Nue­vos pro­tec­to­ra­dos- Igna­cio Ramo­net

El 21 de febre­ro será recor­da­do en Gre­cia como la jor­na­da de la Gran Capi­tu­la­ción. Ese día, a cam­bio de la pro­me­sa de un segun­do plan de res­ca­te finan­cie­ro, el gobierno heleno acep­tó las humi­llan­tes con­di­cio­nes exi­gi­das por el “clan euro­peo de la tri­ple A” lide­ra­do por Ale­ma­nia: dra­co­nia­nos recor­tes del gas­to públi­co, reba­ja del sala­rio míni­mo, reduc­ción de las pen­sio­nes, des­pi­do de 150.000 fun­cio­na­rios, subi­da de impues­tos y pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas.

De nada ha ser­vi­do que los grie­gos lle­ven ya cua­tro años de tera­pia de cho­que y de sacri­fi­cios socia­les muy duros, ni que hayan teni­do que some­ter­se, el pasa­do 10 de noviem­bre, a un “gol­pe de Esta­do finan­cie­ro” median­te el cual Ber­lín impu­so, sin nin­gu­na con­sul­ta demo­crá­ti­ca, al ban­que­ro Lukas Papa­de­mos (exvi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Euro­peo) como Pri­mer minis­tro de un gobierno tri­par­ti­to com­pues­to de social demó­cra­tas, con­ser­va­do­res y extre­ma dere­cha.

Esta vez la afren­ta ha sido mayor. Lo que se le ha exi­gi­do a Ate­nas es cla­ra­men­te una enor­me cesión de sobe­ra­nía, “pro­ba­ble­men­te la mayor rea­li­za­da por un país en tiem­pos de paz” (1). De hecho, Gre­cia ha sido colo­ca­da bajo tute­la euro­pea, y dis­po­ne aho­ra, para todo lo que con­cier­ne a su pre­su­pues­to y a su eco­no­mía, de un esta­tu­to de sobe­ra­nía limi­ta­da.

Seme­jan­te agre­sión se veía venir. Como una adver­ten­cia ade­más a los otros paí­ses en difi­cul­tad de la zona euro, entre ellos Espa­ña. En julio de 2011, ya Jean-Clau­de Junc­ker, pri­mer minis­tro de Luxem­bur­go y pre­si­den­te del Euro­gru­po (2), había avi­sa­do: “La sobe­ra­nía de Gre­cia será enor­me­men­te res­trin­gi­da” (3). Y el 27 de enero pasa­do, el dia­rio bri­tá­ni­co Finan­cial Times reve­ló un docu­men­to ale­mán que exi­gía el envío a Ate­nas de un Comi­sa­rio con dere­cho de veto para diri­gir el pre­su­pues­to públi­co de esa nación y blo­quear cual­quier gas­to no auto­ri­za­do por sus acree­do­res. La vís­pe­ra, en una entre­vis­ta al sema­na­rio Der Spie­gel, el jefe del gru­po par­la­men­ta­rio de la Unión Cris­tiano-Demó­cra­ta (CDU), Vol­ker Kau­der, fue aún más lejos: recla­mó el envío a Gre­cia de “fun­cio­na­rios ale­ma­nes que ayu­den a cons­truir una admi­nis­tra­ción finan­cie­ra efi­cien­te”. Cosa que tam­bién pidió el pro­pio minis­tro ale­mán de Eco­no­mía, el muy libe­ral Phi­lipp Rös­ler.

A tan­to no se ha lle­ga­do, pero el acuer­do del 21 de febre­ro pre­vé “una pre­sen­cia per­ma­nen­te en Gre­cia de una misión de la Comi­sión Euro­pea” para con­tro­lar y vigi­lar sus cuen­tas, así como “una pre­sen­cia refor­za­da de la troi­ka [Comi­sión Euro­pea, Ban­co Cen­tral Euro­peo, Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal] para super­vi­sar per­ma­nen­te­men­te el pago de la deu­da”. Los fon­dos trans­fe­ri­dos en el mar­co del Plan de ajus­te serán ingre­sa­dos en una cuen­ta blo­quea­da que sólo la troi­ka ges­tio­na­rá, no el gobierno grie­go. Y que úni­ca­men­te ser­vi­rá para reem­bol­sar la deu­da sobe­ra­na, no para pagar los sala­rios de los fun­cio­na­rios, por ejem­plo, o las pen­sio­nes de los jubi­la­dos. Los nue­vos bonos del Esta­do heleno no serán de dere­cho grie­go sino de dere­cho bri­tá­ni­co… En caso de con­flic­to entre Ate­nas y los acree­do­res pri­va­dos, el liti­gio será juz­ga­do en Luxem­bur­go, no en Gre­cia… Aun­que no es ofi­cial, la Repú­bli­ca Helé­ni­ca ha deja­do de ser un Esta­do sobe­rano.

De modo encu­bier­to, la Unión Euro­pea (UE) ha entra­do en una nue­va eta­pa en la que los Esta­dos fuer­tes (“el clan de la tri­ple A” más Fran­cia) exi­gen de los demás, y en par­ti­cu­lar de los Esta­dos de la peri­fe­ria, un cam­bio de régi­men. No se tra­ta direc­ta­men­te de un esta­tu­to colo­nial. Pero se ase­me­ja bas­tan­te a un tipo de admi­nis­tra­ción que las gran­des poten­cias esta­ble­cie­ron duran­te la era colo­nial: el de pro­tec­to­ra­do.
Para los colo­ni­za­do­res, el pro­tec­to­ra­do era una mane­ra de exten­der su influen­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, y de colo­car bajo tute­la terri­to­rios extran­je­ros a los que se desea­ba extraer las rique­zas, sin asu­mir los incon­ve­nien­tes y los gas­tos que aca­rrea habi­tual­men­te una ane­xión pura y sim­ple. La dife­ren­cia con la colo­nia, es que el “Esta­do pro­te­gi­do” con­ser­va for­mal­men­te sus ins­ti­tu­cio­nes, pero cede a la “poten­cia pro­tec­to­ra” su polí­ti­ca exte­rior y, sobre todo, su eco­no­mía y su comer­cio exte­rior.

No pue­de sor­pren­der­nos pues que, des­de el comien­zo en 2008 de la cri­sis finan­cie­ra, haya­mos asis­ti­do, en el seno de la UE, y más par­ti­cu­lar­men­te en la Euro­zo­na, a una pér­di­da mani­fies­ta de sobe­ra­nía de los Esta­dos más depri­mi­dos (Irlan­da, Gre­cia, Por­tu­gal, Ita­lia, Espa­ña).

Como fase pre­li­mi­nar del nue­vo esta­tu­to de “pro­tec­to­ra­do euro­peo”, al que aca­ba tris­te­men­te de acce­der Gre­cia.

Ange­la Mer­kel acu­ñó en sep­tiem­bre pasa­do el con­cep­to de “markt­kon­for­me demo­kra­tie” (demo­cra­cia en con­for­mi­dad con el mer­ca­do). Lo defi­nió de la mane­ra siguien­te: “La ela­bo­ra­ción del pre­su­pues­to del Esta­do es una pre­rro­ga­ti­va fun­da­men­tal del Par­la­men­to, pero hay que hallar vías para que ese requi­si­to demo­crá­ti­co esté en con­for­mi­dad con el mer­ca­do” (4). El mer­ca­do es aho­ra la pau­ta. Lo cual sig­ni­fi­ca que ya no son los elec­to­res los que deter­mi­nan las deci­sio­nes legis­la­ti­vas sino las Bol­sas, los espe­cu­la­do­res y los ban­cos (5).
Esta nue­va filo­so­fía anti­de­mo­crá­ti­ca triun­fa hoy en Euro­pa. Se está tra­du­cien­do ya en nor­mas, leyes y tra­ta­dos que limi­tan los már­ge­nes de manio­bra de los gobier­nos y fun­cio­nan como un “pilo­to auto­má­ti­co” para domes­ti­car a las socie­da­des. A ese res­pec­to, Gre­cia fun­cio­na como un mode­lo de lo que ame­na­za a los demás paí­ses de la peri­fe­ria. Y que el Meca­nis­mo Euro­peo de Esta­bi­li­dad (MEDE) va a esta­ble­cer, a par­tir del pro­xi­mo mes de julio, como nor­ma legal en la Unión Euro­pea.

Con­ce­bi­do por Ange­la Mer­kel y apro­ba­do ya, en su prin­ci­pio, por el Pre­si­den­te del Gobierno espa­ñol Mariano Rajoy, el MEDE es un nue­vo orga­nis­mo inter­gu­ber­na­men­tal, una suer­te de FMI euro­peo. Está sien­do rati­fi­ca­do por los Par­la­men­tos de los paí­ses euro­peos sin nin­gún deba­te públi­co, a pesar de que sus carac­te­rís­ti­cas podrían tener con­se­cuen­cias nefas­tas para los ciu­da­da­nos. En efec­to, el MEDE pre­vé la con­ce­sión de ayu­das finan­cie­ras a paí­ses en difi­cul­tad, a con­di­ción de que cedan sobe­ra­nía, acep­ten colo­car­se bajo la tute­la de una troi­ka euro­pea y apli­quen des­pia­da­dos pla­nes de ajus­te.

El MEDE está arti­cu­la­do con el “Pac­to fis­cal” adop­ta­do el pasa­do 30 de enero por 25 de los 27 jefes de Esta­do y de Gobierno de la UE. Este temi­ble Pac­to (cuyo nom­bre ver­da­de­ro es “Tra­ta­do sobre Esta­bi­li­dad, Coor­di­na­ción y Gober­nan­za de la Unión Eco­nó­mi­ca y Mone­ta­ria”) es tam­bién una exi­gen­cia de Ale­ma­nia, y obli­ga­rá a los Esta­dos fir­man­tes a incluir en sus Cons­ti­tu­cio­nes la lla­ma­da “regla de oro”, que impo­ne man­te­ner el défi­cit estruc­tu­ral anual por deba­jo del 0,5 % del PIB. Los paí­ses que no inclu­yan en sus Cons­ti­tu­cio­nes ese techo de gas­to podrán ser denun­cia­dos ante el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE por cual­quier otro de los Esta­dos miem­bros.
Car­los Marx decía que los gobier­nos, en la era indus­trial, no eran más que los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de la bur­gue­sía. Hoy podría­mos decir que, en la Euro­pa “aus­te­ri­ta­ria” de Ange­la Mer­kel, los Gobier­nos se están con­vir­tien­do en los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de los mer­ca­dos. ¿Has­ta cuán­do?

Notas:

(1) El País, Madrid, 21 de febre­ro de 2012.#
(2) El Euro­gru­po coor­di­na y super­vi­sa las polí­ti­cas y estra­te­gias eco­nó­mi­cas comu­nes de los Esta­dos de la zona euro (euro­zo­na). Una vez al mes con­gre­ga a los minis­tros de Eco­no­mía y Finan­zas de esos Esta­dos.
(3) Entre­vis­ta al sema­na­rio ale­mán Focus, 4 de julio de 2011.
(4) Decla­ra­ción a la radio públi­ca ale­ma­na Deu­ts­chland­funk, 1 de sep­tiem­bre de 2011.
(5) Léa­se Rafael Poch, “Un docu­men­to ale­mán pide un comi­sa­rio para Gre­cia”, La Van­guar­dia, Bar­ce­lo­na, 28 de enero de 2012.

Igna­cio Ramo­net fue direc­tor de Le Mon­de Diplo­ma­ti­que entre 1990 y 2008.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *