Los comu­nis­tas rusos desa­fían a la mafia elec­to­ral de Putin

Tras el frau­de elec­to­ral de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del mes de diciem­bre, que gene­ró pro­tes­ta social, Putin enfren­ta una cre­cien­te opo­si­ción
Los rusos comien­zan a acu­dir a las urnas para ele­gir nue­vo pre­si­den­te. La opo­si­ción se ha esfor­za­do para movi­li­zar a los elec­to­res e impo­ner una segun­da vuel­ta al hom­bre fuer­te del país, pre­si­den­te ya en el año 2000 y en 2008 que ha vis­to decaer su popu­la­ri­dad.
Los cole­gios elec­to­ra­les en el extre­mo orien­te de Rusia abrie­ron sus puer­tas este domin­go, incian­do así los comi­cios pre­si­den­cia­les en los que el actual pri­mer minis­tro Vla­dí­mir Putin aspi­ra a regre­sar al Krem­lin, pese a las pro­tes­tas sin pre­ce­den­tes con­tra su régi­men.
«Los cole­gios elec­to­ra­les abrie­ron tal como esta­ba pro­gra­ma­do. Todo está en cal­ma», decla­ró Oksa­na Baly­ni­na, vice­pre­si­den­te de la comi­sión elec­to­ral de Chu­kot­ka, una región rica en recur­sos natu­ra­les, situa­da en el extre­mo orien­tal de Sibe­ria.
Unos 109 millo­nes de elec­to­res están con­vo­ca­dos a las urnas. Los cole­gios elec­to­ra­les abren a las 8:00 am loca­les el domin­go, pero como Rusia tie­ne nue­ve horas dis­tin­tas, des­de GMT+3 has­ta GMT+12, como en el caso de Chu­kot­ka, el hora­rio de sufra­gio se exten­de­rá por espa­cio de más de 12 horas. Las pri­me­ras esti­ma­cio­nes se cono­ce­rán hacia las 9:00 pm del domin­go, tras el cie­rre de las últi­mas ofi­ci­nas de vota­ción en Kalin­gra­do (en el occi­den­te).
Los son­deos, publi­ca­dos a fina­les de febre­ro, dan ven­ce­dor a Putin en la pri­me­ra vuel­ta, con alre­de­dor del 60% de los votos.
Putin se enfren­ta a cua­tro can­di­da­tos que se han cui­da­do de ata­car­le fron­tal­men­te, y nin­gún miem­bro de la opo­si­ción radi­cal a Putin ha sido auto­ri­za­do a pre­sen­tar­se.
El país vivió el sába­do una «jor­na­da de silen­cio» con­for­me a la legis­la­ción elec­to­ral que prohí­be toda cam­pa­ña en vís­pe­ras del voto.
En una entre­vis­ta a varios medios extran­je­ros publi­ca­da el vier­nes, Putin dijo estar segu­ro de tener el apo­yo de la mayo­ría, inclu­so en las gran­des ciu­da­des y en el seno de la cla­se media, de don­de pro­ce­den los prin­ci­pa­les opo­si­to­res.
La coa­li­ción de opo­si­ción que orga­ni­za des­de las legis­la­ti­vas de diciem­bre ‑mar­ca­das según ella por frau­des masi­vos- mani­fes­ta­cio­nes de una mag­ni­tud sin pre­ce­den­tes en Mos­cú des­de hace 12 años, con­si­de­ró que los comi­cios no podían ser demo­crá­ti­cos y pre­vé una nue­va con­cen­tra­ción el 5 de mar­zo en el cen­tro de la capi­tal rusa.
La cam­pa­ña elec­to­ral estu­vo mar­ca­da, según los obser­va­do­res de la orga­ni­za­ción rusa Golos, por el empleo masi­vo de recur­sos del Esta­do a favor de Putin y una polí­ti­ca de «inti­mi­da­ción».
«La cam­pa­ña se ha dis­tin­gui­do por la abun­dan­cia de ten­ta­ti­vas de deni­gra­ción, diri­gi­das tan­to a las opo­si­ción como a los can­di­da­tos en las pre­si­den­cia­les», sub­ra­ya­ba el jue­ves la aso­cia­ción en un infor­me.
El actual jefe del gobierno ha acu­sa­do a los opo­si­to­res de estar al ser­vi­cio de Occi­den­te, de pre­pa­rar ellos mis­mos frau­des elec­to­ra­les e inclu­so de que­rer ase­si­nar a uno de los suyos para lue­go acu­sar al régi­men.
Ele­gi­do una pri­me­ra vez a la pre­si­den­cia con 53% de los votos cuan­do era jefe de Esta­do inte­ri­no tras la dimi­sión de Boris Yels­tin, fue reele­gi­do triun­fal­men­te en 2004 con más de 71% de los sufra­gios.
Obli­ga­do a aban­do­nar el Krem­lin en 2008 al no poder efec­tuar un ter­cer man­da­to con­se­cu­ti­vo, Putin se ha man­te­ni­do como el hom­bre fuer­te del país al tomar el pues­to de pri­mer minis­tro y al lan­zar a la pre­si­den­cia a Dimi­tri Med­ve­dev.
Este se ha apar­ta­do para dejar paso a su men­tor y debe­ría con­ver­tir­se en pri­mer minis­tro tras la entre­ga de pode­res pre­vis­ta en mayo.
Una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal ha amplia­do el man­da­to pre­si­den­cial de cua­tro a seis años y Putin pue­de teó­ri­ca­men­te que­dar­se en el poder duran­te dos nue­vos man­da­tos, has­ta 2024.
«Toda­vía no lo he deci­dio», expli­có Putin en una entre­vis­ta emi­ti­da el vier­nes, «sería nor­mal, si todo va bien, si es lo que le gus­ta a la gen­te».
Aun­que la vic­to­ria este domin­go de Putin está apa­ren­te­men­te cla­ra, la movi­li­dad cre­cien­te de la opo­si­ción indi­ca un alza de los comu­nis­tas y del res­to de fuer­zas elec­to­ra­les de opo­si­ción, aun­que en la Rusia actual siem­pre que­da la posi­bi­li­dad de recu­rrir al frau­de.
Un nue­vo man­da­to de Putin podría ser más com­pli­ca­do que los ante­rio­res.
«El movi­mien­to de pro­tes­ta ini­cia­do tras las legis­la­ti­vas fal­si­fi­ca­das de diciem­bre no ame­na­za toda­vía el con­trol del poder de Putin, pero es el sín­to­ma de una Rusia cada vez más ines­ta­ble», esti­ma el Con­se­jo Euro­peo para la Polí­ti­ca Extran­je­ra, un cen­tro de aná­li­sis pró­xi­mo de la Unión Euro­pea.
Los comu­nis­tas, la segun­da fuer­za elec­to­ral rusa
Gue­na­di Tsiu­ga­nov, un filó­so­fo, líder del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Fede­ra­ción Rusa, lide­ra las fuer­zas polí­ti­cas de opo­si­ción.
Su pro­gra­ma des­cri­be como los gran­des pro­ble­mas de Rusia: la des­igual­dad social; la des­truc­ción de la eco­no­mía, basa­da aho­ra en la expor­ta­ción de mate­rias pri­mas, gas, car­bon y petró­leo; la pér­di­da de la capa­ci­dad de defen­sa y la degra­da­ción espi­ri­tual y moral del pue­blo ruso.
Los comu­nis­tas en la cam­pa­ña elec­to­ral pro­me­ten segu­ri­dad nacio­nal y ciu­da­da­na para todos los rusos, cam­biar el mode­lo eco­nó­mi­co, nacio­na­li­za­ción de los sec­to­res estra­té­gi­cos y pro­mo­ver una nue­va indus­tria­li­za­ción; la supera­ción de la pobre­za y la degra­da­ción social; una polí­ti­ca de amis­tad de todos los pue­blos de la fede­ra­ción rusa; lega­li­dad, orden cons­ti­tu­cio­nal y res­pe­to a los dere­chos huma­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *