“La socio­lo­gía va muy uni­da a la acción social”. Dax Tos­cano entre­vis­ta a Ani­bal Gar­zón

Aní­bal Gar­zón tie­ne el ofi­cio de soció­lo­go. Pero más allá de su pro­fe­sión, Aní­bal no se ha pues­to al ser­vi­cio de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa, oli­gár­qui­co capi­ta­lis­ta. Él está del lado de los opri­mi­dos, de los que luchan por la cons­truc­ción de un mun­do mejor, del socia­lis­mo. Es un inte­lec­tual, un pen­sa­dor al ser­vi­cio de la cau­sa de la revo­lu­ción. Su tra­ba­jo polí­ti­co, comu­ni­ca­cio­nal lo ates­ti­gua.

Licen­cia­do en estu­dios inter­na­cio­na­les sobre Amé­ri­ca Lati­na, tie­ne tam­bién una maes­tría en Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal. Ha rea­li­za­do tra­ba­jos de cam­po en paí­ses como Argen­ti­na, Cuba, Vene­zue­la, Ango­la, Boli­via y en la sel­va colom­bia­na. De igual mane­ra ha sido inves­ti­ga­dor en pro­yec­tos de edu­ca­ción en Ecua­dor, Perú y Boli­via. Corres­pon­sal sobre Amé­ri­ca Lati­na en el Sema­na­rio El Trian­gle, per­te­ne­ce al equi­po edi­to­rial de Kao­sen­la­red, miem­bro del con­se­jo edi­to­rial del sema­na­rio boli­viano La Épo­ca y actual­men­te par­te de la corres­pon­sa­lía inter­na­cio­nal de HISPAN TV en Boli­via.

Aní­bal res­pon­de a un plie­go de pre­gun­tas que ya han sido plan­tea­das y segui­rán plan­teán­do­se a otras y otros cama­ra­das, las mis­mas que tie­nen como obje­ti­vo des­mon­tar las patra­ñas de los inte­lec­tua­les bur­gue­ses y sus aca­dé­mi­cos en las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias res­pec­to al mar­xis­mo, así como evi­den­ciar la impor­tan­cia del estu­dio de las ideas de Marx, Engels, Lenin, su com­pren­sión y, fun­da­men­tal­men­te, su apli­ca­ción para la trans­for­ma­ción de la reali­dad social que hoy vivi­mos.

Aní­bal: Fren­te a los gra­ves pro­ble­mas que hoy vive la huma­ni­dad, que ha teni­do como con­se­cuen­cias gran­des movi­li­za­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en el mun­do fren­te a esta cri­sis del capi­ta­lis­mo, ¿tie­ne impor­tan­cia el mar­xis­mo para com­pren­der la reali­dad actual y lograr su trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria?

El mar­xis­mo nun­ca ha per­di­do vigen­cia des­de su naci­mien­to ni como cien­cia ni como pra­xis polí­ti­ca. La bur­gue­sía con sus “teo­rías” pos-moder­nis­tas inten­tó suplan­tar una fal­sa ideo­lo­gía del “Fin de la His­to­ria” pre­sen­tan­do dema­gó­gi­ca­men­te el fin de la lucha de cla­ses con la caí­da del Muro de Ber­lín. A pesar de las crí­ti­cas que podría­mos hacer al mode­lo sovié­ti­co posi­ble­men­te su des­apa­ri­ción otor­gó cier­ta hege­mo­nía al mode­lo capi­ta­lis­ta e impe­ria­lis­ta, pero eso no quie­re decir que la con­tra­he­ge­mo­nía haya des­apa­re­ci­do.

Marx nun­ca dijo que el camino hacia el comu­nis­mo era lineal, sino jus­ta­men­te lo con­tra­rio, pue­de tener avan­ces y retro­ce­sos como ana­li­za en la obra “18 de Bru­ma­rio de Luis Bona­par­te” en la lucha inter­cla­sis­ta entre bur­gue­sía y noble­za.

Este efec­to se ha podi­do com­pro­bar en la reali­dad lati­no­ame­ri­ca­na, dado que tras una cri­sis gene­ra­li­za­da de la mayo­ría de la izquier­da en los años 80 y 90 tras la implan­ta­ción de los mode­los neo­li­be­ra­les ins­pi­ra­dos en el Con­sen­so de Washing­ton y la cre­cien­te des­igual­dad y mar­gi­na­ción a sec­to­res explo­ta­dos, des­de obre­ros a pobla­cio­nes indí­ge­nas, fue­ron nacien­do movi­mien­tos socia­les con­tra el capi­ta­lis­mo y salie­ron nue­vos diri­gen­tes des­de Evo Mora­les, Hugo Chá­vez, inclu­so rena­ció Daniel Orte­ga en Nica­ra­gua, entre otros. Aho­ra, muchos de estos nue­vos gobier­nos de izquier­da nacie­ron con imá­ge­nes nacio­na­lis­tas, des­de Simón Bolí­var has­ta Tupac Kata­ri, pero el nacio­na­lis­mo solo pue­de gene­rar cier­ta uni­dad a cor­to pla­zo, si no hay un pro­yec­to polí­ti­co y eco­nó­mi­co con­cre­to la cosa cae y aquí entra la tras­cen­den­cia de la pra­xis mar­xis­ta.

Has­ta el momen­to muchos de estos gobier­nos, entra­dos en pro­ce­sos elec­to­ra­les, se han posi­cio­na­do con pos­tu­ras antim­pe­ria­lis­tas, anti­ca­pi­ta­lis­tas, con el uso de con­cep­tos mar­xis­tas como el Socia­lis­mo del Siglo XXI, el Socia­lis­mo Comu­ni­ta­rio, el Buen Vivir, pero toda­vía no hay un pro­yec­to teó­ri­co polí­ti­co defi­ni­do, y si no hay teo­ría en base a la reali­dad, la prác­ti­ca pue­de ser des­via­da hacia un mode­lo más key­ne­siano y de capi­ta­lis­mo nacio­nal.

La teo­ría está cons­trui­da, el mar­xis­mo, pero pare­ce ser que hay pro­ble­mas en su inter­pre­ta­ción, no lo adap­tan bien a las reali­da­des nacio­na­les o inter­na­cio­na­les sino que se pre­ten­de cons­truir nue­vos com­po­nen­tes con estruc­tu­ras vacías gene­ran­do con ello algu­nas divi­sio­nes en la izquier­da.

Por lo tan­to, para enten­der la reali­dad actual el mar­xis­mo sigue sien­do la guía. Lo impor­tan­te es saber uti­li­zar­la para cam­biar la reali­dad revo­lu­cio­na­ria­men­te.

¿Cuá­les son los ras­gos fun­da­men­ta­les de la teo­ría mar­xis­ta de la polí­ti­ca y cómo a tra­vés de ella se pue­de tener una visión pro­fun­da de la reali­dad social actual?

Hay varios con­cep­tos base para enten­der la teo­ría mar­xis­ta. Uno de los com­po­nen­tes prin­ci­pa­les para enten­der el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co es el de la lucha de cla­ses. Las estruc­tu­ras socia­les pue­den cam­biar en el tiem­po pero la lucha entre opri­mi­dos y opre­so­res con­ti­núa.

Por ejem­plo, en el siglo XIX la cla­se des­fa­vo­re­ci­da prin­ci­pal era el pro­le­ta­ria­do, en una visión occi­den­tal que ana­li­za­ron Marx y Engels en ple­na Revo­lu­ción Indus­trial en Ingla­te­rra, Fran­cia y la anti­gua Ale­ma­nia prin­ci­pal­men­te. Pero en el siglo XXI pode­mos decir que las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das, y se pue­den con­ver­tir en los prin­ci­pa­les suje­tos revo­lu­cio­na­rios, son los sin empleo, los cam­pe­si­nos y los pue­blos ori­gi­na­rios, acto­res que Marx des­va­lo­ró en su momen­to. Actual­men­te en Euro­pa los sin empleo son los que lle­van las accio­nes prin­ci­pa­les de pro­tes­ta con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, como el 15‑M en el Esta­do espa­ñol o el Movi­mien­to Ocu­pa Wall Street en los Esta­dos Uni­dos. Mien­tras, la mayo­ría de tra­ba­ja­do­res se han ido aco­mo­dan­do al dis­po­ner de empleo en un mer­ca­do tan fle­xi­ble, a pesar de que sus con­di­cio­nes se van dete­rio­ran­do como supre­sión de sala­rio y dere­chos. En el caso de Amé­ri­ca Lati­na los prin­ci­pa­les suje­tos revo­lu­cio­na­rios han sido rura­les, como los indí­ge­nas y cam­pe­si­nos en Boli­via y Ecua­dor.

Así, la visión de Marx en el siglo XIX no debe ser está­ti­ca como una ideo­lo­gía, sino movi­ble como una cien­cia, el mar­xis­mo, y por eso aun­que cam­bien los acto­res socia­les prin­ci­pa­les el sis­te­ma ver­ti­cal y de con­tra­dic­cio­nes de cla­se con­ti­núa. El capi­ta­lis­mo ha teni­do cam­bios en sus infra­es­truc­tu­ras, ya no esta­mos en un sis­te­ma de revo­lu­ción indus­trial sino de revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, pero el mode­lo pro­duc­ti­vo cla­sis­ta se man­tie­ne en su gene­ra­li­dad, como defi­ne el mar­xis­mo, con sus ins­tru­men­tos de explo­ta­ción como la plus­va­lía, los exce­den­tes, la inequi­dad de uso de recur­sos, el valor de cam­bio, o el valor de uso, entre otros.

Otro aspec­to es el con­cep­to de ideo­lo­gía del mar­xis­mo. El mis­mo con­cep­to se ter­gi­ver­só. Des­de un ini­cio en el mar­xis­mo tie­ne un carác­ter peyo­ra­ti­vo al ser enfo­ca­do como ins­tru­men­to de con­trol del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, para imple­men­tar y repro­du­cir unos valo­res en la socie­dad e inten­tar per­ma­ne­cer al mis­mo sis­te­ma. El enfo­que está vin­cu­la­do con lo que es la super­es­truc­tu­ra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la que con sus dife­ren­tes medios de pro­pa­gan­da, des­de sis­te­mas edu­ca­ti­vos, des­de medios de comu­ni­ca­ción, inser­tan cons­tan­te­men­te com­po­nen­tes ideo­ló­gi­cos. Por ejem­plo, los medios de comu­ni­ca­ción capi­ta­lis­tas nos defi­nen cons­tan­te­men­te a Cuba como una dic­ta­du­ra y a la vez eti­que­tan de demo­cra­cias a otros paí­ses que son ami­gos del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal, como es el caso de Israel que ha ocu­pa­do terreno mili­tar­men­te y ase­si­na­do a milla­res de pales­ti­nos. Tam­bién nos hacen ver como regí­me­nes ‑con­cep­to nega­ti­vo- a los paí­ses del Eje del Mal, como Irán, pero como sis­te­mas ‑con­cep­to posi­ti­vo- a los socios de Occi­den­te, como la Monar­quía repre­si­va de Ara­bia Sau­di­ta. Y en el caso del sis­te­ma edu­ca­ti­vo toda­vía se repro­du­ce en muchos libros que Espa­ña des­cu­brió Amé­ri­ca, no que la con­quis­tó y mató a millo­nes de lati­no­ame­ri­ca­nos roban­do las rique­zas y escla­vi­zán­do­les.

Y, por últi­mo, resu­mi­da­men­te ya que el mar­xis­mo es muy com­ple­to, y la res­pues­ta se alar­ga­ría dema­sia­do, un con­cep­to tras­cen­den­tal, y que fue más tra­ba­ja­do por Lenin en la cien­cia mar­xis­ta con su obra “Impe­ria­lis­mo, Fase Supe­rior del Capi­ta­lis­mo”, por su reali­dad social a ini­cios del siglo XX, es el impe­ria­lis­mo. En la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta nos inten­tan hacer ver que con los avan­ces de la Revo­lu­ción Tec­no­ló­gi­ca, como la imple­men­ta­ción de Inter­net, se ha gene­ra­do una glo­ba­li­za­ción, una comu­ni­ca­ción en todas las zonas del pla­ne­ta. En reali­dad la supues­ta glo­ba­li­za­ción se ini­ció con la con­quis­ta cruen­ta de Amé­ri­ca por los espa­ño­les y euro­peos en 1492 don­de los impe­rios con sus ins­tru­men­tos opre­so­res gene­ra­ron una des­igual­dad inter­na­cio­nal entre paí­ses explo­ta­do­res y explo­ta­dos que se repro­du­ce actual­men­te con las tras­na­cio­na­les como defi­nen los teó­ri­cos de la Depen­den­cia como Samir Amin o Gun­der Frank. Actual­men­te, las gue­rras con­tra Irak, Irán, Afga­nis­tán, el blo­queo que pade­ce Cuba, Corea del Nor­te, los inten­tos de des­es­ta­bi­li­zar con gol­pes de Esta­do los gobier­nos del ALBA-TCP, como Ecua­dor, Boli­via o Vene­zue­la, que lle­van a cabo los impe­rios de la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos, es por­que el impe­ria­lis­mo inten­ta eli­mi­nar cual­quier gobierno de país depen­dien­te que pon­ga en duda las estra­te­gias de un capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal al nacio­na­li­zar empre­sas pri­va­das o recur­sos nacio­na­les.

El mar­xis­mo, en resu­men, es un ins­tru­men­to para ana­li­zar el todo de la reali­dad, des­de la eco­no­mía, la polí­ti­ca, la cul­tu­ra, los medios de comu­ni­ca­ción, las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, el dere­cho y, a más de las estruc­tu­ras macro, tam­bién las micro, el machis­mo en la fami­lia o las rela­cio­nes de poder en la escue­la, como por ejem­plo se pue­de ver en la Edu­ca­ción Popu­lar mar­xis­ta de Pau­lo Frei­re.

Un con­cep­to usa­do sin nin­gún inven­ta­rio es el de demo­cra­cia. Nos ense­ñan que hay socie­da­des demo­crá­ti­cas y no demo­crá­ti­cas. Jamás se dice que muchas de esas socie­da­des que dicen ser demo­crá­ti­cas son ante todo socie­da­des capi­ta­lis­tas, algu­nas de las cua­les ape­nas tie­nen algún ras­go de demo­crá­ti­cas. Por ejem­plo a Espa­ña, pese a ser una monar­quía, y ser un país capi­ta­lis­ta con gra­ves pro­ble­mas, no se le cata­lo­ga como anti­de­mo­crá­ti­ca, pero a Cuba, con una demo­cra­cia socia­lis­ta per­fec­ti­ble se le cata­lo­ga como anti­de­mo­crá­ti­ca. ¿Cómo enten­der des­de el mar­xis­mo lo que es la demo­cra­cia?

Como sabe mucha gen­te el tér­mino demo­cra­cia nació en la Anti­gua Gre­cia, don­de Demo es pue­blo y Cra­cia Poder. En los regí­me­nes monár­qui­cos ‑poder de uno- y aris­to­crá­ti­cos ‑poder de pocos- duran­te el siglo XIX se ini­cia­ron resis­ten­cias en la vie­ja Euro­pa indus­tria­li­za­da por­que la mayo­ría no podía tener voto, no exis­tía un sufra­gio uni­ver­sal. La bur­gue­sía es muy inte­li­gen­te y sabía que para callar gran par­te de esas luchas se debía dar el sufra­gio uni­ver­sal, que todo el mun­do pudie­ra votar, y así se eti­que­tó de demo­cra­cia para apli­car­lo a su ideo­lo­gía domi­nan­te.

Pero se bus­ca­ron otros meca­nis­mos de con­trol, algo más laten­tes, para con­tro­lar a las masas. Por ejem­plo, en el caso de Espa­ña la dic­ta­du­ra fran­quis­ta de no poder votar la gen­te gene­ra­ba gran­des movi­li­za­cio­nes socia­les con­tra los mili­ta­res, pero tras la muer­te de Fran­co en 1975 se supo que el méto­do de con­trol era que la gen­te pudie­ra votar y así se eli­mi­na­rían esas movi­li­za­cio­nes al sen­tir­se que deci­den en un supues­to plu­ri­par­ti­dis­mo, pero si un par­ti­do con­tra­di­ce la Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca de 1978 enton­ces pue­de ser ile­ga­li­za­do como el caso de la Izquier­da Aber­tza­le. Enton­ces la demo­cra­cia de libre elec­ción es fal­sa, ser anti­mo­nár­qui­co es anti­cons­ti­tu­cio­nal y una per­so­na pue­de ser juz­ga­da. Como hemos comen­ta­do ante­rior­men­te, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta es total­men­te anti­de­mo­crá­ti­co aun­que nos hagan ver que hay sufra­gio uni­ver­sal. Jamás median­te voto popu­lar acep­ta­rá la bur­gue­sía que la mayo­ría de la pobla­ción deci­da qui­tar­le sus pri­vi­le­gios para dis­tri­buir la rique­za. Por eso la his­to­ria y la actua­li­dad nos pre­sen­ta ejem­plos como el gol­pe de Esta­do con­tra Allen­de en Chi­le o el inten­to con­tra Chá­vez en Vene­zue­la, dos paí­ses don­de el voto popu­lar deci­dió esos gobier­nos. Y otro es por­que aun­que exis­ta un supues­to sufra­gio uni­ver­sal, cuan­do la rique­za está en manos de unos pocos no se pue­de lla­mar demo­cra­cia, a favor del pue­blo, sino plu­to­cra­cia, a favor de una cla­se social adi­ne­ra­da que explo­ta a las cla­ses opri­mi­das y con­tro­la median­te el capi­tal los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Ade­más, posi­ble­men­te se eli­jan los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos, pero no se eli­gen los repre­sen­tan­tes eco­nó­mi­cos de gran­des cor­po­ra­cio­nes pro­duc­ti­vas y finan­cie­ras, que al final son los que con­tro­lan el poder en un sis­te­ma neo­li­be­ral. Por lo tan­to, no exis­te una demo­cra­cia, ya que el pue­blo no eli­ge a los ban­que­ros, o tam­po­co a los direc­to­res de los medios de comu­ni­ca­ción que tie­ne mucho poder cul­tu­ral y sim­bó­li­co.

Des­de tu pers­pec­ti­va ¿se debe­ría pro­fun­di­zar la par­ti­ci­pa­ción por par­te de las fuer­zas de izquier­da, revo­lu­cio­na­rias en el régi­men par­la­men­ta­ris­ta bur­gués, en sus pro­ce­sos elec­to­ra­les o se debe­ría radi­ca­li­zar la lucha des­de otras posi­cio­nes?

Lenin argu­men­tó que se deben uti­li­zar los meca­nis­mos lega­les e ile­ga­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en las luchas de la izquier­da. Según el con­tex­to los meca­nis­mos lega­les pue­den ser mayo­ri­ta­rios que los ile­ga­les, o vice­ver­sa. En dos reali­da­des lati­no­ame­ri­ca­nas, actual­men­te en Boli­via la izquier­da revo­lu­cio­na­ria pue­de uti­li­zar más meca­nis­mos lega­les como luchas par­la­men­ta­rias des­de la lle­ga­da de Evo Mora­les al poder, al exis­tir una repre­sen­ta­ción cam­pe­si­na e indí­ge­na en el mis­mo gobierno y no las repre­sio­nes mili­ta­res que sufrían ante­rior­men­te, pero en el caso de Colom­bia con un terro­ris­mo de Esta­do y para­mi­li­ta­ris­mo que come­te un geno­ci­dio polí­ti­co con­tra la izquier­da, los meca­nis­mos elec­to­ra­les no son ade­cua­dos. Por eso actual­men­te las gue­rri­llas de las FARC y el ELN con­ti­núan vivas, con apo­yo popu­lar, por que los meca­nis­mos lega­les no son los via­bles. Ade­más de esta dico­to­mía entre lucha par­la­men­ta­ria y lucha arma­da, las dos bata­llas, si son luchas revo­lu­cio­na­rias para cam­biar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no deben dejar de lado otras posi­cio­nes como la for­ma­ción polí­ti­ca de cua­dros en sin­di­ca­tos, en comu­ni­da­des, crear gru­pos de dis­cu­sión en casa­les de barrio, crear medios de comu­ni­ca­ción revo­lu­cio­na­rios como radios, dia­rios, pági­nas de Inter­net, inser­tar revo­lu­cio­na­rios en dife­ren­tes ámbi­tos socia­les e inclu­so en el ejér­ci­to como hacían los bol­che­vi­ques…

Jus­ta­men­te la cri­sis de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en Euro­pa se debe al haber­se cen­tra­do la izquier­da solo en el ámbi­to par­la­men­ta­rio, un efec­to que aca­ba gene­ran­do un opor­tu­nis­mo refor­mis­ta don­de se pro­du­ce en la mis­ma izquier­da una cla­se buro­crá­ti­ca que jamás que­rrá rom­per con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

Por lo tan­to, la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, si quie­re seguir sien­do revo­lu­cio­na­ria, y tie­ne espa­cios en el régi­men capi­ta­lis­ta los debe uti­li­zar pero sim­ple­men­te como medios de lucha no como fines esta­ble­ci­dos, como el ins­tru­men­to elec­to­ral, y si hay par­la­men­ta­rios ele­gi­dos ellos mis­mos deben acu­dir con las bases en for­ma­cio­nes, en mani­fes­ta­cio­nes, en luchas calle­je­ras.

¿Cuál es tu apre­cia­ción sobre el refor­mis­mo? ¿Una revo­lu­ción no es tam­bién un con­jun­to de refor­mas? ¿Pue­de haber una revo­lu­ción socia­lis­ta en base a refor­mas? ¿Cómo com­pren­der lo que pasa a par­tir de estas pre­gun­tas en Vene­zue­la y Boli­via?

El con­cep­to revo­lu­ción, y no por defi­ni­ción aca­dé­mi­ca si no por uso de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria, hace refe­ren­cia a un cam­bio drás­ti­co de sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co. Por ejem­plo, en Cuba hubo una Revo­lu­ción en 1959 al ganar la bata­lla arma­da el pue­blo cubano y la gue­rri­lla lide­ra­da por Fidel, Raúl Cas­tro y el Che Gue­va­ra, y el cam­bio fue ace­le­ra­do con la rup­tu­ra del sis­te­ma pro­ame­ri­cano y dic­ta­to­rial de Ful­gen­cio Batis­ta hacia un sis­te­ma socia­lis­ta con la nacio­na­li­za­ción de las gran­des tras­na­cio­na­les como la Uni­ted Fruit Com­pany o los dere­chos del pue­blo en edu­ca­ción y salud. No sola­men­te se gene­ró un cam­bio en las rela­cio­nes pro­duc­ti­vas sino tam­bién en los aspec­tos ideo­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les. Cuba en meses pasó de ser una colo­nia nor­te­ame­ri­ca­na a un país inde­pen­dien­te. Eso es una revo­lu­ción que es posi­ble median­te la vic­to­ria de la lucha arma­da por­que es una rup­tu­ra con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad exis­ten­te.

Mien­tras en el caso de un con­jun­to de refor­mas pue­de que se bus­que un cam­bio de sis­te­ma, como se imple­men­ta en el mode­lo boli­va­riano vene­zo­lano, pero este pro­ce­so pue­de lle­var 15, 20 o 30 años para eli­mi­nar el mode­lo capi­ta­lis­ta, o inclu­so jamás lo hará y se que­da­rá en una eco­no­mía mix­ta. Este lar­go pro­ce­so no se pue­de defi­nir como una revo­lu­ción, por­que no es un cam­bio a cor­to pla­zo de rup­tu­ra de sis­te­ma. La duda y como sale en su pre­gun­ta es si pue­de haber final­men­te una meta revo­lu­cio­na­ria en base a refor­mas. Actual­men­te se pue­de decir que median­te el sis­te­ma elec­to­ral no ha exis­ti­do una revo­lu­ción socia­lis­ta, posi­ble­men­te si nacio­na­lis­tas y antim­pe­ria­lis­ta como en Vene­zue­la o mul­ti­cul­tu­ral como en Boli­via, pero no des­de el com­po­nen­te de cla­se social. No olvi­de­mos que a pesar de la inter­ven­ción del Esta­do en la eco­no­mía para cubrir las nece­si­da­des de las cla­ses socia­les más bajas, actual­men­te exis­te una estruc­tu­ra social, tan­to en Boli­via, Ecua­dor, Vene­zue­la, que es un mode­lo del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Hay muchos empre­sa­rios de gran­des nego­cios que siguen con­tro­lan­do meca­nis­mos finan­cie­ros, de comu­ni­ca­ción, cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos, pro­duc­ti­vos y sobre todo la mano de obra del cam­pe­sino y el obre­ro. Por lo tan­to, el sis­te­ma boli­viano y vene­zo­lano pue­den ace­le­rar las con­di­cio­nes hacía una revo­lu­ción, gene­ran­do for­ma­cio­nes a la pobla­ción de base y estruc­tu­ran­do movi­mien­tos socia­les con­tra el capi­ta­lis­mo, pero para lle­gar a rom­per con el capi­ta­lis­mo se debe gene­rar un cam­bio drás­ti­co.

Un ejem­plo, tras 10 años de sis­te­ma boli­va­riano en Vene­zue­la, la pobla­ción ha sido muy capa­ci­ta­da polí­ti­ca­men­te con­tra el capi­ta­lis­mo así que podrá lle­gar un momen­to cer­cano, posi­ble­men­te sin Chá­vez o con Chá­vez, don­de se lle­ve una revo­lu­ción des­de den­tro, que el mis­mo gobierno implan­ta­se el sis­te­ma socia­lis­ta con la nacio­na­li­za­ción y colec­ti­vi­za­ción de todos los medios de pro­duc­ción y así se podría hacer fren­te al ata­que de la bur­gue­sía nacio­nal, que hoy mis­mo se con­si­de­ra una gran par­te cha­vis­ta. Esa con­tra­dic­ción lle­ga­rá si las refor­mas con­ti­núan y con ese cam­bio de cor­te efí­me­ro podre­mos decir que hay Revo­lu­ción. En defi­ni­ti­va, Boli­via y Vene­zue­la tie­nen pro­ce­sos hege­lia­nos de for­ta­le­ci­mien­to del Esta­do nacio­nal con cier­tos cam­bios, como indi­can sus nue­vas cons­ti­tu­cio­nes, e inclu­so con nue­vas resis­ten­cias a la depen­den­cia con los paí­ses del nor­te, pero toda­vía hay muchas estruc­tu­ras del sis­te­ma ante­rior que solo se podrán rom­per con cam­bios revo­lu­cio­na­rios. A dife­ren­cia de Cuba en 1959, estos cam­bios revo­lu­cio­na­rios se pue­den hacer des­de aden­tro, vin­cu­lan­do a la pobla­ción civil cam­pe­si­na y tra­ba­ja­do­ra con el mis­mo Esta­do exis­ten­te tran­si­to­rio.

¿Cómo debe enten­der­se la polí­ti­ca des­de el mar­xis­mo?

La polí­ti­ca, según las con­di­cio­nes actua­les en Lati­noa­mé­ri­ca y tam­bién en la Euro­pa cayen­te, des­de el mar­xis­mo se debe enten­der des­de dos dimen­sio­nes como decía Lenin, des­de las estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les que se pue­den uti­li­zar has­ta las ins­ti­tu­cio­nes de base e inclu­so no lega­les. En Euro­pa gran par­te de la lla­ma­da izquier­da sola­men­te se cen­tró en los cam­pos esta­ta­les, es decir, sobre todo en su lucha elec­to­ral y par­la­men­ta­ria. Des­de la imple­men­ta­ción del lla­ma­do revi­sio­nis­mo del “euro­co­mu­nis­mo” en el Esta­do espa­ñol, Ita­lia y Fran­cia, prin­ci­pal­men­te, los par­ti­dos comu­nis­tas lle­va­ron su lucha al elec­to­ra­lis­mo cen­trán­do­se sola­men­te en algu­nas mejo­ras de los tra­ba­ja­do­res pero no en la rup­tu­ra del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Recor­de­mos que inclu­so el Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol acep­tó la monar­quía impues­ta por el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co. Ese paso hizo gene­rar una cla­se polí­ti­ca aco­mo­da­da den­tro de estas for­ma­cio­nes lla­ma­das comu­nis­tas, que poco tenían de esa ideo­lo­gía al com­por­tar­se como eli­tes polí­ti­cas bur­gue­sas. Lo mis­mo suce­dió con los sin­di­ca­tos, una cla­se que vivía del Esta­do y no lucha­ba por per­der sus bene­fi­cios per­so­na­les. Así, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta supo com­prar a la supues­ta eli­te de izquier­das para no rom­per el esque­ma de libre mer­ca­do. Por lo tan­to se gene­ró una bre­cha entre las bases y los par­ti­dos.

Para lle­gar a que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no absor­ba a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria con­vir­tién­do­la en agen­tes del revi­sio­nis­mo se debe man­te­ner la rela­ción entre par­ti­do y bases, y ade­más de uti­li­zar los cam­pos lega­les rea­li­zar accio­nes fue­ra del mar­co legal del capi­ta­lis­mo para gene­rar cier­ta ile­gi­ti­mi­dad social del sis­te­ma. Por ejem­plo, con la cri­sis actual que hay en el Esta­do espa­ñol, un 25% del paro, la ley bur­gue­sa indi­ca como deli­to ocu­par una empre­sa, asal­tar un ban­co para dar el dine­ro a la pobla­ción y otras accio­nes. La izquier­da debe lide­rar esas supues­tas accio­nes ile­ga­les que a la vez son legí­ti­mas en la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra explo­ta­da y así ganar­se un mayor apo­yo polí­ti­co. Mucha gen­te no dis­po­ne de vivien­da por ser impo­si­ble pagar­las, si la izquier­da lide­ra movi­mien­tos de ocu­pa­ción de vivien­da, que son ile­ga­les, hace que se con­vier­ta en una fuer­za de apo­yo social. Y por lo tan­to, for­ta­le­ce el víncu­lo entre pobla­ción civil y movi­mien­tos socia­les con el par­ti­do. Eso es hacer polí­ti­ca mar­xis­ta revo­lu­cio­na­ria, rom­per con el capi­ta­lis­mo con accio­nes lega­les e ile­ga­les, y no repro­du­cir el capi­ta­lis­mo den­tro de sus estruc­tu­ras.

La izquier­da supo hacer eso en paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. Evo Mora­les ade­más de ser par­la­men­ta­rio con el MAS lucha­ba con las bases en accio­nes socia­les no acep­ta­das por el sis­te­ma, como ir a mar­chas, movi­li­za­cio­nes, huel­gas de ham­bre, apo­yo a los pro­duc­to­res de la hoja de coca ances­tral y cul­tu­ral que era ile­gal. O Hugo Chá­vez dio un gol­pe de Esta­do ile­gal, pero no ile­gí­ti­mo en un pue­blo vene­zo­lano que fue repri­mi­do dura­men­te en 1989 con el Cara­ca­zo. Por eso la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na resur­gió mien­tras la izquier­da euro­pea fue cayen­do, has­ta tal pun­to de no saber lide­rar y vin­cu­lar­se con los movi­mien­tos socia­les nacien­tes con­tra la cri­sis eco­nó­mi­ca como el 15‑M. La izquier­da euro­pea sigue en el par­la­men­to bur­gués y deja las calles obre­ras fue­ran de su agen­da polí­ti­ca.

Han podi­do sus­ti­tuir los con­cep­tos de socie­dad civil, ciu­da­da­nía y mul­ti­tud a la cate­go­ría de cla­se social. ¿Pue­des hacer una expli­ca­ción y una dife­ren­cia­ción entre todos ellos?

Estos con­cep­tos de visión pos-moder­nis­ta aca­ban sien­do una ter­gi­ver­sa­ción de la reali­dad. Posi­ble­men­te sean voca­blos más uti­li­za­dos en el con­tex­to euro­cen­tris­ta don­de el Esta­do del bien­es­tar gene­ró una cla­se media de tra­ba­ja­do­res indus­tria­les y de ser­vi­cios, ade­más de una peque­ña bur­gue­sía. Efec­to que pro­du­jo una qui­me­ra sobre la estruc­tu­ra social de los esta­dos, es decir, una con­fu­sión sobre quien era el suje­to opri­mi­do para lle­var a cabo la lucha revo­lu­cio­na­ria ya que la mayo­ría de tra­ba­ja­do­res se habían aco­mo­da­do a los bene­plá­ci­tos que el Esta­do capi­ta­lis­ta les otor­ga­ba: dere­cho al paro, segu­ri­dad social, jubi­la­ción. Pero esto no era una reali­dad a nivel inter­na­cio­nal, ni mucho menos iba a per­ma­ne­cer por lar­go tiem­po, como vemos actual­men­te. En otros luga­res del mun­do, como en Amé­ri­ca Lati­na, sus pro­ce­sos neo­li­be­ra­les gene­ra­ron una visi­bi­li­dad y con­tra­dic­ción en la estruc­tu­ra social bajo el capi­ta­lis­mo, sien­do el con­ti­nen­te más des­igual del mun­do. Todo se pri­va­ti­zó y solo tenía dere­cho a la salud, vivien­da y bue­na edu­ca­ción quien tenía dine­ro. Así, al mani­fes­tar­se la opre­sión con­tra la cla­se social obre­ra y cam­pe­si­na se die­ron los pro­ce­sos de levan­ta­mien­to en Boli­via y Ecua­dor, con los indí­ge­nas y cam­pe­si­nos, o en Vene­zue­la, con los sub­ur­ba­nos explo­ta­dos. En Amé­ri­ca no se habla de socie­dad civil o ciu­da­da­nía o mul­ti­tud, se habla de cla­ses socia­les, el motor de la his­to­ria. Mien­tras en Euro­pa dema­gó­gi­ca­men­te si se habla de esos con­cep­tos pero con el aumen­to de la des­igual­dad en el momen­to de la cri­sis inter­na­cio­nal y el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma neo­li­be­ral se vuel­ve a cons­truir una estruc­tu­ra social muy dico­tó­mi­ca entre tra­ba­ja­do­res y empre­sa­rios, don­de unos sufren la cri­sis y pier­den sus empleos y no pue­den pagar hipo­te­cas y otros se enri­que­cen mucho más pagan­do menos impues­tos al Esta­do, menos sala­rios a los tra­ba­ja­do­res, y poder mover sus tras­na­cio­na­les libre­men­te. Así que actual­men­te la cri­sis en Euro­pa no la pade­ce la gran bur­gue­sía, que dis­po­ne de gran­des ganan­cias como el Ban­co San­tan­der o el BBVA, REPSOL o ENDESA, sino la cla­se tra­ba­ja­do­ra que es quien no pue­de pagar sus vivien­das y las expul­san de sus hoga­res.

Por lo tan­to, quien deja de lado la cla­se social como uni­dad de aná­li­sis en las con­tra­dic­cio­nes socia­les y cree que son otros suje­tos más ambi­guos como la mul­ti­tud, acción inter­cla­sis­ta, ter­gi­ver­sa el motor de la his­to­ria, la lucha de cla­ses.

Des­de tu pers­pec­ti­va, ¿se pue­de ser soció­lo­go y a la vez mar­xis­ta? Te pre­gun­to esto, pues­to que la socio­lo­gía es una dis­ci­pli­na, un ofi­cio, y el soció­lo­go un tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do pues­to al ser­vi­cio de quien le paga. ¿Qué cri­te­rio tie­nes al res­pec­to?

Y tan­to, ser soció­lo­go y mar­xis­ta no sola­men­te no es con­tra­dic­to­rio sino que es com­ple­men­ta­rio. Marx fue el pri­mer soció­lo­go, lo que no qui­so uti­li­zar nun­ca ese tér­mino por­que el que fun­dó el títu­lo fue el fran­cés Augus­te Com­te y Marx lo cri­ti­có de inte­lec­tual peque­ño bur­gués, por eso él uti­li­zó el con­cep­to de filo­so­fía social. A pesar de ser con­si­de­ra­da la socio­lo­gía como una cien­cia plu­ri­pa­ra­dig­má­ti­ca, des­de mi pun­to de vis­ta, en un mun­do glo­ba­li­za­do con el cre­ci­mien­to de la pobre­za, la des­igual­dad, las gue­rras, la con­ta­mi­na­ción por cul­pa del capi­ta­lis­mo, el mar­xis­mo es la cien­cia que mejor lle­ga a la reali­dad social y polí­ti­ca, igual que es con­si­de­ra­da el evo­lu­cio­nis­mo a la reali­dad bio­ló­gi­ca.

Un soció­lo­go, según el con­tex­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y para su sobre­vi­ven­cia, aca­ba sien­do una mano de obra que tra­ba­ja para una empre­sa pri­va­da o de un Esta­do públi­co para con­se­guir un sala­rio. De eso no hay duda, pero sus cono­ci­mien­tos no sola­men­te deben ser­vir para la pro­duc­ción sino tam­bién para la mili­tan­cia. La jor­na­da labo­ral pue­den ser 8 horas, la mili­tan­cia son 24 horas. El soció­lo­go debe ser como un espía, tra­ba­ja para la bur­gue­sía pero a la vez debe ana­li­zar el con­tex­to capi­ta­lis­ta don­de tra­ba­ja para saber la estra­te­gia polí­ti­ca que se debe rea­li­zar para des­truir­lo. Por ejem­plo, un Esta­do capi­ta­lis­ta pue­de con­tra­tar a un soció­lo­go mar­xis­ta para una inves­ti­ga­ción sobre el con­tex­to polí­ti­co. El soció­lo­go como asa­la­ria­do le dará la infor­ma­ción que quie­ren obte­ner posi­ble­men­te para no ser des­pe­di­do pero tam­bién en su inves­ti­ga­ción obten­drá resul­ta­dos sobre los défi­cits del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y don­de se le pue­de ata­car. Infor­ma­ción que vale para la lucha revo­lu­cio­na­ria. Yo com­pa­ró al soció­lo­go como un tra­ba­ja­dor obre­ro comu­nis­ta de una mul­ti­na­cio­nal, pro­du­ce para la empre­sa pero a la vez hace un tra­ba­jo sin­di­cal, legal y clan­des­tino, cono­cien­do la reali­dad del capi­ta­lis­mo para luchar con­tra él y sus ins­tru­men­tos, la mis­ma empre­sa mul­ti­na­cio­nal.

Por lo tan­to, la cien­cia de la socio­lo­gía va muy uni­da a la acción social, no solo es para poder vivir en la actua­li­dad sino tam­bién para cam­biar­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *