En home­na­je y agra­de­ci­mien­to, a todas las muje­res, por el hecho de ser mujer- Ando­ni Pangua

Un nue­vo 8 de mar­zo, en el que hay poco que cele­brar, las muje­res siguen sin­tien­do sobre ellas el peso de la des­igual­dad en todos los cam­pos, sean estos labo­ra­les, eco­nó­mi­cos o sociales.

La igual­dad entre muje­res y hom­bres sigue sien­do, a pesar de los avan­ces, una cues­tión leja­na, de nada sir­ven estos, si solo se plas­man en el papel, ya se dice que el papel lo aguan­ta todo, no avan­za­re­mos en este cam­po, mien­tras no lo inte­rio­ri­ce­mos, solo de esta mane­ra lle­ga­rá la nor­ma­li­za­ción en el terreno de la igual­dad de dere­chos entre muje­res y hombres.

En estos momen­tos en los que [email protected] vemos peli­grar nues­tro dere­chos socia­les y labo­ra­les, que tan­to dolor y sufri­mien­to han cos­ta­do con­se­guir, la mujer está sien­do espe­cial­men­te agre­di­da, la pre­ca­rie­dad labo­ral, la pobre­za y el paro tie­nen nom­bre de mujer.

El 8 de mar­zo del 2012 al igual que el 19 de mar­zo de 1911, día en el que cien­tos de miles de per­so­nas salie­ron a la calle en paí­ses como; Ale­ma­nia, Aus­tria, Dina­mar­ca o Sui­za para luchar por el voto, por el dere­cho al tra­ba­jo y por la no dis­cri­mi­na­ción labo­ral, sal­dre­mos a las calles miles de hom­bres y codo con codo con miles de muje­res, segui­rer­mos gri­tan­do en con­tra de tan­ta injusticia.

El comien­zo de la lucha de la muje­res, por des­gra­cia adqui­rió pro­ta­go­nis­mo en el incen­dia de la fábri­ca de cami­sas Trian­gle Shirt­waist de Nue­va York, el 25 de mar­zo de 1911, ese día murie­ron 146 muje­res y 71 que­da­ron gra­ve­men­te heri­das, ante este gran desas­tre la legis­la­ción labo­ral fue modificada.

El 8 de mar­zo sal­ga­mos a luchar, a gri­tar, a rei­vin­di­car, a la calle, si no lo hace­mos, la muer­te de estas muje­res y de miles que han lucha­do con dig­ni­dad por la igual­dad, no habrá mere­ci­do la pena, no defrau­de­mos su recuer­do, y como can­ta­ba el año­ra­do Mikel Laboa;

Hegoak eba­ki baniz­kion, neria izan­go zen, ez zuen alde egin­go, bai­na hone­la, ez zen gehia­go txo­ria izan­go, eta nik txo­ria nuen maite.

Esto vie­ne a cuen­to, de que yo como hom­bre, quie­ro a mi lado a una mujer, libre, no la quie­ro con las alas cor­ta­das, si quie­re esca­par, que esca­pe, pero este a mi lado o no, la quie­ro libre.

El 8 de mar­zo, nue­va­men­te cami­na­ré orgu­llo­so jun­to a vosotras.

Ando­ni Pangua

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *