El pul­so polí­ti­co tras el telón elec­to­ral en Irán- Txen­te Rekon­do

Irán ha cele­bra­do elec­cio­nes para ele­gir el nue­vo Maj­les o Par­la­men­to. Los resul­ta­dos refle­jan una alta par­ti­ci­pa­ción, así como un cla­ro triun­fo de los par­ti­da­rios del Líder Supre­mo, el Aya­to­lah Ali Jame­nei. A par­tir de aquí se des­atan las noti­cias intere­sa­das, sobre todo por par­te de deter­mi­na­da pren­sa y acto­res polí­ti­cos occi­den­ta­les, que o no cono­cen la com­ple­ji­dad del sis­te­ma polí­ti­co ira­ní, o bien pre­fie­ren hacer sus pro­pias inter­pre­ta­cio­nes.

En ese sen­ti­do, el actual pre­si­den­te y «bes­tia negra» de Occi­den­te, Mah­mud Ahma­di­ne­yad, habría sido el gran derro­ta­do, al tiem­po que algu­nos apun­tan que «los clé­ri­gos se han impues­to en las elec­cio­nes» o que «la rama más dura, la del Aya­to­lah Jame­nei, se ha impues­to». Y todo ello ade­re­za­do con loas a la lla­ma­da opo­si­ción que se arti­cu­ló en las pro­tes­tas de 2009 y que ha lla­ma­do al boi­cot. En defi­ni­ti­va, siguen pre­sen­tan­do una reali­dad polí­ti­ca en blan­co y negro, con dos gran­des ten­den­cias, la ofi­cial y la opo­si­ción, y ocul­tan­do o igno­ran­do la com­ple­ja hete­ro­ge­nei­dad de esos cam­pos ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos.

La diver­si­dad y enfren­ta­mien­tos entre las mal lla­ma­das fuer­zas del sis­te­ma (se pasa por alto que bue­na par­te de la «opo­si­ción» tam­bién defien­den el actual sis­te­ma polí­ti­co-reli­gio­so) no es algo nue­vo en Irán. Para algu­nos el equi­li­brio que man­tie­nen las fuer­zas en torno a Jame­nei y los Cuer­pos de la Guar­dia Revo­lu­cio­na­ria Islá­mi­ca (IRGC) pue­de ver­se alte­ra­do con el auge de éstos en torno al poder en los últi­mos años. De ahí el inte­rés del Líder Supre­mo por reequi­li­brar el peso de ambas fuer­zas, que por otra par­te, man­tie­nen una cier­ta reci­pro­ci­dad.

Algu­nos han que­ri­do pre­sen­tar esa pug­na como un due­lo entre los IRGC y los clé­ri­gos, pero tan­to un sec­tor como otro pre­sen­tan en su seno dife­ren­tes ten­den­cias y corrien­tes, lo que difi­cul­ta aún más que ambos sean una reali­dad homo­gé­nea. Uni­do a todo ello, encon­tra­mos por tan­to dife­ren­tes pug­nas en ambos sec­to­res, y una de ellas se ha obser­va­do en cier­ta mane­ra en estas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias.

La polí­ti­ca del actual pre­si­den­te Ahma­di­ne­yad le ha per­mi­ti­do en el pasa­do ir ganan­do apo­yos entre la pobla­ción, pero al mis­mo tiem­po su aumen­to de popu­la­ri­dad ha sido vis­to como un cier­to peli­gro por otros acto­res que veían redu­ci­do el suyo. Por ello, duran­te estas sema­nas las fuer­zas más pró­xi­mas al Líder Supre­mo han des­ple­ga­do todos los apa­ra­tos del esta­do bajo su con­trol para evi­tar un Par­la­men­to afín a Ahma­di­ne­yad. Las rela­cio­nes entre éste y Jame­nei no atra­vie­san por su mejor momen­to, pero de momen­to ambos siguen estre­cha­men­te rela­cio­na­dos entre sí.

El tér­mino opo­si­ción en Irán tam­bién sue­le ser uti­li­za­do ale­gre­men­te des­de algu­nos sec­to­res en Occi­den­te. En este cam­po se repi­te en cier­ta mane­ra la diver­si­dad o la plu­ra­li­dad que pode­mos encon­trar en el ante­rior. Los inten­tos de algu­nos por incen­ti­var un cam­bio de régi­men en Irán tuvie­ron su máxi­ma expre­sión en torno a la cober­tu­ra mediá­ti­ca de las pro­tes­tas de 2009. La lla­ma­da «revo­lu­ción ver­de» ha veni­do des­in­flán­do­se des­de enton­ces por una serie de fac­to­res. Las dife­ren­cias inter­nas, el cho­que de per­so­na­li­da­des, la repre­sión del régi­men (deten­ción de diri­gen­tes, arres­tos domi­ci­lia­rios, cie­rre de medios de comu­ni­ca­ción), las tra­bas buro­crá­ti­cas y el can­san­cio de bue­na par­te de sus segui­do­res han lle­va­do a esos sec­to­res a una situa­ción muy deli­ca­da. Mien­tras que algu­nos, lo menos, han par­ti­ci­pa­do en las elec­cio­nes, con unos resul­ta­dos muy pobres, otros han abo­ga­do por el boi­cot de las mis­mas.

Un ejem­plo cla­ro de esa divi­sión lo encon­tra­mos entra las fuer­zas pro­gre­sis­tas opo­si­to­ras a la hora de posi­cio­nar­se ante las ame­na­zas de una supues­ta agre­sión mili­tar de EEUU y sus alia­dos. Mien­tras que unos han deci­di­do reba­jar sus cri­ti­cas al régi­men para afron­tar esa ame­na­za exte­rior y no dar baza a los agre­so­res, otros siguen apos­tan­do por el cam­bio de régi­men, como los gru­pos opo­si­to­res que se han reu­ni­do en Euro­pa hace unas sema­nas y que ape­nas cuen­tan con res­pal­do den­tro de Irán (como los ha defi­ni­do algún ana­lis­ta, son una mez­cla de neo­li­be­ra­les, refor­mis­tas islá­mi­cos y par­ti­da­rios del sha). Tam­bién encon­tra­mos sec­to­res que se opo­nen a una inter­ven­ción «impe­ria­lis­ta y a las san­cio­nes, pero que al mis­mo tiem­po apues­tan por derro­tar al régi­men islá­mi­co des­de aba­jo», pero a día de hoy no tie­nen mucha fuer­za ni peso en el país.

La ame­na­za de una agre­sión mili­tar sigue sobre­vo­lan­do el esce­na­rio ira­ní. Cual­quie­ra que conoz­ca el país per­sa y haya teni­do oca­sión de char­lar con sus habi­tan­tes, sabe per­fec­ta­men­te que si algo une a día de hoy a la mayor par­te de la pobla­ción es su recha­zo a cual­quier inter­ven­ción extran­je­ra. Esas voces, inclui­das las con­tra­rias al actual régi­men, seña­lan que cual­quier cam­bio debe­rá hacer­se entre ira­níes. Por eso, cuan­do algu­nos hal­co­nes neo­con­ser­va­do­res siguen hablan­do de un ata­que mili­tar con­tra Irán, lo hacen en defen­sa de sus pro­pios intere­ses (como lo han hecho en Iraq, Afga­nis­tán o Libia, por citar algu­nos casos recien­tes).

En Washing­ton siguen valo­ran­do todas las opcio­nes que se han veni­do ponien­do sobre la mesa en ese sen­ti­do (ata­que «selec­ti­vo» de Israel, ope­ra­ción «béli­ca» de EEUU y sus alia­dos, san­cio­nes y embar­gos, gue­rra sucia), de ahí tam­bién la recien­te reu­nión de Oba­ma con el diri­gen­te israe­lí Neta­yanhu. Washing­ton nece­si­ta por un lado «repo­ner­se» de los fra­ca­sos de Iraq o Afga­nis­tán, pero al mis­mo tiem­po «nece­si­ta» de Tehe­rán en esos dos esce­na­rios. Ade­más, una inter­ven­ción mili­tar con­tra Irán ten­dría con­se­cuen­cias impre­de­ci­bles e incal­cu­la­bles, tan­to para EEUU como para sus alia­dos Occi­den­ta­les y en la región.

No con­vie­ne olvi­dar que a día de hoy Irán no es una reali­dad ais­la­da, cuen­ta con impor­tan­tes alia­dos en la zona y en otras par­tes del mun­do, que no duda­rían en acti­var sus recur­sos para apo­yar­le. Tal vez por ello, EEUU e Israel pre­fie­ran lle­var el esce­na­rio de enfren­ta­mien­to con­tra Irán a Siria, y en ese sen­ti­do cobra­ría peso las teo­rías que seña­lan que en terri­to­rio sirio esta­ría tenien­do lugar ese pul­so, esa gue­rra de baja inten­si­dad, entre los cita­dos acto­res.

Los recien­tes movi­mien­tos en torno al pro­gra­ma nuclear ira­ní, de con­fir­mar­se, podían seña­lar el camino para solu­cio­nar el con­flic­to. La vuel­ta a las nego­cia­cio­nes del gru­po de los seis (Ale­ma­nia, Fran­cia, Rei­no Uni­do, EEUU, Rusia y Chi­na) e Irán pue­den arti­cu­la­ra meca­nis­mos nego­cia­do­res para sol­ven­tar esa cri­sis, pero siem­pre par­tien­do del dere­cho de esos esta­dos a ejer­cer su sobe­ra­nía, sin inje­ren­cias ni ame­na­zas.

La tem­pe­ra­tu­ra polí­ti­ca ira­ní con­ti­nua­rá aumen­tan­do en los pró­xi­mos meses. A todos los fac­to­res (inter­nos y exter­nos) cita­dos hay que aña­dir las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2013, y las fuer­zas que a día de hoy sos­tie­nen los dife­ren­tes pul­sos, acen­tua­rán sus manio­bras para situar­se en una mejor posi­ción de cara a ven­cer a sus adver­sa­rios.

Una bue­na mues­tra de ese com­ple­jo mosai­co polí­ti­co que se vive en Irán lo encon­tra­mos en la car­ta de un acti­vis­ta local, que al des­cri­bir su pro­pia fami­lia pare­ce que hace una expo­si­ción muy fide­dig­na de esa reali­dad: «Mi padre es clé­ri­go, pero no cree en la teo­cra­cia. Uno de mis her­ma­nos es un vete­rano heri­do de la gue­rra Irán-Irak, mi otro her­mano es miem­bro del Basij [mili­cias] y yo soy mar­xis­ta … El día en que los ofi­cia­les lle­ga­ron a arres­tar­me, cre­ye­ron que habían ido a la direc­ción equi­vo­ca­da, ya que en la pared había una foto de Has­san Nas­ra­llah, líder de Hez­bo­lá del Líbano, así como una foto­gra­fía del aya­to­lá Jame­nei. Una foto de Ahma­di­ne­jad había esta­do has­ta hace poco allí, pero mi her­mano la rom­pió en peda­zos cuan­do Ahma­di­ne­jad no besó la mano de Kha­me­nei duran­te la cere­mo­nia de su toma de pose­sión pre­si­den­cial en 2009».

Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN) /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *