Sol­da­dos yan­quees «borra­chos» cau­sa­ron una matan­za de civi­les en Afga­nis­tan

Tes­ti­gos del inci­den­te ase­gu­ra­ron que los sol­da­dos de EEUU lle­ga­ron al pue­blo en torno a las 02.00 horas de hoy –hora local – , con cla­ros sig­nos de embria­guez, y pro­ce­die­ron a irrum­pir en el inte­rior de al menos tres vivien­das, don­de abrie­ron fue­go con­tra sus ocu­pan­tes. «Esta­ban todos borra­chos y esta­ban dis­pa­ran­do por todas par­tes», decla­ró la veci­na Agha Lala, que visi­tó una de las casas don­de se pro­du­jo el tiro­teo. Los cuer­pos de los ocu­pan­tes esta­ban «acri­bi­lla­dos a balazos».De momen­to solo se ha dete­ni­do a un sol­da­do esta­dou­ni­den­se, que se entre­gó por volun­tad pro­pia y está sien­do inte­rro­ga­do en la base mili­tar. La ver­sión pro­por­cio­na­da en un prin­ci­pio por fuen­tes poli­cia­les afga­nas indi­ca que el sol­da­do aban­do­nó la base a las tres de la madru­ga­da del domin­go –una hora más tar­de de la que afir­man los resi­den­tes– y pro­ce­dió a abrir fue­go con­tra los resi­den­tes.

El resi­den­te Haji Samad decla­ró que once de sus fami­lia­res, entre ellos sus hijos y sus nie­tos, falle­cie­ron en el inci­den­te.

Samad, que ense­ñó foto­gra­fías con las pare­des de su domi­ci­lio man­cha­das de san­gre, decla­ró que «los ame­ri­ca­nos echa­ron quí­mi­cos sobre sus cuer­pos y les inci­ne­ra­ron».

«He vis­to los cadá­ve­res de once de mis parien­tes, entre ellos mis hijos y mis nie­tos», decla­ró entre lágri­mas Samad, que había aban­do­na­do el pue­blo sólo un día antes.

Este suce­so tie­ne lugar en un momen­to espe­cial­men­te ten­so de las rela­cio­nes entre EEUU y Afga­nis­tán tras el hallaz­go de varios ejem­pla­res del Corán que­ma­dos en la base esta­dou­ni­den­se de Bagram, una ofen­sa gra­ví­si­ma que des­ató nume­ro­sas pro­tes­tas en todo el país, que se sal­da­ron con 30 falle­ci­dos, entre ellos dos ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses muer­tos a tiros por un pre­sun­to infil­tra­do tali­bán den­tro del Minis­te­rio del Inte­rior en la capi­tal, Kabul.

Panj­wai se encuen­tra a 35 kiló­me­tros al oes­te de la capi­tal homó­ni­ma de la pro­vin­cia de Kan­dahar y se cree que es un foco de acti­vi­dad insur­gen­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *