tar; todas las fábri­cas y las tie­rras al pue­blo. Así es que noso­tros, nues­tro pelo­tón, esta­mos por este pro­gra­ma»[211].

Una segun­da nos la ofre­ce Lenin: «La úni­ca revo­lu­ción con­se­cuen­te­men­te demo­crá­ti­ca res­pe­to a cues­tio­nes como la del matri­mo­nio, el divor­cio y la situa­ción de los hijos natu­ra­les es, pre­ci­sa­men­te, la revo­lu­ción bol­che­vi­que. Y esta es una cues­tión que ata­ñe del modo más direc­to a los intere­ses de más de la mitad de la pobla­ción de cual­quier país. Sólo la revo­lu­ción bol­che­vi­que por pri­me­ra vez, a pesar de la infi­ni­dad de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas que la pre­ce­die­ron y que se lla­ma­ban demo­crá­ti­cas, ha lle­va­do a cabo una lucha deci­di­da en dicho sen­ti­do, tan­to con­tra la reac­ción y el feu­da­lis­mo como con­tra la hipo­cre­sía habi­tual de las cla­ses pudien­tes y gober­nan­tes»[212].

Una ter­ce­ra la encon­tra­mos en E. Tous­saint, cuan­do nos recuer­da las siguien­tes pala­bras de Arthur Scar­gill, uno de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes de la huel­ga de mine­ros bri­tá­ni­cos de 1984: «Nece­si­ta­mos un gobierno tan fiel a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res como el gobierno de M. That­cher lo es res­pec­to a los intere­ses de la cla­se capi­ta­lis­ta»[213]. Y por no abu­rrir, la cuar­ta nos la ofre­cen S. Leva­lle y L. Levin cuan­do este diri­gen­te cam­pe­sino hon­du­re­ño afir­ma con len­gua­je popu­lar y direc­to, sin tapu­jos, que «tene­mos que tomar el poder para que nos dejen de joder»[214], en alu­sión a las bru­ta­li­da­des repre­si­vas socio­po­lí­ti­cas prac­ti­ca­das des­pués del gol­pe de Esta­do de 2009 rea­li­za­do con la cola­bo­ra­ción de los Esta­dos Uni­dos.

El poder revo­lu­cio­na­rio está para ace­le­rar el trán­si­to al comu­nis­mo median­te la fase socia­lis­ta.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 13 de mar­zo de 2012


[1] Engels La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, Crí­ti­ca, OME 6, 1978, p. 280

[2] Para una expo­si­ción más deta­lla­da, véa­se I. Gil de San Vicen­te: La éti­ca mar­xis­ta como crí­ti­ca radi­cal de la éti­ca bur­gue­sa, 29-09-2002, a libre dis­po­si­ción en Inter­net.

[3] F. Vic­to­riano, «Exclu­sio­nes en el con­tex­to de una refle­xión crí­ti­ca. A modo de pre­sen­ta­ción», Exclu­sio­nes. Anth­ro­pos, 2011, p. 10.

[4] K. Marx, Crí­ti­ca de la filo­so­fía del Esta­do de Hegel, Crí­ti­ca, OME 5, 1978, p. 59.

[5] Una de las defi­cien­cias de muchas ver­sio­nes de la «bio­po­lí­ti­ca» es no deter­mi­nar el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de lo que deno­mi­nan «saber», uni­da a otra defi­cien­cia con­sis­ten­te en minus­va­lo­rar o negar el papel cru­cial del Esta­do en la ela­bo­ra­ción e impo­si­ción del «saber», de las nor­mas, de las dis­ci­pli­nas, en la for­ma­ción de «los públi­cos», de la geo­gra­fía social, etc. Aho­ra bien, tener en cuen­ta el Esta­do obli­ga a tener en cuen­ta la pro­pie­dad pri­va­da y la his­to­ria explo­ta­do­ra. Es por esto que tie­ne razón. En cuan­to al «bio­po­der», «bio­po­lí­ti­ca», etc., nos remi­ti­mos a J. Nazar: «la “pro­duc­ción bío­po­lí­ti­ca” ha exis­ti­do siem­pre. El capi­tal mis­mo es un con­jun­to de rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción e inter­cam­bios. Estas rela­cio­nes siem­pre han cons­ti­tui­do una red que ha expe­ri­men­ta­do, expe­ri­men­ta y expe­ri­men­ta­rá modi­fi­ca­cio­nes de estruc­tu­ra, pero será siem­pre un sis­te­ma reti­cu­lar. Esta red ha adqui­ri­do hoy una apa­rien­cia “inma­te­rial” gra­cias a la tele­má­ti­ca, por­que inme­dia­ti­za los flu­jos de la infor­ma­ción en la tra­ma reti­cu­lar del sis­te­ma, pero rin­de toda­vía más efi­caz el domi­nio del capi­tal sobre el tra­ba­jo, sobre todo, el asa­la­ria­do, que es bien con­cre­to». Jai­me Nazar Riquel­me: Acer­ca del libro Mul­ti­tud, de Hardt y Negri (I) y (II), 13 y 14 de julio de 2005 (www​.rebe​lion​.org).

[6] T. Borin­vinsky y E. Taub: «Bio­po­lí­ti­ca y nazis­mo: Una lec­tu­ra del geno­ci­dio moderno», Ras­tros y ros­tros de la bio­po­lít­ca, Anth­ro­pos, 2009, pp. 147 – 165.

[7] J. P. Gar­nier: Con­tra los terri­to­rios del poder, Virus, 2006, p. 22:

[8] M. Royt­man Rosen­mann ¿Exis­ten las cla­ses socia­les?, 24 de agos­to de 2010 ( www.jornada.unam.mex).

[9] T. Sha­nin: «El mar­xis­mo y las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias ver­ná­cu­las», El Marx tar­dío y la vía rusa, Edit. Revo­lu­ción, 1990, p. 306.

[10] Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do: El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na, Biblio­te­ca Nue­va, Madrid 2003, p. 29.

[11] Lour­des Mén­dez: Antro­po­lo­gía femi­nis­ta, Edit. Sin­te­sis, 2008, pp. 233 – 235.

[12] Dixie Edith: Esta­dís­ti­cas en feme­nino, 17 de sep­tiem­bre de 2012 (www​.rebe​lion​.org).

[13] Arte­mi­sa: Cien­cia, en feme­nino, 3 de octu­bre de 2011 (www​.boltxe​.info).

[14] 8 de enero de 2009 (www​.elnor​te​de​cas​ti​lla​.es).

[15] 5 de noviem­bre de 2008 (www​.peri​do​di​co​di​gi​tal​.com​.mx).

[16] 23 de febre­ro de 2010 (www​.elpais​.com).

[17] K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, Crí­ti­ca, OME 9, 1978, p. 154.

[18] 6 de mar­zo de 2012 (www​.cin​co​dias​.com).

[19] 6 de mar­zo de 2012 (www​.publi​co​.es).

[20] M. Quei­roz: Cri­sis lan­za muje­res a la pros­ti­tu­ción, 19 de octu­bre de 2011 (www​.rebe​lion​.org).

[21] 22 de junio de 2011 (www​.gara​.net).

[22] 7 de mar­zo de 2012 (ww​.expan​sion​.com).

[23] 8 de noviem­bre de 2009 (ww​.rebe​lion​.org).

[24] 15 de diciem­bre de 2011 (www​.abc​.es).

[25] C. Sali­nas Mal­do­na­do: La ruta de las que serán vio­la­das, 10 de febre­ro de 2012 (www​.boltxe​.info).

[26] La vio­la­ción de los hom­bres ven­ci­dos por los ven­ce­do­res ha sido y es una prác­ti­ca fre­cuen­te, des­ti­na­da no sólo a infli­gir dolor físi­co duran­te la tor­tu­ra, sino ade­más y sobre todo a des­truir la auto­es­ti­ma varo­nil indi­vi­dual y la auto­es­ti­ma del pue­blo ven­ci­do y ocu­pa­do median­te su femi­ni­za­ción pasi­va sim­bo­li­za­da en la vio­la­ción de sus hom­bres. En Eus­kal Herria se han pre­sen­ta­do denun­cias por la vio­la­ción de dete­ni­das y dete­ni­dos duran­te las tor­tu­ras, y muy recien­te­men­te, el tor­tu­ra­dor israe­lí Doron Zaha­vi quie­re ser con­de­co­ra­do si se le per­mi­te sodo­mi­zar a los ára­bes, véa­se E. Sil­vers­tein en (www​.rebe​lion​.org) 13 de febre­ro de 2012.

[27] Car­men Ale­many: «Vio­len­cias», Dic­cio­na­rio Crí­ti­co del Femi­nis­mo, Edit. Sín­te­sis, 2003, pp. 291 – 293.

[28] 6 de julio de 2011 (www​.publi​co​.es).

[29] Regi­na Mar­tí­nez: Nue­vo sexis­mo, vie­jo capi­ta­lis­mo, 7 de febre­ro de 2012 (www​.boltxe​.info).

[30] Chris­tia­ne Marty: Impac­to de la cri­sis y la aus­te­ri­dad sobre las muje­res, 5 de diciem­bre de 2011 (www​.rebe​lion​.org).

[31] S. Raven­tós: Cri­sis eco­nó­mi­ca y salud men­tal, 28 de febre­ro de 2010 (www.sinpermiso).

[32] Arlie Rus­sell Hochs­child: La mer­can­ti­li­za­ción de la vida inti­ma, Katz Edit., 2008, p. 281.

[33] 11 de enero de 2012 (www​.abc​.es).

[34] Jesús Ville­na: Orga­ni­za­ción del tra­ba­jo y cog­ni­ción en la sala de con­trol, Socio­lo­gía del Tra­ba­jo, Siglo XXI, 1997, nº 29, p. 42.

[35] 30 de juni­do de 2010 (www​.iar​no​ti​cias​.com).

[36] 7 de mar­zo de 2012 (www​.elnue​vo​des​per​tar​.word​press​.com).

[37] Clau­dia Maz­zei Noguei­ra: La divi­sión sexual del tra­ba­jo y de la repro­duc­ción: una refle­xión teó­ri­ca, 10 de febre­ro de 2012 (www​.boltxe​.info).

[38] 7 de mar­zo de 2012 (www​.elpais​.com).

[39] Catha­ri­ne A. Mac­Kin­non: «Hacia una teo­ría femi­nis­ta del Esta­do», Femi­nis­mos, nº 27, 1995, p. 288.

[40] Evelyn Reed: «La mujer: ¿cas­ta, cla­se o sexo opri­mi­do?», Mar­xis­mo Vivo, año II, nº 2, octu­bre de 2011, pp. 213 – 226.

[41] Sil­via Fede­ri­ci: Cali­bán y la bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria. Tra­fi­can­tes de sue­ños, 2010, pp. 78 – 85.

[42] Hero­do­to en el Libro Segun­do, Euter­pe, de Los nue­ve libros de la his­to­ria, Euro­li­ber, 1990, pp 87 – 143, nos ofre­ce una valio­sa infor­ma­ción sobre los pri­me­ros deba­tes acer­ca de la «cues­tión nacio­nal», en el pro­ce­so de asen­ta­mien­to del pue­blo egip­cio. Y Ana María Váz­quez, en «Anti­guo Egip­to», His­to­ria de la Huma­ni­dad, Arlan­za Edic., 2000, tomo 4, p. 19., expli­ca que las más anti­guas repre­sen­ta­cio­nes de extran­je­ros en Egip­to corres­pon­den a pri­sio­ne­ros de gue­rra, refor­zan­do la deli­mi­ta­ción fron­te­ri­za del Esta­do egip­cio con res­pec­to a todo lo exte­rior, teni­do como un caó­ti­co peli­gro.

[43] J. Iba­rra Cues­ta ha estu­dia­do la auto­gé­ne­sis de la nación cuba­na a par­tir de las revo­lu­cio­nes de la segun­da mitad del siglo XIX y su con­cre­ción a par­tir de los deba­tes sobre las ban­de­ras en 1940, mos­tran­do la impor­tan­cia cla­ve de la lucha inde­pen­den­tis­ta, del poder y del Esta­do para la cons­truc­ción nacio­nal. Tam­bién es muy reve­la­do­ra su crí­ti­ca a la inca­pa­ci­dad del comu­nis­mo de obe­dien­cia rusa en aque­lla épo­ca para com­pren­der la impor­tan­cia eman­ci­pa­do­ra del sen­ti­mien­to nacio­nal: Patria, etnia y nación, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2009, p. 266.

[44] D. Rodrí­guez Duch: «Los con­flic­tos terri­to­ria­les de los pue­blos indí­ge­nas en la Pata­go­nia», en Memo­ria, nº 167, enero de 2003.

[45] P. Mama­ni Rodrí­guez: Tie­rra-terri­to­rio y el poder indí­ge­na-popu­lar en Boli­via, noviem­bre de 2009 (www​.rcci​.net/​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​ion).

[46] L. Mar­tí­nez: La dimen­sión social del terri­to­rio, 14 de sep­tiem­bre de 2009 (www​.rebe​lion​.org).

[47] Th.Jordan: «La psi­co­lo­gía de la terri­to­ria­li­dad en los con­flic­tos», Psi­co­lo­gía Polí­ti­ca, Valen­cia, nº 13, 1996, pp. 53 – 54.

[48] Caro­li­na Mar­tí­nez Puli­do: El papel de la mujer en la evo­lu­ción huma­na, Biblio­te­ca Nue­va, Madrid 2003, pp. 231 – 248.

[49] Sacra­men­to Mar­tí y Ángel Pes­ta­ña: Sexo: natu­ra­le­za y poder, Nues­tra Cul­tu­ra, 1983, pp. 30 – 31.

[50] Bár­ba­ra Ehren­reich: Ritos de San­gre. Orí­ge­nes e His­to­ria de las Pasio­nes de la Gue­rra, Espa­sa Cal­pe, 2000, p. 130.

[51] U. Melot­ti: El hom­bre entre la natu­ra­le­za y la his­to­ria, Penín­su­la, 1981, pp. 309 – 310. Tam­bién, I. Eibl-Eibes­feldt: La socie­dad de la des­con­fian­za, Her­der, 1996, p. 97 – 98.

[52] I. Gil de San Vicen­te, El socia­lis­mo debe inte­grar la pra­xis comu­ne­ra, 29 de enero de 2012, a libre dis­po­si­ción en la Red.

[53] P. Rodrí­guez: Dios nació mujer, Edic. Sine­qua­non, 1999, p. 293.

[54] F. Gra­cia Alon­so, La gue­rra en la Pro­to­his­to­ria, Ariel, 2003. p. 39.

[55] R. Osbor­ne: Civi­li­za­ción, Crí­ti­ca, 2006. p. 283.

[56] P. Vilar indi­ca que en el siglo XIII un poe­ma ale­mán deja cons­tan­cia de la apa­ri­ción de la «cla­se usu­re­ra», como «cuar­ta cla­se» en cuan­to inci­pien­te bur­gue­sía. Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis mar­xis­ta, Crí­ti­ca, 1980, p.115.

[57] Marx y Engels: «Car­ta a R. Meyer 19−07−1893», Car­tas sobre El Capi­tal, Laia 1974, p. 306.

[58] A. C. Diners­tein: «Reco­bran­do la mate­ria­li­dad: el des­em­pleo y la sub­je­ti­vi­dad invi­si­ble del tra­ba­jo» El tra­ba­jo en deba­te.. Edit. Herra­mien­ta. 2009. pp 243 – 268.

[59] Leo­pol­do Már­mo­ra: El con­cep­to socia­lis­ta de nación. PYP. N.º 96. Argen­ti­na. 1986. pp. 98 – 116.

[60] R. Haes­baert: El mito de la des­te­rri­to­ria­li­za­ción, Siglo XXI, 2011, p. 304

[61] La extre­ma dere­cha neo­li­be­ral, repre­sen­ta­da por el Ban­co Mun­dial, exi­ge en estos momen­tos a Chi­na Popu­lar «menos Esta­do y más mer­ca­do», para ace­le­rar el triun­fo defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo en aquel país, 28 de febre­ro de 2012 (www​.ipe​.org​.pe).

[62] Ig. Bru­net y A. Bel­zu­ne­gui: Estra­te­gias de empleo y mul­ti­na­cio­na­les, Ica­ria, 1999, pp.155 – 156.

[63] J. E. Sti­glitz: Socia­lis­mo esta­dou­ni­den­se para los ricos, 8 de junio de 2009 (www​.pro​jet​-syn​di​ca​te​.org).

[64] A. Sote­lo Valen­cia: El papel del Esta­do en la cri­sis con­tem­po­rá­nea del capi­ta­lis­mo, 12 de mar­zo de 2012 (www​.rebe​lion​.org).

[65] T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, 2011, pp.188 – 200.

[66] K. Marx y F. Engels: «Car­ta a Star­ken­burg de 1 de enero de 1894», Car­tas sobre El Capi­tal, ops. cit., pp. 307 – 310. Esta car­ta con­tie­ne una de las mejo­res expli­ca­cio­nes resu­mi­das del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y de la teo­ría del Esta­do, en la que Engels mues­tra la dia­léc­ti­ca entre todos los com­po­nen­tes de la reali­dad social, reafir­man­do la impor­tan­cia de los fac­to­res sub­je­ti­vos, de la tra­di­ción y has­ta de la psi­co­lo­gía colec­ti­va, de la geo­gra­fía, etc., en la evo­lu­ción social, y reafir­man­do sin amba­ges y con letras mayús­cu­las que «No es cier­to que la base eco­nó­mi­ca SEA LA CAUSA, QUE SEA LA ÚNICA ACTIVA y que todo lo demás no sea más que acción pasi­va. Por el con­tra­rio, hay una acción recí­pro­ca sobre la base de la nece­si­dad eco­nó­mi­ca que siem­pre domi­na EN ÚLTIMA INSTANCIA. El Esta­do, por ejem­plo, actúa median­te el pro­tec­cio­nis­mo, el libre cam­bio, median­te una bue­na o mala fis­ca­li­dad».

[67] I. M. Beo­bi­de Ezpe­le­ta y L. I. Gor­di­llo Pérez: La natu­ra­le­za del Esta­do, Tec­nos, 2012. p. 11

[68] P. Pao­lo Por­ti­na­ro: Esta­do, Cla­ves, Bue­nos Aires, 2003, p. 87.

[69] Bea­triz Nava­rro: La UE finan­cia las acti­vi­da­des de par­ti­dos de extre­ma dere­cha, 11 de mar­zo de 2012 (www​.rebe​lion​.org).

[70] Danie­le Gan­ser, Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN, El Vie­jo Topo, 2010. p. 339

[71] 7 de mar­zo de 2012 (www​.elpais​.com).

[72] I. Bru­net y A. Morell: Cla­ses, edu­ca­ción y tra­ba­jo. Trot­ta. 1998, p.: 47 – 158. En este tex­to encon­tra­mos ade­más una váli­da expo­si­ción de las dife­ren­tes teo­rías sobre las cla­ses socia­les.

[73] Ana Riva­deo, Pala­bra y vio­len­cia: sobre una epis­te­mo­lo­gía del terror, www​.insur​gen​te​.org 17-01-2012

[74] A. Borón: Los “des­apa­re­ci­dos” del impe­rio, 12 de enero de 2012 (www​.rebe​lion​.org).

[75] Pren­sa Lati­na: Cri­ti­can la hola de vio­len­cia y muer­tes en Hon­du­ras, 12 de mar­zo de 2012 (www​.rebe​lion​.org).

[76] F. J. Tira­do Serrano: «Cine­po­lí­ti­ca y cine­va­lor. La “Gran Trans­for­ma­ción” en la bio­po­lí­ti­ca», Ros­tros y ras­tros de la bio­po­lí­ti­ca, Anth­to­pos, 2009, pp. 93 – 114.

[77] D. Sibony: «De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca», Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va, Ana­gra­ma, 1976, p. 108.

[78] K. Marx: «El feti­chis­mo de la mer­can­cía, y su secre­to», El Capi­tal, FCE, 1973, libro I, pp. 36 – 47.

[79] I. I. Rubin, Ensa­yos sobre la teo­ría mar­xis­ta del valor, PyP, N.º 53, 1974. Pp.53 – 54

[80] David Har­vey: Los lími­tes del capi­ta­lis­mo y la teo­ría mar­xis­ta, FCE, 1990, p. 451.

[81] Göran Ther­born: ¿Cómo domi­na la cla­se domi­nan­te?, Siglo XXI, 1979, p. 161.

[82] Göran Ther­born: ops. cit., p. 162.

[83] Göran Ther­born: La ideo­lo­gía del poder y el poder de la ideo­lo­gía, Siglo XXI, 1987, p. 70.

[84] Ralph Mili­band: El Esta­do en la socie­dad capi­ta­lis­ta, Siglo XXI, 1980, pp. 211 – 254.

[85] Ralph Mili­band: Mar­xis­mo y polí­ti­ca, Siglo XXI, 1978, p. 118.

[86] Abram de Swaam: A car­go del Esta­do, Edic. Poma­res- Corre­dor, Bar­ce­lo­na 1992.

[87] Ales­san­dro De Gior­gi: Tole­ran­cia Cero, Virus, Bar­ce­lo­na 2005.

[88] Suzan­ne de Brunhoff: Esta­do y capi­tal, Edit. Villa­lar, 1978, p. 159.

[89] M. Coque Durán: Los des­cla­sa­dos, 28 de agos­to de 2010 (www​.rebe​lion​.org).

[90] 7 de sep­tiem­bre de 2011 (www​.cin​co​dias​.com).

[91] M. Sacris­tán: «El tra­ba­jo cien­tí­fi­co en Marx y su noción de cien­cia», Sobre Marx y mar­xis­mo, Ica­ria, 1983, tomo I, pp. 317 – 367.

[92] Marx: «Car­ta a Kugel­mann» del 27 de junio de 1870, Marx/​Engel Car­tas sobre El Capi­tal, Laia, 1974, p. 203.

[93] J. Muñoz: «Filo­so­fía de la pra­xis y teo­ría gene­ral del méto­do», Lec­tu­ras de filo­so­fía con­tem­po­rá­nea, Cua­der­nos Mate­ria­les, 1978, pp. 194 – 195.

[94] J. Oso­rio: «Crí­ti­ca de la cien­cia vul­gar: Sobre epis­te­mo­lo­gía y méto­do en Marx», Herra­mien­ta, N. º 26, julio de 2004, p. 100.

[95] Marx lo defi­ne como «tra­ba­ja­dor colec­ti­vo» en el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, o como «la gran masa pro­duc­ti­va de la pobla­ción» refi­rién­do­se a los escla­vos y escla­vas en la Roma impe­rial, tal como sos­tie­ne en El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luis Bona­par­te.

[96] J. Zele­ný: La estruc­tu­ra lógi­ca de El Capi­tal de Marx, Gri­jal­bo, 1974, pp. 21 – 185.

[97] P. Vilar: Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis mar­xis­ta, Crí­ti­ca, 1989, pp. 128 – 129.

[98] K. Marx: Car­ta a Joseph Wey­de­me­yer de 5 de mar­zo de 1852, Obras Esco­gi­das, Pro­gre­so 1978, vol. I, p. 542.

[99] K. Marx: His­to­ria crí­ti­ca de la teo­ría de la plus­va­lía, Ven­ce­re­mos, 1965, vol. II, p. 264.

[100] Neka­ne Jura­do en La situa­ción de la mujer ante la con­cien­cia de cla­se, IPES, 2012, p. 4, habla del mar­xis­mo como «teo­ría tan com­ple­ta», lo que es inco­rrec­to por­que, como inten­ta­mos expli­car, la mis­ma natu­ra­le­za dia­léc­ti­ca del mar­xis­mo se lo impi­de, más aún, se lo exi­ge. De hecho, si algu­na vez el mar­xis­mo pudie­ra lle­gar a ser «com­ple­to» eso sería en el momen­to mis­mo de su extin­ción his­tó­ri­ca como teo­ría váli­da siem­pre en avan­ces por la sim­ple razón de que la huma­ni­dad habrá lle­ga­do ya al comu­nis­mo. Enton­ces, el mar­xis­mo se habrá «com­ple­ta­do» y se extin­gui­rá dan­do paso a otra for­ma de pen­sa­mien­to, de cien­cia, de arte, de cul­tu­ra, de rela­cio­nes huma­nas, etc., inima­gi­na­bles des­de nues­tra alie­na­da men­te actual.

[101] E. P. Thom­pson: La for­ma­ción his­tó­ri­ca de la cla­se obre­ra, LAIA, Bar­ce­lo­na 1977, tomo I, p. 9.

[102] D. Laca­lle: La estruc­tu­ra de cla­ses en el capi­ta­lis­mo, FIM, 199, p. 125.

[103] Trotsky: Bol­che­vis­mo y esta­li­nis­mo, El Yun­que Edi­to­ra, 1973, p. 61.

[104] W. Bone­feld: «Cla­se y cons­ti­tu­ción», Lucha de cla­ses, Anta­go­nis­mo social y mar­xis­mo crí­ti­co, Herra­mien­ta, Argen­ti­na, 2004, p. 61.

[105] E. V. Ilyen­kov: Dia­léc­ti­ca de lo abs­trac­to y de lo con­cre­to en El Capi­tal de Marx, ER Edi­tor, 2007, p. 369.

[106] K. Marx, El Capi­tal, FCE, 1973, p. XXIV.

[107] R. Gallis­sot: «Con­tra el feti­chis­mo», El con­cep­to de «for­ma­ción eco­nó­mi­co-social», PyP, nº 39, 1976, p. 176.

[108] R. Gallis­sot: «Con­tra el feti­chis­mo», ops. cit., p. 177.

[109] Ale­xan­dra Guét­ma­no­va: Lógi­ca, Edit. Pro­gre­so, 1989. p. 61.

[110] M. Her­nan­do Cal­vi­ño: «Acla­ran­do la lógi­ca borro­sa», Revis­ta Cuba­na de Físi­ca, Vol. 20, nº 2, 2003.

[111] M. M. Rosen­tal: Prin­ci­pios de Lógi­ca Dia­léc­ti­ca, Edic. Pue­blos Uni­dos, Mon­te­vi­deo, 1965, p. 335.

[112] C. Katz, Cla­ses, esta­dos e ideo­lo­gías impe­ria­les, 28 de agos­to de 2011 (www​.lahai​ne​.org).

[113] Lenin: Una gran ini­cia­ti­va, Obras Com­ple­tas, Pro­gre­so, 1986, tomo 39, pp. 21 – 22.

[114] Para una crí­ti­ca del uso de «mul­ti­tud» por Negri, que no por Marx y Lenin, léa­se I. Gil de San Vicen­te: ¿Mar­xis­mo del siglo XXI?, Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ecua­dor, 2007, p. 175 y ss.

[115] R. Gandy: Intro­duc­ción a la socio­lo­gía his­tó­ri­ca mar­xis­ta, ERA, 1978, p. 177.

[116] D. Ben­said, Teo­re­mas de la resis­ten­cia a los tiem­pos que corren, 13 de noviem­bre de 2004 ([email protected]​vientosur.​info).

[117] P. Vilar: Ini­cia­ción al voca­bu­la­rio del aná­li­sis his­tó­ri­co, Crí­ti­ca, 1980, p. 129.

[118] Lenin: Una gran ini­cia­ti­va, OPS. cit., tomo 39, p. 16.

[119] Grams­ci, «Demo­cra­cia Obre­ra», Anto­lo­gía, Siglo XXI, 1980, pp. 58 – 62. Bas­ta este tex­to para des­cu­brir la pro­fun­da iden­ti­dad en lo esen­cial entre Lenin y Grams­ci, y el sofis­ti­ca­do nivel teó­ri­co del ita­liano para ana­li­zar la com­ple­ji­dad de la cla­se obre­ra, la rique­za de sus frac­cio­nes y sec­to­res, las rela­cio­nes con otras capas explo­ta­das, con el cam­pe­si­na­do, etc., y la inter­re­la­ción que debe esta­ble­cer­se entre los comi­tés de empre­sa y los comi­tés de barrio, para avan­zar en lo que más tar­de deno­mi­na­ría «blo­que his­tó­ri­co» que debía estar diri­gi­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Véa­se tam­bién, Con­se­jos de fábri­ca y Esta­do de la cla­se obre­ra, Col. R, 1973.

[120] Lenin: Una gran ini­cia­ti­va, OPS. cit., tomo 39, p. 18.

[121] R. Bar­tra: Bre­ve dic­cio­na­rio de socio­lo­gía mar­xis­ta, Gri­jal­bo, 1973, pp. 44 – 45.

[122] Mario Tron­ti: Obre­ros y capi­tal, Akal, Madrid 2001, pp. 10 – 11.

[123] AA.VV.: La estruc­tu­ra de la cla­se obre­ra en los paí­ses capi­ta­lis­tas, Paz y Socia­lis­mo, Pra­ga 1963, p. 5.

[124] AA.VV.: La estruc­tu­ra de la cla­se obre­ra en los paí­ses capi­ta­lis­tas, ops. cit., p. 278.

[125] M. Bou­vier Ajam y Gil­bert Mury: Las cla­ses socia­les y el mar­xis­mo, Pla­ti­na, Bue­nos Aires 1965, p. 51.

[126] P. Gue­da: «A pro­pó­si­tos de las lla­ma­das “capas medias”», Crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, Fon­ta­ma­ra, 1977, p. 178.

[127] E. Bali­bar: Sobre la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, Siglo XXI, 1977, pp. 65 – 66.

[128] J.F. Teza­nos: Las infra­cla­ses en la estruc­tu­ra social, Sis­te­ma, 1996, nº 131, p. 13.

[129] M. Hus­son: «Tra­ba­jar más para ganar menos», Le Mon­de Diplo­ma­ti­que, nº 138, abril 2007.

[130] Alès­si Dell’Umbria: ¿Chus­ma? A pro­pó­si­to de la quie­bra del víncu­lo social, el final de la inte­gra­ción y la revuel­ta del oto­ño de 2005 en Fran­cia, Pepi­tas de cala­ba­za, 2006, p. 135.

[131] R. Cas­tel: La meta­mor­fo­sis de la cues­tión social, Pai­dós, 1997, p. 466.

[132] R. Antu­nes: «La meta­mor­fo­sis y la cen­tra­li­dad del tra­ba­jo, hoy», El Futu­ro del Tra­ba­jo, Edit. Com­plu­ten­se, 1999, p. 43.

[133] P. Cam­mack: «Ata­que a los pobres», New Left Review, 2002, nº 13, p. 104.

[134] Manuel Frey­tas: Ham­bre: El dile­ma del capi­ta­lis­mo con la «pobla­ción sobran­te»: mer­can­cía sin ren­ta­bi­li­dad, 26 de sep­tiem­bre de 2009, (www​.apo​rrea​.org).

[135] R. Bra­cho: La nue­va cla­se social, los exclui­dos, 7 de enero de 2012 (www​.kao​sen​la​red​.net).

[136] M. Colus­si: «Pobre­ta­ria­do» ¿nue­vo suje­to revo­lu­cio­na­rio?, 27 de sep­tiem­bre de 2009 (www​.rebe​lion​.org).

[137] A. Pique­ras: Nue­vo pro­le­ta­ria­do. ¿Nue­vas luchas?, 17 de enero de 2011 (www​.socia​lis​mo21​.net).

[138] K. Marx: Car­ta a Annen­kov de 1846, Obras Esco­gi­das, Edit. Pro­gre­so Mos­cú, 1978, tomo I, p. 541.

[139] K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, ops. cit., tomo I, pp. 129 – 140.

[140] K. Marx y F. Engels: Nue­va Gace­ta Rena­na, Crí­ti­ca, OME 9, 1978, pp. 337 – 355.

[141] K. Marx y F. Engels: Nue­va Gace­ta Rena­na, Crí­ti­ca, ops. cit., p.356.

[142] K. Marx y F. Engels: Nue­va Gace­ta Rena­na, Crí­ti­ca, ops. cit., pp. 350 – 360.

[143] K. Marx y F. Engels: Nue­va Gace­ta Rena­na, Crí­ti­ca, ops. cit., p. 342.

[144] K. Marx y F. Engels: Men­sa­je del Comi­té Cen­tral a la Liga de los Comu­nis­tas, ops. cit., tomo I, p. 182.

[145] K. Marx y F. Engels: Men­sa­je del Comi­té Cen­tral a la Liga de los Comu­nis­tas, ops. cit., p. 184.

[146] K. Marx y F. Engels: Men­sa­je del Comi­té Cen­tral a la Liga de los Comu­nis­tas, ops. cit., p. 184.

[147] K. Marx y F. Engels: Men­sa­je del Comi­té Cen­tral a la Liga de los Comu­nis­tas, ops. cit., p. 186.

[148] K. Marx: La lucha de cla­ses en Fran­cia de 1848 a 1850, ops. cit., tomo I, pp. 218 – 219.

[149] K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, ops. cit., tomo I, p. 127.

[150] K. Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, Obras Esco­gi­das, Edit. Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo II, p. 238.

[151] K. Marx: La gue­rra civil en Fran­cia, ops. cit., tomo II, p. 240.

[152] F. Engels: Revo­lu­ción y con­tra­rre­vo­lu­ción en Ale­ma­nia, ops. cit., tomo I, p. 311.

[153] Engels: refa­cio a La gue­rra cam­pe­si­na en Ale­ma­nia, Obras Esco­gi­das, ops. cit., tomo II, pp. 174 – 175.

[154] F. Engels, La situa­ción de la cla­se obre en Ingla­te­rra, Crí­ti­ca, OME 6, 1978, p. 272.

[155] K. Marx: His­to­ria crí­ti­ca de la teo­ría de la plus­va­lía, Ven­ce­re­mos, La Haba­na 1964, vol. II, p. 85.

[156] K. Marx: His­to­ria crí­ti­ca de la teo­ría de la plus­va­lía, ops. cit., p. 260.

[157] K.Marx: His­to­ria crí­ti­ca de la teo­ría de la plus­va­lía, ops. cit., p. 271.

[158] K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, vol. III, p. 562.

[159] Göran Ther­born: «La zona de penum­bra del capi­tal», New Left Review, nº 22, Madrid 2000, p. 157.

[160] K. Marx: His­to­ria crí­ti­ca de la teo­ría de la plus­va­lía, ops. cit., p. 272.

[161] K. Marx: «La encues­ta Obre­ra», El pro­ce­so de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, Edit. Tri­llas, Méxi­co 1985, pp. 136 – 141.

[162] R. Cas­tel: La meta­mor­fo­sis de la cues­tión social, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 1997, p. 466.

[163] R. Huer­tas: Neo­li­be­ra­lis­mo y polí­ti­cas de la salud, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 1998, p. 40 y ss.

[164] M. Nico­laus: El Marx des­co­no­ci­do. Pro­le­ta­ria­do y cla­se media en Marx, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1972, pp. 98 – 99.

[165] B. Coriat: Cien­cia, téc­ni­ca y capi­tal, Edic. Blu­me, Madrid 1976, pp. 56 – 60.

[166] D. Laca­lle: «Los lími­tes de la cla­se obre­ra», Nue­vas tec­no­lo­gías y cla­se obre­ra, FIM, 1989, pp. 219 – 222.

[167] H. Cor­tés: La impor­tan­te Cla­se Media y su estruc­tu­ra men­tal egoís­ta, 25 de enero de 2012 (www​.apo​rrea​.org).

[168] F. Engels: Revo­lu­ción y con­tra­rre­vo­lu­ción en Ale­ma­nia, Obras Esco­gi­das, Pro­gre­so, tomo I, p. 311.

[169] F. Engels: Pre­fa­cio a La gue­rra cam­pe­si­na en Ale­ma­nia, Obras Esco­gi­das, tomo II, pp. 174 – 175.

[170] F. Engels: La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, Crí­ti­ca, 1978, p.340.

[171] F. Engels: «Car­ta a Tura­ti del 26 de enero de 1894», Corres­pon­den­cia, 1973 pp. 414 – 415.

[172] F. Engels: «Car­ta a Tura­ti…», ops. cit., p. 416.

[173] F. Engels: «Car­ta a Tura­ti…», ops. cit., p. 417.

[174] Trotsky: 1905 Resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, Rue­do Ibé­ri­co, 1971, tomo 1, p. 52

[175] Trotsky: 1905 Resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, ops. cit., p. 104.

[176] Trotsky: 1905 Resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, ops. cit., p. 107.

[177] Trotsky: 1905 Resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, ops. cit., p. 109.

[178] Trotsky: 1905 Resul­ta­dos y pers­pec­ti­vas, ops. cit., p.1 89.

[179] Rosa Luxem­burg: Huel­ga de masas, par­ti­do y sin­di­ca­tos, Gri­jal­bo, 1975, p. 40.

[180] Rosa Luxem­burg: Huel­ga de masas, par­ti­do y sin­di­ca­tos, ops. cit., p. 96 – 99.

[181] Rosa Luxem­burg: Huel­ga de masas, par­ti­do y sin­di­ca­tos, ops. cit., p. 117.

[182] Rosa Luxem­burg, «Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga», Deba­te sobre la huel­ga de masas, PyP, nº 62, Car­ta­go, 1975, p. 110.

[183] K. Kautsky: La revo­lu­ción social. El camino del poder, PyP, 1978, nº 68, p. 316.

[184] AA.VV.: Los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la inter­na­cio­nal comu­nis­ta, PyP, nº 47, 1973, pp. 55 – 56.

[185] AA.VV.: Los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la inter­na­cio­nal comu­nis­ta, ops. cit., p. 183.

[186] Mao: Aná­li­sis de las cla­ses en la socie­dad chi­na, Obras Esco­gi­das, Fun­da­men­tos, 1974, tomo I, p. 14

[187] Mao: Sobre el gobierno de coa­li­ción, ops. cit., tomo III, p. 224.

[188] Mao: Sobre el gobierno de coa­li­ción, ops. cit., tomo III, p. 267.

[189] Mao: Sobre el pro­ble­ma de la bur­gue­sía nacio­nal y de los shenshi sen­sa­tos, ops. cit., tomo IV p. 213.

[190] Mao: Infor­me ante la II Sesión Ple­na­ria del Comi­té Cen­tral ele­gi­do en el VII Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, ops. cit., tomo IV, p. 381.

[191] R. Zibe­chi: «Vigen­cia de la lucha de cla­ses», La toma del poder, el suje­to y la lucha de cla­ses, 16 de febre­ro de 2005 (www​.rebe​lion​.org).

[192] I. Gil de San Vicen­te, Poder adul­to y eman­ci­pa­ción juve­nil, 24 de febre­ro de 2010 (www​.matxin​gu​nea​.org).

[193] V. Scatamburlo‑D´Annibale y P. McLa­ren: «¿Adiós a la cla­se? El mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y la polí­ti­ca de la “dife­ren­cia”», Herra­mien­ta, nº 20, invierno 2002, pp. 131 – 146.

[194] E. Sar­te­lli: «La rebe­lión mun­dial de la pobla­ción sobran­te», Razón y Revo­lu­ción, nº 19, segun­do semes­tre 2009.

[195] P. Line­baugh: Negros, mula­tos, asiá­ti­cos y blan­cos, ¡la mis­ma lucha!, 21 de octu­bre de 2011 (www​.rebe​lion​.org).

[196] I. Més­zá­ros: El desa­fío y la car­ga del tiem­po his­tó­ri­co, V. H., 2009, p. 159.

[197] 22 de febre­ro de 2012 (www​.gara​.net).

[198] J. Oso­rio, «La exclu­sión des­de la lógi­ca del capi­tal», Exclu­sio­nes. Refle­xio­nes crí­ti­cas sobre subal­ter­ni­dad, hege­mo­nía y bio­po­lí­ti­ca, Anth­ro­pos, 2011, pp. 67 – 86.

[199] T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, 2011, pp. 170 – 171.

[200] F. Engels: La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, Crí­ti­ca, OME 6, 1978, pp. 280 – 281. Cabe decir que en estas y en casi todo este exce­len­te libro, ale­tea con fuer­za eso que aho­ra se deno­mi­na «bio­po­lí­ti­ca» y «bio­po­der», pero sin uti­li­zar estos cali­fi­ca­ti­vos, obvia­men­te.

[201] El ham­bre aumen­ta en la mayo­ría de las ciu­da­des de Esta­dos Uni­dos, 16 de diciem­bre de 2011 (www​.kao​sen​la​red​.net).

[202] Con­cep­ción Cruz Rojo: Con­su­mo ali­men­ta­rio: cau­sas y con­se­cuen­cias para la salud, Edit. El Bole­tín, 2012, pp. 33 – 55.

[203] J. Oso­rio: La exclu­sión des­de la lógi­ca del capi­tal, Exclu­sio­nes, Anth­ro­pos, 2011, p. 73.

[204] J. Oso­rio: La exclu­sión des­de la lógi­ca del capi­tal, ops. cit., pp. 75 – 85.

[205] C. Alain: El impas­se ciu­da­da­nis­ta. Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca del ciu­da­da­nis­mo, Mari­po­sa del Caos, Edi­ci­nes 2006,

[206] F. Pia­nis­ki: Los ciu­da­da­nos, 7 de diciem­bre de 2011 (www​.lahai​ne​.org).

[207] 18 de sep­tiem­bre de 2011 (www​.rebe​lion​.org).

[208] G. Truc­chi: Entre­vis­ta con Gena­ro Cas­ti­llo, 29 de sep­tiem­bre de 2010 (www.rel-uita,org/sindicatos.com).

[209] K. Marx: El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te, Obras Esco­gi­das, 1979, vol. I, p. 453.

[210] K. Marx: El die­cio­cho Bru­ma­rio de Luís Bona­par­te, ops. cit., p. 459.

[211] G. Bof­fa: La revo­lu­ción rusa, Era, 1976, vol. 2, p. 28.

[212] Lenin: El sig­ni­fi­ca­do del mate­ria­lis­mo mili­tan­te, Obras Com­ple­tas. 1984, tomo 45, pp. 33.

[213] E. Tous­saint: Una sali­da a favor de los pue­blos, 10 de octu­bre de 2011 (www​.cadtm​.org).

[214] S. Leva­lle y L. Levin en Entre­vis­ta a Rafael Ale­gría, 30 de diciem­bre de 2010 (www​.kao​sen​la​red​.net).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *