El entorno de los mons­truos- Hugo Ríus

Las rela­cio­nes entre el inva­sor Esta­dos Uni­dos y el gobierno afgano se encuen­tran en tal esta­do de extre­ma crí­ti­ca, que hay que apre­su­rar­se en encon­trar un chi­vo expia­to­rio, un pre­sun­to ata­can­te soli­ta­rio, pro­ba­ble­men­te “per­tur­ba­do men­tal”, para inten­tar aca­llar la acu­mu­la­da indig­na­ción de la pobla­ción.

Pero aún con­ce­dien­do que uno solo haya sido el per­pe­tra­dor de seme­jan­te masa­cre, lo que cono­ce­do­res in situ lo ponen en duda, ya que la ope­ra­ción tie­ne el mis­mo cor­te de otras eje­cu­ta­das por coman­dos en el pro­pio país asiá­ti­co y en Iraq, habría que pre­gun­tar­se: ¿por qué se dan esos mons­truos en terri­to­rios ocu­pa­dos?

Una ele­men­tal lógi­ca nos pue­de pro­por­cio­nar pis­tas cer­te­ras, y es la lógi­ca mis­ma de la ocu­pa­ción extran­je­ra, que cons­ti­tu­ye un acto de vio­len­cia pro­lon­ga­da, de des­pre­cio a los seres huma­nos y los valo­res de la nación humi­lla­da. Cual­quie­ra vale en los ejér­ci­tos y cen­tros de reclu­ta­mien­tos impe­ria­les para enviar­lo a piso­tear la dig­ni­dad aje­na, y si se tra­ta de sicó­pa­tas y des­al­ma­dos ase­si­nos poten­cia­les, mejor que mejor.

Pue­de que se lle­gue a juz­gar al sol­da­do esta­dou­ni­den­se en cues­tión, como Washing­ton ha pro­me­ti­do, aun­que nada ase­gu­ra que será en Afga­nis­tán como recla­man con toda juz­te­za sus auto­ri­da­des. Pero per­ma­ne­ce­rá el temor de que hechos pare­ci­das se repi­tan en el futu­ro, por­que los favo­re­ce el entorno más pro­pi­cio para los mons­truos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *