Chi­na y Rusia for­ta­le­cen sus ejér­ci­tos… ¿por qué?- Oli­ver Zamo­ra

Dos noti­cias dadas a cono­cer este fin de sema­na. Chi­na deci­dió aumen­tar su pre­su­pues­to mili­tar en 11,2 por cien­to, lo cual sig­ni­fi­ca­ría un total supe­rior a los 106 400 millo­nes de dóla­res. Según Li Zhao­xing, por­ta­voz del Par­la­men­to, la idea es equi­pa­rar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co con el desa­rro­llo mili­tar, pero siem­pre bajo un carác­ter pací­fi­co, no ofen­si­vo.

Por su par­te, en uno de sus artícu­los pro­gra­má­ti­cos, el pre­si­den­te elec­to de Rusia, Vla­di­mir Putin, anun­ció una estra­te­gia mili­tar has­ta el 2020, con un cos­to supe­rior a los 700 mil millo­nes de dóla­res, que refor­za­ría extra­or­di­na­ria­men­te al ejér­ci­to del país euro­asiá­ti­co.

Putin habló, por citar solo algu­nos pocos ejem­plos, de cien­tos de equi­pos cós­mi­cos con capa­ci­dad mili­tar, más de mil heli­cóp­te­ros, 50 buques de super­fi­cie, 600 avio­nes, entre ellos algu­nos caza de quin­ta gene­ra­ción, 400 misi­les inter­con­ti­nen­ta­les y una mayor capa­ci­dad nuclear. Estos ejem­plos prue­ban que no se habla de nimie­da­des, sino de una con­si­de­ra­ble capa­ci­dad mili­tar del ejér­ci­to ruso.

¿Por qué aumen­tar los gas­tos mili­ta­res? ¿Cuá­les son las ame­na­zas a su sobe­ra­nía nacio­nal detec­ta­das por Mos­cú y Pekín? Tan­to Rusia como Chi­na son eco­no­mías emer­gen­tes que ponen en jaque con su desa­rro­llo a dos pila­res del pode­río esta­dou­ni­den­se. A la altu­ra del 2030 Chi­na des­pla­za­rá a la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na del pri­mer lugar, mien­tras Rusia eri­ge una indus­tria mili­tar com­pe­ti­ti­va para el todo­po­de­ro­so Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de Washing­ton. No por gus­to, los docu­men­tos mili­ta­res del Pen­tá­gono seña­lan a ambos paí­ses como los gran­des enemi­gos al final del camino.

Por tal moti­vo, cuan­do ana­li­za­mos a lar­go pla­zo todos los movi­mien­tos de Washing­ton o la OTAN, pode­mos obser­var cómo van diri­gi­dos a fre­nar los avan­ces chino y ruso, ade­más de des­truir la alian­za casi natu­ral crea­da entre ambos paí­ses por la exis­ten­cia de intere­ses comu­nes. Por un lado, aún per­sis­te la cons­truc­ción del escu­do anti­mi­si­les en Euro­pa Orien­tal y por el otro el avan­ce del cer­co por la par­te asiá­ti­ca, don­de Rusia tie­ne la mayo­ría de sus fron­te­ras y Chi­na posee su espa­cio de desa­rro­llo natu­ral.

Las ame­na­zas con­tra SiriaIrán se rela­cio­nan con ese obje­ti­vo, es decir, des­es­ta­bi­li­zar a ambas nacio­nes con con­flic­tos cer­ca­nos a sus terri­to­rios, y que ade­más, den la jus­ti­fi­ca­ción para tro­pas de la OTAN, euro­peas y esta­dou­ni­den­ses. Es por eso, en par­te, el veto chino y ruso a cual­quier san­ción con­tra Siria y el aumen­to de tono en las decla­ra­cio­nes res­pec­to al con­flic­to que se escu­chan des­de las can­ci­lle­rías en ambas nacio­nes.

Pre­pa­rar­se para ame­na­zas direc­ta a su sobe­ra­nía o a sus intere­ses es una acti­tud sen­sa­ta. ¿De qué se habla en Washing­ton? Des­de sus pri­me­ros meses en el gobierno de Barack Oba­ma habló sobre el poder inte­li­gen­te, una estra­te­gia impe­ria­lis­ta y sola­pa­da con el fin de man­te­ner el pode­río esta­dou­ni­den­se a nivel mun­dial. Hace poco se con­cep­tua­li­zó la defen­sa inte­li­gen­te, basa­da en más espio­na­je, el uso de inter­net, la robó­ti­ca y ojo, aumen­tar la pre­sen­cia mili­tar en Asia.

Es más cla­ro que el agua: Esta­dos Uni­dos se pre­sen­ta más simu­la­dor, pero igual de peli­gro­so. A quie­nes desean un mun­do más equi­li­bra­do y mul­ti­la­te­ral, no les que­da más que pre­pa­rar­se.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *