Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be: Lucha por dere­chos de las muje­res toda­vía va a reco­rrer lar­go camino- Cami­la Quei­roz

Cami­la Quei­roz /​Dia­rio de los Andes

A pesar de ser mayo­ría numé­ri­ca, las muje­res con­ti­núan sien­do par­te de la mino­ría polí­ti­ca y social.

Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be tie­nen hoy una pobla­ción feme­ni­na esti­ma­da en más de 302 millo­nes de per­so­nas, según datos de la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y Cari­be (Cepal), núme­ro supe­rior a los 294.596 hom­bres. A pesar de ser mayo­ría numé­ri­ca, las muje­res con­ti­núan sien­do par­te de la mino­ría polí­ti­ca y social. ¿Por qué moti­vos? ¿Cómo los movi­mien­tos femi­nis­tas de la región actúan para supe­rar este cua­dro de situa­ción? ¿Qué desa­fíos enfren­tan y cuá­les son las con­quis­tas que están alcan­zan­do?

Feme­ni­ci­dio, vio­len­cia domés­ti­ca, nega­ción de dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos y de par­ti­ci­pa­ción en los espa­cios de poder cons­ti­tu­yen el pano­ra­ma de los prin­ci­pa­les desa­fíos que enfren­tan las lati­no­ame­ri­ca­nas. Por otro lado, con mucha crea­ti­vi­dad y tena­ci­dad, los movi­mien­tos femi­nis­tas resis­ten des­de hace muchas déca­das, y reco­gen algu­nos lau­re­les en esa lucha.

Para la coor­di­na­do­ra de la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res de Bra­sil, Nalu Faria, hay muchas con­quis­tas para cele­brar. “Con­so­li­da­ción de un mar­co que reco­no­ce varios dere­chos de las muje­res, igual­dad de géne­ro, efec­ti­vi­za­ción de algu­nos dere­chos, for­ta­le­ci­mien­to del pro­ta­go­nis­mo, de espa­cios de empo­de­ra­mien­to de las muje­res, com­par­ti­dos por orga­ni­za­cio­nes civi­les y por el Esta­do. Tene­mos la con­so­li­da­ción de un suje­to polí­ti­co, las muje­res”, enu­me­ra. Como prin­ci­pal obs­tácu­lo la acti­vis­ta cita la garan­tía amplia de los dere­chos, que, enfa­ti­za: sólo lle­ga­rá si hay cam­bios estruc­tu­ra­les.

En Ecua­dor, la pre­si­den­ta del Fren­te de Muje­res Defen­so­ras de la Pacha­ma­ma, Rosí Pérez Aré­va­lo, eva­lúa que 2011 fue un año de visi­bi­li­za­ción del papel de las muje­res, prin­ci­pal­men­te en la defen­sa de los dere­chos huma­nos y, en el con­tex­to del país, en la lucha con­tra los megra­pro­yec­tos de mine­ría, que afec­tan fuer­te­men­te a la pro­vin­cia de Azuay, en el sur de la región Andi­na de Ecua­dor.

Para 2012, las muje­res pre­ten­den for­ta­le­cer su papel en los movi­mien­tos socia­les, así como la Unión Lati­no­ame­ri­ca­na de Muje­res (ULAM). Tam­bién está en la pau­ta hacer fren­te al gobierno, que, según Rosí, está “ali­nea­do con los intere­ses de las gran­des cor­po­ra­cio­nes extran­je­ras, como las empre­sas mine­ras”, per­si­guien­do al Fren­te de Muje­res con una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio.

Vio­len­cia

El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Colom­bia, Hon­du­ras, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Boli­via, Para­guay, Pana­má y Méxi­co están entre las 11 pri­me­ras posi­cio­nes en las tasas de feme­ni­ci­dios por cada millón de muje­res, según un estu­dio rea­li­za­do en 43 paí­ses.

En Perú, el pro­yec­to de ley que incor­po­ra­ba el feme­ni­ci­dio en el Códi­go Penal fue archi­va­do. Entre 2009 y 2010, 283 muje­res fue­ron víc­ti­mas de feme­ni­ci­dio. Has­ta julio de este año, el deli­to ya había inte­rrum­pi­do la vida de otras 48 muje­res en el país, con­si­de­ra­do uno de los tres paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na con mayor índi­ce de feme­ni­ci­dio. En Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, lo mis­mo: entre 2005 y agos­to de 2009, se regis­tra­ron 867 feme­ni­ci­dios.

¿Y qué decir de Méxi­co? El Obser­va­to­rio Ciu­da­dano Nacio­nal del Feme­ni­ci­dio regis­tró, entre 2009 y junio de 2010, 1.728 feme­ni­ci­dios en 18 de los 31 esta­dos de Méxi­co. En Ciu­dad Juá­rez, en la fron­te­ra nor­te, la situa­ción es tan gra­ve que lla­mó la aten­ción inter­na­cio­nal: de 117 feme­ni­ci­dios en 2009, los deli­tos pasa­ron a 306 en 2010, o sea, casi se tri­pli­ca­ron.

En Gua­te­ma­la, 695 muje­res fue­ron ase­si­na­das en for­ma vio­len­ta en 2010. Con­ta­bi­li­zan­do las muer­tes des­de 2004, el núme­ro se ele­va a casi 4.400 víc­ti­mas de feme­ni­ci­dio. La mili­tan­te de la Con­ver­gen­cia Cívi­co Polí­ti­ca de Muje­res, Car­men López, afir­ma que el país tomó la delan­te­ra en la expe­rien­cia de leyes espe­cí­fi­cas con­tra el feme­ni­ci­dio y creó tres tri­bu­na­les espe­cia­li­za­dos. Sin embar­go, ella no espe­ra que la vio­len­cia se reduz­ca.

En Bra­sil, cin­co muje­res son gra­ve­men­te mal­tra­ta­das por hom­bres cada dos minu­tos. Según datos del Minis­te­rio de Salud, 10 mue­ren dia­ria­men­te en las manos de com­pa­ñe­ros o ex-com­pa­ñe­ros.

Con­tra la vio­len­cia domés­ti­ca, el país cuen­ta con la Ley María da Penha, con­si­de­ra­do uno de los ins­tru­men­tos más avan­za­dos del mun­do. Des­gra­cia­da­men­te, la per­fec­ción de la ley tro­pie­za con la fal­ta de polí­ti­cas públi­cas que estén a la altu­ra, y de todo un apa­ra­to nece­sa­rio para su apli­ca­ción.

Dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos

Para Nalu Faria, Inte­gran­te de la Uni­ver­si­dad Libre Femi­nis­ta, en Bra­sil, Gua­ci­ra César de Oli­vei­ra es taxa­ti­va. “Hubo un recru­de­ci­mien­to impor­tan­te en esta área”. En esta temá­ti­ca, los movi­mien­tos femi­nis­tas pare­cen encon­trar cada vez más resis­ten­cia. Para Nalu Faria, Amé­ri­ca Lati­na vive un movi­mien­to de for­ta­le­ci­mien­to de la dere­cha des­de media­dos de la déca­da de 1990 que impi­de un deba­te amplio, en el mar­co de un esta­do lai­co, sobre estas cues­tio­nes, en espe­cial la lega­li­za­ción del abor­to.

Ella expli­ca que el Fren­te Nacio­nal con­tra la Cri­mi­na­li­za­ción de las Muje­res por la Lega­li­za­ción del Abor­to lle­va ade­lan­te la defen­sa de ese dere­cho e infor­ma que duran­te la III Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Polí­ti­ca para las Muje­res fue apro­ba­da la reco­men­da­ción de que Bra­sil revi­se la legis­la­ción que cas­ti­ga el abor­to, avan­zan­do para ase­gu­rar la lega­li­za­ción. “Rei­vin­di­ca­mos del Esta­do que nin­gu­na mujer sea cas­ti­ga­da, humi­lla­da o mal­tra­ta­da por deci­dir hacer un abor­to o sufrir abor­to espon­tá­neo”, escla­re­ce.

Par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca

Actual­men­te, Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be cuen­tan con cin­co pre­si­den­tas –Dil­ma Rous­seff (Bra­sil); Lau­ra Chin­chi­lla (Cos­ta Rica), Kam­la Per­sad-Bise­sar (Tri­ni­dad y Toba­go) y Cris­ti­na Kirch­ner (Argen­ti­na)– y entre 2006 y 2010 Miche­lle Bache­let coman­dó Chi­le. Pero, ¿esta coyun­tu­ra impac­tó de hecho sobre la con­di­ción social de las muje­res? ¿Hay mayor acce­so feme­nino a los espa­cios de poder?

En la opi­nión de Nalu Faria, cuan­do era pre­si­den­te, Bache­let adop­tó varias polí­ti­cas orien­ta­das hacia las muje­res, así como esta­ría hacién­do­lo Dil­ma en Bra­sil. “Pero no es una inter­ven­ción con dis­cur­so femi­nis­ta y liber­ta­rio. Hay con­tra­dic­cio­nes: son pre­si­den­tas, pero enfren­tan la reac­ción machis­ta y misó­gi­na. Noso­tros no tene­mos un lugar don­de no esté esta­ble­ci­da la dispu­ta, y esas dispu­tas pasan por cues­tio­nes de géne­ro y de cla­se”, argu­men­ta.

A pesar de la actua­ción de las pre­si­den­tas, la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la polí­ti­ca toda­vía es con­si­de­ra­da por deba­jo del ideal. La soció­lo­ga y coor­di­na­do­ra del Obser­va­to­rio de Géne­ro y Equi­dad, Tere­sa Val­dés, con­si­de­ra que Chi­le sufrió un retro­ce­so en esta cues­tión duran­te el gobierno del actual pre­si­den­te, Sebas­tián Piñe­ra.

“Si en el año 2006 se alcan­zó la pari­dad numé­ri­ca (50%) en el gabi­ne­te de minis­tros, pari­dad rela­ti­va que se man­tu­vo has­ta 2010 (40 – 60%), el actual gobierno cuen­ta sola­men­te con un 18% de muje­res en esos car­gos. Lo mis­mo ocu­rre en todas las cate­go­rías nom­bra­das por el pre­si­den­te”, se infor­ma. Ade­más, el pro­yec­to de ley que ase­gu­ra la repre­sen­ta­ción equi­li­bra­da de muje­res y hom­bres en el Par­la­men­to, envia­do por Bache­let en 2007, toda­vía no fue pues­to en la pau­ta. El gobierno lle­gó a enviar un pro­yec­to sobre cupos, pero sufrió el recha­zo de un par­ti­do de la base alia­da.

Para el año 2012, la soció­lo­ga espe­ra una mayor par­ti­ci­pa­ción de las muje­res, pero teme que esto que­de en los mar­cos de polí­ti­cas popu­lis­tas –que inclu­yen cen­tral­men­te a las muje­res, desig­nan­do muchos recur­sos pre­su­pues­ta­rios para ellas– sin una real par­ti­ci­pa­ción, inclu­si­ve con el aumen­to del acti­vis­mo social expe­ri­men­ta­do por Chi­le en 2011.

“En sín­te­sis, la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res pue­de aumen­tar con­si­de­ra­ble­men­te a nivel de auto­ri­da­des loca­les, pero pue­de dar­se en un con­tex­to de clien­te­lis­mo que no se tra­duz­ca en cam­bios cul­tu­ra­les rum­bo a la igual­dad, tal como es la polí­ti­ca del gobierno del pre­si­den­te Piñe­ra, de man­te­ner y refor­zar los pape­les tra­di­cio­na­les de géne­ro”, ana­li­za.

*Cami­la Quei­roz. Perio­dis­ta de Adi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *