Hora de la leal­tad- Anto­nio Alva­rez-Solís

El día 29 sona­rá la hora de la leal­tad. No hay en mí moti­vo alguno de adhe­sión a los dos gran­des sin­di­ca­tos esta­ta­les, pro­ta­go­nis­tas de una lar­ga y tris­te debi­li­dad fren­te al roco­so e incle­men­te mun­do del dine­ro, pero sí pare­ce cla­ro que, con­vo­que la huel­ga quien la con­vo­que, el man­te­ni­mien­to del paro en toda su inten­si­dad deter­mi­na­rá el futu­ro de los tra­ba­ja­do­res duran­te muchos años. Si el día 29 la calle no es ocu­pa­da por los tra­ba­ja­do­res, en paro o con tra­ba­jo, el por­ve­nir de la ciu­da­da­nía popu­lar espa­ño­la se con­ver­ti­rá en un camino dolo­ro­so y lar­go del que cos­ta­rá san­gre y mucho tiem­po regre­sar.

Los tra­ba­ja­do­res que están en paro no pue­den per­der esa bata­lla por­que en ella les va la exis­ten­cia. Y los que tra­ba­jan han de evi­tar el peli­gro­so ser­vi­lis­mo de la cola­bo­ra­ción con quie­nes harán de ellos unas tris­tes pie­zas de recam­bio cada vez más degra­da­das. Unos han de hacer paten­te su dere­cho a la vida y los otros han de pro­te­ger un por­ve­nir que se les disol­ve­rá entre las manos en tiem­po muy bre­ve, ya que la des­truc­ción del huma­nis­mo social es obje­ti­vo deci­di­do. Estar tra­ba­jan­do o estar en paro es ya una con­di­ción mera­men­te cir­cuns­tan­cial en un mun­do don­de solo cuen­tan los mani­pu­la­do­res de la rique­za.

El sub­cons­cien­te del Sr. Rajoy le ha trai­cio­na­do en este sen­ti­do, al afir­mar que las áspe­ras medi­das de recor­te sala­rial y de des­pi­do «no cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma de ideo­lo­gía sino de hacer lo que es nece­sa­rio». ¿Es nece­sa­rio para qué?

Resul­ta inte­lec­tual y moral­men­te escan­da­lo­so que lo «nece­sa­rio» cons­ti­tu­ya el dog­ma del empre­sa­ria­do. Cier­ta­men­te, ¿no hay otra for­ma posi­ble de orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca que con la prác­ti­ca de la jus­ti­cia evi­te la des­truc­ción de la vida? Usted, Sr. Rajoy, sabe que exis­te «esa» otra for­ma dife­ren­te a la neo­li­be­ral, que es para usted «lo nece­sa­rio» ‑cíni­ca­men­te lo «no» ideológico‑, pero esa otra for­ma de resol­ver la cri­sis no se corres­pon­de con la volun­tad ideo­ló­gi­ca de la cla­se domi­nan­te. Por­que lo mani­fies­to es que esto que nos suce­de no es más que el fru­to ideo­ló­gi­co de una mino­ría ancla­da ya en el puro fas­cis­mo.

La orga­ni­za­ción de la vida es impo­si­ble sin diri­gir­la des­de una ideo­lo­gía. La vida no es una ecua­ción neu­tra que se cer­ti­fi­que a sí mis­ma. Por tan­to, si a los tra­ba­ja­do­res se les arre­ba­ta su pen­sa­mien­to social con estos jue­gos de manos de lo inevi­ta­ble y efi­caz siem­pre en poder del adver­sa­rio ¿qué que­da­rá de ellos sino unos jiro­nes de huma­ni­dad muer­ta?

En pocas pala­bras, si los tra­ba­ja­do­res que tra­ba­jan acep­tan el sofis­ma de que no irán a la huel­ga por­que han de defen­der de la úni­ca mane­ra posi­ble su tra­ba­jo, que es la mane­ra capi­ta­lis­ta, fren­te a los que sal­gan a la calle ‑se habla con abso­lu­to des­ca­ro del dere­cho al tra­ba­jo de los que ya lo tie­nen, como si el tra­ba­jo no cons­ti­tu­ye­ra un bien común que no admi­te ser tro­cea­do- pron­to pade­ce­re­mos de modo uni­ver­sal la indig­ni­dad gene­ral de empleos ines­ta­bles, tra­ba­jo con remu­ne­ra­cio­nes ver­gon­zo­sas, tra­tos des­pre­cia­bles y domi­na­ción des­truc­ti­va de toda dig­ni­dad. Por­que eso es lo que se pre­ten­de.

En suma, un obre­ro de nue­vo subur­bial y empo­bre­ci­do. Los bene­fi­cios ya no se cal­cu­lan sobre la pro­duc­ción mate­rial de las empre­sas y su posi­ble comer­cio, cada vez más pro­ble­má­ti­cos en un mun­do rígi­da­men­te inter­ve­ni­do por cla­nes exclu­yen­tes y con­cen­tra­cio­nes de poder, sino en bue­na par­te sobre el estran­gu­la­mien­to del sala­rio y, lo que vie­ne a ser lo mis­mo, el aumen­to del tiem­po de labor por idén­ti­ca paga.

Se tra­ta en defi­ni­ti­va de recu­pe­rar esen­cial­men­te las posi­cio­nes más duras que las capas diri­gen­tes per­die­ron des­de que los tra­ba­ja­do­res ini­cia­ron su reden­ción social en mayo de 1886, en Chica­go. Ya que tan­to se habla de los dere­chos de las víc­ti­mas en otros aspec­tos ¿no son de defen­der los dere­chos que nos lega­ron como heren­cia y envuel­tos en la ofren­da de sus vidas los már­ti­res de aque­lla repre­sión? Peri­ko Sola­ba­rria, que es maes­tro en estos y otros bási­cos sabe­res, dice sin retó­ri­ca que «o nos move­mos o nos que­da­mos sin aque­llas con­quis­tas que cos­ta­ron san­gre, sudor y lágri­mas». San­gre real, sudor efec­ti­vo, lágri­mas que for­ma­rían ríos. A todo eso ¿hemos de res­pon­der con una des­leal­tad, ade­más sui­ci­da, a los posi­bles huel­guis­tas? ¿A tan­to ha de lle­gar la sumi­sión de los asi­dos a un empleo sin hori­zon­te?

Me nie­go a admi­tir que el ser humano haya que­da­do sin alma. Escri­be Daniel Ben­saïd que «la nue­va socie­dad que nece­si­ta­mos debe inven­tar­se sin manual de ins­truc­cio­nes, en la expe­rien­cia prác­ti­ca de millo­nes de hom­bres y de muje­res. Un pro­gra­ma de par­ti­do no ofre­ce a este pro­pó­si­to, decía Rosa Luxem­bur­go, más que gran­des car­te­les indi­can­do la direc­ción». Pues bien, una huel­ga gene­ral cons­ti­tu­ye el cora­zón de esa expe­rien­cia. Es una huel­ga en cuyo inte­rior hay que bus­car dos cosas: la recu­pe­ra­ción de la fuer­za ideo­ló­gi­ca por par­te de las masas ‑sus valo­res colec­ti­vis­tas, por­que la socie­dad es un cons­cien­te y ani­ma­do fenó­meno colec­ti­vo o es, sim­ple­men­te, un cam­po de con­cen­tra­ción- y el enfren­ta­mien­to abier­to con­tra aque­llos que han per­ver­ti­do las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas has­ta con­ver­tir­las en una pro­pie­dad per­ver­sa. Como ciu­da­dano y como tra­ba­ja­dor u obre­ro, que son sus­tan­cias geme­las ‑hay que pasar, según Negri, del obre­ro-masa, fuer­za ele­men­tal, al obre­ro-social, fuer­za crítica‑, me nutri­ría de espe­ran­za que «emer­gie­ra una con­cep­ción nue­va del con­tra­po­der direc­to… (para supe­rar) la for­ma de repre­sión que es el Esta­do de los par­ti­dos».

¿Es todo esto pura e inope­ran­te teo­ría? El asun­to de lo que se esti­ma reti­cen­te­men­te como «teo­ría» o retó­ri­ca cuan­do es opues­ta al capi­ta­lis­mo hay que poner­lo en con­tras­te con la res­pe­ta­da y abun­dan­te teo­ría de las capas diri­gen­tes. Esas capas están reple­tas de teo­ría, de la que hablan con serie­dad y devo­ción, ya que la maqui­llan de cien­cia con sen­ti­do úni­co has­ta con­ver­tir­la, como dice el Sr. Rajoy, en «lo nece­sa­rio». Se tra­ta, dicen, de una teo­ría con­fir­ma­da por la expe­rien­cia que, ade­más, es decla­ra­da irre­ba­ti­ble, pero callan que esa expe­rien­cia es una expe­rien­cia dis­tor­sio­na­da. Es más, ocul­tan que los inten­tos de for­mas dis­tin­tas de eco­no­mía han sido aho­ga­das por su gran apa­ra­to finan­cie­ro e ins­ti­tu­cio­nal, cuan­do no por la vio­len­cia béli­ca para la que cuen­tan con medios sobra­dos.

En esta bata­lla que aho­ra se libra con una par­ti­ci­pa­ción cre­cien­te de las cla­ses popu­la­res hay que estar muy aten­tos al len­gua­je. Por ejem­plo, no se debe caer en la tram­pa que supo­nen fra­ses como «hay que pro­te­ger la liber­tad de tra­ba­jo», con lo que ampa­ran la dure­za de la repre­sión poli­cial, o esta otra fra­se: «los pique­tes serán impe­di­dos» en nom­bre de esa mis­ma liber­tad, cuan­do lo que no es líci­to es yugu­lar la liber­tad de pro­pa­gan­da direc­ta ya que, ade­más, es abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria en un mar­co social en que todos los medios de comu­ni­ca­ción per­te­ne­cen al poder o a sus alia­dos.

Me ape­na que muchos tra­ba­ja­do­res hayan acep­ta­do el len­gua­je des­truc­tor de las ins­ti­tu­cio­nes y de sus ocu­pan­tes qui­zá por creer que el poder esta­ble­ci­do es más ilus­tra­do y sen­sa­to que el poder de la calle. A estos extre­mos de subor­di­na­ción y cobar­día han lle­ga­do no pocos ciu­da­da­nos que creen en la vali­dez de con­cep­tos abso­lu­ta­men­te hue­cos sobre­ve­ni­dos des­de la cum­bre.

Uno de estos con­cep­tos que mane­jan el gobierno y las orga­ni­za­cio­nes empre­sa­ria­les se refie­re a una segu­ra pér­di­da de ima­gen de Espa­ña moti­va­da por la huel­ga, lo que pro­vo­ca­ría, dicen, una dis­mi­nu­ción del inte­rés finan­cie­ro inter­na­cio­nal por la deu­da espa­ño­la.

Como es evi­den­te los gran­des com­pra­do­res de deu­da, que son los que domi­nan el esce­na­rio, tejen sus ope­ra­cio­nes con un tipo de hilo muy resis­ten­te a las impre­sio­nes epi­dér­mi­cas. Lo que pue­de suce­der es que los diri­gen­tes espa­ño­les que­den flo­tan­do en la nada al demos­trar­se que son nada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *