Fran­cia nego­cia con Siria la devo­lu­ción de los 18 agen­tes fran­ce­ses cap­tu­ra­dos en ese país ára­be

El 13 de febre­ro de 2012, Thierry Meys­san reve­la­ba a tra­vés del canal 1 de la tele­vi­sión rusa que Siria había hecho pri­sio­ne­ros una doce­na de mili­ta­res fran­ce­ses. La Red Vol­tai­re se halla en con­di­cio­nes de con­fir­mar que este 26 de febre­ro de 2012 el núme­ro de pri­sio­ne­ros fran­ce­ses se ele­va a 18 (die­cio­cho).

Si París reco­no­ce que se halla­ban en Siria en el mar­co de una misión, estos fran­ce­ses podrán aco­ger­se a la con­di­ción de pri­sio­ne­ros de gue­rra y con­tar con la pro­tec­ción de la Con­ven­ción de Gine­bra. Pero si París nie­ga haber­los envia­do a Siria, las auto­ri­da­des sirias podrán con­si­de­rar­los como civi­les extran­je­ros que pue­den ser juz­ga­dos en Siria por sus crí­me­nes en ese país y con­de­na­dos a la pena de muer­te.

Fran­cia abrió tres cana­les de nego­cia­ción a tra­vés de la Fede­ra­ción Rusa, de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y del sul­ta­na­to de Omán. El emba­ja­dor de Fran­cia, Eric Che­va­llier, salió urgen­te­men­te de regre­so rum­bo a Damas­co el 23 de enero de 2012.

Las Nacio­nes Uni­das y la Liga Ára­be lla­ma­ron al ex secre­ta­rio gene­ral de la ONU Kofi Annan a par­ti­ci­par como media­dor.

Con­cien­te del uso que pue­de hacer ese tipo de cri­sis en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral fran­ce­sa, Damas­co pidió a los medios de pren­sa esta­ta­les sirios que no abor­den el tema, por el momen­to. El gobierno sirio se reser­va así la posi­bi­li­dad de tra­tar la cues­tión en secre­to, de resul­tar esa la opción más ven­ta­jo­sa. Aun­que admi­ten el carác­ter excep­cio­nal de esta situa­ción, los perio­dis­tas sirios, que se acos­tum­bra­ron rápi­da­men­te a la liber­tad de expre­sión garan­ti­za­da por la nue­va ley siria de pren­sa, deplo­ran que de nue­vo se pon­gan lími­tes a la infor­ma­ción por razo­nes de segu­ri­dad nacio­nal.

Si las nego­cia­cio­nes se man­tie­nen en secre­to, Fran­cia ten­drá que pagar por deba­jo de la mesa impor­tan­tes com­pen­sa­cio­nes de gue­rra, ya sea en mone­da con­tan­te y sonan­te o en for­ma de pri­vi­le­gios de orden eco­nó­mi­co. En caso de hacer­se públi­cas, Fran­cia pudie­ra pagar com­pen­sa­cio­nes menos one­ro­sas, pero Nico­las Sar­kozy y Alain Jup­pé ten­drán que dar expli­ca­cio­nes a sus con­ciu­da­da­nos. Esto últi­mo pon­dría en peli­gro sus posi­bi­li­da­des de ganar la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial y el actual pre­si­den­te inclu­so que­da­ría expues­to a la posi­bi­li­dad de ser some­ti­do a jui­cio ante la Alta Cor­te, con­for­me a los artícu­los 35 y 68 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Fran­ce­sa.

En el momen­to del aten­ta­do de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses con­tra el Rain­bow Warrior, en 1985, aten­ta­do que pro­vo­có la muer­te de una per­so­na y el hun­di­mien­to de ese bar­co de Green­pea­ce, Fran­cia pre­sen­tó excu­sas ofi­cia­les y pos­te­rior­men­te pagó com­pen­sa­cio­nes ascen­dien­tes a 7 millo­nes de dóla­res a Nue­va Zelan­da y a 8,16 millo­nes a la orga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta. Pero lo más impor­tan­te es que París tuvo que auto­ri­zar la impor­ta­ción de gana­do ovino neo­ze­lan­dés, des­tru­yen­do así par­cial­men­te su pro­pia gana­de­ría ovi­na. Sólo así logró Fran­cia obte­ner la libe­ra­ción de los dos agen­tes fran­ce­ses que habían per­pe­tra­do el aten­ta­do.

Iro­nía de la his­to­ria, el socia­lis­ta Lau­rent Fabius, por enton­ces pri­mer minis­tro del gobierno que había orde­na­do el aten­ta­do con­tra el Rain­bow Warrior, es con­si­de­ra­do actual­men­te el favo­ri­to para con­ver­tir­se en minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res si el can­di­da­to socia­lis­ta Fran­co­is Hollan­de final­men­te logra alcan­zar la pre­si­den­cia de Fran­cia. El pro­pio Fran­co­is Hollan­de fue ade­más cuña­do del tenien­te coro­nel Gerard Royal, quien fun­gió como coman­dan­te de toda la ope­ra­ción fran­ce­sa con­tra el Rain­bow Warrior.

En el mar­co de la gue­rra secre­ta con­tra Siria, Fran­cia y sus alia­dos son res­pon­sa­bles de un con­flic­to que ya pro­vo­có la muer­te de al menos 3 000 sol­da­dos sirios y de 1 500 civi­les, ade­más de cuan­tio­sas pér­di­das eco­nó­mi­cas y de sabo­ta­jes con­tra la infra­es­truc­tu­ra siria cuyos daños ascien­den a 3 000 millo­nes de dóla­res.

Red Vol­tai­re | 2 de mar­zo de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *