Islan­dia, alter­na­ti­ba ba dago

Robert Wade y Silla Sigur­geirs­dót­tir, Un labo­ra­to­rio libe­ral arra­sa­do por la cri­sis. Cuan­do el pue­blo islan­dés vota con­tra los ban­que­ros

En Esta­dos Uni­dos los repu­bli­ca­nos luchan por recor­tar el pre­su­pues­to fede­ral; en Gre­cia, una posi­ble res­truc­tu­ra­ción de la deu­da refuer­za la aus­te­ri­dad. Los gobier­nos, ante la pre­sión de los espe­cu­la­do­res, optan por hacer pagar el cos­to a la socie­dad. En cam­bio, los islan­de­ses pro­po­nen enviar­le la fac­tu­ra de la cri­sis a quie­nes la pro­vo­ca­ron.

Isla peque­ña, gran­des pre­gun­tas. ¿Deben los ciu­da­da­nos pagar por la locu­ra de los ban­que­ros? ¿Exis­te toda­vía algu­na ins­ti­tu­ción vin­cu­la­da a la sobe­ra­nía popu­lar capaz de opo­ner su legi­ti­mi­dad a la supre­ma­cía de las finan­zas? Esto es lo que esta­ba en jue­go en el refe­rén­dum orga­ni­za­do el pasa­do 10 de abril en Islan­dia.

Ese día el gobierno son­dea­ba la opi­nión de la pobla­ción por segun­da vez: ¿acep­tan uste­des reem­bol­sar los depó­si­tos de par­ti­cu­la­res bri­tá­ni­cos y holan­de­ses en el ban­co pri­va­do Ice­sa­ve? Y, por segun­da vez, los habi­tan­tes de la isla devas­ta­da por la cri­sis ini­cia­da en 2008 res­pon­die­ron “no”; lo hizo el 60% de los votan­tes, con­tra el 93% en la pri­me­ra con­sul­ta, en mar­zo de 2010.

El final de la vota­ción adop­ta un tono par­ti­cu­lar en un momen­to en que, bajo la pre­sión de los espe­cu­la­do­res, de la Comi­sión Euro­pea y del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), los gobier­nos del Vie­jo Con­ti­nen­te impo­nen polí­ti­cas de aus­te­ri­dad para las cua­les no fue­ron ele­gi­dos. La domi­na­ción del mun­do occi­den­tal por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, libe­ra­das de cual­quier res­tric­ción, inquie­ta inclu­so a los turi­fe­ra­rios de la des­re­gu­la­ción. Lue­go del refe­rén­dum islan­dés, el edi­to­ria­lis­ta del muy libe­ral Finan­cial Times se ale­gró de que “fue­ra posi­ble colo­car a los ciu­da­da­nos antes que a los ban­cos” (13−4−11). Una idea que aún encuen­tra poco eco entre los diri­gen­tes polí­ti­cos euro­peos.

Si Islan­dia es hoy un “caso de libro”, es por­que este país ofre­ce un ejem­plo quí­mi­ca­men­te puro de las diná­mi­cas que, duran­te los años 1990 y 2000, per­mi­tie­ron a los intere­ses pri­va­dos dic­tar regu­la­cio­nes públi­cas que lle­va­ron a inflar la esfe­ra finan­cie­ra, a des­en­ca­jar­la del res­to de la eco­no­mía y, final­men­te, a su implo­sión.

En 2007, jus­to antes de la cri­sis, todo iba de la mejor mane­ra posi­ble: el ingre­so pro­me­dio islan­dés se ubi­ca­ba en el quin­to pues­to del ran­go mun­dial y aven­ta­ja­ba en un 60% al de Esta­dos Uni­dos. En ese momen­to, los res­tau­ran­tes ele­gan­tes de Reik­ja­vik deja­ban a los de Lon­dres como medio­cres can­ti­nas. Los artícu­los de lujo inun­da­ban los nego­cios y enor­mes 4×4 obs­truían las calles. Un año antes, un estu­dio inter­na­cio­nal había iden­ti­fi­ca­do a la pobla­ción de la isla como la más feliz del pla­ne­ta (1). Una gran par­te de su pros­pe­ri­dad se apo­ya­ba en el ace­le­ra­do cre­ci­mien­to de tres ban­cos islan­de­ses. Has­ta 1998 habían sido peque­ñas empre­sas del sec­tor públi­co, pero fue­ron cre­cien­do rápi­da­men­te has­ta ubi­car­se entre los tres­cien­tos ban­cos más impor­tan­tes del mun­do y sus acti­vos pasa­ron del 100% del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) en 2000, a casi el 800% en 2007, un nivel que sólo supe­ra­ba Sui­za.

La cri­sis eco­nó­mi­ca esta­lló a fines de sep­tiem­bre de 2008. Des­pués de la quie­bra del ban­co de inver­sión Leh­man Brothers, los mer­ca­dos mone­ta­rios se com­pri­mie­ron (2). Inca­pa­ces de devol­ver el dine­ro a sus acree­do­res, los tres gran­des ban­cos islan­de­ses fue­ron nacio­na­li­za­dos. Acce­die­ron así a un gru­po menos glo­rio­so: el que publi­có la agen­cia de cali­fi­ca­ción de ries­gos Moody’s como el de las once catás­tro­fes finan­cie­ras más espec­ta­cu­la­res de la his­to­ria.

De una estruc­tu­ra feu­dal al neo­li­be­ra­lis­mo

A comien­zos del siglo XX, des­pués de más de seis­cien­tos años de domi­na­ción extran­je­ra, las estruc­tu­ras socia­les de Islan­dia seguían sien­do las más feu­da­les de los paí­ses nór­di­cos. La pes­ca domi­na­ba la eco­no­mía y gene­ra­ba la mayor par­te de las entra­das de divi­sas extran­je­ras, per­mi­tien­do que el comer­cio se desa­rro­lla­ra gra­cias a las impor­ta­cio­nes. Esto esti­mu­ló nue­vas acti­vi­da­des: cons­truc­ción, ser­vi­cios e indus­tria livia­na. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial la eco­no­mía entró en un perío­do de cre­ci­mien­to más sos­te­ni­do, favo­re­ci­da por diver­sos fac­to­res: la ayu­da liga­da al Plan Marshall, aso­cia­da a la ins­ta­la­ción de una base mili­tar des­ti­na­da a reci­bir al ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se y a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN); la abun­dan­cia de un bien de expor­ta­ción poco sen­si­ble a las fluc­tua­cio­nes del ingre­so de los con­su­mi­do­res, el pes­ca­do de agua fría, y una pobla­ción poco nume­ro­sa, muy edu­ca­da y dota­da de un fuer­te sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia nacio­nal.

A medi­da que Islan­dia se enri­que­cía, fue sen­tan­do las bases de un Esta­do de Bien­es­tar ins­pi­ra­do en el mode­lo escan­di­na­vo, finan­cia­do con impues­tos. En la déca­da de 1980, el nivel y la dis­tri­bu­ción del ingre­so dis­po­ni­ble alcan­za­ron al pro­me­dio de los paí­ses nór­di­cos. Sin embar­go, el peso del Esta­do siguió sien­do más pro­nun­cia­do en Islan­dia que en sus veci­nos euro­peos. Igual que el clien­te­lis­mo: la oli­gar­quía local limi­ta­ba el pai­sa­je tan­to polí­ti­co como eco­nó­mi­co.

La socie­dad capi­ta­lis­ta moder­na de la segun­da mitad del siglo XX se ins­cri­bió en un víncu­lo de filia­ción direc­ta con las estruc­tu­ras casi feu­da­les del siglo XIX. En las déca­das que siguie­ron a la Segun­da Gue­rra Mun­dial, cator­ce fami­lias –un gru­po cono­ci­do con el nom­bre de “Pul­po”– cons­ti­tu­ye­ron la eli­te eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca del país. A seme­jan­za de los jefes tri­ba­les anti­guos, estas fami­lias con­tro­la­ban las impor­ta­cio­nes, los trans­por­tes, la ban­ca, los segu­ros, la pes­ca y el apro­vi­sio­na­mien­to de la base de la OTAN.

Esta oli­gar­quía reinó tam­bién en el Par­ti­do de la Inde­pen­den­cia (PI, de dere­cha), que con­tro­la­ba los medios de comu­ni­ca­ción y ava­la­ba los nom­bra­mien­tos de los altos fun­cio­na­rios en la admi­nis­tra­ción, la poli­cía y el ejér­ci­to. En su momen­to, los par­ti­dos domi­nan­tes –el PI y el Par­ti­do del Cen­tro (PC), que reclu­ta­ba adep­tos en las zonas rura­les (3)– admi­nis­tra­ban direc­ta­men­te los ban­cos públi­cos loca­les: era impo­si­ble obte­ner un prés­ta­mo sin pasar por el appa­rat­chik local. La inti­mi­da­ción, la adu­la­ción ser­vil y la des­con­fian­za tejie­ron una red de poder impreg­na­da de cul­tu­ra machis­ta, pron­ta a eri­gir la abun­dan­cia de vello en vir­tud uni­ver­sal.

Pero a fines de los años 70, una fac­ción neo­li­be­ral vino a sub­ver­tir, des­de el inte­rior, el orden tra­di­cio­nal. Fue empu­ja­da por la “Loco­mo­to­ra”, nom­bre pro­ve­nien­te de un dia­rio del cual se apro­pia­ron estu­dian­tes de dere­cho y comer­cio. Su obje­ti­vo era pro­mo­ver los pre­cep­tos del libre­cam­bio y gene­rar­se posi­bi­li­da­des de carre­ra sin tener que espe­rar la ben­di­ción del Pul­po. Con el fin de la Gue­rra Fría, la opo­si­ción de izquier­da ya no tuvo influen­cia y la Loco­mo­to­ra pros­pe­ró. Le dio al país un pri­mer minis­tro, David Odds­son (PI).

Naci­do en 1948 en el seno de la cla­se media, Odds­son lle­gó a ser con­se­je­ro muni­ci­pal de Reik­ja­vik por el PI en 1974 y des­pués alcal­de en 1982. Enton­ces lle­vó a cabo cam­pa­ñas de pri­va­ti­za­ción –como la ven­ta de la flo­ta de pes­ca muni­ci­pal– en bene­fi­cio de miem­bros de la Loco­mo­to­ra. En 1991, con­du­jo al PI hacia la vic­to­ria en las elec­cio­nes nacio­na­les. Con­ver­ti­do en Pri­mer Minis­tro, reinó el país duran­te más de 14 años y pre­si­dió el extra­or­di­na­rio cre­ci­mien­to del sec­tor finan­cie­ro, antes de ins­ta­lar­se al man­do del Ban­co Cen­tral, en 2004. Sin ale­jar­se jamás de la corrien­te prin­ci­pal de la polí­ti­ca islan­de­sa, se man­tu­vo apar­ta­do del res­to de la socie­dad, don­de no des­per­ta­ba la menor curio­si­dad. Su pro­te­gi­do den­tro de la Loco­mo­to­ra, Geir Haar­de, minis­tro de Finan­zas de 1998 a 2005, suce­dió en 2006 a Hall­dór Asgríms­son a la cabe­za del gobierno, a quien Odd­son le había cedi­do el poder en 2004.

La libe­ra­li­za­ción de la eco­no­mía islan­de­sa comen­zó en 1994. El acce­so al Espa­cio Eco­nó­mi­co Euro­peo –la zona de libre comer­cio de los paí­ses de la Unión Euro­pea a la cual se unen Islan­dia, Liech­tens­tein y Norue­ga– impu­so la libre cir­cu­la­ción de capi­ta­les, bie­nes, ser­vi­cios y per­so­nas. El gobierno de Odds­son se lan­zó a un pro­gra­ma de ven­ta de acti­vos del Esta­do y de des­re­gu­la­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo. La pri­va­ti­za­ción del sec­tor finan­cie­ro comen­zó en 1998 bajo la direc­ción de Odds­son y Hali­dór Ásgríms­son, líder del PC, socio de la coa­li­ción enton­ces en el poder: el ban­co Lands­ban­ki fue asig­na­do a dig­na­ta­rios del PI, mien­tras que su com­pe­ti­dor, el Kaupthing, le corres­pon­dió al PC. Más tar­de, un ban­co pri­va­do pro­ve­nien­te de la fusión de varios peque­ños esta­ble­ci­mien­tos, el Glit­nir, se ins­ta­ló en el ter­cer lugar.

Islan­dia entró al nue­vo mile­nio empu­ja­da por el alien­to de las finan­zas inter­na­cio­na­les, dopa­das por los cré­di­tos bara­tos. En el plano nacio­nal, tres ele­men­tos resul­ta­ron deter­mi­nan­tes: un com­pro­mi­so polí­ti­co fuer­te a favor del sec­tor; la fusión de los ban­cos de inver­sión y de los ban­cos comer­cia­les, que les per­mi­tió a los pri­me­ros bene­fi­ciar­se con las garan­tías que el gobierno ofre­cía a los segun­dos, y una deu­da sobe­ra­na redu­ci­da, que per­mi­tía cali­fi­car a los ban­cos con la indis­pen­sa­ble bue­na nota de las agen­cias inter­na­cio­na­les cali­fi­ca­do­ras de ries­go. Segu­ros con eso, los accio­nis­tas mayo­ri­ta­rios de Lands­ban­ki, Kaupthing, Glit­nir y sus diver­sas filia­les, invir­tie­ron la vie­ja domi­na­ción de la polí­ti­ca sobre las finan­zas.

La admi­nis­tra­ción Odds­son pron­to dis­mi­nu­yó la regu­la­ción de los prés­ta­mos hipo­te­ca­rios garan­ti­za­dos por el Esta­do, auto­ri­zan­do prés­ta­mos que lle­ga­ban al 90% del valor de un bien. Los ban­cos, recién pri­va­ti­za­dos, se apre­su­ra­ron a ofre­cer con­di­cio­nes aun más “gene­ro­sas”. El impues­to a los ingre­sos y el Impues­to al Valor Agre­ga­do (IVA) baja­ron, de acuer­do con la estra­te­gia que apun­ta­ba a con­ver­tir a Islan­dia en un cen­tro finan­cie­ro inter­na­cio­nal ben­de­ci­do por la mode­ra­ción fis­cal. Así se ini­ció la diná­mi­ca de la bur­bu­ja.

Las nue­vas eli­tes ban­ca­rias islan­de­sas, deseo­sas de exten­der su domi­nio sobre la eco­no­mía del país, se dedi­ca­ron a ello con ale­gría. Uti­li­zan­do sus accio­nes como garan­tía, se per­mi­tie­ron sus­cri­bir fuer­tes emprés­ti­tos en sus pro­pios esta­ble­ci­mien­tos para pro­ce­der a la com­pra de accio­nes… de esos mis­mos esta­ble­ci­mien­tos. Resul­ta­do: las coti­za­cio­nes subie­ron. La mis­ma ope­ra­ción se exten­dió a veces a otros ban­cos. Así, los accio­nis­tas del ban­co B toma­ron prés­ta­mos en el ban­co A para com­prar accio­nes de su pro­pia socie­dad, antes de devol­ver­les la ama­bi­li­dad a sus ami­gos del ban­co A, que pro­ce­die­ron de la mis­ma mane­ra. Des­de ese momen­to, la coti­za­ción en bol­sa de ambos ban­cos cre­ció noto­ria­men­te, sin rela­ción con su acti­vi­dad real.

A ese rit­mo, la peque­ña isla logró que le abrie­ran las puer­tas del club de los gigan­tes de las finan­zas. La sobre­abun­dan­cia de cré­di­to le per­mi­tió a la pobla­ción cele­brar con exu­be­ran­cia el final de las déca­das de racio­na­mien­to del cré­di­to, que antes pasa­ba por el tamiz de las redes polí­ti­cas. Final­men­te, los islan­de­ses se sin­tie­ron ver­da­de­ra­men­te “inde­pen­dien­tes”. Lo que tal vez expli­que su sen­ti­mien­to –en ese momen­to– de ser la pobla­ción “más feliz del mun­do”. Los pro­pie­ta­rios y los diri­gen­tes de ban­cos se remu­ne­ra­ron a sí mis­mos cada vez más gene­ro­sa­men­te (un ver­da­de­ro embe­le­sa­mien­to den­tro de los esta­ble­ci­mien­tos). Y cuan­to más ricos eran, más goza­ban del apo­yo de los par­ti­dos polí­ti­cos, a los que finan­cia­ban. Los jets pri­va­dos des­ga­rran­do el cie­lo de Reik­ja­vik apa­re­cie­ron enton­ces como la prue­ba sono­ra del éxi­to para una pobla­ción que, des­de tie­rra fir­me, duda­ba entre la envi­dia y la admi­ra­ción. Las des­igual­da­des en los ingre­sos y en los patri­mo­nios aumen­ta­ron, agra­va­das por polí­ti­cas guber­na­men­ta­les que refor­za­ban la car­ga fis­cal de la mitad más pobre de la socie­dad. En resu­men, “las ini­cia­ti­vas libe­ra­les de Odds­son cons­ti­tu­ye­ron el más for­mi­da­ble éxi­to del mun­do” (4), decla­ró en las colum­nas de The Wall Street Jour­nal uno de los más ardien­tes defen­so­res islan­de­ses de la eco­no­mía de mer­ca­do.

Ice­sa­ve: un arma de doble filo

Sin embar­go, a comien­zos de 2006 apa­re­ció la des­con­fian­za. La pren­sa finan­cie­ra se pre­gun­tó sobre la esta­bi­li­dad de los gran­des ban­cos, que empe­za­ban a tener difi­cul­ta­des para encon­trar fon­dos en los mer­ca­dos mone­ta­rios. El défi­cit corrien­te de Islan­dia sal­tó del 5% del PIB en 2003 al 20% en 2006, uno de los nive­les más ele­va­dos del mun­do. La capi­ta­li­za­ción bur­sá­til alcan­zó, en 2007, cin­co veces su nivel de 2001. Lands­ban­ki, Kaupthing y Glit­nir ya ope­ra­ban mucho más allá de la capa­ci­dad del Ban­co Cen­tral de Islan­dia para sos­te­ner­los como pres­ta­mis­ta de últi­ma ins­tan­cia. Y esto suce­dió por­que sus deu­das eran reales, y sus acti­vos, dudo­sos. En febre­ro de 2006, la agen­cia Fitch bajó la nota islan­de­sa de “esta­ble” a “nega­ti­va”: fue la “mini-cri­sis”. La coro­na islan­de­sa cayó brus­ca­men­te en sen­ti­do con­tra­rio al valor de las deu­das de los ban­cos, que aumen­ta­ron; la peren­ni­dad de los cré­di­tos expre­sa­dos en mone­das extran­je­ras se con­vir­tió pron­to en un pro­ble­ma “públi­co”; el mer­ca­do de accio­nes se derrum­bó y las quie­bras se mul­ti­pli­ca­ron. El Dans­ke Bank de Copenha­gue des­cri­bió enton­ces a Islan­dia como una “eco­no­mía géi­ser” a pun­to de explo­tar (5).

Los ban­que­ros y los diri­gen­tes polí­ti­cos islan­de­ses ponían a un lado las crí­ti­cas. El Ban­co Cen­tral de Islan­dia tomó un prés­ta­mo con el fin de dupli­car sus reser­vas de divi­sas extran­je­ras, mien­tras la Cáma­ra de Comer­cio –con­du­ci­da por los repre­sen­tan­tes de Lands­ban­ki, Kaupthing, Glit­nir y de sus diver­sas filia­les– res­pon­dió con una cam­pa­ña de comu­ni­ca­ción en la pren­sa. El eco­no­mis­ta esta­dou­ni­den­se Fre­de­ric Mish­kin per­ci­bió 135.000 dóla­res por poner su nom­bre en un infor­me escri­to casi ente­ra­men­te por un eco­no­mis­ta islan­dés, dan­do prue­bas de la esta­bi­li­dad de los ban­cos islan­de­ses (6). Richard Por­tes, que venía de Lon­don School of Eco­no­mics, se con­ten­tó con 58.000 libras por el mis­mo tipo de eva­lua­ción. A fines de 2007, Arthur Laf­fer, teó­ri­co de la eco­no­mía de la ofer­ta, sen­ten­ció: “Islan­dia debe­ría ser un mode­lo para el mun­do ente­ro” (7). El valor de los acti­vos de los ban­cos lle­gó enton­ces a alre­de­dor de ocho veces el PIB.

En las elec­cio­nes de mayo de 2007, la Alian­za Social Demó­cra­ta (ASD) (8) for­mó un gobierno de coa­li­ción con el PI, toda­vía domi­nan­te. Para cons­ter­na­ción de muchos de sus par­ti­da­rios, los diri­gen­tes de la ASD olvi­da­ron sus pro­me­sas pre­elec­to­ra­les y mani­fes­ta­ron un apo­yo incon­di­cio­nal a la expan­sión del sec­tor finan­cie­ro.

Aun­que habían sobre­vi­vi­do a la mini cri­sis de 2006, el Lands­ban­ki, el Kaupthing y el Glit­nir siguie­ron tenien­do difi­cul­ta­des para encon­trar dine­ro fres­co para finan­ciar nue­vas adqui­si­cio­nes y reem­bol­sar sus deu­das. Los ban­cos desa­rro­lla­ron enton­ces dos méto­dos para supe­rar sus difi­cul­ta­des. El pri­me­ro: “Ice­sa­ve”, una inven­ción de Lands­ban­ki. Se tra­ta de un ser­vi­cio en inter­net des­ti­na­do a atraer depó­si­tos ofre­cien­do tasas de inte­rés más atrac­ti­vas que los ban­cos tra­di­cio­na­les. Ice­sa­ve, fun­da­da en Gran Bre­ta­ña en octu­bre de 2006 y en los Paí­ses Bajos 18 meses más tar­de, gozó muy rápi­da­men­te de las reco­men­da­cio­nes de otros sitios espe­cia­li­za­dos en finan­zas en línea, y pron­to se encon­tró des­bor­da­da por los depó­si­tos. Aflu­ye­ron dece­nas de millo­nes de libras ester­li­nas. Entre los pri­me­ros clien­tes estu­vie­ron la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, la poli­cía de Lon­dres, e inclu­so la Comi­sión de Audi­to­ría del Rei­no Uni­do, encar­ga­da de admi­nis­trar las finan­zas de los gobier­nos loca­les. Sin con­tar cen­te­nas de miles de par­ti­cu­la­res (300.000 posee­do­res de una cuen­ta Ice­sa­ve sólo en el Rei­no Uni­do).

El hecho de que las enti­da­des Ice­sa­ve fue­ran esta­ble­ci­das como “agen­cias” –y no como filia­les– sig­ni­fi­ca que se colo­ca­ban bajo el con­trol de las auto­ri­da­des islan­de­sas, con pre­fe­ren­cia a las de los paí­ses hués­pe­des. Sin embar­go, nadie se inquie­ta­ba por el hecho de que la agen­cia de regu­la­ción islan­de­sa sólo con­ta­ba con 45 per­so­nas –recep­cio­nis­tas inclui­dos – , la mayo­ría de los cua­les efec­tua­ba una esta­día con vis­tas a ser reclu­ta­dos por uno de los ban­cos del país. Nadie se preo­cu­pó tam­po­co por el hecho de que el dis­po­si­ti­vo de segu­ro de los depó­si­tos del espa­cio euro­peo esti­pu­la­ba que le incum­bi­ría a la pobla­ción islan­de­sa (320.000 per­so­nas) indem­ni­zar a los depo­si­tan­tes extran­je­ros en caso de quie­bra.

La segun­da solu­ción ima­gi­na­da por los ban­cos para tener acce­so a nue­vos fon­dos líqui­dos, sin tener que jus­ti­fi­car acti­vos reales, fue­ron las “car­tas de amor”. Los “Tres Gran­des” ven­dían cré­di­tos a ban­cos regio­na­les más peque­ños que, a su vez, los pre­sen­tan al Ban­co Cen­tral para garan­ti­zar nue­vos prés­ta­mos… y pres­tar­le así a los “Tres Gran­des”. Los cré­di­tos ini­cia­les fue­ron rápi­da­men­te deno­mi­na­dos en la pro­fe­sión “car­tas de amor”, por­que se resu­men en sim­ples pro­me­sas. El dis­po­si­ti­vo se inter­na­cio­na­li­zó: los “Tres Gran­des” crea­ron filia­les en Luxem­bur­go y depo­si­ta­ron su correo sen­ti­men­tal en el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE), a cam­bio de fon­dos líqui­dos que remi­tían a Islan­dia.

La caí­da de los esta­ble­ci­mien­tos ban­ca­rios islan­de­ses se pro­du­jo dos sema­nas des­pués de la caí­da de Leh­man Brothers. El 29 de sep­tiem­bre de 2008, el Glit­nir soli­ci­tó ayu­da al gober­na­dor del Ban­co Cen­tral, Odds­son. Pre­ten­dien­do tran­qui­li­zar­lo, éste orde­nó a su ins­ti­tu­ción com­prar el 75% de las accio­nes de Glit­nir, lo cual tuvo como úni­co efec­to agra­var la inquie­tud. La nota del país se vino aba­jo, mien­tras al Lands­ban­ki y al Kaupthing les reti­ra­ron sus líneas de cré­di­to. Los reti­ros masi­vos comen­za­ron en las filia­les de Ice­sa­ve en el extran­je­ro. El 7 de octu­bre, Odds­son deci­dió inde­xar la coro­na islan­de­sa con una canas­ta de divi­sas. Pero la mone­da cayó, y las reser­vas en mone­da extran­je­ra se ago­ta­ron rápi­da­men­te. Sin con­trol de los capi­ta­les, la inde­xa­ción no duró más que algu­nas horas. Sin embar­go, eso les dio tiem­po sufi­cien­te a los cer­ca­nos al poder para cam­biar sus coro­nas a un tipo de cam­bio favo­ra­ble. Miles de millo­nes salie­ron del país, antes de dejar flo­tar a la coro­na o, para decir­lo mejor, de que se hun­die­ra. El 8 de octu­bre, el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co, Gor­don Brown, con­ge­ló los acti­vos de Lands­ban­ki en Gran Bre­ta­ña, apo­yán­do­se en una de las leyes anti­te­rro­ris­tas apro­ba­das por el New Labour. La Bol­sa, las obli­ga­cio­nes ban­ca­rias y el sec­tor inmo­bi­lia­rio sufrie­ron la mis­ma suer­te que el ingre­so medio de los islan­de­ses, es decir, caye­ron.

Polí­ti­cas de ajus­te y esta­lli­do social

El Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) lle­gó enton­ces a Reik­ja­vik. Fue la pri­me­ra vez des­de su inter­ven­ción en Gran Bre­ta­ña en 1976, que era lla­ma­do para sal­var a una eco­no­mía desa­rro­lla­da. Ofre­ció un prés­ta­mo con­di­cio­na­do de 2.100 millo­nes de dóla­res para esta­bi­li­zar la coro­na islan­de­sa. El FMI apo­yó, por otra par­te, las exi­gen­cias de los gobier­nos bri­tá­ni­co y holan­dés: some­ti­da al dis­po­si­ti­vo euro­peo de garan­tía de los depó­si­tos, Islan­dia debía indem­ni­zar a Lon­dres y La Haya (que deci­die­ron reflo­tar por sí mis­mos a los clien­tes de Ice­sa­ve en sus terri­to­rios).

El pue­blo, habi­tual­men­te plá­ci­do, dejó esta­llar su furia. Los movi­mien­tos de pro­tes­ta se diri­gie­ron prin­ci­pal­men­te a Haar­de y Odds­son –los caci­ques del PI– así como al minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la ASD, Ingib­jorg Gis­la­dót­tir. En varias opor­tu­ni­da­des, entre octu­bre de 2008 y enero de 2009, los sába­dos des­pués de almor­zar, en medio del frío, miles de per­so­nas de todas las eda­des se agru­pa­ron en la pla­za prin­ci­pal de Reik­ja­vik. Los mani­fes­tan­tes se toma­ron del bra­zo para for­mar una cade­na huma­na en torno al Par­la­men­to y tapi­za­ron el edi­fi­cio con fru­tas y yogu­res exi­gien­do la renun­cia del gobierno.

En enero de 2009, la coa­li­ción entre la ASD y el PI se que­bró. Como úni­co ejem­plo de un “vira­je hacia la izquier­da” en un país afec­ta­do por la cri­sis finan­cie­ra inter­na­cio­nal, se cons­ti­tu­yó enton­ces un gobierno pro­vi­so­rio que reu­nió a social­de­mó­cra­tas y al nue­vo y popu­lar Movi­mien­to de Izquier­da Ver­de (MIV). En las elec­cio­nes de abril de 2009, el PI sólo obtu­vo die­ci­séis esca­ños, a pesar de un sis­te­ma elec­to­ral que le era extre­ma­da­men­te favo­ra­ble. Fue su peor resul­ta­do des­de su crea­ción, en 1929.

La nue­va coa­li­ción se vio rápi­da­men­te urgi­da a reem­bol­sar la enor­me deu­da de Ice­sa­ve a los bri­tá­ni­cos y holan­de­ses: era la con­di­ción pre­via para la ayu­da del FMI. El nue­vo gobierno tam­bién con­si­de­ró some­ter su can­di­da­tu­ra para con­ver­tir­se en miem­bro com­ple­to de la Unión Euro­pea y de la zona euro. Des­pués de lar­gas nego­cia­cio­nes, en octu­bre de 2009, pre­sen­tó al Par­la­men­to los tér­mi­nos de un acuer­do posi­ble sobre la deu­da de Ice­sa­ve: 5.500 millo­nes de dóla­res (alre­de­dor de 3.700 millo­nes de euros), o sea el 50% del PIB islan­dés, que se paga­ría a los Teso­ros públi­cos bri­tá­ni­co y holan­dés entre 2016 y 2023.

El MIV pro­tes­tó. El minis­tro de salud, que pro­vie­ne de ese par­ti­do, dejó su pues­to, mien­tras cin­co disi­den­tes nega­ron la con­sig­na de voto del gobierno. La ley fue impues­ta el 30 de diciem­bre de 2009, en un cli­ma de des­apro­ba­ción gene­ral, que lle­vó al pre­si­den­te Ola­fur Grims­son a anun­ciar que no pro­mul­ga­ría una ley tan con­tra­ria al sen­ti­mien­to nacio­nal. En el refe­rén­dum de mar­zo de 2010, el 93% de los votan­tes se pro­nun­ció con­tra el acuer­do de Ice­sa­ve, y sólo el 2% a favor. Los diri­gen­tes del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta y del MIV se abs­tu­vie­ron. En mayo de 2010 los social­de­mó­cra­tas vol­vie­ron a caer al 19% en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de Reik­ja­vik, que con­sa­gra­ron a un actor cómi­co en la alcal­día de la capi­tal. En octu­bre, vol­vie­ron las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res; la coa­li­ción con­ce­dió la elec­ción de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te que sería final­men­te inva­li­da­da por la Cor­te Supre­ma.

El nue­vo pro­yec­to de acuer­do sobre el liti­gio Ice­sa­ve, some­ti­do a refe­rén­dum en abril pasa­do, se refe­ría a un mon­to de 4.000 millo­nes de dóla­res (alre­de­dor de 2.700 millo­nes de euros). Des­pués del “no”, el dife­ren­do que enfren­tó a Reik­ja­vik con Lon­dres y La Haya podría ser envia­do a la jus­ti­cia.

El hecho de tras­la­dar a 2011 los recor­tes más impor­tan­tes en el gas­to públi­co, le dio un poco de aire a la eco­no­mía. Has­ta aho­ra, Islan­dia ha sufri­do una con­trac­ción de su acti­vi­dad menos impor­tan­te que Irlan­da, Esto­nia y Litua­nia, don­de el rigor se apli­có más inten­sa­men­te. El des­em­pleo pasó del 2% en 2006 a alre­de­dor del 7% o el 9% des­de el ini­cio de 2009. Pero la tasa de emi­gra­ción –de los islan­de­ses y de otros tra­ba­ja­do­res euro­peos pre­sen­tes en el país, sobre todo pola­cos– alcan­zó su nivel más alto des­de 1889. Sin embar­go, el poder social­de­mó­cra­ta y ver­de había pro­me­ti­do aus­te­ri­dad para 2011. Los gobier­nos ya no dis­po­nen de pre­su­pues­to para nue­vos pro­yec­tos. En los hos­pi­ta­les y escue­las, los sala­rios baja­ron y han comen­za­do los des­pi­dos. El con­ge­la­mien­to de los embar­gos inmo­bi­lia­rios expi­ró a fines de 2010.

La deci­sión del gobierno de coa­li­ción PI-PSD, de otor­gar a los ciu­da­da­nos islan­de­ses una garan­tía ili­mi­ta­da para los depó­si­tos, toma­da a fines de 2008, ilus­tra el poder de la eli­te finan­cie­ra sobre el país. Impo­ner un lími­te de cin­co millo­nes de coro­nas –alre­de­dor de 50.000 euros– habría bas­ta­do para pro­te­ger al 95% de los depo­si­tan­tes. Sólo el 5% más rico se bene­fi­ció de la garan­tía ili­mi­ta­da, que hoy gene­ra nue­vas res­tric­cio­nes en los gas­tos públi­cos. Se hubie­ra podi­do pen­sar que el peque­ño tama­ño de Islan­dia habría per­mi­ti­do reve­lar más pron­to la cegue­ra del gobierno; pero ocu­rrió todo lo con­tra­rio. Mucho antes, Odds­son había empren­di­do la “pri­va­ti­za­ción” de la infor­ma­ción. El Ins­ti­tu­to Eco­nó­mi­co Nacio­nal de Islan­dia, que tenía una repu­tación de inde­pen­den­cia en sus aná­li­sis, fue disuel­to en 2002, ya que la admi­nis­tra­ción pre­fe­ría recu­rrir… a los depar­ta­men­tos de aná­li­sis e inves­ti­ga­ción de los pro­pios ban­cos.

Otro fenó­meno resul­ta igual­men­te sor­pren­den­te. El cre­ci­mien­to de la bur­bu­ja islan­de­sa estu­vo acom­pa­ña­do, en un pri­mer momen­to, por la publi­ca­ción de infor­mes crí­ti­cos, espe­cial­men­te den­tro del Ban­co Cen­tral. Pero en 2007 y 2008, cuan­do la ame­na­za se hizo seria, los docu­men­tos –inclu­yen­do los del FMI– sua­vi­za­ron su tono. Tan­to las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras ofi­cia­les como los ban­que­ros y los polí­ti­cos pare­cen haber actua­do sobre la base de un acuer­do implí­ci­to: la situa­ción se había hecho tan gra­ve que no había que hablar de ella, a ries­go de des­en­ca­de­nar un páni­co ban­ca­rio.

En octu­bre de 2010 el Par­la­men­to deci­dió deman­dar al ex pri­mer minis­tro Haar­de por no haber cum­pli­do con sus res­pon­sa­bi­li­da­des. El secre­ta­rio de finan­zas per­ma­nen­te Bal­dur Gud­laugs­son (un ex miem­bro de la Loco­mo­to­ra) fue con­de­na­do a dos años de cár­cel por el deli­to infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da cuan­do ven­dió su par­ti­ci­pa­ción en Lands­ban­ki en sep­tiem­bre de 2008, sólo algu­nos días des­pués de haber con­ver­sa­do sobre el ban­co con el minis­tro de Finan­zas bri­tá­ni­co, Alis­dair Dar­ling.

Lejos de haber res­pon­di­do por sus actos, a Odds­son le ofre­cie­ron el pues­to de jefe de Redac­ción del prin­ci­pal dia­rio de Reik­ja­vik, Mor­gun­bla­did, des­de don­de diri­ge la cober­tu­ra de la cri­sis; un poco como si, como seña­ló un comen­ta­ris­ta, se hubie­ra nom­bra­do a Richard Nixon a la cabe­za de The Washing­ton Post duran­te el Water­ga­te.

1 World Data­ba­se of Hap­pi­ness, 2006, http://​world​da​ta​ba​seofhap​pi​ness​.eur​.nl

2 Véa­se “Le krach du libé­ra­lis­me”, Maniè­re de voir, N° 102, diciem­bre 2008 – enero 2009.

3 En la opo­si­ción se encuen­tra espe­cial­men­te el Par­ti­do Social Demó­cra­ta y el Par­ti­do de la Gen­te Común (Com­mon People’s Par­ti, más a la izquier­da).

4 Han­nes Gis­su­rar­son, “Mira­cle on Ice­land”, The Wall Street Jour­nal, Nue­va York, 29−1−04.

5 Dans­ke Bank, “Ice­land: Gey­ser Cri­sis”, Copenha­gue, 2006.

6 Des­pués de la deba­cle de sep­tiem­bre de 2008, Mish­kin modi­fi­có subrep­ti­cia­men­te el títu­lo de su estu­dio “Sta­bi­li­té finan­ciè­re en Islan­de”. En su curri­cu­lum vitae, el infor­me se titu­la aho­ra “Ins­ta­bi­li­té finan­ciè­re en Islan­de”.

7 Arthur Laf­fer, “Overhea­ting is not dan­ge­rous”, Mor­gun­bla­did, Reik­ja­vik, 17−11−07.

8 La Alian­za reu­nió al Par­ti­do Social Demó­cra­ta, la Lis­ta de las Muje­res y una frac­ción de la Alian­za Popu­lar (pro­ve­nien­te de la izquier­da crí­ti­ca, tan­to de la OTAN como del Blo­que de Var­so­via).

Robert Wade y Silla Sigur­geirs­dót­tir son, res­pec­ti­va­men­te, pro­fe­sor de Eco­no­mía Polí­ti­ca de L ondon School of Eco­no­mics y pro­fe­so­ra de Polí­ti­cas Públi­cas en la Uni­ver­si­dad de Islan­dia. Este artícu­lo es una ver­sión modi­fi­ca­da y actua­li­za­da de un estu­dio publi­ca­do en New Left Review, Nº 65, Lon­dres, sep­tiem­bre-octu­bre de 2010 .

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *