El veneno ideo­ló­gi­co de la «izquier­da» euro­cén­tri­ca- Luis apon­te

No con­ten­ta con la posi­ción asu­mi­da en Libia, arre­me­te con sus argu­men­ta­cio­nes pue­ri­les en con­tra del pue­blo sirio y su gobierno, los cua­les resis­ten a la cri­mi­nal gue­rra no decla­ra­da lle­va­da a cabo por una de las alian­zas más retró­gra­das de la his­to­ria de la huma­ni­dad: el impe­ria­lis­mo-colo­nia­lis­mo yan­qui-euro­peo; las petro­mo­nar­quías ára­bes; las remi­nis­cen­cias tur­co-oto­ma­nas; y el anar­co-yiha­dis­mo de Al-Qae­da.

En dis­tin­tas oca­sio­nes hemos levan­ta­do nues­tra voz con­tra las posi­cio­nes de estos inte­lec­tua­les supues­ta­men­te de “izquier­da” que bajo la pre­mi­sa del res­pe­to a los dere­chos huma­nos y a la demo­cra­cia, en los hechos se han ali­nea­do con los per­pe­tra­do­res de las masa­cres y de las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos de millo­nes de hom­bres y muje­res ára­bes, los que ellos dicen defen­der.

Sea cual sea la noto­rie­dad alcan­za­da por algu­nos de estos inte­lec­tua­les, en este caso con­cre­to (refe­ri­do a la reali­dad ára­be) han come­ti­do el error típi­co de quie­nes obser­van al mun­do des­de las cómo­das nebu­lo­sas del cam­po inte­lec­tual a tra­vés del pris­ma del euro­cen­tris­mo. Diso­cia­dos inte­lec­tual­men­te de la reali­dad mun­dial y de la lucha de cla­ses, se mues­tran atra­pa­dos por la dico­to­mía con­que el impe­ria­lis­mo –una vez debi­li­ta­da su estra­te­gia de “gue­rra glo­bal al terro­ris­mo”- ha pre­ten­di­do pola­ri­zar otra vez al mun­do en su nue­va arre­me­ti­da: el mode­lo de demo­cra­cia bur­gue­sa occi­den­tal ver­sus las tira­nías bár­ba­ras de diver­sos tipos: orien­ta­les, tro­pi­ca­les, per­sas, ára­bes, etc.

Estos inte­lec­tua­les han deve­ni­do en dig­nos defen­so­res de la ideo­lo­gía secu­lar­men­te domi­nan­te en Euro­pa, sos­te­ni­da his­tó­ri­ca­men­te por el impe­rio romano; por los con­quis­ta­do­res espa­ño­les (con la anuen­cia vati­ca­na); por los expan­sio­nis­tas anglo­sa­jo­nes que colo­ni­za­ron el nor­te de Amé­ri­ca; por el nar­co­tra­fi­can­te impe­rio bri­tá­ni­co; por los fas­cis­tas del nazis­mo pan­ger­má­ni­co; etc. Ellos veían a los pue­blos a domi­nar con­for­ma­dos por seres infe­rio­res inca­pa­ces de “com­pren­der” o “acep­tar” por las bue­nas sus sis­te­mas polí­ti­cos y sus esti­los de vida y de con­su­mo.

Esta ata­du­ra ideo­ló­gi­ca bur­gue­sa es la que los lle­va, como en el caso del señor San­tia­go Alba Rico (SAR) en entre­vis­ta recien­te publi­ca­da en apo​rrea​.org y en rebelión.org, a opi­nio­nes como ésta: “ Chá­vez era un héroe en el mun­do ára­be tras su reac­ción ante la gue­rra con­tra el Líbano de 2006 y la valien­te rup­tu­ra de rela­cio­nes con Israel en enero de 2009; hoy es ‘el ami­go de Gada­fi y Al-Assad’.”

Expre­sión des­con­tex­tua­li­za que pre­ten­de hacer creer al lec­tor que las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les que hoy arre­me­ten con­tra los pue­blos ára­bes y que domi­nan la mal lla­ma­da Liga Ára­be y su mal­tre­cha “Pri­ma­ve­ra”, fue­ron en algu­na opor­tu­ni­dad sim­pa­ti­zan­tes del “cha­vis­mo”, favor que hoy per­di­mos.

Pero a pro­pó­si­to, lla­ma la aten­ción la noti­cia de data recien­te que seña­la el cam­bio de nom­bre de un esta­dio de fut­bol en Libia, otro­ra lla­ma­do “Hugo Chá­vez” por el de ¡¡¡Nico­lás Sar­kosy!!! Qué ver­güen­za para el pue­blo libio y ára­be en gene­ral, que esa mez­cla de cas­tas semi-feu­da­les y neo-libe­ra­les en el poder, ido­la­tre a sus ver­du­gos.

La ver­dad es que esta gen­te ase­si­na y ven­di­da al impe­ria­lis­mo que hoy mar­ti­ri­za al pue­blo libio e inten­ta hacer lo mis­mo con el sirio, jamás tuvo ni un aso­mo de “cha­vis­ta”.

La tra­ma urdi­da para derri­bar a los gobier­nos de la región que han man­te­ni­do pos­tu­ras incon­ve­nien­tes al poder yan­qui-euro­peo esta­ba tra­za­da tiem­po atrás por un impe­ria­lis­mo de sobra­da expe­rien­cia en estos menes­te­res, reali­dad que el señor SAR sos­pe­cho­sa­men­te sub­es­ti­ma. El odio a Chá­vez que pro­fe­sa la reac­ción ára­be es un odio vie­jo (son prác­ti­ca­men­te los mis­mos fac­to­res de poder que enfren­ta­mos por aquí). Y el amor del pue­blo ára­be hacia Chá­vez –y vice­ver­sa- se basa en su posi­ción ine­quí­vo­ca ante el impe­ria­lis­mo y las secue­las de ham­bre, gue­rras y mise­rias que éste deja tras de sí. ¿A quié­nes Chá­vez visi­tó o reci­bió en Vene­zue­la tiem­po atrás de las rebe­lio­nes ára­bes? Pre­ci­sa­men­te a Gada­fi, a Bachar Al-Asad y a Bute­fli­ka. El men­sa­je de soli­da­ri­dad envia­do por la revo­lu­ción boli­va­ria­na al pue­blo ára­be ha teni­do siem­pre cla­ros inter­lo­cu­to­res. Ello –inde­pen­dien­te­men­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des de Esta­do den­tro de la OPEP y otras ins­tan­cias- no deja lugar a dudas acer­ca de cuál es la corrien­te que den­tro del mun­do ára­be ha con­ta­do y cuen­ta con la sim­pa­tía de nues­tra revo­lu­ción: el pan­ara­bis­mo nas­se­ris­ta que aún –con altos y bajos- se expre­sa en Arge­lia, Pales­ti­na, Libia y Siria, ente otros paí­ses.

La polí­ti­ca inter­na­cio­nal del Esta­do vene­zo­lano bajo la direc­ción de la revo­lu­ción boli­va­ria­na ha teni­do su basa­men­to en prin­ci­pios de res­pe­to a lo sobe­ra­nía y auto-deter­mi­na­ción de los pue­blos, her­man­dad y soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. No hay lugar para la con­tra­dic­ción “polí­ti­ca de Esta­do ver­sus soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal con los pue­blos”, que a modo de chan­ta­je el señor SAR pre­ten­de esta­ble­cer. El opor­tu­nis­mo está en otro lugar, mucho más cer­cano a los posi­cio­nes del señor SAR.

La cala­ña ideo­ló­gi­ca de las fuer­zas inter­nas al mun­do ára­be que arre­me­ten con­tra Libia y aho­ra con­tra Siria se retra­tan de mejor for­ma aún con la des­truc­ción de que fue obje­to el Memo­rial libio al Líder his­tó­ri­co del nacio­na­lis­mo, anti-colo­nia­lis­mo y pan­ara­bis­mo, el egip­cio Gamal Abdel Nas­ser. La car­ga ideo­ló­gi­ca de este ata­que nos dice del pro­fun­do odio que estos sec­to­res socia­les del mun­do ára­be pro­fe­san con­tra sus pro­pios pue­blos y sus autén­ti­cos líde­res, his­tó­ri­cos y con­tem­po­rá­neos. Son los sec­to­res socia­les liga­dos his­tó­ri­ca­men­te al colo­nia­lis­mo euro­peo; al mode­lo feu­dal y semi-feu­dal de domi­na­ción de cla­se; y a la ter­gi­ver­sa­ción sec­ta­ria del mise­ri­cor­dio­so islam con la inten­ción de con­ver­tir­lo en un ver­da­de­ro opio del pue­blo, man­te­nién­do­lo a éste pos­tra­do en la igno­ran­cia y el atra­so, divi­dién­do­lo y anar­qui­zán­do­lo en san­grien­tas pug­nas sec­ta­rias (para lo cual Al Qae­da es el per­fec­to como­dín).

Se equi­vo­ca el señor SAR cuan­do pre­ten­de seña­lar algún tipo de retro­ce­so polí­ti­co en la estra­te­gia inter­na­cio­nal de soli­da­ri­dad de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la con res­pec­to al mun­do ára­be. Se equi­vo­ca el señor SAR cuan­do ridi­cu­li­za nues­tra irre­duc­ti­ble pos­tu­ra anti­im­pe­ria­lis­ta cali­fi­cán­do­la como basa­das en “absur­das teo­rías cons­pi­ra­ti­vas”.

La mio­pía polí­ti­ca del señor SAR es abis­mal. Nos per­mi­ti­mos, por ejem­plo, ana­li­zar su entre­vis­ta revi­san­do la pro­ba­ble men­ción de las pala­bras “petró­leo”, “hidro­car­bu­ros”, “ener­gía” o voca­blos rela­cio­na­das y –como era de espe­rar- no con­se­gui­mos men­ción algu­na. Qué tipo de ana­lis­ta pue­de ser aquel que pre­ten­de inter­pre­tar la reali­dad ára­be igno­ran­do olím­pi­ca­men­te el rol de los recur­sos ener­gé­ti­cos exis­ten­tes en la región, que han apa­lan­ca­do fun­da­men­ta­les cam­bios socia­les y geo­po­lí­ti­cos en la región, con el impe­ria­lis­mo como varia­ble de alto impac­to. ¿A quién sobre­ma­ne­ra le intere­sa ocul­tar esta reali­dad?

Esta super­fi­cia­li­dad ana­lí­ti­ca no es casual. Con este razo­na­mien­to idea­lis­ta (en el sen­ti­do anti-mate­ria­lis­ta) el señor SAR inten­ta mini­mi­zar el inte­rés estra­té­gi­co del impe­ria­lis­mo por la región, sus­ti­tu­yen­do arbi­tra­ria­men­te la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal que sacu­de a los pue­blos ára­bes en su lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, por la con­tra­dic­ción entre regí­me­nes dic­ta­to­ria­les ver­sus aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­co-bur­gue­sas del pue­blo ára­be. Con este razo­na­mien­to peque­ño­bur­gués pre­ten­de el señor SAR jus­ti­fi­car las pos­tu­ras clau­di­can­tes de una inte­lec­tua­li­dad abo­ba­da por el “Esta­do Bien­es­tar” euro­peo que se derrum­ba y que se pre­ten­de recons­truir sobre la rui­na y la mise­ria de los pue­blos ára­bes y del lla­ma­do Ter­cer Mun­do en gene­ral, a tra­vés de la reco­lo­ni­za­ción y la impo­si­ción impe­rial. Y en este con­tex­to, y no otro que sólo exis­te en su men­te, es don­de el veneno de SAR pre­ten­de ser ino­cu­la­do.

Trans­cu­rri­do un año, el mito de la “Pri­ma­ve­ra Ára­be” se pone en evi­den­cia cuan­do el poder en Túnez y en Egip­to está pasan­do de anti-popu­la­res y entre­guis­tas regí­me­nes mili­ta­res o auto­crá­ti­cos, a anti-popu­la­res y entre­guis­tas regí­me­nes dere­chis­tas de los “Her­ma­nos Musul­ma­nes” y ten­den­cias afi­nes (¡que SAR apun­ta como “mode­ra­das”!). El cos­to: miles de muer­tos y heri­dos pues­tos por el pue­blo ára­be en trai­cio­na­das revo­lu­cio­nes cuyos des­en­la­ces eran alta­men­te pre­vi­si­bles. ¿O es que alguien en su sano jui­cio pue­de seña­lar la exis­ten­cia pre­via de algu­na fuer­za polí­ti­ca autén­ti­ca­men­te popu­lar y anti­im­pe­ria­lis­ta con capa­ci­dad real para hege­mo­ni­zar dichos pro­ce­sos en Túnez y en Egip­to? Mien­tras tan­to, la “Pri­ma­ve­ra” se mues­tra de lo más “pací­fi­ca” e “ins­ti­tu­cio­nal” en paí­ses como Jor­da­nia o Marrue­cos, diri­gi­das por san­gui­na­rias monar­quías pro-impe­ria­lis­tas enla­za­das con las monar­quías petro­le­ras del Gol­fo. Los esfuer­zos refor­mis­tas sobe­ra­nos en Siria son ana­te­mi­za­dos viru­len­ta­men­te por los defen­so­res de la “demo­cra­cia mun­dial” don­de el señor SAR se ha hecho mere­ce­dor de un pues­to en las gra­de­rías.

Lamen­ta­ble­men­te, cir­cuns­tan­cias y/​o erro­res estra­té­gi­cos come­ti­dos en algún momen­to por la diri­gen­cia ára­be pro­vo­ca­ron que el pan­ara­bis­mo nas­se­ris­ta se debi­li­ta­ra sien­do pene­tra­do por un prag­ma­tis­mo polí­ti­co que a la pos­tre faci­li­tó la recu­pe­ra­ción –sobre todo bajo el ropa­je seu­do-reli­gio­so- de las fuer­zas reac­cio­na­rias de siem­pre. Fue pre­ci­sa­men­te el “ablan­da­mien­to” de las “dic­ta­du­ras” de Gada­fi y Bachar Al-Asad, lo que per­mi­tió la infil­tra­ción de fuer­zas del neo-libe­ra­lis­mo inter­na­cio­nal. Gada­fi no tuvo tiem­po para rec­ti­fi­car. El caso Sirio está aún “en pleno desa­rro­llo” (con el con­trol de Homs por el ejér­ci­to siro –el even­tual Ben­ga­si sirio-.y el refe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal vota­do mayo­ri­ta­ria­men­te por el pue­blo, más la fir­me posi­ción de Rusia, Chi­na, Irán y los paí­ses del ALBA, la deses­pe­ra­ción impe­rial está por des­bor­dar­se).

Allí don­de la reli­gión se ha expre­sa­do en for­ma polí­ti­ca­men­te correc­ta hacién­do­se cau­sa jus­ti­cie­ra de las masas opri­mi­das, enton­ces es repri­mi­da a san­gre y fue­go. ¿De qué otra for­ma se expli­ca el aplas­ta­mien­to de la rebe­lión en Bah­rein por la com­bi­na­ción de fuer­zas impe­ria­lis­tas y de la ultra-reac­cio­na­ria petro­mo­nar­quía sau­di­ta? Par­te de la estra­te­gia glo­bal del impe­ria­lis­mo y de las monar­quías del Gol­fo es impe­dir la insur­gen­cia de un Islam (chií o suní) que inclu­ya en sus ban­de­ras la reden­ción del pue­blo de sus mise­rias, la tole­ran­cia en todas sus for­mas y una cla­ra pos­tu­ra inde­pen­den­tis­ta.

Las “teo­rías cons­pi­ra­ti­vas” que el señor SAR capri­cho­sa­men­te nos indil­ga, no son ‑según él- váli­das como varia­bles des­en­ca­de­nan­tes de las revuel­tas reac­cio­na­rias de Libia y Siria (según él, pro­duc­to de “cau­sas inter­nas”; como las “gua­rim­bas” vene­zo­la­nas, deci­mos noso­tros). Pero, vaya incohe­ren­cia, si son váli­das para jus­ti­fi­car los magros resul­ta­dos de la “Pri­ma­ve­ra Ára­be” cacarea­da por la seño­ra Clin­ton. Aho­ra resul­ta que el señor SAR reco­no­ce entre líneas y con pas­mo­sa moji­ga­te­ría que el auge popu­lar fue final­men­te con­du­ci­do por las fuer­zas más reac­cio­na­rias en pro de sus intere­ses con­ser­va­do­res. Esta es la típi­ca pos­tu­ra de los ado­ra­do­res del espon­ta­neís­mo de las masas, inca­pa­ces de asu­mir ante dichas masas las posi­cio­nes genui­na­men­te revo­lu­cio­na­rias, aga­za­pa­dos siem­pre tras el más ram­plón de los opor­tu­nis­mos. Opor­tu­nis­mo expre­sa­do en esa espe­cie de tra­ba­len­guas escé­ni­co con que el señor SAR dibu­ja la reali­dad ára­be.

Por un lado homo­lo­ga acien­tí­fi­ca­men­te todas las rebe­lio­nes popu­la­res metien­do en un mis­mo saco los alza­mien­tos con­tra el ham­bre y la mise­ria de los pue­blos egip­cio y tune­cino, con las revuel­tas cons­pi­ra­ti­vas y terro­ris­tas, arma­das por el impe­ria­lis­mo, con­tra los gobier­nos de Libia y Siria. La reali­dad es que tan­to en Túnez como en Egip­to la rebe­lión popu­lar tuvo como dis­pa­ra­dor la inso­por­ta­ble situa­ción eco­nó­mi­ca crea­da por las polí­ti­cas ham­brea­do­ras impues­tas por sus res­pec­ti­vos regí­me­nes con bene­plá­ci­to impe­rial. El pue­blo ha ido en con­tra de éstos regí­me­nes en la medi­da que los mis­mos son per­ci­bi­dos como faci­li­ta­do­res de la pre­ca­ria situa­ción que pade­ce. El fac­tor eco­no­mi­cis­ta es tan evi­den­te que aún el pue­blo uti­li­zan­do herra­mien­tas revo­lu­cio­na­rias de lucha, al final son las fuer­zas con­ser­va­do­ras quie­nes usu­fruc­túan del poder, al mejor esti­lo gato­par­do.

El carác­ter polí­ti­co-revo­lu­cio­na­rio de cual­quier lucha es deter­mi­na­do por los obje­ti­vos radi­ca­les que se tra­zan el movi­mien­to y su van­guar­dia. ¿Cuál es el obje­ti­vo revo­lu­cio­na­rio en Siria pro­cla­ma­do por la revuel­ta mer­ce­na­ria finan­cia­da por los reye­zue­los del Gol­fo y arma­da has­ta los dien­tes por el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo? ¿Cuál “demo­cra­cia” se impu­so en Libia? El pue­blo libio es hoy mar­ti­ri­za­do por una dic­ta­du­ra ejer­ci­da atroz­men­te por ban­das arma­das que se dispu­tan los recur­sos pro­pie­dad del pue­blo libio y que com­pi­ten entre sí por los favo­res del impe­rio.

La Amé­ri­ca Lati­na ha vivi­do momen­tos his­tó­ri­cos pare­ci­dos a los de Túnez o Egip­to. Emble­má­ti­co el paso del mode­lo gene­ra­li­za­do en la región lati­no­ame­ri­ca­na de dic­ta­du­ras mili­ta­res pro-impe­ria­lis­tas a “demo­cra­cias” bur­gue­sas igual­men­te pro-impe­ria­lis­tas. Muchas de estas “evo­lu­cio­nes” se die­ron en el con­tex­to de alza­mien­tos popu­la­res y cívi­co-mili­ta­res como fue el caso del 23 de Enero de 1958 en Vene­zue­la. Fue la diri­gen­cia de izquier­da de la épo­ca que no supo per­ci­bir a tiem­po la alian­za estra­té­gi­ca entre el impe­ria­lis­mo y la dere­cha social­de­mó­cra­ta y social­cris­tia­na, el pri­mer fac­tor sub­je­ti­vo que deter­mi­nó la derro­ta final de aquel movi­mien­to (igual que el señor SAR con res­pec­to a la “Pri­ma­ve­ra Ára­be”). Noso­tros final­men­te apren­di­mos. Será por ello que el señor SAR arre­me­te con­tra los revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos que no “com­pra­mos” su can­tin­flé­ri­ca tesis ára­be.

El señor SAR y sus segui­do­res, a sabien­das de la debi­li­dad del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en Túnez y Egip­to, opta­ron por ido­la­trar un movi­mien­to espon­tá­neo de masas con­de­na­do final­men­te a sucum­bir ante los intere­ses del capi­ta­lis­mo yan­qui-euro­peo y sus laca­yos loca­les. Y aun exis­tien­do la posi­bi­li­dad de que en medio de aquel momen­to insu­rrec­cio­nal se pudie­ra acu­mu­lar algu­na fuer­za polí­ti­ca para futu­ras luchas, el señor SAR y sus segui­do­res pre­fi­rie­ron dar­le la espal­da a esta posi­bi­li­dad “des­co­no­cien­do” el pro­fun­do entra­ma­do de intere­ses, ambi­cio­nes y trai­cio­nes que el impe­ria­lis­mo ha teji­do en la región, jus­ti­fi­can­do el ani­qui­la­mien­to polí­ti­co y físi­co de los sec­to­res más avan­za­dos de la región. Se ponen a la cola de lo que “sal­ga” del movi­mien­to. Esto es, sen­ci­lla­men­te, opor­tu­nis­mo de los peo­res.

La debi­li­dad del impe­ria­lis­mo que seña­la el señor SAR como argu­men­to falaz que mini­mi­za el acti­vo y pro­ta­gó­ni­co inter­ven­cio­nis­mo impe­rial en la reali­dad ára­be, tie­ne el peli­gro­so veneno de inten­tar des­ar­mar a los pue­blos en su lucha anti­im­pe­ria­lis­ta.

Cual­quie­ra que haya rea­li­za­do un some­ro aná­li­sis de la evo­lu­ción del mun­do duran­te estos últi­mos 25 años, no podría sino des­ta­car los siguien­tes ele­men­tos:

1. Con el derrum­be de la URSS, el impe­ria­lis­mo yan­qui se asu­me como triun­fa­dor de la Gue­rra Fría y de inme­dia­to pasa a la ofen­si­va con la meta de esta­ble­cer un mun­do uni­po­lar (“fin de la his­to­ria”). La recu­pe­ra­ción o emer­gen­cia de Rusia, Chi­na y de otros paí­ses y blo­ques de paí­ses, que pujan por un mun­do plu­ri­po­lar, pero sin Gue­rra Fría, va en con­tra­pe­lo de la nece­si­dad glo­ba­li­za­do­ra del capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta hege­mo­ni­za­do por EE:UU. Some­ter a Rusia y a Chi­na es un impe­ra­ti­vo estra­té­gi­co para evi­tar ese mun­do mul­ti­po­lar. Esta reali­dad ha sido per­fec­ta­men­te per­ci­bi­da por muchos de los revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos que han actua­do en con­se­cuen­cia.

2. La cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta tie­ne un fac­tor ener­gé­ti­co que ame­na­za seria­men­te en pro­fun­di­zar­la. Por lógi­ca prio­ri­za­ción de recur­sos, los prin­ci­pa­les esfuer­zos impe­ria­les (polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, mili­ta­res, comu­ni­ca­cio­na­les, etc.) están cen­tra­dos allí don­de se encuen­tran los mayo­res yaci­mien­tos ener­gé­ti­cos del mun­do (Medio Orien­te y Asia Cen­tral) y sus rutas de apro­vi­sio­na­mien­to. De paso, estas regio­nes repre­sen­tan encru­ci­ja­das de intere­ses geo­po­lí­ti­cos de la Unión Euro­pea, Rusia, Chi­na, India, Japón, Tur­quía e Irán (por men­cio­nar los más emble­má­ti­cos).

3. No obs­tan­te la cri­sis eco­nó­mi­ca del impe­ria­lis­mo yan­qui, su poder mili­tar y tec­no­ló­gi­co es des­equi­li­bran­te repre­sen­ta­do por el hecho de gas­tar más del 50% de lo que se gas­ta en el mun­do en el área mili­tar y espe­cí­fi­ca­men­te en el desa­rro­llo de armas leta­les con tec­no­lo­gía de pun­ta.

4. El apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co nazi es un niño de pecho en com­pa­ra­ción a la enor­me pano­plia comu­ni­ca­cio­nal desa­rro­lla­da por el impe­ria­lis­mo. Los inte­lec­tua­les que hoy some­te­mos a la crí­ti­ca están obje­ti­va­men­te jugan­do como peo­nes de la reali­dad vir­tual que se le pre­ten­de “ven­der” a los pue­blos del mun­do.

La tesis del “doble rase­ro” (dic­ta­du­ras “bue­nas”, dic­ta­du­ras “malas”) que blan­de el señor SAR con­tra noso­tros, no es más que la nega­ción más des­ca­ra­da del méto­do mar­xis­ta y del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co (en reali­dad y en su des­car­go no está cla­ro si el señor SAR se decla­ra mar­xis­ta).

No exis­ten, estric­ta­men­te, dic­ta­du­ras bue­nas ni dic­ta­du­ras malas, o depen­de del cris­tal por don­de se mire. Si el señor SAR se preo­cu­pa­ra un poco por mejo­rar su dis­cur­so bus­ca­ría el sig­ni­fi­ca­do del voca­blo y su apa­ri­ción en la his­to­ria. Nos ima­gi­na­mos que el señor en cues­tión ha escu­cha­do o leí­do sobre la “dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do”, expre­sión acu­ña­da por Marx; Engels y Lenin los cua­les uti­li­zan el tér­mi­co “dic­ta­du­ra” en su con­no­ta­ción exac­ta. Estos gigan­tes asu­mie­ron el tér­mino res­pe­tan­do su ori­gen his­tó­ri­co enmar­ca­do en la lucha de cla­ses. Es decir, el Esta­do es, en esen­cia, expre­sión e ins­tru­men­to dic­ta­to­rial de una cla­se o blo­que de cla­ses para domi­nar a otra cla­se o blo­que de cla­ses. Para los revo­lu­cio­na­rios es menes­ter la uti­li­za­ción del apa­ra­to del Esta­do para impe­dir que la bur­gue­sía retor­ne el poder allí don­de ha sido des­alo­ja­da del mis­mo. Uti­li­zar el Esta­do y su apa­ra­ta­je polí­ti­co, legal, mili­tar e ideo­ló­gi­co para garan­ti­zar demo­cra­cia para la mayo­ría gigan­tes­ca del pue­blo, y repre­sión-disua­sión para los opre­so­res del pue­blo, has­ta el momen­to his­tó­ri­co de la des­apa­ri­ción defi­ni­ti­va de toda cla­se social y por ende de todo Esta­do (el cual, como ins­tru­men­to dic­ta­to­rial, se va “des­va­ne­cien­do”). Depen­de de cada cir­cuns­tan­cia espe­cí­fi­ca las for­mas con­cre­tas en que esta “dic­ta­du­ra” se expre­se o evo­lu­cio­ne, con más o menos demo­cra­cia bur­gue­sa o popu­lar.

Un sis­te­ma de gobierno ver­da­de­ra­men­te popu­lar que sea inca­paz de uti­li­zar al Esta­do para “some­ter” a la cla­se bur­gue­sa por el temor a ser cali­fi­ca­da de “dic­ta­du­ra” esta­rá cavan­do su pro­pia tum­ba. Al impe­ria­lis­mo le con­vie­ne que en aque­llos Esta­dos nacio­na­les gober­na­dos por sec­to­res socia­les revo­lu­cio­na­rios o inde­pen­den­tis­tas, sus diri­gen­tes y pue­blos se con­fun­dan y se libe­ra­li­cen, es decir, depon­gan la acción dic­ta­to­rial del Esta­do sobre la cla­se bur­gue­sa ama­man­ta­da por el impe­rio.

Ese es el cla­mor de la lucha de seño­res como nues­tro SAR empe­ña­dos en que des­apa­rez­can de la faz del pla­ne­ta los Esta­dos, como el sirio, que man­tie­nen férrea pos­tu­ra anti­im­pe­ria­lis­ta y anti-sio­nis­ta, a la par que se tole­ra todas las expre­sio­nes cul­tu­ra­les-reli­gio­sas del pue­blo llano.

En el caso vene­zo­lano, si bien es cier­to que los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias hemos juga­do con las reglas de la demo­cra­cia bur­gue­sa, tam­bién es cier­to que el poder del Esta­do, en sus diver­sas for­mas, ha sido usa­do para con­te­ner a la cla­se bur­gue­sa en su afán res­tau­ra­dor (de allí que ven a Chá­vez –acer­ta­da­men­te según esa visión- como “dic­ta­dor”). Los inte­lec­tua­les de “izquier­da” que se empe­ñen en uti­li­zar el pris­ma bur­gués para obser­var la socie­dad no tar­da­rán en asu­mir la defen­sa de los dere­chos de per­so­ne­ros de la dere­cha vene­zo­la­na “per­se­gui­dos” por las ten­den­cias “dic­ta­to­ria­les del régi­men cha­vis­ta”.

Nos ima­gi­na­mos al señor SAR en la reu­nión de inte­lec­tua­les de La Haba­na asu­mien­do la “crí­ti­ca” no sólo al supues­to “doble rase­ro” de los revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos sino tam­bién, para ser cohe­ren­te, su crí­ti­ca al “régi­men” cubano que infe­ri­mos que SAR debe tener in pec­to­re. Sí, pre­ci­sa­men­te, el gobierno dic­ta­to­rial del pue­blo revo­lu­cio­na­rio cubano alza­do con­tra los intere­ses de un impe­ria­lis­mo “debi­li­ta­do” (según SAR) que lle­va más de medio siglo blo­quean­do cri­mi­nal­men­te a la isla, y más de 200 años inten­tan­do ane­xar­la a su terri­to­rio.

Qué decir de los Esta­dos ára­bes nacio­na­lis­tas que al bor­de de la fron­te­ra euro­pea y de la OTAN, con la implan­ta­ción cer­ca­na del gue­rre­ris­ta Esta­do sio­nis­ta y con la pre­sen­cia de infi­ni­tos recur­sos ape­te­ci­bles por el impe­ria­lis­mo, han teni­do que enfren­tar las más disí­mi­les cons­pi­ra­cio­nes de los enemi­gos del pue­blo. Una situa­ción que mere­ce como míni­mo la com­pren­sión de los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias del mun­do, y no el tra­to irres­pon­sa­ble dado por estos inte­lec­tua­les que ven la reali­dad ára­be como una “isla” des­co­nec­ta­da de la reali­dad mun­dial a tra­vés de esque­mas y visio­nes euro­cén­tri­cas.

La guin­da del pas­tel la pone nues­tro señor en cues­tión con el lla­ma­do a los medios alter­na­ti­vos a sumar­se a esa espe­cie de ter­ce­ra posi­ción para que no repro­duz­ca las men­ti­ras impe­ria­les pero tam­po­co repro­duz­ca “nues­tras men­ti­ras”. ¿Cómo pode­mos inter­pre­tar esto? ¿Qué sal­ga­mos a con­tra­de­cir la pos­tu­ra revo­lu­cio­na­ria inter­na­cio­nal de Vene­zue­la y del ALBA? Señor San­tia­go Alba Rico, váya­se al dia­blo (es decir, al impe­ria­lis­mo).

Es hora de res­pon­der a estos far­san­tes.

INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA. VIVEREMOS Y VENCEREMOS.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *