Inde­pen­den­cia y salud social- Fer­mín Con­ge­ta

«Inde­pen­den­cia y salud social, o socia­lis­mo, son las dos caras de la mis­ma mone­da, la de la liber­tad de la huma­ni­dad, de los indi­vi­duos, de las nacio­nes y con­ti­nen­tes» ‑Kar­buts 1979-.

Se cele­bra­ba el año pasa­do un sukal­ki en uno de tan­tos pue­blos de Biz­kaia. Ano­che­cía, y tras la entre­ga de pre­mios se pre­pa­ra­ba la cena a la que había sido invi­ta­do. El anfi­trión, anti­guo pre­bos­te nacio­na­lis­ta, me había asig­na­do un lugar cen­tral de la mesa, fren­te a él. Cap­té de inme­dia­to que la dis­cu­sión esta­ba ser­vi­da.

Él defen­día la nece­si­dad impe­rio­sa de obte­ner para Eus­kal Herria la inde­pen­den­cia y el poder polí­ti­co, para lue­go, des­de allí, implan­tar una socie­dad jus­ta e igua­li­ta­ria.

Por mi par­te, insis­tía en que hoy, des­de la opo­si­ción, si no somos capa­ces de esta­ble­cer una socie­dad más demo­crá­ti­ca y jus­ta, fren­te al poder de la dere­cha, difí­cil­men­te lo hare­mos des­pués des­de el poder.

Todo con­clu­yó en pun­to muer­to, como cuan­do se dis­cu­te sobre qué debió exis­tir antes, si la galli­na o el hue­vo.

La noche fue un tan­to des­aso­se­ga­da. Aun­que ami­gos, pen­sá­ba­mos de mane­ra dis­par, y era natu­ral. Por­que éra­mos dis­tin­tos y veía­mos la reali­dad de mane­ra dife­ren­te. Él vivía una situa­ción aco­mo­da­da, y yo tra­ba­ja­ba en una empre­sa de tra­ba­jo tem­po­ral. Y es que nues­tro pen­sa­mien­to se adap­ta per­fec­ta­men­te a nues­tra mane­ra de vivir.

Al día siguien­te me repro­ché inte­rior­men­te, y con cier­ta rabia, no haber defen­di­do que es pre­ci­sa­men­te el pro­ce­so que se desa­rro­lle para con­se­guir una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta lo que no solo con­di­cio­na, sino que deter­mi­na­rá el resul­ta­do final. La cali­dad del fru­to depen­de siem­pre de su pro­ce­so de desa­rro­llo.

Seguí pen­san­do en las elec­cio­nes y recor­dé las de 1919. Aque­llas en las que Don Inda­le­cio Prie­to, ido­la­tra­do por los socia­lis­tas tan­to vas­cos como espa­ño­les, mani­fes­tó: «En el dis­tri­to de Bal­ma­se­da, libre­men­te, espon­tá­nea­men­te, aque­llas agru­pa­cio­nes repu­bli­ca­nas y socia­lis­tas han acor­da­do apo­yar a un can­di­da­to monár­qui­co libe­ral, al señor Bal­par­da, y yo ten­go que decir aquí, públi­ca­men­te que me pare­ce per­fec­ta­men­te ese acuer­do».

La úni­ca pre­ten­sión de Prie­to era que nadie le moles­ta­ra en Bil­bao. Y así el pro­ce­so elec­to­ral deter­mi­nó el resul­ta­do final, el triun­fo de las dere­chas, mez­cla­do con un socia­lis­mo naci­do cadu­co y tra­mon­tano, obse­sio­na­do úni­ca­men­te por la toma del poder.

A tra­vés del tiem­po, el hecho de que el voto de la mayo­ría esta­blez­ca la legi­ti­mi­dad de un poder ha sido uni­ver­sal­men­te admi­ti­do como un pro­ce­di­mien­to iden­ti­fi­ca­ti­vo de la esen­cia mis­ma del hecho demo­crá­ti­co. ¡Tre­men­do error en el que han caí­do inclu­so gran­des lucha­do­res de la Liber­tad! En la obra «Con­tra­de­mo­cra­cia», P. Ros­san­va­llón par­te de una cons­ta­ta­ción cen­tral que es: la nece­si­dad de la amplia­ción de la vida demo­crá­ti­ca a otros regis­tros dife­ren­tes y nece­sa­ria­men­te com­ple­men­ta­rios a las elec­cio­nes.

Sen­ci­lla­men­te por­que la elec­ción de cual­quier par­ti­do polí­ti­co no garan­ti­za, en sí mis­mo, que el poder ejer­za su acción al ser­vi­cio del inte­rés gene­ral.

Inde­pen­di­zar­se de un poder polí­ti­co opre­sor, ya sea nati­vo o colo­nial, no lo es todo. Lo que impor­ta es que los repre­sen­tan­tes, ele­gi­dos por los ciu­da­da­nos, ten­gan con­cien­cia de que todos sere­mos algua­ci­les de su acción. Por­que lo que es pal­pa­ble e indis­cu­ti­ble es que al menos un 80% de los elec­to­res ambi­cio­na­mos la salud social. Algo que no está nada cla­ro para los polí­ti­cos, y des­de lue­go muy lejos de sus intere­ses.

Pla­tón ‑siglo V a. de J. C.- defen­día que el Gobierno de la repú­bli­ca debía estar en manos de los sabios, de los filó­so­fos, según él. Tan con­ven­ci­do esta­ba de su pro­pio saber que en tres oca­sio­nes se pre­sen­tó en Sira­cu­sa para hacer triun­far su «gobierno de magis­tra­dos- filó­so­fos». Tras el fra­ca­so deci­dió dedi­car­se a la ense­ñan­za. ¡Cuán­tos pre­ten­di­dos polí­ti­cos, en Hegoal­de, tras la tran­si­ción, han imi­ta­do a Pla­tón en lo de pasar­se a la ense­ñan­za, frus­tra­dos de la polí­ti­ca! ¡Pre­ci­sa­men­te por eso, has­ta los, apa­ren­te­men­te, más inte­li­gen­tes y entre­ga­dos a la cau­sa del pue­blo, pre­ci­san sen­tir nues­tras mira­das inda­ga­to­rias en sus nucas! Por­que esta­mos dis­pues­tos a cola­bo­rar, pero no a tran­si­gir ni clau­di­car.

No se pue­de esta­ble­cer un lazo auto­má­ti­co entre la salud social y la rique­za eco­nó­mi­ca de un país. Hegoal­de dis­fru­ta­rá en su con­jun­to de una nota­ble salud eco­nó­mi­ca, pero su salud social es depri­men­te des­de el momen­to en que a día de hoy se pro­du­cen ocho desahu­cios dia­rios. A eso se le pue­de lla­mar gan­gre­na social, pro­mo­vi­da por quie­nes deten­tan el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Según el Índi­ce de salud social euro­peo (ISS), se deben dis­tin­guir las siguien­tes dimen­sio­nes a la hora de defi­nir el gra­do de salud social de un pue­blo: ingre­sos; tra­ba­jo y empleo; edu­ca­ción, salud y vivien­da; y jus­ti­cia.

En Hegoal­de, aña­di­mos expre­sa­men­te como exi­gen­cia de nues­tra salud social, la vuel­ta de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos a sus casas. No en vir­tud de una frau­du­len­ta amnis­tía fren­te a los deli­tos no veri­fi­ca­dos, sino por el dere­cho a su libe­ra­ción, por la injus­ti­cia y el abu­so abso­lu­to que han sufri­do de par­te del poder del rei­no, de polí­ti­cos, poli­cías y jue­ces.

Según el índi­ce de salud social euro­peo, ‑ISS 2009- es Luxem­bur­go quien se halla a la cabe­za de la salud social de los paí­ses euro­peos, segui­do de los paí­ses escan­di­na­vos y Aus­tria, con unos pun­tos que van de 76,6 a 63. Por­tu­gal y lue­go Espa­ña, se sitúan en la par­te infe­rior, últi­ma de la esca­la, con la salud social más degra­da­da, de 36,9 pun­tos.

Pare­ce cla­ro que sin autén­ti­ca salud social, es impo­si­ble la liber­tad, y por con­se­cuen­cia la inde­pen­den­cia.

Fren­te a la lucha por la inde­pen­den­cia polí­ti­ca en un deter­mi­na­do país, algu­nos pen­sa­do­res han man­te­ni­do que la soli­da­ri­dad en la lucha debe dar­se entre todos los pue­blos humi­lla­dos. Luchar por un nacio­na­lis­mo les pare­ce un acto de egoís­mo fren­te al inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Por mi par­te no veo con­tra­dic­ción algu­na. No obs­tan­te, me resis­to a con­si­de­rar que la soli­da­ri­dad no ten­ga que empe­zar por los más cer­ca­nos, como tram­po­lín hacia toda la huma­ni­dad.

Si no soy soli­da­rio, si no lucho simul­tá­nea­men­te por la salud social de mi fami­lia, de mi barrio y mi pue­blo, ¿cómo voy a apo­yar efi­caz­men­te a aque­llos pue­blos opri­mi­dos tan lejos de mi vida y de mis posi­bi­li­da­des?

Apo­yo la lucha de todos los pue­blos opri­mi­dos, sea por colo­nos o por nati­vos, aje­nos todos ellos a las nece­si­da­des del pue­blo. Pero me entre­go a los míos, sin imi­tar nin­gu­na for­ma de lucha, por­que cada país tie­ne su pro­pia pro­ble­má­ti­ca y su espe­cí­fi­ca for­ma de con­se­guir su salud social.

Los cami­nos los hace­mos los cami­nan­tes. ¡Pero es tan difí­cil luchar sin tra­ba­jo, sin vivien­da y sin jus­ti­cia! La cima de la salud social de Eus­kal Herria nos espe­ra. Y no es más que el prin­ci­pio de nues­tra liber­tad e inde­pen­den­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *