Basau­ri recuer­da a los no olvi­da­dos

Flo­res y pala­bras de recon­ci­lia­ción y jus­ti­cia sus­ti­tu­ye­ron ayer a las balas en la fatal esqui­na que vio morir hace 36 años al basau­ri­ta­rra Vicen­te Antón Ferre­ro. Este vecino, así como el res­to de los que des­apa­re­cie­ron duran­te el alza­mien­to mili­tar, la dic­ta­du­ra y la tran­si­ción fue­ron recor­da­dos ayer en silen­cio por un cen­te­nar de veci­nos que qui­so par­ti­ci­par en el pri­mer acto de home­na­je que orga­ni­za el Ayun­ta­mien­to de Basau­ri. Entre ellas, fami­lia­res de los falle­ci­dos en el trá­gi­co 5 de mar­zo en Gas­teiz, suce­so por el que pro­tes­ta­ba el joven de 18 años cuan­do los dis­pa­ros de la Guar­dia Civil aca­ba­ron con su vida.

«Sin odio, sin sed de ven­gan­za, con sere­ni­dad, recor­de­mos y reco­noz­ca­mos lo que ocu­rrió, haga­mos visi­ble el dolor de tan­ta gen­te, reti­re­mos los sím­bo­los de la infa­mia de nues­tras calles para que por fin poda­mos pasar pági­na», expre­só el alcal­de, Ando­ni Bus­quet. Jun­to al pri­mer edil, el home­na­je, que será cele­bra­do de for­ma anual, con­tó con la pre­sen­cia del res­to de gru­pos de la Cor­po­ra­ción basau­ri­ta­rra a excep­ción de los repre­sen­tan­tes del Par­ti­do Popu­lar.

Esa mis­ma calle, que lle­va el nom­bre de Antón Ferre­ro, ha sido la ele­gi­da por el colec­ti­vo Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan para seguir dan­do pasos hacia la recu­pe­ra­ción de la memo­ria y el recuer­do de las víc­ti­mas. El siguien­te paso, según recor­da­ron ayer antes de dar las gra­cias al Con­sis­to­rio, es el de ela­bo­rar una lis­ta con todos los falle­ci­dos del muni­ci­pio duran­te el fran­quis­mo.

Cen­te­na­ria tra­ba­ja­do­ra Antes, por la maña­na, le había toca­do a la resi­den­cia foral de Biz­kotxal­de ser tes­ti­go de otro home­na­je. El que la Dipu­tación y el Ayun­ta­mien­to brin­da­ron a Vicen­ta Ruiz Ramos en su 100 cum­plea­ños. Naci­da el 8 de mar­zo de 1912 en Ure­lla­na Vie­ja, Vicen­ta es una mujer muy lucha­do­ra. En Bada­joz tra­ba­jó en el cam­po, en los oli­va­res, y se que­dó viu­da estan­do emba­ra­za­da de su segun­do hijo, en ple­na Gue­rra Civil pues su mari­do era repu­bli­cano y murió en el con­flic­to. En los años 60 se tras­la­dó a Eus­ka­di ins­ta­lán­do­se pri­me­ro en San­tur­tzi.

Des­de enton­ces, ha segui­do tra­ba­jan­do duro para sacar ade­lan­te a su fami­lia. Ade­más de los dos hijos, uno ya falle­ci­do, tie­ne seis nie­tos y otros tan­tos biz­nie­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *