«Tene­mos que fre­nar al capi­tal, y la huel­ga gene­ral es un paso más»

Entre­vis­ta de Gara a Peri­ko Sola­ba­rria

Cura obre­ro, aber­tza­le ínte­gro y mili­tan­te. Es un ejem­plo de lucha­dor. Es el «lehen­da­ka­ri» de Lutxa­na, como le dicen sus veci­nos, a los que salu­da uno a uno. Es qui­zá lo que más defi­ne su labor en esa inten­sa vida. Tie­ne 82 años y sigue luchan­do «como antes», a pesar de que sufrió la repre­sión fran­quis­ta de mane­ra inten­sa. Es uno de los «impres­cin­di­bles», sin duda. Para él, la calle es la mane­ra de lla­mar la aten­ción y de «rom­per con los men­sa­jes que lan­zan los pode­ro­sos» y «sus cóm­pli­ces, los gobier­nos, que son sumi­sos a los intere­ses del poder. No hacen nada por favo­re­cer al pue­blo», seña­la preo­cu­pa­do.

Fue par­la­men­ta­rio entre 1979 y 1982 por Herri Bata­su­na, jun­to a Teles­fo­ro de Mon­zón, de lo que se sien­te muy orgu­llo­so y tra­ba­jó en todas las gran­des obras de cons­truc­ción en Biz­kaia des­de el Puen­te de Ron­te­gi al tren de lami­na­ción de AHV don­de está el BEC y otras muchas. Encie­rra una enci­clo­pe­dia vivien­te de la evo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Eus­kal Herria y de la lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a la que per­te­ne­ce con orgu­llo. Lla­ma a la huel­ga gene­ral del 29 de mar­zo y admi­te que «o nos move­mos, o nos que­da­mos sin aque­llas con­quis­tas que cos­ta­ron san­gre, sudor y lágri­mas». Lo dice con orgu­llo y vien­do que Ezke­rral­dea y Mehatzal­dea han pasa­do de ser el ger­men de la indus­tria­li­za­ción vas­ca a «una terri­ble deser­ti­za­ción ante la com­pla­cen­cia de los gobier­nos».

¿Cómo ve en estos momen­tos las con­di­cio­nes labo­ra­les?

Hay un des­en­ga­ño, una mar­cha atrás terri­ble. Una situa­ción san­gran­te, dura y dolo­ro­sa. Hay una can­ti­dad de gen­te que no se vé lo que está sufrien­do y pade­cien­do en la pre­ca­rie­dad, en la exclu­sión social, en la pobre­za extre­ma. Están escon­di­dos, pero están ahí, por­que no les lle­ga para comer y menos para tener una vivien­da. Vivi­mos en una situa­ción caó­ti­ca, una situa­ción de extre­ma dure­za, una mar­cha para atrás terri­ble. Des­de la fir­ma del Pac­to de Tole­do (a media­dos de los años noven­ta), que fue un hacha­zo que se dio a los tra­ba­ja­do­res, des­pués se ha abun­da­do en los recor­tes en el Esta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res y con las suce­si­vas refor­mas labo­ra­les.

¿Vamos a peor?

Sí. Nos están hacien­do mucho daño des­de el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y la ban­ca. La Euro­pa de los Mer­ca­dos es la que orde­na y man­da, son los diri­gen­tes polí­ti­cos de estos paí­ses los que obe­de­cen ante los pode­ro­sos. La situa­ción es terri­ble. Creo que es nece­sa­rio que arda la Euro­pa de los mer­ca­de­res para que la cla­se obre­ra recu­pe­re su posi­ción.

Todas las refor­mas han recor­ta­do dere­chos a los tra­ba­ja­do­res, la últi­ma del Gobierno del PP ¿es la peor?

Así es. El des­pi­do ha sido prác­ti­ca­men­te libre des­de que se redac­tó el Esta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res. Cuan­do iba a defen­der a los tra­ba­ja­do­res, cuan­do esta­ba tra­ba­jan­do en las obras, veía que el patrón podía des­pe­dir a cual­quie­ra. Al prin­ci­pio, tenías dere­cho a esco­ger si vol­ver o no; aho­ra ya no. A base de dine­ro com­pra y man­da para casa a los tra­ba­ja­do­res. Cada vez está peor. Nos quie­ren des­po­seer de nues­tra dig­ni­dad. No pue­de ser. Nos tene­mos que alzar con­tra todos estos capi­ta­lis­tas que nos explo­tan y nos dejan en la pobre­za.

Des­de su cono­ci­mien­to, ¿cómo está Ezke­rral­dea?

Se ha con­ver­ti­do en una zona de ser­vi­cios, ya casi no que­da indus­tria. La han des­man­te­la­do. Tan­to en Mehatzal­dea como en Ezke­rral­dea. Han deser­ti­za­do la indus­tria. Bab­cock, Gene­ral Eléc­tri­ca, Aurre­ra, AHV, La Naval y Eus­kal­du­na han des­apa­re­ci­do. Son miles y miles de tra­ba­ja­do­res a los que les han echa­do de una mane­ra sinies­tra. No se ha recu­pe­ra­do esta zona. Aho­ra sigue el mis­mo camino con, entre otras, Grúas Aldai­tu­rria­ga y Konec­ta, que es una sub­con­tra­ta de Iber­dro­la que se car­ga los empleos y obli­ga a las muje­res a ir a Bar­ce­lo­na si no quie­ren per­der el pues­to de tra­ba­jo. Tie­nen liber­tad de des­pi­do. Esta­mos en un momen­to terri­ble y tene­mos que parar­los, por lo menos poner­nos en pie, luchar para que la cla­se tra­ba­ja­do­ra resur­ja, por­que es el prin­ci­pal valor de un pue­blo.

¿Se está disi­pan­do la con­cien­cia obre­ra?

Ha dis­mi­nui­do, por­que los sin­di­ca­tos, sobre todo los de ámbi­to espa­ñol, no tie­nen ese sen­ti­do de la lucha y de tomar la calle. Hacen mani­fes­ta­cio­nes muy orde­na­das. Pero, fíja­te, en Ezke­rral­dea hay más de 20.000 per­so­nas en paro, más de 40.500 per­so­nas tie­nen un tra­ba­jo en pre­ca­rio con un suel­do infe­rior a 900 euros y, ade­más, casi 52.000 hoga­res sufren situa­cio­nes de pobre­za o tie­nen muchas difi­cul­ta­des para lle­gar a fin de mes. Los gober­nan­tes no hacen nada. Hemos pasa­do de una socie­dad indus­trial pujan­te a una eco­no­mía de ser­vi­cios que está arrui­nan­do a la mayo­ría de la pobla­ción de Ezke­rral­dea. Tene­mos que alzar­nos. En el Mega­park, por ejem­plo, hay gran­des super­fi­cies que iban a ser las sal­va­do­ras del empleo. Tra­ba­jan 1.350 per­so­nas por suel­dos un 30% infe­rio­res al sala­rio mar­ca­do por el con­ve­nio pro­vin­cial, tra­ba­jan más horas y son más pobres. Ikea con­me­mo­ró el sép­ti­mo ani­ver­sa­rio hace unos días. Tuvo 130 millo­nes de bene­fi­cio, pero ha des­pe­di­do a 42 per­so­nas en un año y el 65% de la plan­ti­lla tra­ba­ja con con­tra­tos a tiem­po par­cial con sala­rios infe­rio­res a 500 euros.

¿Cómo se pue­de pasar de una Ezke­rral­dea pun­te­ra en la indus­tria a vivir en una cri­sis casi per­pe­tua?

Fue cuan­do Feli­pe Gon­zá­lez lle­vó ade­lan­te la recon­ver­sión indus­trial. Euro­pa deci­dió que algu­nas empre­sas no eran ren- tables y que era mejor lle­var­las a otra par­te. Hubo una lucha obre­ra gran­de, en la calle, y la más impor­tan­te fue en el asti­lle­ro Eus­kal­du­na. Allí se puso en pie la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Fue com­ba­ti­va. Fren­te a fren­te con la Poli­cía. Fue una lucha ejem­plar. En AHV se hizo menos. Se fue­ron a Madrid andan­do, pero no resul­tó igual.

Pre­ci­sa­men­te este año se cum­plen 20 años de la «mar­cha de hie­rro» con­tra el des­man­te­la­mien­to de Altos Hor­nos.

Así es. Cuan­do vas a Ses­tao y ves la «Pla­za Roja», que es don­de nos reu­nía­mos los tra­ba­ja­do­res, don­de se hacían los gran­des míti­nes, se lan­za­ba las actua­cio­nes para parar en las huel­gas, hoy, sin embar­go, es una pla­za de recreo. Allí hubo mucha reu­nión se repar­tían las octa­vi­llas, se pla­ni­fi­ca­ba. Era el «peque­ño Mos­cú» de Ezke­rral­dea. Lo mis­mo pasó en Mehatzal­dea. Mi padre era barre­na­dor, mine­ro. Todos esos ves­ti­gios en Triano han des­apa­re­ci­do. Los han qui­ta­do. Tal vez están aver­gon­za­dos de lo que ha habi­do allí.

¿Qué recuer­da de eso?

La explo­ta­ción que sufrían y la lucha. Me acuer­do de que mi padre me decía que tra­ba­ja­ban en verano 13 horas, apro­ve­cha­ban la luz del sol. Era barre­na­do a los 17 años, pero es que a los 13 años ya esta­ba tra­ba­jan­do con el pico y lle­van­do agua. Han que­ri­do que des­apa­re­cie­ra y en Triano don­de viví han pues­to el cam­po de golf, lo que demues­tra esa ima­gen. Por allí, des­de las minas, se baja­ba por todos los pue­blos en mani­fes­ta­ción en los tiem­pos de Dolo­res Iba­rru­ri, que era del tiem­po de mi padre, dos años mayor. Con 15 años era una bata­lla­do­ra, una lucha­do­ra. Su com­pa­ñe­ro era barre­na­dor, como mi padre. Lue­go mi padre tra­ba­jó en Altos Hor­nos, igual que otros muchos mine­ros.

¿Tie­ne espe­ran­za en recu­pe­rar el espí­ri­tu de lucha?

Hay que vol­ver. Creo que en la calle hay que tener más pre­sen­cia. Hay que tener el orgu­llo de Gre­cia. Cada uno don­de pue­da, pero que se nos vea en la calle. Hay que tener pre­sen­cia. Hay que denun­ciar, en gru­pos gran­des o en peque­ños. Hay que estar ahí. Hay que hacer una denun­cia fuer­te y hay que ser com­ba­ti­vos. Por­que nos están ganan­do la bata­lla por la pasi­vi­dad que hay. Los sin­di­ca­tos, sobre todo los esta­ta­les, son correa de trans­mi­sión de los gobier­nos por­que les inyec­tan dine­ro, están a sus órde­nes.

¿Hay moti­vos para secun­dar la huel­ga el pró­xi­mo 29 de mar­zo?

Hay muchos moti­vos. Tene­mos que salir y luchar. Si no sali­mos aho­ra, no vamos a hacer­lo nun­ca. El sis­te­ma nos está ate­na­zan­do, nos aho­ga. Tene­mos que recu­pe­rar la res­pi­ra­ción, pero solo se con­si­gue con la lucha. Los pode­ro­sos tie­nen todos los medios para dis­traer­nos con la tele­vi­sión, el fút­bol, etc. El dic­ta­dor Fran­co ponía la corri­da de toros a medio­día el Pri­me­ro de Mayo. Se tra­ta de dis­traer­nos. No pode­mos caer en el jue­go de los pode­ro­sos y de los gobier­nos ven­di­dos al capi­ta­lis­mo feroz.

Usted está inte­gra­do en el colec­ti­vo Berri Otxoak que ocu­pa la calle un día sí y otro tam­bién.

Sí, en Berri-Otxoak, en las asam­bleas de para­dos, etc., se hace un tra­ba­jo social impor­tan­te. No hay que que­dar­se en casa, por­que quie­nes nos dejan en la pobre­za y des­pro­te­gi­dos quie­ren que no se vea el des­tro­zo social que están pro­vo­can­do. Ocu­pa­mos un caje­ro de BBK, nos difra­zar­mos de pin­güi­nos para decir que nos dejan hela­dos con los recor­tes y, entre otras, con­me­mo­rar el gol­pe de esta­do de Teje­ro para denun­ciar que la refor­ma labo­ral es un gol­pe de esta­do con­tra los dere­chos socia­les y labo­ra­les.

«En mi casa nos reu­nía­mos con Nico­lás Redon­do, el padre del lehen­da­ka­ri actual y Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta»

¿Dón­de vivía usted?

Yo vivía en un sótano en Bara­kal­do. Veía las pier­nas de la gen­te, pero allí nos jun­tá­ba­mos. A mi casa venía Nico­lás Redon­do, los Tue­ros, los Iba­rro­las, el padre del lehen­da­ki Patxi López, Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta. Allí coin­ci­día­mos. Mi casa era el cen­tro de la cons­pi­ra­ción en la épo­ca fran­quis­ta, el baluar­te de cen­tro de resis­ten­cia. Me detu­vie­ron muchas veces. Per­te­ne­cía a la parro­quia de San­ta Tere­sa de Bara­kal­do. En una oca­sión deci­di­mos poner una pin­ta­da en el Pri­me­ro de Mayo: «Arri­ba los tra­ba­ja­do­res. Demo­cra­cia popu­lar». Se mon­tó una bue­na, al día siguien­te.

¿Cuá­les son las huel­gas que más recuer­da en esos tiem­pos?

En Ban­das de Etxe­ba­rri (actual Arce­lor Mit­tal) estu­vie­ron seis meses en huel­ga. Noso­tros tra­ba­já­ba­mos con la «viet­na­mi­ta» para hacer copias de las octa­vi­llas. La que más recuer­do fue una huel­ga que hici­mos a media­dos de los seten­ta en la Cons­truc­ción de Biz­kaia. Para­mos todo, yen­do a cada obra, pero en Duran­go no pudi­mos hacer nada. Las muje­res de los tra­ba­ja­do­res, mi com­pa­ñe­ra inclui­da, nos pidie­ron un auto­bús para ir. Alqui­la­mos uno, fue­ron y para­ron Duran­go. Les lla­ma­ban esqui­ro­les. Para­ron las obras, pero la Guar­dia Civil detu­vo a todas. Les espe­ra­mos en la igle­sia de Por­tu­ga­le­te en asam­blea. A las cin­co de la tar­de lle­ga­ron. Fue emo­cio­nan­te. Empe­za­mos a gri­tar y me tra­je­ron un tri­cor­nio de rega­lo.

¿Es cier­to que se ente­ró que era par­la­men­ta­rio tra­ba­jan­do en las obras de Ron­te­gi?

Sí, por­que el recuen­to enton­ces era más lar­go. Me fui a dor­mir por­que tenía que ir a la obra del Puen­te de Ron­te­gi. Allí me ente­ré que era dipu­tado por Herri Bata­su­na cuan­do vinie­ron los perio­dis­tas. Seguí tra­ba­jan­do allí y en otras obras, por­que he esta­do en muchas. Recuer­do cuan­do fui­mos a reco­ger las cre­den­cia­les a Madrid. Fui­mos el día ante­rior: Teles­fo­ro de Mon­zón y Ortzi (Fran­cis­co Leta­men­dia), y nos acom­pa­ñó el ex direc­tor de Egin Xabier Sán­chez Eraus­kin y Jokin Goros­ti­di. Cogi­mos el acta de dipu­tados a la maña­na en el hemi­ci­clo. Teles­fo­ro se sen­tó en el asien­to que ocu­pó en tiem­pos de la Repú­bli­ca como par­la­men­ta­rio del PNV. Me emo­ciono recor­dán­do­lo. Lue­go fui­mos a la cár­cel de Soria para inten­tar entre­gar allí las cre­den­cia­les, por­que los pre­sos eran quie­nes debían tener­las.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *