Lla­ma­mos a movi­li­zar­se el 8 de mar­zo- Ezker Aber­tza­lea

Con moti­vo del Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, des­de la Izquier­da Aber­tza­le, EA, Alter­na­ti­ba y Ara­lar rei­vin­di­ca­mos que es un día de cele­bra­ción en las con­quis­tas logra­das y de lucha ante las muchas dis­cri­mi­na­cio­nes que aún debe­mos de supe­rar. Las muje­res y hom­bres que com­po­ne­mos la izquier­da aber­tza­le, EA, Alter­na­ti­ba y Ara­lar alza­mos la voz ante la nece­si­dad de una socie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va, que no logra­re­mos mien­tras no se con­tem­ple el desa­rro­llo real e inte­gral de los dere­chos de las muje­res, como ciu­da­da­nas de pleno dere­cho que somos, dejan­do de ser ciu­da­da­nas de segun­da.

Duran­te estos años no hemos deja­do de oír que esta­mos en cri­sis, tér­mino uti­li­za­do por el empre­sa­ria­do con la con­ni­ven­cia de los par­ti­dos que duran­te esos mis­mos años han gober­na­do, para crear y jus­ti­fi­car un retro­ce­so y una pre­ca­ri­za­ción sin pre­ce­den­tes de los dere­chos civi­les y labo­ra­les de la ciu­da­da­nía en su con­jun­to. En un momen­to en el que nos bom­bar­dean con infor­ma­ción y supues­tas solu­cio­nes a una cri­sis que está afec­tan­do dura­men­te a gran­des sec­to­res de la pobla­ción, denun­cia­mos que las muje­res vivi­mos en una situa­ción de cri­sis per­ma­nen­te y estruc­tu­ral. Hoy la cri­sis, que ha afec­ta­do tam­bién a los hom­bres, ha pues­to sobre la mesa la insos­te­ni­bi­li­dad de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta y patriar­cal, que ha nega­do antes y des­pués del esta­lli­do finan­cie­ro a las muje­res el ejer­ci­cio pleno de sus dere­chos.

La cri­sis en torno a los cui­da­dos y la situa­ción de des­igual­dad cró­ni­ca de las muje­res, ocul­ta­da y nin­gu­nea­da por todos los pode­res polí­ti­cos, se ha vis­to agra­va­da por las medi­das neo­li­be­ra­les impul­sa­das por los actua­les gobier­nos de Madrid, Gas­teiz y Nafa­rroa, que ha adop­ta­do medi­das muy res­tric­ti­vas que menos­ca­ban aún más la igual­dad entre muje­res y hom­bres, des­igual­dad que está en la raíz de las estruc­tu­ras socio­eco­nó­mi­cas patriar­ca­les que pade­ce­mos y denun­cia­mos. En este sen­ti­do, las bru­ta­les medi­das de ajus­te están obli­gan­do a las muje­res a pagar el pre­cio más alto de una cri­sis que no han pro­vo­ca­do.

Somos cons­cien­tes de que esta mer­ma de las con­di­cio­nes labo­ra­les pue­de agra­var­se, y que, sien­do la ciu­da­da­nía en su con­jun­to quien está sien­do vio­len­ta­da, dicha vio­len­cia es mayor en el caso de las muje­res, en vis­ta de los datos:

El cui­da­do de per­so­nas meno­res y depen­dien­tes recae en su gran mayo­ría en las muje­res, tra­ba­jo éste no remu­ne­ra­do, ni visi­bi­li­za­do, ni valo­ra­do, ni con­tem­pla­do en los cómpu­tos eco­nó­mi­cos.

La últi­ma refor­ma labo­ral apro­ba­da, es más de lo mis­mo pero peor: el aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do y el aumen­to de la pre­ca­rie­dad harán más difí­cil ejer­cer los dere­chos para la con­ci­lia­ción fami­liar: bajas mater­na­les, reduc­ción de jor­na­da, días de libre dis­po­si­ción,… Igual­men­te, se gene­ra­rán altas tasas de tem­po­ra­li­dad y sub­em­pleo.

La recien­te­men­te apro­ba­da refor­ma que endu­re­cía los requi­si­tos para el acce­so a las pen­sio­nes, ha gene­ra­do que las jubi­la­das cobren de media pen­sio­nes infe­rio­res a los jubi­lia­dos; a ello aña­di­mos que al exi­gir­se coti­zar más años, muchas muje­res que han hecho un parón en su vida pro­fe­sio­nal para el cui­da­do de hijos e hijas y per­so­nas depen­dien­tes, deja­rán de tener dere­cho a pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas.

La con­ge­la­ción sala­rial afec­ta­rá más dura­men­te a los sala­rios más bajos, es decir, a las muje­res.

Tam­bién los des­pi­dos y recor­tes en el sec­tor públi­co afec­ta­rán más a las muje­res que a los hom­bres, por­que es este sec­tor el que ocu­pa por­cen­tual­men­te a más muje­res y el que más igua­li­ta­ria­men­te les paga.

La no reno­va­ción de las pla­zas de empleo públi­co está pro­vo­can­do la pre­ca­ri­za­ción de las uni­da­des de igual­dad.

Muchas de las per­so­nas que se ven abo­ca­das a soli­ci­tar ayu­das de ren­ta bási­ca y a tener que sobre­vi­vir con las ayu­das de los come­do­res socia­les o los ban­cos de ali­men­tos son muje­res.

Y como colo­fón, y ya sin la excu­sa de la cri­sis, el PP ense­ña su ver­da­de­ra cara, refor­man­do la ley del abor­to para impe­dir que las muje­res deci­dan, sin nin­gún tute­la­je sobre su pro­pio cuer­po, la ido­nei­dad de no lle­var a tér­mino su pro­pio emba­ra­zo.

Es impres­cin­di­ble, por tan­to, abor­dar la cri­sis estruc­tu­ral que pade­ce­mos des­de hace años des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta, para impe­dir que el gran peso que recae en las muje­res haga aumen­tar y per­du­rar la injus­ta posi­ción de éstas en la socie­dad. Por ello, y por­que lle­va­mos dema­sia­dos años pagan­do esta cri­sis, des­de la Izquier­da Aber­tza­le, EA, Alter­na­ti­ba y Ara­lar com­par­ti­mos las siguien­tes refle­xio­nes y medi­das para evi­tar que la bre­cha entre géne­ros siga aumen­tan­do:

Afir­ma­mos que es impo­si­ble con­ci­liar avan­ces socia­les con el man­te­ni­mien­to de una apues­ta eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral. Defen­de­mos una revi­sión del con­cep­to de eco­no­mía, en el que el bien­es­tar de todas las per­so­nas no esté supe­di­ta­do al fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do.
Es pre­ci­so revi­sar con pers­pec­ti­va de géne­ro qué están supo­nien­do los decre­tos y refor­mas labo­ra­les recien­te­men­te apro­ba­das, para pro­po­ner alter­na­ti­vas de supera­ción des­de la mis­ma pers­pec­ti­va.
Rei­vin­di­ca­mos un nue­vo con­tra­to social, ale­ja­do de los pará­me­tros divi­di­dos entre públi­co-pri­va­do y pro­duc­ti­vo-impro­duc­ti­vo. Apos­ta­mos por la corres­pon­sa­bi­li­dad, en el sen­ti­do amplio del tér­mino, des­de la pers­pec­ti­va de que el dere­cho al cui­da­do es un asun­to de todas las per­so­nas, hom­bres y muje­res. Debe­mos apos­tar por un nue­vo acuer­do entre hom­bres y muje­res, que nos per­mi­ta com­par­tir el empleo, el cui­da­do, el poder y la toma de deci­sio­nes.
Desa­rro­llo de un nue­vo Mar­co Labo­ral Vas­co, que inte­gre de for­ma trans­ver­sal la pers­pec­ti­va de géne­ro.

Apos­ta­mos por el impul­so de las uni­da­des de igual­dad dotán­do­las de herra­mien­tas téc­ni­cas, eco­nó­mi­cas y legis­la­ti­vas mayo­res, refor­za­das espe­cial­men­te en los ámbi­tos edu­ca­ti­vos, ins­ti­tu­cio­na­les y labo­ra­les.

Plan­tea­mos la refor­ma del dis­cri­mi­na­to­rio régi­men de empleo de hogar, para apos­tar por un mode­lo que reco­noz­ca a las tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, inclu­yen­do a las muje­res migran­tes sin pape­les, el dere­cho a un sala­rio digno, al des­can­so y a una pro­tec­ción de segu­ri­dad social equi­va­len­te al del res­to de las tra­ba­ja­do­ras. Con­si­de­ra­mos que para esto es nece­sa­ria la revi­sión de la actual ley de extran­je­ría, que per­mi­te la exis­ten­cia de un tra­ba­jo de cui­da­dos ejer­ci­do mayo­ri­ta­ria­men­te por muje­res y mal remu­ne­ra­do.

Des­de la Izquier­da Aber­tza­le, EA, Alter­na­ti­ba y Ara­lar este 8 de Mar­zo, afir­ma­mos que sólo con­se­gui­re­mos una socie­dad equi­ta­ti­va y una Eus­kal Herria demo­crá­ti­ca cuan­do haya un cese de los recor­tes socia­les y labo­ra­les, un cese de la vio­len­cia eco­nó­mi­ca diri­gi­da con­tra las muje­res, y un cese en la nega­ción de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos más bási­cos de las muje­res.

Rei­vin­di­ca­mos una Eus­kal Herria don­de las muje­res sea­mos suje­to acti­vo, y nues­tras con­di­cio­nes de vida sean dig­nas. Recla­ma­mos el dere­cho que tene­mos a par­ti­ci­par en todos los ámbi­tos y defen­der nues­tras posi­cio­nes ante todo tipo de dis­cri­mi­na­cio­nes.

Este 8M hay mucho por lo que luchar. Por eso des­de la Izquier­da Aber­tza­le, EA, Alter­na­ti­ba y Ara­lar lla­ma­mos a toda la ciu­da­da­nía a que se movi­li­ce con­tra las múl­ti­ples vio­len­cias ejer­ci­das con­tra las muje­res, y por una Eus­kal Herria don­de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y dere­chos sea una reali­dad, una Eus­kal Herria en la que las muje­res sea­mos suje­tos de pro­pio dere­cho. Lla­ma­mos al con­jun­to de la ciu­da­da­nía a par­ti­ci­par en las mani­fes­ta­cio­nes y mar­chas con­vo­ca­das por el movi­mien­to femi­nis­ta que este 8M se desa­rro­lla­rán en nues­tros pue­blos y ciu­da­des.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *